lunes, 6 de agosto de 2018

Dios bendice a los pueblos mediante los mártires

Homenaje a Francesc A. Picas y a la verdadera Memoria Histórica (IV)
De izquierda a derecha, Mons. Huix, Mons Borrás y Mons. Basulto
El próximo domingo se celebrará en Tarragona una extraordinaria fiesta martirial: 522 mártires de la Fe serán beatificados con la bendición del Papa Francisco. Obispos, sacerdotes, religiosos, padres de familia y jóvenes, víctimas de la persecución religiosa de los años treinta. Asesinados y mártires por su fidelidad a Dios y a la Iglesia. Aquí fue clara la consigna de la revolución anarco-marxista: destruir a sangre y fuego la fe de los catalanes.

De los tres obispos que van a ser beatificados, dos de ellos son catalanes. El tercero, el obispo de Jaén Don Manuel Basulto. Los catalanes son el Dr. Salvi Huix Miralpeix, obispo de Lérida, y el Dr. Manuel Borrás Ferré, obispo auxiliar de Tarragona. El obispo Huix era natural de Santa Margarida de Vellors, cerca de Sant Hilari Sacalm. El comité de Lérida lo detuvo y lo llevó preso sobre un camión, junto con otros leridanos. Antes de ser fusilado el obispo perdonó y bendijo a los milicianos que tenían el arma en las manos. Llenos de odio, le dispararon a la mano derecha. Entonces el obispo los continuó bendiciendo con la izquierda. Amor y perdón frente al odio.

El obispo Manuel Borrás era natural de La Canonja (Tarragona). El comité de L´Espluga de Francolí lo detuvo en Poblet y lo llevó preso hasta Montblanc. El 12 de agosto lo trasladaron a Coll d´Illa donde fue asesinado y su cuerpo quemado.

En la Capilla del Santísimo de la Catedral de Tarragona hay un sarcófago vacío por si alguna vez se encuentra el cuerpo del obispo Borrás. Está colocado al lado de los restos del Cardenal Vidal y Barraquer, arzobispo de Tarragona, fallecido en Suiza el 13 de septiembre de 1943.

12 obispos y un Administración Apostólico

Doce obispos españoles y un administrador apostólico ofrecieron la vida por Cristo en aquella cruenta persecución religiosa. Murieron perdonando a sus verdugos y rezando por su salvación, como Cristo en la Cruz.

Con estos tres, junto con los otros seis ya beatificados (los de Barbastro, Almería, Teruel, Guadix, Cuenca y Ciudad Real), Roma habrá beatificado ya nueve prelados mártires españoles. Quedan pendientes en la Congregación Romana, las causas de los siervos de Dios Manuel Irurita, obispo de Barcelona y Miquel Serra, olotense, obispo de Segorbe. Las causas de Mons. Eustaquio Nieto, obispo de Sigüenza, y de Mons. Juan de Dios Ponce, administrador apostólico de Orihuela se encuentran ambas en fase diocesana. Que un tercio de los obispos inmolados lo fueran en Cataluña es una vergüenza. Pidamos perdón. Pero al mismo tiempo un honor y una gloria.

Don Juan Bta. Luis Pérez

Don Juan Bautista Luis Pérez, obispo de Oviedo, fue el protomártir. En la revolución de octubre del 34 se encontraba enfermo en Pola de Gordón. Al informarle, el día 6 de octubre, del asesinato de 34 eclesiásticos de la diócesis, perdió el habla y murió en Madrid al mes justo, el 6 de noviembre de 1934.

Aquella misma noche del 6 de octubre, en Cataluña asesinaron al párroco de Navás, mosén Josep Morta. En aquel atardecer junto a la iglesia de Navás, incendiaron los templos de Vilafranca del Penedés, Vilanova, Castellví de la Marca, Sant Jaume del Domenys y lo intentaron con Santa María de Mataró. Una noche de luto. Eran los colaboradores de Companys que aquella misma noche se rebelaba en Barcelona.

