Las revelaciones de Vicenç Lozano

25

 

Este fin de semana me he leído el libro “Intrigues i poder al Vaticà” que Portic Editorial ha publicado al periodista Vicenç Lozano, enviado especial de TV3 a Roma durante casi 40 años. Se trata de una obra rigurosa, absolutamente periodística, que se lee con fascinación y en la que el autor nos cuenta sus vivencias en estas cuatro décadas de corresponsalía en el Vaticano. Supongo que pronto será traducido al castellano, ya que el libro contiene revelaciones que entrañan auténticas bombas. Si hubiese sido escrito en italiano, por un afamado vaticanista, nos hallaríamos ante un exitoso best-seller. 


El autor no disimula sus entusiasmos francisquistas, pero el alcance de sus indagaciones y la calidad de los testimonios recogidos aportan tanto una lectura interesante como un relato fidedigno. El libro está escrito en primera persona y se halla repleto de confidencias de las múltiples fuentes del periodista y de hechos vividos personalmente por él. Además, esas fuentes comprenden a todos los sectores eclesiales: desde los lefebvrianos a los más izquierdistas cristianos de base; de Comunión y Liberación a San Egidio; con curiales que aborrecen a Bergoglio y otros que lo idealizan; con confidentes conservadores, progresistas, de la mafia lavanda y víctimas de la pederastia. Un periodista comme il faut.

Lozano empieza con las revelaciones referentes a la relación del Papa Francisco con Cataluña, en cuyo frontispicio aparece su anécdota con Bergoglio en el comedor de Santa Marta: “¿Catalán? Uy, no me hables del procés. ¡Háblame de Messi!” El sucedido es una descripción gráfica del entusiasmo que provoca en el Papa el independentismo catalán. Pero su aversión no se limita al chascarrillo con el periodista. En el libro se cuenta la visita ad limina de 2014, encabezada por el cardenal Martínez Sistach, en la que los prelados catalanes le explican la situación que vivía la Comunidad en plena eclosión separatista. Según Lozano, algunos obispos asistentes le comentaron “que el Papa se mostró poco receptivo, muy frio y nada comprometido en sus respuestas”. No se trata de que el Vaticano no apoyase el proceso, sino que el mismo Santo Padre se oponía manifiestamente al mismo; circunstancia que produce una evidente frustración en el nacional progresismo eclesial catalán que no alcanza a entender como un papa aperturista no se alinea con sus postulados. Lo dice el propio autor: “Mucha gente de posiciones soberanistas, incluso consejeros del gobierno catalán, me insistían en muchas ocasiones que no entendían la insensibilidad de este pontificado con Cataluña”.


Siguiendo con la información local, hasta este portal llega a ocupar su presencia en el libro, también reveladora. Les traduzco: “[Martínez Sistach] vivió su mandato en Barcelona obsesionado por las campañas del grupo Germinans, formado por sacerdotes -muchos de ellos anónimos- de carácter ultraconservador. Germinans tiene un blog muy beligerante en Internet, en clave nacionalcatólica que ha ido denunciando los supuestos flirteos entre el arzobispo y el proceso independentista”. Olvidémonos hoy de los socorridos tópicos de ultraconservador y nacionalcatólico y quedémonos con la obsesión de Sistach, tantas veces descrita en esta página. 

 

Vicenç Lozano

Después Lozano se adentra en la temática propiamente vaticana y aquí las revelaciones alcanzan grados aterradores de una curia dominada por la doble moral, sexual y económica. Así, por ejemplo, nos cuenta que asistió a una comida en un restaurante, oculto y privado, en el barrio de Borgo Pio, invitado por dos cardenales, en el que, tras comer de manera exquisita y paladear un inolvidable Burdeos, los camareros le acercaron una elegante carpeta que incluía un extenso catálogo de fotografías de chicas que ofrecían sus servicios y otro capítulo de chicos jóvenes con idéntico objetivo. O las fiestas suntuosas a las que ha asistido, con motivo de aniversarios de cardenales, que empezaban a las 12 del mediodía y finalizaban con la salida del sol, en las que el programa se hallaba amenizado con baile, fuentes de caviar y marisco, regado con los mejores vinos y champañas franceses. Y la información que posee sobre los apartamentos cardenalicios, en los que destacan los 500 metros cuadrados de la vivienda del cardenal Sandri, los 800 del cardenal Comastri en una residencia decorada con cuadros de Rafael o el suntuoso e inmenso apartamento del Palacio del Governatorato, conocido como el settebagni, por el número de servicios que posee. O su encuentro personal con el propietario de un bar musical que le explica las fiestas que organiza a algunos cardenales, a los que suministra alcohol, cocaína, prostitutas, chicos jóvenes y transexuales.


