martes, 6 de agosto de 2013

Amor libre en una iglesia

El titular es llamativo, pero no es mío ni de ningún miembro de Germinans, como el que este domingo puso en su artículo Virtelius Temerarius ("El Papa de los gays") y que tanto revuelo ha causado. El titular es del diario catalán ELPUNT - AVUI, y se refire a la particular y provocadora representación de la obra de Wagner  "La prohibición de amar" (originalmente Das Liebesverbot) que se ha representado estos días  3 y 4 de agosto en la iglesia de la Virgen del Carmen en el Castillo de Peralada.

Traduzco literalmente lo que dice el diario mencionado en su último párrafo: "Estos intérpretes dieron una vida renovada en una obra con un argumento ambientado en Palermo en el siglo XVI que, en contra de la hipocresía puritana de los que prohíben el carnaval, festeja la libertad amorosa y los placeres de la carne. Este festejo fue representado en una iglesia, donde también se oyó a una novicia proclamando que Dios es una mujer y que se ha encerrado en un convento para derribar la Iglesia desde dentro, aunque, finalmente, también prefiere el amor carnal".

Es cierto que esta obra corresponde a un jovencísimo Wagner, y que él mismo renegó posteriormente de su  propia obra. Pero también es cierto que la interpretación va completamente por libre a nivel de escena y contenidos, ya que se representa como si fuera en el momento presente y no en el siglo XVI, y también musicalmente por ejemplo con la presencia de saxos.

Aún así, llama mucho la atención que esta obra se represente en una iglesia, y no estamos hablando de una iglesia desacralizada o de las que fueron desamortizadas. En la fotografía puede verse como la iglesia está preparada perfectamente para el culto y con unas bellísimas obras de arte sacras. Estamos por tanto hablando de algo que se repite en muchas iglesias y es que se utilizan para lo que no fueron creadas, el ejemplo reciente del encierro de inmigrantes en una iglesia del Poblenou es un ejemplo más que evidente. En algunos casos con más escándalo que en otros.

Y no solo me preocupa esta situación, también algo que veo con mucha asiduidad y es que en muchas iglesias que las diócesis o las órdenes religiosas se han sacado de encima, albergan actos verdaderamente indignos o exposiciones escandalosas. Mal por la Iglesia que debería poner una cláusula para que ese espacio que fue sagrado no sea escenario de según que cosas y mal por los ayuntamientos y gobiernos de turno que no tienen la más mínima sensibilidad hacia ese lugar.

Como ejemplo pondré el caso de un buen sacerdote que me explicaba que la iglesia donde fue consagrado, ahora desacralizada, acoge continuamente exposiciones aberrantes. Pero eso no es todo, al pasar a dominio público, los nuevos gestores encargaron  a uno de esos artistuchos de moda que remodelara el espacio y no se le ocurrió otra cosa que romper los vitrales religiosos y colocar los trozos de una manera completamente anárquica. Me explicaba este apenado sacerdote que la cara de la virgen aparecía del revés junto a un brazo y un pie de la misma.

Conozco cadenas de hoteles que se están frotando las manos con la debacle que se avecina en la vida religiosa. Muchos conventos y casas religiosas se van a ir abandonando progresivamente por falta de vocaciones y en muchos casos malvendiéndose al mejor postor. Otros caerán en vete a saber que manos. En este sentido me encanta la actitud del obispo de Vic Monseñor Casanovas, que al vaciársele un convento busca una orden religiosa, aunque tenga que venir de América para substituirla.

Francesco della Rovere

12 comentarios:

  1. Al final van a ser Rusia el que ponga orden y dignidad entre tanto pervertido y afeminado .

    ResponderEliminar
  2. Gracias por este comentario, también estoy de acuerdo con "LA chispa" pero no solo de Rusia, Polonia, si la sufrida Polonia invadida desde 1939 hasta 1990 que ya es años, Hungría con la sangría genocida de los comunistas en 1955, etc. las que están poniendo orden al lobby homosexual y al feminazi o genero.
    Pero el principal problema es ¿Para qué sirven los OBISPOS? Es muy fácil poner una clausula (hay obispado que la ponen) en todo alquiler, cesión etc. e incluso venda que diga que no se emplear para actos contrarios a la FE y a la MORAL CATÓLICA, según están descritas en el Catecismo y si no cumplen se ROMPE el acuerdo sin derecho a indemnización.
    Solo con GANAS esto no se produciria.

    ResponderEliminar
  3. Lamentable por un lado la representación de Perelada y muy mal por quien de la iglesia lo ha consentido; pero aún me parece más lamentable que los cristianos de Perelada, los responsables del templo y el obispo de la diócesis hayan mirado para otro lugar a la hora de los permisos correspondientes. El artículo me parece bien, aunque muy débil en su denuncia.

