viernes, 8 de noviembre de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

https://3.bp.blogspot.com/-Ly_UWheJpDI/WBxzKrTSe4I/AAAAAAAALs8/aMzWkZ9bm6kpCB_5YEi5szfEiC8EdVmQACLcB/s1600/saduceos1.jpg 

LOS SADUCEOS: EXPERTOS FABRICANTES DE BOOMERANGS
Cómo obtener un efecto boomerang. Esta vez ni siquiera la fantasía más absurda -una mujer que se casa con siete maridos que mueren todos sin dejar descendencia- consigue desmontar la esperanza más incomprensible: la de la Resurrección. Paga el pato en esta ocasión, el ala aristocrática y noble de los saduceos: aquellos que ante la resurrección de los muertos respondían con una gran carcajada. Antes que ellos los escribas, acto seguido los fariseos, finalmente los saduceos: es el día de los incrédulos y pasotas. Cada época histórica tiene su versión de la incredulidad y a cada trazo de incredulidad, la renovada confirmación de que “Dios no es un Dios de muertos sino de vivos”. No creen en la Resurrección, por eso van preguntando a aquel Rabino que está de paso, de quién será mujer en el más allá aquella que se ha casado con siete hombres diferentes. Tiene trabajo el Nazareno para narrar lo inaudito, aquello que nadie ha visto, aquel residuo inesperado que se abrió ante la mirada de María de Magdala en aquella primera mañana toda hebrea de la primera alborada de la primera Pascua cristiana. 
https://lh3.googleusercontent.com/5ot8lQnvr_f4pqK09OJN9ldWYlwR8f3dreGgVhos7v-CykFmjoLrPQ93b3RDmqbgXMutYkIfieTRFg1eUxbfDqxxOgeXH9S1EGfe-gBpP-FCQXbRv2qAMKgV-gDeucBc1gF9beDfeh1ZMu-QXA
Sima de San Pedro (Teruel)

Y en aquella pregunta está toda la incredulidad humana frente a la Belleza: aquí abajo todo debe poderse explicar, hasta el teléfono móvil se convierte en la prolongación de la mano, la fricción del embrague como una continuación del pie, y el pensamiento como una expresión explícita del deseo. Así que también desde la eternidad el hombre quisiera ser la continuación de lo efímero: un Dios inexplicablemente monótono y monocorde. No así en Su lógica, donde entre lo cotidiano y lo eterno está vigente el sustrato de una sorpresa que nadie puede anticipar, de un sobreañadido de humanidad difícil de desvelar antes de hora, de una ocasión de justicia no sometida a interpretaciones. El después de Zaqueo es exactamente lo contrario a su antes. Y con Zaqueo una infinidad de veces más. De la Samaritana, también ella pluricasada, de Mateo y de Tomás, de Saulo/Paulo y de Simón/Pedro, de Agustín y de Francisco, de Edith y de Domingo. De mí: nadie puede imaginar cómo se resolverá el encuentro con Su mirada. Que lo de aquí abajo es un anticipo momentáneo de lo que allá arriba se convertirá en eterno. Es una perspectiva que los ojos del mundo tienen dificultad para comprender: aquí todo es previsible, la costumbre reina soberana, la sorpresa corre siempre el riesgo de ser anticipada, la fe cristiana resulta insípida y cortante, imprevista e imprevisible, angustiosa y esperanzada. Porque en aquellos prados ninguna historia llegó a escribirse fuera de la de la Palabra del Maestro, que por sí sola bastaría para sosegar lustros de ansiedades de las de aquí abajo. Entonces es mejor la sospecha de una estafa de parte de Dios: es la desconfianza del Jardín del Edén. De aquel imbécil de Satanás. 

https://lh3.googleusercontent.com/7y_M8crCurNTURpLS_Iqod8XLF_M6sgLp7pNmCrrBkdP4C34LZnmw1drJbe689vs-nxIrK9pDu2sLxLi-eFKNELfkrrCYMBho6RAkKYQIPGgbtYHaxfjxTb2aXfH_ta2DXZOApTZ5vzCqNKyVw
De la muerte se habla siempre con tonos oscuros y tremebundos, como si fuese la sima donde se engulle nuestra historia de protagonistas de la vida, quizás con el viento en contra y sin aceite. Con una línea de salida desventajosa. Y sin embargo allí se abre una ventana al más allá de Dios, una fisura desde la cual se puede contemplar la irrupción siempre imprevisible de un Dios que habita forastero en los caminos del mundo. Pero que, como Amante, conserva el sueño de una confidencia íntima con los hombres de aquí abajo. No humilla a los saduceos, no presenta una actitud de hastío como respuesta a aquella querella construida artísticamente: simplemente se hace Presencia de una historia diversa, de un modo inédito de mirar al mundo, de una esperanza toda del mañana que ilumina las enfermedades terrenas. Quizás reside aquí el residuo inesperado de la Resurrección: anunciar a los perdedores de la historia que el Eterno no será la banal y monótona continuación del presente, sino la entrada en una nueva perspectiva: donde lo que aquí parecía invencible, encontrará un nuevo modo de ser. 

Hoy ha sido una jornada maravillosa -quizás la más hermosa desde que nací- y sin embargo mañana pudiera ser una jornada aún más sublime. Con Él lo bello aún está por llegar. Con el residuo inesperado de una sorpresa al alcance de la mano: con la que sólo pensarlo, siquiera por cinco segundos, se advierte el latido gozoso del corazón. 

Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

10 comentarios:

  1. Los saduceos son los nacional-progresistas en Cataluña, y en el resto del mundo, son los modernistas, progresistas y comunistas católicos, o los que conforman las mafias gays, pedófilas, masonas, mafiosas y corruptas de todo tipo, que se ayudan y protegen los unos a los otros, vestidos de rojo con estola arco iris, símbolo de la falsa "justicia eco-social" por el pobre, el emigrante y la ecología.

    Los saduceos (en hebreo צדוקים, tsedduqim) o sadoquitas, son los descendientes del Sumo Sacerdote Sadoq​ durante Salomón. "Sadoq" significa «justicia» o «rectitud», por ellos, los saduceos eran los "justos" o "rectos" (Wiki).

    Sus seguidores eran ricos y poderosos, como nuestros progres pluriempleados y manejadores de presupuestos eclesiales, atacados de la enfermedad del dinero, del placer y del poder, tres idolos peligrosísimos, pues son dioses esclavizadores.

    Son rígidos literalistas, pues en ello les va la vida: la justicia eco-social es el único mensaje de Jesús, en lo demás, estamos redimidos y salvados porque, como los luteranos, creemos en Jesús y como él es el amor y nos quiere el bien siempre, entonces tenemos asegurado el cielo.

    Como los progres modernistas, los saduceos son herejes: rechazaban a los ángeles, el alma y la resurrección; aquí, no creen en el purgatorio, infierno, demonios, posesión, la confesión, la unicidad de Dios (Pachamama)...

    ¿Qué les diría Jesús a nuestros Zaqueos de la Iglesia y de la política? Lo mismo que a Zaqueo y a la Samaritana en pluriamor:

    --- Sois ladrones y adúlteros, os amo pero convertíos, estáis a tiempo, id por el bien, porque ¿de qué os sirve ganar el mundo si perderéis la vida eterna?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humildemente me permito preguntarle: ¿Ud. qué es?
      Si piensa la respuesta, ciertamente le hará mucho bien.

      Eliminar
    2. - Humildemente me permito preguntarle: ¿Ud. qué es?
      - Católico
      - Si piensa la respuesta, ciertamente le hará mucho bien
      - Gracias

      ...

      Los saduceos son herejes progres, los fariseos serían ortodoxos hipócritas, pero hoy no se ven, me refiero a lo de ser ortodoxos, que no es ser de la Iglesia Ortodoxa, sino pensar en recta doctrina. De hipócritas y tontos, a montones...

      Eliminar
  2. Creo qué ningún sacerdote cristiano debía llamar IMBÉCIL a nadie, ni siquiera a Satanás,qué con llamarle Satanás ya es suficiente.

    ( Me van a dispensar en una simple opinión )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Satanás se le puede llamar de la manera más despectiva posible, incluido IMBÉCIL , faltaría mas.

      Pd. Por cierto, le veo a usted bastante carga de envidia por las MAGNÍFICAS Glosas Dominicales de Mosén Espinar. Vaya cura debe ser usted.

      Eliminar
  3. Somos, mosén, muchos los saduceos. No tanto porque queramos poner en un brete al Señor cuanto por vivir como si no existiera la Resurrección. Como si no nos sintiéramos salvados. Preocupados por perder la mujer, los hijos o los nietos y, sobre todo, por desaparecer nosotros mismos en la nada. Ese sentimiento trágico de la vida es el que le lleva a Miguel de Unamuno a chillar su nombre en el brocal del pozo de san Esteban de Salamanca con el padre Arintero. Quería que el eco fuera su prolongación. Entre los disparates del entrevistador del Papa, Scalfari, está la reciente afirmación de que el Pontífice actual no creía en la Resurrección de Cristo, realidad sin la cual vana sería nuestra fe de acuerdo con las palabras del Apóstol. Quiza la falta de desmentido produzca inquietud en algunas conciencias. Porque la Resurrección, el rostro de Dios es lo único que da sentido a nuestra vida. Y como vivimos como si no lo creyéramos y nos aterra nuestro bagaje miserable, corremos el riesgo de caer en la desesperación, un pecado contra el Espíritu Santo, que nunca acabamos de entender.

    ResponderEliminar
  4. Scalfari no es el entrevistador del Papa, es SU VOCERO, para mayor gloria de Ateos, Herejes de todo pelaje, monjas armando lio , curas convertidos en CHAMANES y demás ralea. Así va la barca de San Pedro, de momento !

    ResponderEliminar
  5. Somos limitados, y en nuestra limitación todo lo que no sea reducible a nuestra medida antropomórfica lo declaramos increíble. Así pasa con la resurrección de los cuerpos, aunque sean glorificados: el Credo está lleno de verdades que sólo nos son asequibles mediante la Fe.
    El hombre, no ha cambiado mucho en veinte siglos y hoy existen los mismos problemas que en el lejano ayer y, por lo tanto, la explicación que nos da Jesús, es siempre actual.
    Hermosa glosa, Mosén Francesc. Para reflexionar. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo de las 13:16.
    Estimado Sñr. no soy ningún cura.Soy una persona normal y corriente del pueblo. pero,eso sí, bastante comprometido con el Evangelio de toda mi vida.No conozco apenas los escritos de Msn.Espinar.No tengo nada en su contra.Sólo qué, me ha chocado un poco la expresión "imbécil" en su comentario dominical por ser expresión "fea y anti-evangélica". mis dispensas si le he podido ofender.

    ResponderEliminar
  7. 19/57, le acepto sus disculpas y agradeceria que aceptara las mias.

    ResponderEliminar