La Sinodalidad de Juanjo Omella

5
 

Lo sabía, Juanjo, lo sabía. Tú eres la mano derecha del papa. Y la izquierda si hace falta. Fíjate en el Sínodo, tan bien llevado, que apenas hace ruido. Pero le dará un vuelco tan grande a la Iglesia, que dejará chiquito al Concilio Vaticano II. Y tú ahí al frente, como la pieza más importante. ¿Que el papa quiere el sacerdocio para la mujer? Mientras estés tú ahí, no va a haber problema. El Sínodo de Barcelona y todos los sínodos que hagan falta irán en la dirección marcada por el papa y tutelada por ti. Así que no habrá problema ni con esto, ni con los curas casados, ni con el divorcio católico, ni con nada. Tú y el papa podéis con todo. Aquí en Calanda y en tu terruño, aunque estas cosas nos cuesta digerirlas (ya sabes, somos de hechura antigua) todos tenemos fe ciega en ti. Lo que tú hagas, Juanjo, ¡estará bien hecho!
 
Oye, paisano, has estado muy majico en el Fórum Europa. De verdad, maño. Aquí no nos cansamos de poner el video en la pantalla grande del bar La Bellota ¿Pero cómo se atreven a criticarte? ¡Miserables! Esos carcas, que aún no se han enterado del cambio de pontificado, querrían de la Iglesia un discurso tan intransigente sobre los “principios innegociables” de Benedicto XVI; querrían de nuevo una guerra civil en la Iglesia. ¡Malditos! No han entendido nada de nada. No se han enterado de que es tiempo de inclusividad, de amor al diferente, de andar todos juntos, aunque cada uno vaya tocando su música. Fanáticos casposos que te denigran como si transigir, conceder, consentir y negociar incluso lo innegociable, fuese un baldón y no una de las más excelsas virtudes que cabe cultivar hoy en la Iglesia. Tienes un gran mérito, Juanjo, porque has asumido el deber de ser empático con un mundo indiferente y hasta contrario al mensaje de la Iglesia que tú representas tan dignamente.
 
Ya sé que al bueno de Francesco de la Rovere le ha obnubilado tu intervención en el Fórum. Te ha percibido como un verdadero apóstol sin miedo a nada ni a nadie, dispuesto a dar testimonio de la verdad. Los casposos de por aquí dicen que buena intención tiene, pero un poco forzada. Ya ves, hay opiniones para todo. 
 
 
 
La otra tarde, en la plaza de San Blas, me encontré con el tío Antolín que me explicó que se había quedado de pasta de boniato cuando soltaste aquello de que “aunque el mensaje del gobierno tantas veces no coincide con el de la Iglesia, estamos llamados a buscar pactos que nos permitan trabajar juntos por el bien común”. ¿Pactos sobre la extensión del aborto? ¿Pactos sobre la eutanasia? ¿Pactos sobre el adoctrinamiento polisexual en las aulas desde la primaria? El hombre es ciertamente un carcamal ultracatólico -de esos que tanto te repelen, Juanjo- y argumenta “que no se puede pactar con el Anticristo, porque nada bueno puede salir de eso”. ¡Tonterías! Hay mucha ignorancia, Juan José, entre tus queridos paisanos. No entienden que tu alta representación conlleva siempre poner al mal tiempo buena cara, mostrar una simpática cara de gatito chino de la suerte en vez de la cara de perro que exigen a los obispos algunos guerracivilistas para provocar “al gobierno legítimamente constituido”. La prudencia obsequiosa con el que manda es lo mejor, Juanjo, y es el precio que pagas por proteger la institución que tan gallardamente representas. Pero eso los catetos no lo entienden. No entienden que el gobierno, sea el que sea, también trabaja por el bien común, que lo entiende diferente que nosotros.
 
Lo del sacerdocio femenino es ya más complicado; pero saliste del trance muy bien parado. Si dice el papa que se puede hablar de todo, pues se puede hablar de todo. Has de escuchar, aunque no estés de acuerdo. Y respetar lo que te dicen y al que lo dice. Sobre todo, respetar. También al disidente, claro está. Y al enemigo, que para eso somos cristianos.
 
