¿Remite la alta siniestralidad de la Iglesia?

8


La Iglesia ha pasado suficiente tiempo en la izquierda (nuestro siniestro lado) para poder hacer balance. El Concilio Vaticano II abrió las compuertas a los contestatarios, a los que profundamente insatisfechos con lo que era la Iglesia, estaban dispuestos a darle la vuelta como un calcetín. Y lo que resultó fue mucho más que darle la vuelta: fue una auténtica demolición. No revolución, sino demolición. Ahí está la liturgia como referente de lo que ocurrió en todos los demás ámbitos de la Iglesia. ¿Quién se hubiese atrevido a imaginar entonces, que tras medio siglo de cultivos siniestros, conviviríamos como la cosa más natural del mundo, con algo tan siniestro como una teología de la homosexualidad? Y no es eso lo único. La Iglesia de hoy mira fascinada al mundo: pero no para atraerlo al Evangelio y a la salvación, sino para amoldarse a él, perdiéndose ella.
 
Fue la obsesión por el “progreso” a cualquier precio (éste es el nombre más honorable de la izquierda), abrazado fervorosamente por un contingente elevadísimo de los nuevos curas formados en ese singular “espíritu del Concilio”, lo que mayormente caracterizó a la generación de los autodenominados curas del Concilio. Una generación estéril, que no ha sido capaz de proveer a su repuesto. En efecto, el tiempo ha dejado en evidencia la infecundidad del mensaje y del estilo de vida que promovieron y practicaron esos curas. Porque, siendo cierto que la tasa de reposición de sacerdotes es hoy bajísima, es igualmente cierto que es ya residual el violento viraje a la izquierda, tan mayoritario, que marcó el postconcilio Vaticano II: los sacerdotes que tienen a gala ser de izquierdas, son ya la lánguida sombra de lo que fueron durante esa época que podríamos calificar de siniestro total.
 
Si pasamos de la dicotomía derecha-izquierda (en italiano, destra-sinistra) ya casi en total desuso, y nos atenemos a la división más en boga conservadores-progresistas, será más fácil centrar el razonamiento. El simple planteamiento de que la Iglesia no ha de ser conservadora sino progresista, es tremendamente chocante, al margen de la connotación política de que se han revestido estos términos. Parece evidente que una institución que ha de administrar un depósito de fe transmitido de generación en generación, tiene que distinguirse por una actitud conservadora. Igual de evidente parece que esa institución estaría labrando su propia ruina si anduviese con afanes de renovación y progreso, pues traicionaría su propia razón de ser.
 
No hay que ser un lumbrera para constatar que tanto ir la Iglesia hacia su siniestra mano en virtud de un afán desbocado de renovación y progreso, la ha llevado de siniestro en siniestro hasta llegar a lo que muchos de los que la analizan desde fuera, perciben como siniestro total. Dios no lo quiera. 
 
 
¿Y cómo andamos de siniestralidad? Pues de mal en peor. Hace medio siglo tuvimos el concilio para abrir de par en par las compuertas contra las que presionaban los afanes reformistas de la Iglesia; abrirles puertas y compuertas a los que ansiaban una Iglesia que se ajustase más al mundo; sí, el famoso aggiornamento. Como si la Iglesia tuviese que someterse a un ritmo de puestas al día. Y a cuenta de esos acomodos, someterla a unas “reformas” tremendamente deformantes. La deformación de la Iglesia producida por el Concilio Vaticano II es tan evidente como la del Ecce Homo (el Cristo de Borja) a manos de la devota y bien intencionada octogenaria. Fue un intento de actualización puramente estética para tapar la vetustez del fresco; y el resultado, a la vista está. Lo del aggiornamento del Vaticano II fue también para maquillar la vetustez de la Iglesia, con sus desconchados y todo. Y salió lo que salió. Si comparamos la nueva imagen con la anterior, vetusta pero venerable, lo que tenemos es algo muy parecido al Cristo de Borja.
 
