domingo, 25 de enero de 2015

Mataró, una ciudad arrasada por el progresismo

No dudo que aquellos que pudisteis disfrutar de la película “El gran silencio” de Gröning, estaréis de acuerdo en afirmar que lo más importante del film no son los diálogos, escasos casi inexistentes, si no los silencios. Y con eso me viene a la memoria la escena del coloquio que los cartujos mantienen en el día semanal de recreación, acerca de una cuestión aparentemente irrisoria, creo recordar sobre entrar o no en el refectorio ofreciéndose uno al otro agua bendita, siguiendo o no esa concreta y propia tradición de la regula de la Grande Chartreuse. En medio a la más que pacífica disquisición, uno de los cartujos, quizás uno de los más jóvenes, espeta así: “si nosotros mismos tiramos  los tabiques de la casa, finalmente esta se vendrá abajo y se hundirá”.
Ya no se trata pues de la infiltración de aquel humo de Satanás del que profetizara Pablo VI, al parecer en referencia muy concreta a los abusos litúrgicos del posconcilio. Sino del autodesmantelamiento o descomposición interna de la Iglesia, de la que la el arciprestazgo de Mataró es muy buen ejemplo. Con muy pocas excepciones, la parroquia de Montserrat por ejemplo, con su joven y celoso párroco Mn. Sergi Notó que este sábado pasado estrenó el nuevo retablo del altar mayor. Las siervas, las capuchinas y las religiosas de la madre Carmen en la calle de la Coma, ejemplos de vida religiosa sana y ejemplar. Y la vida y la fe de muchos seglares que contra viento y marea se esfuerzan en vivir con coherencia y responsabilidad la fe católica. Fuera de estas excepciones, y quizás la Cofradia del Cautivo y  alguna otra realidad aislada, Mataró es la muestra más clara de autodemolición de la Iglesia. Un derrumbe del que la vida litúrgica y de piedad de las dos grandes parroquias del centro histórico de la ciudad, Santa María y Sant Josep ahora unidas pastoralmente, es sólo reflejo, pero muy sintomático. Y es que como afirmaba Benedicto XVI  “el trato que le demos a la liturgia decidirá el destino de la fe y de la Iglesia”.

viernes, 23 de enero de 2015

La Glosa Dominical de Germinans

Reflexión a modo de notas, hacia dónde nos orienta la liturgia del domingo.


UN HIJO MÁS PARA EL REINO
C:\Users\FRANSESC\Desktop\vocacion.pngEl relato del evangelio de San Marcos en este domingo describe el efecto inmediato del bautismo y de haber superado acto seguido, en el desierto, las tentaciones. Ese es el trasfondo tácito.  Revestido del mandato del Padre y lleno del Espíritu Santo, Jesús partió hacia el desierto para aclararse, obviamente en su naturaleza humana, sobre cómo realizar su misión salvífica. Razón por la cual no usó el poder por sí mismo, no forzó a Dios abusando de su amor y no utilizó el poder para aplastar a los hombres. 

La escena evangélica de este 3º domingo “per annum” plasma el primer movimiento de Jesús, que es quizás el más importante y la síntesis de todo el Evangelio. El evangelista nos recuerda que Juan Bautista, el precursor, fue arrestado por el hecho de señalar a Jesús como Mesías, precediéndolo con su muerte para subrayar el camino del Justo que sufre injustamente. Ahora le toca a Jesús, que parte de Betania con dirección a Galilea (para entendernos desde el este del río Jordán, cerca del Mar Muerto, hasta el norte del país) encarnando el anuncio de la salvación de Dios que se inicia por los últimos: esa es la Buena Noticia.

jueves, 22 de enero de 2015

Llisterri también contra Omella

¡Ay Llisterri, Llisterri!, ¡Cómo te hemos echado de menos! ¡Cómo hemos encontrado a faltar estos últimos diez años tus escritos mordaces y críticos!. Íbamos a tu página y nos encontrábamos prácticamente con un calco de la web del Arzobispado, todo era oficialista, todo parabienes para la obra de Sistach, todo aplausos para sus grandes montajes de cara a la galería. Tú mismo te habías retirado a un segundo plano, ya casi no escribías en tu columna, sólo de uvas a peras, habías dejado atrás tu pluma sarcástica y afilada, y te habías convertido casi en un simple becario, que hace crónicas formales de las actividades del cardenal y del episcopado catalán.

