viernes, 15 de febrero de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

¡MANOS A LA OBRA!

Estamos ante una de las páginas más conocidas del Evangelio. Proseguimos por este breve itinerario por el tiempo ordinario: Jesús ha comenzado su ministerio en la sinagoga y enseguida se han presentado los problemas. ¿Lo recordáis? Después de los primeros entusiasmos lo llevan fuera de la ciudad y ya piensan que es un profeta demasiado incómodo. Pero él se escabulle. 

Mucha gente sigue al Maestro, una multitud variada, que acude de todas partes. Pero toda la multitud buscaba tocarlo porque de él salía una fuerza que curaba a todos.

jueves, 14 de febrero de 2019

Aún cabía un tonto más

En el contubernio entre la Iglesia de/en Cataluña y el delirio del proceso independentista parecía que no iba a caber un tonto más; pues sí, apretando un poco y esforzándose otro poco, ahí que se ha metido el bobo del Jaume Pujol: del Opus Dei para ignominia de tan glorioso instituto religioso, arzobispo de Tarragona y primado de cierta Conferencia Episcopal Tarraconense, máximo representante y cabeza por tanto del independentismo eclesiástico de Cataluña. Vamos, que siendo los que son sus cargos y sus ínfulas, tenía que ser más cuidadoso en sus manifestaciones. Porque estando el patio como está, va y evacua una sentencia pestilente sobre los casos de abusos de menores que se han dado en su diócesis y por tanto bajo su responsabilidad (porque responsabilidad suya es que hayan durado tanto). 

¿Pues no va el hombre y como si estuviese en una clase de catecismo, o como si fuese Sancho Panza gobernando su Ínsula Barataria, dice que las faltas no son tan graves? Y eso cuando está diluviando, ¡y de qué manera!, en Montserrat. Hay que ser pardillo.

miércoles, 13 de febrero de 2019

Un melancólico San Valentín

Yo que pensaba que San Valentín era una especie de Día del Orgullo de las parejas de toda la vida, pues resulta que no, que después del día o de la semana del Orgullo Gay, se han propuesto hacerse supervisibles y se están alzando también con San Valentín. Es un día en el que a los del resto de sexualidades, les encanta lucir su amor. Les gusta que se les vea. Creo que se lo exigen mutuamente, como una especial muestra de amor.

Es que tanta exhibición mosquea un rato. Al final vas a parar al “dime de qué presumes, y te diré de qué careces”. ¿Presumir de “normalidad”? ¿Y cómo hace uno para “lucir” su normalidad? ¿Llamando la atención? Pues debe ser eso. Comparemos simplemente cómo ‘se manifiesta’ y cómo se celebra el día de la pareja de toda la vida (San Valentín o San Jordi), y cómo se ostenta, se exhibe y se celebra el día de las parejas homosexuales y de las demás sexualidades sobrevenidas. Uno ve y compara, y lo único que puede decir es que aquí pasa algo: cualquier cosa menos la normalidad que se intenta vender. En esa celebración hay algo de patológico, mucho de histérico y bastante de histriónico. Un esfuerzo totalmente desmesurado y anormal por lucir normalidad y presumir de igualdad social y sociológica con la pareja de siempre. Lo grave es que si comparamos la actuación pública con la política aplicada, estamos exactamente en lo mismo: en un esfuerzo tremendo por apabullar a la opción más “normal” (la del tropecientos por ciento), por imponerse sin contemplaciones, por ejercer contra esa desventurada opción, toda la presión que se pueda.

martes, 12 de febrero de 2019

"Porque reconocer la verdad nos hará libres en esta tarea, Montserrat siempre estará presente"

Con estas palabras tan gloriosas, tan épicas, termina la homilía-discurso que pronunció el abad de Montserrat supuestamente para pedir perdón por los abusos reiteradamente denunciados durante su dirección de la comunidad,  sin que hiciera absolutamente nada, primero para evitar más daños, y luego para reparar los daños causados. 

