lunes, 4 de noviembre de 2019

¡Iros a misa!

Martes 29 de octubre, primera hora de la mañana, Campus de la Universidad Pompeu Fabra. Un grupo de violentos, con la permisividad del rector, se ha encerrado durante toda la noche en las aulas, ha bloqueado las puertas con candados y ha plantado barricadas para impedir el acceso de profesores y alumnos a clase. Sin embargo, por primera vez, un nutrido grupo de estudiantes decide que ya basta del matonismo de sus supuestos compañeros y se apresta a entrar en la facultad. Consiguen levantar los candados, pero topan con las barricadas y una masa enfurecida de encapuchados. Están, con todo, a punto de entrar, al grito de “queremos hacer clase” y “la facultad es de todos”.  Su presión llega a ser tan fuerte que los piquetes independentistas están a un instante de ceder, por lo que se ven obligados a pedir refuerzos a los miembros de los CDR, Arran, SPEC y demás grupúsculos. Cuando llega esta nueva horda de manifestantes se dedican a increpar a los que querían ir a clase. ¿Y qué les gritaban? “¡Iros a misa!”

Sí, sí, “¡iros a misa!”, tal como oyen. Y la verdad es que tenían razón, porque un gran número de los estudiantes que se enfrentaron a los reventadores son católicos practicantes. Son los jóvenes que van a los Retiros de Effetá, de Emaús. Los que van a la parroquia de San Odón, Nuestra Señora de los Ángeles o Santa Gemma. Los que cruzan Barcelona para ir a la adoración nocturna de la parroquia de San Sebastián en Badalona o acuden a las misas de Mosén Espinar en Santa Coloma. Los que se presentan voluntarios en el comedor social de la parroquia de María Reina. Los mismos jóvenes que, como la Pompeu Fabra carece de capilla, acuden a rezar diariamente a la iglesia próxima de San Félix Africano. Los de Arran los tienen perfectamente ubicados y conocen sus creencias. Y contra esas creencias disparan. Por ahora, solo improperios.

Resultado de imagen de aixecat
Es una gran realidad silenciada. Los católicos catalanes, especialmente los más jóvenes, engrosan mayoritariamente las huestes constitucionalistas. Por eso les gritan “iros a misa”, de forma supuestamente peyorativa. La incoherencia surge cuando aquellos que usan el “iros a misa” como agravio se hallan protegidos por los obispos, sus medios de comunicación y muchos sacerdotes. Nos hallamos ante la paradoja de que se protege a quienes se mofan de las creencias del mismo protector. Es un caso inaudito, bochornoso, de imposible parangón. Los párrocos lucen esteladas en sus templos, Catalunya Cristiana pide la amnistía para los condenados, la Basílica de Montserrat se utiliza para plegarias a favor de los presos del procés, en otros templos se colocan lazos amarillos e incluso hay un cura, el de Pals, que confiesa que presta los locales parroquiales a los CDR. Y cuando salen a la calle esos protegidos (o sus criaturas) utilizan el hecho de asistencia a misa como denuesto. Como denuesto, lógicamente, porque ellos no van a misa, ni piensan ir jamás. Cataluña se ha convertido en una casa de locos, en la que una parte importante del clero padece la misa enfermedad: apoya a quienes les desprecian y desprecia a quienes les apoyan.

Por suerte, nos quedan las parroquias y templos germinantes. Aquellos que les nombraba anteriormente, de los cuales salía esa juventud que plantó cara al boicot estudiantil. El constitucionalismo, el mal llamado unionismo, posee en Cataluña una muy importante raíz católica. Es la misma raíz católica que tienen algunos de los grupos o medios que se han revelado como más eficaces en contrarrestarlo. El substrato católico indisimulado de la genial Dolça Catalunya. O el de Somatemps.  La militancia religiosa de los miembros del grupo Aixeca’t. Todos ellos sin el menor apoyo, ni siquiera la simpatía, de obispos o abades. 

Una Iglesia oficial que circula por una vía y otra Iglesia real que circula por la otra. Con una diferencia: en la vía oficial no circula nadie, salvo clérigos, monjas y frailes, mientras que, en la no oficial, circula la inmensidad del rebaño, ciertamente sin pastor. Los de Arrán, los CDR lo saben y les denigran con el hecho de que vayan a misa. Eso no se lo dirán a los monjes de Montserrat o a las monjas de Sant Pere de les Puel.les.

Oriolt

24 comentarios:

  1. Como católico, miembro del Opus Dei y estudiante de la UPF que estaba ese día intentando ir a clase no puedo estar más de acuerdo.

