lunes, 17 de junio de 2019

La mitra-barretina

Siguen coleando los ecos de la consagración episcopal del nuevo arzobispo de Tarragona. Aquella a la que solo asistieron 21 prelados a imponer las manos al ordenado. Uno de los vacíos episcopales más estentóreos que se recuerdan. Para añadir solo otro dato: en la ceremonia de ordenación de Pujol Balcells, que también se estrenó en Tarragona, comparecieron 32 obispos. Pero otra de las peculiaridades de la ordenación fue la minúscula mitra que lucía sobre la testa del neo-obispo. Era la mitra de Pont y Gol manifestó Planellas. Se la habían regalado y la lucía como gesto de admiración a quien había sido anterior titular de la archidiócesis tarraconense.

Pero esa no era “la mitra” de Pont y Gol, sino “una de las mitras” de Pont y Gol. En sus 32 años de obispo (Segorbe 1951-1970 y Tarragona 1970-1983) lució muy diversas mitras, unas más altas, otras más reducidas y esa que regalaron al obispo Planellas, la cual ha hecho las delicias del nacional-progresismo eclesial al uso. Una mitra sencilla. Sencilla, por minúscula. El progresismo siempre ha considerado que la Iglesia debe despojarse de sus ropajes externos, pero como ese progresismo jamás lleva sus anhelos a las últimas consecuencias, en lugar de eliminar la mitra se ponen una que quede reducida a su mínima existencia. El minimalismo litúrgico y ornamental.

domingo, 16 de junio de 2019

La Eucaristía, centro y culmen de la vida cristiana

C:\Users\usuario\Desktop\opus-dei-a22de7e2094408d35dfc9923b40b8461.jpg
Perspectiva poco habitual de la celebración de la Santa Misa por San Josemaría
El titulo del presente artículo recoge las palabras del capítulo 1º nº 11 de la Constitución Lumen Gentium  del Concilio Vaticano II, doctrina posteriormente recogida en la 2ª parte sección 2ª capítulo 1º del Catecismo de la Iglesia Católica
El motivo de tales citaciones resultan importantes en esta semana en la que la Iglesia Universal celebrará solemnemente la mayor festividad eucarística del ciclo litúrgico, el Corpus Christi: el próximo jueves con carácter universal y entre nosotros, de manera diferida, el próximo domingo 23 de junio.

viernes, 14 de junio de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

https://4.bp.blogspot.com/-rdOA1DNEhm0/Vz7UxXmUgeI/AAAAAAAAKW4/B2_PAmgWP5U5xTVFkqbsDVfu2TZndCU_wCLcB/s1600/Trinidad.jpg
EL PÁRROCO CANSÓ Y ABURRIÓ HASTA A MI ABUELA
Cuando yo era niño, el párroco contaba siempre la misma historia. Relataba que mientras caminaba por la playa, reflexionando sobre el misterio de la Santísima Trinidad, San Agustín, el gran sabio obispo africano, se encontró con un niño que recogía el agua del mar con una concha y la depositaba en un agujero excavado en la arena. “¿Qué estás haciendo? -le preguntó el docto obispo. “Quiero vaciar el mar llenando este agujero” -le respondió el niño. “¿Cómo puedes meter todo este mar tan grande en este pequeño agujero? -observó San Agustín. El niño replicó: “¿Y tú cómo puedes creer que tu pequeña cabeza logre contener la infinita sabiduría de Dios?” Recuerdo que mi abuela, que seguramente había oído aquel relato unas ochenta veces, volviendo de misa primera, un domingo dijo en casa: ¡No sé cómo aún no se ha cansado de jugar con la tierra aquel bendito niño! Creo que ha llegado la hora de que aprenda a labrar la tierra más que a hacer agujeros (no decía arena, era concreta, decía tierra). Mi abuela era demasiado buena mujer para llegar a admitir que el párroco, con la complicidad de San Agustín, había acabado por agotarla con aquella historieta del niño que excavaba. Se olvidaba de los otros ejemplos que el sacerdote usaba para hablar de la Trinidad: el trébol, el triángulo, la aritmética, la geometría: era claro que la dejaban indiferente. Estaba más tranquila y segura cuando cogiendo hilo y aguja para zurcir calcetines exclamaba: “Gloria Patri et Filio et Spiritui Sancto” en un latín más o menos macarrónico.

jueves, 13 de junio de 2019

La Iglesia progresista enseñó la patita

El cardenal Taranción y el obispo Díaz Merchán con Felipe González y su entonces señora en 1982
La entrevista que Gonzalo Altozano le hizo a Jorge Vestrynge, antiguo secretario general de la Alianza Popular de Fraga Iribarne, no tiene desperdicio. Atendiendo a lo que nos interesa a los que defendemos la Iglesia y sus principios doctrinales innegociables, salieron cosas estremecedoras… Mutatis mutandis, es mucho más grave esto que la traición de Zapatero a España negociando con ETA cosas absolutamente innegociables.

