Nadie quiere ir a Gerona

28
     
Se las prometían muy felices en Gerona con tener obispo propio por la fiesta patronal de San Narciso, el próximo 29 de octubre. A las alturas de septiembre en que nos hallamos, esto va a ser materialmente imposible. El problema es que a lo mejor tampoco lo poseen en San Narciso de 2023. No es la primera vez que la diócesis se halla vacante durante un largo período de tiempo. Cuando el Dr. Jubany fue trasladado a Barcelona, Gerona quedó sin prelado residencial desde el 3 de diciembre de 1971 al 1 de septiembre de 1973, en fue designado Mons. Jaume Camprodon. Pardo falleció el 31 de marzo de 2022, con lo cual faltan muchos días todavía para superar aquel registro. La diferencia se halla en que, en aquel entonces, Jubany quedó como Administrador Apostólico y ahora la diócesis se halla regida por un Administrador Diocesano, Mn. Lluis Suñer Roca, nacido en 1946, lo cual significa que, si fuese obispo, se hallaría en edad de presentar la renuncia.
 
La demora que se prevé larga obedece a que varios candidatos han rechazado ir a Gerona. En este portal les hemos desgranado el nombre de algunos de los incluidos en las ternas. Les podemos asegurar que más de uno y de dos han rehusado la mitra gerundense. Y tanto el Nuncio como el cardenal Omella están teniendo verdaderos problemas para hallar aspirantes que acepten la encomendación. A nadie se le escapa que el estado comatoso de la Iglesia en Gerona es la causa principal de esa enorme dificultad. Una diócesis con 890.000 habitantes y tan solo 30 sacerdotes menores de 75 años para 394 parroquias. Un presbiterio con una media de edad de 73 años. Una práctica sacramental, en números testimoniales, con 1.811 bautizados, 1.556 primeras comuniones, 347 confirmaciones y 424 matrimonios celebrados en 2019; último año con registros fiables, antes de la pandemia.
    
La diócesis, obviamente, no es una bicoca. Pero sí es un reto. Un reto gigantesco, que precisa de un obispo valiente, entregado, entusiasta y capaz de grandes empresas. Un reto ante el que puede estrellarse, pero que, como sucede en el que asumen los grandes toreros, será de puerta grande o enfermería. Y sin lugar a duda una cruz. Cruz que cada uno tenemos que cargar la nuestra. Por lo cual resulta incomprensible esa renuencia de varios clérigos a ocupar la sede gerundense.
 
Cierto es que al páramo religioso debe añadirse la cuestión nacionalista. Su clero ha sido el que con más ahínco se ha postulado a favor del independentismo en aquellos días aciagos del llamado procés. Con tanto ahínco que uno de sus sacerdotes (y no precisamente de los más mayores) escondió en la sacristía las urnas de la votación del 1-O. Únase a ello (una cosa trae a la otra) el supremacismo, tanto del clero como de una gran parte de la menguada feligresía. Un supremacismo tan declarado y evidente que no admitiría un obispo que no fuese catalán.
 
Mons. Alain de Raemy
    
Como ningún sacerdote catalán parece tener los suficientes redaños para asumir el compromiso, voy a lanzar un nombre, que pocos conocerán, pero que no se arrugaría ante el desafío. Se trata de Monseñor Alain de Raemy, obispo auxiliar de Lausana, Ginebra y Friburgo. ¿Un suizo? Sí, pero un suizo nacido en Barcelona, que habla perfectamente español y catalán. Nacido en 1959, con una edad ideal para estrenarse como residencial, el cual vivió hasta casi su mayoría de edad en la capital de Cataluña. No fue su nacimiento aquí un mero accidente y goza de un buen número de amigos en esta tierra. Y por sí no fuere suficiente, tiene un notable anclaje en Roma, no en vano estuvo allí destinado como capellán de la Guardia Suiza. Además, tanto la Confederación Helvética como Gerona se hallan ya en números semejantes de católicos. No se le presentaría la situación nada nueva al prelado hispano-suizo.
     
La Iglesia es Una y Universal. Algunos la quieren muy incardinada en su terruño; circunstancia que en Cataluña se ha llevado hasta límites exagerados. Pero, bueno, ya que lo quieren catalán y ningún catalán se atreve con cargar esa cruz, traigamos un catalán de Suiza. ¿Qué es bastante tradicional? Hombre, hombre… Encima, los querrán catalanes y progres. Es que son… 
 
Oriolt 

Entradas que pueden interesarte

28 comentarios

  1. No sé cómo será Mons. Alain de Raemy, pero el episcopado suizo es de los más progres del mundo.

    ResponderEliminar
  2. Encuentro curiosas las nuevas preguntas que llegan, en el Cuestionario de Nunciatura, para el candidato a Gerona: "1ª. ¿le consta que haya resucitado a un muerto?, 2ª. ¿le consta que haya bebido veneno y no le haya pasado nada?". Bien pensadas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja ja ja... es tener gracia y salero... al menos, se lo toman a broma.

