Un cura que transmite entusiasmo

34

Uno casi siempre ha sido de misa de 13 h. Los domingos me gusta degustarlos lentamente, sin prisas ni madrugones. Teorías existen para todos los colores: a unos les gusta ir a misa de buena mañana, para privilegiar la relación con el Señor; otros prefieren dejarlo para la tarde-noche, una vez vueltos a casa de la segunda residencia y otros nos inclinamos por ir antes de comer, como si juntar una cosa y la otra recalcase el carácter festivo. Por eso, es extraño que acuda a misas dominicales tempraneras, entendiendo por tempranera una misa de 10 h, dado que antes de esa hora se cuentan con los dedos de la mano las que se encuentran en Barcelona. 

A esta hora acudí este domingo a la parroquia de San Isidro Labrador, en la frontera entre Hospitalet y Barcelona. Celebraba el vicario, Mn. Federico Marfil Mur, un joven sacerdote de 31 años, ordenado en febrero de 2022 y cabe decir que la primera sorpresa que tuve fue la concurrencia de unos 80 feligreses, que no es cifra nada despreciable a esa hora de la mañana. Conozco bastante bien el templo, porque se halla detrás de la Ciudad de la Justicia. En días laborables es una zona eminentemente de paso, por lo que no es raro encontrar rezando a profesionales, funcionarios y justiciables. Pero los domingos la zona queda bastante desértica, lo cual no fue óbice para esa ochentena de personas. Y eso que en domingo se celebran tres misas más.

La segunda sorpresa fue hallarme con un clérigo que sabía unir su celo ministerial con el entusiasmo juvenil. Su semblante tranquilo, su sacerdocio en agraz, su predicación sin equívocos, deben encantar a su parroquia, pues la tiene numerosa, fiel y también juvenil, con presencia de esos adolescentes, treintañeros y matrimonios con hijos que tan raro es encontrar en otras latitudes. Creo que Mn. Fede Marfil les ha conquistado en los escasos dos meses que lleva como vicario de la parroquia, pues de otra forma no se explica que, en tan poco tiempo, con una simple catequesis dominical, sin imponer nada, haya conseguido que la inmensa mayoría reciba la eucaristía de rodillas en el comulgatorio. Con toda naturalidad. La misma con la que pasea por esas calles del barrio de Santa Eulalia con su sotana; sin ningún rubor y sin que la misma cause el recelo que piensan algunos que suscita. Al revés, se percibe el entusiasmo de su orgullo presbiteral.
 
Mn. Miquel Cubero Balboa

Su barrio y su parroquia están encantados con él, pero al bueno de Mn. Fede le han buscado las cosquillas por otros lares. Tampoco lo han acogido con gracia las fuerzas nacional progresistas que han dominado durante años el arciprestazgo al que corresponde su parroquia. Piénsese que ese es el arciprestazgo donde reinaron Casimir Martí y Joaquim Cervera y donde ahora mandan Josep Mª Romaguera, Miguel Cubero Balboa y los jesuitas de Bellvitge. Los mismos que en su día le hicieron la vida imposible a Custodio Ballester. Pero Mn. Marfil los ha desarmado con su exquisita corrección, su natural sosegado y su actitud caritativa. Si alguien se aprendió a la perfección lo de “poner la otra mejilla” fue este curilla bisoño que acaba de aterrizar en lo que antes se llamaba el Cinturón Rojo.

Marfil pertenece a una hornada de sacerdotes que han sido calificados por el nacional-progresismo como ultracatólicos. Sorprendentemente estos ultras consiguen llenar las iglesias de la periferia y desmentir la teoría de algunos resentidos sociales que los concentran en el upper Diagonal. Pijos los llaman porque en lugar de jerséis de marca van con sotana o alzacuellos. Pijos, cuando Mn. Fede nació y vivió en la muy pija Cornellà. Todos estos marcos mentales solo ocultan la envidia ante una insultante juventud. Una insultante juventud que ha tomado la insólita decisión de hacerse sacerdote en un mundo que no comprende dicha vocación. Una insultante juventud que es el único semillero vocacional de nuestros días, pues el nacional progresismo, que tantas lecciones les da y los mira por encima del hombro, hace décadas que no aporta ni un solo seminarista. Esa es la mayor frustración que arrastra: observar cómo quienes van a aguantar la Iglesia en el futuro son aquellos sacerdotes y laicos a los que hasta ahora ridiculizaban.

