La mayoría de los obispos catalanes en proceso de ser sustituidos (III): Urgell y Terrassa

11

Vamos ahora a analizar dos diócesis que no tienen en principio una previsión de sustitución inmediata, pero que ya se está hablando de ello. Lo normal es que estas quinielas y pronósticos sucesorios fueran más adelante, cuando sus prelados estuvieran a punto de presentar su renuncia a los 75 años, pero por circunstancias concretas ya se está hablando de ello, especialmente en el caso de Urgell.

URGELL: Un obispo que busca ya coadjutor
 
Joan Enric Vives, tiene en este momento 73 años y cumplirá 74 en el mes de julio, eso significa que aún tiene más de un año antes de presentar la renuncia. Pero Urgell es una diócesis singular, porque en su territorio tiene el principado de Andorra y el obispo titular de esa diócesis, es a la vez copríncipe de ese pequeño Estado pirenaico, con todas las consecuencias políticas que eso conlleva.

Es por ello que el actual titular de la diócesis, al igual que su antecesor, es arzobispo ad personam, aunque no sea el prelado de una archidiócesis. También el tema de la sucesión tiene su complicación, porque una diócesis puede estar un tiempo sin obispo, pero un país sin uno de sus dos Jefes de Estado es algo más complicado, por lo que la sucesión se asegura de forma automática a través de un obispo coadjutor, es lo que sucedió cuando se nombró a Vives para suceder a Martí Alanís y es lo que se está poniendo ahora en marcha para suceder al actual copríncipe.
 
Ignasi Navarri (izquierda) junto al copríncipe Joan Enric Vives
 
El problema es que el arzobispo Vives quiere pilotar su sucesión, y ya tiene su candidato, que no es otro que su Vicario General Ignasi Navarri, de esa manera él se aseguraría continuar mandando, aunque fuera en la sombra, y tener como sucesor a alguien de su máxima confianza. Pero no son esos los planes de Omella, que es bastante notorio, que no tiene demasiado feeling con Vives, y que no quiere darle ese gustazo, el candidato ideal para el cardenal turolense sería Sergi Gordo, además sería una manera de dejar bien colocado a su obispo auxiliar y encargado de la Curia de una gran archidiócesis como la barcelonesa, lo que da mucho el perfil para tener un cargo como es el de copríncipe.

Pero Gordo no puede abandonar ahora Barcelona, Omella le necesita, al menos, mientras sea Presidente de la Conferencia Episcopal Española, por lo que la candidatura de su auxiliar para Urgell y Andorra va a tener que esperar. Vives tiene prisa para colocar a Navarri, pero Omella no la tiene para colocar a Gordo. Veremos quien gana esta partida, pero a primera vista la lógica indica que será el aragonés, porque Vives no tiene aparentemente demasiadas influencias en el Vaticano del Papa Francisco, aunque es conocida su habilidad y sus estrategias para conseguir sus objetivos.
 
TERRASSA: Una sucesión que puede estar ya decidida 
 
Salvador Cristau, tiene un año menos que Vives, es decir 72 y hará 73 este próximo mes de abril. Al no tener la urgencia política de Andorra, parecería que no tendría que plantearse tan pronto la sucesión, pero todo indica que la jugada de traer a David Abadías, precisamente de esa diócesis, es una jugada de ida y vuelta, y si no hay cambios inesperados el recientemente nombrado auxiliar de Barcelona, podría retornar a Terrassa como titular en unos pocos años.
 
Salvador Cristau, de 72 años, actual obispo titular de Terrassa
 
Terrassa no es una diócesis pequeña, con un millón doscientos cincuenta mil habitantes, no se puede colocar a cualquiera, por eso se prefirió con la salida de Saiz Meneses a Sevilla, el nombramiento de un obispo y no de un sacerdote, que además aseguraba la continuidad de su antecesor porque no solo era su auxiliar sino también su amigo y hombre de confianza desde los tiempos que ambos compartieron Seminario en el Toledo de Don Marcelo González Martín. De esta manera, Cristau se convirtió en un epílogo de Meneses, es decir, que todo continúe, más o menos igual, en un pontificado que no será largo por la edad en la que se nombró al actual prelado egarense.

