martes, 26 de junio de 2018

Es peligroso proclamar la verdad

Homilía pronunciada en la Parroquia de San Bartolomé de Benicarló en la Solemnidad de la Natividad de Juan Bautista.
 
El profeta es un llamado, convocado al Consejo de Dios. “Del vientre de mi madre me llamó el Señor por mi nombre”, dice el introito de la misa. “Y puso mi boca como espada aguda”. El profetismo es pues institución de Dios y está provocado por su Espíritu
Jesús es el verdadero y definitivo profeta y por el bautismo participamos de su misma misión: profetas que deben anunciar la verdad, sacerdotes que ofrecen su vida como oblación agradable a Dios y reyes que no se arrodillan ante nadie, sino sólo ante Dios, rey y soberano de Cielos y Tierra
El auténtico profeta es portavoz del Señor y su palabra se cumplirá porque habla en nombre de Dios Todopoderoso, por mandato suyo.
Dios irrumpe en la vida del profeta. En el caso del Bautista -el mayor de los nacidos de mujer- aún antes de ser concebido, ya existe en el corazón de Dios que le confía una tarea, una misión. El profeta descubre y denuncia el pecado del pueblo y pone en juego toda la existencia humana, a favor o en contra de su anuncio. Juan es el que prepara el camino a Jesucristo, nuestro Salvador.