Son muchos los caminos del Altísimo para hacernos llegar al Padre. Uno de los más valorados por la Iglesia es el martirio por la Fe. Fueron también muchos los seglares que fueron martirizados y que tienen pendiente su causa de beatificación.

Dr. Mullerat y esposa

Uno de ellos fue Mariano Mullerat Soldevila, médico de Arbeca, de una gran caridad, padre modélico de familia, un gran cristiano y apóstol de la Federación de Jóvenes Cristianos de Cataluña (FJC). Fue detenido en su mismo pueblo. El 13 de agosto del 36, junto con otros cinco arbequinenses, el comité rojo los hizo subir a un camión camino del martirio. Inesperadamente una madre de familia con grandes gritos y lloros se acercó al camión y pidió a los del comité que diese libertad al doctor Mullerat para visitar a un hijo suyo que estaba gravemente enfermo. El comité creyó que era una estratagema y la sacó con malas maneras de allí. Entonces el doctor Mullerat, que conocía aquella familia, con una gran serenidad, desde el camión, se dirigió a aquella madre angustiada y le dijo: “No llores. Tu hijo no morirá”. Se sacó una libreta y escribió una receta. “Dale este medicamento a tu hijo –dijo el médico- y reza, que Dios te ayudará.”

Pasadas una horas, mientras el doctor Mullerat y sus paisanos de Arbeca eran asesinados y sus restos quemados, en un hogar humilde, un jovencito recobraba la salud y era testigo de que Dios bendice a los pueblos mediante los mártires de la Fe. Este domingo Cataluña y toda España recordarán a sus mártires de la Fe con dolor y esperanza.

Francesc A. Picas
(Escrito publicado el  8 de octubre de 2013, poco antes de las beatificaciones de Tarragona)

10 comentarios:

  1. Como siempre, Picas desenmascarando a los malos:

    "Asesinados y mártires por su fidelidad a Dios y a la Iglesia. Aquí fue clara la consigna de la revolución anarco-marxista: destruir a sangre y fuego la fe de los catalanes."

    El 7 de marzo del lejano 2016, escribía Colau:

    "Cuando llegamos al Gobierno (Ayuntamiento de Barcelona), en el despacho del alcalde solo había obras de artistas hombres: Miró, Tàpies, Casas" (...) "Hoy en el despacho de la alcaldesa sonríen Federica Montseny, Maria Salvo, Neus Català, Mercè Rodoreda, Maria Mercè Marçal, Emília Llorca, Marta Mata, Maria Aurèlia Capmany, Montserrat Roig".

    www.elperiodico.com/es/amp/noticias/extra/quienes-son-mujeres-despacho-ada-colau-8m-4958084


    Muchas de ellas eran miembros de partidos anarquistas y marxistas, enemigos de la democracia y los derechos y libertades humanas, fascistas rojos, partidarios de la dictadura del proletariado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento que, según su criterio, se puedan dividir los humanos en "buenos" y "malos".

      Eliminar
    2. 10:40, por sus hechos los conoceréis...

      Eliminar
  2. Genocidio de católicos catalanes 1936-397 de agosto de 2018, 2:23

    Estos artículos sobre el trabajo de Picas son importantes, porque sirven para recordar el genocidio catalán a manos de la II República y la Generalidad de Cataluña gobernada por la ERC de Companys.

    No hay excusa para los rojo-separatistas, porque además de tener el deber de respetar la democracia y los derechos y libertades reconocidos en la constitución republicana de 1932, ya conocían en 1933, al menos, el concepto de crimen contra la humanidad, pues Lemkin envió una ponencia a la Conferencia de Unificación del Derecho Penal, celebrada en Madrid en 1933. Para referirse a los asesinatos en masa, utiliza los términos crimen de barbarie y crimen de vandalismo.

