domingo, 16 de junio de 2013

Enlaces de realidades eclesiales dispares

Plenaria de la Conferencia de Obispos de Francia 2010
No puedo decir muchos porque son sólo algunos, los que interpelados por los acontecimientos que se han ido sucediendo en Francia en estos últimos meses, a raíz del proyecto de matrimonios gays recientemente aprobado por la Asamblea Nacional francesa, me han interpelado sobre qué sucede en la “laica” sociedad francesa y cómo ha sido posible un movimiento contrario al proyecto legislativo de Hollande de tanta envergadura como el que hemos constatado.

El desconocimiento general, por no decir ignorancia deseada y desinterés, de los españoles hacia Francia y lo francés a veces llega a cotas insospechadas. Muchas veces mezcladas de desprecio y porqué no decirlo, altanería y chauvinismo hispano. No deseo enjuiciar, únicamente constato.

Hay que decir que a diferencia de otros tiempos, en los que el modelo francés y belga ostentaba un puesto de honor en el idealismo eclesial catalán, hoy en día ha dejado de ser postulado como panacea universal y referente obligado por lo que queda de aquel nacional-progresismo incipiente. Llegó un momento en el que incomprensiblemente este adoptó el liberacionismo teológico latinoamericano como referente absoluto.

Pero vayamos al nudo de la cuestión. Francia llegó a contar con una dictadura progresista invasiva  y totalitaria en el ámbito eclesial. Y al mismo tiempo con una militancia cada vez más organizada del tradicionalismo, que se hizo pujante ya en lo años setenta. No se trababa de un puñado de fieles en torno a Mons. Lefebvre. Junto a la Fraternidad San Pío X tangencialmente crecía una buena legión de pensadores y activistas herederos de la mejor tradición católica francesa. No militaban en el tradicionalismo pero bebían de las mismas fuentes clásicas. Eran herederos de la misma savia intelectual. En aquellos años de plomo –así los llaman ellos mismos- no existía centralidad eclesial. Tuvo que llegar el pontificado de Juan Pablo II para que se iniciase el “renouveau” eclesial francés. Traduzcan ustedes renovación si lo desean, es lo más correcto,  prefiero yo usar el término renuevo, que aunque en castellano hace referencia al vástago del árbol que crece después de podado este, creo más adecuado.

La excomunión a Mons. Lefebvre en 1988 aunque enardeció a unos cuantos, supuso el distanciamiento de otros tantos por fidelidad a Roma. Estos últimos fueron embrión, junto con otros, del mencionado espacio de centralidad eclesial. Aportaron una impronta tradicional que acompañaría el nacimiento de las llamadas nuevas comunidades y movimientos, tan florecientes en Francia. Aunque sin hablar de vasos comunicantes formales, ese centro tomó en cuenta las razones del tradicionalismo y se empeñó denodadamente en trabajar por la unidad eclesia.
El destituido Gaillot y el dimisionario-emérito Rouet
Entretanto el progresismo eclesial iba languideciendo y mostrándose cada vez más peculiar en su afán de apiñarse alrededor de figuras en sí mismas estrambóticas: Mons. Gaillot y Mons. Rouet serían ejemplos paradigmáticos.

Y con sus aciertos y desaciertos, los ha habido incluso bajo el pontificado de Benedicto XVI, la cúpula episcopal francesa empezó a cambiar. Aún desde la moderación empezó a ser más “identitaria”. También, y a tenor del tipo de vocaciones que iban surgiendo comenzaron a serlo los Seminarios y el clero joven en ellos formado. La creación en 1988 del Seminario Internacional de Ars  supondría un autentico revulsivo, por no decir reactivo, a la aletargada situación de los centros de formación sacerdotales franceses. No es que las vocaciones se agolparán en masa en torno a él, pero empezó a constituirse en modelo, y su evolución marcó el camino para muchos Seminarios regionales.

 