    Hay párrocos que no se enteran de que el Concilio Vaticano II supuso la definitiva separación de la Iglesia y el Estado. Esos párrocos que aprovechan para hacer campaña independentista, plegarias por los políticos presos y exiliados e incluso sugieren a sus más ancianos feligreses a quién deberían votar (lo sé por experiencia).

    Gracias por dar visibilidad a esta lacra en la Iglesia catalana.

    Muy buen artículo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Concilio Vaticano II, es pastoral y no doctrinal (constitución dogmática Lumen gentium sólo quiere decir que es una constitución apostólica que trata sobre dogmas ya preexistentes), y por ello, es un concilio jurídicamente no vinculante, a diferencia de los concilios sí dogmáticos y sí vinculantes de Vaticano I, Trento, Letrán, Basilea.

      El concilio Vaticano II contenía una hermenéutica de la ruptura (Benedicto XVI) con toda la Iglesia del pasado, que se demuestra con Amoris laetitia (comunión y absolución de adúlteros) y el sacrilegio de la adoración idolátrica de la Pachamama. Hoy hay otra cosa no catolica.

      La Iglesia lucha para la extensión e intensificación de la verdadera fe católica por todo el mundo, para finalizar con las herejías (protestantes, anglicanos, ortodoxos y precalcedonianos) y los infieles incrédulos (musulmanes, hindúes, budistas, taoistas, sintoistas, chamanismo, nuevas espiritualidades, masones), que desaparecerán y se convertirán todos completamente de sus errores, siendo felizmente injertados, incluyendo a los judíos, sólo por obra del potente brazo de Dios, que aniquilará al Anticristo, dentro de la única y santa Iglesia católica, y toda la tierra reconocerá al verdadero Dios y a su Iglesia, la Iglesia Católica, estableciéndose el único Reinado Social de Cristo sobre toda la tierra, tal como reconoce esta verdad el Concilio Vaticano II.

      Eliminar
    2. Donde dice "exiliados" quería escribir "fugados".

      Eliminar
    3. Este que ha escrito tal sonsera sabe algo de Concilios?? El Vaticano II no es doctrinal?? Y toda la que se desarrolla en Sacrosansctum Concilio? Eso es pastoral también?? Por favor, opinad con conocimiento.

      Eliminar
    4. La "unión de Iglesia y Estado" preconciliar no significaba que la Iglesia debía obedecer a los políticos que gobiernan el Estado, sino que el Estado debe tener como ideología la doctrina de la Iglesia y sus políticos obedecer a la Iglesia (en cuestiones de fe y moral)

      (Donde no ha habido separación Iglesia-Estado ha sido y sigue siendo los países protestantes, donde los políticos que controlan el Estado nombran y quitan a la jerarquía, pagan a los clérigos y fijan el dogma),

      Estos clérigos nacionalistas catalanes están colaborando activamente en fines acatolicos con medios acatolicos.

      Con ello no sólo están promoviendo un grave conflicto económico, social y político en Cataluña: están enfrentando una parte de la población (catalanohablante nacionalista) contra otra (castellanohablante constitucionalista) que solo puede acabar en guerra civil catalana.

      Esto no son fines cristianos ni la manipulación de los ingenieros sociales de Pujol para lograrlos son medios cristianos.

      Por último, los obispos catalanes, por virtud de su cargo y su formación tienen una responsabilidad especial y una obligación moral en cumplir y hacer cumplir la Ley de Cristo.

      Han decidido que no.

      Eliminar
    5. Soliloquius, haz el favor a hacer caso al pretencioso nombre que usas y habla contigo mismo, tus faltas de respeto no deberían salir de tu mente.

      Un saludo

      Eliminar
  2. Excelente artículo. Felicidades y muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por dar esta noticia con tan excelentes apuntes sobre una realidad lacerante y al mismo tiempo que no deseada sin embargo bella: esos jóvenes increpados con el denigrante grito de que se vayan a misa son la iglesia de las catacumbas en la posmoderna Barcelona, la iglesia valiente que no traga con esa galerna a cámara lenta de relativismo desmoronador que se incuba desde hace décadas especialmente en el mundo occidental y que viene aflorando con creciente ensañamiento despiadado. Mi oración por esos estudiantes se hace más fuerte ante la inacción cobarde o la cenagosa equidistancia de algunos obispos y religiosos varios. No es fácil dar la cara por quienes sufren coacción, mofas y escupitajos, que es dar la cara por Dios. Dios es misericordioso con quien acoge de buen grado sus dones, hemos escuchado felizmente en la misa de hoy.

