15 años de Gérminans Germinabit (5): 2011, el año en que muchos católicos empiezan a manifestarse contra los abortos en el Hospital de Sant Pau

5

 
En unos momentos de catolicismo muy desmovilizado, por un arzobispo Sistach que para nada apoyaba los sentimientos de aquellos católicos considerados como "conservadores", un grupo de cristianos valientes piensan que no se puede consentir que un Hospital como el de Sant Pau, con importante presencia católica en su Patronato, permita que se realicen abortos en sus instalaciones. Sin miedo se tiran a la calle, aguantando todo tipo de burlas y de incursiones hostiles de los colectivos abortistas. Reproducimos el escrito sobre el tema realizado por nuestro colaborador Cesáreo Marítimo, uno de los integrantes de las marchas por la Vida. 
 
La árdua marcha por la Vida
 
Sigue la Marcha por la Vida en Barcelona. El recorrido es corto: desde el Hospital de San Pablo, a la Sagrada Familia, bajando por la Avda. Gaudí. Es corto, pero hemos de hacerlo una y otra vez, un mes tras otro, hasta que aprendamos a andar este camino, que no es nada fácil. Nuestra marcha quiere ser una alegoría de la que ha de emprender la sociedad: alejarse de la muerte que nos trae el aborto (Hospital de San Pablo) para dirigir sus pasos hacia la vida que triunfa en la natividad (fachada de la Natividad de la Sagrada Familia). Pero se nos hace muy cuesta arriba: ahora estamos recorriendo un camino muy difícil porque en esta lucha por la vida nos hemos dormido en la indolencia y hemos perdido una batalla tras otra sin soltar ni un ay.
 

Pero ahí nos mantenemos en el frente, resistiendo los ataques cada vez más furibundos de los promotores (por la edad, es más justo considerarlos víctimas) de la cultura de la muerte. “ Nuestro objetivo -dicen en sus octavillas- es disuadirlos de hacer más concentraciones, y por eso hemos de ser muchas. Ellos forman parte de los poderes político-institucionales, mediáticos, económicos, de la Iglesia… ¡pero las calles son nuestras! ” Y concluyendo la octavilla en letra más gruesa: “ Iglesia, estado y mercado: ¡fuera de nuestras vidas ”. Es su tarjeta de presentación: totalmente antisistema, y por supuesto proclamando que la calle es suya, como corresponde al más puro totalitarismo. “¡Hagámonos fuertes! -dice el pie del panfleto y en mayúsculas- ¡No dejemos que visibilicen su miseria integrista ultracatólica, antiabortista, homófoba y fascista! Eso es lo que tenemos enfrente cada día 25.

Por fortuna tenemos a la policía protegiéndonos de esa furibunda barbarie, que busca la manera de acercarse a nosotros para agredirnos (ya lo han hecho cuando han podido). Esta vez, al ser prácticamente infranqueable el dispositivo policial, hicieron volar tres sillas de las terrazas de la Avenida Gaudí en la retaguardia de la marcha. Sin consecuencias, gracias a Dios. Aunque a los antisistema y antivida les escandalice terriblemente este despliegue policial para defender nuestro derecho ciudadano a manifestar en la calle nuestras convicciones y para evitar que se nos agreda, entendemos que con nuestro valor en afrontar este reto cada día 25, le estamos haciendo un servicio a la sociedad, y por ende también a nuestros agresores, porque no podemos dejarles el dominio de la calle. Ni podemos dejar tampoco que campe a sus anchas y sin la menor oposición el pensamiento único, por más respaldos oficiales que tenga. ¿Lo entenderán los vecinos del barrio en que esto ocurre y todos los que a través de los medios tienen conocimiento de estos hechos? Esperemos que sí. Esperemos que si por moral no se ponen de nuestra parte (ésa es una batalla que tenemos perdida), lo hagan al menos desde el civismo.

