jueves, 7 de junio de 2018

El síndrome Omella salpica al Papa

Don Juan José Omella en Calanda en el año 2009
Era inevitable que así ocurriera. Si el mayor mérito de Omella (de hecho, el único: no se le conocen otros) es ser amigo del Papa, una de las formas más efectivas de criticar a éste es criticar a su mejor amigo. Es que para el Papa (no sólo para éste sino para todos) es muy difícil tener amigos. A Benedicto XVI la mayoría de la Curia vaticana le negaba el saludo. Y en Santa Marta, todo el mundo procura evitar encontrarse con el Papa, cuyo trato diario no es nada fácil.

Aquí en Calanda nos conocemos el paño. Todavía nos acordamos de cuando para el 20 de noviembre, allá por los años 80, siendo a la sazón párroco del pueblo el joven Juan José Omella, para demostrar que él tampoco fue nunca de derechas, les dio plantón a los feligreses que le pidieron que celebrara una misa en sufragio del alma de Franco, de José Antonio y de las víctimas de la guerra civil.

Monumento a los caídos de Calanda
No se trataba de una extravagancia de la gente del pueblo ni de una provocación. Era un tributo religioso que formaba parte de las peculiaridades de Calanda. Resulta que justo en Calanda, durante la guerra civil fueron torturados y asesinados a manos del Comité Revolucionario de la CNT-FAI cerca de un centenar de vecinos. Para una población que rondaba los 4.000 habitantes, un centenar de asesinados (y además torturados) fue toda una convulsión muy difícil de curar mediante el procedimiento de echar tierra encima de los muertos. La memoria histórica que dicen hoy, estaba muy viva. Y una forma de curar las heridas era precisamente el homenaje y sufragio por los muertos.

Pero he aquí que el joven párroco no sintonizaba con sus feligreses. Prefería, igual que le ocurre hoy siendo arzobispo de Barcelona, elegir con quiénes le conviene  sintonizar: así que con la excusa peregrina de la reconciliación, de la no crispación y de evitar la división en el pueblo (el que convive tan ricamente con la memoria histórica del otro bando), se negó taxativamente a celebrar esa misa.

Los vecinos de Calanda, ante la negativa de nuestro párroco (Juan José Omella, que se sentirá muy ufano de la hazaña, porque serán muchos los que se la aplaudan) tuvimos que recurrir a mosén Zapater, hijo del pueblo y hermano del propietario de la gasolinera de Calanda, que a la sazón vivía en Zaragoza: era miembro del cabildo, canónigo de la catedral. Y al heroico don Juan José Omella no le quedó otra que consentir que en su parroquia celebrase esa misa el canónigo, para satisfacer la demanda que los feligreses le habían hecho a él, a su párroco. Los argumentos que alegó para no celebrar él la misa, fueron inútiles cuando se trató de que la misa la celebrase el canónigo.Y vemos que don Juanjo Omella, fiel a sí mismo, sigue eligiendo a qué fieles ha de atender y de cuáles tiene que pasar. 

Pero bueno, seguro que el Papa Francisco está contento con la inestimable colaboración de su mejor amigo, el cardenal Omella. Éste se esmera en copiar lo más fielmente posible la conducta de Francisco (sobre todo sus errores), porque de esta manera le echa un capote al Papa para que no sigan corneándole amigos y enemigos. Los que por su estatus no se atreven a criticar directamente al Papa, se desahogan criticando en Omella las meteduras de pata de Francisco. Lo cual no deja de ser un gran servicio de nuestro cardenal, si no a la Iglesia, sí al Papa. Al Papa, en efecto, le va de maravilla tener como sparring a Omella, que de este modo le libra de las críticas más ácidas y de las más sarcásticas.

Para el Papa, que tanto por su carácter como por su cargo no tiene amigos ni puede tener más que carreristas en su entorno, es un gran consuelo contar con Omella y con algunos otros altos cargos que se vayan relevando en la difícil misión de proporcionarle alguna sensación de amistad. La cruz de esta moneda preciosa, es que en todas las conductas de Omella, los críticos verán siempre la mano y la aprobación del Papa. Tanto si se trata de una NOTA para posicionar a la Iglesia al lado de los golpistas, como si se trata de situar en los puestos de control de la diócesis a los personajes más afines, aunque de dudoso valor pastoral, o de mirar para otro lado cuando los clérigos que están bajo su autoridad comprometen a la Iglesia tomando partido por una parte de los fieles y despreciando al resto. La Curia siempre alegará que el Papa no se entera. Jamás aceptará que tal como sospechan los críticos, el Papa sabe: porque su gran amigo Omella le informa y hasta le consulta. Así que “oficialmente” el Papa no se entera de las trapacerías de Omella. Y se quiera o no, eso va minando la credibilidad del Papa. Sí, es evidente que Omella es uno de los flancos débiles del Papa. Dime con quién andas, y te diré quién eres, proclama el refrán popular. Y obviamente, la vox pópuli  percibe que el andar tanto con Omella, contamina al Papa.