      Eliminar
    2. Sinodalidad ¿dónde estas?20 de septiembre de 2022, 3:20

      Este nombramiento de obispo de Gerona (a Planellas le hicieron el favor de darle el Arzobispado de Tarragona que tiene como sufragáneo el de Gerona), es otra muestra más de falta de sinodalidad en la selección y elección de obispos.

      Ciertamente, la Iglesia era infinitamente más "demócrata" (gobierno del pueblo) en la era tardoimperial y altomedieval (entre los siglos III d.C y VIII d.C, antes del Sacro Imperio Romano Germánico con Carlomagno en el siglo IX d.C.), que no hoy 2022.

      En efecto, en aquella época primera, se sentó el principio de CLERUS POPULUSQUE (el clero y el pueblo de Dios, o sea, los feligreses), regidos por el CONSENSUS POPULI DEI, una formación de la voluntad, proceso de deliberación y toma de decisiones dentro de la FRATERNITAS IN SINU POPULI DEI para encontrar el SENSUS ET CONSENSUS FIDELIUM.

      Y es que hay un principio sinodal de la patrística, una extensión del consensus populi dei:

      EL QUE HA DE APACENTAR A TODOS
      DEBE DE SER ELEGIDO POR TODOS

      Es evidente que en Gerona no se ha formado lo que debe de ser una institución sinodal esencial, el COLLEGIUM PRO ELIGENDO EPISCOPO DIOCESANO, que centraría todo el proceso de transparencia, información pública, deliberación y decisión públicas, dejando claro que es el Pontífice quien tiene la última palabra.

      Esta bien que propongan a Monseñor Alain de Raemy, obispo auxiliar de Lausana, Ginebra y Friburgo, pero la sinodalidad obliga a que se deba de conocer toda la biografía y espiritualidad de este monseñor:

      - ¿Quién es?
      - ¿Qué espiritualidad tiene?
      - ¿Se asienta en la teología del Rin modernista y progresista?
      - ¿Quién lo patrocina, apadrina y apoya?

      ...

      Uno de los problemas de Gerona está en esta pequeña comunidad de presbíteros. Mi experiencia personal es que un clero envejecido concentra problemas irresolubles de tipo físico-biológico y psicológico-moral-espiritual.

      Es decir, a un clero viejo y enfermo, se suma un clero levantisco, rebelde, anarquista, nacional-progresista, politizado, herejizante, frustrado, rabioso y con trastornos de conducta, todo junto y revuelto.

      El próximo obispo debe de enterrar a esta pequeña comunidad de 30 presbíteros ancianos, y debe de hacer un doble milagro:

      1. Crear un clero joven y ortodoxo y ortopráxico

      2. Crear un clero en la fraternitas católica, libre de nacional-progresista

      3. Tener un clero psicológicamente tranquilo y sano

      4. Atender las vocaciones sacerdotales y religiosas

      5. Un tema muy importante: como un sacerdote tarda 7 años en hacerse, mientras tanto los laicos deben de atender a las iglesias, y sobre todo, está el auténtico problema de las mujeres que tienen el ministerio de celebración de la Palabra dominical en ausencia de presbítero, es decir, que hace la misa sin consagración.

      ¿Cuál es el problema? Pues que las mujeres con el ministerio de celebración de estas misas sin cura, son las que se ponen detrás del Altar y cogen con sus manos la Sagrada Eucaristía, administrándola.

      Esto es un verdadero error litúrgico gravísimo, por mucho que lo permita la ley canónica, la cual comete un acto erróneo. Lo que veremos en cientos de altares serán mujeres detrás del Altar, elevando la Sagrada Eucaristía y administrándola.