Quienes no hayan leído el libro pensarán, vistas estas anécdotas escabrosas, que nos hallamos ante un libelo sensacionalista. Nada más lejos de la realidad. Lozano es un veterano periodista, no un advenedizo que busque la fama; por otro lado, el nivel y riqueza de sus fuentes otorgan un alto nivel de credibilidad a sus relatos. 


Por mi parte, les he aportado mi resumen de un libro que dará que hablar. Las conclusiones sobre lo que explica se las dejo a otros. 

 

Oriolt 

Entradas que pueden interesarte

25 comentarios

  1. Sorprende que nadie más se haya hecho eco de esas "bacanales" cardenalicias. Y no parece riguroso ni ecuánime un autor que acusa a esta página de ultraconservadora y de pretender la vuelta al "nacionalcatolicismo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo que hay hoy en Cataluña no es "nacionalcatolicismo", que venga Dios y lo vea.

      Lo que pasa es que no es el nacionalismo de hace 80 años, sino el pujolismo de hace 40.

      Los resultados están ahí.

      Eliminar
  2. Cuando el Concilio Vaticano II abrió la Caja de Pandora2 de marzo de 2021, 3:11

    Es un libro que explica cosas, con un curioso detalle (que conocerían los servicios secretos), que ya se sabían, en general y como mínimo, desde el posconcilio, hace más de 55 años:

    1. Benedicto XVI sitúa el "colapso moral" de la Iglesia en la Revolución del 68 donde "la pedofilia se diagnosticó como permitida y apropiada".

    www.libertaddigital.com/1276636563/ (poner en buscador)

    2. La destrucción de la moral católica la hizo el "Catecismo Holandés" de 1966, por obra de la escuela de Tubinga, del movimiento litúrgico, de Karl Rahner, Schoonenberg, Schillebeeckx, Renckens y Hulsbosch y de la catequesis del Institut supérieur de Pastorale Catéchetique de París, que ya venían de los 1950. Se explicita el problema conciliar de 1965 y con Francisco este 2021: la doctrina de la fe tiene proposiciones históricamente obsoletas, hay que modernizarlas al espíritu de hoy (¡hablamos de 1960!)

    file:///C:/Users/Usuario/Downloads/9954-Texto%20del%20art%C3%ADculo-72761-1-10-20180327.pdf

    pero parece que ahora ya se puede hacer un libro sobre ello sin escándalo social, en este pontificado de Francisco. Significativo que la sociedad de los 1960-1970 eso jamás se habría publicado, pues habría sido un escándalo inimaginable. En España, se dice que si quieres tapar un hecho, lo debes de publicar en un libro. Ni siquiera denunciarlo en la Fiscalía, y si no, miren el Expediente Royuela.

    Lo más terrible es que tanto los curas homosexuales, por sodomía, como los curas heterosexuales activos, si hacen aborto, realizan dos actos intrinsece malum en grado máximo, los que claman al Cielo: sodomía y asesinato del inocente, inofensivo e indefenso, el niño no nacido, por acción del Parlamento y el Tribunal Constitucional, prevaricador tribunal que lleva 11 años sin pronunciarse sobre la ley del aborto.

    No hay duda de que la decadencia total de la Iglesia Católica bajo Francisco corre pareja con el desplome moral de toda la Civilización Occidental, desde los EEUU hasta Europa, porque fracasa la Iglesia Católica, puesta por Dios para interceder por el mundo, éste bajo dominio del príncipe de las tinieblas.

    Así, mientras Francisco, en sus decadentes documentos, legitima la comunión y absolución de los adúlteros en Amoris laetitia, la adoración de la Pachamama en los jardines vaticanos y Querida Amazonia, la entrada de la mujer en el presbiterio como lectoras y acólitas ordenadas, o la degradación de la propiedad privada a derecho secundario en Fratelli tutti, el mundo experimenta su paralela decadencia en la cultura de cancelación (censura), de la muerte (aborto y eutanasia), del género (familia y matrimonio, educación de los hijos por los padres), del relativismo moral y contra el bien común (España), como ya denunció Juan Pablo II y Benedicto XVI.

    Queda por ver cuándo Dios intervendrá, que lo hará, y más para limpiar de depravados prelados en su Casa, sólo hay que saber si lo hace pronto, o hasta que la mano del hombre ya no pueda más, y sea entonces que aparezca la mano de Dios para que arregle las cosas.