Pero claro ¿De que ibas a escribir? A Sistach no le podías criticar, y para postres van los cardenales y en el Cónclave de 2013 eligen un Papa que te cae simpático. Tu espíritu crítico se había desvanecido. Ya sólo te falta escribir un artículo de valoración de la era Sistach, emulando a los afectos al régimen de Franco, cuando ensalzaban aquello de los  "25 de años de paz". Tú podrías hacer lo mismo, pero sólamente cambiando el 25 por un 10, que es la década de Sistach, en la que has vivido en la paz del cardenal, sin sobresaltos, con el puesto de trabajo asegurado y con información privilegiada de primera mano, como si fueras un miembro más de la Delegación de Medios del Arzobispado.

miércoles, 21 de enero de 2015

Las Agrupaciones Parroquiales, otra tomadura de pelo, casi póstuma, de Sistach

El cardenal Lluís Martínez Sistach está hiperactivo, no para de moverse y de hacer cosas, como si de eso dependiera prolongar unos días o meses su episcopado. Parece que el chanchullo del Congreso de las Grandes Ciudades no le ha valido como excusa para seguir en el cargo, ya que desde Roma saben de la calamitosa situación de la diócesis de Barcelona y no están para fiestas y festejos, lo que siempre han querido es que mejore la situación interna y que no se mire para otro lado para ocultar las miserias.

Así que ni corto ni perezoso nuestro pastor ha mirado hacia la situación interna de la diócesis y ha actuado teóricamente en un ámbito, en el que no había movido un dedo en los últimos diez años que ha estado al frente del gobierno diocesano: la necesaria reestructuración del clero y de las parroquias. Pero digo teóricamente, porque eso es lo que ha sido, nada a nivel práctico, un verdadero timo, porque parece que se ha hecho mucho pero realmente no se ha hecho nada.

martes, 20 de enero de 2015

¿Dónde quedan eclesialmente los "Països catalans"?

Porque no quieren obispos valencianos, ni de la Franja catalano-aragonesa, ni querrían al de Perpiñán
No quisieron a Cañizares, no quieren a Omella y no querrían a Norbert Turini (Perpiñán)
En este tiempo de reivindicaciones independentistas, algunos estamos bastante hartos de escuchar hasta en la sopa el famoso eslogan de "i, inde, independencía" (con la í acentuada que es como lo cantan). Un amigo mío de Madrid, simpatizante del F.C. Barcelona (que ya tiene mérito ser "culé" en la capital del Reino) quiso ver al equipo de sus amores en su propio estadio, pero quedó escandalizado al escuchar los gritos independentistas en el minuto 17 con 14 segundos de cada parte. Me dijo que nunca más volverá al Camp Nou mientras sepa que se grita esa cantinela. Porque mezclan el deporte con la política, de la misma manera que mezclan la política con la religión.

Pero lo de los gritos y eslóganes independentistas no es nuevo, hace unos años hacía furor aquel otro que decía: "volem, volem, volem, volem la independència, volem, volem, volem, Països catalans". Es cierto que el proceso secesionista de Mas y Junqueras sólo contempla inicialmente la segregación de Cataluña, pero todavía hay muchos que siguen apostando por esos famosos "Països catalans" que englobarían todos los territorios de habla catalana de España y Francia, a imagen de lo que quieren los abertzales vascos.

lunes, 19 de enero de 2015

Al final sólo le quedaremos nosotros

Parece que ahora sí: el final del episcopado de Sistach ya tiene fecha de vencimiento. Nuestras fuentes nos informan que tendría lugar en la segunda quincena del mes de febrero, con posterioridad al consistorio cardenalicio previsto para el 14 de aquel mes. Nos hallamos a treinta días escasos de la finalización de un mandato polémico, que arrojará luces y sombras y que el transcurso del tiempo, que todo lo aquilata, aportará la perspectiva necesaria para enjuiciar las virtudes y defectos de un pastor muy especial, dotado de una innegable capacidad camaleónica para adaptarse a los diferentes terrenos eclesiales.

Tiempo habrá de enjuiciar su labor desde esta página, sumamente crítica con él durante su período arzobispal. Ahora me interesa más resaltar como algunos le vienen perdiendo el respeto reverencial que le tenían, conscientes de que se hallan ante alguien con el síndrome del "pato cojo" ("lame duck"), similar al que poseen los presidentes norteamericanos en los últimos días de su segundo mandato, sabedores de que ya no pueden optar a la reelección.

domingo, 18 de enero de 2015

Monumento a la Batalla de GG y a los No-caídos

En estos días en los que el desmantelamiento del monumento a la Batalla del Ebro en Tortosa  y “a todos los combatientes que en ella hallaron gloria” ha sido de nuevo votado en un pleno del Consistorio con el resultado de dejar todo tal como está, me ha pasado por la cabeza realizar una petición al Ayuntamiento de la capital del Bajo Ebro para que en caso de que tal hecho llegase a producirse, la obra de Saumells no acabe en los trasteros municipales sino que Gérminans pueda ser la usufructuaria de la misma.
Sería un muy digno monumento a nuestra batalla, guerra abierta contra el nacionalprogresismo en nuestra tierra y a todos, en este caso, los “no caídos”: es decir a los que contra todo pronóstico y por encima de toda previsión, han resistido todos los embates y han permanecido fieles a la idea que dio origen a Gérminans y que hizo no sólo que viese la luz sino que haya permanecido en la línea del frente.