Levántense temprano un domingo por la mañana y acudan a la parroquia de San Isidro Labrador. Hallarán un templo limpio y cuidado, una celebración concurrida y un sacerdote celoso de su ministerio y encantador como persona. Vale la pena. Y para los despistados e interesados en llevar la insidia a la jerarquía: jamás sacraliza las opiniones políticas. Eso que han hecho otros a los que se aplica la doble vara de medir.
 
Oriol Trillas 

Entradas que pueden interesarte

34 comentarios

  1. Creo Sr. Trillas que sea quien sea que celebre las misas a usted poco le importa. La cuestión meter leña al fuego, menospreciar, llevar el agua a su molino y poca cosa más.
    Con su manera de decir las cosas demuestra que su mente y corazón están completamente vacíos de bondad, caridad... Hágaselo mirar, aunque creo que a su edad y a su maldad poco o nada se podrá arreglar. "Lo que la naturaleza no da"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando a un artículo lleno de buenas nuevas y que aumenta la esperanza en el futuro de la Iglesia en Cataluña se responde con semejante exabrupto, lo primero que le viene a uno a la cabeza es el refrán tradicional sobre los ajos y el que se pica.

      Mírese en el espejo antes de acusar a alguien de falta de caridad, por favor.

      Eliminar
    2. Señor anónimo de las 6:44, ¿qué tripa se le ha roto? ¿Cómo es que le sienta tan mal un artículo tan benigno? Ya el título me ha resultado a mí estimulante: "Un cura que transmite entusiasmo", ¿Y eso le sienta mal? ¡Por Dios, hágaselo mirar!
      Siendo Gérminans una publicación especializada en la crítica (porque no me negará que es indispensable la crítica para que no se nos duerman los mandamases y para que no abusen), uno agradece como agua de mayo un artículo en positivo como éste. Claro que es inevitable la comparación de lo bueno con lo malo. ¿Y eso le ofende? Pues eso, hágaselo mirar.

      Eliminar
  2. Q buen texto para leerlo por la mañana. Oremos por Mossen Fede y el resto de sacerdotes mencionados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para entender a Mossén Federico Marfil hay que decir que fue formado en el Seminario Mayor de Toledo. Está todo claro.

      Eliminar
    2. Al anónimo de las 6:44.
      Respetando, aunque no compartiendo su comentario, me da la impresión de que el que tiene el corazón vacío de bondad cristiana es Vd. Yo lo he conocido, por vivir en un pueblo muy próximo a donde Mn. Federic Marfil pastoreaba hasta el cambio que le obligaron a hacer. Tuve la suerte inmensa de confesarme con él un día de los que ayudaba al Rector de mi parroquia. Me hizo recordar las confesiones de hace años y de los sacerdotes que tuve la suerte de conocer. Estoy seguro que se mantendrá firme en su línia de santo sacerdote con la ayuda del Espíritu del Señor. De sacerdotes como él, que siguen habiendo algunos, son de los que los obispos tienen la obligación de cuidar, ayudar, defender... ¿Si no es así, paraqué queremos obispos y tantos subdelegados?. Sólo sirven, bastantes, para pasear el báculo y la mitra.
      Desde mi pueblo rogaré por Vd. Que María Auxiliadora y San Juan Bosco lo protejan y ayuden.


      Eliminar
    3. jo.jo.jo... se ensañan con el de las 6:44... Me parece muy bien, pero en mi modesta opinión creo que ha dado en el clavo!

