viernes, 3 de abril de 2020

La Glosa Dominical de Gérminans

https://1.bp.blogspot.com/-QI3VMkiaDM8/WOVWC4OoogI/AAAAAAAANHg/uvg0V7Xm6noz42eAXboQaOb1MszE6kJAwCLcB/s1600/ramos2.jpg

ÉL, ELLA Y LOS VENDIDOS: ELOGIO DE LA EMOCIÓN

Te lo escribiré en el asfalto, con aquel espray de color blanco que tanto gusta a los amigotes y amigachos del novio en vísperas de su boda: “Vuelve atrás, aún estás a tiempo”. Y después, añaden el nombre de su amigo: Paco, Xavi, Marc, Luis… Alguien añade el mote: Pelucho, Tete, Kini, Pito… ¡Cuantas veces me he encontrado con esas pintadas o pancartas en el camino yendo a celebrar una boda especialmente en alguna de esas ermitas campestres cerca de restaurantes en la periferia de Barcelona! Hoy me agenciaré también yo un bote de espray que me servirá para hacer una pintada en las murallas de Jerusalén: “¡Vuelve atrás, aún estás a tiempo, Jesús!” 

El vocerío de la gente por las calles, el trasiego misterioso dentro de los muros de las escuelas rabínicas, la decoloración de los sentimientos en el corazón de la gente de Galilea me han confirmado una tesis: aquí, Rabbí, a nadie le importas nada. Mañana verás la farsa de aquellos que hoy están en la plaza: cantos, coros, aplausos y gritos festivos. Harán trizas las palmas, bajarán las persianas, descenderán los estandartes en los torreones de la ciudad. Te festejarán todos; pero pasado mañana tu muerte será mi vida y “muere, infame”. A ellos no les interesas, quieren festejarte a su manera. Quizás has conseguido alguna sonrisa, la de los cojos que ahora caminan, la de los ciegos que ahora contemplan el azul del cielo, de madres que ahora abrazan a sus hijos que antes estaban muertos, alguna herida ha sido curada, alguna boca saciada. Y sin embargo ellos buscaban un Dios más simpático, de dibujos animados, que les diese lo necesario para entretenerse, divertirse, olvidar el tiempo que corre. “Vuelve atrás, aún estás a tiempo”. 

jueves, 2 de abril de 2020

El Coronavirus, "una pataleta de la naturaleza"

El Papa Francisco dijo a Jordi Évole que el Coronavirus era una "pataleta" de la naturaleza
¡Pues qué quiere que le diga! Yo, que soy muy clásico, prefiero decir “Castigo de Dios” y argumentarlo. Expresión antigua y argumentación también antigua. La que se llevaba antes, la propia de una civilización profundamente religiosa y por tanto ordenada, en la que Dios era la máxima autoridad: autoridad moral por supuesto; y por ende con gran incidencia social y política. El nivel de moralidad en la política era bastante más productivo, que el penosísimo nivel que sufrimos hoy. En fin, que mi madre que en gloria esté, había aprendido de su abuela, y ésta de la suya, y lo repetía a menudo, cuando tocaba filosofar sobre la vida, que “Dios castiga y no con palo”. Luego he conocido la versión más completa que dice: “Dios castiga sin piedra ni palo”. Es el refranero en el que se recoge la sabiduría y la conciencia del pueblo. ¿Nos dejará esta época algún refrán que vaya más allá del “Quiero llegar a casa sola y borracha”? No creo que esta expresión de la sabiduría actual, resista el paso de los siglos.

De todos modos, es esa misma gente de fe de toda la vida, la que ayer tenía a Dios como causa de todos los males con la santa intención de enderezar nuestras costumbres, la que hoy, movida por la religión apocalíptica del cambio climático, achaca todos los males (¡incluido el del coronavirus!) a la reacción airada de la naturaleza por nuestros malos hábitos, por nuestra mala conducta. “La naturaleza no perdona nunca”, nos recuerda el papa Francisco.  

miércoles, 1 de abril de 2020

Pandemia y ancianidad



“Hijo mío, sé constante en honrar a tu padre, no lo abandones mientras vivas; aunque chochee, ten indulgencia, no lo abochornes mientras vivas. La limosna del padre no se olvidará, será tenida en cuenta para pagar tus pecados” (Eclesiástico 3,12).

