15 años de Gérminans Germinabit (4): 2010, el año en que el Papa vino a Barcelona

5

 
El año 2010 se produce un hecho de gran importancia para la ciudad de Barcelona y para su Iglesia local, el Papa Benedicto XVI llega para consagrar la Basílica de la Sagrada Familia, el templo que ideó el genial y piadoso Antonio Gaudí. A pesar de campañas en contra de los anti-Iglesia y del desinterés de una buena parte del clero y de las instituciones del nacional-progresismo, la visita papal representa un espaldarazo a lo mejor de la Iglesia, contenta y orgullosa de tener a su lado a este extraordinario Pontífice. Reproducimos el escrito del Directorio de Mayo Floreal, en el mismo día que el Papa Benedicto llegaba a Barcelona. 
 
Hoy llega Pedro
 
¡Y nos regocijamos en el Señor! Hoy el sucesor de Pedro, después de 28 años de la visita de su predecesor Juan Pablo II, vuelve a nuestra tierra catalana para confirmarnos en la fe. 
 
En el marco incomparable de la Sagrada Familia, viva catequesis en piedra, retablo litúrgico de fe, expresión de nuestro genio cristiano, viene el Papa a hablarnos de la familia. Y de cómo podemos y debemos evangelizar a esta sociedad, transmitiendo la fe de Jesucristo al hombre contemporáneo para empaparlo de Dios, valiéndonos en esta ocasión del arte como instrumento. Viene a sacudirnos de nuestros letargos, a advertirnos de los peligros de la secularización y del laicismo, que arremeten contra el hombre y su conciencia. Desde Santiago viene a recordarnos que la fe de la Iglesia de Jesucristo ha creado Europa. Que la ha engendrado y forjado. Que la Iglesia ha dado dimensión y sentido a la cultura europea y occidental. Que no han sido “las culturas diversas” las que han hecho la Iglesia. Que, como dijo León XIII en la Rerum Novarum , “ la comunidad civil de los hombres ha sido renovada profundamente por los principios cristianos: y en virtud de esta renovación, el género humano ha sido promovido a su más alta nobleza; más aún, ha sido apartado de la perdición y rescatado para la vida y ha sido elevado a tal perfección, que ni la hubo mayor antes, ni la habrá en los tiempos venideros” .
 
 
 
Viene el sucesor de Pedro a visitar la Obra del Niño Dios para hablar del compromiso de los creyentes en la defensa de la Vida como derecho inalienable de la persona. Para acariciar y llevar su bendición a aquel centenar de chicos y chicas cuidados por religiosas celosas de su vocación consagrada. Todos ellos no estarían aquí si en la prueba de la amniocentesis, y protegidos por las inicuas leyes de los políticos que nos desgobiernan, se hubiera detectado su minusvalía.

Viene a esta Cataluña plural y de mezcolanza que lleva una multisecular historia a sus espaldas. La que ahonda sus raíces en la fe y siente como necesaria la tarea de la Nueva Evangelización. Pero viene también a la Cataluña secularizada que quiere crecer de espaldas a Dios, sin darse cuenta de que Cataluña será cristiana o no será.

El Santo Padre va a presidir una liturgia impecable en medio de una diócesis que ha sido la cuna y la punta de lanza de todas las desviaciones litúrgicas contemporáneas posibles: en la que su Motu proprio “Summorum Pontificum” encuentra indiferencias y obstáculos así como enemigos enconados entre muchos obispos y sacerdotes.

Viene a una tierra donde los colegios de congregaciones religiosas son victimas de una autosecularización jamás conocida; y presionadas por las leyes de concertación escolar, se están convirtiendo en centros amorfos sin mensaje cristiano.

Viene a una Cataluña donde la mayor parte de las enseñanzas de su Facultad de Teología necesitan ser cribadas y tamizadas fuera de ella por profesores de recta doctrina, si deseamos que los futuros sacerdotes y laicos sean formados en la fe de la Iglesia.