Pero todo esto son verdaderas minucias cuando las comparamos con el escándalo del síndrome Omella. Eso son palabras mayores, puesto que no se trata de decisiones de carácter administrativo o burocrático, donde se puede incurrir en errores que escapan a la capacidad del obispo. Al Papa, que tiene abierto entre otros el frente de la Amoris Laetitia, con los dubia aún sin contestar (acusación formal y furibunda de ambigüedad calculada para dejar la doctrina en el ámbito de la duda), al Papa que tiene este frente abierto en canal (y no es el único), sólo le faltaba que su amigo Omella le abriese otro frente no menos peligroso, como es el de la adecuación del mensaje de la Iglesia a las limitaciones que le impone el mundo (de hecho, el mundo, el demonio y la carne: sobre todo, la carne). Sólo le faltaba esto al Papa, para acabar de cuadrarle las cuentas.

Y efectivamente, si a la claudicación de la Iglesia ante los políticos nada menos que con respecto a la integridad de su mensaje, se la ha denominado como “Síndrome Omella”, es una falta de consideración por parte de Omella empeñarse en que se le perciba como amigo inseparable del Papa. Cierto que el Papa no tiene amigos. Pero hay amistades tan peligrosas que son menos temibles que las enemistades. 

En este momento, Omella tiene entretenido al personal con sus nuevos nombramientos, en los que la dominancia del lobby rosa de la diócesis, es abrumadora. En esto imita al Papa, al que se le nota una predilección especial por los eclesiásticos de colores, que si son el auténtico poder en el Vaticano, ¡por qué no iban a serlo en la archidiócesis del cardenal Omella! Pero éste es otro frente de menor entidad, en el que son muchos los que están dispuestos a ver a Omella como el espejo del Papa.

Pero resulta que aun siendo gravísimo este problema, un auténtico cenagal en el que la Iglesia está metida hasta las cachas desde hace décadas, y que está gestionando muy lamentablemente (también en la archidiócesis de Barcelona), no es el más grave. Parece que el papa Francisco ha necesitado llegar al 5º año de su pontificado para entrar en este tema por el flanco que correspondía, como hiciera Benedicto XVI, que vio la dimensión abismal de este problema. Pero Omella, sin enterarse. Como anunciaba Gérminans el 20 de mayo, Omella diseñando su genial gobierno de deriva rosa.

Pues bien, siendo éste el problema mediáticamente más escandaloso que tiene castigada a la Iglesia, no es ni de lejos el que más la desgasta. De este durísimo purgatorio saldrá purificada. Éste es un mal que por su propia naturaleza no puede durar demasiado. En cambio la humillación de la Iglesia ante el poder civil, nada menos que renunciando a la predicación de su doctrina, esta forma de estar la Iglesia en el mundo a la que con buen tino se ha dado en llamar “Síndrome Omella”, puede incrustarse en el tejido pastoral de altos vuelos (imitando a Omella) y salpicar directamente al Papa: por omisión.

El Cojo de Calanda  

Post scriptum: Si D. Juan José Omella hubiese celebrado en Calanda la Misa en sufragio por Franco y José Antonio y los demás asesinados por el Comité anarco-sindicalista, probablemente nunca hubiera llegado ni a obispo ni mucho menos a cardenal.

42 comentarios:

  1. Mártires de Calanda están hoy en los altares, querido Cojo. Un puñado de frailes que fueron derramando su sangre por Castelserás, Calanda, Andorra... Frailes y el propio cura de Calanda, como dejé escrito aquí hace unos días, en otro apunte suyo. Una de las páginas más bellas del martirologio español donde mueren rosario en mano, abatidos a tiros, ancianos y jóvenes. Lo que Omella no quiso honrar, Juan Pablo lo inscribió en el libro de los santos. Qué muestra más palmaria de ignorancia supina. Tal vez se quedó, no diré yo en los melocotones de Calanda, que maduran para la Virgen del Pilar según me explicó un calandico que regenta un establecimiento vecino, o en Buñuel y Viridiana. Ni siquiera en Nazarín o en la tamborada de la Semana Santa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No confunda las cosas.

      Omella no se negó a hacer una misa por los mártires. Se negó a hacer la misa por los mártires, FRANCO y JOSÉ ANTONIO. Estos dos estaban de sobra en la misa.

      Eliminar
    2. Ya, y Omella lo pidió y se lo negaron en plan aragonés: o todos o caiga Zaragoza...

