martes, 8 de enero de 2019

La "crispación social" a la que alude Omella y el falso oasis catalán

No creo que hayan sentado muy bien entre el secesionismo las palabras de Don Juan José Omella en su carta dominical de este pasado domingo, festividad de la Epifanía, en que el cardenal pedía a los Reyes Magos "fraternidad" para superar la "actual crispación social". También pedía moderación evitando "expresiones incendiarias", en este momento de "tensión".

Porque las palabras "tensión" y "crispación" en la sociedad catalana no gustan a los responsables del Procés ya que ellos niegan que exista esa realidad, y es que no les interesa que se venda esa imagen porque están dando alas a la aplicación otra vez del artículo 155 de la Constitución. Para los líderes del independentismo aquí hay paz y convivencia, solo rota por los defensores del constitucionalismo, que como  nos recordaba en el artículo de ayer el sacerdote Cinto Busquet no están bien de la cabeza.

Cartel de amenaza a políticos no secesionistas
Se niega la violencia de los CDR (Comités de Defensa de la República), que son unos buenos chicos que nunca han roto un plato y que son respaldados públicamente por el President Torra, y cuando estos se pasan de la raya y la policía tiene que intervenir para evitar su vandalismo, a quien se depura no es a los incontrolados sino a los responsables de la policía que han permitido que se maltrate a "sus chicos".

Se niega que haya una verdadera persecución de las personas y políticos que defienden la Constitución, a los que se les amenaza y se les pinta las paredes de sus casas con simbología que recuerda mucho a la batasuna-etarra de los años 80 en el País Vasco. Algunos pueblecitos tranquilos hace unos años en Cataluña ahora son poblaciones donde es imposible vivir si no estás a favor del Procés, se te señala con el dedo y se hace todo lo que se pueda para que te marches, como sucedió con cierto sacerdote de Gerona, que invitó a sus feligreses no independentistas a que no volvieran más a "su" iglesia.

Se niega la ruptura en las familias, las amistades, los compañeros de trabajo, por culpa del maldito Procés que ha separado a tantas personas que en estos pasados días, tienen que contenerse en las comidas  navideñas sin hablar de política para que no acaben como el rosario de la aurora, y en algunos casos lamentablemente así acaban. Y lo peor de todo: División entre la feligresía de algunas parroquias por la actitud despreciativa del párroco o de sus colaboradores hacia aquellos que no comparten el ideario de la secesión.

Esto no es nuevo, ya sucedía en los largos 23 años de gobierno del ex-presidente Pujol, en que se quería dar la imagen de que Cataluña era un "oasis" de paz y convivencia. Y en cierta manera lo era, porque todo el mundo callaba y asentaba con la cabeza, y la Iglesia catalana la primera, casi arrodillada a su líder, el cabecilla de un clan familiar salpicado de corrupción por todos los lados mientras presumía en todas partes de católico ejemplar y ciudadano íntegro.

Amenzas en la casa de Arcadi Espada
El Procés llegó a unos extremos tan grandes de humillación hacia los que no eran tan partidarios del mismo, que finalmente estos despertaron de tantos años de letargo y empezaron a decir "hasta aquí hemos llegado" y perdieron el miedo a defender públicamente sus ideas, a manifestarse en las calles y a sacar sus banderas a los balcones. Los secesionistas no contaban con ello, pensaban que se mantendrían callados como siempre y que "els carrers serien sempre nostres" (las calles serían siempre nuestras). que tragarían lo que les hicieran como habían hecho durante más de 30 años para mantener el "oasis catalán".

Como consecuencia de ello el falso ambiente de paz y convivencia que siempre defendió el nacionalismo catalán, y sigue defendiendo ahora, se rompió, por el radicalismo de ellos y por que rompieron la cuerda de la paciencia de los que no compartían su proyecto suicida. Hace bien nuestro arzobispo de apelar al esfuerzo que todos tenemos que hacer para superar ese clima de "crispación" y de "tensión", pero mientras haya personas como el catolicísimo President Torra y sacerdotes como Cinto Busquet que con actitudes racistas y de desprecio hacia los que no son independentistas sigan alimentando ese clima, va a ser muy difícil encontrar una paz y una concordia sincera y duradera.