      Eliminar
  3. Anónimo 6:44. Gracias por su escrito. Cuando lo he leído he pensado que es lo mismo que hubiese querido escribir.
    Sr. Trillas, me maravilla leer los aspectos que ha de tener una buena celebración de la misa: recibir la eucaristía de rodillas en el comulgatorio, ir por las calles con sotana manifestando su orgullo presbiteral, "insultante juventud".
    Si puede, lea el documento que la Santa Sede dio a los Obispos para que reflexionen sobre la formación que dan sus seminarios.
    Un sacerdote con sotana en la calle, me sugiere la persona de un juez que va con toga por la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Un sacerdote con sotana en la calle, me sugiere la persona de un juez que va con toga por la calle.´

      O un/a metge/ssa amb bata?

      Un/a infermer/a amb bata?

      Quins simils més pobres.

      Cap dels 3 casos són gent on la identitat al carrer tingui implicació/conseqüència social.

      Això, no obstant, no és el cas d'un capellà.

      Veritat que en la Catalunya del segle XXI, un concepte tan bàsic s'ha de explicar?

      F.E.M.

      Eliminar
    2. ¿Dígame dónde ha leído usted en el texto que una buena celebración de la misa exige recibir la eucaristía de rodillas en el comulgatorio? Y la imagen que le sugiere un sacerdote con sotana por la calle comparándolo con un juez con toga ya es de traca. En fin, me da que a usted también le aplica lo del ajo y el agua

      Eliminar
  4. Un sacerdote joven siempre atrae más a los mismos jóvenes y no tan jóvenes, además un sacerdote joven en nuestros tiempos es un milagro viviente. La lástima es que de estos milagros jóvenes hoy día en nuestras tierras no existen en abundancia y la Iglesia debe encontrar la fórmula para solucionarlo. Este artículo de Oriol Trillas es un detalle elemental sin originalidad y parece calcado de artículos anteriores. Las visitas a esta Web de Germinans caerán en picado si no se maneja la Teología como la principal ciencia, si sólo contamos las ovejas que van a misa los lectores se aburren.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Garrell, totalmente de acuerdo con su comentario, pero no sabemos si dicho Sacerdote predica a Noe, Lot y demas sucesos del A.T. sin decir que son metáforas, alegorías,etc...

      Al 🦜 pués!

      Eliminar
    2. Oiga, Sr. Garrell, los jóvenes que se sienten creyentes, en ningún caso tienen que estar más cómodos con Curas jóvenes.

      Que quiere suponer usted?

      Eliminar
    3. A medias de acuerdo con el Sr. Silver Garrell.

      Eliminar
  5. Muy bien por Oriolt y magnífico Mosén Marzo.

    SIGAN ASÍ 🙂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Mosén Marzo? ¿Qué pinta aquí el Párroco de la Bonanova?

      Eliminar
    2. Tenía en mente a Mosén Marzo por su buen hacer.

      Enhorabuena por Mosén Marfil.

      Eliminar
  6. El Padre Federico es un sacerdote celoso de su ministerio y con un gran afán de apostolado. Tiene el don de caer bien entre los jóvenes y tener predicamento entre ellos y hablo por ex

    ResponderEliminar
  7. Sr. Oriol creo sinceramente que Ud. hoy se ha equivocado, ha juzgado muy superficialmente a este sacerdote, y por supuesto al resto.
    Mire yo como laico lo que miro de un sacerdote no solo son sus predicas, ni sus ideas, sino su entrega, su generosidad, su comunión con todos los fieles y con sus compañeros de presbiterio, sus obras apostólicas,...
    Y en el caso que nos ocupa no se cumple. No entro a dar más detalles de lo que se comenta de él. Solo mirando la foto del día de su ordenación ya llama mucho la atención "su casulla de guitarra" que indica muchas cosas.
    Por suerte yo conozco a varios sacerdotes que trabajan mucho y bien y no hacen "estridencias" respecto al Concilio Vaticano II que es el actual y vigente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cordial felicitación al comentarista de las 6:44. Define a la perfección al Sr. Trillas.