      Hacer misas por Franco y José Antonio es lícito y se hacen, en unos más discretos, en otros más libres. Como por cualquiera de cualquier bando, hasta por Companys, que se confesó.

      Eliminar
    3. Dios no hace acepción de personas. Murió por todos. Por tanto el sacrificio fue también por Franco y José Antonio. Como lo fue por la Pasionaria y Enrique Lister, el Campesino o Durruti, que fue quien arrasó en el Bajo Aragón. Negarse a rezar por ellos es mezquino. Si le piden una misa por los mártires, por Franco y José Antonio no sólo no debe negarse, sino que al hacerlo comete un soberano disparate, en lo teológico; en lo personal queda retratado.

      No confundamos las cosas.

      Eliminar
    4. Caesar Augustinus8 de junio de 2018, 11:49

      Quien confunde las cosas eres tu, que´, además, demuestras una ignorancia supina. UNo de los asesinados por esos comités de la CNT-FAI, armados por Companys, por cierto, porque venían de Catalunya, fue mi abuelo, de 38 años y cuatro hijos pequeños, y cuyo cadáver recogió mi padre, a sus trece años de la fosa común para llevarlo a su pueblo, a 26 km. de Calanda. Y he dicho ignorante porque José Antonio Primo de Rivera estaba en la cárcel desde el mes de febrero de 1936, por lo que de verdugo, nada. Al revés lo fusilaron sin juicio alguno. Y a pesar de eeso, mi padre siempre nos inculcó el perdón y evitar las venganzas, incluso con el pensamiento. El cardenal Omella, y puedo opinar porque yo lo "sufro" es un cobarde y va a acabar con los restos de la Iglesia que queda en Catalunya. Allá él, ya le pedirá cuentas Dios en su momento, pero cuando hace poco recibió la Cruz de San Jorge del gobierno de Aragón sentí vergüenza ajena; ya solo le falta la Creu de Sant Jordi, a la que está haciendo méritos a marchas forzadas, y que no tardará el gobierno golpista de la Catalunya actual en concedérsela.

      Eliminar
    5. Franco y José Antonio fueron CATÓLICOS hasta el tuetano. A lo mwjor no necesitan ningún sufragio de nadie y sean ellos los que intercedan por NOSOTROS, AMEN!

      Eliminar
    6. Sr. Valderas, no siga confundiendo.

      Nadie discute que Cristo murió por todos. Pero aquí no se ciñe el problema solo a lo teológico. ¿Usted iría, sin pestañear siquiera, a una misa por quien hubiese fusilado a su padre?

      A mí lo que me parece mezquino es querer incluir, sí o sí, a Franco y al Ausente.

      Dejo a parte la cuestión teológica de si puede hacerse una misa por un sanguinario, fuese del color que fuese.

      Hacer una misa así, en un pequeño pueblo, es provocar divisiones y tensiones innecesarias.

      Por otra parte, ¿se celebran misas por Hitler o Stalin? Spain is different, todavía.

      Eliminar
    7. ¿Hoy dia todavía se celebra esta misa en Calanda?
      No la de los martires si no la de Fraco y compañia?

      Eliminar
    8. De acuerdo con JMVG. No se puede negar una misa a nadie. Y algunos, por sus muchos pecados, necesitan muchas misas.
      Ahora bien, nunca he participado en ninguna misa "en sufragio de una alma" que no se convierta en un homenaje a la persona que albergaba la susodicha alma.
      Debe uno ser cuidadoso delante la disyuntiva.

      Eliminar
    9. El sacerdote no puede negarse a celebrar una misa sufragio por nadie. Eso de meter de matute a éste o aquél lo pone usted. En la misa no hay nadie de matute. De hecho se reza por todos los fieles difuntos, sean o no creyentes. Es eco de la redención de Cristo.
      No puede aplicar sus prejuicios a las vivencias de otros. Siendo niño, hace un porrón de años, cayó en mis manos un librito ilustrado sobre los mártires de Calanda, religiosos y seglares. Muchos seglares del pueblo y de pueblos aledaños respiraron tranquilos cuando las tropas de Franco entraron. Se habían librado, muchos escondidos, de una muerte segura. ¿Cómo no van a rezar por el que los libró del asesinato? Usted puede tener las ideas que quiera y la perspectiva histórica que su fomación le haya facultado, pero no puede retorcer la realidad.

      Mire a mi padre estuvo a punto de fusilarlo Franco. Y unb tío mío juez fue sentenciado a muerte.

      Aténgase a la doctrina y a los hechos.

      La Iglesia en Cataluña ha tejido un relato de mentiras y falsedades que producen asco. Y ha tenido unos comportamientos ruines. Comportamiento en que siguen ternes obispos, abades, curas y sedicentes católicos.