Francesco Della Rovere

13 comentarios:

  1. ¿Se desmarca realmente el cardenal Omella del maldito pruses o calienta el ambiente para firmar otra nota crispadora que le pase Jaume Pujol con el encargo de hacérsela firmar a los obispos de la Conferencia Episcopal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repetir como un mantra eso de "prusés" en vez de "procés" también es crispante. Como barcelonés me molesta que se burlen de mi acento. Siento tanta aversión al maldito procés como a los obtusos, como el anónimo 3:08 que calientan el ambiente sin necesidad.

      Eliminar
    2. Imagino que igual de molesto te resultará cuando en los informativos salen periodistas que no hablan catalán y llaman "El Gubér" (por Govern) a la Generalidad de Cataluña. Es lo que hay, estamos hasta arriba de molestias y al final saltamos por cualquier tontería. Un síntoma más de hastío.

      Eliminar
    3. Menos mal que S.E R. ha empezado a notar que algo hay. Cierto que no parece sentir el abuso, la prevaricación, los atentados, ofensas, ruina económica, desgobierno y adoctrinamiento. Yo me meto a cardenal y a ver si con la púrpura me dan también un poco de su anestesia, parece que con ella se vive muy feliz.

      Eliminar
    4. Pero vamos a ver, Sr. Omella, ¿Qué diálogo ni qué c... de diálogo?. Mediante un golpe de estado se han erigido como mandos supremos de nuestra CCAA y la declaran "nación" y "república" en enemistad con España (A la que pertenecemos), contraviniendo sus leyes e inmovilizando el Parlamento Catalán en tal forma que en todo un año ha permanecido inactivo. No ofrecen nada, lo quieren todo, no nos representan, ¿Me puede decir qué es lo que se puede "dialogar" en estas condiciones?. ¡El diálogo no existe, etc!

      Eliminar
    5. Agresivo desobstuso de las 11:58, si tanto le molesta el prusés de la discordia dirija a ellos sus malos modos. No tengo ninguna intención de burlarme del acento de nadie. No sé catalán, no vivo en Barcelona y no conozco su acento. Ni escucho la radio y la televisión y si casualmente lo hago y aparece la tabarra de un prusesista cambio de canal. No se sulfure que no hay ninguna intención de burla. Desde luego hay la intención de no someterme al lenguaje corrompido y totalitario de los prusesistas. Si usted no está de acuerdo con el prusés debería hacer lo mismo. La primera corrupción totalitaria es usar un término tan genérico y aséptico, válido para tantas cosas, como “proceso” para manipuladoramente tratar de transferir esa significación a un proceso supremacista, falsario y totalitario que instrumentaliza a la Iglesia. Llamarlo de otra forma distinta a la que pretenden imponer esos agresivos totalitarios es una cuestión de mera higiene mental, que le recomiendo.

      Desconociendo los acentos y pronunciaciones, el término “prusés” lo he tomado de Dolca Cataluña, cuyo enlace puede encontrar en esta página de Germinans, y al que le recomiendo entrar. Por si no lo hace, le pongo un ejemplo que aparece en una rápida búsqueda en la web, y que precisamente con su sólo título describe a la perfección la realidad del maldito prusés de la discordia:
      “El “prusés”, un invento de la casta nacionalista para seguir cortando el bacalao.”

      https://www.dolcacatalunya.com/2014/11/el-pruses-un-invento-de-la-casta-nacionalista-para-seguir-cortando-el-bacalao/

      Para que mejore su humor me permito recomendarle la película “My fair lady”, con el profesor Higgins como experto en acentos. Ya sabe, si no le molesta: «The rain in Spain stays mainly in the plain», «La lluvia en Sevilla es una pura maravilla»

      https://sevilla.abc.es/sevilla/20131008/sevi-refranes-lluvia-sevilla-maravilla-201310071226.html

      Que tenga un buen día "desobstuso".

