lunes, 3 de mayo de 2021

La ‘operación cierre’ tiene gato encerrado

 

El proyecto de supresión de 160 parroquias, a pesar de su radical magnitud, ha sido acogido, en un principio, con general comprensión. Pocos discuten la inviabilidad (pastoral y económica) del hasta ahora vigente mapa parroquial, que ha devenido claramente inflacionario. Faltan feligreses, para quienes está pensada la parroquia. La palabra viene del griego παροικία, a través del latín parochia. La palabra griega está formada de παρά (para- = junto a) y οἶκος ( oikos = casa), más el sufijo -ια (-ía = cualidad como). Originalmente se refería a una vecindad. Por consiguiente, el acento se ponía en los fieles y no en los sacerdotes. Una vecindad de fieles. Si estos fallan, por mucho que haya presbíteros, aquella parroquia fenecerá. En su consecuencia, las que deberán sobrevivir, según el proyecto de remodelación, serán aquellas que mayor dinamismo presenten, que tengan más jóvenes participando, que celebren más primeras comuniones o impartan mayor número de confirmaciones, que aporten más vocaciones al Seminario. En definitiva, que tengan más futuro. Pues parece que va a ser que no.


Uno empezó a maliciarse cuando tuvo conocimiento que los dos clérigos a los que se había encomendado la redacción del proyecto eran Antoni Matabosch y Josep María Romaguera, pero pensó que una planificación que no se iba a detener en el corto plazo, sino que tenía indudables miras de futuro, no estaría contaminada por peajes ideológicos. ¡Vana ilusión! A medida que se va conociendo la propuesta del nuevo diseño parroquial, se patentiza que no se priman aquellas comunidades más vivas, sino por un lado las más históricas y por otro lado los buques insignia del nacional-progresismo eclesial.

Un ejemplo: el arciprestazgo de San Gervasio posee 8 parroquias (Bonanova, Nuria, San Gregorio Taumaturgo, Santa Joaquina de Vedruna, Santa Inés, San Ildefonso, Virgen de la Paz y Santa Cecilia). Van a quedar solo dos parroquias matrices. Es difícil, porque al menos 5 de ellas presentan buenos números de actividad pastoral, sacramental y social. Pues las dos parroquias supérstites serán la de la Bonanova y la … ¡de San Ildefonso! Ni Santa Inés, ni Nuria, ni San Gregorio ni la Virgen de la Paz obtienen premio. Las cuatro desclasadas y San Ildefonso agraciada con la distinción. ¿Tiene actividad juvenil? Mínima. ¿Aporta vocaciones al sacerdocio o a la vida religiosa? Hace lustros que no. ¿La media de edad de su feligresía es elevada? Elevadísima. ¿Se celebra el sacramento de confirmación cada año? Ni cada año ni cada dos. Eso sí, tiene el pedigrí de ser el faro señero del nacional-progresismo eclesial, desde el rito iniciático del affaire Galinsoga, pasando por el culto en vida a Mossèn Alemany y a ser el templo donde van a misa los convergentes de postín, entre ellos Artur Mas y Joaquim Forn. Ideología versus futuro parroquial.

 

 


La elección de San Ildefonso es un auténtico disparate que tendría que ruborizar a quien la ha pergeñado, pero resulta la plasmación absoluta del statu quo eclesial catalán. ¡Qué más da que en Santa Inés haya movimientos y voluntariado juveniles potentes! ¡Qué en Santa Joaquina de Vedruna dominen los kikos! ¡Qué Nuria esté permanentemente abierta! Se trata de que el nacional-progresismo no pierda sus privilegios, no vea reducido su status. Una mera relación de poder. Pero la incoherencia de esta decisión radica en que la misma viene a representar todo lo contrario que el plan de remodelación parroquial persigue. Si éste se concibe como un plan de futuro, por qué desdeña aquellas comunidades donde la juventud se halla presente. Debemos retener a los pocos jóvenes que quedan, que se juntan en los retiros de Effetá, de Hakuna, a los que perviven en unas pocas parroquias, a los que pertenecen al Opus Dei o a los kikos. En ellos está el futuro de la diócesis. ¿Qué favor les hacemos convirtiendo sus comunidades parroquiales en simbólicos centros de culto? ¿Se imaginan a esos movimientos juveniles recibiendo directrices del Consejo Parroquial de San Ildefonso? 