Era inevitable que, al explicar la postura de la Iglesia (no la de los encumbradísimos menganos, fulanos y zutanos) sobre el sacerdocio femenino, te metieses en un batiburrillo intelectual difícil de captar. Yo sé que te esforzaste en desbrozar una delicadísima cuestión de la manera más pedagógica posible, salvando -eso sí- la doctrina católica, a la vez que te ponías a salvo del desprestigio que te podría acarrear enfrentarte al empoderamiento de la mujer, tan discriminada en los ambientes eclesiales la pobre. Y eso que justo a ti no se te puede acusar de que hagas poco aprecio de la mujer. En tu obispado, siguiendo las consignas y el ejemplo del papa Francisco, un buen número de mujeres de buen porte ocupan los más altos puestos de mando, con buenos sueldos (el último nivel salarial queda para los curas) y con un ritmo de trabajo bastante aceptable para la conciliación familiar. Porque tú eres así, Juanjo. Pero ya ves, haciendo las cosas bien, encima has de justificarte continuamente para taparles la boca a tus detractores y defender lo que otros, con sus malos modos –“los que exponen la doctrina católica”, dicen los envidiosos-, acaban deteriorando.
 
En fin, Juanjo, que vas por el buen camino con la demolición de la parroquia del Espíritu Santo dando las explicaciones pertinentes (camelando a los feligreses, dicen los calumniadores) y luego, con las conclusiones de la encuesta sinodal con la que te has vuelto a hacer famoso (¡cochina envidia!): celibato opcional, sacerdocio femenino y laicos a sueldo haciendo de curas porque no hay… los que le bailan el agua al obispo, afirma el fascio.
 
Y ya ves lo que son las cosas, amigo. Tus enemigos no te pasan ni una. Con lo del templo parroquial quizá no estuviste fino del todo, porque fácil no era. Pues ahora que han tenido tiempo de averiguarlo todo, te echan en cara que tras ofrecer a los ingenuos parroquianos “un itinerario de diálogo” porque “el tema no está cerrado”, salen en rueda de prensa Pipo Carbonell y el inefable Rvdo. Termes, anunciando que la finca de la parroquia del Espíritu Santo iba a convertirse definitivamente en un equipamiento universitario de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Fundación Diocesana Blanquerna: 5000 metros cuadrados para la universidad y 700 para la nueva parroquia “adaptada -dicen- al siglo XXI”. ¡Toma itinerario de diálogo!
 
 
 
Pero suerte que son flacos de memoria porque, aunque en un genial alarde de sinodalidad proclamases solemnemente en el encuentro con los feligreses que tú nunca dices mentiras, y que en caso contrario “me dejo de cardenal y me voy de Barcelona”, no te van a exigir que cumplas tu palabra. Si fuese el caso, ya sabes que aquí en tu terruño te recibiríamos de mil amores. Lo único que nos falta para alcanzar la gloria: tener aquí un cardenalico.
 
Lo más mezquino que les he escuchado, tanto que creo más bien que se trata de una fake news, que dicen ahora, es que les dijiste que aunque hoy la parroquia esté boyante, hay que mirar al futuro para posicionarse, y entender que de aquí a 10 años las cosas no serán igual; por lo que anticiparse para acomodar la parroquia a ese futuro, es una medida de prudencia. Cuando se lo contaron al tío Roque, que mucha simpatía no te tiene, va el muy bestia y mirando a través de sus gafas de culo de sifón, les espeta: “Eso es como si me dijese el médico: Tío Roque, como dentro de diez años usted se va a morir, le eutanasio ahora mesmo”. 
 