      Eliminar
    10. O al contrario. Sin el alzamiento del 36 ningún anarquista se hubiera acercado a Calanda...

      Eliminar
    11. Aténgase a la doctrina y a los hechos.

      Eliminar
  2. El Papa Francisco no necesita que le salpiquen; él se salpica solo.

    En cuanto a su amistad con Omella, ya lo dice el refrán: "Dios los cría y ellos se juntan".

    ResponderEliminar
  3. Esto pasa por mezclar en la misma misa víctimas y verdugos.

    ResponderEliminar
  4. Mn. Zapater no era canónigo. Era el párroco de Santiago el Mayor de Zaragoza hasta su jubilación, tras la cual acudía a confesar al Pilar

    ResponderEliminar
  5. Las 5 Bestias de Santa Hildegarda antes del Anticristo8 de junio de 2018, 2:15

    Turner, en su libro The five beast of St. Hildegard, supone que identifica a las Cinco Bestias de Scivias con unas eras modernas. Dos de ellas, las últimas antes del Anticristo, y que el artículo de hoy lo traslada a Barcelona, son actuales:

    4ª./ Porco Negro: representaría la lascivia, lujuria, erotismo, pornografía, impudicia, líbido, carnalidad, lubricidad, obscenidad, impureza y la concupiscencia ciega que inunda tanto a la Iglesia como a las Sociedades Cristianas con su legislación a favor del relativismo moral y la ideología de género. Como buen tragón, glotón insaciable, voraz destructor, el cerdo negro devora lujuriosamente toda carne de todo "género"...

    Como también el cerdo come de todo, y es negro (malvado, asesino), también se refiere a la legislación abortista y eutanasista: devora niños, ancianos, enfermos, desesperanzados... es voraz, come todo lo que se encuentra por delante, sin importarle si es humano, vivo o enfermo, niño o anciano.


    5ª./ Lupus Griseus: significa aquel político o consagrado fariseo e hipócrita: blanco por fuera, negro por dentro; sepulcro blanqueado. Animal de poder, el lobo gruñendo y aullando es símbolo de jerarquía, señor de la noche, las montañas y los bosques (donde vagan los demonios), ferocidad y astucia, nocturno (mal), que va en manada, que acosa y mata a la víctima mediante la paciente alevosía.

    Despiadado, fiero, ávido de sangre y carne humana, una de las figuras del diablo, agresivo, dominante, jefe despiadado. Símbolo también de la mirada de todos aquellos políticos, empresarios y líderes sociales dominantes, revolucionarios, engendradores de odio social, enemigos de Dios y la Iglesia.

    Señala a los políticos, que por un lado, su imagen es la de ser amigo, padre y defensor de los derechos humanos y la democracia, o en los consagrados, de la misericordia y la unidad, pero son lobos con piel de cordero, mentirosos y asesinos de almas.


    Las lenguas de las Bestias agarran a las cimas de las montañas: se corresponde a su dominio de la sociedad.

    ResponderEliminar
  6. Omella: ¡Lagarto, lagarto!8 de junio de 2018, 2:19

    Creo que Omella, como dice In Exspectatione, rehúsa verse envuelto en el mal fario de Francisco :)

    - la vez que soltó dos palomas blancas desde el balcón de San Pedro, y fueron atacadas por una gaviota y un cuervo;

    - o cuando viajó a Río de Janeiro, y un rayo azotó un dedo del monumental Cristo Redentor de la ciudad carioca;

    - u otra vez cuando, al celebrar Misa al aire libre en su visita al Paraguay, catorce feligreses fueron mordidos por víboras venenosas;

    - o su encomio público del pastor protestante Tony Palmer, seguido de la muerte de éste, con intervalo de pocos días, en un accidente de tránsito;

    - o su apoyo al referéndum por el sí en Colombia, con el consiguiente triunfo del no;

    - o sus críticas frontales a Trump en la última campaña presidencial de EEUU, con el posterior triunfo de éste;

    - o su notorio espaldarazo a Cristina Kirchner y a su candidato antes de las últimas elecciones presidenciales en la Argentina, y el triunfo consecutivo de Macri;

    - o la audiencia concedida al presidente ecuatoriano Rafael Correa, que fue seguida (con diferencia de minutos) por un terremoto desatado en el país andino;

    - o el incendio sufrido por la Basílica de la Natividad, en Belén, a menos de dos días de que Ud. la visitara;

    - o la caída de una imponente cruz de Juan Pablo II en Brescia, Italia, con la consiguiente muerte del joven aplastado por la misma, pocos días antes de que Ud. procediera a la canonización del polaco pontífice;

    - o la caída de parte del techo de la basílica de San Pedro a poco de que Ud. hubo pronunciado su memorable negación de la condenación eterna y su teoría de la "aniquilación de las almas" de los réprobos;

    ResponderEliminar
  7. Sagrado Corazón y Divina Misericordia8 de junio de 2018, 2:38

    El Sagrado Corazón fue revelado a Santa Margarita María de Alacoque desde 1673.