Hemos perdido la batalla de las conciencias. Hace tan sólo 30 años, la inmensa mayoría de nuestra sociedad consideraba el aborto algo moralmente reprobable. En cambio hoy esa inmensa mayoría ha pasado a considerarlo moralmente neutro (sin relación alguna con la moralidad); y una parte de esa mayoría lo consideran una gran conquista para la mujer y por tanto un bien moral y social. Tan bueno lo consideran, que hasta luchan por que el derecho al aborto sea incluido entre los derechos humanos. Y precisamente por haber perdido la batalla de las conciencias, los más radicales de esa mayoría se sienten insultados y agredidos porque nos atrevemos a salir en público a proclamar sin el menor complejo, que nuestra conciencia respecto al aborto es la misma de nuestros padres, la de nuestros abuelos y tatarabuelos, y así infinidad de generaciones hacia atrás: que en esto nos hemos negado a subirnos al carro del progreso.

Y tanto más difícil es nuestra Marcha por la Vida (a pesar de ser tan corta), cuanto que la laxitud de conciencia ha calado incluso en la Iglesia: no son sólo el cura que paga abortos y la monja que los promociona (con el tacet , cuando no con el placet de nuestro cardenal); son también la mayoría de los fieles, que al no oír de sus pastores el discurso de la moral cristiana; al ver que éstos no se escandalizan por la promoción del aborto en las leyes, en la escuela, en los medios y en las instituciones; al no escuchar la doctrina de la Iglesia más que de tarde en tarde y sin poner demasiado énfasis; y sobre todo al ver que en los hospitales copatrocinados por la Iglesia se están practicando abortos sin que los obispos responsables se rasguen las vestiduras; esa mayoría de fieles acaban creyendo con todo eso, que lo del aborto tampoco es para tanto.


Y hemos de ser los laicos, una vez más, los que nos alarmemos y nos escandalicemos y nos ruboricemos (si nos permiten los monseñores que lo hagamos por ellos) de que el Hospital de San Pablo, de cuyo patronato forma parte el arzobispado, sea recomendado en la web de la Generalidad para que las mujeres embarazadas acudan a él a abortar.

¿Y cuál es la solución que adopta el cardenal? ¿Montar en cólera porque se realicen tales prácticas en su hospital y exigir a las autoridades políticas y sanitarias que se paralicen de inmediato? No padre. La reacción es acudir a ellas para que borren esas referencias y no dejen rastro de esas prácticas que ponen en entredicho la rectitud del pastor de la diócesis. Quien quiera, puede seguir esta historia al pie de la letra. Es tanto lo que hemos perdido por callar, lo que ha perdido la Iglesia por mantenerse en silencio, que esta vez no amainará el clamor de los fieles ante el horror del aborto ni musitaremos en la fría soledad de nuestras iglesias la oración por los niños que no llegaron a ver la luz; sino que saldremos a proclamarla en medio del fragor de la vía pública: sin dejarnos acallar por los comunicados engañosos del hospital de San Pablo; sin caer en la trampa de creernos ingenuamente que el borrado por parte de la Generalidad en su web oficial, de los abortos que se realizan en San Pablo, sea la prueba de que efectivamente han dejado de practicarse.
 


Transcribo, para acabar esta crónica, dos pasajes del parlamento que dio Mn. Custodio Ballester antes de iniciar la marcha, en representación del movimiento Priests for life: “ No hay debate cerrado cuando se conculca el derecho de tantos a nacer. Hago mías las palabras del beato Juan Pablo II cuando afirmaba que, en virtud del misterio del Verbo encarnado, todo ser humano ha sido confiado a la solicitud materna de la Iglesia. Por tanto, cualquier atentado a la dignidad o a la vida del ser humano es un ataque al corazón mismo de la Iglesia, al núcleo de su fe en la encarnación redentora del Hijo de Dios. Eso debe mover a toda la Iglesia a anunciar el Evangelio de la Vida a todo el mundo y a toda criatura”. Y concluyó: La Iglesia presente en medio del mundo, dando testimonio de la Verdad, crucificada y resistiendo los ataques de sus enemigos, es la Iglesia Santa que atrae y por la que vale la pena consagrarse. Debemos estar orgullosos de esta Iglesia que caminará hoy por las calles de Barcelona anunciando el Evangelio de la Vida.

