jueves, 22 de marzo de 2018

Stabat Mater Dolorosa

Siempre que he seguido el Vía Crucis del Papa en torno al Coliseo, me ha conmovido  y me ha movido a reflexión el hecho de que en lugar de nuestro “Por vuestra Pasión sagrada”, se cante allí el “Stabat Mater”, consolidando la idea de la Corredención de María. Este himno a los Dolores de María, hace que vivamos en paralelo el Vía Crucis del Señor con el Vía Crucis de su Santa Madre. Porque si tremendísimos fueron el dolor y el sufrimiento de Cristo en su pasión y muerte, tremendo tuvo que ser también el sufrimiento de su Madre, al contemplar el horrible martirio al que fue sometido su Hijo. O vos omnes qui transitis per viam, atténdite et videte si est dolor sicut dolor meus. Oh vosotros, todos los que pasáis por el camino, atended y ved si hay dolor como mi dolor: es el clamor de Jeremías en sus Lamentaciones.
Y sí, claro que es cierto que los tormentos que sufrió Jesús en su Pasión (“Ecce Homo”) exceden toda medida. Claro que es lo más propio dolerse con el doliente más que con su Madre, por más que la veamos sufriendo y nos duela también su dolor. Pero a poco que analicemos las manifestaciones populares de la Semana Santa, vemos que el lugar que ocupa en ella la Madre Dolorosa es imponente. Ahí está, la Virgen de las Angustias, la Esperanza Macarena, que es otra Virgen Dolorosa, ahí están la infinidad de Dolorosas que son llevadas en procesión por toda España e Hispanoamérica.  
Pero hay más: resulta que entre las advocaciones de la Virgen que han pasado a nuestras onomásticas, la de Dolores tiene una presencia muy destacada. En España son legión las mujeres que llevan con garbo el nombre de Dolores (hipocorístico, Lola). Por ahí andan los nombres de otros episodios de la vida de la Virgen y de sus atributos más preciados: Inmaculada, Concepción, Asunción, Visitación, Natividad, Encarnación, Esperanza, Piedad, Socorro (Virgen del Perpetuo Socorro) y muchas más. A éstos hay que añadir la infinidad de advocaciones  locales de la Virgen (Fátima, Nieves, Loreto, Montserrat, Nuria, Guadalupe, Mercedes, Macarena, Almudena, y un larguísimo etcétera). 

Pero es sin duda el de Dolores el nombre que más se ha expandido. Es que el impacto del dolor de la Madre asistiendo a la tortura extrema de su Hijo ha calado muy hondo en el alma hispana (no es lo mismo en otras culturas). Porque lo singular del fenómeno, es que hacemos abstracción del significado puramente léxico del nombre, para dedicarlo y referirlo a los dolores de la Virgen.  Y la imaginación vuela hacia cualquiera de las muchas imágenes de la Dolorosa. Quis est homo qui non fleret matrem Christi si videret in tanto supplicio? ¿Quién es el hombre que no lloraría si viese a la Madre de Cristo en tan gran suplicio?
Es digno de estudiarse el fenómeno tan singular de que en medio del infinito dolor del Redentor, atraiga tanto nuestra atención el desgarramiento de las entrañas de su santa Madre. Esto es especialmente llamativo en España, donde además se hace memoria de este misterio en el nombre de muchísimas mujeres.
Es que sí, evidentemente se ve a la Madre en la Natividad y en los demás episodios de la vida compartida de Jesús y María. Pero en la Pasión sigue siendo la Madre. Y es la hondura insondable de esa dimensión de Madre en el no va más del dolor, lo que quizás atrae con esa fuerza irresistible nuestra mirada compasiva hacia la Madre, aunque el foco sea obviamente el Hijo.
Es aquí donde resplandece en toda su grandeza la corredención de María. Es ahí donde realmente da a luz a nuestro Redentor. Es ahí donde quedan desgarradas sus santas entrañas de Madre para pagar también ella el precio de la redención de la humanidad.     Stabat mater dolorosa, juxta crucem lacrimosa, dum pendebat filius. Cuius animam gementem contristantam et dolentem pertransivit gladius. Estaba la Madre dolorosa, llorosa junto a la cruz en que pendía su Hijo. Su alma gimiente, triste y doliente fue traspasada por la espada.
Curiosamente, aunque la devoción a la Virgen de los Dolores ha arraigado con especial fuerza en el mundo hispano, la liturgia de la celebración de los Dolores de la Virgen es de origen alemán. La instituyó en Colonia el arzobispo Teodorico de Meurs, en 1423, para reparar las burlas que los herejes husitas hacían a las imágenes de la Virgen Dolorosa. De Colonia se propagó esta conmemoración de los Dolores de María a otras iglesias, y en 1727, el papa Benedicto XIII la extendió a toda la Iglesia. El hecho de que se celebre también Nuestra Señora de los Dolores el 15 de septiembre, se debe a que desde 1688 los religiosos Servitas celebraban en esa fecha, por concesión de Inocencio XI, la fiesta de los Dolores de la Virgen, fiesta que Pio VII extendió a toda la cristiandad en 1814. Paralelamente a estas celebraciones "canónicas" se desarrollaba en España un culto especial a "la Dolorosa", en torno a los "pasos de Semana Santa" que tienen este motivo, servidos por hermandades y cofradías.
Este nombre de Dolores se asignó a varias poblaciones hispanas, sobre todo en Cuba, Colombia, Argentina, Filipinas y en la parte mexicana de Estados Unidos. En México hace honor a este nombre la bella ciudad de Dolores Hidalgo. Y queda en la memoria de la historia que el grito de independencia de México fue justamente el ‘grito de Dolores’. En fin, que estamos ante un nombre cargado de misterio, de valor y de historia. Ya no se pone hoy más que en familias de honda tradición. Pero resulta que si se le conoce, es un nombre de muy buen llevar.
Felicidades a las Dolores y Lolas, que además del Viernes de Pasión o de los Dolores, tienen una segunda fiesta para celebrar su santo: el 15 de septiembre.
Cesáreo Marítimo

