martes, 15 de enero de 2019

Montar provincias religiosas ilógicas en que Cataluña no tenga relación con el resto de España

Maristas y claretianos catalanes prefieren compartir provincia con otros territorios no españoles
Los aún hoy responsables de la provincia catalana claretiana ante la modernizada tumba de su fundador
Algunas de las principales congregaciones religiosas están pasando por una crisis vocacional de grandes dimensiones, apostaron por romper su historia y su carisma abrazando el progresismo eclesial y se han encontrado que es completamente estéril. Pero lejos de reconocer su error y rectificar antes de que sea demasiado tarde, se empeñan en seguir erre que erre en la misma dirección que no es otra que la del suicidio en forma de muerte lenta.

Como está claro que la mayoría no van a rectificar no les queda otra alternativa que el repliegue progresivo, cada vez menos efectivos y más mayores y por tanto cada vez menos casas con religiosos/as dentro. En estas circunstancias las curias provinciales no pueden mantenerse porque ya no hay miembros suficientes para ocupar sus sillas, así que las provincias tienen que ampliarse territorialmente, alcanzando a veces todo un continente. Esto ya está sucediendo con las Congregaciones más pequeñas, en las aún más numerosas, la reunificación aún no es tan grande pero avanza a marchas forzadas.

lunes, 14 de enero de 2019

Un hombre de Dios

La imagen puede contener: 8 personas, personas de pie y textoEl pasado 28 de diciembre falleció, a los 90 años, el padre Angel Marsá Fernández, Misionero del Sagrado Corazón. A pocos les sonará su nombre, a no ser que sean antiguos alumnos del Colegio San Miguel o habituales del Santuario de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de la calle Rosellón de Barcelona, pero los que tuvimos la suerte de conocerlo no solo recordaremos a un sacerdote ejemplar, sino a uno de los últimos religiosos de una estela irrepetible, que impartía lecciones tanto en las aulas como en el templo. Me refiero a la estela del padre Pacios, el padre Alomá, el padre Tomás, el padre Pastrana, el padre Tuñón o el padre Amigorena. Y el hermanito Pedro, que era el sacristán. El padre Ángel Marsá era el último de esa generación, a la que tanto debe la obra del padre Chevalier en Barcelona. 

Hijo del famoso crítico de arte y pintor Ángel Marsá Beca (1900-1988), que en su juventud había simpatizado con el anarcosindicalismo, al nacer nadie habría pensado en su destino a la vida religiosa. Tras el fallecimiento de leucemia de su hermana, quedó como único hijo y para sorpresa de sus padres decidió profesar en la obra de los Misioneros del Sagrado Corazón, que desde finales del siglo XIX regentaban el colegio San Miguel. Un colegio que en los años 50 contaba ya con 1.000 alumnos. Pronto se incorporó el padre Marsá como profesor del centro y allí estuvo casi toda su vida, impartiendo sobre todo clases de historia, salvo un período de misionero en Nicaragua, donde tuvo que enfrentarse a su compañero de congregación, el asturiano Gaspar García Laviana, que empuñó las armas y se pasó a la guerrilla, acabando tan desafortunadamente como advierte aquella frase coloquial “de un Cristo con dos pistolas”.

domingo, 13 de enero de 2019

Rector del Seminario: Motivos de un sonrojo

C:\Users\usuario\Desktop\maxresdefault.jpgEl pasado 21 de diciembre, Mn. Francesc Espinar, párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet, se puso en contacto con el equipo editorial de esta casa, llamado familiarmente el “Directorio”, para relatarnos un triste hecho. Nuestro colaborador en cuestiones litúrgicas e históricas y autor de la Glosa Dominical que semanalmente ofrecemos, tan estimado por nuestros lectores en todas sus vertientes, fue objeto de un escarnio público por parte del Rector del Seminario de Barcelona, Mn. Felipe Julio Rodríguez. 

Según parece y tras la publicación en el mes de noviembre de un par de artículos en nuestra página (“El peligro de los anodinos” y “O conxuro do Reitor na noite das ánimas”) el susodicho Rector del Seminario andaba molesto y buscando al topo-responsable de colaborar con nuestro portal pasando información.