    La Divina Misericordia, extensión de la anterior, fue revelada a santa Faustina Kowalska desde 1931.

    El Sagrado Corazón se extendió en 1856. La Divina Misericordia, el 1978.

    Santa Margarita fue canonizada en 1920. Faustina, el 2000.

    La Iglesia fue consagrada al Corazón de Jesús el 16 de junio de 1875. España fue consagrada al Corazón de Jesús el 30 de mayo de 1919.

    ¡Hoy es un buen momento para volver a recordar todas las oraciones, promesas, imágenes y revelaciones de Jesús de su Verdad Interior!

    Ningún político, artista, consagrado, científico, empresario... dará nunca jamás lo que ofrece Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ningún político, artista, consagrado, científico, empresario... dará nunca jamás lo que ofrece Jesús".

      En mi vida, esa es una gran VERDAD.
      Gracias por recordármelo en un día como hoy, Sagrado Corazón de Jesús, todo Amor.

      Eliminar
  8. Yo también creo que lo que puede calificarse como "Omellía", la completa subordinación de la Iglesia al poder poniéndose a su servicio, es asunto gravísimo que compete directamente al Papa.

    Misteriosa audiencia del Papa a un poderoso eclesiástico barcelonés, del mismo grupo que el autor de la infame nota, el obispo Jaume Pujol, justo al día siguiente de que anunciaran la moción de censura con la que han instaurado este gobierno descaradamente anti católico y anti español, que ya anuncian se someterá mañana mismo a la marioneta de los poderosos supremacistas.

    “Audiencias, 26.05.2018 El Santo Padre ha recibido esta mañana en audiencia:

    -Mons. Fernando Ocáriz Braña, Prelado del Opus Dei”

    http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/05/26/aud.html

    Días después los jesuíticos del PNV daban su apoyo clave al nuevo gobierno, con Ana Botín reunida a la vez con los jesuitas de Deusto y los del poder económico, presidiendo el recto jesuita que considera a Setién como el que más condena a ETA, sin duda conocedor de la teoría y práctica del árbol y las nueces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al anónimo de las 3:45

      "Yo también creo que lo que puede calificarse como "Omellía", la completa subordinación de la Iglesia al poder poniéndose a su servicio"

      Está bien eso de "Omellía" (de la misma hechura que "simonía) para reducir a una sola palabra el "Síndrome Omella". Es tan largo el recorrido que tiene por delante esta nueva prevaricación y traición de la Iglesia a Cristo (Omella no es el único; sólo es el más "paradigmático"), que a lo mejor hace fortuna la denominación de "omellía".

      Eliminar
  9. Permítanme unos comentarios respetuosos pero críticos sobre su artículo.

    1.- "todo el mundo procura evitar encontrarse con el Papa, cuyo trato diario no es nada fácil".

    ¿Cómo, desde Calanda, saben tanto del trato diario del Papa? ¿O quizá hablan de oídas?

    2.- "que celebrara una misa en sufragio del alma de Franco, de José Antonio y de las víctimas de la guerra civil".

    Una misa por las víctimas no puede ser objetada. Pero si en el paquete querían incluir a Franco y a José Antonio, veo legítima la renuencia de Omeya.

    3.- "Para el Papa, que tanto por su carácter como por su cargo no tiene amigos "

    Nuevamente parecen conocer, desde Calanda, a la perfección el carácter del Papa. ¿Seguro?

    4.- "así que con la excusa peregrina de la reconciliación, de la no crispación y de evitar la división en el pueblo "

    No me parece una excusa peregrina, sino un imperativo moral.

    5.- "Los argumentos que alegó para no celebrar él la misa, fueron inútiles cuando se trató de que la misa la celebrase el canónigo.Y vemos que don Juanjo Omella, fiel a sí mismo, sigue eligiendo a qué fieles ha de atender y de cuáles tiene que pasar"

    Entonces, a los fieles que tenemos familiares fusilados por Franco ¿no están "pasando de nosotros" con esa misa? Bueno, más que pasando, nos están despreciando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al Anónimo de las 6:58.

      Su comentario es el último que he leído. Me ha llenado de alegría. Después de leer lo anterior y el escrito del cojo de Calanda, uno respira cuando lee reflexiones normales para un cristiano.

      Al Cojo de Calanda le recomiendo que vaya a ver algún buen traumatólogo para que le cure la cojera. Probablemente su bilis, como resultado, disminuirá.