      Eliminar
    2. Benvolgut germà. Tots els concilis ecumènics són actuals i vigents. Bona nit

      Eliminar
  8. Soy sacerdote. De esos sacerdotes que no cuentan. Que si cuentan para algo, y es sólo a los ojos de Dios, es porque celebran Misa cada dia. Tengo ya muchos años de ministerio y conocer a Mn. Federico y a otros sacerdotes jóvenes de su coherencia de fe y alegría me ha hecho renovar mi ministerio ya muy baqueteado y cansado. No es extraño que os molesten sus casullas de guitarra o su ministerio sin complejos. Hace años que desterrasteis todo eso, a la vez que arruinabais parroquias y vaciabais seminarios, acababais con la educación católica de los colegios, y os dedicabais a hacer perder la fe a la pobre gente… Todo eso es caduco y esteril, es la herencia que dejais a estos sacerdotes ¿ y quereis que sigan con vuestros patéticos métodos de autodemolición? Ahora os preocupa que haya sacerdotes que se paseen por los barrios de Barcelona y se les vea. Pues, esperad, porque vendrán más…Y esas sotanas son como redes en las que se enganchan los peces de forma sorprendente…Porque la gente sigue admirando la sencillez y la simpatía de que saben hacer su mejor defensa a la vez que no ocultan la felicidad de ser sacerdotes. Esto es lo nuevo, sí. Deo gratias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vendrás más con los seminarios casi vacíos????

      Eliminar
  9. Oiga, señor anónimo de las 9:52, le felicito por estar en íntima comunión con nuestro actual papa, al cual le horroriza ver a jóvenes sacerdotes en las sastrerías de vestimenta eclesiástica, probándose sotanas y bonetes y demás. Eso no le ocurre al papa, porque va el sastre a sus estancias a tomarle medidas, hacerle las pruebas, etcétera. Y probablemente, tampoco a los cardenales, que tendrán o el sastre en su residencia, o sastrerías exclusivas en las que no se ve al cliente por el escapàrate. Ya veo, le sientan mal las sotanas, pero no las ostentosas vestimentas y demás abalorios de los obispos, de los cardenales y del mismo papa.
    Por lo demás, no ha acertado usted en su comparación con la toga de los jueces en la calle. ("Un sacerdote con sotana en la calle, me sugiere la persona de un juez que va con toga por la calle".) La comparación justa sería si me hablase del sacerdote con los ornamentos litúrgicos para la misa; que eso es la toga para el juez. Demasiado lanzado anda usted, señor anónimo.Sinodalista de la Sinodalidad a tope.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás hubiese acertado más diciendo únicamente que se formó en el Seminario de Toledo.

      Eliminar
  10. La Parroquia de San Isidro es, desde hace tiempo, un espejo dónde deberían mirarse el resto de Parroquias de Hospitalet, especialmente la que pretende ser su parroquia-madre, Sta.Eulalia de Mérida, en decadencia permanente desde los inicios del presente siglo.

    ResponderEliminar
  11. Siempre me he preguntando. Como llevarian varias parroquias esos curas tan buenos que hacen una misa de horas, en capitales eso si. Pues les contesto es facil no las harian pues solo pueden llevar una parroquia de capital, eso de servir pueblos no va con ellos. Necesitan presumir y no servir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre Federico precisamente viene de servir dos parroquias a la vez como vicario, en los pueblos de Cabrils y Vilassar de Mar. En Vilassar ha impulsado la capilla de adoración perpetua. En Cabrils le ha dado la vuelta como a un calcetín a la escuela parroquial, abandonada por sus antecesores. Infórmese antes de hablar.

