La mayoría de los obispos catalanes en proceso de ser sustituidos (y IV): Barcelona

11
 
Decir que la diócesis de Barcelona está en proceso de sustitución casi suena a chiste y más sabiendo que este martes el cardenal Omella era nombrado por el Papa para formar parte del Consejo de Cardenales, supuestamente el núcleo de máxima confianza del Pontífice. Y teniendo en cuenta que más o menos la idea es que haya un representante de cada continente, el turolense sería el hombre de confianza, ya no solo español, como tantas veces se ha dicho, sino ahora europeo. Es cierto que también está el penoso cardenal luxemburgués Jean-Claude Hollerich, con declaraciones muy desafortunadas y peligrosas, pero parece que es más por su condición de presidente de la COMECE (Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea). Los otros dos europeos son por sus altos cargos en el Vaticano, el italiano Pietro Parolin, Secretario de Estado y el español, legionario de Cristo, Fernando Vergez, presidente de la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano.
 
En estos momentos, si hay un obispo que está seguro y fuerte en su diócesis, ese es Omella. Pero la realidad es que nuestro arzobispo, el mes que viene hará 77 años, es decir, dos por encima de la edad en que presentó su renuncia, en circunstancias normales se estaría hablando sin parar de su sucesión, algo que no está sucediendo en absoluto, todo lo contrario que en Madrid, donde Osoro parece ya amortizado, y a pesar de ser arzobispo de la capital de España y vicepresidente de la Conferencia Episcopal, desayuna cada día leyendo rumores sobre su posible sustituto.
 
Todo el mundo piensa que hay Omella para rato, y así va a ser si no suceden imprevistos, aunque aquí no hay nadie que sea eterno, ni siquiera el Santo Padre, que ya tiene 86 años, el caso del Pontífice es distinto porque puede ser vitalicio, pero en el caso de los obispos es extraño que superen los ochenta al frente de una diócesis, es el caso del que parecía incombustible cardenal Blázquez o incluso quien ha sido durante muchos años hombre muy cercano al Papa, el cardenal hondureño, Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga que con 80 años ya es emérito de Tegucigalpa.

Omella dejará la presidencia de la Conferencia Episcopal en 2024
 
Lo que sí que va a cambiar el próximo año 2024 es el final de su presidencia de la Conferencia Episcopal, que le está llevando mucha dedicación, y delegando mucho en sus auxiliares. Entonces quizá veamos a un Omella más dedicado a la archidiócesis en lo que va a ser su última etapa, que no puede ser demasiado larga al frente de la misma. Es probable, que entonces pueda empezar la operación de colocación de sus auxiliares, en otras diócesis.

En cuanto a esa no cercana sucesión de Don Juan José, está complicado encontrar candidatos, porque en Cataluña no hay nadie que le haga sombra, y el único que había fue trasladado a Sevilla, apartándolo en cierta manera, aunque no definitivamente de Barcelona. El arzobispo de Tarragona, no está para echar cohetes en su propia diócesis, como para darle una responsabilidad mayor, y entre los más jóvenes están Romà Casanovas de Vic y Francisco Conesa de Solsona, no parece que en este momento estén en el trampolín de salida para venir a Barcelona, pero en estos próximos años se pueden mover cosas. 

La opción de un auxiliar convertirlo en titular no parece tampoco viable, se ha comentado otras veces, con Saiz Meneses o Carrera para sustituir a Carles o Taltavull para Sistach, pero en Barcelona eso no es habitual, siendo una gran archidiócesis es mejor tener a alguien que ya sepa lo que es estar al frente de una diócesis aunque sea pequeña, además da la sensación de que los tres auxiliares actuales ya tienen escrito en este momento su destino y no es Barcelona.