      Eliminar
    2. Sobre mentirijillas algo malitas8 de junio de 2018, 11:52

      No hay ninguna objeción para hacer misas en favor de Franco, que era católico, y José Antonio, que también lo era, como por Companys y l'Avi Macià, que acabarón muriendo confesándose, uno fusilado, y el otro de apendicitis. Incluso hay peticiones de misa realizadas por revelaciones celestiales: almas del purgatorio, ángel, María, Jesús, un santo...

      Y si no se hace una misa por Franco y José Antonio por cuestiones políticas, puede hacerse la misa de forma genérica, a través de una intención general o personal. Así se hizo, así se hace y así se hará: pongan puertas al campo. Mientras haya una sola misa, sacrificio eterno y universal, se hará.

      En cuanto a los familiares fusilados por Franco, también hay familiares fusilados por la II República, a través de alguna facción fascista republicana, con o sin juicio justo con las garantías procesales republicanas: anarquistas, comunistas, socialistas, ERC (checas)...

      La II República en estado de guerra (1936-39) NUNCA JAMÁS fue una democracia de los derechos humanos, NUNCA JAMÁS. Fue dictatorial, despótica y totalitaria, enemiga de la democracia y de los derechos humanos, criminal contra la humanidad y genocida.

      Eso sí, en lugar de la única dictadura franquista, estuvo constituida por pluralidad de dictaduras de la checa, del fusiladero, del paseillo, de las listas, del comisario político, del campo de concentración y del ordeno y mando bajo pena de muerte: anarquista, socialista, comunista, estalinista, trosquista, leninista, ERC, masonería.

      Por cierto, ¿dónde está Andreu Nin?

      Fue precisamente la II República en estado de guerra la principal violadora flagrante y masiva, con el grado de genocidio, de todos los derechos y libertades fundamentales reconocidos por la Constitución de la II República de 9 de diciembre de 1931. Por ello:

      - ¿Dónde está el reconocimiento de los crímenes republicanos y la petición de perdón e indemnización moral y económica?

      - ¿Dónde están las comisiones de verdad histórica, reconciliación, reparación y reconocimiento por los crímenes republicanos cometidos en España, Cataluña y Barcelona?

      Y la totalidad de los partidos políticos republicanistas en la Guerra Civil eran antidemocráticos y rojo-fascistas, pues su organización, estructura, funcionamiento y programática, de facto o de iure, eran contrarias a la democracia y a los derechos humanos: CNT-FAI, PCE-PSUC, ERC, PSOE-UGT, POUM...

      ¿Fueron respetados los católicos y los miembros de los partidos de centro y derecha? No, entonces la II República en estado de guerra no fue ni democrática ni garante de los derechos humanos. Violó su propia Constitución. Por eso fue repudiada por la Comunidad Internacional por siempre cuando tuvo conocimiento de ello.

      No hay paz si no hay verdad y justicia. Sobre la mentira y el odio "unilateral", sin ver tus propios crímenes, no se construye la paz.

      Eliminar
    3. Cansar Augustinus8 de junio de 2018, 16:12

      El Cojo de Calanda puede que cojee al andar, pero siempre le queda esperar no milagro de la Virgen como el cojo de la Historia; pero quien realmente no tiene cura es Ud., porque le faltan los dos miembros inferiores, y esperar una intervención divina para arreglar eso ya me parece demasiado.

      Eliminar
    4. Las misas en sufragio por el alma de alguien que no nos guste no pueden convertirse en un insulto o una afrenta a esa otra persona que no le gusta.Es ridículo y si el señor que lo dice es católico con razón de más. No te puede gustar Franco o José Antonio que es respetable pero sentirse discriminado porque le digan una misa es poco católico, antiteológico y una muestra de odio hacia los enemigos que el Evangelio no apoya. Además supuestamente estas personas pecan más con más razón se deben decir sufragios por su alma como de cualquier fiel, sea Franco, José Antonio, el Companys, Azaña o la Psionaria. Si celebran una misa en sufragio de La Pasionaria o de Santiago Carrillo que no me gustan nada no me siento discriminado por eso, me puede extrañar pero en fin creo que es cuestión de caridad.No le quiero decir nada en el supuesto de víctimas del terrorismo en el caso del País Vasco que se negaban a oficiar funerales e incluso misas, cosa que fue un pecado contra la caridad y aún incluso contra la justicia porque una persona asesinada necesitan sus familiares por lo menos del consuelo de rezr por su alma atormentada.

