viernes, 22 de enero de 2021

La Glosa Dominical de Gérminans

 https://3.bp.blogspot.com/-T8F9Pq9bILE/Wl-UbrTsqoI/AAAAAAAAPhI/SByUZVY3n24NmGnMjgTwBBHY7gWS4bovwCLcBGAs/s1600/glossa0.jpg

 

UN HIJO MÁS PARA EL REINO

 

El relato del evangelio de San Marcos en este domingo describe el efecto inmediato del bautismo y de haber superado acto seguido, en el desierto, las tentaciones. Ese es el trasfondo tácito.  Revestido del mandato del Padre y lleno del Espíritu Santo, Jesús partió hacia el desierto para aclararse, obviamente en su naturaleza humana, sobre cómo realizar su misión salvífica. Razón por la cual no usó el poder por sí mismo, no forzó a Dios abusando de su amor y no utilizó el poder para aplastar a los hombres. 

 

La escena evangélica de este 3º domingo “per annum” plasma el primer movimiento de Jesús, que es quizás el más importante y la síntesis de todo el Evangelio. El evangelista nos recuerda que Juan Bautista, el precursor, fue arrestado por el hecho de señalar a Jesús como Mesías, precediéndolo con su muerte para subrayar el camino del Justo que sufre injustamente. Ahora le toca a Jesús, que parte de Betania con dirección a Galilea (para entendernos, desde el este del río Jordán, cerca del Mar Muerto, hasta el norte del país) encarnando el anuncio de la salvación de Dios que se inicia por los últimos: esa es la Buena Noticia.

jueves, 21 de enero de 2021

Exaltación, exhibición y santificación de la muerte

 

 

A mí que tanto me fijo en lo que realmente dicen las palabras, me espeluzna eso de que al asesinato amable, al de bata blanca, lo llamen la “buena muerte”, y que se estén promocionando tan obscenamente la eutanasia y el suicidio (asistido, claro está, para que no se frustre el ejercicio de ese derecho). Me horroriza que se esté celebrando con tantas alharacas su inclusión en nuestra modernísima legislación, progresista donde las haya. Efectivamente, hoy la imagen del progreso es la muerte, y lo será mucho más mañana. Nos quedan sólo dos telediarios para que nuestra aceptación de la muerte y nuestra entrega ilusionada a ésta, sea el acto más noble y generoso de nuestra vida. Y el más alabado por la sociedad. Y para que suene amable, lo llaman en griego “eutanasia”, y lo traducen al español como “muerte digna”, cuya traducción práctica es el asesinato santificado por las leyes y por la sociedad. La ley de la eutanasia se gestionará exactamente igual que la ley del aborto (aborto tan coaccionado, que viene a ser obligatorio en infinidad de casos). Es el plano inclinado, es como están las cosas. 

 

Durante el segundo milenio de la era cristiana (por eso la maldicen, por ser cristiana), y no digamos ya durante su último siglo, se ha producido un horrible desfase entre nacimientos y muertes, con el resultado de un enorme crecimiento demográfico, que los nuevos ingenieros de la nueva humanidad se han empeñado en corregir cuanto antes. Sí, claro, se han dado cuenta de que estamos sufriendo un dramático déficit de muertes. Dramático déficit de muertes, para cuya subsanación no les ha bastado la institución del aborto, por más que lo hayan ido ampliando hasta llegar al “aborto total”, es decir hasta el infanticidio. Por eso vemos atónitos y pasmados cómo su inmensa filantropía (que la gestión de todo esto la llevan los mayores filántropos del mundo) les empuja con fuerza a resolvernos este problema, a subsanar ese déficit mediante la eutanasia y lo que venga. Zootecnia pura y dura. Por métodos conductistas, obvio, que no somos cerdos ni vacas.  

miércoles, 20 de enero de 2021

La sucesión de Girona


El 26 de junio de este año, Don Francesc Pardo cumplirá 75 años, lo que le obliga a presentar su preceptiva renuncia al Santo Padre, que como es sabido, puede ser aceptada de inmediato, prorrogarla un mínimo o un mucho. El actual titular de Girona es unos meses más joven que nuestro simpático y dicharachero cardenal Omella, pero por las circunstancias por todos sabidas, nuestro arzobispo continuará en el cargo aparentemente durante bastante tiempo.

Es por ello que se ha abierto el melón de la sucesión en la diócesis gerundense, y como es normal en estos casos las quinielas siempre echan humo, aunque a veces los que las hacemos nos encontramos con algunas sorpresas agradables como las que nos está dando Don Juan José (por ejemplo en el caso del auxiliar Vilanova) que nadie había previsto. Está clarísimo que nuestro arzobispo va a influir decisivamente en este nombramiento, y pudiera ser que se sacara otro conejo de la chistera en forma de un sacerdote poco conocido o bien que aprovechara alguno de los auxiliares que ya tiene.

martes, 19 de enero de 2021

El voto de los votantes católicos catalanes en porcentajes por partidos políticos

El PSC en cabeza según el CEO

 

En el momento de escribir este artículo todavía no sabemos cuando se celebrarán las elecciones catalanas, lo que sí que sabemos es que en ellas votarán los católicos que constituyen el 52,1% de la población según el estudio del CEO (Centre d'Estudis d'Opinió) de julio de 2020. Si además le sumamos el 5,1% de protestantes tenemos un porcentaje de cristianos que alcanza claramente la mayoría absoluta, algo que no consigue claramente ni el independentismo ni el constitucionalismo. 

