15 años de Gérminans Germinabit (7): 2013, el año que nos dejó Don Ricardo

10
   
 
El año 2013 falleció el cardenal Ricardo María Carles, más conocido popularmente como Don Ricardo, Fue 14 años arzobispo de Barcelona, años en que sufrió muchísimo, y el progresismo hizo una despiadada campaña contra su persona. Falleció en su querida Tortosa, donde fue un obispo feliz, y sus restos reposan en la basílica de la Virgen de los Desamparados de Valencia, siguiendo su voluntad. Recuperamos este escrito de Prudentius de Bárcino sobre su persona y el legado que nos dejó.

El ministerio que quiso enseñarnos Don Ricardo
A nadie se le puede ocultar que al cardenal Carles no le gustaban los sacerdotes “de por libre”. Educado en una espiritualidad sacerdotal donde la parroquia es el centro y es el todo de la vida del sacerdote, don Ricardo vivió toda su vida centrado en esa áncora de santificación que para él era la parroquia. Aun ejerciendo responsabilidades diocesanas, Don Marcelino Olaechea, el arzobispo que marcó toda su vida sacerdotal en Valencia, jamás quiso que se desentendiera del ministerio parroquial. Él entendió ese particular como una consigna que usaría como bandera toda su vida.
No encajaban bien con el estilo ministerial que él deseaba para sus curas, ni los sacerdotes exclusivamente profesores, ni los bibliotecarios, ni los consiliarios “liberados”. Toleraba por imprescindibles a los curiales tanto de despacho diocesano como de tribunales; pero si podía, no les eximía de la parroquia. Era de aquellos obispos que creían que el cura se santifica  con tres maderas: la del confesionario, la del púlpito y la del escritorio.
A esto que escribo don Ricardo hubiera asentido: “I és de veres!”.
 La Púrisima de la Catedral de Valencia (que sustituye a la del siglo XVIII)
El cardenal Carles era un “purisimero” confeso. La mejor manera de unir a los jóvenes con la eternamente joven: la Purísima en su Inmaculada Concepción. Lo aprendió en su Valencia natal estudiando el bachillerato con los jesuitas. Trató de contagiarlo a los jóvenes a los que sentía como su principal prioridad apostólica. Sin este celo evangelizador, no se entienden los encuentros de oración con éstos en la Catedral, tanto en Tortosa como en Barcelona. Unida a este celo apostólico iba su simpatía, casi obsesión, por los conversos y las vocaciones adultas: había sido educado bajo la sombra de personajes ejemplares como Paul Claudel y Giovanni Papini, en la esfera del personalismo de Mounier y bebía del calado teológico de Romano Guardini. Don Ricardo estaba ahí, se alimentaba y se bastaba con ellos. Calar por calar, echaba las redes en lo cotidiano, de donde quería sacar lecciones de vida: de los paisajes y la experiencia montañera y de ruta, del faenar de los pescadores, de lo cotidiano de labradores y obreros. Creía que realmente, como dice el himno de Valencia,  “ja en el taller i en el camp remoregen càntics d´amor i himnes de pau” y que estos himnos y cánticos van dirigidos a Dios. Esa era su mirada sobre el paisaje y el hombre, divinizados por el misterio de la Encarnación.
Don Ricardo era hombre de movimientos apostólicos: de niños, de jóvenes, de matrimonios, de fraternidad sacerdotal. Era un visitador de enfermos, de encarcelados, de pobres necesitados. Es paradigmático de su talante el testimonio en estos días de la que fue delegada de Cáritas en Barcelona, Nuria de Gispert, contando como cada dos semanas ambos paseaban por los barrios más precarios de Barcelona tratando de descubrir las necesidades. Lo mismo hacía con todas las realidades que él juzgaba “necesitadas de la plenitud de Dios”. Y cuando relataba esas correrías apostólicas, lo hacía sin atisbo de vanidad personal, sólo para enseñar a ser sacerdote.
Se han dicho muchas cosas estos días sobre el cardenal Carles. Muchas al dictado de formalismos. Otras más sinceras. Algunas llenas de maldad y resentimiento hasta la última línea. Yo también podría hablar de sus fallos, de sus errores, de sus patinazos. Creo que efectivamente los tuvo y que con ellos hizo sufrir a personas. Él mismo sufrió con ellos, antes y después de percatarse con mayor o menor lucidez de la realidad.
Lo que hoy he intentado resumir, forma parte de la herencia que don Ricardo ha dejado en mí y en otros muchos. Lo escribo con eterna gratitud. Todo lo demás deseo abandonarlo a la misericordia del Señor. Que para eso somos cristianos y sacerdotes. Para amar, agradecer y perdonar. Carles nos lo enseñó. Que Déu vos done la seua pau,don Ricardo! 
 