Y como profeta que estoy llamado a ser por la ordenación sacerdotal, "el Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor”…pensaba esta semana sobre nuestro pueblo, sobre Benicarló. Cómo era antes y cómo es ahora.
Antes… en la clase de párvulos de doña Benilde, allí en el Marqués, donde con cuarenta chiquillos -ella sola- nos enseñaba a hacer la señal de la Cruz y nos explicaba historias profanas y sagradas y de tal manera lo hacía, que nos mantenía atentos y boquiabiertos.    
Y la novena del Cristo del Mar… que vino a liberarnos del cautiverio del pecado y de la peste del error: el templo lleno a reventar, gente de pie o sentada en los laterales. Aquellos predicadores que nos hablaban del precio de la salvación: la sangre de Cristo, el Cordero sin mancha ni pecado. Que nos hablaban de la necesidad de implorar la misericordia de Cristo en la confesión… porque todos hemos pecado.
Y recuerdo que a los pies de la barca del Cristo del Mar yo pensaba muy pequeño, de la mano de mi abuela, que un día yo subiría con Jesucristo a esa barca y navegaría con Él en medio de todas las tempestades, con la seguridad de atravesarlas todas.
Recuerdo también como, para ir a confesar cualquier día, había que hacer cola en la capilla del Santísimo durante un buen rato.
Miraba en mi infancia el altar mayor y contemplaba el icono de Jesús partiendo el pan de la Eucaristía y sentía como me acompañaba en Benicarló la fe de un pueblo, no de boquilla y cumplimiento, sino una fe operante en la práctica del bien.
Iglesia de San Bartolomé de Benicarló
Pero ¿y ahora? ¿cómo es ahora Benicarló?
No es sólo que el templo parroquial rara vez se llene, ni siquiera en la Novena.
No es sólo que los sacerdotes se pasen el rato en el confesionario más solos que la una, escuchando como se dice a la Santísima Virgen “ruega por nosotros pecadores”; y a pesar de repetir tantas veces el “ruega por nosotros pecadores”, muy pocos se sientan constreñidos a confesar sus pecados.
No es sólo que los colegios, no ya los públicos, sino también los católicos, estén llenos de niños con familias que ya no pisan la iglesia salvo en contadísimas ocasiones y donde confesar la fe y la moral católicas o no se hace o se hace tantas veces de manera vergonzante.
No es sólo eso…
El Ilmo. Ayuntamiento de Benicarló, al que contribuimos todos con nuestros IBIS y tasas diversas, ha organizado del 26 al 28 de junio diversos actos de apoyo al activismo LGTBIQ -en inglés: Lesbian, Gay, Transexual, Bisexual, Intersexual (a los que les va todo) y Queer (los que no son ni una cosa ni otra, sino todo lo contrario). La iniciativa oficial se llama Haciendo latir resistencias. Consistirá en la proyección de una película pornográfica con sexo lésbico y con discapacitados; en una obrita de teatro, una performance de postporno feminista en la capilla de San Francisco -el antiguo convento desamortizado y propiedad del Ayuntamiento- una serie sobre una mujer atrapada en un cuerpo de hombre, un espectáculo con Frau Travesti Residente, todo ello en la plaza pública, y un acto institucional en el Ayuntamiento en favor de todas las filias que hasta hace nada eran los peores tabúes, y contra todas la fobias habidas y por haber.
Y este es el objetivo que persigue la incitativa del Ilmo. Ayuntamiento. Lo dicen ellos mismos: “Haciendo latir resistencias es el proyecto que ha iniciado el Ayuntamiento de Benicarló para reconocer la diversidad afectiva, corporal y sexual que existe en Benicarló. Se han diseñado diferentes actividades y acciones para informar y sensibilizar a todos los colectivos locales alrededor de la diversidad de los diferentes lenguajes; tanto en los modelos afectivos o familiares (dos mamás, dos papás) como en la orientación sexual de las personas. El objetivo que se persigue es su plena normalización, sin permanecer ciegos a los diferentes ejes de desigualdad (como la raza, el poder adquisitivo, la procedencia o la religión) que empobrecen y vulnerabilizan a las comunidades Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales, Queers y más.”
Y acaba: “Respetar la diversidad social y trabajar por la igualdad legal y social de todas las personas sin diferencia es nuestra responsabilidad como servicio público.”
O sea, que antes de que llegaran ellos al Ayuntamiento en Benicarló no se respetaban los derechos de los diferentes… ¿Alguno de nosotros les ha perseguido para hacerles daño? Desde el Ayuntamiento nos quieren enseñar a respetar las diferencias que parece que en Benicarló, hasta ahora, nunca se han respetado.
Pero hay más…  se atribuye el Consistorio Municipal la obligación de hacernos comer con patatas -normalizar- lo que ahora y siempre la tradición y la doctrina católica, con San pedro y San Pablo, ha considerado un pecado gravísimo y una preocupante perversión.
Se atribuye también el Ayuntamiento de Benicarló el derecho de señalar nuestra religión no ya católica, sino simplemente cristiana, como un eje de desigualdad y de maltrato para los que viven su sexualidad de espaldas a los Mandamientos de Dios.
Ciertamente nadie puede obligar a nadie a vivir conforme a la doctrina y moral cristiana, pero nadie tiene la potestad de obligar a los cristianos a pensar como piensan ellos. Y se han empeñado en conseguirlo.
Y los mismos que, con nuestro dinero, viven de nosotros con sueldos más que decentes, y que organizan y pagan estas sesiones públicas de pornografía, son los mismos que desfilan en lugar de preferencia detrás del Cristo de Mar en la procesión y están en la primera fila en la Misa de San Bartolomé…