Por lo que se va conociendo del nuevo mapa parroquial prioriza el aspecto geográfico de la parroquia matriz. Que una no se halle muy cerca de la otra. Así, por ejemplo, en Badalona quedarán cuatro comunidades bien distanciadas: Santa María, La Salud, San Adrián y San Francisco de Asís. San José o San Sebastián de Pomar, por poner un ejemplo, quedarán desclasadas. El factor geográfico es comprensible. Las nuevas “Comunidades pastorales” han de cernirse sobre un espacio natural y homogéneo. Lo que no es admisible es que este espacio natural y homogéneo sea liderado por aquella parroquia mortecina y no por la más dinámica. Ha sido el rumbo escogido en San Gervasio. Y ojo al rumbo que se escoja en el arciprestazgo de San José Oriol, entre la basílica que honra al santo y su vecina Miraculosa que supera todos los registros. El agravio puede ser de mayor consideración que en San Gervasio. Serán informados puntualmente. 

 

Oriolt 

44 comentarios:

  1. Este plan previsto no hay por dónde cogerlo, y lo más grave el desanimo que esta provocando en muchos laicos y en algunos buenos sacerdotes.

    No se acaba de entender que a pocos años (por no decir meses) de jubilarse Mons. Juan José se haya metido en semejante berengenal.
    Si el último organigrama diocesano y curial nos desoriento, hizo perder eficacia en bastantes organismos diocesanos, eso no es nada con lo que se nos viene encima ahora.

    Dios nos agarre confesados, y el último que apague la luz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene toda la razón.

      Todo hace señalar las prisas de Omella por tener arregladas las cosas, y que las dificultades impuestas por el covid, junto con las históricamente desastrosas medidas arzobispales (cerrar más de dos meses los templos en el momento más necesario, de marzo a mayo, diciendo que la misa por radio, televisión e internet era válida), sólo han acelerado brutalmente una decadencia que se arrastraba desde hacía unos 40 años, pero por lo que se ve, la propuesta de solución se ha hecho de cualquier manera, de tal forma que no le digan que no hizo nada, pero que en realidad, nada funciona ni funcionará, pues se ha hecho aprisa y corriendo, y que será el próximo arzobispo quien tendrá que solucionar realmente el actual desaguisado.

      Dos importantes cuestiones no se han explicitado en esta reforma administrativa:

      1. Que la crisis es debida no a la secularización, sino a la autosecularización de la misma Iglesia, en todos los ámbitos: parroquias, monasterios y conventos, escuelas y otras organizaciones (prensa, fundaciones...).

      2. Que la teología del nacional-progresismo ha sido la responsable de haber llevado a nuestra diócesis a la debacle, y no asumen ninguna responsabilidad ni rendición de cuentas.

      Eliminar
    2. Anónimo 10:09. Antes de afirmar que la teología del nacional-progresismo ha sido la responsable de haber llevado a nuestra diócesis a la debacle, me permito aconsejarle que no haga afirmaciones que no se basen en la realidad. ¿Saber cómo está la Iglesia en Polonia, en Alemania, en Francia? Le cito estos países porque los conozco bien y sigo la vida del día a día.
      Creo que en España no viven una situación muy optimista.

      Eliminar
  2. "El proyecto de supresión de 160 parroquias, a pesar de su radical magnitud, ha sido acogido, en un principio, con general comprensión. Pocos discuten la inviabilidad (pastoral y económica) del hasta ahora vigente mapa parroquial, que ha devenido claramente inflacionario. Faltan feligreses, para quienes está pensada la parroquia."