13 comentarios:

  1. Litúrgicamente hablando la fiesta de la Virgen de los Dolores es el 15 de setiembre, no hoy!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Per a l'anònim matiner de les 7:!8

      https://es.wikipedia.org/wiki/Viernes_de_Dolores

      Eliminar
  2. Germinans es, a la vista está, la única web hispana que aporta doctrina: teológica, canónica y litúrgica. Gracias por la lección de hoy, Cesáreo. Los chilenos no le perdonarán el olvido de su “Dolores”. Y algo parece tener de característico de lo español cuando muchos de los brigadistas de la guerra civil pusieron el nombre de Lola a sus hijas. Lo he visto en Inglaterra y en Estados Unidos. He vuelto a escuchar el Stabat Mater de Pergolosi. He vuelto a reflexionar sobre la labor corredentora a la que usted alude en el comienzo. Y justamente recordé que es corredentora por su maternidad divina. El ser Madre le asocia de la manera más estrecha imaginable a la labor salvífica de su Hijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me permito disentir del Sr. Valderas Gallardo, aunque no tenga su categoría intelectual.
      ¿Está convencido de que realmente es la única web hispana que aporta doctrina -teológica, canónica y litúrgica-?
      Creo que donde brilla realmente es en su falta de apologética, de formación pastoral. Le invito a que compruebe cuántos opinan o comentan el escrito del sábdo-domingo. ¿Mn. Francesc no da formación? ¿No interesa?
      Donde sí todo el mundo se atreve a opinar es cuando se hab la del progresismo, de Catalunya, del "procés".

      Eliminar
    2. La única web catalana, de la que tengo conocimiento, sí. Españolas, hay diversas...

      Eliminar
    3. Pues FATAL para usted.Disentir del Señor Valderas a mi HUMILDE opinión,es PARA HACERSELO MIRAR!

      Eliminar
    4. Al Anónimo de las 19:20.
      Gracias por sus amables palabras. Somos muchos -me incluyo entre ellos- los que deberíamos hacérnoslo mirar. Empezando por el Señor de quien disiento.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, ¿qué es la Iglesia sin doctrina? Bien lo estamos viendo. ¿Qué es la Semana Santa sin la doctrina que la mueve? Ciertamente es una lástima que hoy se haga tan poco aprecio de la doctrina. ¡Y no digamos de la liturgia! Siento envidia del impresionante esmero litúrgico de las procesiones de Semana Santa (sólo se ha podido lograr tanta belleza y emoción acumulando tradición y respetándola); gran envidia cuando comparo los rituales procesionales con la absurda creatividad de tantos sacerdotes que entienden la misa como un área de creatividad.

    Ciertamente, señor Valderas, Gérminans va abriéndose a la doctrina. Y muy oportuna su aportación sobre el nombre de Dolores.

    ResponderEliminar
  5. Según el INE, basado en el padrón c. de 1 de enero de 2016, en España habían 208.617 DOLORES, predominando, relativamente, en Andalucía, Levante y sur de Galicia; con una edad media de 66,0 años (personas que tienen ese nombre a nivel nacional).
    Con el nombre de LOLA: 13.876 y una edad media de 8,3 años.
    http://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736177009&menu=resultados&idp=1254734710990

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sr. anónimo de las 13:48, por el dato estadístico sobre la importante cantidad de mujeres con el nombre de Dolores que hay en España. 208.617 son una gran multitud. La edad media de 66 años confirma que se está arrinconando este nombre. Su distribución regional es también significativa.

      Eliminar
  6. Hay tres dolores más de la Virgen: la muerte de sus santos padres, Joaquín y Ana, y su esposo, dicen que a los dos meses de la vida publica de Jesús, San Jose.

    ResponderEliminar
  7. Estamos en la Semana de Pasión (la que precede a la Semana Santa) y éste es el "Viernes de dolor", o también "Viernes de Dolores". La putrefacta iglesia independentista, la que ha decidido ahorcarse con el lazo amarillo (así se llama a la soga con que reducen sus reses a obediencia los pastores de cabezas de ganado), esa iglesia de "la nasió", no tardará en poner el grito en el cielo (quizá más bien en el infierno) por la ampliación de la nómina de golpistas encarcelados (todos conservando su suculenta nómina, claro está; que si no, se termina el cuento). Poner el grito en el cielo o en el infierno y pedir oraciones, ayunos y penitencias en sufragio de esas pobres almas que no se arrepienten de nada. ¿Por qué va a arrepentirse el ladrón que roba (y si es necesario mata) por legarles una pingüe herencia a sus hijos?

    Pensando deben estar el cardenal primado de los países catalanes y sus dóciles obispos, en celebrar lo más dignamente posible el Viernes de Dolores de los sediciosos y su Semana Santa. Aún tendremos que ver sus imágenes en los pasos procesionales.

    ¿Dónde se reunirán esta vez para evacuar la respectiva NOTA en favor de la delincuencia y de los delincuentes? Una delincuencia que de momento trae pobreza (ya han calculado ellos mismos que un 20% del PIB; pero ellos siguen cobrando de nuestros impuestos); y que les da lo mismo que traiga además violencia, porque según ellos (y entre ellos están también los curas, como estuvieron con la ETA Setién y sus secuaces), una causa así bien lo merece.

    Tengo la respiración entrecortada

    ResponderEliminar