Cesáreo Marítimo
Escrito publicado en la sección "De omnibus rebus" el 1 de diciembre de 2011

Entradas que pueden interesarte

5 comentarios

  1. 10 años ya... Qué tiempos y qué nostalgia. Ojalá los curas y obispos volvieran a manifestarse en la calle: la Iglesia todavía no está muerta. Desempolvaré mi rosario. Que cuenten conmigo

    ResponderEliminar
  2. La Iglesia presente en medio del mundo, ¿dando testimonio de la Verdad? (i)11 de agosto de 2022, 2:31

    "Hago mías las palabras del beato Juan Pablo II cuando afirmaba que, en virtud del misterio del Verbo encarnado, todo ser humano ha sido confiado a la solicitud materna de la Iglesia. Por tanto, cualquier atentado a la dignidad o a la vida del ser humano es un ataque al corazón mismo de la Iglesia, al núcleo de su fe en la encarnación redentora del Hijo de Dios"

    Vamos a necesitar de nuevo el activismo, siquiera "pelagiano", del P. Custodio, el único que se mueve dando la cara por la verdadera doctrina eclesial.

    Los documentos conclusivos sinodales de Barcelona y España [1,2] NUNCA hicieron mención alguna a los grandes temas determinados por Juan Pablo II y Benedicto XVI:

    - Los principios innegociables para los católicos en la vida pública: vida, familia y matrimonio, educación de los hijos y bien común

    - La civilización del amor contra la satánica ideología de género y la cultura de la muerte: aborto, eutanasia de ancianos y enfermos, eugenesia o selección de los mejores u óptimos, suicidio asistido, reproducción asistida, congelación y cancelación de embriones

    Por ejemplo, en el tema del aborto, NI UNA REFERENCIA en los documentos sinodales barcelonés y español [1,2], y eso que la recta doctrina eclesial tiene como dogma la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte. Aquí está la doctrina católica contra el aborto:

    GRECIA, siglo V antes de Cristo

    Juro por Apolo médico, por Asclepio, Higía y Panacea, por todos los dioses y todas las diosas, tomándolos como testigos, cumplir fielmente, según mi leal saber y entender, este juramento y compromiso:
    - Jamás daré a nadie medicamento mortal, por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo; tampoco administraré abortivo a mujer alguna. Por el contrario, viviré y practicaré mi arte de forma santa y pura

    DIDACHÉ, año 70 después de Cristo

    “No matarás el embrión mediante el aborto, no darás muerte al recién nacido”. (Didaché, 2, 2; Bernabé, ep. 19, 5; Epístola a Diogneto 5, 5; Tertuliano, apol. 9)


    CONCILIO VATICANO II

    - Gaudium et spes, 27: Cuanto atenta contra la vida -homicidios de cualquier clase, genocidios, aborto, eutanasia y el mismo suicidio deliberado- [y otras prácticas] son en sí mismas infamantes, degradan la civilización humana, deshonran más a sus autores que a sus víctimas y son totalmente contrarias al honor debido al Creador

    - Gaudium et spes, 51 ap.3º: tanto el aborto como el infanticidio son crímenes abominables


    PABLO VI

    - Humanae vitae 14: aborto, esterilización, anticonceptivos (ampliado en Donum Vitae n. 2, asumido en Splendor vitae)

    - Declaración sobre el aborto (Congregación para la Doctrina de la Fe), 18 noviembre 1974, n. 26 ("No se puede jamás aprobar el aborto")