    Uno empezó a maliciarse cuando tuvo conocimiento que los dos clérigos a los que se había encomendado la redacción del proyecto eran Antoni Matabosch y Josep María Romaguera, pero pensó que una planificación que no se iba a detener en el corto plazo, sino que tenía indudables miras de futuro, no estaría contaminada por peajes ideológicos. ¡Vana ilusión!"

    En mi opinión:

    1. La sinodalidad es un imperativo eclesial, es decir, que el Pueblo de Dios ha de ser convocado en un sínodo, dándole información transparente, para que delibere, debata, y decida, para que sea el obispo quien tenga la última palabra.

    2. La información debería de indicar cuáles son las parroquias mortecinas y dinámicas, no se realicen auténticos disparates, incoherencias, rebajas indebidas de una parroquia a un centro de culto, o que tengan un sesgo favoritista beneficiando a lobbies eclesiales destructores de la Iglesia en Barcelona, el nacional-progresismo.

    3. También dicha información debe de indicar el número de sacramentos que se realizan, los ingresos y gastos, la vivacidad eclesial de la parroquia, la población que sirven.

    4. Pero percibo que hay poderosas razones para escamotear la sinodalidad. Me parece que por un lado, hay dos visiones:

    a) La Iglesia local, por un lado, los sacerdotes diocesanos dinámicos se han encogido de hombros y saben que si todo queda en manos de una parroquia mortecina, al final el arzobispado va a ver cómo pierde dinero y va a rectificar; y de otro lado, los curas nacional-progresistas barren para sus intereses, pensando que se saldrán con la suya.

    b) La Iglesia general, los nuevos movimientos (kikos, opusinos, jacunas y efetás), van a lo suyo, pues su jurisdicción es universal, y Barcelona es un punto en el mapa: una buena donación al obispado, y saben que les será permitido todo. Las órdenes viejas, ya muertas, a vivir del patrimonio.

    En consecuencia, todos ven mejor no moverse, no identificarse para no ser misericordiados, y esperarán los hechos consumados y el nuevo statu quo, pues todos saben que si dominan las parroquias mortecinas, el resultado será catastrófico, y el arzobispado hará como Gatopardo: «Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie», es decir, que habrán unas teóricas 46 superparroquias y 160 agrupadas, pero en la práctica todo seguirá igual, porque las buenas parroquias -que saben cuáles son- son las únicas que darán dinero: no mates la gallina de los huevos de oro.

    5. Uno de los aspectos de la sinodalidad, la participación del Pueblo de Dios ante una drástica reducción de parroquias, implicará que desde el arzobispado, Omella y Sistach el emérito, se den explicaciones de la causa de tal disminución de las parroquias. Evidentemente, la responsabilidad es del nacional-progresismo, aquél del que dijo Carles: "Se han preocupado más de la C que de la E" (Catalunya-Església).

    6. Ciertamente, la eclesiocatástrofe es total en el arzobispado. La Vanguardia de este domingo mencionaba el desplome de todos los medios de comunicación del arzobispado: Ràdio Estel, Cataluña Cristiana y hasta el mismo Full Dominicial, dando la culpa, como no, a la secularización, no al nacional-progresismo. Las escuelas católicas retroceden, las órdenes y congregaciones se vacían, no hay vocaciones ni ordenaciones, las parroquias cierran, y la Iglesia Doméstica, la familia católica, se colapsa sobre sí misma. Eso sí, pasamos de 2 a 3 obispos auxiliares, pues el Cuerpo se descompone, pero la Cabeza crece. La Iglesia en Barcelona se ha vuelto del gatopardo, y cada una -Iglesia jerárquica, local y general- va a lo suyo esperando que "tot peti" y se reconduzca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que la secularización y el nacional-progresismo eclesial han sido y son aún una pinza que se retroalimenta. En el Maresme sabemos mucho de ello.

      Eliminar
  3. Hay dos diócesis alemanas que antes de reducir el número de parroquias, han hecho durante años un sínodo para discutirlo. No obstante, la Iglesia de Alemania está metida dentro de un cisma apostático, pues alrededor del 13 de mayo, día de la Virgen de Fátima, han decidido hacer una Gran Fiesta de la Apostasía, con la bendición de todas las parejas homosexuales que se presenten en el templo, y con la intercomunión de todos los protestantes que también se personen en la misa.