    ResponderEliminar
  4. "Dios es Padre y Madre." Lo dijo el gran Papa Juan Pablo I.

    ResponderEliminar
  5. La liturgia es muchas veces profanada en Catalunya, lo mismo que la Eucaristía. Se da la comunión a personas ateas, incluso a personas que no saben qué hacer cuando tienen la sagrada forma en la mano. Y el sacerdote lo ve igual que yo. Lo que me da a entender que no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente es por esto señor anónimo, si nos creyéramos de verdad que Cristo realmente está presente en la Eucaristía evitaríamos muchas palabras vanas. ¿Quiénes somos nosotros para decir tu sí y tu no? ¿Hacemos como el publicano en el templo? o nos hemos olvidado que no vino para llamar a los justos sino a los pecadores. ¿Acaso podemos penetrar lo más profundo del corazón de las personas?
      Si creyéramos realmente en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, créame, no alzaríamos la mirada más allá de nuestros zapatos porque la viga propria por mucho que nos engañemos es mucha viga.

      Eliminar
    2. Osea que, según tu, están muy bien los sacrilegios, las blasfemias y todo tipo de delito contra Dios y la Fe. Y yo me pregunto (creo que en la carta a los romanos tambien lo hace San Pablo) ¿estos seres humanos no tienen conciencia? y ¿Razón e inteligencia?. Si tan listos e ingeniosos son para esos alardes de infamia ¿tan torpes e ignorantes son para conoce lo Bueno, Bello y Verdadero, que esta a la vista de cualquiera? Me da la impresion que estas muy equivocado si quieres justificar semejantes aberraciones con la capa de la ingenuidad (por no decir de la estupidez y el cinismo)

      Eliminar
  6. Sr. Francesco della Rovere, agradezco su articulo de hoy.

    Es preocupante el uso de los Templos destinados normalmente al culto católico sean usados como salas de conciertos u otros actos culturales, però yo diria que más preocupante es la acción de los católicos que asisten a ellos y de los que no asistimos a los conciertos, pero con nuestros donativos no somos capaces de mantenerlas.

    En cierta ocasión oí a un Párroco de una de esas Iglesias que ceden su espacio a los festivales de verano, que el dinero que les daban, por dejarles el Templo, no los recogía con las colectas dominicales de todo el año.

    La CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO, emitió en su día un documento sobre: CONCIERTOS EN LAS IGLESIAS, FUERA DE LAS CELEBRACIONES LITÚRGICAS.

    De su contenido he entresacado lo que puede ser de mayor interès por el caso que nos ocupa.

    Si una apertura general de las iglesias a cualquier tipo de concierto provoca reacciones y críticas por parte de no pocos fieles, también una actitud negativa indiscriminada puede ser mal entendido o mal aceptado por parte de los organizadores de los conciertos, de los músicos y de los cantores.

    Las iglesias, por lo tanto, no pueden ser consideradas simplemente como lugares «públicos», disponibles para cualquier tipo de reuniones. Son lugares sagrados, es decir «separados», destinados con carácter permanente al culto de Dios, desde el momento de la dedicación o de la bendición.

    En una sociedad como la nuestra, de agitación y ruido, sobre todo en las grandes ciudades, las iglesias son también lugares adecuados en los cuales los hombres pueden alcanzar, en el silencio o en la plegaria, la paz del espíritu o la luz de la fe.

    DISPOSICIONES PRACTICAS

    La norma para el uso de las iglesias está determinada por el canon 1210 del Código de Derecho Canónico: «En un lugar sagrado sólo puede admitirse aquello que favorece el ejercicio y el fomento del culto, de la piedad y de la religión, y se prohíbe lo que no esté en consonancia con la santidad del lugar. Sin embargo, el Ordinario puede permitir, en casos concretos, otros usos, siempre que no sean contrarios a la santidad del lugar».

    El principio de que el uso de la iglesia no debe ser contrario a la santidad del lugar, determina el criterio según el cual se puede abrir la puerta de la iglesia a un concierto de música sagrada o religiosa, y se debe cerrarla a cualquier otra especie de música. La mejor y más bella música sinfónica, por ejemplo, no es de por si música religiosa. Tal calificación ha de resultar explícitamente de la finalidad original de las piezas musicales, de los cantos y de su contenido. No es legítimo programar en una iglesia la interpretación de una música que no es de inspiración religiosa, y que ha sido compuesta para ser interpretada en contextos profanos determinados, ya se trate de música clásica, ya de música contemporánea, de alto nivel o de carácter popular: este tipo de música no estaría de acuerdo con el carácter sagrado de la Iglesia, ni tampoco con la misma obra musical, que se hallaría interpretada en un contexto que no le es connatural.