    Barbarie equivale a genocidio biológico (muerte por cualquier medio), y vandalismo es el genocidio cultural (hacer desaparecer una cultura).

    Ambos, barbarie y vandalismo, genocidio biológico y cultural, se dieron el Cataluña durante Companys, de manos de los anarco-marxistas y separatistas: ERC, PSUC-PCE, PSOE-UGT, CNT-FAI y el resto de partidos y sindicatos revolucionarios, además de la URSS, hoy la Rusia de Putin, con su exterminadora policía de Beria, el NKVD, luego el KGB.

    En efecto, se mató o exilió o escondió a todo católico catalán relevante, y además, se cometió el vandalismo o genocidio cultural católico: robo, incautación y destrucción de dinero, efectos, templos, iglesias, oratorios, escuelas, además de la quema de libros sacramentales de bautismos, casamientos y otros, y libros de oraciones y de ritos y culto, que eran la memoria histórica católica, junto con obras de arte y objetos litúrgicos de oro y plata, sumando el robo y destrucción de ropaje litúrgico y sobre todo, miles de estatuas de santos, crucifijos y vírgenes, y para acabar, el robo y la destrucción de 1.500 metros lineales de retablos y cuadros valiosísimos, cosa que saben en el Arzobispado de Barcelona.

    En la historia de la Humanidad, hemos de reconocer el genocidio de católicos en Cataluña, junto con otros genocidios:

    1. Genocidio armenio o Mec Yelern (1915-23): los turcos contra los cristianos armenios

    2. Genocidio ucraniano o Golodomor (1933-34): el comunista Stalin contra el pueblo ucraniano

    3. Guerra Cristera o Cristiada (1923-26): el gobierno masónico mejicano contra la Iglesia Católica

    4. Genocidio de católicos catalanes (1936-1939): barbarie y vandalismo, genocidio biológico y cultural, contra la Iglesia Católica, la derecha y grupos sociales por los anarco-marxistas

    La Generalidad de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona de Torra y Colau (y la Rusia de Putin), deben de reconocer y pedir perdó por este genocidio de católicos y otros grupos catalanes durante la Guerra Civil (1936-39), y que se de publicidad y difusión. El odio a la Iglesia Católica también se da hoy bajo la forma del olvido del genocidio que sufrió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también, que pida perdón el gobierno español por los crímenes de Franco, y Alemania e Italia, por lo que hicieron en España.

      Eliminar
    2. 11:39: son todos, pero los de Franco ya los sabemos, falta que los izquierdistas y nacionalistas reconozcan los suyos, que los tienen callados y escondidos. Si los reconocen, empezarán a transitar el primer peldaño, hasta llegar al último, pedir perdón y pagar por ello.

      Eliminar
  3. Habla de la izquierda, y del anarco-marxismo. No dice que detrás estaba ERC. Quizás me equivoque, pero percibo cierto tufillo cat.cat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se sobreentiende, Laura, que dentro de la izquierda estaba ERC. Nada de tufillos. Le engaña el olfato.

      Eliminar
  4. Se pueden hacer desnudos delante de la puerta de las catedrales, y es legal???? https://www.diaridegirona.cat/girona/2018/08/06/nu-espectacular-portes-catedral-girona/928821.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ni lícito ni ni al, y el obispado de Gerona debería de amonestar al fotógrafo, debería de investigarse si el espacio es público del ayuntamiento o de la iglesia (me parece que es eclesial), mirar si se ha profanado el espacio religioso, y mirar si se puede interponer una denuncia penal o una demanda por indemnización.

      El fotógrafo sabe perfectamente que estas fotos son de sensualidad erótica, por mucho que se esconda bajo el paraguas del arte, que la moral católica no permite el uso de sus espacios para pornografía encubierta, y que usar de un templo para pornografía y erotismo es inmoral y, ademas, una profanación y sacrilegio. Injustificable.

      Eliminar