    1. En Colonia hacen algo parecido a Barcelona, pasando de 500 parroquias a entre 50 ó 60, pero practicado la sinodalidad:

    zukunftsweg.koeln

    Llevan unos ¡seis! años de sínodo para reformar las parroquias, y en su inicio (2016), se formularon unas preguntas:

    "Sospechamos y experimentamos en muchos lugares, que nosotros, la Iglesia en la Arquidiócesis de Colonia, ya no podemos simplemente continuar como antes.

    a) ¿Cómo queremos reaccionar ante esta pérdida de relevancia, carisma y poder misionero, que se puede experimentar en muchos lugares?

    b) El número de feligreses, sacerdotes y personas involucradas en las congregaciones es cada vez más pequeño, los recursos disminuyen constantemente

    c) ¿Qué podemos hacer para devolver nuestra fe al mundo desde las iglesias vivientes?

    d) ¿Cómo podemos lograr la renovación espiritual basada en el evangelio?

    A pesar de ello, la reforma revela una propuesta inquietante: "La Iglesia del Futuro en la Arquidiócesis de Colonia ya no será atendida por profesionales a tiempo completo, sino que será una iglesia diseñada, apoyada y responsable, en la que habrán diferentes servicios y roles, pero no una dignidad diferente de los bautizados."

    Es decir, los "profesionales a tiempo completo" incluye a los curas: ya no habrán los rectores tal como los entendemos, los curas irán yendo y viniendo de las parroquias y centros de culto, sin conocer nada de ellas: ahora allí, luego allí.


    2. El Vaticano frenó el plan del obispo alemán Stephan Ackerman de la diócesis de Tréveris (Trier), para convertir 887 parroquias en tan sólo 35 “megaparroquias”.

    Esta diócesis alemana sufragánea de Colonia tenía en 2017 casi 1,4 millones de católicos, de un total de 2,5 millones de habitantes, atendida por casi 800 sacerdotes, entre diocesanos y religiosos. Para compararlo con Barcelona, nuestra archidiócesis cuenta con 214 parroquias, abarca unos 340 km², donde habitan 2.660.000 personas, de las cuales 2.110.000 son católicas, un 80%,​ que son atendidos por 862 sacerdotes.

    Las 35 megaparroquias daban más poder a los “equipos pastorales” conformados por laicos y sacerdotes. En algunos lugares, habrían católicos que tendrían que recorrer más de 60 kilómetros para poder ir a misa.

    Aunque se hizo un sínodo que duró tres años para planificar esta reducción de parroquias, a la hora de aplicarla hubo una reacción de muchos sacerdotes, religiosos y laicos hacia Roma, lo que motivó una reunión del obispo con el cardenal Beniamino Stella, prefecto de la Congregación de los Obispos y el arzobispo Filippo Iannone, presidente del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos.

    De la reunión, la diócesis de Tréveris afirmó que "la Congregación para el Clero, al igual que el Consejo Pontificio para los Textos Legislativos, tiene preocupaciones sobre la reforma propuesta de las parroquias, como se describe en la ley sobre la implementación de los resultados del sínodo diocesano".

    Las "preocupaciones" de la Santa Sede, eran:

    a) el papel del pastor en el equipo de liderazgo de la parroquia
    b) el servicio de otros sacerdotes
    c) la concepción de los cuerpos parroquiales
    d) el tamaño de las parroquias futuras
    e) la velocidad de implementación


    3. Sea como sea, a las parroquias recomiendo que vayan buscando a sus curas para hacer, como mínimo, las misas a los horarios adaptados a la vida del barrio. Recuerden que por experiencia en mi parroquia, una parroquia sin misas es una parroquia muerta.