Prudentius de Bárcino

Entradas que pueden interesarte

10 comentarios

  1. Respuestas
    1. Otro MÁRTIR de Cataluña.

      Como Don Marcelo.

      Mala gente, sus feligreses.

      Salvo algunas excepciones,claro.

      Eliminar
  2. Un buen Obispo, un gran pastor que siempre será recordado con mucho cariño, al igual que el Cardenal Amigo.
    Ahora la pregunta: los sucesores de Don Ricardo serán recordados con el mismo cariño el día que falten? Ahí dejo la pregunta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Marcelo fue un gran obispo de Astorga y un buen arzobispo de Toledo. Nunca tenía que haber venido a barcelona...

      Eliminar
  3. Barcelona le vino muy grande al pobre don Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, bueno para Tortosa, pesimo para Barcelona. No tuvo ni vista al escoger los auxiliares.

      Eliminar
  4. En Tortosa hizo un grandioso trabajo Pastoral que en alguna Parroquia actual, aún llega su inercia.

    Por ejemplo, la Parroquia del Roser.

    Créanme , qué es una gozada asistir a la Santa Misa en dicha Iglesia,gracias a su Párroco Mosén Ramón.

    Por cierto, yo no soy vecino de Tortosa, pero vale la pena gastar un poco de gasolina para CONFIRMARME EN LA FE!

    ResponderEliminar
  5. La mirada enigmática y vacía de don ricardo, su falsa sonrisa... indicaban que era persona de no fiar!

    ResponderEliminar
  6. 12/53, es usted del partido de la GEGANTA,verdad???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je.je,.je... y usted,12/53, dónde nació???

      Eliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Juan Pablo II, en Cataluña: "La Misa en el Camp Nou lleno fue seguramente un momento álgido del viaje"
¿Están los curas españoles como los franceses?
El copríncep d’Andorra, Joan-Enric Vives, rectifica per LA VALIRA i felicita ara la Diada Nacional d’Espanya
Sacerdote critica la nueva capilla del Santísimo en una importante basílica en Barcelona
Omella podría no haber renovado como miembro de la Congregación de Obispos
El curioso humor de «Catalunya Cristiana»
Simó Gras tanca l’etapa de Montblanc i com a portaveu de l’Arquebisbat
Por fin vemos a las monjas de Sant Benet de Montserrat
El esperpento del obispo emérito de Solsona
Jaume Vives: “La persecución religiosa que hubo en el 36 en España fue la más cruel de la historia"
Torras i Bages va recolzar la creació de la festa de la Hispanitat «per a glòria de la Mare Pàtria Espanya»
Rumores de la diócesis de Urgel
Ya tenemos obispo lazi
Diada de Cataluña: Iglesia y Generalitat, aliadas por el dinero y el monolingüismo
Señalan a 39 obispos españoles de encubrir pederastas; solo 14 están vivos
Por qué la Iglesia no hace tanto como debería (Por Josep Miró i Ardèvol)
El separatismo convierte el funeral de Núria Feliu en el fondo ultra de un estadio de fútbol
La caiguda del bisbe Novell