A todo ello hay que añadir que la Iglesia en Francia siempre ha tenido vocación de presencia social. Sabiendo, después del desengaño de la Action Française de Maurras condenada por Pío XI en 1926, era consciente de que no podía ni debía apoyarse en ningún partido político para su pervivencia y apostolado. La Iglesia en Francia sabe que no debe buscar otro sostén que el testimonio coherente de su propia fe. Toda presencia católica social en Francia es apostolado y de ello dan cuentan las numerosas iniciativas surgidas siempre en su seno. Individuales, como los Traperos de Emaús del Abbé Pierre, o corporativas como la decidida apuesta de la Conferencia Episcopal Francesa por la lucha contra el ignominioso proyecto de ley socialista. Y los franceses, incluso los sectores laicos, muy reflexivos y cartesianos en sus “considerandos” no tienen escrúpulos en unir fuerzas cuando los creyentes se comportan con coherencia en favor de cosas tan importantes como la familia. La presencia de católicos en la transversalidad del movimiento anti-matrimonio gay en Francia ha sido una muestra de ello. Lo reclamaba la pensée française. Y falta la sociedad  de referentes válidos, esta cuestión en particular ha contribuido al desarrollo de ese atractivo y atrayente renouveau eclesial y de la misma Iglesia francesa. Si en algún lugar del mundo es auténtica la radiografía de la futura Iglesia profetizada por Benedicto XVI y por él tildada de minoría creativa, ese lugar es Francia. Resaltar que ya el lema de la JMJ de París fue rotundamente identitario: "Francia, hija primogénita de la Iglesia, ¿qué ha sido de tu bautismo? El poso católico de Francia es más fuerte de lo que parece. Pero también el grado de disolución y desvinculación que España.

Resumiendo y abreviando, el espectro eclesial francés es el siguiente: un decadente progresismo minoritario y aislado, aunque con algún coletazo, un gran centro eclesial fecundo y coherente (el renouveau) que tiene vocación de diálogo y de tender puentes con el tradicionalismo, la otra minoría eclesial. En ese centro ostenta un peso considerable el movimiento carismático católico con las múltiples nuevas comunidades que de él han surgido, contrapeso a la tendencia ultra-racionalista de lo religioso en Francia.

¿Y de lo nuestro, de España qué? En nuestras latitudes hay que hacer más distinguos de los habituales. En primer lugar el tradicionalismo eclesial en España es casi inexistente.

Jornadas Sacerdotales en Santiago 1976
La Hermandad Sacerdotal Española (HSE), nació en el mes de julio del año 1969 y llegó a tener cerca de ocho mil sacerdotes afiliados, regulares y seculares, entre los cuales muchos conocidos filósofos y teólogos. Sus miembros tremendamente críticos con la situación eclesial y con la actitud de gran parte de la jerarquía que no daba una respuesta adecuada a la misma, jamás dejaron de ser leales a sus promesas de obediencia y dieron un testimonio que les caracterizó durante todas las batallas en defensa de la Verdad en las que se vieron envueltos.

Organizaron algunas Jornadas Sacerdotales importantes, pero unieron demasiado  su destino a posicionamientos políticos, que a pesar de ser lícitos y quizás coherentes, junto con otras causas, les impidió encontrar relevo en las nuevas generaciones de sacerdotes, hasta que mermadas sus filas por el fallecimiento de miles de aquellos fieles sacerdotes  adquirió un carácter residual y anecdótico.
Plenaria de la CEE

El espectro eclesial español lo forman variopintas realidades, algunas muy minoritarias en el país vecino, pero pujantes en el nuestro. Destaquemos básicamente dos: el Opus Dei y el Camino Neo-Catecumenal, la Obra y los Kikos. Ambos, con todos las importantes diferencias que los singularizan habría que situarlos no tanto en una bancada aislada de ese gran centro eclesial que hoy en día forma nuestro episcopado, sino en interacción con él: son muchos los obispos cercanos a una o ambas comunidades eclesiales. En un extremo, y en franca recesión, se encuentra el progresismo eclesial: muy minoritario entre los obispos aunque vivo en una parte del clero de una cierta edad, proclive a sus postulados. A pesar de ello, nuestro episcopado se caracteriza por una gran mediocridad intelectual y un cierto complejo ante la izquierda eclesial que le hace ser extremadamente tolerante y prudente a la hora de atajar ciertas problemáticas.

Clarisas de Soria

Otra de las características de la Iglesia española es la decadencia de las órdenes religiosas, muy infectadas por lo más decadente del progresismo “sesentayochero”. Y no únicamente las pequeñas congregaciones, también la grandes Órdenes no aciertan a salir de su profunda crisis, y no será por la falta de modelos de éxito en otras latitudes. Están empecinadas en su deriva. Jesuitas, dominicos, franciscanos, carmelitas, claretianos, escolapios, maristas, salesianos… Lo malo es que a excepción quizás de “Iesu Communio” no nace ningún proyecto sustitutorio. Y las nuevas comunidades nacidas en el extranjero encuentran muchos obstáculos para su implantación en nuestras diócesis. Desconfianza y recelo junto a la mencionada mediocridad, no sólo de obispos si no del clero en general, forman obstáculos insalvables para su arraigo en España. 
 Reunión de la Tarraconense en Tiana
Cataluña no presenta demasiados rasgos diferenciales con el resto de España, aunque aquí el complejo del episcopado ante el nacional-progresismo y el miedo a complicarse la vida con determinaciones más valientes y resolutivas, nos coloca en esa vía muerta en la que en general se encuentra la Tarraconense y la Iglesia en Cataluña por extensión. Al episcopado catalán le falta asertividad. Y el devenir concreto de la Iglesia no puede permanecer ajeno a esa actitud de los Pastores. Así sopesamos los hechos. Así juzgamos nuestras realidades.

