¿QUID EST VÉRITAS?

20

Escucharemos pronto, en la lectura de la Pasión, la pregunta que le hace Pilatos (un gentil) a Jesús: ¿Qué es la verdad? Y ese gentil se lavará las manos y entregará a Jesús a sus rivales religiosos para que hagan con Él lo que quieran. Estamos en tiempos en que se mata por ideas, en nombre y en defensa de la verdad. Los más perseguidos en este momento son los católicos, que caen a manos del fanatismo islámico. Un fanatismo que se ha cultivado intensivamente y se ha abonado con el único fertilizante capaz de hacerlo crecer: el odio al que no es como tú, porque no cree lo mismo que tú. Este fertilizante tan potente no se usa exclusivamente en la confrontación religiosa, si descontamos que se han demolido las barreras entre religión y política. ¡Quién lo dijera! Hoy la Iglesia ha de ser muy prudente hablando del aborto, porque se ha convertido en cuestión política. Y hoy tantos pastores y teólogos han entrado de lleno en la ideología de género, porque se ha convertido en cuestión religiosa. Hoy predica la progresia eclesial el amor al que no es como tú: imponiendo, por amor, la bendición de las parejas homosexuales, en camino a su homologación con el matrimonio. Eso nos garantiza que por esta parte del mundo no vamos a sufrir persecución. 

Aunque cualquiera diría que la modernidad ha superado estas conductas: nada más lejos de la realidad. Esto no ocurre sólo en países islámicos. El cultivo del odio lo tenemos también aquí en España, retomando la revolución que truncó la guerra civil: era una revolución marcadamente anticatólica, igual que España durante siglos fue antiislámica y antijudía. Es el mismo péndulo que sigue oscilando implacable desde que existen criadores de hombres. Ayer nosotros, hoy los de anteayer, más otros nuevos que se han apuntado. Me gustaría explicar por qué matan los unos y los otros. Me temo que unos y otros invocan como último argumento la defensa de la verdad. Pero ¿qué es la verdad?

Hechos estos prolegómenos para provocar la salivación, entro al tema de la verdad. ¿Objetiva o subjetiva? ¿Individual o colectiva? Es inevitable volver a las palabras, que son la guía segura hacia lo que dicen. En la cultura y en la lengua griega (la misma en que nos llegó el Nuevo Testamento) la Verdad se llama ΑΛΗΘΕΙΑ (alézeia). Ni su etimología ni su significado están sometidos a controversia. Se trata de un término de construcción negativa (como ateo, átomo, anemia). El prefijo “a” significa “ausencia de”. Y el segundo término tiene su origen en el verbo “lanzáno”, que significa ocultar. El significado es, pues, de lo más transparente: “sin ocultación”. Tenemos respondida por tanto la primera pregunta: la “alézeia” griega es una cualidad moral del individuo, gracias a la cual los demás pueden fiarse de él; de manera que cuando Aristóteles dice que alguien “alézeian éjei” (literalmente, “tiene verdad” -sin artículo), no dice que ese alguien esté en posesión de la verdad (lo que estaríamos inclinados a entender hoy), sino que ese alguien “es veraz”, que tiene la virtud de la veracidad. Y cuando los griegos dicen “oinos alezés” (lit. “vino verdadero”), vienen a decir lo mismo que los romanos en el “in vino véritas”: en el vino está la verdad; el que está bebido no miente ni engaña.
 
 
Vale la pena recuperar esta dimensión de la verdad, llamémosla dimensión humana, sin necesidad de contraponerla a la Verdad teológica. La etimología de la palabra latina véritas, con la que nos hemos visto obligados a traducir la alézeia griega, no es tan diáfana como su equivalente griego. En cualquier caso, parece que participa también de esa subjetividad: en el mismo campo léxico que véritas están vereor, que significa avergonzarse, verecundia, que significa vergüenza, y reverencia. Parece que el común denominador de estos términos es el trato considerado con los demás, el no ponerse por encima de ellos.