Ni a Sistach ni a Omella les ha gustado que Terrassa vaya por libre y se sienta muy poco parte de la provincia eclesiástica de Barcelona, algo que no sucede con la diócesis de Sant Feliu, mucho más integrada con su archidiócesis metropolitana. Un ejemplo claro de ello es que los seminaristas egarenses se forman en un Seminario propio y no en el de Barcelona, al menos de momento, ya veremos después de la visita canónica a los Seminarios españoles. Pero la realidad es que es una diócesis floreciente, con un clero joven envidiable, con vocaciones y con un buen ambiente diocesano. Por eso Omella no se atrevió a tocar nada cuando quedó vacante con la marcha de Saiz Meneses. Pero ahora hay otra oportunidad muy buena, el cardenal puede ir formando a Abadías y después enviarlo a sustituir a Cristau. Ya es obispo y además provenía de esa diócesis por lo que la conoce a la perfección y tiene una muy buena imagen en el clero local. Podríamos decir una jugada perfecta de Omella si los planes acaban saliendo como se preveen.
 
El Directorio de Mayo Floreal
de Germinans Germinabit

Entradas que pueden interesarte

11 comentarios

  1. Hay que asegurar el patrimonio material y territorial de La Iglesia, faltaria más. Antes de que nos lo roben los abortistas. Por la cara de gravedad que ponen los dos protagonistas Vives y Macron en la foto a bien seguro hablan de sus discrepàncies en materia abortaria, no podían ser más elocuentes sus expresiones. Lejos esta foto de las sonrisas que prodigaba el cardenal Omella a la Colau su autoridad municipal. Con ciertos mandatarios un religioso no puede regalar sonrisas gratuitamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 'Con ciertos mandatarios un religioso no puede regalar sonrisas gratuitamente.'

      Totalment d'acord.

      Però... recordo les fotos del nostre Bisbe de Roma junt amb:

      Emma Bonino
      Joe Biden
      Pedro Sánchez
      El mateix Manuel Macron

      L'únic dubte que em queda és quin d'aquests 4 avortadors descarats mereixia el somriure més gran?

      Bé, encara que sí que hi havia molta complicitat amb la Bonino, sense dubte era per JB... 'catòlic devot' i molt molt molt molt apreciat pel Papa Francesc, oi?


      Eliminar
    2. Sr. Garrell, la cara de gravedad era para elegir el menú y con qué debían regarlo.
      En ningún caso COSAS DE POLÍTICA.

      Eliminar
  2. Con UNO para toda Cataluña tendríamos bastante!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que con ninguno estaríamos mejor!

    ResponderEliminar
  4. "Joan Enric Vives, tiene en este momento 73 años y cumplirá 74 en el mes de julio, eso significa que aún tiene más de un año antes de presentar la renuncia."



    I. La presentación de la renuncia es POTESTATIVA, NO es obligatoria, tal como dice el código de derecho canónico:

    401 § 1. Al Obispo diocesano que haya cumplido 75 años de edad se le RUEGA que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias.

    El obispo puede perfectamente NO presentar la renuncia, porque el sistema informático de la Santa Sede ya sabe el día en que cumple estos 75 años.

    Si presentan la renuncia al Papa es por pura costumbre o deferencia, no por obligación legal.

    El apartado 2 establece OTRO RUEGO, que no deber ni obligación, que es la renuncia anticipada por enfermedad:

    § 2. Se RUEGA encarecidamente al Obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo.



    II. Los 75 años NO implica la renuncia automática, nunca jamás.

    Aunque la aceptación de la renuncia corresponde al papa, en realidad, y siguiendo la costumbre de la Iglesia Primitiva de los Primeros Apóstoles, el obispo puede estar ejerciendo el ministerio episcopal hasta su muerte, sea a los 80, 90 ó 120 años.

    Jubilarse más allá de los 75 años, tal como está la salud y edad de los obispos, es perfectamente posible, porque el bienestar y la esperanza de vida han aumentado en los varones hasta los 80,27 años (y los supercentenarios aumentan año a año)

    La inédita presentación de la renuncia a los 75 años es un invento moderno salido del Concilio Vaticano II y del código de derecho canónico de 1983 bajo Juan Pablo II, que tenía alguna lógica en 1983, cuando la esperanza de vida en España era de 72 años (y en África entre 33 y 57 años)... pero nada que ya no pasara desde los inicios del catolicismo, que la esperanza de vida era bajísima...