    En cuanto a Cataluña y Barcelona, es evidente que cada día se hace más evidente la veracidad de unas profecías marianas: por Cataluña entrará el mal en España, y por Cataluña entrará el mal porque es el lugar donde menos se reza de España. Y nuestros obispos, sabiéndolo y omitiendo su deber.

    Cataluña y Barcelona tienen una fuerte carga de pecados sociales, sobre todo por la ideología de género sobre niños escolarizados, y la cultura de la muerte sobre niños no nacidos. Los últimos disturbios son el efecto maligno de la acción demoníaca en la Generalidad de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona. El mal moral del político corrupto y corruptor, al final, lo estupidiza, le hace perder la inteligencia.

    Por eso se hace perentorio el rezo del Santo Rosario o la Coronilla de la Divina Misericordia, dos oraciones muy potentes... pero como no lo piden ni lo hacen los obispos, porque nos han dejado desamparados, hagámoslo individualmente.

    ResponderEliminar
  3. "Por un perro que maté, mataperros me llamaron"
    Refranero popular

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso mismo hay que tener más cuidado.

      Además, desde que salió hace unos veinte o treinta años los escándalos de pedofilia en EEUU y su utilización de los enemigos de la Iglesia para desprestigiar a Cristo, cada uno se tenia que haber puesto las pilas.

      Porque todos somos humanos y todos pecamos, pero hay que hacer para no caer en la tentación y no como estos, que viven en pecado permanente.

      Y ahora viene usted a justificarlos con refranes.

      La gente normal ni va con niños ni va con prostitutas.

      El sexo no es necesario para sobrevivir.

      No hay ninguna excusa.

      Eliminar
  4. «Cardenales, obispos y sacerdotes van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas”. Corresponde esta afirmación a una parte del mensaje que el 18 de junio de 1965 recibió en un éxtasis Conchita, una de las videntes de Garabandal. Se lo transmitió, por mediación del arcángel San Miguel, la Santísma Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra.

    Y se me podrá objetar que estas apariciones no están aprobadas. A lo que yo respondo, que tampoco están condenadas y que, en consecuencia, tanto se pueden rechazar como admitir y, desde luego, que lo que resulta evidente es que lo del mensaje mencionado, algo impensable y hasta escandaloso en 1965, se ha venido cumpliendo en últimos años... hasta rematarlo la actuación de una parte de los cardenales, obispos y sacerdotes en esta pandemia del coronavirus»

    Javier Paredes en HISPANIDAD, 12-04-2020

    ResponderEliminar
  5. Al anónimo de las 7:48

    Es mucho más cierto y aplicable a este caso, que "quien hace un cesto, hace ciento". Porque está claro que si esos eminentísimos cardenales que llevan el gobierno de la Iglesia (con unos sueldazos y con unas dietas de vértigo) andan en negocios tan escabrosos, no tiene luego ningún sentido que nos lamentemos de la tremenda escandalera de la pederastia en la Iglesia. No un cesto, sino miles. Dios sabrá qué hacer con todo esto.

    Demasiado dinero aportamos los fieles para mantener tan principescamente a esos príncipes de la Iglesia. Por cierto, nuestro cardenal Omella es uno de los cardenales de curia, dicen que mano izquierda que derecha del papa, de los que gozan de las más exclusivas prebendas. Es que al final el Vaticano ha pasado a ser uno más de los Estados que se caracterizan por su enorme deuda. Es que los fieles no damos para tanto. Por eso al Vaticano no le ha quedado más remedio que acceder a la conversión de la Iglesia católica en iglesia patriótica china, y aceptar que sea el partido comunista el que elija a los obispos. Es que las deudas le hacen a uno esclavo. Y ha tenido que ponerse al frente del capitaliusmo inclusivo promovido por China en alianza con Rockefeller & cia, que viene a ser la fórmula comunista del capitalismo. Es lo que tiene endeudarse hasta el infinito. Al final el acreedor (el gran acreedor universal que es China) se convierte en tu dueño y señor. En cualquier momento el gran acreedor le exigirá al Vaticano que sustituya la cruz por la hoz y el martillo.

    ResponderEliminar
  6. Lo mismo podría decir de los cumpleaños algunos dirigentes socialistas, visto con mis ojos.

    En cuanto el humano gana unas perras de más se desmadra.

    ResponderEliminar
  7. Estos escándalos ya eran conocidos desde que el grupo Z publicó hace más de 20 años un libro sobre los escándalos en el seminario indio en Roma. Es espíritu parasitario del nacionalismo catalán no debería sorprender a nadie. Lozano no es más que un cipayo como bien indica su nombre.

