viernes, 9 de octubre de 2020

La Glosa Dominical de Gérminans

C:\Users\usuario\Desktop\7733A16E-7490-4D8E-8A94-C03B878BB5F0.jpeg

 

ESTAR DE FIESTA TODOS LOS SANTOS DÍAS

 

Un Dios como este es un Dios de la caminata, un Dios del regreso a casa desde los campos. Después de tres domingos pasados entre las hileras de viñedos - hablando de cómo funciona el Reino de Arriba, desplegándolo en los pliegues de las historias aquí abajo - hoy lleva traje festivo. Al igual que el abuelo que, después de la cosecha  organizó una gran fiesta para sonreír y dar gracias por la cosecha. El Evangelio tiene ritmo agrícola, tiene un eco rural, huele a pueblo: con el trabajo terminado, empiezas a bailar. La razón, esta vez, es superior a la cosecha: está el hijo que se casa y el Padre, que es un rey, organiza una fiesta, "una fiesta de bodas para su hijo". La fiesta -comer, beber, contarse unos a otros las cosas de la vida- es la característica  del Dios cristiano. Fue acusado de ser un hombre, un bebedor: Cristo sólo conoce razones de celebración. El Evangelio es un pueblo en celebración: "Una vez quise convertirme en ateo", escribió H. Youngman, "pero luego me rendí: los ateos no tienen fiestas". Para tener fiestas, se necesitan razones para celebrar: Cristo posee un sinfín de motivos para ello.

C:\Users\usuario\Desktop\jesus-wine.jpg

La única variable proviene de los invitados. Si dependiese de él, Dios de la fiesta, todas las razones serían válidas para brindar: un hijo que regresa, una perla encontrada, una historia protegida, una mujer sanada, un amor remendado. Un Dios enamorado. El hecho es que, curiosamente, no todo el mundo sabe cómo festejar: "Envió a sus sirvientes a llamar a los invitados en la boda, pero no querían venir". La invitación comenzó, los invitados permanecieron inmóviles en sus mundos: "Quién en su campamento, quién en sus propios asuntos". Aún peor: "Otros entonces tomaron a sus siervos, los insultaron, los mataron". La motivación es muy extraña: estaban indignados porque fueron invitados. También hay gente que trabaja para arruinar una fiesta. Hay personas que, entre sí, piensan que son tan importantes que pueden, rechazando la invitación, arruinar toda una fiesta: "Estoy demasiado ocupado para venir a cenar contigo. Me disculpo: Ya tengo otra invitación más importante. Si me lo hubieras dicho ayer: ahora no puedo." Nada es más amargo para los organizadores de una fiesta que ver el salón vacío con las puertas abiertas: "¿No es digno, mi hogar, para acoger a gente tan importante?" El Evangelio es el rostro de una madre llorando: quería que fuera una celebración, todo es rechazo y desperdicio.

 
Cristo - Fiesta del Corazón, (ahora, miserere nobis) - nunca se rinde: ningún hombre, entre los que se han camuflado y desentendido de la invitación - tendrá éxito en su intención de cerrar  los sueños abiertos de Dios. Lo obligarán a zigzaguear, a alargar el camino, a aumentar el ritmo. Para revelarse por lo que realmente es: el Dios de las sorpresas, el Dios al acecho. Provocado por el rechazo, acelera en el amor: "Ve a los cruces de los caminos y a todos los que encuentres, llámalos a la boda". Aquí están los invitados: muchos se han convertido en todos. Los ilustres querían boicotear y hacer volar por los aires la fiesta, se ganaron una torrentera  de asombro y de remordimientos. Mira el espectáculo: los nuevos invitados vienen de los sótanos, escondites, escarpes, suburbios polvorientos. La gente en los contenedores, limpiadores de ventanas y mendigos, personas con ojeras demacradas por demasiado sufrimiento. Ellos dieron forma al sueño del Rey: "El salón de bodas estaba lleno de comensales". Rechazado por los suyos, Dios se lleva su casa a otro lugar: "Su verdadero gozo es revelarse a los pobres aplastados por faltas habituales, y abrir bajo sus pasos un abismo de misericordia y perdón" (F. Mauriac). Lo que está pidiendo es embarazoso: "Déjame hacer algo por ti". 


C:\Users\usuario\Desktop\1102014707_univ_lsr_xl.jpg

El Rey también entra en la sala: Jesús narra a un Dios cerca, sentado justo a mi lado, codo a codo. Está aquí, no allá arriba: en los días de celebración y tristeza, en días de lágrimas y sonrisas, de temblor y asombro. Un Dios atento a los detalles más pequeños: "Vio a un hombre que no llevaba el traje de bodas". Todos endosan los trajes de boda. El hombre pobre lo tomó prestado, el harapiento le dio la vuelta a  la túnica, la mujer usó las enaguas como si fuesen una falda de damasco: todos están de fiesta en la fiesta. Sólo uno está mal vestido: tal vez aún no ha entendido la razón que impulsa a Dios a establecer una fiesta: "Atadlo  de  manos y  pies y echadlo fuera". No creer que Dios goza y disfruta celebrando a los pobres es motivo para ser expulsado de Su fiesta.


Mn. Francesc M. Espinar Comas

Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

3 comentarios:

  1. Su glosa, mosén, parece una actualización de la Carta a los Filipenses (4,4), con su consejo reiterado: "Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres". Da la razón: el Señor está cerca. No os inquieteis, insiste el Apóstol. Tengamos paz. Esas son, en efecto, querido mosén, las señas de identidad del cristiano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Nada te tuebe, nada te espante...

      ...quien a Dios tiene nada le falta:

      Sólo Dios basta"

      ST. Teresa de Jesus (OCD)

      Eliminar
  2. Todos estamos invitados al "banquete" que da Jesús. Lo único que se nos pide es que nos presentemos dignamente, eso es, con el corazón y el alma lo más limpios posible.
    Muy didáctica parábola, para no olvidar.
    Gracias, Mosén Francesc, por su bella manera de explicárnosla.

    ResponderEliminar