Y llegados a la verdad teológica, no habiendo nadie en condiciones de alcanzarla por sí mismo, el único camino para llegar a ella es la Revelación. Ni más ni menos que el camino para llegar a la inmensa mayoría de las verdades “científicas”, históricas, etc. con que nos manejamos. Quizá pueda constatar por mí mismo la veracidad del teorema de Pitágoras y algunas cosas más; pero la ley de la gravedad, las hechuras del cosmos, el descubrimiento de América, la Tabla Periódica, la estructura del átomo y de la célula, y mil cosas más, he de aceptarlas como se me han “revelado”. Y me adhiero con fuerza a la única fuente de revelación con que me manejo (el sistema de inculturación en que estoy inmerso). Y creo que todo lo que me enseña “mi” sistema, es verdadero. Y he aquí algo fundamental: No puedo dejar mi adhesión a merced de mi capacidad de comprobación, porque en el mejor de los casos ésta alcanza tan sólo al uno por mil del inconmensurable e insondable depósito de la verdad, la revelación (hoy preferimos llamarla “la ciencia”) que me ha transmitido el sistema. 

En el plano religioso, tenemos la misma dificultad que para acceder a “la verdad” de las cosas. Las verdades reveladas o LA VERDAD, obviamente son inmutables. Ni la verdad religiosa ni la verdad de las cosas son contingentes. Lo contingente y variable es nuestra capacidad de acceso al conocimiento de la verdad.

Siendo esto así, lo que nos corresponde es practicar con humildad las virtudes de la alézeia y de la véritas, respetando a todo el que, sin intención de engañarse ni de engañarnos, sostiene una verdad distinta de la nuestra. Sus fuentes de revelación no son las mismas, y por tanto mal puede llegar a donde nos llevan nuestras fuentes. Difícil tiene él acceder a nuestra percepción de la verdad, e igualmente difícil lo tenemos nosotros para acceder a la suya. Lo que nos corresponde es respetar y pedir respeto. Si puede ser, respetándonos previamente nosotros y respetando nuestras creencias (sí, sí, nosotros), para así hacernos acreedores al respeto de los demás.
 

Y aquí viene algo totalmente obvio: si lo que creen los demás está en contradicción con lo que nosotros creemos, no tenemos por qué respetar lo que ellos creen; no sólo eso, sino que tenemos la obligación de sostener lo más viva posible la lucha dialéctica contra las creencias opuestas a las nuestras. Hacer otra cosa, sería no tener nosotros ni verdades ni valores en que sustentar nuestro conocimiento y nuestra conciencia colectiva. ¡Como si pudiera sostenerse una sociedad sin conocimientos y sin valores compartidos, y por tanto sin conciencia

Pero una cosa es no respetar los valores opuestos a los nuestros, y las verdades en que se sustentan, y otra cosa muy distinta, no respetar a las otras personas sólo por no compartir sus valores y sus verdades. Dos equipos contrarios lucharán al máximo de sus energías; pero el combate estará delimitado por el campo de juego y el reglamento, quedando las personas fuera de la confrontación: tan fuera, que es muy frecuente la amistad entre jugadores de equipos rivales. A lo mismo nos obliga la convivencia en un sistema que se dice democrático: a respetar al rival. Pero jamás nos obligará a renunciar a la competición, y menos a meter goles en nuestra propia portería como tantos hacen con fruición. 

Pero aún hay más: cierto es que hay verdades que nos separan; pero es igual de cierto que hay verdades que nos unen. Por eso, hasta donde nos sea posible, hemos de cultivar la armonía entre todos: cristianos, musulmanes, budistas, animistas, ecologetas, ideólogos del sexo, etc., a partir de lo que nos une, no despreciando ni ocultando nuestra verdad y nuestros valores, que tenemos la obligación de proclamarlos y darlos a conocer a todo el mundo. Ni menos, incorporando a nuestras creencias, valores que se oponen a ellas. Lo que nos toca es cultivar y compartir las verdades y los valores en que coincidimos con otros, sin olvidar nuestro deber de caridad de compartir con todo el mundo, en la medida de nuestras posibilidades, la Buena Nueva, el Evangelio que hemos recibido de Cristo. Porque, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio! (1Corintios 9:16) que en Jesucristo se me ha revelado.