      Con ello, la visión sociológica y psicológica que se da es que:

      1. El cura ya no es necesario para nada

      2. Que la mujer ocupa las funciones presbiteriales en el presbiterio en la celebración del sacramento del orden y de la eucaristía

      3. Que la mujer puede ser diácono, presbítero y obispo.

      Eliminar
  3. Me pregunto como funciona esto llamado "obediencias" en el Clero Católico. Un sacerdote jura obediencia a su obispo y al Papa por ejemplo, y a este sacerdote le pueden destinar a ser obispo obligatoriamente y tendría que obedecer. También ya me repasaré la historia de San Agustín si realmente lo "obligaron" a ponerse la mitra. Resulta que si la Iglesia no funciona a base de "obediencias" el Ejército de Dios esta destinado a perder batallas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno alcanza una cierta edad, pongamos los 60, y ha llevado una vida irregular, como gran parte del clero nacional-progresista de Gerona en el terreno doctrinal y pastoral, sin encontrar ningún límite con la autoridad y la ley, entonces uno es absolutamente irreformable y tiene absolutamente interrelacionados todos los síntomas de herejía, rebeldía, incapacidad de razonar, problemas psicológicos y psiquiátricos...

      Cuando tienes una cierta edad, olvídate ya de cambiar y mejorar si tu vida anterior ha sido todo lo contrario. Se acabó. Si fuiste malo, malo seguirás y cada año empeorarás.

      Todos están tan intrincados que es ya absolutamente imposible de desenlazarlos, porque forman un nudo gordiano complejo de problemas morales, espirituales (incluso de importunación demoníaca), fideísticos, psicológicos, psiquiátricos, sociales, vitales y otros de cualquier tipo, que la única solución sería extraerlos del ambiente de Gerona y obligar que residenciaran en otra diócesis lo más lejana posible, para así romper su rutina dentro de un ambiente malsano, insalubre e infectado en el que el mismo cura es la causa principal de todos los problemas.

      Pero la anciana comunidad de presbíteros de Gerona ya carece de ninguna solución, por razón de la edad y de la enfermedad y de las graves limitaciones que todo ello implica. Además, deberías de hacer un seguimiento continuo para irlos corrigiendo, algo imposible ya con 70 años de promedio.

      La solución sería imposible si el nuevo obispo ha de trabajar con esta comunidad de presbíteros a extinguir muy pronto, porque además son curas inmersos dentro de una comunidad social gerundense eclesial, muy politizada y muy afectada por el nacional-progresismo, y para nada son obedientes y amables: van literalmente a su bola, y ya carecen de funciones como el razonamiento lógico y la obediencia fraterna. Lamentablemente son muertos que enseñan y gobiernan (no digo santifican) a otros muertos...

      Nada extraño, pues, que nadie quiera venir a Gerona. La sensación, como dice el artículo de Germinans, es que ha de venir alguien de muy lejos, totalmente fuera de la ya mínima comunidad eclesial gerundense corrompida, desobediente y a extinguir.

      El nuevo obispo deberá de disponer de un mínimo de 15 años para formar sacerdotes (se necesitan 7 años). Y deberá de contar con el apoyo inexcusable de Roma, no el de Omella y Planellas, porque Gerona es ya un moribundo agónico que le quedan no más de 5 años para extinguirse.

      Y tal como está la situación vaticana, con gravísimos problemas en la persona de Bergoglio en el ámbito espiritual, moral, litúrgico, eclesiológico (todo ello por el Camino Sinodal alemán), por la edad (Bergoglio ya debería de estar jubilado), por su tipo de personalidad y mentalidad (peronista politizado), y por la grave crisis total y completa de su Curia y su pontificado, la situación es sólo para valientes...

      Eliminar
  4. Totalmente de acuerdo con mi querido amigo Silveri, amante de la segunda lectura de los domingos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga, al Sr. Silver también le gustan las PRIMERAS LECTURAS, principalmente el Pentateuco y a MÍ TAMBIÉN.

      Eliminar
  5. Propongo a Mn. Ramon Corts Blay. Lo haría estupendamente, con buena doctrina, mano de hierro y sin defraudar a los catalanistas (no he dicho independentistas). Tiene además talla de Obispo en las formas y es muy fiel al Papa y a sus sucesores, según se desprende de lo que transmite a su grey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor Mosén Custodio.

      Pero mucho me temo que no caerá ésa breva

      Eliminar
    2. No estoy de acuerdo con Anónimo 22:24. No le pega nada el cargo a Mn. Custodio. Éste mejor de capellán en el Ejército, o para formación de jóvenes.

      Eliminar
    3. sería un gran obispo.

      Eliminar
  6. Para Gerona mucho mas sentido tendria nombrar a MONS. NORBERT TURINI, Obispo de Perpignan. Gerona y Perpignan son diocesis hermanas y fronterizas, y Mons. Turini ya conoce el tintero catalan. No creo sea tan dificil (administrativamente) tomar un obispo extranjero en prestamo.