La patética imagen -a algunos les debió parecer hasta simpática- de unas viejísimas religiosas de la Consolación en su Casa Madre de Tortosa parodiando al Dúo Dinámico y cantando "Resistiré", dando palmas y bailando a duras penas, me hizo pensar que aquello era una especie de símbolo: Una señal de profunda decrepitud y desesperanza que intentaban compensar haciéndose un selfi al gusto de la mayoría. ¡Ellas son como cualquier otra! ¿Lo son de verdad?

Hace unos años, en su colegio de Vinaroz, durante un festival escolar, un grupo de alumnas bailaron el Can-can, ataviadas igualito que en el cabaret parisino Le Folie Berger. Una de las madres expresó su disconformidad a la hermana Directora, hoy Superiora General de la Congregación. La monjita le espetó: "Pobreta, claro, tú tienes mucha devoción a la Virgen...”  Así están las cosas.

martes, 31 de marzo de 2020

Carta al president Torra, desde nuestra común fe cristiana


Estimado president Quim Torra, hermano en la fe de Jesucristo. Le escribo porque tengo ganas de pedirle, desde la misma fe que compartimos, una reflexión sobre la actuación que usted está teniendo desde que comenzó la pandemia del coronavirus. Esta actuación suya, y la de la gente que le rodea, y la de TV3 que hace de portavoz, es, de hecho, para mí, la cosa más dolorosa emocionalmente de todas las que están pasando. Me duele mucho ver cómo actúan los gobernantes de Cataluña, este país mío y que tanto quiero.

Estimado hermano Quim Torra. Usted sabe, tan bien como yo, que nadie tiene ni conoce cuál es la mejor receta para esta situación tan dolorosa que estamos viviendo, ni nadie puede conocer con seguridad cuál debe ser el ritmo con que se han de tomar las medidas que se vea conveniente tomar. También lo sabe todo esto el presidente Sánchez, y el ministro Illa, y el consejero Buch y la consellera Budó. También lo saben los científicos que le asesoran a usted y los que asesoran al presidente Sánchez. Y al mismo tiempo todos ustedes saben que tomar decisiones en este tema es muy complejo, porque juegan muchas variables que hay que sopesar. Y por lo tanto se debe elegir, y es difícil hacerlo. Y además, hay que contar que, se tomen las decisiones que se tomen, y las tome quien las tome, se producirán errores. Si el responsable último de las decisiones fuera usted, también las cometería y quizá más de las que comete el presidente Sánchez.

lunes, 30 de marzo de 2020

¿Y Novell?

  

Este domingo 13Tv emitió un larguísimo programa en el que se iban sucediendo declaraciones de todos los obispos españoles, agrupados por provincias eclesiásticas, mediante el que pretendían insuflar ánimos espirituales a los ciudadanos confinados, a los enfermos, médicos, trabajadores sanitarios y demás personal abnegado en este tiempo de pandemia. Se necesitaba mucha paciencia para aguantar dos horas de obispos, de frases tan bienintencionadas como repetitivas, en un medio como el televisivo, en el cual la reiteración y el sopor invitan a cambiar rápidamente de canal. Suerte que la plataforma Movistar, desde donde alcanzo el dial de la tele de la Iglesia, posee la opción de ver los programas de los últimos 7 días, lo que me permitió pasar rápida la emisión y quedarme con alguna concreta intervención episcopal, la cual tampoco llegó a aportarme nada.