Custodio Ballester Bielsa, Pbro.
www.sacerdotesporlavida.info

Entradas que pueden interesarte

20 comentarios

  1. Bomba atómica contra la moral (i)9 de febrero de 2024, 3:41

    Con estas recientes declaraciones de Francisco ("«No bendigo el ‘matrimonio homosexual’, bendigo a dos personas que se aman»"... y el que no lo crea, es un rígido ideologizado hipócrita), opino que ya se pueden concretar los indicios que indicó Seifer, que las teorías morales del Capítulo VIII de Amoris laetitia serían la bomba atómica que destruiría la fe y la moral católicas:

    "si estos actos intrínsecamente desordenados y objetiva y gravemente pecaminosos [fornicación adulterina] pueden ser permitidos, o incluso, pueden ser objetivamente ordenados por Dios... [contra la doctrinal católica se ha lanzado] una bomba atómica teológica moral que amenaza con demoler completamente el edificio moral de los Diez Mandamientos y la enseñanza moral católica (Infocatólica)

    La bomba atómica contra la moral y de la fe católicas sigue una estructura luterana que se observa en Francisco a la perfección: prescinde de los actos morales católicos intrinsece malum, implanta los actos morales luteranos "moderados" bonus imperfectum et incompletum, para finalmente acabará en los actos morales luteranos "radicales" intrinsece bonum per se.


    I. INTRINSECE MALUM

    Es el pecado objetivo que independientemente de la circunstancias o intenciones es malo de por sí. Impide recibir los sacramentos y los sacramentales (bendiciones, exequias y exorcismos) ni cargos y oficios. Están perfectamente definidos en Catecismo 1753-56 y Veritatis splendor 79-83/95-97.


    II. BONUM IMPERFECTUM ET INCOMPLETUM

    Es un invento de los luteranos moderados por el que un acto moral intrínseco pierde dicha condición y pasa a ser un acto bueno incompleto e imperfecto por haber una culpa disminuida por la moral de la circunstancias y está presente, además, la moral de los bienes posibles presentes, que convierten un acto objetivamente malo en un acto moral imperfecto e incompleto que es santificador y salvador.

    Este es el punto en el que está Francisco con Amoris laetitia (2016) y Fiducia supplicants (2023) y todos los obispos, cardenales, presbíteros y lacios que lo apoyan.

    El constructo moral de Francisco es así:

    a) la moral de las circunstancias presentes en el pecado subjetivo: la culpa está disminuida por la presencia de circunstancias atenuantes o eximentes que determina la moral de las circunstancias, lo que transforma el pecado grave o mortal en pecado leve o venial. Esto se puede ver plenamente desarrollado en el capítulo octavo de Amoris laetitia.

    b) la moral de los bienes presentes posibles presentes en la convivencia more uxorio o marital: la relación fornicaria está animada principalmente por dos tipos de bienes interconectados entre sí:

    i. el amor mutuo
    ii. la ayuda mutua y solidaria

    Esta moral también está desarrollada en el capítulo VIII de Amoris laetitia.

    Estos actos morales bonum imperfectum et incompletum nacieron en la Iglesia Luterana allá por los 1980 cuando el 50% de sus pastores se divorció, y por lo tanto, perdieron el cargo de pastor y en consecuencia, el 50% de las comunidades se quedó sin pastor. Para reintegrarlos (previa aceptación de la comunidad receptora), se ideó el proceso ternario y la moral dúplice que copió Amoris laetitia:

    a) un proceso de acompañamiento, discernimiento e integración en la vida sacramental y en todos los cargos y oficios eclesiales

    b) la moral de las circunstancias

    c) la moral de los bienes presentes en una relación sexual objetivamente inmoral (intrinsece malum): amor, ayuda mutua