Hace sólo cincuenta años nuestros padres y abuelos los hubieran corrido de la Iglesia a gorrazos. Pero, ¿Y ahora? Sí, sí… Alguno de vosotros me ha dicho que él no irá a los actos. ¡Sólo faltaría! Pero eso ¿es suficiente para tranquilizar nuestra conciencia tan tranquila y acomodaticia ya de por sí?  
Dentro de un año en las elecciones municipales ¿volveréis a votar a los mismos? ¿A estos o a los otros? ¿Es que en una ciudad de 25000 habitantes no hay 22 personas de bien que quieran trabajar por su pueblo, independientemente de las directrices de los corruptos que nos gobiernan en Castellón, Valencia o Madrid? ¿Es que no hay nadie que quiera hacerlo? Ufff… alguno me dirá que la gente buena, honrada y competente no quiere líos… Ah, claro. “Fuera hace mucho frío”. Es más cómodo vivir a la sombra de los millones que nos llegan desde Castellón, Valencia o Madrid, aunque vendamos nuestra filiación divina por un plato de lentejas. Y alguno dirá que estoy haciendo política… ¡No! Hablo de fe y de moral, pero no de una cualquiera, sino de una fe y una moral operante en la práctica del bien: la fe de nuestros padres y nuestros abuelos.
¿O es que se va a cumplir de nuevo aquello que me explicó mosén Tomás Sanz? El anciano sacerdote que fue capellán de las monjas concepcionistas me contaba: “Cuando empezó la Guerra Civil hacía dos años que yo era sacerdote. Me escapé de Forcall y estuve escondido un tiempo en Benicarló. Un conocido del comité revolucionario me consiguió un salvoconducto -también había gente compasiva en el Comité- para viajar a Valencia y esconderme allí con mi madre con más facilidad. En octubre de 1936 me dirigí a la estación y allí me reconocieron los patrulleros de la CNT-FAI, me rompieron el salvoconducto y me metieron en un tren para fusilarme junto con mi madre en la siguiente estación. Sólo el padre de mosén Federico salió en mi defensa… y lo apartaron a empujones.”
“La Estación de Benicarló -me decía- estaba llena de gente. Todos me conocían…Todos se apartaban de mi como si tuviera la peste.” Y afirmaba mosén Tomás con un dolor inmenso: “Es que los católicos del año 36 son, en gran parte, como los de ahora: Conservar lo suyo… ¡Sin comprometerse!”.
¿Es así también ahora Benicarló? ¿La sangre de nuestros mártires no tiene ya importancia para nosotros? ¿Sus nombres se han borrado de nuestra memoria? ¿Alguien piensa que lo que se decide en Castellón, Valencia o Madrid no va a llegar más pronto que tarde hasta aquí?
Cuando a vuestros hijos y a vuestros nietos los que nos gobiernan les hayan robado la inocencia de sus cuerpos y de sus almas… Cuando en los colegios -también en los católicos- aparezcan los educadores afectivo-sexuales de la Generalitat o del ayuntamiento y vistan a las niñas de príncipes y a los niños de Adas madrinas… y les digan que pueden elegir su sexo cuando quieran. Cuando multen a sus padres y les quiten la patria potestad… por decirles que ser hombre o mujer es un don definitivo de la naturaleza y que la práctica de la homosexualidad es un grave pecado. Cuando en el hospital más cercano den el matarile con la eutanasia -ahora voluntaria, después obligatoria- a los ancianos enfermos crónicos y saneen así la caja de las pensiones… Entonces, sólo entonces irá alguien a llorar al Cristo del Mar… y al Cristo del Mar, que escucha a los que le son fieles, ¿le habremos dejado algún resquicio en Benicarló para que pueda ayudarnos?
¿Creéis acaso que los musulmanes que están entre nosotros, nos respetarán y nos admirarán por el festival de depravación que nos ha organizado el ayuntamiento? Permitidme que os ahorre la durísima calificación que nos dedican por haber aceptado el sometimiento de nuestros niños y niñas, jóvenes y adolescentes a esta estremecedora ingeniería sexual: promovido todo desde el poder político. Lo más terrible para nosotros es que, igual que nosotros respecto a ellos juzgamos a bulto, ellos creen que el cristianismo es exactamente eso que van a ver estos días en nuestras calles. ¿No habéis caído en la cuenta de que tanta depravación alimenta su conciencia de que tienen la obligación sagrada de luchar contra tanta infamia? ¿No os dais cuenta de la hipocresía que representa respetarles el Ramadán y el menú halal en el colegio e incluso pretender eliminar la Navidad por no ofenderles, al tiempo que les pasamos por los morros lo más antimoral que ellos pueden concebir?
Los responsables de enseñar la recta doctrina a los fieles, no tenemos derecho a pasar de largo de estas cosas sin hacer oír la voz de la Iglesia, nuestra Madre y Maestra. No es plato de gusto y acarrea muchos sinsabores llama al pan “pan”, y al vino “vino”. Pero ahí tenemos el ejemplo de san Juan Bautista. Denunció la mala conducta de Herodes, y éste le hizo callar cortándole la cabeza.  
Si me persiguieron a mí -dice Jesús-, también os perseguirán a vosotros (Juan 15,20). Quien no toma su Cruz y me sigue no puede ser mi discípulo (Mateo 10,38). Porque aquello de Aquí paz y después gloria es una soberana memez que sólo puede consolar a los que quieren creer que tras la muerte no hay juicio ni condenación para todos los inicuos: los de dentro y los de fuera.
Dice el Apóstol Pablo: "Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcáis vuestros cuerpos como una víctima viva, santa, agradable a Dios: tal será vuestro culto espiritual. Y no os acomodéis al mundo presente, antes bien transformaos mediante la renovación de vuestra mente, de forma que podáis distinguir cuál es la voluntad de Dios: lo bueno, lo agradable, lo perfecto" (Romanos 12, 1-2). Que así sea. 