En efecto, cuando la entrevista aterriza en los temas referentes a la ley del aborto que se estaba discutiendo en tiempos de Fraga, siendo Vestrynge secretario general del PP, se le ponen a uno los pelos de punta. Ahí aparecen unas actitudes episcopales inquietantes, que dejaban ver ya cuál iba a ser el talante de la Conferencia Episcopal en general, y de la inmensa mayoría de los obispos en particular; unas actitudes que creo que han permanecido inmutables a lo largo del tiempo… A todos nos parecía muy sospechosa la conspiración del silencio episcopal respecto al aborto, pero ahora ya sabemos qué se estaba cociendo. Ahora no se trata ya de meras sospechas o deducciones o intuiciones de las mentes más preclaras. Ahora sabemos con certeza que el episcopado español había decidido explícitamente ponerse de canto ante el tema del aborto: vamos, no hacerse notar. El de Jorge Vestrynge es un testimonio directo, tan directo que es muy difícil pensar en una tergiversación o una mentira. Y de todos modos no se trata de una manifestación en privado, sino de una declaración pública.

miércoles, 12 de junio de 2019

El párroco de Comarruga sigue haciendo de las suyas

Los dos carteles, colocados en las carteleras de la parroquia de San Ramón de Comarruga
Monseñor Joan Planellas ya es el nuevo arzobispo de Tarragona, veremos si el orden episcopal le hace ser el obispo de todos sus diocesanos y deja atrás ese historial partidista, que le ha hecho entrar con mal pie. Va a tener que mojarse, porque en Tarragona como en la mayoría de diócesis catalanas hay párrocos que siguen haciendo de las suyas, dedicándose más a la política y a servir a la "nació" que no a sus obligaciones como pastores. Veremos como actúa el nuevo obispo, si lo hace aplaudiendo a esos párrocos "trabucaires", dejándoles hacer y haciéndose el sueco, o actuando como tiene que actuar un pastor diocesano, y diciendo a sus colaboradores que esas actitudes no pueden tolerarse en sus parroquias.

Ha sido recibir el báculo y la mitra y aparecer en los medios de comunicación, otra fechoría del párroco de San Ramón Nonato de Comarruga, Mn. Armand Carbonell Bergés. Que ya se hizo famoso por colocar un lazo amarillo en un cirio bien visible en el altar. Ahora se ha despachado a gusto colocando unos carteles en las carteleras de la iglesia con las barras de la señera catalana y la inscripción: "Que no us robin l'esperança ni la il·lusió" (Que no os roben ni la esperanza ni la ilusión).

martes, 11 de junio de 2019

Ha fallecido el claretiano P. Agustí Miarnau

Con gran tristeza he recibido la noticia del fallecimiento del P. Agustí Miarnau González, claretiano, por el que sentía un gran aprecio. Y es que en estos tiempos tan devaluados para la vida religiosa en Cataluña, encontrar a un sacerdote de cabeza a los pies (y no sólo estoy hablando de su vestimenta de traje talar), es casi una misión imposible, y que se nos haya ido con tan sólo 63 años, con la gran labor apostólica que estaba haciendo, es motivo de gran dolor, aunque el Padre del Cielo sabe porqué hace las cosas y siguiendo aquel tópico tan habitual en los tanatorios: "Siempre se van los mejores".

Los claretianos otrora floreciente congregación religiosa, fundada por aquel gran santo catalán San Antonio María Claret, al que ahora tienen en una urna mortuoria vergonzosa en Vic, está pasando por sus horas más bajas, con pocos efectivos, la mayoría ancianos, sin vocaciones, y sin rumbo, porque dejándose seducir por la modernidad y el falso espíritu del post-concilio, han perdido el rastro de su carisma fundacional. Han abrazado el progresismo como se puede ver en los libros que se venden en su librería de la calle Lauria, y en Cataluña mayoritariamente el independentismo militante, por si eso no fuera poco, su colegio bandera en Barcelona, situado en la calle que lleva el nombre del Fundador, se ha visto salpicado por casos de pederastia, que a diferencia de los maristas, no afecta a personal externo, si no a algunos de los mismos miembros de la comunidad religiosa.

lunes, 10 de junio de 2019

Violación múltiple en el Seminario de Barcelona

C:\Users\usuario\Desktop\zorra.jpgLa libertad en el fuero interno, la conciencia libre de cada creyente es uno de los principios básicos e inviolables de la vida religiosa. Cada cristiano ha de ser y sentirse libre en cuestiones que miran a la conciencia cristiana. Tiene todo el derecho a mantener una opinión o actitud religiosa disidente: en todo aquello que no toca al dogma ni a la moral, evidentemente. Continendis in fide et moribus. Es radicalmente trascendental que un católico pueda sustentar una convicción o actitud ideológica libre de toda coacción. Ha de ser una persona con criterio, libre para cambiar de opción cuando y como lo desee, sin traba alguna. Las personas tienen derecho a seguir una determinada espiritualidad o no, y a declarar o no sus gustos personales. Todos estos derechos que garantizan la libertad de conciencia, en ningún caso pueden generar una estigmatización eclesial. Y la Iglesia está en la obligación de defender y fomentar en su seno esta libertad. Más si cabe en los centros de formación de los futuros sacerdotes, que a su tiempo habrán de ser felices usufructuarios y educadores de esa libertad interior.
Pero no sucede así en el Seminario de Barcelona, donde todos estos principios se están violando sañudamente. Su rector Mn. Felipe Julio Rodríguez viola el fuero interno de los seminaristas cuando continuamente en sus arengas y proclamas repite ad náuseam que los movimientos eclesiales no deberían existir: aún a sabiendas de que la mayoría de los seminaristas proceden de estos movimientos. No es de extrañar que estén ya hartos. Ahora ha empezado a colapsar de manera obsesiva y posesiva (tal como él es) a algunos seminaristas que acuden de tanto en tanto a sus respectivos movimientos. Lo hace prohibiéndoles que hablen con sus sacerdotes y vayan a sus medios de formación. ¿Será posible esa violación tan grosera del fuero interno? ¿Cómo podemos tolerar una cosa así?