    ResponderEliminar
  4. Oriol,brillantísimoartículo.¡¡¡Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  5. Me parece que lo de “iros a Misa” es por la parodia de ese grupo de mujeres y un tío disfrazado de legionario -bastante energúmenos- que estaban en El Valle de los Caídos y que pretendían pasar al grito de “queremos ir a Misa” con la policía sin darles autorización -será que no hay iglesias en Madrid para oír Misa que tenían que irse allí sabiendo que días antes de la exhumación de Franco no podía accederse al recinto-.
    Últimamente se les ha parodiado bastante y no es para menos ya que fueron bastante patéticas y lamentables.
    El otro día una periodista en directo de A3 mientras estaba en la estación de Sants, podía verse y oírse a la gente detrás al grito de “¡queremos ir a Misa!”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. RESPUESTA A "FINIS GLORIAE MUNDI"

      Por el título que usted ostenta y por el tonillo de su comentario parece que evidentemente su fin son las glorias del mundo. A usted le parece perfecto que el "queremos ir a misa" y el "iros a misa" es una afortunadísima parodia que a usted le sienta fenomenal. ¿Pues adelante con sus glorias del mundo.

      Para curarme en salud, que veo que a usted se le dan muy bien los latines, he entendido "gloriae" como atributo del elidido verbo ser. Y "mundi" como complemento del nombre de "gloriae". Sí, ya veo: creo que he hecho un análisis bastante retorcido y por eso le estoy entendiendo mal.

      Eliminar
  6. Desde mi experiencia,por edad y vivencias observo, cómo se está tomando a la Iglesia, de nuevo, como bandera,como refugio de mis ideas políticas.Aquí parece qué, los que "van a misa" son los buenos los que rezan,hacen oración etc., y el resto son malos.La iglesia no debe ser propiedad de ninguna idea política ni del Opus ni de otras organizaciones semejantes, pero tampoco de la otra parte de ideas independentistas.Porque la Iglesia,repito: es de todos y para todos.Cristo vino para salvarnos a TODOS.Dejemos a la iglesia en PAZ y los que quieran hacer política que la hagan como quieran pero no presenten a la iglesia como estandarte de ninguna política.
    Los consagrados:monjes/as,curas seculares,obispos etc.,quédense en sus casas.recen,digan misa...pero no hagan política por favor.Porque en España la historia ya la sabemos y se puede repetir. Que la iglesia no sea presentada como portadora de guerra;las guerras santas ya pasaron a la historia. Seamos la PAZ con nuestra oración entre los que hacen la guerra por ideas políticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salvador (nombre de pila)5 de noviembre de 2019, 10:51

      Anónimo de las 8:44, muchas gracias por este magnifico relato, muy oportuno, si lo pudieran leer los Obispos Catalanes, como dice el refran: OTRO GALLO CANTARIA.

      Eliminar
    2. Los consagrados SÍ deben intervenir en política si se violan los derechos humanos (aborto, eutanasia, falta de educacion religiosa y por los padres) o la doctrina social (homosexualidad, transexualidad, prostitucion, pornografia, drogadicción, promoción de los juegos de azar, corrupción, mafias, terrorismo, violencia, separatismo, contra el bien común...)

      Eliminar
  7. Magnífico y oportunísimo artículo, Oriolt. Debería ser texto de obligada lectura para los obispos de la provincia eclesiástica tarraconense reunidos en la sala capitular de Vallbona de les Monges, de Poblet o de Montserrat. O, por lo que vamos sabiendo, en el centro Mariápolis de Castell d´Aro. Se puede decir más alto, pero no tan hermosamente ni con tanta contundencia, ni con tanta claridad.
    Como habrá observado, antes de nacer diríase que querían abortarlo. Desnaturalizarlo difuminándolo con no sé qué expresión en Cuelgamuros o en Antena 3. Ya se sabe que la kale borroka estudiantil de la Pompeu (donde tiempo atrás di durante años alguna clase de máster) está pendiente de lo que diga un legionario o un periodista de esa cadena. Están de guardia, como ve Oriolt. Unas veces será el sujeto ese de hoy, otras será Hilari Raguer, otras el obispo Pardo y sus pancartas.
    Usted es muy comedido. He dicho convencido en alguna ocasión que la Iglesia separatista catalana –de obispos a laicos—no está sólo detrás del movimiento cainita, sino que está también delante. ¿Qué es el grupúsculo cristians per la independència, sino un grupo de presión que compromete a la Iglesia, pues lleva la bendición episcopal? ¿Qué es la fundación Maragall sino una tenida en pro de la secesión y odiadora de España? Dicen que no los entendemos. Vamos, que no hay doctorados que valga para estar a su altura. A eso se le ha llamado toda la vida de Dios nazismo. ¿Qué son muchas actividades patrocinadas por la Compañía sino una maquiavélica defensa de la animosidad contra el resto de España so capa de crítica a la actuación y sentencias judiciales? Con la merma de efectivos, de masa crítica, los jesuitas han perdido cabezas sólidas en teología dogmática y moral. Ahora no han tenido más remedio que dejar las instituciones a laicos. Pero sin hacerlo público, como si portaran ceñido el fajín. Y así sale lo que sale en sus publicaciones, en sus reuniones, en sus proclamas.