Custodio Ballester Bielsa, pbro. 
www.sacerdotesporlavida.info

29 comentarios:

  1. La verdad es liberadora, pero es muy peligrosa. Los que nos decimos cristianos —cristianos, católicos, romanos y marranos (en su acepción de cristianismo fingido) no amamos la verdad, no gustamos de ella. Y así nos va. Cuanta más verdad pongo en mi vida, más soledad encuentro. Como ya me voy haciendo viejo, voy amando la soledad que conlleva el vivir con la verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Tortosa, en la Iglesia del Roser hay un Párroco de nombre Ramón que no se muerde la lengua cuando habla de Moral Católica. Dice la Misa dominical, dos en castellano y dos en català, o sea, un Señor Cura como Dios manda y es relativamente joven. La verdad, hace parròquia el hombre.

      Eliminar
    2. Se trata de mosén Ramón Lavernié, oriundo también de Benicarló.

      Eliminar
    3. ¿En Benicarló el párroco también dice la misa al 50% en valenciano y el 50% en castellano?
      ¿Perfectamente equilibradas?
      Me temo que el 100% las dice en castellano.

      Eliminar
  2. No hay en toda Cataluña un solo cura, ni obispo, capaz de proclamar la doctrina Catolica sobre la sexualidad, con la claridad y valentía, como lo hace Mn. Custodio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ignorancia y la falta de información contrastada es muy atrevida.
      Su afirmación no es verdad, ni se ajusta a la realidad.
      Busque y encontrara Gracias a Dios buenos sacerdotes y parroquias que se da buena y sana doctrina Católica.
      Lo que pasa que no hacen estridencias porqué la santidad se trabaja diariamente.

      Eliminar
    2. ¿Mn Custodio es estridente? No me haga reír. A no ser que usted considere estridente la proclamación de moral sexual Catolica. Nadie duda que hay buenos sacerdotes, pero que se atrevan a una homilía denunciando la imposición ideológica de la ideología de género, no he visto ninguno. Ya me dirá donde.

      Eliminar
  3. La Santísima Trinidad le acompañan Padre Custodio Ballester, que sus palabras resuenen por todos los confines de la tierra, el mundo necesita de Dios, para dar sentido a sus vidas.
    Que Dios le guarde por muchos años y que sepa ser fiel testimonio de su amor, palabra.
    Esta homilía es una joya de incalculable valor, muchísimas gracias

    ResponderEliminar
  4. Este cura,el de la homilía, es uno más de los obcecados en el tema de la comparación de nuestro presente que es lo que verdaderamente importa, y el pasado de hace 80 ó 100 años. En esas comparaciones que hace de cuando él era pequeño y el ahora que ya es viejo, se olvida de las responsabilidades de la iglesia y de los curas en todo este cambio,experimentado para mal de la Iglesia.
    Los "curas" que han contribuido al derrumbe de aquella iglesia tan devota... a esta iglesia tan depravada y corrupta con los corruptos.En esto ha tenido gran parte de la culpa la misma Iglesia apoyo de los corruptos y embusteros.
    No, no eche la culpa a Madrid, Valencia o Castellón...los culpables son Uds. " los curas" que se han vuelto SAL SOSA. Se han relajado y dormido en los laureles y en los placeres...No han entrado por la senda estrecha....
    Lógicamente nada tiene que ver aquel tiempo con el actual.
    Ud. sñr. cura no está diciendo la verdad está mintiendo, porque según ud., todos tienen la culpa menos Uds.los santos curas que son unos inocentes pobrecitos indefensos...
    ¡¡ qué pena me da ud. !!..Sñr. cura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted no se entera. Vuelva a leer. El Padre Custodio no es viejo.

      Eliminar
    2. Y qué pena, me da Usted, anónimo de las 8.40, que lee y entiende todo lo contrario. Lea y relea a ver si por fin se entera

      Eliminar
    3. 8:40, ¿qué ha leido?

      Eliminar
  5. Pues desde Murcia yo embudoe esa parte que dice que hay curas durante horas en los confesionarios. Aquí hay que ir a buscarles al despacho, si no está la iglesia cerrada. Pero, los católicos que hemos sentido la vocación de buscar la verdad y proclamarla, a contracorriente vamos a seguir. Pero no con la amargura que se lee en este artículo sino con la alegría de saber que somos sembradores de semillas que van llorando a la ida pero felices a la vuelta. Se de quién me he fiado. El bando ganador es el nuestro. La Virgen pisará la cabeza de la serpiente y los fieles nos alegraremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que no sabe leer. Había esas colas hace muchos años, no ahora. Las había cuando el predicador era niño.

      Eliminar
    2. En la homilía hay dolor natural de quien contempla con enormes decepción y tristeza hasta dónde se está llegando en nuestros días tanto en (des)conocimiento doctrinal cristiano como en (no) práctica de creyentes o medio creyentes en nuestras sociedades modernas. Y hay la audacia de escribirlo y decirlo y publicarlo, pese a quien pese.

      Eliminar
  6. Este hombre no tiene pelos en la lengua. Proclama la verdad como Juan Bautista que llamaba adúltero a Herodes. Recemos por él, que no calle y que nos animemos a seguirle.