    JUAN PABLO II

    - Donum vitae, n. 2 (ampliación de la Humanae Vitae 14)

    - Evangelium vitae, n. 62 (el aborto directo o querido como fin o como medio); 73: el aborto y la eutanasia

    - Catecismo nn. 2270-2275: La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida

    - Catecismo 2370: anticoncepción, destruye lo unitivo y procreativo

    - Código de Derecho Canónico, canon 1398: “Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae”


    BENEDICTO XVI

    - Aclaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre el aborto provocado (L'Osservatore Romano», Año CXLIX n. 157, 11 de julio de 2009, p. 7)


    CEE

    - Declaración SOBRE LA PROYECTADA NUEVA «LEY DEL ABORTO». Comisión Permanente CEE, 22.9.94

    Pág. 159: conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/boletin/BOCEE044.pdf

    Declaración sobre EL ANTEPROYECTO DE LA "LEY DEL ABORTO": atentar contra la vida de los que van a nacer, convertido en derecho. Comisión Permanente CEE, 17 junio 2009

    Pág. 14: conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/boletin/BOCEE083.pdf

    ResponderEliminar
  3. La Iglesia presente en medio del mundo, ¿dando testimonio de la Verdad? (ii)11 de agosto de 2022, 2:33

    CE de Francia

    - Documentos de referencia sobre pro-vida y contra el aborto o asesinato de niños:
    eglise.catholique.fr/sengager-dans-la-societe/eglise-et-bioethique/science-et-ethique/372364-textes-et-documents-de-reference-sur-lavortement/

    - Documento "Respetar a la vida humana desde su inicio":
    eglise.catholique.fr/la-conference-des-eveques-de-france/textes-et-declarations/369021-respecter-la-vie-humaine-en-ses-commencements/


    USCCB o CE de los EEUU

    - Actividad pro-vida: aborto
    usccb.org/prolife/abortion


    Con los documentos sinodales conclusivos [1,2], hemos tenido la suerte de conocer el grado de apostasía dentro de la Iglesia, pues ha habido toda una serie de fracasos encadenados en cascada de todos los responsables que, por comisión al incluir proposiciones apostáticas (ordenación de mujeres y casados, celibato opcional, cuestionamiento de la moral), o bien por omitir su deber de incluir temas vitales para la doctrina (vida, familia y matrimonio, educación de los hijos, bien común, cultura de la muerte, ideología de género):

    1. Obispos, porque son mártires de la Fé que debían de haber impedido el acceso de aportaciones apostáticas y debían de haber introducido la bioética, la familia y matrimonio.

    2. Diáconos y presbíteros, otros mártires de la Fé, los cuales tienen 7 años de estudios como para saber y conocer toda la doctrina católica ortodoxa

    3. Profesores de Teología, de los teólogos, sacramentalistas, biblistas, canonistas, moralistas y liturgistas, especializados por más años en los estudios especializados, privilegiados mártires y defensores de la Fé contra el error y la herejía.

    4. Pueblo de Dios ignorante, mediocre y malo, que no sabe nada de doctrina católica


    El Espíritu Santo NUNCA JAMÁS tiene diferentes enseñanzas, sólo tiene UNA SOLA ENSEÑANZA que sólo defiende la Iglesia Católica, no el resto de iglesias y comunidades cismáticas y heréticas, las cuales ya están más distanciadas de la enseñanza de Dios con sus aprobaciones de la ordenación de hombres y mujeres casados, divorciados y recasados en matrimonio homo y hetero.