      Eliminar
  10. Apropiarse de la CRUZ del Señor, Jesús, como símbolo de una parte política de un país, que también mató, asesinó y enterró a seres humanos como animales, seres humanos: niños, mujeres,ancianos y ancianas.... miles y miles de personas inocentes que,según la historia, fueron asesinadas y enterrados en estercoleros por los " REBELDES"...pues digo, apropiarse ,utilizar la CRUZ de CXTO. con este fin me parece sencillamente diabólico, y debe ser de un dolor inmenso para el Señor que vino a morir en la cruz POR TODOS.
    Todo lo que sea mezclar política y religión siempre será el veneno, el matarratas preferido del mal, el diablo, que sigue estando presente en la Iglesia y que la final la va a hundir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvidándome del contexto histórico, me nacen Frankesnteins ideológicos8 de junio de 2018, 12:02

      El soldado franquista murió por Dios y por España, eso es una verdad histórica, pues refleja la realidad verdadera del momento de 1936-39, no los inventos imaginativos del pensamiento políticamente correcto de los izquierdistas y nacionalistas de ahora (2018), que se recrean en fantasmagóricas batallitas ganadas en el momento de hoy, sólo basadas en el engaño histórico y el ocultamiento de la verdad histórica.

      Los soldados de Franco no murieron por "Dios, España y el Rey", es decir, no murieron por el "Rey", y eso que una parte de los monárquicos, los carlistas, tenían el lema "Dios, Patria, Rey y Fueros", primero porque Franco tenía a los alfonsinos y a los carlistas que se odiaban a muerte (tres guerras carlistas), y segundo porque el desprestigio de la Corona de Alfonso XIII era total-t.o.t.a.l, por los graves errores desde el Desastre de Annual de 1921. No quiere decir que este Desastre fuera decisivo, pero luego encadenó toda una serie de errores: Dictadura de Primo de Rivera, Dictablanda, incapacidad de asumir sus deberes constitucionales...

      Los olvidos interesados del contexto real del momento histórico, generan Frankensteins virales que sólo crean fraudes históricos con graves consecuencias políticas...

      Eliminar
  11. ¡Oh, sí!, mezclar política y religión es detestable. Bueno, según. Si la política que se mezcla con la religión es la de los independentistas que han partido en dos a la sociedad catalana, y que no pararán hasta que el enfrentamiento vaya a más; si son estos separadores (¡diablos!) los que mezclan política y religión, eso está muy bien. Y Omella estará siempre al lado de éstos. ¡Faltaría más!

    ResponderEliminar
  12. Caesar Augustinus8 de junio de 2018, 11:52

    Por cierto, suscribo todo el artículo del Cojo de Calanda.

    ResponderEliminar
  13. Meter en el mismo saco a los ángeles y a los demonios, aunque también sean ángeles, es de cegatones o embusteros o ignorantes. Los cristianos "normales" que aquí pululan consideran que no hay que rezar por las almas de Franco y José Antonio. El primero salvó a la Iglesia Católica de la mayor persecución de toda su historia. El segundo, evidentemente también fue un mártir. En cuanto a los rojos que murieron, muchos de ellos por haber cometido crímenes inauditos, sólo los "nacionales" rezamos por ellos. Ni sus propias familias. Que les encarguen ellos misas, a ver. Que les pongan un crucifijo en los ataúdes cuando recuperan los cuerpos. Que les pongan una cruz en su sepultura. No, no lo hacen porque esos rojos lucharon y murieron para desterrar la cruz y todo lo cristiano de España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con El Cojo,con Simplicio y con el Señor Valderas Gallardo,faltaría mas!

      Eliminar
  14. "Pero hay amistades tan peligrosas que son menos temibles que las enemistades".

    Supongo que lo que pretendía decir el articulista es "Pero hay amistades tan peligrosas que son MÁS temibles que las enemistades".

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena, Os habéis convertido en protestantes

    ResponderEliminar
  16. Buenas tardes, ¿podría informar alguien de lo que sucede en la diócesis de Terrassa? Al parecer ya son varios los sacerdotes que han hecho las maletas y se han ido a otras diócesis, uno de ellos recién ordenado. ¿Alguna notícia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería interesante saber los motivos, que seguramente no son deseados por los sacerdotes que cambian de diócesis fuera de Cataluña.

      Eliminar
  17. ¿FRANCO, CATÓLICO?

    Franco "invitó" a italianos y alemanes a probar sus innovaciones aéreas (militares y destructivas, por supuesto)sobre la zona republicana. Sobre la población civil inocente. Guernica y Barcelona. Fueron los primeros bombardeos aéreos sobre la población civil.

    Los fusilamientos indiscriminados de los primeros meses del alzamiento. Luego las penas de cárcel, los juicios sumarísimos, otra vez fusilamientos.

    Ningún acto de reconciliación nacional tras el desastre. Ninguno. Como mucho, podían redimir penas picando piedra en Cuelgamuros. Eso si no eran comunistas o masones; en ese caso no redimían nada por mucha piedra que picasen.

