viernes, 5 de febrero de 2016

La Glosa Dominical de Gérminans

Reflexión a modo de notas hacia dónde nos orienta la liturgia del domingo
C:\Users\SISTACH\Desktop\show-midres.jpg
Duccio di Buoninsegna (Siena)
EL DRAMA DEL DESPIDO Y UN DIOS QUE PARECE JUGAR
Conteniendo la respiración, a la puerta del paro y con el sambenito del despido colgado al cuello: el escenario ideal para un profeta que parece flipar. Uno de tantos charlatanes que atraviesan los caminos de Palestina. Estamos en Genesaret, tierra de aguas y  lagos subterráneos, una tristeza experimentada en el temprano amanecer. Dos barcas en la orilla. Los pescadores que estaban lavando sus redes. Toda una noche para vencer a la mar, toda una mañana para contemplar nada. Esos barcos están amarrados casi aparcados, incluso aburridos. Como las historias de los maestros en el arte de la pesca, resignados en el corazón, llevando en los hombros encorvados el peso del trabajo baldío. Incluso el pescador más experimentado conoce los momentos en los que se siente incapaz de responder, donde las ondas de las olas no aguantan el entusiasmo de un oficio transmitido de generación en generación.

jueves, 4 de febrero de 2016

Carta del P. Antonio Domenech, mcr

Tengo un amigo desde hace muchos años, un amigo de esos que te da gozo cuando oyes su nombre, que cuando lo ves parece que hace dos días que lo has visto. Que te conoce cuando haces una mueca o sabe lo que vas a decir antes de que te dé tiempo a pensarlo. Hace unos siete años, empezó con algunos jóvenes más a dar de comer a los pobres en Barcelona, por las calles. Empezó a ayudar a los que no tienen nada.

Por supuesto, inmediatamente se le acercaron personas de todo tipo. Indigentes, drogadictos, inmigrantes. Unido a las hijas de la caridad y a muchas otras organizaciones católicas de Barcelona que querían colaborar, o que ya habían empezado a hacerlo, alquiló unas naves para almacenar ropa y comida, buscó un medio de transporte, algunos voluntarios y se encomendó a San José.

miércoles, 3 de febrero de 2016

"Je suis Segis": Apertura del Jubileo sin apertura

El obispo Taltavull y Mn Segis en el momento de la comunión en la Misa de apertura del Jubileo en Mataró
El pasado 24 de enero, con 47 días de retraso, se dio inicio a la apertura del Jubileo en Santa María de Mataró, designada como una de las cuatro basílicas en la archidiócesis de Barcelona donde poder lucrarlo. La despreocupación y desorganización por parte del párroco Segismundo García Ramiro, alias Segis el golfista, fueron mayúsculas. Por no haber no hubo ni apertura de puerta santa alguna, ni explicaciones sobre el significado del Jubileo ni de cómo obtenerlo. Un “cachondeo” más de los suyos.
Segis invitó a Taltavull. Puestos a esperar, podría haberse esperado un poco más y permitir que el nuevo arzobispo presidiera la apertura. El día 31 de enero estuvo en el barrio de la Llantia de Mataró en la iglesia de San Juan Bosco. Nos parece, modestamente, que con un poco más de previsión y reflexión se podría haber hecho coincidir que fuera el mismo arzobispo Omella quien hubiera presidido la apertura del Jubileo.

martes, 2 de febrero de 2016

Sexo y droga, preludio del crimen

La defensa de Eulogio Lumalang mantiene que el hombre tenía relaciones con el sacerdote Reixach desde hacía años y que mató a su ahijado afectado por el 'shabu'.
Mn. Reixach (izquierda) el asesinado Keke (centro) y el homicida Eulogio Lumalang (derecha)
 El caso del crimen perpetrado en casa del sacerdote Jaume Reixach el 5 de diciembre de 2013, cuando un filipino protegido del cura, Eulogio Lumalang, mató a puñaladas Odycleidson Keke Moraes do Nascimiento, el joven brasileño ahijado por el párroco de Riells, ya está en listo para ser juzgado cuando la Audiencia fije fechas. La defensa del acusado, Eulogio Lumalang, ahora representado por el letrado Manuel Mir, ha presentado su escrito de calificación provisional. Un escrito en el que la defensa, que no niega que Lumalang matara a Keke, pide que se le apliquen atenuantes por haber actuado bajo los graves efectos de las drogas y con ofuscamiento, y propone que se le condene sólo a cinco años de prisión, y no a veinte años como piden el fiscal y la acusación particular.