Prudentius de Bárcino

25 comentarios:

  1. Prudentius, sin que sirva de precedente, le tengo que felicitar por su artículo de hoy. Sabe por qué me tiene "enganchado" esta web? porque a pesar de cuando se ponen a interpretar con criterios decimonónicos y ultramontanos lo que sucede en la Iglesia como institución humana, suelen tener un análisis certero de lo que pasa. Me ha dejado Ud. boquiabierto: de seguro sabe de lo que habla del chauvinista país vecino (tengo a bien haber invitado por primera vez a Barcelona en el 82 al que es hoy obispo titular de Le Mans, Monseñor Yves Lesaux cuando ni siquiera era seminarista y de lo poco que se de esa realidad Ud. la clava. Sí señor!, Chapeau!. Por cierto. como es que en el pais vecino el movimiento carismático católico, fuertemente influenciado en su origen con las corrientes norteamericanas aunando el "padrinazgo" del cardenal Suenens ha tenido tanto éxito y en España ha pasado como un "alka-seltzer"? apenas tiene influencia y de nuevo felicito a Prudentius por su preclara visión: el centro social lo ocupan en cuanto a óptica eclesiástica la Obra y los Kikos. Si alguien tiene a bien responder, se lo agradezco.
    Anscarius Barchinonensis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añadiría que en Francia tienen una Iglesia Diocesana especialmente sólida espiritualmente, bien formada y dinámica.
      Hay un buen número de parroquias que hace de "eje" de la vida religiosa católica de pueblos y barrios.
      Es mi modesta aportación.

      Eliminar
  2. "El desconocimiento general, por no decir ignorancia deseada y desinterés, de los españoles hacia Francia y lo francés a veces llega a cotas insospechadas. Muchas veces mezcladas de desprecio y porqué no decirlo, altanería y chauvinismo hispano".

    No sería para menos; Francia siempre ha sido secular enemiga de España. Y no hay que remontarse a la Guerra de los treinta años; hasta los años ochenta la ETA tenía allí su santuario. Y, por cierto, dudo que los españoles seamos chauvinistas; por el contrario, solemos adolecer de un profundo complejo de inferioridad hacia lo extranjero y de un menosprecio por lo propio. En cambio, Francia sí que tiene fama de ser un país muy chauvinista; no por casualidad, Nicolás Chauvin era francés.

    ResponderEliminar
  3. Prudentius de Barcino ha dado en el clavo sociológico del nacional-progresismo eclesial catalán:

    "Hay que decir que a diferencia de otros tiempos, en los que el modelo francés y belga ostentaba un puesto de honor en el idealismo eclesial catalán, hoy en día ha dejado de ser postulado como panacea universal y referente obligado por lo que queda de aquel nacional-progresismo incipiente. Llegó un momento en el que incomprensiblemente este adoptó el liberacionismo teológico latinoamericano como referente absoluto."

    La protestantización del catolicismo belga y holandés se desarrolló bajo el postconcilio.

    El Concilio Vaticano II finalizó el 8 de diciembre de 1965, y aprobechando la ocasión, el Instituto Superior de Catequética de Nimega, bajo la guía del P. Schillebeeckx, publicó 83 días después, el 1 de marzo de 1966, el llamado "Catecismo Holandés" [lo que demuestra que lo tenían preparado como mínimo un año antes], madre de todos los errores de fe y moral del catolicismo progresista: vida, familia y matrimonio; dogmas cristológicos, marianos y pneumatológicos; demonología y exorcística...

    La Declaración vaticana del 15 de octubre de 1968 enmendó este Catecismo, 3 años y 4 meses después de su publicación.

    Visto el cariz que tomaba la falta de promoción de la vida en la Iglesia y el desastre del Catecismo Holandés, Pablo VI publica el 25 de julio de 1968 la "Humanae Vitae", declarando la inmoralidad del control artificial de la natalidad y el aborto.

    Esta encíclica fue la última que elaboró ante la desazón que le produjo el rechazo de parte de la catolicidad internacional, como por ejemplo la "Declaración de Winnipeg" (Conferencia Episcopal del Canadá), del 27 de septiembre de 1968, una recepción crítica contra la Humanae Vitae, en la que establecía la moralidad de la contracepción que estaba prohibida en la encíclica (nn. 17 y 26), basándose en que si el matrimonio católico no la puede cumplir, entonces puede incumplirla siguiendo la conciencia individual.


