lunes, 22 de octubre de 2018

Lazos amarillos en una parroquia del Opus Dei

Parece que la plaga amarilla que asola Cataluña ha llegado hasta a los templos y parroquias encomendados al Opus Dei. Hace más de una semana apareció colgado un lazo amarillo en la parroquia de Santa María de Gracia de Barcelona. Cuando un grupo de feligreses fue a protestar por la presencia de aquel signo discriminatorio y ofensivo para muchos, el párroco les manifestó que enseguida lo quitarían. Transcurrió una semana larga y el churro amarillo sigue allí colocado, sin que nadie haya osado tocarlo. 

Creo que recordarán la polémica que persiguió a este templo hace un par de años. Se había presentado por el Ayuntamiento de Ada Colau la propuesta de derribar la iglesia, ante lo cual se inició una exitosa campaña de movilización en contra que logró más de 50.000 firmas y que finalizó con una Hora Santa, convocada en principio como prerrogativa para impedir la demolición y celebrada, al final, como acción de gracias ante la decisión del Ayuntamiento de Barcelona de no dar lugar a la solicitud de derribo. Las oraciones habían sido escuchadas.

domingo, 21 de octubre de 2018

La mimada generación eclesial del 68

C:\Users\usuario\Desktop\foto-sinodo-e1413211323222.jpg
Tuvieron suerte los sesentayocheros y la generación que ellos engendraron, de ser en su día actores de un movimiento de contestación. Baste recordar la que le montaron los nacionalprogresistas al arzobispo don Marcelo González Martín en Barcelona, o aquella minoría de curas jóvenes (un escaso 5%  del presbiterio) a don Pedro Cantero Cuadrado, arzobispo de Zaragoza a raíz del caso del cura de Fabara, Wilfredo Delso. Pero con el paso del tiempo, muchos de ellos transformaron su movimiento de protesta en instrumento de poder. Y pobre del que hoy en día se atreva a contestarles…
¿Pero es necesario recordar todo aquel proceso de los años de plomo eclesiales? Creemos que sí, porque los más jóvenes saben muy poco del asunto y los sesentayocheros y sus secuaces de los 70-80 no lo soportan. Es una ley común de los historiadores; hace falta tiempo para poder realizar un balance generacional en cualquier ámbito: porque los que aún sobreviven de una generación, no pueden realizarlo por ellos mismos. Imponen su relato de epopeya y esconden las sombras rechazando toda discusión, a menudo por el más eficaz de los medios: el silencio.

viernes, 19 de octubre de 2018

La Glosa Dominical de Gérminans

https://lh5.googleusercontent.com/z4lZG7NoKN1vu1ztgSDuSRd2GGPH1P4Mw4a2oYmaVmbhVac0dLpQ70Z9R_y1ZEKpgn9iphl5kjVTOoyR1L0bGBfdwAeBTMJx-qQXNym9s2i34a90uq9AzPF4qMOT4GFWTz50OvnLOox9NIBm
CADA UNO TIENE QUE SER SERVIDOR DE TODOS
¿Habéis visto jamás un político, un rey o un arzobispo venir a vuestra casa a prepararos la comida, limpiar la casa, llevar a los niños al colegio, ir a hacer la compra? ¡Sin embargo ellos son menos que Dios! Pues Jesús ha lavado los pies a sus discípulos, enjugado las lágrimas, sanado a los enfermos, dado de comer a miles de personas, visitado a ladrones y prostitutas.
¿Y nosotros qué hacemos? Esperamos que siempre sean los demás los que vengan a nosotros, a pedirnos disculpas, a dirimir alguna controversia. Siempre deseamos que los demás nos sirvan, nos reverencien, nos den algo, nos hagan un favor. Y eso es así porque cuando recibimos, estamos mejor predispuestos a considerar la idea de poder hacer nosotros un favor a otro: con la condición de que no nos cueste mucho trabajo, no nos ocupe demasiado tiempo, no nos distraiga de nuestros importantísimos compromisos diarios. Pero sobre todo, que no sea nada de valor superior a lo recibido.

jueves, 18 de octubre de 2018

El progresismo eclesial sigue sacando nuevas revistas

El último número de la revista "Galilea.153" contiene un alegato para que los niños de Comunión no comulguen en la boca
El otro día entré en una iglesia para hacer la visita al Santísimo y en la mesita de las publicaciones me encontré una revista que desconocía: "Galilea.153", que va por su número 3, así que la estuve hojeando para saber de que iba y poder tener elementos para hacer una valoración sobre su contenido. Rápidamente vi el escudo del CPL (Centro de Pastoral Litúrgica) en su portada, por lo que deduje que era una producción más de este Centro que fabrica materiales "progres" para la liturgia.