    Una férrea dictadura. Libertades oprimidas. Franco siguió fusilando hasta el fin de sus días. En vano medio mundo le pidió clemencia. A las llamadas de Pablo VI ni se dignó contestar.

    ¿Para qué seguir? Franco no fue un modelo de cristiandad.

    Por cierto, ya sé que me dirán que Companys, Negrín, etc.etc. hicieron cosas parecidas. Que si las checas, los incontrolados, las matanzas de religiosos, el material bélico enviado por Stalin,...Sí, no lo dudo. También muy malos, malísimos. Pero nadie dice de ellos que fuesen católicos ejemplares, guardianes de la cristiandad, etc.

    Si hacemos misas por Franco, también tendríamos que hacerlas por Mussolini, Salazar, Mao, Castro, Lenin, etc. etc.

    ResponderEliminar
  18. Han dicho por aquí varias veces que Omella es un corporativista y que siempre se asocia con lo que conviene y con el poder. Desde luego viene a ser un obispo poquito valiente, poco claro siempre y con mucho envolvimiento y mucho cuento para no decir nada. Digamos que es políticamente correcto con lo que ello conlleva y cuando tocaba ser progre que lo sería más bien con convencimiento pues lo sería; cuando hubo de moderarse porque fue escalando se moderaría eso sí llevando los cuentos de todos para se mano derecha de un religioso tan antipático en Zaragoza como lo fue D.Elías Yanes. En La Rioja llegó a terreno fácil y fue de social y donde se llevó bien con las autoridades cooperando en arreglos de iglesias, ermitas y demás. Gobierno interno de la Diócesis bien poco, mucha encuesta y camarilla de aduladores, fue de acogedor de sacerdotes de otras diócesis con problemas que luego allí han dado y dan todavía más. Si hubiera sido obispo de Bilbao en su época pues hubiera estado con el poder actuante desde luego. El problema es que el Arzobispado de Barcelona le queda muy grande, no es intelectualmente muy solvente y allí con chistecitos y parábolas no va a hacer nada, y en el fondo que no es tonto lo sabe y pensará que pase de mí este cáliz pronto y rápido, y mientras tanto lo mejor es la inacción. Para cuando quiera hacer algo tendrá que presentar su renuncia.

    ResponderEliminar
  19. OMELLA, EL PERRO GUARDIÁN DE LOS CURAS

    Estamos discutiendo que si se negó a decir una misa por Franco y José Antonio cuando era párroco de Calanda. Pero lo grave es que en ese momento HIZO LO POLÍTICAMENTE CORRECTO, lo que esperaba de él el poder político. Y cuando "desterró" a un cura de su diócesis por hablar en un sermón de la homosexualidad con las palabras textuales de San Pablo, hizo exactamente lo mismo: actuar como deseaba que actuase el poder político.

    Omella, siempre a los pies de los políticos. En Calanda fue por una cuestión de "estética política", sin trascendencia doctrinal. Pero hoy, siendo arzobispo de una gran diócesis y cardenal predilecto del Papa (una especie de "alter ego" papal), no ha tenido el menor empacho de atentar contra lo más sagrado de la Iglesia, que es su obligación de predicar íntegra la doctrina de la fe. El motivo ha sido el mismo; y él, Omella, también es el mismo: lo suyo es quedar bien con el poder a costa de lo que sea. Y hoy es a costa de algo gravísimo. Tan grave como lo fue en su día la simonía. Tan grave como una plaga de termitas atacando la barca de la Iglesia. Éste es Omella, el gran amigo del Papa. O el Papa gran amigo de Omella, vaya usted a saber. Convertido en perro guardián de sus curas, al servicio del poder político. Está claro que si Omella ha sido capaz de llegar hasta aquí, será capaz de cualquier cosa. Por el mismo motivo, que es quedar bien con el que manda. Al servicio de ese objetivo están su sonrisa y su habilidad de cuentacuentos.

    ¿Todo esto lo sabe el Papa, o se conforma con la versión que le dé su mejor amigo?

    ResponderEliminar
  20. ¿No era por organizar y/o permitir actos de extrema derecha en la parroquia?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, como los difuntos de la División Azul eran de extrema derecha, que les zurzan. Seguramente tu abuelito estaba en el puerto de Barcelona en 1954 aclamándoles, cuando llegaron los últimos prisioneros de Rusia. Un recibimiento multitudinario y un tedeum en la basílica de la Merced. Cuánta extrema derecha habia!

      Eliminar
  21. La esglèsia catalanista,
    del dragón víctima antaño,
    en el fiemo localista
    hundida para su daño,
    al ídolo da su culto
    y se abraza con al fiera,
    que contesta con insulto
    y amenaza con la hoguera.

    José de La Roda

    ResponderEliminar