    La protestantización del catolicismo siguó en Holanda, con la autorización de algunos obispos durante el postconcilio, en la implantación de una nueva parroquia que tiene dos modelos demoledores (y uno universal), basados en el desarrollo del principio conciliar de la participación activa, plena y consciente de los laicos en el ministerio de su sacerdocio bautismal:

    Modelo A: el sacerdote sólo oficía una sola misa, la dominical, previa censura de la homilia por el Consejo Parroquial

    Modelo B: la misa la oficía enteramente una mujer, desde el inicio, la homilia y la administración de la eucaristía, mientras que el sacerdote sólo dice las palabras de la consagración, “Éste es el cuerpo... Ésta es la sangre...”.

    Modelo U [universal]: desaparición completa de la confesión; de la presencia permanente del rector; las indulgencias; los sacramentales; las imágenes; la adoración eucarística, la esposición del Santísimo y la visita al sagrario; el rosario y el vía crucis; las predicaciones...

    De todo ello -y de otras muchas más barbaridades y gamberradas progresistas- tuvo conocimiento Mons. Lefebvre.

    ResponderEliminar
  4. El Arzobispo-Obispo de Tulle (Lemosín) Marcel Lebfevre nace el 1905 en Tourcoing (Paso de Calais), frente a la frontera de Bélgica. En un radio de 210 km. tiene a Inglaterra, Bélgica, Holanda, Francia y Alemania, también a sus masonerías, filosofías ateas y partidos izquierdistas.

    Vivió la liturgia de la Iglesia del ritual tridentino, la polémica del modernismo que sacudió la Iglesia de su tiempo, las dos guerras mundiales que afectaron la zona y las apariciones marianas de su entorno: la Medalla Milagrosa (1830, Laboure), La Salette (1846, Melanie y Maximin), Lourdes (1858, Bernardita), Pellevoisin (Carmelo, 1876, Estela), y Beauraing y Banneux (Bélgica, 1932 y 1933, Madre de Dios y Virgen de los Pobres).

    Junto a ello, más las polémicas del Catecismo Holandés y de la Humanae Vitae, entre otras, además vio todos los errores de la teología progresista y en 1970 fundó la Hermandad Sacerdotal de San Pio X, pero el 1988 realizó el cisma con la Iglesia, muriendo el 1991. Según parece, aún hoy la Hermandad no tiene ningún estatuto canónico en la Iglesia y sus sacerdotes no ejercen ningún ministerio legítimo en la Iglesia.

    Es necesario dar este mínimo contexto para entender la reacción de Lefebvre, que aunque dio un mal paso, el cisma, tiene una explicación de fondo muy importante y que aún perdura, a pesar de la elección de Francisco I.

    En contra de lo que dice un comentarista de que España tiene complejo de inferioridad con relación a Europa, mi interpretación es diferente.

    España ha estado más ajena a las polémicas intelectuales y religiosas del centro de Europa.

    Lefebvre nació en un punto (Tourcoing) que estaba a unos 200 kilómetros (casi nada) de tres grandes áreas culturales: Francia, Alemania e Inglaterra; también en el punto de fractura europea entre católicos y protestantes (Holanda, Inglaterra y Alemania); y en el sitio donde más ramas de la masonería hay en el mundo: escocesa, inglesa, belga, holandesa, francesa y alemana.

    España, por contra y por fortuna, se encontraba a mucha distancia quilométrica y cultural de este punto de Tourcoing: 1.200 km. desde Barcelona, 1.500 km. desde Madrid.

    Hoy tenemos la continuación de toda esta problemática: en Europa existe un protestantismo dividido entre liberales y evangélicos, y a un catolicismo dividido entre progresistas y tradicionales. Y parece que tanto el protestantismo liberal como el catolicismo progresista están en situación de colapso. Ya se verá.

    Ley de 1905 de separación de la Iglesia y el Estado:
    fr.wikipedia.org/wiki/Loi_de_s%C3%A9paration_des_%C3%89glises_et_de_l%27%C3%89tat

    La Iglesia y la crisis del modernismo (1902-1907):
    fr.wikipedia.org/wiki/Crise_moderniste

    Juramento antimodernista (1910):
    es.wikipedia.org/wiki/Juramento_antimodernista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdonen mi ignorancia. Quién es Francisco I?
      Y sigan perdonándomela. A qué viene el Sr.lefrevre?
      Quizá venga a cuento por lo intempestivo de la hora en que fue escrito el comentario: 01:04???