Lo único evidente es que de sustanciarse judicialmente la verdad sobre los abusos en Montserrat, a ese engolado portavoz del monasterio, de la catalanidad y de la Moreneta, a lo único que le llevaría esa verdad, sería a la cárcel. ¿Es ésa la libertad que le granjeará la verdad sobre los abusos al abad de Montserrat? Lo más probable es que tras esas palabras (en las que se incluye una tarea, una “tasca” seguramente excelsa, se esconda algo misterioso, incluso algo místico. Reconocer la verdad.

lunes, 11 de febrero de 2019

Església Plural se ha disuelto

Y nadie se había enterado

En la tertulia del programa Els Matins de TV3 del pasado martes se produjo un debate  sobre el candente asunto de la pederastia clerical en Cataluña, en el que comparecía Josep Torrens, el último de filipinas de la otrora combativa Església Plural. No voy a hablar hoy de la mugre de los abusos a menores, ni de lo debatido acerca de ella, sino del sorprendente hecho que sucedió al finalizar la tertulia, cuando la presentadora se dirigió a Torrens y le manifestó que, cuando lo llamaron para participar en el debate, se enteraron de que Església Plural se había disuelto.

La respuesta de Torrens no tuvo desperdicio. Paso a transcribir su mayor parte:

“El proyecto Església Plural se inició en 2001 para dar voz a todas las personas que trabajaban por la renovación de la Iglesia. Fue un referente del sector progresista, pero poco a poco se han venido dando cuenta que esos sectores progresistas eran cada vez más insignificantes, entre otras muchas cosas porque después de los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, la obscuridad que se vivió dentro de la Iglesia afectó a muchas personas y esas personas comprometidas se fueron de la Iglesia”

domingo, 10 de febrero de 2019

El humanismo cristiano en su expresión política

La actividad pública, como la política, no puede ser excluida de las exigencias éticas. Existen principios propios de la conciencia cristiana que deben inspirar el compromiso social y político de los católicos en las sociedades democráticas. La participación en la vida pública impone a los católicos un doble deber. En primer lugar, conocer y respetar la naturaleza, las leyes y las finalidades propias de la vida política; y por otro lado conocer y respetar los principios y las exigencias innegociables de la conciencia cristiana en tal ámbito.

Frente a la poca autoestima que los creyentes tienen sobre lo que la fe ha aportado a la vida cristiana y al bien común, merece ser leído el capítulo IV de la “Lumen Fidei” primera encíclica del Papa Francisco. En el número 54 se dice: 

“¡Cuántos beneficios ha aportado la mirada de la fe a la ciudad de los hombres para contribuir a su vida común! Gracias a la fe, hemos descubierto la dignidad única de cada persona, que no era tan evidente en el mundo antiguo. (…) Cuando se oscurece esta realidad, falta el criterio para distinguir lo que hace preciosa y única la vida del hombre. Éste pierde su puesto en el universo, se pierde en la naturaleza, renunciando a su responsabilidad moral, o bien pretende ser árbitro absoluto, atribuyéndose un poder de manipulación sin límites.”

viernes, 8 de febrero de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

C:\Users\SISTACH\Desktop\show-midres.jpg
Duccio di Buoninsegna (Siena)
EL DRAMA DEL DESPIDO Y UN DIOS QUE PARECE JUGAR

Conteniendo la respiración, a la puerta del paro y con el sambenito del despido colgado al cuello: el escenario ideal para un profeta que parece flipar. Uno de tantos charlatanes que atraviesan los caminos de Palestina. Estamos en Genesaret, tierra de aguas y  lagos subterráneos, una tristeza experimentada en el temprano amanecer. Dos barcas en la orilla. Los pescadores que estaban lavando sus redes. Toda una noche para vencer a la mar, toda una mañana para contemplar nada. Esos barcos están amarrados casi aparcados, incluso aburridos. Como las historias de los maestros en el arte de la pesca, resignados en el corazón, llevando en los hombros encorvados el peso del trabajo baldío. Incluso el pescador más experimentado conoce los momentos en los que se siente incapaz de responder, donde las ondas de las olas no aguantan el entusiasmo de un oficio transmitido de generación en generación.