    ResponderEliminar
  8. (Cont.)
    Los alumnos de la Pompeu sabían muy bien a quién enviaban a Misa. Son gente que se ha significado por su militancia confesional. Eso en la Universidad se sabe, como es conocido por cualquiera que se haya sentado en el anfiteatro. Como sabían muy bien dónde dejar sus pintadas contra la Iglesia, qué casualidad, cerca de los jesuitas…pero en otra Iglesia, la del Rosario de la Calle Ausias March, cerca del Paseo san Juan. Porque han comenzado las pintadas. Es lo de siempre desde el siglo XIX y antes con la revolución francesa: los frailes han envenenado las fuentes públicas, decían en las algaradas barcelonesas del primer tercio de esa centuria. Lo característico del caso actual es que esa pintura se prepara en las sacristías, lo mismo que en el País vasco con ETA.
    Tuvimos en Gerona un cura separatista carcelero que se ensañaba con otros sacerdotes de finales de la guerra civil del 36. Por su culpa murieron asesinados numerosos laicos y consagrados en los estertores de la contienda. Tampoco era la primera vez. Uno siente especial debilidad por los libros de historia de la ciencia, los que significaron un hito en el progreso del saber y los historiográficos. En la librería Studio, junto a la plaza Universidad de Barcelona, solía encontrar ejemplos interesantes, muchos de ellos pertenecientes antaño a la Compañía (a Roquetas, Sarriá, la Cartuja, etcétera). Entre ellos descubrí un libro magnífico de Ferran Soldevila publicado en plena guerra y, por tanto, desconocido –por falta de circulación—en los años sesenta. Trataba de las instituciones académicas catalanas. Me llamó la atención cómo justificaba su atribución de la guerra de sucesión a los jesuitas de Cordelles, empeñados en reservarse para sí la cátedra de Artes que correspondía a la Universidad. Ni austracistas ni borbónicos. La mecha se prendió en la Iglesia.
    Es esa Iglesia taimada, venal, auxiliadora del vencedor, maquiavélica y, aquí, cizañera no sólo secesionista. La que Voltaire identificó con la Iglesia Romana, la que más cercana en el lugar y tiempo Ramón Pérez de Ayala retrató en AMDG.
    Todo menos la Iglesia de Cristo, representada por esos jóvenes, a quienes Dios bendiga.
    Por eso hay que “contextualizar” la frase de los energúmenos de la Pompeu. Como la pintura del templo del Roser. Les daré una pista para la segunda acción. A la iglesia del Roser estaba asignado un fraile que acaba de fallecer. Había firmado, el único de su Orden religiosa, el manifiesto nazi de los trescientos curas y frailes. En este caso, el contexto sería que son cuatro exaltados que no saben lo que hacen. Claro, a no mucha distancia están los jesuitas del rezo por los “presos politics per una sentencia injusta”. Ahí, en estos primeros pasos, no se acercan.
    Tenemos una Iglesia nazi que está detrás y delante de esa locura de destrozo y odio que sufrimos estos días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué ser separatista es nazi? No veo la relación.

      Eliminar
    2. No sé si lo será la mayoría, espero que no, pero "nazi" se usa en este contexto para denotar supremacismo, es decir creer, como creían los nacionalsocialistas, que se pertenece a una raza y/o cultura superior a las otras que, por lo tanto, son inferiores. A eso se refiere.
      No negará que el separatismo lleva esa semilla dentro. Y, como dije, espero que la mayoría de los que así se proclaman no compre ese argumento, si lo compra, tenemos problemas de verdad y por muy largo tiempo.