    ResponderEliminar
  7. Girona es tierra mision, pero no solo por la baja administración de sacramentos, sino tambien, porque hay bastantes curas que no tienen la fe catolica, y llevan años dañando y deformando la fe los fieles.
    O viene un hombre con una fe de hierro, que empiece casi de 0, o mejor que no venga. Porque tener un obispo para cubrir la vacante a la espera de su jubilación, es alargar la agonía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que sé de esa desgraciada diócesis. Esa es la triste realidad. Girona, duele decirlo, va camino de convertirse en Tierra de Misión.
      Esperando equivocarme, creo que en un par de años ya podrán declararla oficialmente como Misión.

      Eliminar
  8. Si la clerecía gerundense y el laico confesional fueran menos onfalocéntricos, menos pendientes del taranná y de la genealogía, en realidad menos rucs lo diré así para que se entienda, menos tófuls, por usar expresiones de la Garrotxa volcánica, pedirían a voz en grito un nuevo Tomás de Loorenzana. Fue este leonés el gran impulsor de la Gerona moderna, la que a finales del siglo XVIII comienza a despegar merced al impulso que Lorenzana dio a la educación, al arte con sus escuelas de dibujo, a la salud pública con su siembra de hospicios y hospitales. No ha habido en Gerona un obispo que pueda igualársele. Veinte años de pontificado que transformaron la ciudad y la diócesis. Pero se vuelto sobre sí mismos y, ¿qué han visto? una mezquita donde antes había un templo. Rucs y tófuls, no hi ha més.

    ResponderEliminar
  9. A Planellas lo nombraron Arzobispo para mayor gloria de masones , modernistas, indepes varios y demás ralea.

    Y sobre todo, para vejar al pobre pueblo de Dios que peregrina en Tarraco Capital.

    La mayoría de gente qué va a Misa en Tarragona capital es de derecha tradicional, en ningún caso republicana-separata.

    ResponderEliminar
  10. Los tarraconense no tendríamos ningún problema en devolver a Planellas de vuelta a Gerona, allí el se encontraría como en casa y a nosotros nos sacarían un problema gordo de encima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Comenzamos la tramitación solicitada. Agradecemos q haya confiado en nosotros y de tenerle como cliente en el futuro". Fdo.: Bernardito

      Eliminar
  11. Preferimos que Planellas se quede en Tarragona junto a Gal·la y compañía.

    ResponderEliminar
  12. Si nombran a un Obispo para Gerona, será un MIRACLE.

    Al tiempo!

    ResponderEliminar
  13. Quién es ese Berdardito.

    En qué Santoral está???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bernardito, de San Bernardo, o de Santa Bernardita Soubirous. ¿No?

      Eliminar
  14. Totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar
  15. Que entreguen la diócesis a un obispo de la FSSPX. Creo que sería lo mejor para la Iglesia Católica.

    ResponderEliminar
  16. Totalmente de acuerdo con el Señor Joaquín.

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Omella podría no haber renovado como miembro de la Congregación de Obispos
El curioso humor de «Catalunya Cristiana»
Simó Gras tanca l’etapa de Montblanc i com a portaveu de l’Arquebisbat
Por fin vemos a las monjas de Sant Benet de Montserrat
El esperpento del obispo emérito de Solsona
El 69% de los funerales en Barcelona ya son laicos
El cardenal Omella respalda la inacción de la Iglesia catalana en el 25% de castellano
El Corpus revitaliza la Iglesia en Barcelona: miles de jóvenes y familias abarrotan la Ciudad Condal
Omella sale al paso de las polémicas propuestas sinodales de su archidiócesis: «Se trata únicamente de unas propuestas, nunca votadas ni aprobadas»
Diada de Cataluña: Iglesia y Generalitat, aliadas por el dinero y el monolingüismo
Señalan a 39 obispos españoles de encubrir pederastas; solo 14 están vivos
Por qué la Iglesia no hace tanto como debería (Por Josep Miró i Ardèvol)
El separatismo convierte el funeral de Núria Feliu en el fondo ultra de un estadio de fútbol
La caiguda del bisbe Novell
Xavier Novell, ex obispo de Solsona, feliz con sus gemelas
L'Arquebisbat tanca l'etapa religiosa de Can Trilla i estudia nous usos com a equipament
Más Corpus que nunca en Barcelona: centenares de adoradores nocturnos, procesiones por los barrios y banda del Ejército
Hogar de María: así plantan cara a la cultura de la muerte en Cataluña