viernes, 11 de enero de 2019

La Glosa Dominical de Gérminans

https://3.bp.blogspot.com/-7Ro1VQ8EyK0/Vo-2FTRSmuI/AAAAAAAAJKw/t4B8rE11fiM/s1600/Leonardo.jpg
LA EMOCIÓN DE LA TÍA: NO ENTENDIÓ MUCHO AQUEL DÍA
Con el alma quemada por el deseo del Reino. En el inicio, triste suerte la suya: llegado demasiado tarde para hacer carrera entre los profetas, y demasiado pronto para hacerla entre los apóstoles, el Bautista -última esperanza de un pueblo desesperado- casi aparecía a sus ojos como el Mesías. Él, el acusador del Mar Muerto; el Otro, el libertador del Mar de Tiberiades. Desde los tiempos de Moisés, triste suerte la de los precursores: llegarán hasta las orillas del Jordán pero no gozarán de la Tierra Prometida. Allanarán la ruta a Aquel que camina tras ellos, pero un día les pasará por delante: prepararán un trono en el que nunca podrán sentarse ni reposar.
El profeta no es un filósofo: poco le importa si el mundo está hecho de agua o de fuego, si el agua y el fuego no bastan para volver mejores las almas de los hombres. Es poeta sin quererlo ni saberlo, cuando la plena indignación y el esplendor de los sueños le ponen en boca imágenes fuertes que los retóricos no sabrán jamás inventar. No es sacerdote porque no ha sido ungido en el Templo de los guardianes mercenarios de las Escrituras. No es rey porque no tiene mando sobre los soldados y tiene como espada sólo la palabra que viene de lo alto. No es soldado pero está siempre preparado para morir por su Dios y su gente. El profeta es una voz que habla en nombre de Dios, una mano que escribe bajo el dictado de Dios, un mensajero enviado por Dios para avisar a quien ha perdido el camino, a quien se ha olvidado de la Alianza, a quien no hace buena guardia. Es el secretario, el intérprete, el enviado de Dios, y pues, superior al rey que no obedece a Dios, al sacerdote que no entiende a Dios, al filósofo que niega a Dios, al pueblo que ha abandonado a Dios para correr tras los ídolos de madera y de piedra.

