miércoles, 14 de noviembre de 2018

El "malo" de Irurita, la otra parte del cuento del "bueno" de Vidal y Barraquer

Los restos del obispo Manuel Irurita camino de la Catedral de Barcelona
Ayer Francesco Della Rovere nos explicaba como desde la Generalitat se quiere utilizar la memoria de Vidal y Barraquer para la causa independentista, cuando hay pruebas y documentación de las simpatías que tenía hacia Franco, al menos hasta que el Generalísimo decidió que el cardenal no tenía que volver a España. Probablemente ese "cuento" sería incompleto si no se asociara a la otra parte de la historia, que es la del obispo mártir Manuel Irurita. El nacional-progregismo tanto político como eclesial construyó una historia de buenos y malos, el bueno era el cardenal de Tarragona, y el malo era Don Manuel, porque no era catalán y por sus simpatías con el carlismo.

Pero el cuento se les fue de las manos y llegaron a inventar que el obispo Irurita no fue asesinado en el cementerio de Montcada, porque uno de los grandes representantes del nacional-progresismo eclesial, el ya fallecido Mn. Josep Maria Aragonés, afirmó que lo había visto con vida siendo él un niño, a la llegada de las tropas nacionales a Barcelona en 1939. Ni siquiera con los análisis de ADN que el cardenal Ricard Maria Carles hizo realizar para disipar cualquier duda, se bajaron del carro, y esa historia continua siendo defendida por aquellos que nunca quisieron que se venerara en Cataluña la memoria de un obispo que no era de los suyos, y en paralelo construyeron la otra historia, la de un obispo bueno y santo, que quería la paz y que se opuso al malvado Franco.

martes, 13 de noviembre de 2018

Torra y su gobierno también quieren manipular la memoria del cardenal Vidal y Barraquer

"Deseo vivamente que triunfe Franco" (Carta del cardenal Vidal i Barraquer al cardenal Pacelli, Cartuja de Farneta, 21 de febrero de 1937)
El President Torra en el acto de homenaje de la Generalitat al cardenal Vidal i Barraquer
El Pasado 7 de noviembre se celebró en el Palau de la Generalitat un acto de homenaje al cardenal Francesc Vidal i Barraquer, coincidiendo con el 150 aniversario de su nacimiento, que fue en la población tarraconense de Cambrils. El mismo presidente de la Generalitat participó del acto, exaltando la figura del cardenal, diciendo que tenemos que preservar su legado y el de una Iglesia comprometida con el país. Y como era de esperar aprovechó que el homenajeado estuvo en el exilio para hacer mención de los "exiliados" que según él tiene Cataluña en estos momentos, y calificar de intolerable y de antidemocrática su situación.

Vidal i Barraquer, ha sido siempre un eclesiástico instrumentalizado por el nacionalismo catalán, por su supuesta oposición a Franco, y por el exilio que tuvo que vivir, al no poder regresar a su tierra. Recordemos que el cardenal vivió en Cataluña los momentos más crueles de la matanza que se estaba realizando de religiosos en Cataluña bajo el régimen de Lluís Companys. De hecho fue detenido por comandos anarquistas y se salvó in extremis porque el cónsul italiano recordó que al ser cardenal era miembro del Estado soberano del Vaticano, por lo que fue llevado a un barco de guerra italiano hacia el exilio,  no tuvo la misma suerte su obispo auxiliar Manuel Borrás que como otros obispos catalanes murieron mártires de la persecución religiosa.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Missa et mensa

El pasado sábado tuvo lugar en la Basílica de la Sagrada Familia la beatificación de 16 mártires de la Guerra Civil española; concretamente 9 miembros de la Congregación de San Pedro Ad Víncula, 3 laicos que los protegían (dos de ellos hermanos), tres capuchinas del Instituto de la Madre del Divino Pastor y una Hermana Franciscana de los Sagrados Corazones. Su ejecución tuvo lugar en Barcelona en un período que abarca desde los primeros días posteriores al alzamiento hasta el 15 de febrero de 1937, en que fueron fusilados los tres seglares y el último de los religiosos.

La ceremonia fue presidida por el cardenal Angelo Becciu, Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, que se estrenó este verano, tras sustituir al cardenal Amato. No tiene nada que ver con su predecesor. Mucho más funcionarial y aséptico, no en vano se le nota que pertenece a la carrera diplomática vaticana. Junto a monseñor Becciu concelebraron un buen número de prelados, si bien a ellos me referiré después, cuando aborde la mensa posterior.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Ante el hundimiento de la práctica religiosa

Algunos piensan que el hundimiento de la práctica religiosa es un signo de los tiempos que evolucionan en esta dirección. Otros lo encajan como una fatalidad inexplicable. Personalmente estoy convencido de que es el efecto de varias causas identificables, entre las cuales no podemos descartar en absoluto el periodo posconciliar. 