      Eliminar
    2. Justificar a Lefevre? Cuánta nostalgia tridentina refleja este comentario!
      Su actitud no refleja presisamente la sencillez y la obediencia evangélica. Que se lo digan, por ejemplo, a Pablo VI. Cómo sufrió por culpa suya!

      Eliminar
    3. 1. No sólo hay que comprender a Lebfevre, sino a todos los que los siguen: Lefebvre no estuvo sólo, ni apareció por generación espontánea, ni carecía de una tradición histórica a sus espaldas.

      2. Lefebvre procede de una cultura y un tiempo, es decir, de una generación en sentido amplio: esto es la contextualización histórica. El desconocimiento es enemigo del contacto entre culturas y de la comprensión de los fenómenos sociales.

      3. Lefebvre realizó el cisma por el orgullo y la soberbia de tener la razón, que la tenía (el progresismo es la modernización de las herejías antiguas y representa la protestantización del catolicismo), pero no fue el paso que debía de haber hecho.

      4. El lugar donde estaba Lefebvre, y en general, la mayoría de sus seguidores, es un punto geográfico donde confluyen las tres grandes culturas: alemana, francesa e inglesa; las seis masonerías principales: inglesa, escocesa, francesa, belga, holandesa y alemana; las ramas cristianas principales: católica, anglicana, reformada holandesa, calvinismo y luterana; las dos guerras mundiales (batalla del Yser, Calais, Dunkerke...); las grandes polémicas políticas, filosóficas, religiosas y culturales de la época (modernismo, Kulturkampf, Darwin, Nietzsche, Freud, Jung, socialismo, comunismo, anarquismo...).

      5. Además, Lefebvre también vio la negativa influencia definitiva sobre el catolicismo de la "teología de la desmitologización" de la escuela teológica del Rin, protagonizada por Rudolf Karl Bultmann, estructurada en su libro "Neues Testament und Mythologie (1941), que reforzó la herética idea de un Cristo de la fe (mito) desligado del Jesús de la Historia (científico).

      6. La degradación del catolicismo en el inmediato postconcilio por culpa del progresismo fue rápida y evidente, sobretodo para quien tenía un mínimo de formación teológica y algo de sentido común y capacidad de ver y oir, y muy especialmente en la Europa Occidental (mucho menos en España, más aislada por el franquismo), y fue clarísima en el paso de la misa tridentina a la misa vaticanosegunda, una más que evidente caída en la calidad y espiritualidad litúrgica, comprobable empíricamente.

      7. No es extraño que, como consecuencia del Catecismo holandés (1966), de las críticas a la Humanae Vitae (1968) y de toda la descomposición disciplinar, teológica, litúrgica y pastoral católica, así como de la moral pública causada por el Mayo del 1968 en París, y sobretodo, por las incomprensiones e incomprensibles silencios y omisiones del Vaticano ante el desastre apocalíptico, motivase la rápida creación por Lefebvre ya el 1970 en Écône (Suiza, cantón de Valais, lenguas francesa y alemana, fronteras con Francia e Italia) de su seminario internacional, alejado de la "zona infectocontagiosa" franco-belga-holandesa.

      8. Hay que comprender que la zona cultural francesa, alemana e inglesa en que ha vivido Lefebvre, se han ido interrelacionando desde el siglo XVIII por razón de la proximidad geográfica ocasionada, sobre todo, por la abundancia de comunicaciones marítimo-fluviales y las zonas mineras que favorecieron la revolución industrial.

      9. Las élites culturales europeas de la zona Rin-Atlántico, por pura cuestión de cercanía, pueden conocer las tres principales lenguas (francés, inglés y alemán) y tener conocimiento de las novedades que proporciona cada zona cultural (Francia, Inglaterra y Alemania), como puede suceder también en las cercanías de Suiza (Francia, Alemania e Italia), cosa que no pasa en España, pues las dos áreas en contacto, Francia y Portugal, casi no suelen tener influencia apreciable.

      Eliminar
    4. Esos nueve puntos no justifican para nada a Lefevre!

      Eliminar
    5. OJALÀ HUBIERA SIDO ESE EL ÚNICO SUFRIMIENTO DE PABLO VI. ¡QUÉ LEJOS AMBAS POSTURAS! ¡QUÉ TRISTEZA! SIEMPRE CON QUE SI SON GALGOS O PODENCOS! CONEJOS: CADA 5 MINUTOS DICEN QUE MUERE UN CRISTIANO POR SU FE

      Eliminar
    6. El Concilio Vaticano II esta por encima de personajes como Lefevre.
      Los estremos son muy malos en politica y también en religión.
      Quién rompe la comunión con la Sede Apostólica por no aceptar todo un Concilio no puede llamarse Católico.