    "Un abrazo, mire usté, en Madrid queremos mucho al Rey"

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy bien cuanto he leído al respecto sobre este libro, pero tal vez no debemos perder de vista su objetivo esencial, pues deduzco que quien es capaz de sobrevivir casi 40 años como caro enviado de TV3 no debe mostrarse, precisamente, muy objetivo con la idea de España y sí bastante proclive a dorar la píldora a sus jefecillos posando con la figura del buen salvaje patrio. Si no, al año de corresponsalía iba a la calle. Desde esta perspectiva, me parece consecuente que el Sr. Lozano quiera sutilmnte demostrar que si tres papas sucesivos son reluctantes al proceso kafkiano de Cataluña, y con ellos toda la curia, nada mejor que desprestigiar al conjunto del Vaticano sacando trapos sucios y demostrando que no solo manca finezza, sino que todos sus miembros carecen de altura moral, incapaces de entender el taranná de la perniciosa abadesa (ni el de la madre superiora andorrana). Ya verán cómo es premiado desde el Gubernatorato del Palau con otros ocho lustros de pingüe beneficio.

    ResponderEliminar
  9. Cuatro comentarios:
    1 - Corresponde al acusador probar las acusaciones. Si no, te callas.
    2 - El Evangelio nos ilumina como actuar, Mateo 18, 15-20. "En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Si tu hermano peca, repréndelo a solas entre los dos. Si te hace caso, has salvado a tu hermano. Si no te hace caso, llama a otro o a otros dos, para que todo el asunto quede confirmado por boca de dos o tres testigos...." Ni el Sr. Lozano ni el Sr. Oriolt parecen haber puesto en práctica las enseñanzas de Jesús en este aspecto.
    3 - "El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra"...pues eso.
    4 - Es fantástico corroborar que en Roma nuestra España pesa mucho. Hoy en día el mayor número de misas mundial se celebra en español (y más si añadimos las de Filipinas en tagalo o inglés local)gracias a la ingente labor evangelizadora de los españoles durante el Imperio y esto condiciona las posiciones actuales del Vaticano, como no podría ser de otra manera.
    El que no construye, destruye....la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se dice puede ser verdad, pero los católicos no podemos hacer nada más que hacer peticiones al Nuncio y al Vaticano, y rezar al verdadero Jefe de la Iglesia, Jesús.

      De otro lado, si Lozano lo sabe, lo saben todos los periodistas de Roma y los vaticanistas, y evidentemente, los servicios secretos: obvio, lo que se hace en abierto en un restaurante, se sabe por todos los que pueden acceder a esta información. Y el servicio, además, está grabado... luego estos cardenales han perdido la libertad por siempre jamás...

      Eliminar
  10. Hombre, pues que hagan el favor de hacer algo.

    Un servidor hace años que no da ni un céntimo para el famoso OBOLO DE SAN PEDRO.

    El día que se levante....

    El rayo del 11 de febrero será CATASTRÓFICO!!!

    ResponderEliminar
  11. Y... ¿El periodista siguió con su investigación hasta el final? Quiero decir... En esa comida en el restaurante de las carperas ¿Se levantó indignado de la mesa denunciando y reprochando a los Cardenales su conducta? O ya puestos... ¿Al final, qué carpeta eligió? Porque denunciar, a toro pasado y ocultando nombres... ¡Eso lo hace cualquiera desde cualquier teclado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para su tranquilidad, según está escrito en el libro (pág. 227), ambos cardenales no abrieron las carpetas:
      "... Els purpurats ni tan sols van obrir el cartipàs. Jo, educadament, tampoc vaig voler insistir. El cardenal llatinoamericà somreia, i l'italià va acabar dient:
      -Siamo umani e tutti abbiamo dei punti deboli."

      Pero lo más grave es, a mi entender, la existencia de un prostíbulo intramuros con mucha actividad, narrado unas páginas antes, que el papa Benedicto XVI ordenó cerrar inmediatamente, al tener conocimiento de su existencia en el informe sobre Vatileaks.

      Eliminar
  12. Ya lo dijo Benedicto XVI: "La Iglesia necesita purificarse"

    ResponderEliminar
  13. No he podido entrar en ninguna de las dos direcciones a las que se remiten los comentariastas. ¿Alguien me puede facilitar LOS TEXTOS?:
    file:///C:/Users/Usuario/Downloads/9954-Texto%20del%20art%C3%ADculo-72761-1-10-20180327.pdf y www.libertaddigital.com/1276636563/ GRACIAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He puesto los enlaces un par de veces, pero el moderador no me los publica. ¡Lo siento!..