    Así lo dice Benedicto XVI en VERBUM DOMINI (2010) sobre la Palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia, numerales 15 y 16:


    15. La Palabra de Dios, pues, se expresa con palabras humanas gracias a la obra del Espíritu Santo. La misión del Hijo y la del Espíritu Santo son inseparables y constituyen una única economía de la salvación. El mismo Espíritu que actúa en la encarnación del Verbo, en el seno de la Virgen María, es el mismo que guía a Jesús a lo largo de toda su misión y que será prometido a los discípulos. El mismo Espíritu, que habló por los profetas, sostiene e inspira a la Iglesia en la tarea de anunciar la Palabra de Dios y en la predicación de los Apóstoles; es el mismo Espíritu, finalmente, quien inspira a los autores de las Sagradas Escrituras.


    16. Conscientes de este horizonte pneumatológico, los Padres sinodales han querido señalar la importancia de la acción del Espíritu Santo en la vida de la Iglesia y en el corazón de los creyentes en su relación con la Sagrada Escritura. Sin la acción eficaz del «Espíritu de la Verdad» (Jn 14,16) no se pueden comprender las palabras del Señor. Como recuerda san Ireneo: «Los que no participan del Espíritu no obtienen del pecho de su madre (la Iglesia) el nutrimento de la vida, no reciben nada de la fuente más pura que brota del cuerpo de Cristo». Puesto que la Palabra de Dios llega a nosotros en el cuerpo de Cristo, en el cuerpo eucarístico y en el cuerpo de las Escrituras, mediante la acción del Espíritu Santo, sólo puede ser acogida y comprendida verdaderamente gracias al mismo Espíritu.


    :::::


    [1] Documento sinodal conclusivo, Barcelona, 29 mayo 22: esglesia.barcelona/wp-content/uploads/2022/06/Extra-CATCAST-Si%CC%81ntesi-Si%CC%81node-Bisbes-29-05-22-web.pdf

    [2] Documento sinodal conclusivo, España, 11 junio 22: conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/2022/06/SINTESIS-FINAL-FASE-DIOCESANA-DEL-SINODO.pdf

    ResponderEliminar
  4. El portaestandarte de esa defensa del no nacido ha sido Don Custodio Ballester, tenaz en la lucha por el derecho a la vida, sin complejos ni consideraciones sobre el qué dirán. Sin desmayo ha venido protagonizando a lo largo de los años esa vindicación del indefenso. Muchos que han logrado vivir merced a su lucha será el fruto de obras buenas que el Señor, Justo Juez, valorará. Cuántos quisiéramos haber hecho algo por lo demás para que el Señor nos lo tenga en cuenta el día del Juicio. Algún talento multiplicado. Apoyando a mosén Ballester, Germinans. Dios los bendiga a todos ellos.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con el Sr.Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Juan Pablo II, en Cataluña: "La Misa en el Camp Nou lleno fue seguramente un momento álgido del viaje"
¿Están los curas españoles como los franceses?
El copríncep d’Andorra, Joan-Enric Vives, rectifica per LA VALIRA i felicita ara la Diada Nacional d’Espanya
Sacerdote critica la nueva capilla del Santísimo en una importante basílica en Barcelona
Omella podría no haber renovado como miembro de la Congregación de Obispos
El curioso humor de «Catalunya Cristiana»
Simó Gras tanca l’etapa de Montblanc i com a portaveu de l’Arquebisbat
Por fin vemos a las monjas de Sant Benet de Montserrat
El esperpento del obispo emérito de Solsona
Jaume Vives: “La persecución religiosa que hubo en el 36 en España fue la más cruel de la historia"
Torras i Bages va recolzar la creació de la festa de la Hispanitat «per a glòria de la Mare Pàtria Espanya»
Rumores de la diócesis de Urgel
Ya tenemos obispo lazi
Diada de Cataluña: Iglesia y Generalitat, aliadas por el dinero y el monolingüismo
Señalan a 39 obispos españoles de encubrir pederastas; solo 14 están vivos
Por qué la Iglesia no hace tanto como debería (Por Josep Miró i Ardèvol)
El separatismo convierte el funeral de Núria Feliu en el fondo ultra de un estadio de fútbol
La caiguda del bisbe Novell