      Eliminar
    7. Y EL QUE NO ESTÁ CON EL PAPA, TAMPOCO -puede llamarse Católico-. (Con el Papa. Sea el que sea. Los que estamos vivos, no hemos conocido "Antipapas", aunque sí muchos anti). Ver:

      http://www.youtube.com/watch?v=fe_7rC71aLg

      en el minuto 0,50. Posteriormente, se ha caído del caballo más veces. Me temo que por diferente lado. PENA.

      La Iglesia, sabe más que nosotros. Y muchos obispos juntos, más que uno. Si miras con un ojo al Papa y con el otro a tu obispo y te das cuenta de que te pones bizco: ALERTA. Que te funcione el SENSUM FIDEI.
      Que Deu faci més que nosaltres!
      “SEÑOR TÚ ERES MI LUZ Y MI SALVACIÓN….
      NO ME OCULTES TU ROSTRO”, no permitas que me lo oculten

      Eliminar
  5. Francia no es España ni en politica, ni en religión.
    Los franceses sean creyentes o no, son gente muy leida y culta, piensan, razonan, y después con la cabeza bien amueblada actuan.
    Los españoles actuan más por las visceras, son menos cultos, menos leidos, pura imagen, más superficialidad.

    De ahi se desprende que un frances creyente y/o laicista entiende que hay unos valores como el derecho a defender la vida, los matrimonios,...que pueden defender juntos.

    En España los comecuras, sobretodo si son de izquierdas progresistas dicen ellos, esto del aborto, es progresismo, lo de las parejas homosexuales, es una mania de la Iglesia.

    Lo que más envidio de la Iglesia Francesa es que habla claro y con libertad. Y tiene un par de cadenas de TV que son amables, que saben vender un catolicismo para el hombre de hoy.

    En la Iglesia Española es lo politicamente correcto, y 13TV que empezo bien, ya vemos como son sus tertulias importado el presentador de Intereconomia. Bronca, insulto, incluso a veces a punto de llegar a las manos,...todo muy evangelico y muy testimonial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oiga, yo soy español (cazi ná!) y si de veras me incluye en esta forma de ser, bórreme la nacionalidad. Y que los franceses son gente leida y culta, ídem de ídem. Dése una vuelta por el Rosellón o la Provenza (todavía es Francia, no?). Es lo que tiene generalizar. La frivolidad canta por sí sola. Ud. ha visto qué personaje está representando las protestas contra el matrimonio homosexual en el vecino pais? Se llama ex-profeso Frigida Bardot, y es un poema sólo comparable aquellas criaturas del programa "crónicas marcianas", un esperpento valleinclanesco que los no leidos de aquí con dos neuronas preferimos no ver en suelo patrio defendiendo según qué, por mucho que coincidamos en posturas. En cuanto a los del palito después de Francisco y su coincidencia con monseñor Lefebvre y simpatías y compresiones que despierta en algunos comentaristas, que nadie se rasgue vestiduras. Este es un ámbito razonablemente no beligerante y por descontado piensan los cuatro que quedan la gran razón que impulsó al tal monseñor para actuar como lo hizo: el cuartel de ordeno y mando porque Dios es jerárquico (yo el único que ha pillado que nos están dando gato por liebre con esta reunión del Vaticano II) y sólo encuentra receptáculo en una, grande y libre. No iglesia. Chiringuito desubicado en forma de pirámide que cuando le dejan hablar, sólo lo hace en forma de pataleta, nunca de salvación crística. Y para acabar, recuerdos al anónimo de las 00:44. Le añado en mis oraciones nocturnas. A este paso, noches en vela delante del Santísimo.
      Ans.

      Eliminar
    2. 13TV es una televisión comercial más, donde se incluyen espacion religiosos. Es un medio que pretende ser católico, pero solamente son católicos, los espacios religiosos. La clave está en recordar, si se cumplen, las palabras evangélicas: "no se puede servir a dos señores". En España, en general, los laicos no han sido formados en la fe que profesan y, por lo tanto, el resultado sigue siendo siempre el mismo: el clero por una parte, ocupando espacios propios de los laicos, y los laicos clericalizados.

      Eliminar
    3. Sr. Anónimo de las 16,20, usted nos dice:

      ..."En España, en general, los laicos no han sido formados en la fe que profesan..."