      Eliminar
  2. Están ya tan acostumbrados a negar lo obvio, que les da todo lo mismo. No estamos ante una cuestión dialéctica (argumentos contra argumentos) sino ante una cuestión de fuerza. Los separatistas se sienten más fuertes que los unionistas. Y dan por supuesto que los vencerán. Que todo es cuestión de la fuerza que ejerzan contra ellos. Y los obispos, cardenal incluido, hacen lo que pueden por que no se les note de parte de quién se han colocado (bueno, hasta niegan la existencia de "la otra" parte). Eso es todo. Omella ha hecho un gesto equívoco (es lo suyo; todo es equívoco) de conciliación entre las partes. ¡Pero si no hay dos partes!, dicen los independentistas. Y contra toda evidencia, también los obispos y sus curas trabucaires. Y ahora se nos pone conciliador. ¡Pero si no hay nada que conciliar!, ¿no es eso, eminencia?

    ResponderEliminar
  3. La crispación y el fuego lo tiene él mismo en su casa. Lo que tiene que hacer, ES SU OBLIGACIÓN, es mandar a SUS subordinados TRABUCAIRES a su casa. Si no tienen casa y TRABAJO que espabilen, sabrán lo bien que se está sin el PARAGUAS de la Iglesia!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salvador (nombre de pila)9 de enero de 2019, 22:14

      El Sr. Cardenal ya tiene suficiente trabajo con sus idas y venidas de ROMA, esta Diocesis le viene Grande.
      Y Qui dia pase any empeny.

      Eliminar
  4. Mi más cálida enhorabuena, amigos de Germinans, por ese guarismo. Son muchos los beneficiados de su apostolado tenaz, riguroso, entregado. Páginas antológicas en defensa del débil y de la vida, de la liturgia, del derecho canónico entendido como teología de la Iglesia, de los sacramentos, de la devoción a la Virgen. Con unas homilías extraordinarias. Son ustedes un auténtico faro en esta noche obscura que atraviesa la Iglesia, en esta edad de hierro de la Iglesia en Cataluña. Benditos sean ustedes. Que la Virgen les siga acogiendo y s Hijo colmando de bienes espirituales.

    ResponderEliminar
  5. Bien por la actitud conciliadora. Sin embargo uno está un poco cansado de que por ella haya de haber trágalas inasumibles. Jesucristo no se puso conciliador, para no crispar, cuando dijo a unos discípulos dubitantes si ellos también se querían marchar, cuando dijo que el que no está conmigo está contra mí, cuando le indicó al rico que lo vendiera todo, cuando recordó sobre el tema del divorcio que en el principio no era así, cuando afirmó que el hombre no era para el sábado, cuando se lio a latigazos con los mercaderes del templo. Etc.
    Conciliar no es tratar con mano de hierro al que sigue o trata de seguir a Cristo y con guante de seda al que vive de la doblez.
    No sería más honesto no aceptar el nombramiento de obispo o de cardenal o hacer como Mons. Buxarrais cuando se "retiró" de su cargo?
    Un obispo, un cardenal, un arzobispo, un Papa que esquiva, que no se expone a diario por Cristo y por sus ovejas, qué confianza de calidad de fe puede transmitir?
    San Francisco de Asís crispó con su actitud desnudante?
    San Juan de la Cruz crispó con su "insolencia" espiritual?
    Santa Teresa de Calcuta crispó entregada a los más pobres de los pobres y opuesta totalmente al aborto?
    A cuántos prelados se oye hoy decir -aparte de algún que otro documento más o menos fuerte pero que muy pocos leen- que la ideología de género es neto terrorismo sin derramamiento de sangre?

    ResponderEliminar
  6. Luís de Barcelona9 de enero de 2019, 23:25

    Anónimo de las 14:06. Se que lo hace de buena voluntad, pero nog me gusta el distingo que hace entre separatistas y unionistas. Soy catalán y español. Mucho antes de la aparición de los estados modernos Cataluña era parte integrante de Hispania. Nosotros somos cofundafores de España. No me gusta que me tilden de "unionista" con lo que soy desde siempre. Es como hacen los ortodoxos con las Iglesias fieles a Pedro: tildarlas despectivamente de "uniatas"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otro título que es mucho menos deseable: El de "constitucionalistas". Eso suena a certificado de adhesión al régimen.

      No todos los que defendemos en Cataluña la unidad de España lo hacemos por la Constitución, nos valemos de ella o creemos en ella, por otra parte, España no es el resultado de la promulgación de una Carta Magna en el año 79 sino exactamente al revés.

      Eliminar