Ya ves, amigo Juanjo, lo difícil que es dialogar con esta gentecilla. El pobre garrulico no comprende tu clarividencia: la feligresía del Espíritu Santo, como tantas otras, en diez años habrá desaparecido. En cambio, lo que no puede desaparecer es la institución, con toda su carga, cada vez mayor, de burocracia diocesana que debe proveer por los sueldos de la legión de laicos y laicas que viven y vivirán de ella (aunque salen mucho más caros que los curas). Es el tiempo de los laicos, claro que sí, tú lo tienes clarísimo, Juanjo. Y si para sostener la institución hay que renunciar a unos metros cuadrados, pues generosidad y a renunciar. Hay paletos incapaces de entender que, aunque la parroquia a día de hoy esté concurrida, funcione pastoralmente y pague las facturas, dentro de diez años los feligreses de hoy habrán desaparecido y tú, Juanjo, debes apalancar bien el futuro, debes montarte un buen equipo de laicos y laicas que hagan funcionar el obispado… con los pocos curas que sobrevivan, pues nadie es imprescindible. ¡Claro que sí! ¡Con lo sinodal que tú eres!
 
El Cojo de Calanda

Entradas que pueden interesarte

5 comentarios

  1. El derrumbe doctrinal de la Iglesia española (1)17 de junio de 2022, 4:57

    "... y tú, Juanjo, debes apalancar bien el futuro, debes montarte un buen equipo de laicos y laicas que hagan funcionar el obispado… con los pocos curas que sobrevivan, pues nadie es imprescindible. ¡Claro que sí! ¡Con lo sinodal que tú eres!"

    ------

    Al pobre Mn. Omella le ha acaecido una concatenación de eventos en los cuales todo le salió mal desde que se conjuntaron astros y estrellas en el nefasto estado de alarma inconstitucional del 14 de marzo del 2020, momento en que cerró todas las iglesias que podía haber dejado abiertas porque la ley lo permitía, y por tanto, no hubieron misas por dos meses ni comunión en la boca durante un año y medio.


    SÍNODO DE BARCELONA

    El Sínodo de la sinodalidad entregó su documento síntesis final en su fase española, y sin duda, ha sido todo un rotundo fracaso para todos los obispos españoles sin excepción alguna, porque ninguno ha parado lo que sabían que vendrían una serie de proposiciones apostáticas aprobadas primero por los círculos podemitas, perdón, los grupos subsinodales integrados por parroquias, religiosos, entidades, movimientos y asociaciones [1], dejando insultos, acusaciones y herejías como mujeres sacerdotes, celibato opcional, democracia y reforma litúrgica, que sólo denotan ignorancia y maldad a partes iguales, desatendiendo la misión del obispos, que es el de actuar como filtros de ortodoxia por los que pasarán las diferentes propuestas de los círculos:

    "Ha aparecido reiteradamente y con fuerza el clamor por la falta de igualdad entre hombre y mujer en la Iglesia, que de esta forma se percibe jerárquica, autoritaria, machista, antidemocrática: «Se la oye más que se la escucha»; «La mujer ocupa un lugar secundario, aunque es mayoría en número y presencia; lamentamos que no puedan asumir los ministerios diaconales y presbiterales»... sobre su acceso al diaconado y, si fuera posible magisterialmente, al presbiterado"... abriendo la posibilidad al celibato opcional o la posibilidad del acceso al presbiterado de hombres casados" [1]

    Para darse cuenta que de manera inicua y traidoramente, Mn. Omella ha entregado totalmente este apostático Sínodo en las manos de los heresiarcas del nacional-progresismo, esto se reconoce por las evidencias del texto, sobre todo de las omisiones, donde para nada se hace mención del ABORTO y de la EUTANASIA y suicidio asistido, ni de las parejas de hecho, la anticoncepción, la eugenesia de la reproducción asistida, los embriones congelados o el adoctrinamiento estatal sobre los hijos en la escuela, violando el derecho fundamental de los padres en la educación de los hijos, y obviamente, como corolario final, se desea la subversión revolucionaria protestante con la liquidación de la Iglesia como institución jerárquica y vertical, así como de la moral familiar y matrimonial católicas:

    "Con los que se sienten marginados por la comunidad eclesial, la mayoría de las veces por cuestiones morales, especialmente por su situación familiar o por su orientación sexual: «Falta coherencia entre lo que se predica y lo que se hace: “Amar a todos” y no se ve bien el amor entre personas del mismo sexo» [1]