La segunda cosa que me llamó la atención fue su precio, 3,50€ por una publicación tamaño DINA4 de solo 16 caras, es decir 8 páginas, y no demasiado aprovechadas, con letras y fotografías grandes y bastantes espacios perdidos, al lado, por ejemplo estaba la Hoja Dominical con el suplemento extra del DOMUND y creo que había más contenido allí que en esta nueva publicación, y como es sabido el Full indica una aportación voluntaria de 0'30€.

miércoles, 17 de octubre de 2018

La Fundación Joan Maragall: otro apéndice independentista eclesial

El monje de Poblet Lluc Torcal, el obispo Vadell y Josep Maria Carbonell en la inauguración del curso de la FJM
Ayer se se presentó en la Fundació Joan Maragall, el libro de Joan Rigol "Restaurar la política", el último presidente del Parlament de Jordi Pujol, que llegó a ser ordenado sacerdote, pero que pidió la dispensa y abandonó el estado clerical, es miembro del Patronato de esa Fundación, que en estos momentos preside Josep Maria Carbonell, Pipo para los amigos, que substituyó al que parecía su incombustible presidente-fundador Mn. Antoni Matabosch.

Rigol militó en Unió Democràtica de Catalunya, y formó parte de la cuota de gobierno que la ya extinta coalición Convergència i Unió tenía para los cargos públicos, según la cual la presidencia del Parlament siempre era para los democristianos: Miquel Coll Alentorn, Joaquim Xicoy, el mismo Rigol y Nuria de Gispert. La aventura independentista convergente dinamitó Unió, que se dividió en dos sectores, los partidarios y los no partidarios de la secesión. La postura no independentista de Duran Lleida, que se quedó con las históricas siglas del partido, hizo que Rigol abandonara esta formación de la que había sido presidente (1988-1990), ya que es pública su postura favorable al Procés, aunque tampoco ingresó en Demòcrates de Catalunya, la escisión democristiana independentista que en las ultimas elecciones del Parlament se presentó en las listas de Esquerra. Rigol quiso hacer público su apoyo al fugado Puigdemont cerrando la lista de Junts per Catalunya por Barcelona.

martes, 16 de octubre de 2018

Antes que la obediencia está la conciencia. Antes que la disciplina está el honor

Homilía pronunciada el 12 de octubre de 2018 en la Parroquia de los Santos Juanes de Rosell (Castellón)
El P. Custodio Ballester el pasado 12 de octubre en la parroquia de los Santos Juanes de Rosell
Ilustrísima Corporación Municipal, Señor comandante del Puesto de la Guardia Civil, miembros y familiares del Benemérito Cuerpo, hermanos todos en el Señor:

“Según una piadosa y antigua tradición, ya desde los albores de su conversión, los primitivos cristianos levantaron una ermita en honor de la Virgen María, a las orillas del Ebro, en la ciudad de Zaragoza. La primitiva y pequeña capilla, con el correr de los siglos, se ha convertido hoy en una basílica grandiosa que acoge, como centro vivo y permanente de peregrinaciones, a innumerables fieles que, desde todas las partes del mundo, vienen a rezar a la Virgen y a venerar su Pilar” (Oficio de lectura. Elogio de Nuestra Señora del Pilar).

lunes, 15 de octubre de 2018

Esteladas en la Residencia Sacerdotal

La Residencia Sacerdotal Sant Josep Oriol fue inaugurada en el año 1968 por el entonces arzobispo de Barcelona Don Marcelo González Martín, que modernizó y dignificó la denominada Casa Asilo de sacerdotes jubilados de la diócesis. Así se pasó del pequeño y vetusto edificio de calle Galileo a un nuevo y moderno edificio en la calle Joan Guell, en pleno barrio de Les Corts, muy cerca hoy del Corte Inglés Diagonal. Además, se construyó con nueve locales comerciales en los bajos, con cuyo alquiler se financia en parte los gastos de funcionamiento de la residencia. Desde su jubilación episcopal ahí reside el cardenal Martínez Sistach, por cuya causa se tuvieron que realizar una serie de obras de ampliación, que permitieron la construcción de una planta superior, donde se ubicó el super-ático que es su actual alojamiento.

Desde hace poco tiempo la residencia aparece contagiada del mal que afecta a muchos curas catalanes. Por lo que se ve, también a los jubilados. En sus balcones y terrazas han empezado a aparecer banderas esteladas y enseñas con reclamos propios del independentismo. Parece que se ha dado libertad a los curas residentes para que cada cual la cuelgue en el balcón o terraza de su habitación. Suponemos que la estelada del piso superior no corresponde al aposento del cardenal Martínez Sistach.