 
Y hoy, después de más de medio siglo del gran revolcón de la Iglesia mediante el Concilio, nos dirigimos alocados a otra vuelta de tuerca, ésta más violenta aún. Lo que está avanzando con furor es el “camino sinodal” que finalmente nos han impuesto los católicos más levantiscos y siniestros (¡más progresistas!, dirán hoy), y que finalmente ha abrazado con pasión la más alta jerarquía de la Iglesia. Los que exigen e imponen una novedosísima lectura de la Biblia, para hacerle decir lo que ellos dicen; los que están dispuestos a darle el revolcón definitivo a la moral cristiana; los que se han empeñado en refundar la Iglesia sobre otros principios y otros valores. Y el método, rigurosamente sinodal, sin olvidar que la sinodalidad es tanto o más manipulable que la democracia.
 
Pero ahí vamos: si no es por consenso sinodal, no habrá ni Mandamientos de la Ley de Dios, ni lectura llana de las Sagradas Escrituras, ni estructura orgánica de la Iglesia, ni sacramentos… Con la sinodalidad, pasaremos a otra dimensión, en que todo tendrá que ser consensuado. Y el consenso irá en la dirección que marquen los grandes medios de comunicación y sus propietarios, que construirán piedra a piedra el espíritu del sínodo, del mismo modo que en su día fueron también los grandes medios de comunicación los que diseñaron el Espíritu del Concilio e impregnaron con él a los obispos, curas y fieles ilustrados. Y a las monjas y a las fielas, por supuesto. Sí, claro, fue la ilustración de la Iglesia. 
 
Y así estamos también en la Conferencia Episcopal Española, y por inclusión en la Tarraconense y en la archidiócesis de Barcelona, bajo la batuta del cardenal Omella, que fiel a las altas directrices (¡faltaría más!, él es un príncipe de la Iglesia), ha puesto ya en marcha la sinodalidad en sus ámbitos de poder. El camino sinodal de Barcelona tiene ya hechas sus conclusiones, entre las que destacan por encima de todo, la recomendación del sacerdocio femenino y la opcionalidad del celibato. Y algunas cosillas más que van haciendo converger los infinitos caminos sinodales de la Iglesia, con el camino sinodal alemán. 
 
 
Eso me suena al “café para todos” que descubrió Adolfo Suárez para resolver los nacionalismos vasco y catalán. Hoy vemos la cruda realidad de esa genial solución (¡disolución en marcha!): el gobierno de España y sus instituciones, en manos de los demoledores de la nación. Y por supuesto que, como nos advertía hace poco en estas páginas Francisco Fabra, adonde no lleguen por sí mismos los sinodales, llegará la lectura que de ellos hagan los medios, interpretando su auténtico espíritu. Gracias a esta gran operación, hasta podría resultar que el camino sinodal de los obispos alemanes quedase como una de las opciones más conservadoras.
 
Está claro que esa maniobra de acercamiento del resto de la Iglesia al camino sinodal de los obispos alemanes, no conseguirá poner fin a las turbulencias que la están sacudiendo desde que empezó ese levantamiento. Lo que cambiará no serán las opciones, sino las mayorías. Ganará adeptos la opción alemana, la del camino fácil (tiempos fáciles hacen hombres débiles) adaptado a las exigencias caprichosas del mundo en que vivimos. Eso del aggiornamento tuvo y sigue teniendo mucho tirón. Tal como se va viendo, el sínodo 21-23 será un gran paso de acercamiento de toda la Iglesia (no sólo la alemana) a la Agenda 20-30. Hemos entrado con fuerza en el camino de sinodalización del depósito de la fe.
 
En efecto, una Iglesia moderna está obligada a sinodalizarlo absolutamente todo, hasta la Palabra de Dios. Como asegura el papa Francisco, “el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio”. Según esta singular revelación papal, ya se cuidará Dios de inspirar a cada uno de los sínodos diocesanos para que en síntesis y en conjunto constituyan el más auténtico y constructivo proceso de reflexión mundial sobre el futuro de la Iglesia. Finalmente Dios se ha apuntado a la democracia, al consenso, al código de derechos humanos, aparcando su anticuado código de deberes.
 
Y con todo esto, ¿remite la alta siniestralidad de la Iglesia? Pues qué quiere que le diga, estamos ya en el reino de la relatividad más descarnada; así que, como dice Ramón de Campoamor, “en este mundo traidor nada hay verdad ni mentira: todo es según el color del cristal con que se mira”. Diógenes el Cínico dirá que hoy es la sinodalidad la tabla de salvación de la Iglesia. Otros dirán que ésa es su perdición, que ése es el camino que la llevará al siniestro total.  
 