Salieron todos los obispos españoles, excepto los tres que se hallan ingresados en el hospital, los prelados de Ávila, Palencia y Salamanca. Incluso intervino el obispo castrense, con su mata de pelo negro azabache. También se emitió la grabación de todos los obispos de las Provincias Tarraconense y Barcelonense. Salvo uno: Monseñor Xavier Novell Gomà. ¿Estaba enfermo como sus compañeros castellano-leoneses?

domingo, 29 de marzo de 2020

Cultura en tiempo de cautividad

 

He aquí algunos consejos sobre lecturas, películas y música, buenos todos ellos para este periodo de retiro obligatorio. Los comparto pensando que podrán ser útiles a algunos lectores. A otros, sin embargo no, porque están obcecados pensando que todos los que aquí escribimos somos pérfidos malvados y casi hijos de Leviatán. No piensan por sí mismos y viven de consignas. Las que les facilitan sus movimientos, sus superiores, sus amigos (sin duda más inteligentes y listos que ellos). Todos estos viven sin criterio propio. Viven del ajeno. Les es más fácil. No pienso perder ni un minuto en tratar de convencerles de nada. Con su pan se lo coman. Arriericos somos y en el camino nos encontraremos. Ah, y como repetía Super Ratón cuando se despedía: ¡No olviden, amigos, de vitaminarse y supermineralizarse!

De vez en cuando releo libros para mí importantes, en primer lugar los de carácter religioso. Así, para completar el rezo del Breviario (Liturgia de las Horas: las laudes y las vísperas las canto uniéndome a la emisión de Radio Estel desde Montserrat 7:30 & 18:45) y mis devociones cotidianas (rezo del Rosario especialmente) he vuelto a coger “La imitación de Cristo” de Tomás de Kempis, en latín. Es una preciosa edición de “Cultura Religiosa” de 1945 (Fundación heredera del antiguo “Foment de pietat” de antes de la guerra civil). Me la regaló mi amigo Mariano Arnal con una hermosa dedicatoria. Para mí es como oro en paño. También he vuelto a releer como ayuda a la oración personal, un texto vocacional de Charles Marie: “Quand Dieu fait signe” 1949 de Éditions Tardy. Está escrito para adolescentes vocacionados al sacerdocio. Lo tengo hace más de 40 años. A veces lo desempolvo y lo vuelvo a poner en la mesita de noche. Me hace sentir joven. Renuevo los ideales de mi sacerdocio. Cosa en estos momentos trascendental para no bajar el listón ni perder el celo apostólico.

viernes, 27 de marzo de 2020

La Glosa Dominical de Gérminans

C:\Users\Cesc\Desktop\llatzer.jpg

CRISTO SE LO TOMÓ CON APARENTE CALMA 

Betania, la ciudad donde Cristo es como de casa. Allí, entre el torrente Cedrón y las murallas de Jerusalén, es como si el Hombre de Nazaret dejase su divinidad fuera de la puerta: demasiado molesta en aquel minúsculo refugio, hogar de almas puras y nobles como las de Marta, María y Lázaro. Los tres hermanos de Betania, quizás un poco bobos por no haber pedido nunca ni siquiera el más pequeño de los favores a aquel Amigo famoso. Es posible que sea por esta razón por la que Jesús vuelve a menudo: “¿Tenéis un plato de sopa para mí y los míos esta noche?” Y como contribución a los gastos, la acreditación que en cualquier lugar haría enloquecer: “Mi paz descienda sobre esta casa, que es casa de corazones y de amores”. Nadie nos cuenta el lugar donde nació esta amable historia de amistad. Nos basta la confidencia de Juan, uno de los que vivió junto al Huésped: “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro”

Y en medio de una visita de inspección por Transjordania le llega el recado de Marta y María, sus hermanas adoptivas. “Mira que tu hermano está enfermo”. Hablan de Lázaro, no de un cualquiera. Del amigo, de su hermano, del cabeza de familia de la casa de Betania. Y vista la familiaridad, lo normal hubiera sido ver un gesto de Cristo a los Doce para correr todos juntos hacia Betania. Pues justamente lo opuesto: cuando oyó que estaba enfermo, permaneció dos días en el lugar en el que se encontraba. ¡Suerte que lo amaba! Pues dos días para quien tiene una cita con la muerte son demasiados. Y no bastan los días de ausencia, el hecho es que hace discursos raros…