    La moral de las circunstancias o situaciones está expresamente prohibida desde Pío XII: Soyez les Bienvenues, Discurso sobre los errores de la moral de situación, 18 de abril de 1952, Pío XII, 9-10: Las obligaciones fundamentales de la ley moral están basadas en la esencia, en la naturaleza del hombre y en sus relaciones esenciales, y valen en todos los lugares y todos los tiempos donde viva el hombre (actos intrinsece malum)

    ResponderEliminar
  2. Bomba atómica contra la moral (ii)9 de febrero de 2024, 3:42

    III. INTRÍNSECE BONUM

    Invento de los luteranos radicales, asumido por el camino sinodal alemán, el cual pretende introducirlo en la Iglesia Universal a través del Sínodo de la Sinodalidad de octubre del 2024

    Afirma que todos los pecados objetivos intrinsece malum son buenos, santos y salvadores, porque son el pleno ejercicio del derecho humano a la libre autodeterminación de la voluntad.

    No se necesita alegar la moral de las circunstancias ni tampoco la moral de los bienes presentes.

    En este punto Francisco aún no ha llegado porque ni siquiera ha podido implantar (ni podrá) la herejía de los actos buenos imperfectos e incompletos.


    ...


    SALVACIÓN DE LAS ALMAS

    El único principio supremo de la Iglesia es salvar a las almas de la segunda muerte, ante el cual el resto de principios son secundarios y subordinados, en especial la suprema potestad del Papa.

    Ante las dos heréticas Amoris laetitia y Fiducia supplicans, se observan posibilidades de no aplicación:

    1. Los presbíteros no deben de aplicarla aunque su obispo sí lo haga, aduciendo la verdadera doctrina católica sobre los actos morales intrinsece malum, la doctrina de la "una sola carne", los Mandamientos VI y IX de la Ley de Dios y sobre todo, la salvación de las almas. Tiene un aspecto martirial porque el obispo puede represaliarlo

    2. Los obispos o conferencias episcopales ortodoxas prohíben dentro de sus diócesis que ningún presbítero propio de la diócesis, o bien ajeno a ella (presbítero, obispo o cardenal), las aplique en la diócesis que las prohíbe; todo para proteger la salvación de las almas

    3. Se plantea una Dubia y corrección formal completa al Papa para beneficio de la salvación de las almas

    4. Se limita la plena potestad del Papa: se revisan todas las decisiones tomadas contrarias contra la ortodoxia, y toda nueva decisión debe de contar con el aval de un dictamen favorable aprobado por una comisión teológica. Ello es debido a que el Papa causa perjuicio grave al único principio superior eclesial, la salvación de las almas, y antes de echarlo, se le limita todo su poder

    5. Se le pide al Papa que se retracte definitivamente de sus herejías y si no lo hace pasa a estar automáticamente incurso en un delito de herejía sancionado con la plena y completa excomunión latae sententiae (automática) non declarata (sin juicio), lo que causa una sede impedida absoluta prorsus impedita, quedando la sede vacante y convocándose un cónclave para nombrar un nuevo Papa, todo para cumplir con el principio de salvación de las almas (c. 1752 CDC). Sería la ultima ratio


    COMUNIÓN Y UNIDAD ECLESIAL

    La herejía, según dice una doctrina canónica, tiene un ámbito personal universal, del Papa al laico, y tiene una pena de excomunión por imperativo legal que implica el cese inmediato del cargo u oficio, sea consagrado o no.

    Todo heresiarca, según la doctrina, se autoacusa, autoenjuicia y autocondena, porque en su fuero interno sabe que su decisión es un pecado y delito de herejía, pero consiente en aprobarla, publicarla y hacerla obligatoria y coercitiva en su fuero externo para toda la Iglesia.

    Evidentemente si es un Papa heresiarca, el conocimiento y el consentimiento presentes en este delito y pecado de herejía son plenos y perfectos, porque tiene completos conocimientos jurídicos y teológicos (es obispo, cardenal y Papa), y además cuenta con un organismo asesor que es Doctrina de la Fe. Además, tiene el Colegio de los Cardenales, el Colegio Episcopal, las Dubia, las correcciones fraternas.