    ResponderEliminar
  4. Soy feligrés de una comunidad neocatecumenal de la parroquia de Santa Joaquina Vedruna, y no se de donde saca que nuestra parroquia, quizás una de las más vivas de la diócesis, vaya a convertirse en un simple Templo, básicamente porque es una parroquia diocesana pero que pertenece a la orden carmelita que regenta un convento en la misma ubicación y por tanto los párrocos que la rigen son carmelitas, no diocesanos. Pienso que la información, en este caso concreto, es engañosa o inexacta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santa Joaquina es parroquia y por tanto depende del obispo que puede hacer lo que quiera con ella. El hecho de que la lleven unos religiosos, en este caso carmelitas, no tiene nada que ver, no es de los carmelitas, es diocesana, ellos sólo tienen la atención pastoral mientras el obispo quiera. Y ciertamente su parroquia no figura como parroquia en el Mapa Pastoral, al igual que muchas otras regentadas por religiosos. Sólo quedarían dos parroquias en ese arciprestazgo en ese fatídico mapa que esperemos que nunca se lleve a cabo, y la suya ciertamente no está, tampoco su vecina Santa Inés, una parroquia con una vitalidad impresionante.

      Eliminar
    2. Otro efecto de la sinodalidad es que se nos dé el Mapa Pastoral y Parroquial COMPLETO, con todas las especificidades como las que refiere: parroquias cuya pastoral es llevada por religiosos, clero diocesano, otros casos especiales... TODO.

      Eliminar
  5. A ver si hay suerte, teniendo en cuenta que la directora del colegio de las Dominicas en vez de llenar su colegio (lo de la religión ya quedó atrás hace mil años) se dedica a lamentar en google que el Corpus de Corcega esté lleno. Me temo que como dice Oriolt van a morir matando.

    ResponderEliminar
  6. No hay mas ciego que el que no quiere ver

    ResponderEliminar
  7. Goyo
    ¿Cómo pueden decidir una acción tan transcendental, solamente unos cuantos presbíteros comandados por la alta alcurnia de la diócesis de Barcelona?.
    Han tenido tiempo suficiente desde que idearon esta situación, para orar y pedir al Espíritu del Señor los ilumine en esta acción. No sé si lo habrán hecho, espero que sí.
    ¿No es más justo y razonable, que pidieran la opinión de los feligreses que son los que verdaderamente mantienen vivas estas parroquias?. Una vez escuchados, tomar las decisiones oportunas. Siempre con un consenso.
    Sr. Cardenal, menos viajes y mayor interés por la diócesis que tiene encomendada. Que Dios Padre lo ilumine. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo pueden decidir una acción tan transcendental, solamente unos cuantos presbíteros comandados por la alta alcurnia de la diócesis de Barcelona?.
      "Han tenido tiempo suficiente desde que idearon esta situación, para orar y pedir al Espíritu del Señor los ilumine en esta acción. No sé si lo habrán hecho, espero que sí.
      ¿No es más justo y razonable, que pidieran la opinión de los feligreses que son los que verdaderamente mantienen vivas estas parroquias?. Una vez escuchados, tomar las decisiones oportunas. Siempre con un consenso"

      ES que lo que pide con toda lógica y sentido común se llama SINODALIDAD, y lleva varios años en efectuarse, tal como señaló más arriba en las diócesis de Colonia y Tréveris. En Colonia empezaron en el 2016 y aún siguen, ya en las últimas fases.

      Hace falta SINODALIDAD: que el Pueblo de Dios sea informado, asesorado, debata, delibere y decida su resolución, y que el arzobispo dé su última decisión y realice la ejecución. Pero eso durará años, lo que se hace es papel mojado, pues no hay sinodalidad.