No es de extrañar que el obispo Xavier Novell se lamentara de que ese voto no va a donde tendría que ir, reclamando una resurrección de la ya fallecida Democracia Cristiana, que teóricamente aglutinara el voto de que se declaran creyentes en Jesucristo. Pero es que han hecho las cosas tan mal, que ahora estamos donde estamos y tenemos lo que tenemos. No olvidemos que ese mismo obispo de Solsona ha bendecido el voto independentista en otros comicios, incluyendo la tan anticlerical CUP.

lunes, 18 de enero de 2021

Una chica católica normal

 


Este domingo, en el programa El Suplement de Catalunya Radio, se emitió un reportaje, titulado “Si Déu vol”, sobre la juventud y la fe, en el que se preguntaban si era una rareza ser creyente en esa etapa de la vida, entrevistando al efecto a cuatro jóvenes: una católica, una musulmana, una de religión judía y un chico budista. Sobre el sustrato del programa ha escrito Jordi Llisterri, efectuando una serie de comparaciones sociológicas entre el número de jóvenes que se declaran practicantes. Bien está, pero el artículo se estropea cuando califica a la entrevistada católica como “una chica normal”. Los tics de siempre.


¿Quién es la chica católica normal? Se llama Montserrat Dameson, tiene 23 años y estudia dos carreras. Vive en La Garriga, sus padres no van a misa, pero ella va todos los domingos y reconoce que es la única persona de su edad que pisa la iglesia en el pueblo (16.668 habitantes). Nos dice que el encuentro con la fe se produjo gracias a la comunidad de Taizé, se declara abierta de mentes y parece bastante sensata: afirma que suele confesarse y que, como católica, respeta a todos los Papas por igual. El entrevistador la conduce por los derroteros acostumbrados: franquismo, moral sexual, feminismo y homosexualidad. Los cuatro tópicos consabidos de los que la muchacha sale bastante airosa. No es una católica progre, pero podríamos encasillarla dentro de lo políticamente correcto.

domingo, 17 de enero de 2021

El exilio interior de muchos creyentes

C:\Users\usuario\Desktop\desierto.jpg

 

En todas las épocas ha habido hombres no bien relacionados con el espíritu de su tiempo. La soledad interna ha sido su compañera de vida, junto con el malentendido de la mayoría de los contemporáneos, a menudo incluso de amigos y seres queridos. Estos hombres y mujeres han experimentado la más profunda soledad, la soledad interior, y han testificado la verdad de la intuición que José Ortega y Gasset llamó realidad radical, la dura condición de una existencia consciente de la soledad y la diversidad irreductible, "la circunstancia personal en la que resistir debe incluirse en la existencia, y en consecuencia la afirmación de lo resistente". Hoy que celebramos al abad San Antonio el Grande, es oportuno decir que se trata de algo parecido a la hypomené de los Padres del desierto contrapuesta a la hypostolé.

 

Justamente san Antonio Abad fue el gran maestro del desierto. En plena decadencia moral del imperio romano, el desierto llegó a ser el único lugar habitable para los que aspiraban a unir sus vidas a la de Cristo. Y es muy posible que hoy, en plena decadencia de la otrora civilización occidental fraguada por la cristiandad, el desierto interior sea el único refugio que nos permita alejarnos de esa desoladora decadencia, no menos enemiga de Cristo que lo fue la vesania anticristiana del imperio romano.

viernes, 15 de enero de 2021

La Glosa Dominical de Gérminans

 C:\Users\usuario\Desktop\descarrega (2).jpg

 

LAS CUATRO DE LA TARDE 

 

¿Quién de nosotros, especialmente los más “vejetes”, no tiene un año, un día, una hora para recordar, ligada a un momento central de la propia vida? Hay hechos -y quiero subrayarlo pensando en los más jóvenes- que no se borrarán de nuestro corazón, acontecimientos que en cierta manera han cambiado nuestra vida, trastornado nuestras existencias. Hechos que no queremos olvidar, sobre los que nos gusta volver con la memoria y el pensamiento, acontecimientos que forman el armazón concreto de nuestra existencia y que a veces -al menos así me pasa a mí- nos hacen preguntarnos cuántas cosas nos habríamos perdido si no hubiesen tenido lugar. 

Estos recuerdos están como cristalizados en nuestra mente, vivos y llenos de color como si hubiesen acaecido hace pocos días, aunque hayan pasado décadas. Somos capaces de recordar cómo íbamos vestidos; la luz y la atmósfera del día y el lugar los tenemos tan presentes que hasta la hora, el minuto y el segundo se convierten en fundamentales e imborrables.