      Por si publica este, le doy un par de pistas:

      Ponga en un buscador:

      1) "El Papa emérito Benedicto XVI publica un documento asumiendo los casos de abusos y pederastia en la Iglesia" de Libertad Digital.

      2) "La catequesis en Holanda desde los años cincuenta hasta la revisión del así llamado Catecismo holandés" cuyo autor es Leo Elders.

      ¡Suerte!

      Eliminar
  14. A mi me da asco leer estas cosas.

    Por lo menos, los eclesiásticos del Renacimiento -los humanistas no santos, porque los hubo y muchos- se sabían pecadores, además de ser príncipes sofisticados, estetas y cultos.

    Esta morralla del Concilio se ha propuesto vivir como cerdos a costa del creyente y dando armas a los enemigos de Cristo, como Soros, para desprestigiar a la Iglesia de Cristo, fomentar la apostasía y justificar su persecución.

    No quiso hacer nada Benedicto y no ha querido hacer nada el del olor a oveja, ovejo y oveje.

    Me viene a la cabeza una orgia homosexual en el Palacio de la Cancillería hace unos cuatro años que tuvo que ir la policía y todo. Salió en la prensa nacional e internacional.

    Hace unos meses, otro escándalo con los monaguillos de la Basílica de San Pedro (la iglesia que esta justo en frente del portal de la Casa de Santa Marta)

    Esto esta podrido y me temo que lo único que se puede hacer es refundarlo.

    No se puede salvar nada.

    Por lo menos los cerdos políticos nacionalistas y socialistas y los cerdos del auxilio social tienen a donde ir y no se quedan en la calle.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esto son las consecuencias del Concilio de los Horrores y los Errores.

      Por otra parte en línea con el arrupismo s.j.

      Nada de qué extrañarse ni mucho menos escandalizarse.

      ?Ves la razón de la insistencia en la Pachamama, el Amazonas y el fratelli tutti masonico?

      Si no piensas, mejor.

      Eliminar
  15. Bueno; y esos eclesiásticos de alto rango (y también los que no tienen rango ninguno) que utilizan prostitutas y prostitutos, niños y niñas...

    ?no saben que pueden morir en el acto y condenarse para toda la eternidad?

    Es curioso, pero según nos hacemos viejos, las ganas se pierden (tiene que ver con el descenso de testosterona),...

    ...?entonces, como estos siguen pecando con tanta soberbia y tanto descaro?

    Parece que no creen en la vida que ha de venir y se dan cuenta que "esto se acaba" y que hay que recuperar el tiempo "perdido"...

    !A la vejez, viruelas!

    Ahora va a resultar que todos los cambios y novedades del Concilio no fueron más que racionalizaciones y levantamientos de prohibiciones para que estos degenerados se saliesen con la suya con la excusa de los frutos y las frutas del Concilio y el ecumenismo luterano.

    ResponderEliminar
  16. 0/44, totalmente de acuerdo con usted.

    Han convertido la Sede de San Pedro en una pocilga maloliente.

    Dios y San Pedro se lo harán pagar con creces, no se preocupen!!!

    ResponderEliminar
  17. La cosa no es nueva, por desgracia. El Cardenal Baronio, uno de los mayores historiadores de la Iglesia, llamaba "pornocracia" a ciertas épocas de la historia del papado. Y lo hacía ya en el siglo XVII...

    ResponderEliminar
  18. Estimado don Oriol:
    no sé si usted es joven o no. Permítame que le diga que le veo un poco ingenuo en este caso.
    Pero si usted dice que el Sr. Lozano es francisquista ya nos sitúa... Es , en el fondo, hostil a la Iglesia, como el otro. Y trata, naturalmente, de ensuciarla. ¿Pero aporta pruebas de todo lo que dice?


    ¿A qué ganadería pertenece el autor? ¿No será un cofrade del babero?

    ResponderEliminar
  19. Los apartamentos de los alrededores del Vaticano que se destinan a los príncipes de la Iglesia suelen ser grandes, es verdad, como son igualmente grandes los palacios episcopales, pero si esto se explica no tiene por qué ser motivo de escándalo. En estos apartamentos "palaciegos" hay personas de servicio , secretarios y secretarias, oficina, biblioteca, capilla...Y si un cardenal ha alcanzado el capelo por méritos a la altura de esa dignidad tiene muy merecido residir en un apartamento cómodo y grande, que no se olvide que lo usa pero no es de su propiedad. Es verdad que si el cardenal ha conseguido el capelo en la lotería y no por méritos (como pasa tan a menudo ahora), es mejor que resida en Santa Marta y aguante allí los desaires de Francisco cuando tiene el día (acaba de confesar que sufre de neurosis...).

    ResponderEliminar