Virtelius Temerarius

Entradas que pueden interesarte

8 comentarios

  1. El camino sinodal actual es otra vuelta de tuerca para protestantizar la Iglesia Católica.
    Los siniestros son en maestros en manipulación del lenguaje. El aggiornamento fue una tomadura de pelo y la excusa para que los revolucionarios impusiesrn su agenda anti católica, eso sí, con palabras muy bonitas.

    ResponderEliminar
  2. Antiiglesia, antievangelio, anticristo (a)10 de junio de 2022, 4:06

    "Y con todo esto, ¿remite la alta siniestralidad de la Iglesia? Pues qué quiere que le diga, estamos ya en el reino de la relatividad más descarnada; así que, como dice Ramón de Campoamor, “en este mundo traidor nada hay verdad ni mentira: todo es según el color del cristal con que se mira”.

    ...

    El cardenal-arzobispo Omella y presidente de la CEE, publicó en La Vanguardia y su sitio [1] una imposible excusa sobre el increíble hecho de dejar pasar un documento presinodal, surgido de la asamblea particular de Barcelona, completamente herético [2], abriendo la posibilidad al celibato opcional de los curas, del acceso al presbiterado de hombres casados (viri probati), del acceso al diaconado y sacerdocio de las mujeres, la legitimación del divorcio (Amoris laetitia) o la aceptación de la ideología de género [3], cuya combinación natural dará lugar a sacerdotes lgbt divorciados y recasados, total apostasía que se puede agravar cuando este sábado 11 de junio se celebre la Asamblea final del Sínodo en Madrid, para hacer el documento de síntesis final que recopila todos los documentos surgidos por las asambleas particulares, algunas de las cuales han aprobado documentos apostáticos, como Barcelona, Zaragoza, etc., y que será una aportación al texto del primer Instrumentum Laboris asambleario europeo (septiembre 2022 a marzo 2023), y luego al Instrumentum Laboris final mundial (octubre 2023), englobando los Instrumentum de los diversos continentes [4]. Despropósito total.



    Mn. Omella, para mí, ha cometido el gravísimo error inexcusable de que una asamblea particular, la de su diócesis (es su cardenal-arzobispo), así como de la de alguna diócesis española (es presidente de la CEE) votara premisas y conclusiones que sabe y conoce perfectamente que son totalmente heréticas, y en segundo lugar, que sabe que debía de haber impedido absolutamente, sí o sí, que se recogieran en el documento de síntesis final. Un documento de síntesis final que sí ha sido votado, como pasó en Tarragona [5], pues estos documentos no bajan del Cielo, dado que este presínodo diocesano barcelonés ha de cumplir con las exigencias del mismo Sínodo: fase de la consulta y fase deliberativa, proceso de decisión (decision-making) y toma de decisiones (decision-taking) [6]. Increíble, Mn. Omella...



    Todo ello ha sucedido desde la aprobación de Amoris laetitia, cuyo resumen es éste:

    1. Se crean dos sínodos de las familias durante 2014 y 2015

    2. La exhortación Amoris laetitia del 2016 aprueba la comunión y absolución de los adúlteros concubinos impenitentes en el numeral 305 y notas 336 y 351

    3. En el Rescripto ex audientia del 5 de junio del 2017 (AAS 7.10.16, pág. 1071-76) declara que el error anterior es magisterio auténtico, con deber de obedecer bajo sanción de pena justa

    4. Tolera la implementación de este error en diócesis y provincias eclesiásticas: Roma, Sicilia, Las Marcas, Emilia-Romaña, Piamonte-Valle de Aosta, Malta, Lisboa, Coimbra, Oporto, Braga, Fátima-Leiria, región pastoral de Buenos Aires, Bélgica, Alemania... [7]

    5. No contesta a las Dubia de 4 cardenales del 2016, ni a ninguna de las diferentes denuncias, correcciones fraternas y súplicas filiales que le dirigen obispos, curas, religiosos, teólogos, profesores y laicos [8]