      Eliminar
  9. Interesantisimo articulo, pone en la evidencia el mundo al reves en que se esta convirtiendo la sociedad catalana, y lo surrealista es q algunos de la iglesia apoyen abiertamente a unos cuantos, entre los que se encuentran estos q desprecian a los practicantes catolicos. Yo no soy muy practicante, pero me ha ofendido muchisimo lo que les decian a las puertas de la universidad a esos chicos, que solo querian entrar en clase. Y si van a misa, pues que vayan, no hacen mal a nadie!!!!
    Donde iremos a parar.... La iglesia tiene que ser neutral!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Iglesia no tiene que ser neutral, sino católica.

      Esto significa que tiene que, desde la libertad de conciencia que debe tener todo fiel, promover los valores católicos y denunciar los valores no católicos.

      Aquí hay que considerar los medios para el fin, que han de ser también católicos, como es natural.

      Cuando hay dos comunidades distintas en la misma Iglesia, como sucede en Cataluña, efectivamente la posición de la Iglesia debe ser neutral respecto a ambos.

      El odio, el resentimiento, la envidia, la soberbia, el supremacismo racial, cultural o lingüístico, la mentira, la manipulación, la violencia...no son valores católicos; y sea o no sea neutral, la Iglesia de Cristo nunca puede promocionarlos ni utilizarlos.

      Y precisamente porque es la Iglesia de Cristo, tiene por obligación defender y promover Sus valores, porque para eso está y fue fundada:

      El perdón, la paz, la concordia, la justicia...

      Es cierto que la Conferencia Episcopal Cuasindependiente Tarraconense no lo hace.

      Si no lo hace, pierde su razón de ser, crea escándalo y, en su momento, pagará su penitencia.

      Eliminar
  10. Muy interesante el artículo. Muy acertada la frase final: "Eso no se lo dirán a los monjes de Montserrat o a las monjas de Sant Pere de les Puel.les" porque es una verdad más grande que una Catedral. Felicitaciones sinceras, estimado Oriolt.

    ResponderEliminar
  11. La paradoja es mayor, y explica la paradoja "menor" de que los obispos apoyen a quienes insultan y agreden a los que van a misa. Es la Secretaria de Estado del Vaticano, con Parolin a la cabeza, la que persigue a los creyentes y apoya a los violentos.

    ResponderEliminar
  12. Es terrible pensar que en pleno siglo XXI las universidades catalanas se hayan convertido no en un templo de la ciencia y el conocimiento sino en madrasas de transmisión ideología (por cierto, lo mismo está pasando en Estados Unidos)

    Y encima estos lugares de adoctrinamiento y no-pensamiento los pagamos los demás, porque el 80% de lo que cuesta una plaza en la Universidad, lo pagamos por narices los demás, nunca los padres de estos talibanes, que solo pagan el 20%.

    (estos niñatos tan ideologizados hijos de papá, que están contribuyendo a destruir la economía de Cataluña y la paz social, pagan el 0% y reciben por hacer que estudian y amarganos la vida una inmerecida "paga" semanal (es un eufemismo) del progenitor del vago)

    Y aquí viene lo mejor:

    Resulta que un estudiante serio y cumplidor va a misa.

    (lo cual no es de extrañar por la estabilidad de vida, los valores que transmite y las virtudes que fomenta)

    Entonces, cualquier universitario querría completar su formación educativa con una formación espiritual (que encima es gratis)

    Efectivamente eso es así con unos (los serios y cumplidores).

    El resto, no.

    ¿Será porque la misa es gratis?

    (las cosas que no cuestan, no se aprecian)

    Muy seguramente; pero los que no disfrutamos de los privilegios universitarios pero los pagamos debemos plantarnos y negarnos a mantener con nuestros impuestos a gente que quiere destruir nuestro modo de vida y nuestras creencias.

    Así aprenderán a apreciar las cosas gratis (como la Santa Misa) o semigratis (una carrera universitaria).

    Y si en el camino aprenden a ser serios, cumplidores y a ganarse y agradecer la "paga" del papá, pues mucho mejor.

    (por cierto, Karl Marx llamaría a esta "paga", "renta"; y a estos burgueses, "parásitos sociales" . Un marxista cultural llamará a estos jóvenes: "cristianos blancos privilegiados")

    ResponderEliminar
  13. Ser separatista, que es una opción legítima, no es nazi.

    Lo que es nazi, porque las utilizaron los nazis, son las técnicas que utilizan los ingenieros sociales de Pujol. Algunas no las utilizaron los nazis, sino los científicos chinos (guerra de Corea); pero los principios son igual de totalitarios, de antidemocraticos y de anticristianos.

    ResponderEliminar