    Bajo Francisco, esta norma se ha convertido en un arma de eliminación de enemigos y en el establecimiento de dos regímenes de jubilación:

    1. Los obispos cardenales suelen ser cesados por costumbre a los 80 años, como el cardenal arzobispo de Valladolid Ricardo Blázquez

    2. El obispo Reig Pla fue cesado a los 75 años casi exactos (75 años, 1 mes, 1 semana), por ser tradicionalista, mientras que otro obispo, por ejemplo, fue cesado a los 81 años, Lucio Alfert, OMI:

    infovaticana.com/blogs/cigona/le-aceptan-la-renuncia-a-un-obispo-paraguayo-de-81-anos/

    3. Frecuentemente, se pueden ver obispos cesados antes y después de los 75 años, por motivos desconocidos algunos...


    En conclusión:

    1. Omella puede ser cesado a los 81 años, para dentro de 5 años, o a los 90 años o quedarse hasta su fallecimiento...

    2. Y lo mismo para Vives, el obispo-Jefe de Estado de Andorra: puede dimitir antes de los 75 si está enfermo, a los 75 años exactos, a los 78, a los 83, a los 90 o quedarse hasta su deceso... nada lo impide, pues el derecho dice simplemente que se ruega que presente su renuncia, norma realmente absurda si se piensa, pues no da ninguna edad de jubilación obligatoria, y si está enfermo, como el obispo al obispo auxiliar de Barcelona, Mons. Joan Carrera, éste hubo de esperar 3 años agónicos para que le aceptaran la renuncia...

    ResponderEliminar
  5. Silverio, algo falla en ud. ¿A qué este ataque gratuito? ¿Prefiere ud. a Vives que a Omella?
    Como en otros mensajes, parece que ud. habla sin tener ni idea de absolutamente nada.

    ResponderEliminar
  6. No han incluido al cojo de Calanda en el C9: https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2023-03/papa-francisco-renueva-consejo-cardenales-c9.html

    ResponderEliminar
  7. Sr. Garrell, si perdemos Andorra , SE ACABÓ.

    Máxime , cuando éste diminuto país tiene más dinero que tres Españas juntas.

    Por cierto, no tiene industria , sólo unas cuantas vacas para ordeño.

    Un verdadero MILAGRO, vamos!



    ResponderEliminar
  8. Al maléfico Macron lo votan, al Arzobispo - Obispo no.

    Cómo es eso???

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
¿Hacia una Iglesia sin sacerdotes?
El Vaticano nombra obispo de Gerona al abad de Poblet y Puigdemont estalla de gozo
El frente eclesial en la nueva etapa que abre Luis Argüello: menos complaciente con el poder político actual (Por Oriol Trillas)
Denuncian el ataque contra una Virgen en Reus por motivos religiosos
Ahora la Gene prohíbe rezar ante los abortorios
El 70% de los sepelios en Barcelona son ya ceremonias laicas y en Bilbao alcanzan el 40%
Satué, el sustituto de Omella en Madrid y en Barcelona
El cardenal Omella rechaza comparecer en la comisión sobre pederastia del Parlament
Ha muerto la comunidad cristiana (Por Jorge González Guadalix)
La prosa erótica del pornocardenal argentino Tucho Fernández (Por Oriol Trillas)
El hilo que une Monserrat con el Opus Dei: 85 años de amistad y protección
El Papa recibe a Salvador Illa (PSOE) el mismo día que se aprueba la Ley de amnistía
El colegio Sagrat Cor Fort Pienc de Barcelona cerrará finalmente por completo el próximo curso
El Vaticà descarta la terna proposada per l’arquebisbe Vives per succeir-lo en el càrrec
Custodio, el cura de Barcelona que podría ir a la cárcel por avisar del islam radical
Les joventuts de la CUP amenacen a un capellà: «et tenim en el punt de mira»
El obispo de Mallorca defiende que romper la unidad de España «es una opción política» e insinúa que han sido «colonizados»
Un mossèn de Barcelona, a l’equip guanyador d’en Carlos Sainz al Dakar
Omella elude hablar de la amnistía y reclama a Sánchez que dedique "todas sus fuerzas a coser las heridas" provocadas por "los pactos de investidura"
El Papa, indispuesto tras conocer a Pere Aragonès