Entre las manifestaciones de esta caída de la práctica religiosa cabe destacar de manera particular el abandono de la confesión y el silencio de la predicación escatológica, es decir de los Novísimos o fines últimos del hombre. Lo segundo explica lo primero: ¿por qué confesar los propios pecados si el Paraíso y el Infierno no son ya realidades sino símbolos, metáforas, véase mitos sobre los cuales no conviene entretenerse mucho en las homilías?

viernes, 9 de noviembre de 2018

La Glosa Dominical de Gérminans

C:\Users\usuario\Desktop\jesus-teaches-about-the-widows-mites-2015-01-01.jpgPREMIADA POR EXCESO DE VELOCIDAD

Aquellos que son considerados “grandes” tienen la capacidad atractiva de arrastrar a las masas, quizás para después mostrarse decadentes a nivel personal, en el “cara a cara”. Concentrados en los grandes proyectos, les gustan las multitudes que llenan las plazas, no las personas humildes con sus pequeños problemas. Los grandes no buscan confidencias y amistad sino fidelidad y obediencia. También en este nivel el Señor Jesús es una excepción: arrastra multitudes, seduce los corazones; pero cuando todos están pendientes de sus labios, desvela una atención puntual por las personas. “Y vio una pobre viuda que echó dos monedas” En medio de la multitud dirigió su mirada hacia la honrosa pobreza de aquella mujer. El Evangelio está lleno de hombres y mujeres que después de haberle encontrado ya no son ellos mismos, son transformados, cambian radicalmente de vida.
Sentado frente al tesoro del Templo, Jesús observa como tantos ricos tiran tantas monedas: gente maravillosa verdaderamente. Jesús entonces llama a sus discípulos para decirles: ¿veis? Aquella pobre viuda ha dado más que todos los demás, porque lo mucho de los otros es lo superfluo, mientras aquel “poco” es todo cuanto tenía para vivir. Quizás aquella pobre viuda no sabía siquiera quién era Jesús; pero algo en ella la llevaba a estar más cerca de su mensaje: al fin y al cabo no muy diferente de aquellos que los escribas y fariseos le habían enseñado. Probablemente los había saludado un poco antes con suma gratitud por este motivo mientras a ella, aquellos le habían devorado la casa. La viuda ponía en práctica lo que ellos, profesionales de lo sagrado, dispensaban con hipocresía. Tampoco la viuda de Sarepta lo tenía fácil: apenas un puñado de harina en la vasija y un poco de aceite en la alcuza. Nada más para alimentarse ella y su hijo aquel día. Comerían y después quién sabe. Quizá solo les esperaba la muerte. Y sin embargo, con rapidez se muestra dispuesta a obedecer al profeta Elías, que pide para él ese poco a cambio de una prometida abundancia casi inaudita.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Nuestro prójimo lejano y reciente

Es que somos así: el vecino no nos vale como prójimo. Tiene una serie de características que lo hacen descartable como prójimo. Es demasiado cercano a nosotros, demasiado “próximo”: lo tenemos demasiado encima, y eso asfixia. La prueba está en que esos que se llenan la boca defendiendo la inmigración y a los inmigrantes, nunca se les ocurre llevárselos a casa. 

El otro defecto que tiene nuestro vecino, es la antigüedad, una prerrogativa cargada de privilegios. Y como ocurre en las empresas, la antigüedad implica derechos: tanto más onerosos, cuanto mayor es la antigüedad. Es que nos gusta cambiar de prójimo a menudo: como de camisa. Y cuanto más exótico, mejor. ¿Por qué será que acaba sentándonos fatal que nuestro prójimo sea o acabe siendo igual que nosotros?

miércoles, 7 de noviembre de 2018

El Vaticano avisa que el aborto haría abdicar al Copríncipe Episcopal

Roma recuerda que el Papa ha equiparado la interrupción del embarazo a contratar a un sicario para que cometa un asesinato
El copríncipe Vives con el Jefe de Gobierno Andorrano Toni Martí
El Vaticano ya había advertido, en conversación directa del Papa con Toni Martí, que la despenalización del aborto es incompatible con el hecho de que el obispo de Urgell siga siendo jefe de Estado de Andorra. Las recientes polémicas sobre la interrupción del embarazo habían abierto la puerta a que diferentes políticos y activistas feministas afirmaran que la Constitución permite mantener el coprincipado aunque se consienta el aborto. Esta teoría considera que el obispo de Urgell no debería renunciar a ser jefe de Estado simplemente dejando de firmar la despenalización. Es en esta línea que el Vaticano, según varias fuentes cercanas al ejecutivo y a la Curia, ha dejado claro que es totalmente incompatible. El aborto derivaría inmediatamente en la abdicación del Copríncipe Episcopal, Joan-Enric Vives, acompañada de la renuncia de la Curia romana al derecho de tener un jefe de Estado andorrano. Cabe recordar que la figura de los copríncipes se remonta al 1278 con la firma del primer Pariatge.
 
El Vaticano ha confirmado que el respeto a la vida (incluye también la eutanasia) es un precepto innegociable y sobre el que no hay debate posible más allá de la defensa y la protección en todas sus fases. Roma ha hecho saber que el papa Francisco ha sido tajante en la oposición total y absoluta al aborto. Se ha comunicado que a principios del mes pasado Francisco condenó la interrupción del embarazo y lo comparó con quien contrata "un sicario para resolver un problema". La afirmación tuvo lugar durante la catequesis en la audiencia general, celebrada en la plaza de San Pedro. Francisco reflexionaba sobre el quinto mandamiento (no matarás) y entonces condenó la "supresión de la vida humana en el seno materno en nombre de la salvaguardia de otros derechos". El pontífice preguntó retóricamente "cómo puede ser terapéutico, civil o simplemente humano un acto que suprime la vida inocente e indefensa en su inicio? "Y añadió:" Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema? Es justo contratar a un sicario para resolver un problema? No, no se puede! "