    Lo importante es recordar que el único criterio que vale es la salvación de las almas, cura animorum, tal como dice el canon 1752 del código de derecho canónico, y todo lo demás, el Papa, los cardenales, los obispos y toda la Iglesia misma, están subordinados a este principio único y superior, y si no lo cumplen, entonces ellos mismos se apartan de la plena comunión y por lo tanto ellos mismos se quitan toda legitimidad, autoridad y potestad.

    La unidad y la colegialidad siempre se realiza en la verdad, no en la mentira.

    ResponderEliminar
  3. Bomba atómica contra la moral (iii)9 de febrero de 2024, 3:43

    UNA SOLA CARNE

    Una pareja o unión de dos o más personas, si hay convivencia more uxorio o marital, según la doctrina forman "una sola carne", una unidad. Por tanto, al bendecir a dos fornicarios simultáneamente, están bendiciendo a una sola carne, por el cual la pareja de fornicarios forman una unidad, una sola carne, y por tal motivo no pueden ser bendecidas.

    El Catecismo habla claro que el matrimonio son “El uno para el otro”, “una unidad de dos”. Más adelante, San Pablo afirma que esta unidad también se extiende a todo fornicario:

    372. El hombre y la mujer están hechos "el uno para el otro": no que Dios los haya hecho "a medias" e "incompletos"; los ha creado para una comunión de personas, en la que cada uno puede ser "ayuda" para el otro porque son a la vez iguales en cuanto personas ("hueso de mis huesos...") y complementarios en cuanto masculino y femenino (Mulieris dignitatem, 7). En el matrimonio, Dios los une de manera que, formando "UNA SOLA CARNE" (Gn 2,24), puedan transmitir la vida humana: "Sed fecundos y multiplicaos y llenad la tierra" (Gn 1,28). Al trasmitir a sus descendientes la vida humana, el hombre y la mujer, como esposos y padres, cooperan de una manera única en la obra del Creador (GS 50,1).

    Y San Juan Pablo dijo en su tratado de La Teología del Cuerpo, en la Audiencia del 9 de enero de 1980, punto 6:

    "El Génesis 2,24 habla del sentido o finalidad que tiene la masculinidad y feminidad del hombre, en la vida de los cónyuges-padres. Al unirse entre sí tan íntimamente, que se convierten en "UNA SOLA CARNE", someten, en cierto sentido, su humanidad a la bendición de la fecundidad, esto es, de la "procreación", de la que habla el primer relato (Gn 1,28)."


    OFENSAS A LA CASTIDAD Y DIGNIDAD DEL MATRIMONIO: FORNICACIÓN

    La castidad se refiere a la virtud que regula y orienta correctamente la sexualidad humana según los designios de Dios, reservando la actividad sexual exclusivamente para el matrimonio entre un hombre y una mujer. Todas las relaciones sexuales fuera de este contexto se consideran contrarias a la castidad y, por lo tanto, inmorales según la enseñanza católica.

    Otro término que engloba todas las relaciones sexuales inmorales sería "fornicación" pero en un sentido amplio, sensu latu, abarcando una gama más amplia de significados o aplicaciones.

    TIPOS DE FORNICACIÓN

    Los Evangelios y las Cartas de San Pablo hablan de la fornicación adulterina, incestuosa, sodomítica y prostitucional, evidenciando que son pecados objetivos o intrinsece malum que vulneran el VI y IX Mandamientos de la Ley de Dios, y por tanto, las uniones fornicatarias de cualquier tipo, clase y condición no pueden recibir ni sacramentos, ni sacramentales (bendiciones, exequias, exorcismos) ni cargos ni oficios, pues también causan escándalo público y confusión doctrinal contraria a la salvación de las almas o salvar de la segunda muerte (infierno), ultima ratio de la Iglesia.


    INCESTO

    - Es un hecho público y notorio que se comete entre vosotros unos actos deshonestos (incesto), como no se encuentran ni siquiera entre los paganos, ¡a tal extremo que uno convive con la mujer de su padre! ¡Y todavía se enorgullecen, en lugar de estar de duelo para que se expulse al que cometió esa acción!