      Eliminar
  8. El favor que le hace Romaguera a Jubany no se entiende si no es por razón de amistad y compadreo entre ambos. El actual rector de Hospitalet le debe tal cargo al ahora párroco de Sant Ildefons al que sustituyó en dicha parroquia metropolitana. Sólo así puede entenderse que una parroquia lúgubre, decadente y nido de víboras, puedan erigirse como luz, faro y guía de otras tantas, objetivamente mejores y que pasarán a segundo plano e incluso a la extinción.
    Sin duda, se prevé que ante tanta arbitrariedad haya rebelión no solo en las distintas feligresías sino hasta en buena parte del clero afectado.
    Vamos a estar muy divertidos y entretenidos durante los próximos años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "una parroquia lúgubre, decadente y nido de víboras, puedan erigirse como luz, faro y guía de otras tantas, objetivamente mejores y que pasarán a segundo plano e incluso a la extinción.
      Sin duda, se prevé que ante tanta arbitrariedad haya rebelión no solo en las distintas feligresías sino hasta en buena parte del clero afectado.
      Vamos a estar muy divertidos y entretenidos durante los próximos años."

      Lo ha dicho muy bien. El proyecto nace muerto por falta de participación del clero, que conoce la situación propia, de los religiosos y los laicos, que si están mínimamente preocupados también tienen derecho a voz y voto, además de que todos somos miembros del cuerpo de Cristo.

      Lo de momentos divertidísimo durante los próximos años será un hecho, tanto lo de entretenido como lo de años.

      Eliminar
  9. Bergoglio es rotario, Sistach es rotario, Omella es rotario (casi todos los pelotas de Bergoglio son rotarios), la antigua Compañía de Jesús, hoy de Soros, también es rotaria y mucho más...(No se olvide que los rotarios son la cara más light y presentable de la Masonería.)
    Todos los comisarios más políticos que párrocos que Omella colocará al frente de sus agrupaciones de neoparroquias van a alinearse, por supuesto, bajo la inspiración de esa , llamémosla, tendencia . No es ninguna casualidad que el hermano Matabosch ya esté pasteleando sobre el asunto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco a un exrotario y de masones nada de nada. Cuchipandas para ricos.

      Eliminar
    2. ¡Qué inocente es usted! (¿O se hace el inocente?)

      Eliminar
    3. Asómese Ud. a : es.catholic.net ( busque allí El Club Rotario, el hermano menor de la Masonería). Le quedará claro.
      Es una organización pantalla de la Masonería, digamos, como un atrio de los gentiles...

      Eliminar
    4. Los rotarios son MASONES.

      Eliminar
  10. No debemos estrañarnos,todo está escrito y como sabeis,irá a PEOR.
    Por lo tanto,sólo cabe agruparse en comunidades,como al PRINCIPIO y vivir lo que Jesús nos dijo y dejando al margen a todos los mercaderes que se han apoderado de la Santa Iglesia.
    Qué vendan edificios y se hagan ricos,de nada les valdrá.

    ResponderEliminar
  11. Este proyecto es puro despotismo sin lustre. ¿No les gusta tanto la democracia? Pues esto debe hacerse de abajo arriba y no como ahora, en manos de los rasputines y matabosques en la sombra.
    Aquí tiene que tomar la palabra el pueblo de Dios. Realizar esa transcendental transformación sin la participación sinodal de las parroquias y sus laicos sería un verdadero GOLPE DE ESTADO al más puro estilo antiguo régimen.

    ResponderEliminar
  12. Esto se solucionaba con unas decenas de sacerdotes pidiendo audiencia al cardenal y diciéndole: "aquí tiene usted las llaves del templo. Búsquese a otro que celebre Misa a partir de la semana que viene".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr. Luis Fernando.

      Eliminar
    2. Bien dicho, Luis Fernando.

      Eliminar
    3. Sí, pero eso no se lo dirán porque ahora los curas cobran del Estado, y el arzobispo les podría quitar la nómina echándolos de curas, como ha hecho con el padre Barco. Por eso creo que los curas, como San Pablo, deberían tener un trabajo que les diera una verdadera independencia económica para actuar en conciencia y libertad. Y por eso creo que a la Iglesia le iría muy bien para regenerarse y recristianizarse que el Estado le quitara todos los "privilegios" y conciertos y subvenciones y sueldos actuales.