 


 

Viene a una tierra donde la religiosidad popular, la del pueblo sencillo, se ha visto perseguida en los últimos decenios por buena parte del clero, que ha venido otorgando certificados de licitud de unas u otras tradiciones según el origen geográfico de los fieles.

Viene a una Cataluña donde el progresismo laicista en alianza con múltiples ideologías que le son acreedoras, ha hecho estragos en el tejido social de su pueblo. Donde la doctrina social de la Iglesia se ha visto inmersa en un vacío moral creado por muchos eclesiásticos y por políticos presuntamente “creyentes”.

Y aún a pesar de eso, nosotros le aguardamos con esperanza y con corazón libre de prejuicios. Queremos ser protagonistas de ese Encuentro, testigos privilegiados de esa Presencia que se esconde tras su ministerio. Queremos recibirle con los brazos abiertos y la mente despierta. Porque nos trae la Verdad, nos trae la Justicia, nos trae la Belleza, nos trae la Bondad.

¡Viva el Papa!
 

 

El Directorio de Mayo Floreal de Gérminans Germinabit

Escrito publicado en esta sección el 6 de noviembre de 2010

Entradas que pueden interesarte

5 comentarios

  1. Casi igual de mal que en el 201010 de agosto de 2022, 4:17

    12 años después estamos sólo un algo mejor, debido a una cuestión de pura biología: 12 años ha retirado a mucho clero nacional-progresista. Pero hay que hacer hincapié en que el fenómeno de la herejía progresista y modernista NO se reduce sólo al clero, sino a un ambiente ecológico completo: laicos, consagrados de todo tipo (religiosos y clero), teólogos, canonistas, profesores. De lo contrario no se entiende la pervivencia de esta herejía que ya dura desde, como mínimo, 1971, con el ascenso al poder de Mons. Jubany, que implicó el desembarco paralelo de este complejo teológico que, a su vez, iba de la mano con el desembarco de mayor envergadura y en mayor profundidad del modernismo durante el postconcilio (1965) con mentes mucho más poderosas que nuestros "homenotets", los cuales son simples colonos del Imperio del Mal, la teología del Rin: Rahner, Schillebeeckx, Küng, Metz, Boogaard, Brand, Congar...

    Recientemente, bajo el abanderamiento de nuestro Adelantado Mayor Mons. Omella, aprobó el apostático documento presinodal de Barcelona (29 mayo 2022) y de España (11 junio 2022), con peticiones dentro de las conclusiones sinodales de Barcelona que pedían mujeres sacerdotes, celibato opcional y reforma litúrgica [1].

    Tal fue el escándalo que el 8 de junio, en La Vanguardia [2], Omella se descolgó diciendo que las aportaciones del documento apostático barcelonés fueron hechas por más de 7.000 personas distribuidas en diferentes grupos sinodales (arciprestazgos, parroquias, movimientos, asociaciones, congregaciones religiosas, escuelas, entidades y organismos diocesanos), y que por ello, sólo eran unas propuestas nunca votadas ni aprobadas, que no era una nota doctrinal sino un documento generado por todos los bautizados, miembros de la Iglesia Peregrina de Barcelona y que han participado dando su opinión. Obviamente eso era media verdad: las miles de aportaciones se enviaban a sinode@arqbcn.cat, y para hacer el documento presinodal [1], obviamente habían un equipo sinodal barcelonés que tenía el poder "no sinodal" de seleccionar y resumir todas las miles de aportaciones.

    3 días más tarde, el 11 de junio, Mons. Omella participa en otro documento presinodal apostático, el de España, donde fue otra confusión con la anuencia de todos los obispos de España sin excepción: los obispos salían de rositas, crítica a los sacerdotes, halago a los laicos, complacencia con los religiosos y confusión doctrinal como la obsesión por lo sexual, la ordenación de las mujeres y de los casados, el celibato opcional de los sacerdotes, la acogida a las personas homosexuales. Y la confección del mismo no fue sinodal, pues de nuevo el equipo sinodal recibió plenos poderes para sintetizar miles de aportaciones.

    Todo ello redundó en el descrédito de la sinodalidad: los obispos, responsables del dogma, aprobaron aportaciones heréticas, erróneas y temerarias; el Pueblo ha pasado como ignorante.