    En lo que a mí respecta... ya lo he juzgado... en el nombre y con el poder de nuestro Señor Jesús, para que este hombre sea entregado a Satanás: así se perderá su carne, pero se salvará su espíritu en el Día del Señor (I Corintios 5)


    PROSTITUCIÓN

    -¿No conocéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Cómo voy a tomar los miembros de Cristo para convertirlos en miembros de una prostituta? ¡De ninguna manera!

    ¿No sabéis que quien se une a una prostituta, se hace un solo cuerpo con ella? Porque dice la Escritura: Los dos serán una sola carne.

    En cambio, el que se une al Señor se hace un solo espíritu con él (I Corintios 6)

    ResponderEliminar
  4. Bomba atómica contra la moral (iv)9 de febrero de 2024, 3:44

    ADULTERIO

    - Habéis oído el mandamiento "no cometerás adulterio". Pues yo os digo: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior... Está mandado: "El que se divorcie de su mujer, que le dé acta de repudio." Pues yo os digo: El que se divorcie de su mujer, excepto en caso de impureza, la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio. (Mateo 5)


    SODOMÍA

    - ¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios. (I Corintos 6)


    .....


    La doctrina católica tiene en el cuerpo, alma y espíritu del católico la sede de sus decisiones íntimas e incluso la sede de Dios mismo, lo que evita toda legitimidad de la bendición de fornicarios:


    TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO

    - Evitad la fornicación. Cualquier otro pecado cometido por el hombre es exterior a su cuerpo, pero el que fornica peca contra su propio cuerpo.

    ¿O no sabéis que vuestros cuerpos son Templo del Espíritu Santo, que habita dentro de vosotros y que habéis recibido de Dios?

    Por lo tanto, vosotros no os pertenecéis, sino que habéis sido comprados, ¡y a qué precio! Glorifiquen entonces a Dios en sus cuerpos (I Corintios 6)


    CORAZÓN

    - Del corazón proceden las malas intenciones, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios, las difamaciones. Estas son las cosas que hacen impuro al hombre, no el comer sin haberse lavado las manos (Mateo 15)


    SEGUNDA MUERTE

    - Los cobardes, los incrédulos, los depravados, los asesinos, los fornicadores, los hechiceros, los idólatras y todos los falsos, tendrán su herencia en el estanque de azufre ardiente, que es la segunda muerte.

    - Afuera quedarán los perros y los hechiceros, los lujuriosos, los asesinos, los idólatras y todos aquellos que aman y practican la falsedad (Apocalipsis 21 y 22)

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con el insomne comentarista hacedor de blocks propios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún falta lo que dijo San Pablo en I Corintios 11 (los jerarcas lo saben porque lo estudiaron en el seminario):

      - Cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga... quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor... quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo, y por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos... al ser castigados, somos corregidos por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

      Esto señala lo siguiente:

      1. La Presencia Real de Jesucristo en la Eucaristía. La frase "discernir el Cuerpo" significa reconocer la santidad y el significado del sacramento de la Eucaristía.

      2. Importancia de la preparación para la Eucaristía: "examinarnos a nosotros mismos antes de participar de la Eucaristía" significa que debemos de recibirlo con fe y devoción, estar en un estado de gracia y arrepentirnos de nuestros pecados

      3. La Eucaristía como fuente de vida y salud: la Eucaristía nos da la gracia de Dios y nos fortalece en la vida cristiana, nos alimenta espiritualmente y nos ayuda a crecer en la vida eterna

      4. La importancia de la comunidad, el perdón y la Fé

      5. Castigo divino y consecuencia natural: tomar indignamente la Eucaristía, y por extensión, todo sacramento o sacramental, comporta un castigo divino a la persona y a la comunidad (es Jesús-Eucaristía) y una consecuencia natural, que se vio en el pecado original y el Diluvio, que la desarmonía personal entre cuerpo, alma, espíritu, y la desarmonía social en la comunidad, que se traduce en pérdida de salud, pérdida de fieles, falta de vocaciones...