    Corresponde a la autoridad eclesiástica ejercitar libremente su potestad en los lugares sagrados (cf. can. 1213), y en consecuencia regular el uso de las iglesias, salvaguardando su carácter sagrado.

    Cuando el Ordinario lo considera necesario, en los límites previstos por el C.I.C., can. 1222, § 2, puede destinar una iglesia que ya no sirve para el culto, como «auditorium» para la interpretación de música sagrada o religiosa, incluso para interpretaciones musicales profanas, siempre y cuando respondan al carácter sagrado del lugar.

    En esta responsabilidad pastoral, el Ordinario encontrará ayuda y consejo en la Comisión Diocesana de Liturgia y Música sagrada.

    Roma, 5 de noviembre de 1987.

    ResponderEliminar
  7. Hecho en falta la coletilla "y mira que en germinans los tenemos homosexuales y los tenemos sátiros".

    En la iglesia los hay muchos. Pocas veces escucho el término pecado y NUNCA el porqué lo es. Se está ya introduciendo subliminalmente lo de que el matrimonio es hombre y mujer. Y hasta ahí. Que en mi casa significa desviar la atención y no entrar en aquello que no lo es. Y, ya digo, en qué es.

    Se podría empezar por lo básico: el derecho natural. De dónde provienen los desajustes eróticos.

    Llevamos tiempo sin utilizar el raciocinio y perdiendo la condición humana. Todo intento sentimentalista de ser salvado va a resultar malsano si el varón no ejerce de varón y no anda erguido. La salvación para las cucarachas pudiera ser la desaparición.

    ResponderEliminar
  8. Al hilo del comentario del señor Trenchs, es cierto que hay que tener sentido común, y hay que recordar que un templo es un lugar sagrado. Sin embargo, en muchas poblaciones, puede ser el único lugar en el que es posible realizar un concierto.

    Todos recordamos que los Autos de Fe en el interior de templos, fueron prohibidos, con la excepción del Misteri d´Elx y pocas obras más. Pero el hecho es que hubo una época en la que se decidió finalizar eso.

    Este mismo domingo estuve hablando con un sacerdote que me dijo que, hasta la apertura del auditorio municipal, en el templo donde estaba, se realizaron conciertos. Pero después de la apertura de este auditorio, se había considerado que el templo debería permanecer solo para el culto, lo cual me parece actuar con sentido común.

    Obviamente, la representación de una obra teatral, que nada tiene que ver con la religión, es algo de lo que se podría prescindir sin problemas.

    Por otra parte, creo que hay que seguir insistiendo, que lo que no puede ser es que se realicen estudios de la música que va a sonar en un determinado concierto, que por razones excepcionales ha de celebrase en un templo católico abierto al culto. Y que por otra parte, se permita que la música de cada domingo, consista en una serie de bodrios infumables, mezcla de musiquillas que eran muy modernas hace 50 años, de otras procedentes de la Teología de la Liberación, otras que teóricamente han superado la prueba y aparecen en el Cantoral Litúrgico Nacional, con letras insustanciales... mientras que cantos gregorianos, y música polifónica al modo en la que la escribía Palestrina, permanecen en el destierro. Hecho este último que no parece suscitar ni el escándalo ni la indignación de nadie.

    Eduardo Martínez.

    ResponderEliminar
  9. La expresión "amor libre", siempre me ha chocado, porque encierra una enorme mentira, en realidad es "deseo carnal, libre de amor".
    O sea que el "amor libre", ni es "amor", es tan solo deseo, ni es "libre", es esclavo de las pulsiones de la carne.
    El marketing del enemigo es sumamente habilidoso, para dar gato por liebre.

    ResponderEliminar
  10. Sinceramente creo que el "Amor Libre" era el instrumento con el que el Demonio pretendía vencer a la Iglesia a finales del siglo XIX y a principios del XX. Dado que el demonio no tiene principios, en la actualidad le ha dado por apoyar el "Matrimonio Gay". Puede parecer que el uso de una herramienta antagónica al "Amor Libre"(que en un principio, más que un libertinaje sexual, designaba una unión afectivo-sexual "sin papeles") no pudiera venir de la misma potencia siniestra. Sin embargo, el "Amor Libre" no a acabado con la Iglesia (¡siquiera la acción conjunta de muchos sacerdotes y prelados lo ha hecho!), ni ha acabado con la institución del matrimonio, que por muy maltrecha que esté, cuanto menos puede ser una vía para santificar al otro. Asi que supongo que el Diablo ha podido pensar, que atacando al matrimonio en sí, podría causar muchos más daños que con el impulso de un "amor libre" que en nada impide que una pareja acabe por casarse pasados unos años.

    Eduardo Martínez.

    ResponderEliminar