    Todo ello indica que el nacional-progresismo catalán aún tiene suficiente peligrosidad para la salvación de las almas. No le demos ni oxígeno, son el anticristo que no reconoce la Palabra de Dios, no merecen ninguna obediencia y sí todas las críticas y resistencias posibles. Digámoslo claro como I Juan 2:

    - Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo que sabemos que es ya la última hora. Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros. En cuanto a vosotros, estáis ungidos por el Santo.

    ...

    [1] Documento presinodal Barcelona 29 mayo: esglesia.barcelona/wp-content/uploads/2022/06/Extra-CATCAST-Si%CC%81ntesi-Si%CC%81node-Bisbes-29-05-22-web.pdf
    [2] Nota Omella 8 junio: esglesia.barcelona/es/articlesopinio/proceso-sinodal-en-la-iglesia-de-barcelona
    [3] Documento presinodal España 11 junio: conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/2022/06/SINTESIS-FINAL-FASE-DIOCESANA-DEL-SINODO.pdf

    ResponderEliminar
  2. Profecía de Ratzinger (1)10 de agosto de 2022, 4:47

    Hay una profecía de Ratzinger, allá por fines de los 1960, cuando observó los prontos frutos podridos del Concilio, que viene a decir que la Iglesia quedará reducida a la casi nada para resurgir de nuevo. Una síntesis que dicen que procede de una conferencia radiofónica que llevaba por título ¿Bajo qué aspecto se presentará la Iglesia en el año 2000? de 1968, editado en alemán en 1970, y en español en 1971, como parte de la recopilación Fe y Futuro:


    “Pronto tendremos sacerdotes reducidos al papel de trabajadores sociales y el mensaje de fe reducido a una visión política. Todo parecerá perdido, pero en el momento oportuno, precisamente en la fase más dramática de la crisis, la Iglesia renacerá. Será más pequeño, más pobre, casi en catacumba, pero también más santo. Porque ya no será la Iglesia de los que buscan agradar al mundo, sino la Iglesia de los fieles a Dios y su ley eterna. El renacimiento será obra de un pequeño remanente, aparentemente insignificante pero indomable, pasando por un proceso de purificación. Porque así es como obra Dios. Contra el mal, un pequeño rebaño resiste.”

    “Cuando Dios haya desaparecido totalmente para los seres humanos”... “experimentarán su absoluta y horrible pobreza. Y entonces descubrirán la pequeña comunidad de los creyentes como algo totalmente nuevo”

    “La Iglesia se hará pequeña, tendrá que empezar todo desde el principio. Ya no podrá llenar muchos de los edificios construidos en una coyuntura más favorable. Perderá adeptos, y con ellos muchos de sus privilegios en la sociedad. Se presentará, de un modo mucho más intenso que hasta ahora, como la comunidad de la libre voluntad, a la que sólo se puede acceder a través de una decisión”.

    ResponderEliminar
  3. La profecía de Ratzinger (2)10 de agosto de 2022, 4:49

    Como teólogo, estaba aislado, después de haberse alejado de las interpretaciones del Concilio de sus amigos “progres” Küng, Schillebeeckx y Rahner (revista Concilium) sobre la interpretación del Concilio. En ese periodo se fueron consolidando nuevas amistades con los teólogos Hans Urs von Balthasar y Henri de Lubac, con quienes habría fundado la revista “Communio”. Ratzinger se fue de la universidad de Tubinga a la más tranquila de Ratisbona.

    Ratzinger dijo que estaba convencido de que la Iglesia estaba viviendo una época parecida a la que vivió después de la Ilustración y de la Revolución francesa.

    «Nos encontramos en un enorme punto de cambio –explicaba– en la evolución del género humano. Un momento con respecto al cual el paso de la Edad Media a los tiempos modernos parece casi insignificante». El profesor Ratzinger comparaba la época actual con la del Papa Pío VI, raptado por las tropas de la República francesa y muerto en prisión en 1799. En esa época, la Iglesia se encontró frente a frente con una fuerza que pretendía cancelarla para siempre.