    6. Contradictoriamente, no sanciona a los obispos opositores que lo desobedecen porque niegan la comunión y absolución a los divorciados impenitentes [9]

    7. Amoris laetitia es una bomba atómica lanzada contra toda la moral católica, como dijo Joseph Seifert en un artículo [10] que motivó que el Arzobispo de Granada lo condenara de dañar a la comunión de la Iglesia, confundir la fe de los fieles y sembrar desconfianza en el sucesor de Pedro [11]

    ResponderEliminar
  3. Antiiglesia, antievangelio, anticristo (b)10 de junio de 2022, 4:07

    En efecto, Amoris laetitia deroga todos los actos morales católicos malum in se o intrinsece malum per se semper et pro sermper in omnibus locis, que recoge el Catecismo 1753-56,¡ y Veritatis splendor 79-83/95-97, y que se aplica al adulterio y la homosexualidad: Catecismo 1650 y 1665 (no comunión de adúlteros), 1756 (adulterio intrinsece malum), 2381 (adulterio injusto), 2384 y 2400 (el divorcio ofende la ley natural), 2528 (adúltero de corazón); 2357 y 2358 (homosexualidad es malum in se), y de otro lado, aprueba los actos morales protestantes bonum imperfectum et incompletum, por el que un acto intrinsece malum se convierte en un acto moral lícito, válido y santificador si consigue integrar algún bien posible y positivo, bajo la excusa de la caridad y la misericordia: será un bien imperfecto e incompleto, pero bien moral y salvífico. Por ello, al contener Amoris laetitia estos gravísimos errores de Fé, es un documento nulo ex tunc, y debe ser corregido ortodoxamente.


    Así, las uniones concubinas (casados por lo civil, parejas de hecho), adulterinas y homosexuales y de otro tipo (bisexuales, polígamas...) son un bien imperfecto e incompleto si el "malum in se" consigue integrar un bien posible como la unión consolidada, nuevos hijos, fidelidad, entrega, cuidado, atención, solidaridad y respeto mutuos, compromiso cristiano, no volver atrás porque se cae en nuevas culpas, es inevitable por haber violencia. Son las llamadas por Amoris laetitia como "situaciones irregulares e imperfectas" de familias heridas, en crisis o dificultad que han de ser acompañadas, discernidas e integradas por razones de caridad y misericordia.


    El carácter expansivo de los actos bonum imperfectum et incompletum protestantes afecta a toda la moral, Fé, liturgia y eclesiología católicas (la bomba atómica de Seifert), pues estos sinodillos (Barcelona y otros), los protestantizantes no católicos piden, en realidad, y en sintonía con el Camino Sinodal alemán, que todo el orden sacerdotal (diácono, sacerdocio, obispado) sea ocupado por viri probati, mujeres, miembros lgbti, casados o divorciados y recasados (Amoris laetitia), subvertir revolucionariamente la moral familiar y matrimonial, modificar la liturgia al gusto de cada comunidad y cambiar la eclesiología de una Iglesia Católica Jerárquica y Vertical hacia una Comunidad Protestante de tipo asambleario que decida soberanamente sobre moral, Fé, liturgia y eclesiología (libre elección de curas, obispos y Papa).


    Por eso, ante los actos bonum imperfectum et incompletum, Bergoglio sólo los limita aparente y temporalmente a la comunión y absolución de divorciados impenitentes, mientras que el Camino Sinodal alemán lo extiende, con plena lógica y racionalidad, a toda la Iglesia Católica, tal como hacen los protestantes [12].


    No obstante, hay que decir que no toda la culpa es de Bergoglio, ya que está la omisión del deber de defender la Fé Católica por parte de muchos cardenales y obispos: nada se hace por parte de un Papa que no cuente con la participación y omisión de sus cardenales y obispos. La culpa es colectiva dentro de la Jerarquía, cada uno en su modo y grado correspondiente.


    Por eso, la reunión de este próximo sábado día 11 es trascendental para saber si la Iglesia en España entra en una fase de apostasía de la Fé: si todas o alguna de las herejías modernistas aprobadas por los presínodos diocesanos como Barcelona (sacerdocio casado, sacerdocio y diaconado femenino, moral familiar y matrimonial progresista) es incorporada en el documento final de este presínodo español para ser enviado a Roma, entonces sí que tenemos ya la evidencia de la realidad (o parecido histórico) de la Gran Apostasía predicha por el Apocalipsis de San Juan previo al Reinado del hijo de la perdición, el Anticristo (o del algún anticristo histórico a imagen del Anticristo final). Es para este sábado...

