domingo, 26 de mayo de 2019

Soy radicalmente antimoderno

Habiendo sido invitado por un grupo de católicos, mayoritariamente políticos, a un encuentro para mirar de promover y organizar en adelante el voto católico, me he visto en la necesidad de poner bien claro y por escrito, qué clase de sacerdote soy (porque en mi calidad de sacerdote me invitan) y qué es lo que no deben esperar de mí.
Me ha parecido oportuno publicar ese escrito en Gérminans, porque supongo que les será útil a mis lectores conocer mis limitaciones.
Ahora que voy esbozando recuerdos y anécdotas de los diversos episodios y etapas de mi vida en un intento de hilvanar mi autobiografía, sinceramente cosa nada fácil, me voy dando aún más cuenta de la complejidad de mi personalidad y por extensión de mi pensamiento y de mis convicciones. Durante el año que pasé visitando semanalmente el Oratorio de San Felipe Neri de Barcelona, barajando la hipótesis de poder entrar en esa comunidad, su prepósito el P. Josep Llunell compartió conmigo un pensamiento pedagógico que quizás ha sido la única herencia que me quedó de aquella experiencia. Y es: que un hombre debe vivir de sus convicciones, que éstas deben llevarle a hacer elecciones y que estas elecciones han de hacerle asumir las consiguientes responsabilidades. Convicciones pues, elecciones y responsabilidad. Las tres patas que deben sostener a la persona y orientar la formación de su carácter.

viernes, 24 de mayo de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

https://3.bp.blogspot.com/-TUWAp0q9jME/VyOWbeA8pgI/AAAAAAAAKK0/vubc9iAUtW84bS40_rKcyGlP3eL2U9GPACLcB/s1600/Sanguinetti.jpg
PITIDOS Y FIASCOS: ¡SON UNA DECEPCIÓN!
Una historia que resulta imposible no comprender. Aunque sucedida hace casi veinte siglos, conserva una sorprendente actualidad.
Hubo algunos que venían de Judea que daban a entender que habían recibido un encargo preciso, que sin embargo nadie les había confiado. Un encargo para hacer aceptar las propias ideas más bien mezquinas. Un encargo que pretendía imponer como necesarias algunas prácticas de las que el Evangelio no se había jamás ocupado. Debió representar una ingente tarea para aquellos dos embajadores, Pablo de Tarso y Bernabé, el poder contrarrestar aquellas maniobras retorcidas. Pensad que el cristianismo estaba dando los primeros pasos y ya la pequeñísima comunidad cristiana demuestra una enorme capacidad de elegancia y precisión al tratar las cuestiones. Es un momento dramático. Si entre ellos no florece la armonía, si deciden rendirse, la Iglesia no empezará la singladura. Quizás resonó en sus mentes el eco de aquella pregunta inquietante de Jesús: “¿También vosotros queréis marcharos?

jueves, 23 de mayo de 2019

Centre Francesc Palau: Otro centro católico para meditación hinduista y budista

Las carmelitas misioneras reconvierten su casa provincial y antiguo noviciado en un centro de "Interioridad"
El oratorio del Centro Francesc Palau permite la meditación a personas de cualquier creencia o religión
Las Carmelitas Misioneras, fundadas por el beato catalán Francesc Palau, son una de tantas congregaciones femeninas que se están quedando en cuadro, no hay vocaciones ni futuro, alguna cosa no deben haber hecho bien hasta ahora, pero en vez de ponerse manos a la obra y mirar de evitar errores pasados y hacer buenos planteamientos de futuro, demuestran que han perdido el norte y para sobrevivir hasta que muy pronto la última cierre la puerta y apague la luz, han reconvertido su casa provincial y antiguo noviciado en una casa que ni tan siquiera le llaman de espiritualidad, sino de "interioridad", no sea que la palabra "espiritualidad" asuste a sus posibles clientes.

Pero no se piensen que las monjas solo ponen el espacio para que venga gente de fuera a impartir meditaciones de otras creencias y religiones, porque las hacen ellas mismas. La religiosa Beatrice D'Cunha, originaria de Bombay, conoce perfectamente la meditación hinduista por su origen indio y gracias a su estancia en  Japón también la budista, ella misma nos lo explica en una entrevista: "La meditación hinduista y budista tienen como objetivo la relajación mientras que la tradición católica busca vaciarse para encontrar a Dios en uno mismo".

miércoles, 22 de mayo de 2019

A Planellas se le hace bola

Resultado de imagen de Arquebisbat de Tarragona
Cuando de pequeñajos se nos atravesaba la comida, dándole vueltas y vueltas durante ratos eternos y nuestra madre nos decía “¡tragátelo ya!”, entonces salíamos con una respuesta típica: es que se me hace bola. Igual les pasa a muchos personajes públicos, que se enredan y se enredan, creando al final una madeja de la que no pueden salir ni pasándola por el pasapuré. Esta anécdota infantil me vino a la mente ante las declaraciones a El Punt Avui  del arzobispo electo de Tarragona, el cual quiere salir del follón de la estelada, contentando a todo el mundo, sin darse cuenta de que sus buenos propósitos se contradicen con el fondo de su conciencia.