    La Iglesia que surgió tras las revoluciones a finales del siglo XVIII, cuenta Ratzinger, se había hecho más pequeña y había perdido esplendor social,

    “pero al mismo tiempo se había hecho más fecunda por la nueva fuerza de su interioridad que, a través de los grandes movimientos de laicos y en las numerosas y nuevas fundaciones de órdenes, que tuvieron lugar desde mediados del siglo XIX, produjo nuevas fuerzas para la formación y la realidad social, hasta tal punto que no es posible imaginar nuestra historia más reciente sin ellas”.

    «De la crisis actual surgirá una Iglesia que habrá perdido mucho. Será más pequeña y tendrá que volver a empezar más o menos desde el inicio. Ya no será capaz de habitar los edificios que construyó en tiempos de prosperidad. Con la disminución de sus fieles, también perderá gran parte de los privilegios sociales». Volverá a empezar con pequeños grupos, con movimientos y gracias a una minoría que volverá a la fe como centro de la experiencia. «Será una Iglesia más espiritual, que no suscribirá un mandato político coqueteando ya con la Izquierda, ya con la Derecha. Será pobre y se convertirá en la Iglesia de los indigentes».

    Entonces, los hombres descubrirán que viven en un mundo de «indescribible soledad», y cuando se den cuenta de que perdieron de vista a Dios, «advertirán el horror de su pobreza».

    Solo entonces, concluía Ratzinger, verán «a ese pequeño rebaño de creyentes como algo completamente nuevo: lo descubrirán como una esperanza para sí mismos, la respuesta que siempre habían buscado en secreto».

    Una Iglesia despreciada por el mundo, con menos seguidores, obligada incluso a abandonar buena parte de los lugares de culto que ha construido a lo largo de los siglos. Una Iglesia católica de minoría, poco influyente en las decisiones políticas, socialmente irrelevante, humillada y obligada a «volver a empezar desde los orígenes».

    Pero también una Iglesia que, a través de esta enorme sacudida, se reencontrará a sí misma y renacerá «simplificada y más espiritual».

    ...

    Por eso conviene rezar para que la profecía sea breve y suave...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durant segles van haver-hi diferents corrents dins el cristianisme, diversos fils que es varen unificar en una sola forma. Una única corda. Des de la Reforma i, sobretot, amb la mort de Déu proclamada per Nietzsche el cristianisme s'està esfilagarsant com ho fan les grans cordes.

      Eliminar
  4. El Calvario qué tuvo que soportar Su Santidad Benedicto fue de órdago.

    Algún día se sabrá TODO!!!

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Juan Pablo II, en Cataluña: "La Misa en el Camp Nou lleno fue seguramente un momento álgido del viaje"
¿Están los curas españoles como los franceses?
El copríncep d’Andorra, Joan-Enric Vives, rectifica per LA VALIRA i felicita ara la Diada Nacional d’Espanya
Sacerdote critica la nueva capilla del Santísimo en una importante basílica en Barcelona
Omella podría no haber renovado como miembro de la Congregación de Obispos
El curioso humor de «Catalunya Cristiana»
Simó Gras tanca l’etapa de Montblanc i com a portaveu de l’Arquebisbat
Por fin vemos a las monjas de Sant Benet de Montserrat
El esperpento del obispo emérito de Solsona
Jaume Vives: “La persecución religiosa que hubo en el 36 en España fue la más cruel de la historia"
Torras i Bages va recolzar la creació de la festa de la Hispanitat «per a glòria de la Mare Pàtria Espanya»
Rumores de la diócesis de Urgel
Ya tenemos obispo lazi
Diada de Cataluña: Iglesia y Generalitat, aliadas por el dinero y el monolingüismo
Señalan a 39 obispos españoles de encubrir pederastas; solo 14 están vivos
Por qué la Iglesia no hace tanto como debería (Por Josep Miró i Ardèvol)
El separatismo convierte el funeral de Núria Feliu en el fondo ultra de un estadio de fútbol
La caiguda del bisbe Novell