      Hay otra derivada de principios:

      1. La Eucaristía es la cima de todos los sacramentos

      2. Los sacramentos están por encima de los sacramentales (bendición, exequias y exorcismos)

      3. La eficacia de los sacramentos deriva ex opere operato, del sacramento como instrumento instituido por Dios; los sacramentales derivan ex opere operantis Ecclesiae [1]

      4. Comulgar indignamente causa daños individuales, eclesiales y sociales, no sólo espirituales sino incluso físicos, perceptibles, pues es un pecado personal y estructural, con consecuencias físicas, sobre personas y comunidades: debilidad, enfermedad, decesos

      5. Realizar indignamente todos los sacramentos y los todos los sacramentales, por analogía de la Fé, también causa estos graves daños solidarios y holísticos: persona en cuerpo, alma y espíritu, y la comunidad (pérdida de fieles, vocaciones religiosas y sacerdotales, cierre de parroquias, querellas, divisiones)

      ...

      Dijo Jesús a Sor María de Ágreda en Mística Ciudad de Dios que toleraba los disensos dentro de la Iglesia porque así se estudiaban las materias teológicas no suficientemente analizadas o que habían sufrido corrupción, abandono, tergiversación, ignorancia, etc.

      Con Francisco se está demostrando claramente que hay de momento un tiempo de misericordia de Dios, con el fin de que se profundice en el estudio de todas las meteduras de pata luteranas de Francisco, que son quilométricas (por eso hay que decirle que se equivoca gravemente, que no se le obedecerá en sus errores, y se le explica el por qué y las consecuencias de la persistencia de su error en él, la Iglesia y el hombre).

      Dichas meteduras de gamba pontificia aceleradas en extensión e intensidad, no obstante reflejan el estado real y auténtico de parte de la Iglesia de hoy en día (lo avisó Benedicto XVI), aún estando en una era altotecnológica de la IA, bases de datos, buscadores, libros electrónicos y comunicación instantánea: ignorancia, ignorancia e ignorancia, abandono, menosprecio, y en otros casos, hostilidad directa contra los tesoros de la Iglesia, como dicen muchos en redes [por ejemplo: nota 1] y ya hace 18 años Germinans Germinabit.

      Pero parece que parte de la Jerarquía se ha empeñado en despeñarse ella sola por la apostasía.

      ...

      [1] infocatolica.com/blog/praeclara.php/1604110529-title
      infocatolica.com/?t=opinion&cod=24464

      Eliminar
  6. La más potente "Bomba Atómica" contra el Cristianismo es el Darwinismo, y hoy día ha calado en la misma Iglesia Católica con la variante de Evolución Teísta. Muy curioso que el atleta intelectual Padre Custodio ni se atreva a escribir del tema, que pienso debe tener miedo a enfadar a su obispo. Si sólo nos centramos en pecados de sexo y dinero, caemos en un reduccionismo contemplativo, el Cosmos y toda la Creación forman el paquete a discutir que más nos eleva a ser pensadores de alturas angélicas, a diferencia de pensadores de vuelo gallináceo que se estila demasiado hoy en las predicaciones del púlpito. Aquí tengo algo…. https://silverigar.blogspot.com/2009/03/evolucion-teista-problemas.html

    ResponderEliminar
  7. Sr. Garrell, Mosén Ballester no tiene ningún miedo a nadie, y menos a su Jefe.

    Sólo tiene Santo Temor de Dios y está es una GRAN VIRTUD!!!

    ResponderEliminar
  8. Sr. Garrell, podría comentarnos el contenido de los libros del P. Teilhard de Chardin "El fenómeno humano" y "El medio divino"?
    ¿Los ha leído?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teilhard de Chardin no es autor de mi gusto, es un evolucionista darwinista y con esto ya está dicho todo, no quiero perder el tiempo leyéndole. Parte de la idea de una evolución humana de peor a mejor y este detalle contradice las Escrituras porque Dios después de crear dijo que "todo es muy bueno", y la "evolución" verdadera es en realidad una "involución" de mejor a peor. El evolucionismo parte de la idea de que con el Pecado Original hemos caído hacia arriba en inteligencia y demás cualidades, cuando en realidad es al revés, la caída es un auténtico batacazo hacia abajo, no existe nada que caiga hacia arriba.