      Eliminar
    2. Vicario no es llevar 2 parroquias, y menos llevar 3 o 4 pueblos. Tanto cambio de parroquias no se debera a nada espero.

      Eliminar
  12. Muy de acuerdo con ud., anónimo de las 6:31. En mi humilde -pero informada- opinión, en no pocas ocasiones en los ambientes eclesiásticos se mezcla y confunde el continente (las formas y la apariencia estética) con el contenido (el auténtico ser). Llevar sotana o clergyman, así como no llevarlo, no es en absoluto garantía de nada.

    ResponderEliminar
  13. Mientras no se pongan una bufanda 🧣 en elm pescuezo, que vayan como quieran.

    ResponderEliminar
  14. En efecto, «el hábito no hace al monje, pero le ayuda a serlo». Pero se me hace difícil ver a S.S. Francisco en tejanos y camisa de cuadros...De momento no aparece tal posibilidad y, pienso que no sería lo más adecuado.
    La clave está en la Eucaristía. El sacerdote que la celebra con unción (diccionario de la R.A.E., en su 4ª acep.), ya es una garantía.
    En "La Santa Misa" de Catalina Rivas, "www.grancruzada.org en español", ve a la Santísima Virgen un paso detrás del sacerdote y a su derecha, arrodillada en el momento de la Consagración y le dice:
    «¿Te llama la atención verme un poco más atrás de Monseñor, verdad? Así debe ser... Con todo lo que me ama Mi Hijo, no me ha dado la dignidad que da a un sacerdote de poder traerlo entre mis manos diariamente, como lo hacen las manos sacerdotales. Por ello siento tan profundo respeto por un sacerdote y por todo el milagro que Dios realiza a través suyo, que me obliga a arrodillarme aquí».
    Creo que en las homilias habría que dedicar unos minutos a enseñar a los fieles lo que representa La Misa.

    ResponderEliminar
  15. Ver salir a un cura vestido de clergeman de un restaurante de lujo, bien acompañado, subir a una grandiosa moto allí aparcada... no me pareció un buen ejemplo.
    Resumiendo: son mucho más vividores esos curas que aquellos a los que algunos de por aquí les llaman camioneros.

    ResponderEliminar
  16. Otro artículo excelente del señor Trilla, así da gusto. ¡Muchas gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Satué, el sustituto de Omella en Madrid y en Barcelona
El cardenal Omella rechaza comparecer en la comisión sobre pederastia del Parlament
Ha muerto la comunidad cristiana (Por Jorge González Guadalix)
La prosa erótica del pornocardenal argentino Tucho Fernández (Por Oriol Trillas)
El prior de Montserrat visita a Puigdemont en Bruselas
El delirio lingüístico llega al Vaticano
DOLÇA CATALUNYA cumple 10 años
La comarca catalana del Maresme contará con una capilla de adoración perpetua
Los escándalos de Óscar Camps, el fundador de Open Arms alabado en un libro de Religión de Primaria
Desconcierto en la prensa del Règim: los jóvenes católicos rechazan el nacionalismo
Les joventuts de la CUP amenacen a un capellà: «et tenim en el punt de mira»
El obispo de Mallorca defiende que romper la unidad de España «es una opción política» e insinúa que han sido «colonizados»
Un mossèn de Barcelona, a l’equip guanyador d’en Carlos Sainz al Dakar
Omella elude hablar de la amnistía y reclama a Sánchez que dedique "todas sus fuerzas a coser las heridas" provocadas por "los pactos de investidura"
El Papa, indispuesto tras conocer a Pere Aragonès
Omella se defiende y dice que el texto en castellano del Papa lo envió Montserrat
Los obispos catalanes vuelven a apoyar al nacionalismo
El portavoz de la CEE dice que no hay razones para una ley de amnistía por el golpe secesionista del 2017
Omella pide a los fieles de Gerona «que no pierdan la esperanza» mientras esperan el nombramiento del nuevo obispo
Los últimos días de la "iglesia catalana"