    ResponderEliminar
  4. Antiiglesia, antievangelio, anticristo (c)10 de junio de 2022, 4:07

    NOTAS

    [1] lavanguardia.com/vida/20220608/8323690/proceso-sinodal-iglesia-barcelona.html
    esglesia.barcelona/es/articlesopinio/proceso-sinodal-en-la-iglesia-de-barcelona/

    [2] esglesia.barcelona/wp-content/uploads/2022/05/Extra-Si%CC%81ntesi-Si%CC%81node-Bisbes-AR-2.pdf

    [3] aciprensa.com/noticias/historicas-archidiocesis-espanolas-proponen-abolir-el-celibato-y-ordenar-mujeres-sacerdotes-83270

    [4] drive.google.com/file/d/146oJM-PYnhxdDtF2630nXuQUuQFJkeQl/view

    [5] arquebisbattarragona.cat/news/larxidiocesi-de-tarragona-celebra-lassemblea-diocesana-del-sinode-2021-2023/?lang=es

    [6] Documento preparatorio "Por una Iglesia sinodal"; IV. La sinodalidad en acción: pistas para la consulta al Pueblo de Dios; Diez núcleos temáticos para profundizar; IX. DISCERNIR Y DECIDIR: esglesia.barcelona/wp-content/uploads/2021/09/Documento-Preparatorio-Si%CC%81nodo-de-Obispos-Sinodalidad-2021.pdf

    [7] Por ejemplo: Sicilia: "Orientament Pastorali Accompagnare - Discernere - Integrare la fragilità, secondo le indicazioni del cap. VIII di Amoris laetitia"
    - Malta: "Criteria for the application of Chapter VIII of Amoris laetitia"
    - Lisboa: "Nota para a receção do capítulo VIII da exortação apostólica 'Amoris Laetitia'"

    [8] Por ejemplo:
    - Denuncia: Carta Abierta a los Obispos de la Iglesia Católica
    criterio.hn/wp-content/uploads/2019/07/Heregi%CC%81a-del-papa-Francisco.pdf
    - Corrección fraterna: La exhortación apostólica Amoris Laetitia: una crítica teológica: infocatolica.com/?t=noticia&cod=27245

    [9] Por ejemplo: Filadelfia: "Pastoral Guidelines for Implementing Amoris Laetitia"
    - Florencia: "Amoris laetitia: per l'interpretazione e l'attuazione"
    - Kampala (Uganda):Decree concerning the proper celebration of the eucharist in Kampala Archdiocese, número 4, 1 febrero 2020

    [10] «¿La lógica pura amenaza con destruir la entera doctrina moral de la Iglesia católica?», de Joseph Seifert:
    infovaticana.com/2017/09/01/seifert-la-logica-pura-amenaza-destruir-la-entera-doctrina-moral-la-iglesia-catolica/

    [11] archidiocesisgranada.es/index.php/noticias/nota-del-arzobispado-de-granada-2-2-2

    [12] Los principios de acompañar, discernir e integrar la fragilidad de familias heridas, en crisis o dificultad de Amoris laetitia a favor de los adulteros impenitentes, en realidad es una copia de la reintegración de pastores luteranos divorciados y recasados dentro del servicio activo sacerdotal. Un pastor casado puede divorciarse y volver a casarse tantas veces como desee, pero ha de pasar por un proceso de acompañamiento, discernimiento e integración para volver a ser pastor de una comunidad de feligreses, y siempre condicionado a que estos lo acepten como su pastor en una votación democrática, pues es la comunidad quien le paga el sueldo. Luego este bonum imperfectum et incompletum de los pastores pasó a los fieles divorciados y casados o unidos en cualquier otra unión lgbti...