      Voy a relatar un caso surgido en Madrid:

      En un colegio, estaban preparando las Primeras Comuniones.
      Había un niño que sufría un pequeño retraso mental, y, aunque él y su familia estaban empeñados en que el niño tomara la Comunión, el capellán del colegio no las tenía todas consigo.
      Un día, llamó al niño con él, y lo llevó al oratorio.
      Sacando del bolsillo un Crucifijo, el sacerdote preguntó al niño:
      - Este, ¿quién es?
      - Jesús,- contestó el niño.
      Entonces, señalando al Sagrario, el sacerdote volvió a preguntar:
      - Y, entonces, ese de ahí, ¿quién es?
      - También Jesús- contestó el niño sin dudar.
      - ¿Jesús, ahí y ahí? Pues explícame cómo puede ser que Jesús esté a la vez aquí ya ahí.

      - Bueno, –explicó el niño-: Aquí (en el Crucifijo), parece que está, pero, en verdad, no está...
      Ahí (en el Sagrario), parece que no está, pero sí que está.

      Ni que decir tiene que aquel chaval hizo la Comunión con sus compañeros de curso.

      Comprender ciertas cosas, no es cuestión de inteligencia...

      Con ese ejemplo, quiero decir que la Fe, por si misma es un Don de Dios, que luego se pueda estudiar y razonar ya es otra cosa, o sea que para pedirle la Fe a Dios, nuestro Señor, no es necesario estudiar mucho, sino nabrir el corazón a su Amor y a su Gracia.

      Eliminar
    4. En general, e incluyendo también a las televisiones católicas hechas en España (Cataluña no la nombro porque no existe en este apartado), es que a mi parecer tienen una calidad de mediocre a baja, y siguen a la media cultural del país, que es de mediocre a baja, debido tanto a la victimización cultural causada por la LOGSE como a la implementación de la cultura Twitter, que pretende no-decir las cosas en 140 carácteres.

      Twitter fue diseñada para dar mensajes a los taxis: cliente, calle, hora, tráfico, especificidades, destino.

      Y las explicaciones de sus creadores:

      "Con pocos caracteres las personas son más espontáneas, más instantáneas. La idea es minimizar los pensamientos."

      "Twitter fue creado para el teléfono móvil"


      Sólo hay que ver como son los debates y tertulias de todas las televisiones españolas y catalanas:

      no saben argumentar ni exponer las ideas;

      son descorteses, maleducados y groseros, tirando a violentos y chillones;

      no saben respetar el turno de palabra;

      hablan todos a la vez, atropelladamente y atropellándose los unos a los otros;

      son cínicos, cuchufleteros y burletas (enfermedad típica del caso catalán afectados de la epidemia de Polonitis);

      opinan de temas sin tener una formación o una cultura básica y esencial.

      Eliminar
  6. Bueno, habría que decir que son muchas las parroquias pujantes, con sacerdotes fieles a la Iglesia y al Magisterio, que se están llenando de jóvenes y dando vocaciones a la Iglesia.

    Y las Nuevas congregaciones religiosas ahí están: floreciendo. No sólo Iesu communio, también Hermanitas del cordero, Hijas de Santa María del Sagrado Corazón, Carmelitas Descalzas de la Madre Maravillas, la Nueva Congregación de los Escolapios (Cooperadores de la Verdad)...

    ResponderEliminar
  7. Muy buen artículo, claro y esclarecedor.

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, es discutible que el catolicismo tradicional sea una minoría en Francia. Los seminaristas tradicionales (incluidos los de la FSSPX) suman ya un tercio del total de seminaristas franceses.

    ResponderEliminar
  9. Sr. Prudentius de Bárcino, gracias por su artículo de hoy.

    El mismo expone dos realidades eclesiales, desde mi punto de vista bien distintas, con problemas de secularización y entrada de nuevas corrientes seudoreligiosas, como el relativismo, la New Age, más o menos similares a toda la Europa católica.

    Ahora bien la laicidad en Francia que empezó con la Guerra de la Independencia, culmino con la rotura de relaciones con la Santa Sede en 1905.

    A partir de ahí, aún dentro de un respeto por las diferentes confesiones religiosas, la Iglesias católica dejo de recibir aportaciones del Estado y tuvo que autofinanciarse.

    También como se dice en el artículo no puede buscar apoyo en ningún partido político lo que la hace más independiente del Estado y los católicos prácticantes, aunque en menor porcentaje que en España tienen la fe más viva, no tan tradicional como nosotros y ante las dificultades saben responder mejor, con la aparición de nuevos movimientos que hechan sus raíces y se esparcen por otros paises.