      Eliminar
    2. Se me olvidó decir que Teilhard de Chardin era creyente además de darvinista, era un apóstol del Evolucionismo-Teísta de opinión bien con la mayoría del Clero Católico de hoy que quieren encajar La Biblia con la Evolución. Otro enrevesado en sus escritos que tengo leído es Carl Rhaner en su libro La Hominización en donde se prodiga con teorías evolucionistas incomprensibles para la gran mayoría que acuden a misa.

      Eliminar
  9. Un artículo excelente. Se debe felicitar esfusivamente al autor y a Germinans por este texto. Sigan así.

    Las largas consideraciones de "Bomba atómica contra la moral" tienen su interés, pero en relación al artículo del P. Ballester sobran, molestan, están fuera de contexto.

    ResponderEliminar
  10. Chardin era bastante herético.

    Infórmese!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al anónimo 14:20. Estoy muy informado. Fui discípulo suyo. Nada de herético. Tuvo la misma oposición que el Papa Francisco tiene hoy. Tiempo al tiempo.

      Eliminar
    2. Chardin herético? Tomese la tila por favor.

      Eliminar
  11. Actualmente, la verdad solo la tienen Pdr Snchz y su acólito, el exumador Bolaños.

    NADIE MÁS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 11/51, si francisco está de acuerdo con Chardin quiere decir que era herético, por no decir cosas peores.

      Eliminar
  12. Mano Unidas, una de las pocas ONG que tenía una cierta credibilidad, yo confiaba en ella. Pues este año les da también por unirse al Nuevo Orden Mundial y a perorar sobre el cambio climàtico antrópico. Pues nada, mi donativo de este año va a ser cero, prefiero destinarlo a los Jovenes de San José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los del N.O.M. ni agua.

      Mejor dar limosna a un Mosén Tradicional.

      Aunque oficie Novis Ordo.

      Eliminar
  13. Totalmente de acuerdo con el Sr. Silver Garrell.

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Satué, el sustituto de Omella en Madrid y en Barcelona
El cardenal Omella rechaza comparecer en la comisión sobre pederastia del Parlament
Ha muerto la comunidad cristiana (Por Jorge González Guadalix)
La prosa erótica del pornocardenal argentino Tucho Fernández (Por Oriol Trillas)
El prior de Montserrat visita a Puigdemont en Bruselas
El delirio lingüístico llega al Vaticano
DOLÇA CATALUNYA cumple 10 años
La comarca catalana del Maresme contará con una capilla de adoración perpetua
Los escándalos de Óscar Camps, el fundador de Open Arms alabado en un libro de Religión de Primaria
Desconcierto en la prensa del Règim: los jóvenes católicos rechazan el nacionalismo
Les joventuts de la CUP amenacen a un capellà: «et tenim en el punt de mira»
El obispo de Mallorca defiende que romper la unidad de España «es una opción política» e insinúa que han sido «colonizados»
Un mossèn de Barcelona, a l’equip guanyador d’en Carlos Sainz al Dakar
Omella elude hablar de la amnistía y reclama a Sánchez que dedique "todas sus fuerzas a coser las heridas" provocadas por "los pactos de investidura"
El Papa, indispuesto tras conocer a Pere Aragonès
Omella se defiende y dice que el texto en castellano del Papa lo envió Montserrat
Los obispos catalanes vuelven a apoyar al nacionalismo
El portavoz de la CEE dice que no hay razones para una ley de amnistía por el golpe secesionista del 2017
Omella pide a los fieles de Gerona «que no pierdan la esperanza» mientras esperan el nombramiento del nuevo obispo
Los últimos días de la "iglesia catalana"