    ResponderEliminar
  7. El padre Custodio Dalmau es un cura santo, de los que van quedando pocos. Por su boca habla el Espíritu Santo, no tengo la mejor duda!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Custodio Dalmau??? Quién es???

      Eliminar
  8. Magnífica exposición de una situación que debería hacernos reflexionar a todos. Cierto es que la fe renace cada mañana. Qe la vida del cristiano es la de Sísifo. Volver a subir la montaña, una y otra vez. Levantarse después de cada caída. Pero no es menos cierto que debe actuar en el mundo con las armas del enemigo: prudencia, inteligencia y audacia. El enemigo está destruyendo la Iglesia, las conciencias, porque les hemos concedido poder para ello. La eutanasia se debate hoy en el Congreso porque antes se aprobó en Cataluña con los votos mayoritarios de políticos apoyados por el arzobispo Pujol, el arzobispo Vives, los obispos Novell y Pardo, abades y curas. ¿O es que los obispos y clero bajo no leen los programas electores de aquellos a quienes apoyan públicamente? Me hace gracia ver a Novell tomando por cristianos a quienes defienden la homosexualidad. Lo digo sabiendo que se ha pronunciado en contra. Pero es la contradicción in terminis de la locura secesionista: no soy partidario de la sodomía, pero quiero que gobiernen los partidarios de la sodomía, esos que en sus palabras episcopales "defienden nuestros derechos" y están "injustamente encarcelados". La verdad es una, carísimo.

    La ideología de género, don Custodio, no puede ser criticada por quienes aplauden con las orejas a quienes son sus portadores y defensores. No podemos achacar a la sociedad lo que nosotros hemos impulsado. Algunos se escandalizarán y dirán que Vives o Pujol son contrarios a la mezcolanza sexual que, depravada, arruina las conciencias infantiles y juveniles. Son lágrimas de cocodrilo si no atajamos el mal desde el principio, si no impedimos que gobiernen los que sabemos enseñan tales doctrinas.

    No se trate de que algunos obispos, abades o curas de acá tengan tendencias sexuales aberrantes. No parece, gracias a Dios, que haya ninguno, aunque todavía no se ha aclarado eso del lobby rosa montserratino, o pueda haber alguna lastimosa excepción, como el de unos de los líderes secesionistas del clero gerundense y eximio representante del Forum Alsina.

    No atajan los obispos el mal de origen cuando, ante las elecciones, dicen que no optan por ningún partido, que todos son respetables. Mentira. Porque es mentira las ideas de algunos cristalizan en hechos denunciados aquí.

    Don Custodio le enviarán a galeras, si es preciso. Y un portavoz ignaro hasta la desvergüenza afirmará que sus palabras no son doctrina de la Iglesia. Y un obispo no menos ayuno de lecturas, falto de carácter y mostrado sometimiento le preguntará cosas singulares. Las periferias están en los palacios episcopales y en las sacristías de monasterios e iglesias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me escandalizan algunas cosas que dice, sr. Gallardo, me parecen aberraciones gravísimas, autenticos disparates.

      Haga el favor de ser más prudente en lo que dice.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el Sr.Valderas Gallardo.

      Eliminar
  9. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia.

    ResponderEliminar
  10. No puedes criticar al poder y tener éxito y razón27 de junio de 2018, 16:35

    Criticar al poder, tener bases razonables y éxito popular, comporta una querella estratégica de Fiscalía, como ha pasado con GG y ahora con Spiriman, un médico de urgencias que ha criticado a los políticos andaluces por sus supuestas corrupciones y gestión ineficaz. El delito de moda es el de odio, ja:

    "La fiscalía investiga al médico Spiriman por posibles injurias a Susana Díaz y Teresa Rodríguez

    El ministerio público de Granada desiste de investigar a Jesús Candel por incitación al odio"

    ResponderEliminar
  11. Valiente artículo, mosén Custodio. Como usted. Gracias.
    He tenido la gran suerte de coincidir con usted un par de veces, en Barcelona, y puedo asegurar que mi afirmación es lo que he podido comprobar personalmente.
    No es fácil (ni bien visto por algunos) defender la Verdad, pero sepa que no está solo.
    El Señor le bendiga y le permita seguir así muchos años.

    ResponderEliminar
  12. Agradecería opinión del Sr Valderas sobre el tema de las Banderitas multicolores en balcones municipales que són de todos, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por qué la del Sr. Valderas? ¿Porque escribirá una respuesta larga y parecerá que reafirma su criterio?

      Eliminar
    2. Anónimo 12/36,este es MI problema, NO el suyo.

      Eliminar
  13. Gracias, Moseñor Custodio

    ResponderEliminar