    ResponderEliminar
  5. Siempre los que ostentan el cargo más elevado tienen más responsabilidad, ejemplo en nuestro caso el Papa de Roma. De momento que el Papa no ha cesado a ciertos obispos disidentes alemanes com al cardenal Marx, ya la tenemos bien liada. Esto en una empresa privada de negocios no suele pasar, al primero que se desvia de la línea trazada desde el Alto Mando lo echan fuera de lo contrario la empresa perdería mucho dinero. Incluso en el Ejército passa igual aunque el castigo suele ser el fusilamiento algunas veces. El problema no son los concilios, los sínodos, las demandas de sacerdotisas, el problema es del Jefe Máximo que permite en sus filas a muchos contestatarios obreros del Campo Sagrado de La Miés. Comprendo que gobernar es muy difícil, pero en las empresas comerciales y en el Ejercito la cosa la tienen clarísima: por una rebelión patada y fuera. En la Iglesia se teme que tirando a fuera a los disidentes se queden sin sacerdotes, en este caso sin sacerdotes según el modelo tradicional, pero de sacerdotes se pueden sacar incluso de las piedras, existen muchos católicos devotos que saben leer y escribir y sin trabajo apuntados al Paro. El problema es el modelo sacerdotal que se pretende continuar que ni siquiera existía en los tiempos apostólicos, el problema es continuar este modelo que fue muy bien cuando la Iglesia alcanzó poder y riqueza e iba de bracete con los reyes y Nobleza: Con el celibato no tenían descendencia los clérigos para heredar fortunas eclesiásticas. El "sagrado celibato" me pregunto ¿sagrado de que?, si en general era para salvar fortunas. Otra cosa diferente son las órdenes monásticas en que se vive el silencio y la soledad, allí el Celibato tiene significado. De cualquier médico, ingeniero, etc casados, a bien seguro que los celibatarios fervientes todavía creen que se pasan el dia con la mujer e hijos sin ir a trabajar. El Sacerdocio es un trabajo y puede ejercerlo cualquier cristiano devoto, célibe, casado, viejo o joven, faltaria más. Antes que aguantar al cardenal homosexualista Marx alemán mas le valdria al Papa aguantar a curas y obispos casados que le fueran bien fieles en doctrina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Garrell, la podredumbre viene de muy arriba .

      A los Dubía aún tiene que contestar, en cambio, al homosexual Martín, cada día lo soba y de qué manera!

      Eliminar
  6. Déu n'hi do el senyor Silveri Garrell (traduzco: "Dios dio suficiente Don Silverio Patizambo").

    ResponderEliminar
  7. Lo siniestro por antonomasia vive actualmente en La Roma Eterna.

    Vaya oxímoron,no?

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
El esperpento del obispo emérito de Solsona
El 69% de los funerales en Barcelona ya son laicos
El cardenal Omella respalda la inacción de la Iglesia catalana en el 25% de castellano
El Corpus revitaliza la Iglesia en Barcelona: miles de jóvenes y familias abarrotan la Ciudad Condal
Omella sale al paso de las polémicas propuestas sinodales de su archidiócesis: «Se trata únicamente de unas propuestas, nunca votadas ni aprobadas»
Monseñor Conesa, obispo de Solsona: «Tuve una conversación con Xavier Novell al poco de llegar»
S’espera un relleu imminent per als bisbes Francesc Pardo i Antoni Vadell
Conexión vaticans: Puigdemont pidió ayuda al Vaticano a través de espías rusos
LA PARRÒQUIA DE SANTA MARIA REINA DE BARCELONA NO HA POGUT TANCAR EL MENJADOR SOCIAL “EL PA DE SANT OLEGUER
La caiguda del bisbe Novell
Xavier Novell, ex obispo de Solsona, feliz con sus gemelas
L'Arquebisbat tanca l'etapa religiosa de Can Trilla i estudia nous usos com a equipament
Más Corpus que nunca en Barcelona: centenares de adoradores nocturnos, procesiones por los barrios y banda del Ejército
Hogar de María: así plantan cara a la cultura de la muerte en Cataluña
El evento que ha organizado el arzobispado de Barcelona sobre castidad en los jóvenes con destacados influencers
El cura más anciano y el más joven: Compartir oficio en la misma parroquia
La procesión de antorchas de Ntra. Sra. de Fátima en las calles de Barcelona cumple su 50 aniversario
Ordenación de Pedro Pérez en Finlandia