El Directorio de Mayo Floreal
de Germinans Germinabit

Entradas que pueden interesarte

11 comentarios

  1. Omella seguirá más o menos tiempo en Barcelona en función del tiempo que le quede a Francisco de Papa. Si este pontificado termina pronto, Omella no tardará en ser sustituido.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, el candidato de Omella para sucederle en Barcelona es Escribano, el Arzobispo de Zaragoza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe catalán, puede que para Santiago de Compostela si

      Eliminar
    2. Rectifico: me aclaran que Escribano es el candidato de Omella para Madrid.

      Eliminar
  3. Omella, mal que os pese, tiene cuerda para rato...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salvador (nombre de pila)9 de marzo de 2023, 9:25

      Mala hierba no muere, si no es con herbicida.

      Eliminar
  4. Pues mal que le pese a usted,no creo que sea vidente(¿o sí?) para saber la cuerda que le queda.El Señor puede llamarlo en cualquier momento y su llamada no se puede posponer.

    ResponderEliminar
  5. Las edades de jubilación o incapacidad anticipada por enfermedad, según el texto del canon preceptivo, es facultativo o potestativa o voluntaria, jubilarse a los 75 no es ninguna obligación, tanto para presentar la renuncia al papa como para que éste cese al obispo justo a los 75 años:



    401 § 1. Al Obispo diocesano que haya cumplido 75 años de edad se le RUEGA que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias.

    § 2. Se RUEGA encarecidamente al Obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo.



    El obispo Joan Carrera Planas de Barcelona, por ejemplo, a pesar de estar enfermo, falleció el 2008 con 78 años, un caso que muestra que no toda enfermedad da causa de incapacidad absoluta, y que se puede "jubilar" uno más allá de los 75 años.

    Es decir, que por razones del bien para la Iglesia, el papa puede cambiar todas las fechas de jubilación, y hacerlas coincidir tal como eran antes del Concilio Vaticano II, es decir, hasta el deceso del obispo, lo que puede ser que nos encontremos con obispos más allá de los 80, de los 85, de los 90 años de edad... y más en la actual situación de crisis general de la Iglesia...

    ResponderEliminar
  6. A Escribano se lo comen en Barcelona con patatas, le queda ya Zaragoza grande como para ir allí.

    ResponderEliminar
  7. El problema és muy sencillo no tienen ni idea de que obispos vendran en Cataluña y esto les duele nada mas

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
La Iglesia catalana, partida en dos por el derribo de una parroquia
Omella destituye a un párroco crítico con un plan urbanístico de la Iglesia en Barcelona
Centenares de catalanes acompañan a la Virgen de Fátima por el centro de Barcelona.
¿Hacia una Iglesia sin sacerdotes?
El Vaticano nombra obispo de Gerona al abad de Poblet y Puigdemont estalla de gozo
El frente eclesial en la nueva etapa que abre Luis Argüello: menos complaciente con el poder político actual (Por Oriol Trillas)
Denuncian el ataque contra una Virgen en Reus por motivos religiosos
Ahora la Gene prohíbe rezar ante los abortorios
El 70% de los sepelios en Barcelona son ya ceremonias laicas y en Bilbao alcanzan el 40%
Satué, el sustituto de Omella en Madrid y en Barcelona
Omella envía a un cura de 72 años a comerse el Santísimo de la iglesia que quiere derribar
Derribos Omella: el arzobispo desacraliza la iglesia del Espíritu Santo de Barcelona y suspende a divinis al párroco
Los memos del Bisbat de Sant Feliu de Llobregat
El hilo que une Monserrat con el Opus Dei: 85 años de amistad y protección
El Papa recibe a Salvador Illa (PSOE) el mismo día que se aprueba la Ley de amnistía
El colegio Sagrat Cor Fort Pienc de Barcelona cerrará finalmente por completo el próximo curso
El Vaticà descarta la terna proposada per l’arquebisbe Vives per succeir-lo en el càrrec
Custodio, el cura de Barcelona que podría ir a la cárcel por avisar del islam radical
Les joventuts de la CUP amenacen a un capellà: «et tenim en el punt de mira»
El obispo de Mallorca defiende que romper la unidad de España «es una opción política» e insinúa que han sido «colonizados»