https://lh6.googleusercontent.com/cJv3Ym-__wYxIXlzNFIwL7j7NBgHemb72bTtL5mSNOOKgN9QbDP5tuvawH7oZ48zS5O0DxZib4eQ1AYZmmBZVKsUjxRVFGQ-YNM3Xn0SiB0g7nUaD8_plzkB-AknaaqyJLN8qtkqE3QMGuPDCristo hoy tiene treinta años más o menos: la liturgia corre veloz, poco respetuosa de los almanaques del hombre. Escondido en el taller de Nazaret, aprende los últimos secretos del padre carpintero y la madre lavandera. Treinta años es la edad buena: antes es demasiado temprano, después será demasiado tarde. 
El Nazareno perfila los últimos trazos de su escultural belleza de Hombre. El amigo y primo, que impertérrito se encuentra a orillas del Jordán, continúa con gran magnetismo su labor de limpieza. Lo confunden con el Mesías pero él no está dispuesto a ello. Su profesión es preparar el camino, recorrerlo será la obra del Amigo y primo que en  Nazaret se está abrochando las sandalias y que prepara su ya casi inminente partida para la vida pública. Los bautiza, los reprende, condena su maldad y hace reverdecer las virtudes: había sido creado adrede por el Altísimo con el fin de conquistar las mentes y orientarlas hacia el Cielo. E iban al Bautista porque se sentían sucios y manchados. Él no es el esperado, lo es Otro: “Yo os bautizo con agua, pero detrás de mí viene Otro, y yo no soy digno de desatar la correa de su sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y con fuego”.
C:\Users\FRANSESC\Desktop\sanjuanbautista500.jpgY el Otro, el silencioso predicador de Nazaret, se cuela en la fila de los impuros  de la misma manera que tras el Anuncio, su Madre se coló entre las lavanderas de Nazaret, sin dejar entrever que en su seno había puesto su morada el Altísimo. Puro entre los impuros haciéndose bautizar por Juan: jamás considerará un tesoro celoso su igualdad con Dios, sino que se despojará de sí mismo y se acercará como por casualidad a la orilla del Jordán pidiendo al Bautista el agua de purificación. No hay suciedad en aquella carne venerada por los pastores y perfumada por los Magos. Sin embargo, inclinarse frente al amigo es el gesto típico de los pecadores y un darle gracias por la tarea llevada a cabo. Lo mira y se miran: quien sostiene el cuenco de agua en la mano ha sido un embajador fiel, un amigo leal, un hombre de una pieza. Se habían entrecruzado en la voz aún antes de nacer, cuando Juan exultó en el seno de Isabel apenas María cruzó el umbral de la puerta de Casa Zacarías con el Eterno en su vientre. Hoy el uno pasa el testigo al Otro como signo de fidelidad.
En la orilla del Jordán no hay tías ni padrinos emocionados y aún menos encajes en los faldones como en el día de nuestro bautismo. Es el inicio de una aventura que ni el mundo imaginaba, comenzada en el modo más humano que el mundo conocía: puro entre los impuros sin ningún miedo a contagiarse. Un día se convertirá en el áncora de salvación de los impuros, en la piedra de tropiezo de los “justos”, en aquel que separará las aguas de la historia. Hoy sólo está arrodillado, con el agua mojándole la cabeza. Podía haberse quedado así: hubiera sido un Dios cómodo y tranquilizador. En cambio mañana, desde las multitudes del Jordán, se sumergirá en la sonriendo en el día de nuestro bautismo. Quién sabe con qué privilegio se soledad del desierto: el primer regalo no será un milagro sino simplemente compartir con nosotros la condición de quien nace hombre, que se llama tentación. A pesar de las buenas intenciones de la familia que estaba sonriendo en el día de nuestro bautismo. Quién sabe con qué privilegio se habían confundido.
Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

2 comentarios:

  1. Recuerdo la carta de despedida de Jesús Mosterín, catedrático de lógica de la Universidad de Barcelona, cuando se le diagnosticó cáncer de pulmón, un tumor maligno que le llevó a la muerte. Era Mosterín un militante anticristiano. Radical en sus ideas, fuera contra la religión, los toros, la monogamia o los nacionalismos. Me impactó aquella misiva aparecida en El Pais. Pedía a la Parca que no se lo llevara antes de acabar asuntos que tenía entre manos, un libro, una conferencia, y así. Muchos somos los que desearíamos no subir a la barca de Caronte antes de dar carpetazo a tareas pendientes. No es una postura cristiana, sin embargo. Nos lo recuerda usted, mosén Francesc. Al cristiano, en cuanto profeta, le toca preparar los caminos del Señor, dejarle paso, no pretender rematar la faena, por decirlo así. Tal es la lección de Moisés y, sobre todo, de Juan el Bautista. Cuando el horizonte del más allá se nos va haciendo más cercano, esa convicción de ser instrumentos ha de aquietar nuestro ánimo. Sin ambiciones ni deseos espurios. Como contaba aquel religioso francés que se movía en ambientes cinematográficos: el mensaje no soy yo, yo me limito a agitar las aguas.

    ResponderEliminar
  2. A orillas del Jordán se nos ofrece una gran lección de humildad: nos la da Jesús. Una más. Con tal ejemplo debemos actuar, si queremos ser merecedores de llamarnos cristianos.
    El Evangelio está lleno de ejemplos sobre cómo debemos actuar. Cuanto más los tengamos en cuenta en nuestro diario acontecer, más nos acercaremos a tener una carta de presentación digna cuando la necesitemos por haber llegado al final de nuestro terrenal viaje.
    Hermosa glosa, Mosén Francesc. Gracias.

    ResponderEliminar