      Eliminar
  13. Recuerdo con mucha tristeza en un viaje a Francia,hace años,que paseando por una calle de Avigñon,vi una Iglesia gótica,convertida en cafetería a pie de calle,con su música y sú alboroto de esos lugares.
    En otro viaje a una ciudad Española,donde habia estudiando durante seis años y cuando llega la hora de la comida,decidimos entrar al hotel en que habian convertido aquel colegio,el restaurante lo habian situado en el salón de estudios,donde llegamos a estudiar 300 muchachos,pues era el lugar de las bodas y fiestas.Para nosotros ese lugar era tan sagrado como la Iglesia,sólo quedaba el artesonado del techo.Sentí una gran tristeza.
    Supongo que la misma que pronto sentiremos en Barcelona,cuando veamos esos santos lugares,convertidos en centros comerciales,cafeterias ,etc,etc
    A los que les toca ser destructores de ese patrimonio de tantos años,les compadezco,pero todos somos respomsables en mayor o menor medida
    Qué Dios nos perdone

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No veo que yo sea responsable de nada de eso.

      Eliminar
  14. Está claro que el sr. Arzobispo quiere continuar con la nacionalización de la sociedad catalana, caiga quien caiga.

    No importa que la política y el concilio hayan descatolizado Cataluña.
    El objetivo es el proces pujoles hasta la victoria (o derrota) final.

    Bueno.

    A estas alturas ya no importa.

    Casi es lo mejor, porque esa es la única manera de que los fieles de Cristo Jesús sepan claramente quien es quien y actúen en consecuencia.

    La X de la renta tiene que desaparecer.

    Que cada uno aporte a su parroquia o a la iglesia que le inspire más confianza y seguridad de su doctrina.

    Y que Omella se ponga a trabajar como un hombre.

    Y si no trabaja, que no coma (Lenin)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de quién no trabaje no co coma, lo dijo San Pablo.

      En ningún caso Lenin.

      Eliminar
  15. ¿Es cierto que en Gracia sólo quedaría una parroquia y sería San Juan?
    ¿Dónde se pueden encontrar estos planes? ¿Cómo es posible que un plan de esta envergadura se haga sin tener en cuenta las realidades pastorales y económicas de las parroquias? Sería realmente grave que se matasen todas las realidades vivas para intentar resucitar unas parroquias muertas. Destruir es muy fácil, construir muy difícil. Basta viajar un poco para contemplar el gran desastre de las mega-agrupaciones parroquiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora estoy ante la parroquia de San Juan y está cerrada, al menos el portalón principal, que tiene una inscripción: The Creator lied to us. La zona es de baretos y vida bohemia y nocturna, cerca del cine Verdi. Las escaleras están llenas de gente sentada. Viendo la parroquia, uno ve el sinsentido y absurdo de esta parroquia convertida en central: destinada al fracaso más absoluto, completo y total, hecho desde un despacho por un ignorante funcionario que nada sabe de la vida real eclesial y de barrio...

      Eliminar
  16. "La palabra viene del griego παροικία, a través del latín parochia. La palabra griega está formada de παρά (para- = junto a) y οἶκος ( oikos = casa), más el sufijo -ια (-ía = cualidad como). Originalmente se refería a una vecindad. Por consiguiente, el acento se ponía en los fieles y no en los sacerdotes. Una vecindad de fieles. Si estos fallan, por mucho que haya presbíteros, aquella parroquia fenecerá. En su consecuencia, las que deberán sobrevivir, según el proyecto de remodelación, serán aquellas que mayor dinamismo presenten, que tengan más jóvenes participando, que celebren más primeras comuniones o impartan mayor número de confirmaciones, que aporten más vocaciones al Seminario. En definitiva, que tengan más futuro."

    Esto se llama lógica y racionalidad. Pero está garantizado que, por el hecho de serlo, no se aplicará aquí.

    ResponderEliminar
  17. La mayor parte de las iglesias barcelonesas y catalanas sobrarán dentro de diez años y dentro de 20 sobrarán todas. Quedarán convertidas en mezquitas, hoteles, discotecas, bares... Al tiempo!