viernes, 11 de enero de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

https://3.bp.blogspot.com/-7Ro1VQ8EyK0/Vo-2FTRSmuI/AAAAAAAAJKw/t4B8rE11fiM/s1600/Leonardo.jpg
LA EMOCIÓN DE LA TÍA: NO ENTENDIÓ MUCHO AQUEL DÍA
Con el alma quemada por el deseo del Reino. En el inicio, triste suerte la suya: llegado demasiado tarde para hacer carrera entre los profetas, y demasiado pronto para hacerla entre los apóstoles, el Bautista -última esperanza de un pueblo desesperado- casi aparecía a sus ojos como el Mesías. Él, el acusador del Mar Muerto; el Otro, el libertador del Mar de Tiberiades. Desde los tiempos de Moisés, triste suerte la de los precursores: llegarán hasta las orillas del Jordán pero no gozarán de la Tierra Prometida. Allanarán la ruta a Aquel que camina tras ellos, pero un día les pasará por delante: prepararán un trono en el que nunca podrán sentarse ni reposar.
El profeta no es un filósofo: poco le importa si el mundo está hecho de agua o de fuego, si el agua y el fuego no bastan para volver mejores las almas de los hombres. Es poeta sin quererlo ni saberlo, cuando la plena indignación y el esplendor de los sueños le ponen en boca imágenes fuertes que los retóricos no sabrán jamás inventar. No es sacerdote porque no ha sido ungido en el Templo de los guardianes mercenarios de las Escrituras. No es rey porque no tiene mando sobre los soldados y tiene como espada sólo la palabra que viene de lo alto. No es soldado pero está siempre preparado para morir por su Dios y su gente. El profeta es una voz que habla en nombre de Dios, una mano que escribe bajo el dictado de Dios, un mensajero enviado por Dios para avisar a quien ha perdido el camino, a quien se ha olvidado de la Alianza, a quien no hace buena guardia. Es el secretario, el intérprete, el enviado de Dios, y pues, superior al rey que no obedece a Dios, al sacerdote que no entiende a Dios, al filósofo que niega a Dios, al pueblo que ha abandonado a Dios para correr tras los ídolos de madera y de piedra.

jueves, 10 de enero de 2019

Taltavull: de buena nos libramos en Barcelona

El nacional-progresismo hizo campaña en su día para que Don Sebastià Taltavull fuera el sustituto de n.s.b.a... y jubilado cardenal Martínez Sistach, no solo lo intentaron los "progres" habituales, los que siempre están dispuestos a recoger firmas y movilizar al clero de su tendencia sino, también los jesuitas que aprovechando su aparente influencia en Roma con el actual Pontífice, se mojaron para que "Tià" fuera el arzobispo metropolitano barcelonés.

Ya sabemos que la campaña no resultó, y S.S. el Papa Francisco apostó por un obispo aragonés, muy alejado del nacionalismo de Taltavull (el que dijo en Catalunya Ràdio que se tenía que respetar la voluntad del pueblo catalán fuera la que fuera), sino también su claro progresismo en lo eclesial. Don Juan José no es un obispo conservador, pero tampoco es progresista en el sentido catalán de la palabra, es un obispo del estilo bergogliano que se lleva ahora.

miércoles, 9 de enero de 2019

Otra monja con lacito, la vedruna Maria Dolors Sitjes

Lo de monja porque nos lo dice Llisterri en su Catalunya Religió que es donde le hacen una entrevista a esta religiosa vedruna, porque nadie la identificaría como religiosa si se la encuentran por la calle. Siempre se repite la misma coincidencia: personas consagradas que ocultan su condición sin el más mínimo signo visible que las identifique como tales, pero ninguna vergüenza por mostrar simbología política de la que divide, porque es evidente que el lazo te identifica con una parte de la sociedad catalana y no solo la independentista, porque hay muchos que son partidarios de la secesión pero no hacen gala de su simbología reivindicativa.

Y se repite también el interés de Llisterri y su portal o Mn. Aymar en Catalunya Cristiana, por entrevistar  personas, religiosas o no, que luzcan el lazo poniendo fotografías en que se vea bien visible como una forma de publicidad subliminal, una manera de decirte que si estas personas, algunas de ellas consagradas al Señor en la vida religiosa o sacerdotal lo llevan, porque tú ¿no te lo pones?. En el caso de Llisterri sería aceptable porque no depende directamente de la Iglesia diocesana y porque recibe cuantiosas y suculentas subvenciones de la Generalitat, pero en el caso de una publicación diocesana si que es más preocupante.

martes, 8 de enero de 2019

La "crispación social" a la que alude Omella y el falso oasis catalán

No creo que hayan sentado muy bien entre el secesionismo las palabras de Don Juan José Omella en su carta dominical de este pasado domingo, festividad de la Epifanía, en que el cardenal pedía a los Reyes Magos "fraternidad" para superar la "actual crispación social". También pedía moderación evitando "expresiones incendiarias", en este momento de "tensión".

Porque las palabras "tensión" y "crispación" en la sociedad catalana no gustan a los responsables del Procés ya que ellos niegan que exista esa realidad, y es que no les interesa que se venda esa imagen porque están dando alas a la aplicación otra vez del artículo 155 de la Constitución. Para los líderes del independentismo aquí hay paz y convivencia, solo rota por los defensores del constitucionalismo, que como  nos recordaba en el artículo de ayer el sacerdote Cinto Busquet no están bien de la cabeza.