    En cambio nosotros al tener una fe más tradicional cuesta mucho en cambiarla por una fe más vivida, por ejemplo, no basta en oponerse al aborto porque es un crimen o no ir a Misa en domingo porque es pecado y en ambos casos nos apartamos de Dios. Eso si es cierto, pero hay que ir más allá y ante todo debemos pensar en no violar los Mandamientos por no ofender a Dios que amó tanto que permitió que su Hijo Jesucristo, nos dejara su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en la Sagrada Eucarístia como alimento de nuestra alma y muriera en la Cruz para nuestra salvación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lefebvre también conoció las consecuencias de la ley de 1905 de separación entre la Iglesia y el Estado.

      La confrontación se conoce como la "querella de los inventarios" [1], en los que el Estado quería inventariar todas las propiedades pertenecientes a la Iglesia Católica

      Otro de los enemigos de la Iglesia fue Clemenceau, anticatólico notorio. A pesar de todo, la Iglesia triunfó frente a Clemenceau, la Kulturkampf de Bismark, y todas las ideologías y regímenes ateos de la historia.

      En relación con la ley de 1905 de separación de la Iglesia y el Estado, en principio fue una expropiación de la propiedad de los edificios de culto católico, con el peligro de que se transformara en una segunda expropiación de uso y posesión, es decir, que se expulsara a los católicos de las catedrales, santuarios, monasterios, templos, iglesias y ermitas.

      Pero con el tiempo se vio que la ley, cuando expresaba en su artículo 1º que «La République ne reconnaît, ne salarie, ni ne subventionne aucun culte» era más falso que un duro sevillano.

      ¿Por qué? Porque el Estado y los municipios eran propietarios de los edificios religiosos, y como no podían expulsar a los católicos para que no pudieran celebrar su culto, entonces el Estado debió de pagarles todas las obras de conservación y reparación, los seguros y los impuestos.

      Así, al final, el negocio fue redondo para la Iglesia: no debía de reparar nada, ni pagar nada en obras, impuestos, seguros y defensa jurídica, un capítulo importante de los gastos eclesiales.

      Lo que en un principio era una victoria para los laicistas radicales, integristas y fundamentalistas -arrebatar los edificios de culto católico- se convirtió desde el minuto 1 en una partida presupuestaria importante que pasaba de la Iglesia a cargo del Estado, y además sin poder expulsar a los católicos de sus edificios.

      Y el Estado asumía todas las cargas propias de un propietario inmobiliario.




      [1] fr.wikipedia.org/wiki/Querelle_des_inventaires

      Eliminar
    2. A los amantes de Lefevre: por qué no se van con sus seguidores?

      Eliminar
  10. """como es que en el pais vecino el movimiento carismático católico, fuertemente influenciado en su origen con las corrientes norteamericanas aunando el "padrinazgo" del cardenal Suenens ha tenido tanto éxito y en España ha pasado como un "alka-seltzer"? apenas tiene influencia"""

    La respuesta completa no la tengo. Pero la Renovación Carismática en Francia se ha organizado construyendo comunidades "grandes", con bastante clero "propio" (sacerdotes y religiosos), votos, estatutos, aprobaciones, etc.... La mayor es Emmanuel (donde se convirtió y formó el actual obispo Dominique Rey, de Toulon); otras son Bienaventuranza, Pan de Vida, Camino Nuevo, Verbo de Vida, y así hasta una veintena, cada una con entre 1.000 y 6.000 miembros comprometidos, muchos a tiempo completo como consagrados.

    En cambio, en España la Renovación Carismática no se ha organizado en comunidades "regladas" (hay pocas y pequeñas, y las importadas desde Francia no crecen casi), sino en grupos espontáneos, organizados con 2 grandes coordinadoras. Mueven a muchos laicos, pero sin consagrados a tiempo completo, y las vocaciones van a órdenes religiosas de toda la vida o a seminarios diocesanos. Sin clero exclusivo, que esté dedicado full time a evangelizar y pastorear comunidades, la Renovación española no será nunca tan influyente (aunque quizá pueda ser más numerosa, sobre todo con la inmigración hispana).

    Por otra parte, las comunidades francesas han sido bastante bien recibidas por obispos que necesitaban como fuese que alguien sirviese en parroquias y regiones abandonadas, ya sin clero. En España aún hay regiones enteras que no se dan cuenta de lo mal que está la cosa y obispos que piensan que con lo que tienen ya se arreglan...

    Por otra parte, en Francia ningún movimiento es hegemónico, aprenden a trabajar juntos en una macedonia muy plural.. En España kikos y Opus ocupan todo el espacio en hegemonía.

    Pol Llaunas

    ResponderEliminar
  11. Gracias por su respuesta, Pol.
    Anscarius barchinonensis

    ResponderEliminar