    ResponderEliminar
  18. He leído el escrito del Sr. Oriol T. y todos los comentarios que han seguido.
    Aporto mi experiencia al haber vivido 6 años en Suiza. Nuestra parroquia tenía y tiene mucha vida. Pero la estructura no guarda ningún parecido con nuestras parroquias. Todos los cristianos forman una comunidad que se estructura como una asociación y se dota de una organización para atender todas las necesidades. El sacerdote no forma parte de esta "Junta". Él está contratado, para la celebración que requiera un ministerio sacerdotal. Su papel no es el de "Jefe".
    Hay una relación entre todos los miembros que es una fraternidad total.
    Es cierto que allí no tendría lugar un blog como Germinans. Nunca he visto pesimismo entre los cristianos que nos reunimos para vivir la alegrí del Evangelio.

    ResponderEliminar
  19. Más de lo mismo. La crucecita que sea la de cada zona y wue arreen veremos cuanto duramos. Los representantes de clero poco ayudan con su ejemplo al resto de los fieles. Qué iglesia más cansina la catalana, haber cuando resurge la Iglesia en Cataluña.

    Salut.

    ResponderEliminar
  20. Nadie puede explicar porqué se quiere extinguir la parroquial de Santo Tomás Moro de la calle Collserola?

    ResponderEliminar
  21. Vayamos al meollo. ¿Qué buscan con esto?
    Aquí se está pergeñando en la sombra una gigantesca operación y negocio inmobiliarios que dará unos beneficios multimillonarios.
    Éstos olvidan que las parroquias se han ido levantando a lo largo de muchas décadas con el esfuerzo y las donaciones de los fieles y, por tanto, no pertenecen a los matabosques ni a los omeyas sino a al pueblo de Dios de cada zona.
    Sería , pues, muy interesante saber de quiénes o de quién ha partido esta luciferina idea de las agrupaciones parroquiales o neoparroquias . Lo que está claro es que algunos Judas ya se deben estar frotando las manos imaginando la pasta que van a levantar... Osoro, pues, va a quedar corto.

    ResponderEliminar
  22. Me dan verdadera lastima los Sacerdotes fieles a la palabra de Nuestro Señor Jesucristo.

    Con semejante caterva de demonios infiltrados dentro de la jerarquía, principalmente la Alemana.

    Uffff, que asco da todo, Dios mio.

    ResponderEliminar
  23. Estamos viendo el principio del fin _Al fiunakl laas catedrales y poco mas Se venderan templos , locales, etc etc , Tendran dinero HOY y mañana la Iglesia desaparecida en Cataluña ...............al tiempo

    ResponderEliminar
  24. ¿No sera que nos falta visión sobrenatural?

    ResponderEliminar
  25. Esto es un reflejo de lo que va a suceder en el resto de las diócesis de nuestro país. Pues al no haber sacerdotes ni fieles y los que hay con una edad avanzada. Lo que se hará será reducir el número de parroquias para concentrarlo en unidades parroquiales. Una parroquia que agrupe varios pueblos. De hecho algún plan así se viene planteando ya en algunas diócesis.

    ResponderEliminar
  26. Se trata de un círculo vicioso no sólo barcelonés, sino internacional. La falta de feligreses justifica el cierre de parroquias y templos, lo cual deja huérfanos a los pocos feligreses que había, quienes en consecuencia acaban por alejarse de la Iglesia, lo cual es motivo para nuevos cierres etc. En Barcelona el nacionalismo hace que el fenómeno sea aún más perverso y que los criterios empleados en este procedimiento sean pura corrupción. Donde hay fe no hacen falta parroquias, surgen ellas solas. Hace 70 años mi madre, en la Argentina, llegó a vivir a un barrio nuevo, en el que todavía no existía ni una capilla. Solución: la misa se celebraba de forma rotativa en casas particulares. Hace 40 años en Castelldefels playa, sin más parroquia que la lejana en el centro del pueblo, en verano íbamos a una misa al aire libre en un pinar que se llenaba de fieles. Pero eran otros tiempos...

    ResponderEliminar