Porque de estas declaraciones no es el lamento por la prisión de “unos políticos pacíficos”, lo que me escandaliza más. Donde se hace la verdadera bola Planellas es cuando habla de las dos Cataluñas, esas a las que dice estar llamado a cohesionar. Porque esas dos Cataluñas de las que habla son la suya, la de origen, la Cataluña catalana y la otra, que ha venido de fuera y que recuerda con el ejemplo de aquellos oriundos de Beas de Segura que ocuparon “mig Roses” en los años 60 y 70. Él quiere ser el obispo de todos. Bien está. Pero es que esa distinción étnica, más bien etnicista, señor arzobispo electo no es exacta.

martes, 21 de mayo de 2019

Creiem! (¡Creemos!): Un bonito lema para el próximo Plan Pastoral de Barcelona

La coalición de Puigdemont ha elegido este lema tan "religioso" para su campaña electoral de las municipales en la capital catalana
La primera vez que vi el cartel pensé que se trataba de una nueva campaña de la Conferencia Episcopal para pedir la cruz en la declaración de la Renta en favor de la Iglesia Católica, imaginé que como hay muchos descontentos, por motivos muy diversos, con la jerarquía y el clero, habían tenido que improvisar una nueva campaña para evitar más fugas. Y me alegré porque esos lemas tan asépticos como el "Por tantos", parecen más de una ONG que de una confesión religiosa.

Pero después al ver el careto de Joaquim Forn, me di cuenta de que era parte de la campaña electoral de la coalición Junts x Catalunya, que lidera desde Bélgica el ex-presidente de la Generalitat, el fugado Carles Puigdemont, y que tiene como cabeza de lista por Barcelona, al encarcelado ex-conseller de Interior, el que tenía máximas competencias sobre los Mossos d'Esquadra, aquellos que parecían estatuas de sal, en los mejores casos, o simples hooligans más, apoyando a los votantes del 1 de Octubre.

lunes, 20 de mayo de 2019

Omella entre dos fuegos: Sic transit gloria mundi

El Sindic de Greuges Rafael Ribó y el cardenal Juan José Omella
Nos habíamos acostumbrado a que un cardenal, todo un príncipe de la Iglesia, la mayor jerarquía eclesiástica después del papa, era intocable. Pues no, resulta que se ha acabado la impunidad en que tan confortablemente se habían acomodado las más altas jerarquías de la Iglesia. Ha caído McCarrick, a pesar de la altísima protección del papa; ha caído Pell, también del círculo más próximo del papa; ha caído Errázuriz y seguirán cayendo otros. Como hay obispos y cardenales de todo pelaje, iremos viéndolos desfilar: les ha llegado también su turno. Muchas barbas se están rasurando, así que es hora de que otros más pongan las suyas a remojar. 

De momento ahí está el Motu Proprio que parece ser el fruto de la Cumbre sinodal de los abusos. Pone en gran aprieto, al menos aparentemente (otra cosa es que haya forma de llevar a cabo ese plan) a los obispos con jurisdicción; es decir, a los obispos que por su responsabilidad sobre los sacerdotes de su diócesis, podrían incurrir (han incurrido de momento hasta límites espeluznantes) en ocultación de los abusos de los sacerdotes. A tenor del Motu Proprio se les ha puesto muy difícil (de ahora en adelante, dejando que descanse en paz el pasado) hacerse los despistados que no se enteran de lo que ocurre en su diócesis.

domingo, 19 de mayo de 2019

Buena y mala política

C:\Users\usuario\Desktop\d30ee1ca9e879a8474cdf38bba06fa06_XL.jpgEl mundo occidental, con Europa a la cabeza, ha adoptado un nuevo orden moral, tanto en su identidad como en los valores humanos y humanitarios que defiende. Y uno va a la zaga del otro. Este nuevo orden moral es un verdadero desafío para la vida política como también para el cristianismo. Existe una nueva consideración y una nueva óptica sobre el bien y el mal. Pero nuestra democracia liberal no puede prescindir de la visión teológico-política que el cristianismo le ofrece. Hagamos un diagnóstico sobre la moral, la identidad y el nuevo orden “humanitario” con el que lidiamos.
Hoy en día la distinción entre el bien y el mal se ha vuelto más problemática que nunca, ya que  han desaparecido los estándares objetivos en las sociedades democráticas. Al menos, ya no hay normas objetivas de origen religioso o metafísico. Esa destrucción del modelo de normas ha ido acompañada de un nuevo orden moral exclusivamente secular. Simplificando: la situación curiosamente se ha revertido. Las democracias occidentales nacieron de la emancipación de la tutela religiosa, de su  heteronomía, pero ahora han vuelto a caer en otra sujeción, la de ese nuevo orden moral de carácter ideológico, exclusivamente secular, pero con una diferencia importante con el antiguo orden metafísico y religioso: ese nuevo orden moral es producido por los propios hombres, es decir, los individuos preocupados por la defensa de su identidad privada en la esfera pública (la de las personas y las  minorías culturales y sexuales). Por lo tanto, esperan del estado su protección hasta el punto de llevar a los tribunales a quienes piensan diferentemente (pensemos en las ideología de género…)