La defensa expone que el preludio del crimen fueron las relaciones entre el Padre Reixach y el acusado viciadas por el sexo a cambio de pago (entre 15 y 20 euros por servicio) y el consumo abusivo de shabu, un potente alucinógeno, y que el desencadenante fue el comentario insidioso de la víctima para hacer creer a Lumalang que su mujer y su hija iban a la casa del cura, un comentario que le habían hecho en varias ocasiones a título de mofa y que a él, a pesar de que no se lo quería creer, le alteraba mucho.

lunes, 1 de febrero de 2016

Los mimbres de Omella (y III)

Los curiales multiusos
Junto a la catedral Mn. Matabosch, Mn. Aymar, Mn. Turull y Mn. Batlle
La archidiócesis de Barcelona posee una curia de gobierno muy clerical y envejecida, en la cual, salvo dos delegadas episcopales en Apostolado Seglar y Pastoral de la Salud, el resto de los organismos está dirigido por sacerdotes o diáconos, incluida la delegación de medios de información, cuyo cargo normalmente había recaído en un laico. De los seis vicarios episcopales, cuatro de ellos son septuagenarios, uno sexagenario y el más joven de la edad de 57 años. No obstante, la mayor particularidad de esa curia que hereda Monseñor Omella es la injustificable acumulación de cargos en unos cuantos sacerdotes diocesanos, que tan pronto disparan el córner, como acuden a rematarlo y, a su vez, pretenden parar el balón como portero. 

Vamos a analizar a cuatro de ellos:

domingo, 31 de enero de 2016

Moretó se rasga las vestiduras

Filacterias hebraicas “ad usum” de escribas
El actual párroco del Roser, Mn. Ángel Eugenio Pérez Sánchez lo tuvo de secretario en la Delegación de Causas Administrativas Matrimoniales. De escriba encargado de los expedientes matrimoniales, en una palabra.  En agosto de 2013 dijimos de él que era un buen orador. Lástima que no supiera apreciar la loa. Quizás ni la leyera.  Como tantas veces ocurre, se nos quedó en las etiquetas sobre nosotros. Algo de dislexia debe tener el párroco de Sant Ignasi que tanto le cuesta leer los whatsaps, responder los e-mails y profundizar en las webs más allá de los titulares. Él mismo acusa su dificultad. Ante nuestra réplica a su furibundo artículo contra nosotros en el Full y la web de su parroquia tildándonos de cerrados fariseos, se ha endosado las filacterias y se ha rasgado las vestiduras de nuevo, volviendo a lanzarnos una nueva diatriba. Antes realizó un brainstorming con sus feligreses sobre el porqué de todo.
Como si de un camorrista del barrio napolitano de la Sanità se tratase, responde como un guappo subrayando que nos conoce y que se ha quedado con nuestra cara. Únicamente le faltó decir que sabe dónde vivimos. Sin embargo afirma sereno, y quizás un poco auto-intimidado que “somos más de dos”: un equipo dice. No, un movimiento, una familia mejor. Y nos movemos como se mueven las familias cuando un intruso entra en Forcella con pretensiones por vía Vicaria Vecchia. Sin embargo somos gente de paz, aunque también de honor.

viernes, 29 de enero de 2016

La Glosa Dominical de Gérminans

Reflexión a modo de notas hacia dónde nos orienta la liturgia del domingo
¡NOS HAS DECEPCIONADO, JESÚS: VETE DE AQUÍ!
No le han perdonado aquel atrevimiento del pasado domingo: “hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír”. Se lo guardaron en el rincón del rencor y el resentimiento; y apenas pudieron, se lo reprocharon. No obstante hoy, en Nazaret, sacan pecho: vuelve uno de los suyos y aquella pequeña ciudad jamás nombrada en la Escritura se convierte en el centro del mundo. Aquel que regresa es uno del que todos hablan fuera de los campos nazarenos. Uno que un día dará a Herodes el apelativo nada cariñoso de “zorro” y esbozará una semejanza nada azucarada entre los jefes religiosos y las serpientes.
Por el momento habían quedados fascinados, seducidos y un tanto atraídos; pero basta un momento y aquella sana curiosidad la transforman en malicia celosa: “¿no es éste el hijo de José?”. Ciertamente: le habían visto jugar junto a sus hijos, le habían oído toser por los callejones al atardecer, le habían escuchado cantar cuando volvía de pasear por los campos amarillentos de anémonas. Nadie es profeta en su patria: lo saben hasta las paredes. Pero resultaba lógico que Jesús se esperase que sus paisanos hicieran una excepción, una excepción que confirmase la regla: y en cambio, en el camino, tendrá que darse cuenta de que sus enemigos están justo allí “entre sus parientes, entre los de su casa y se asombraba de su incredulidad”.