    ResponderEliminar
  2. El declive moral de la Iglesia española (2)17 de junio de 2022, 4:57

    SÍNODO ESPAÑOL

    Si hasta aquí se ha visto el verdadero desastre doctrinal apostático en la diócesis de Barcelona y en otras diócesis (Tarragona, Solsona, Zaragoza, León, Vitoria, San Sebastián, Coria-Cáceres, Mallorca...), por lo que hace al documento final sinodal español, el receptor de los 70 documentos finales sinodales diocesanos, ha sido la culminación de la apostasía por parte de todos los obispos, que como mínimo, son responsables, imputables y culpables del delito y pecado grave de omisión de su deber de defender la Verdad de la Fé Católica: sabían que se aprobaban proposiciones apostáticas en las diócesis y en el sínodo español, y han consentido en disimular, en NO hacer nada.

    En efecto, el documento sinodal español [2] también es apostático, al recoger las propuestas heréticas de unas 17 diócesis españolas. De nuevo, lo mismo que ha pasado en Barcelona:


    1. Los obispos han cometido el delito y pecado graves de omitir en su deber de defender la verdadera Fé Católica al no actuar como filtros de ortodoxia ante las proposiciones apostáticas


    2. Se observa las mismas omisiones que en Barcelona y Mn. Omella: no se defienden los principios innegociables como la defensa de la vida desde el nacimiento hasta la muerte (para estos podemitas sinodales, el aborto y la eutanasia, la congelación de embriones), la familia y el matrimonio, la educación de los hijos por los padres y el bien común.


    3. Los mismos insultos, acusaciones y tonterías contra la Iglesia: crítica a los sacerdotes de ejercer el poder clerical, halago a los laicos como seres de luz y satisfacción con los religiosos de órdenes decadentes y en extinción (como dice el Cojo de Calanda, los laicos en puestos de "poco curro y mucha pasta", y los curas, en los de "mucho curro y poca pasta", que para eso es su vocación).


    4. Obsesión sexual por los matrimonios de género, el celibato opcional en el caso de los presbíteros, la ordenación de casados, la ordenación de las mujeres. En definitiva, todas las poses y pesos del nacional-progresismo.


    Todo puede leerse en el documento sinodal español [2], y los obispos han permitido que se discuta en la próxima fase europea de septiembre del 2022 (Instrumentum laboris de Roma) hasta marzo del 2023. Todo parece ser una jugarreta para cambiar a la Iglesia en un sentido protestante valiéndose de un sínodo pastoral y así ocultar el proceso cismático-apostático del Camino Sinodal alemán, que tiene las mismas proposiciones apostáticas que algunos sínodos diocesanos (Barcelona) y el sínodo español... y las mismas omisiones, los principios innegociables dictados por Benedicto XVI, o la civilización del amor de Juan Pablo II...

    ResponderEliminar
  3. Nunca la Iglesia española había caído tan bajo (y 3)17 de junio de 2022, 4:57

    EQUIPO SINODAL

    En España, la Conferencia Episcopal Española (CEE) creó un EQUIPO SINODAL [3] integrado por 8 componentes: el Director-Coordinador, electo por la Asamblea Plenaria de la CEE; los demás nombrados por la Comisión Ejecutiva de la CEE según los criterios de la Secretaría del Sínodo, que hacía una proposición de las diversas "vocaciones" (grupos) de la Iglesia.

    Los dirigentes del Equipo Sinodal son:

    1. Vicente Jiménez Zamora, arzobispo emérito de Zaragoza, Coordinador del Equipo sinodal

    2. Luis Argüello, Secretario General de la CEE y hoy nombrado obispo de Valladolid

    3. Los 6 restantes son 3 laicos (Toledo, Renovación Carismática y Foro de Laicos), 2 sacerdotes de la CEE y una religiosa de la Comisión para la Vida Consagrada.

    Este Equipo Sinodal es el autor del insensato lema "¡Lo que tú nos digas va a Roma!" (si se hubiera puesto a María como 4ª Persona de la Santisima Trinidad, ¿también habría ido a Roma?), además de elaborar documentos sinodales sobre temáticas y organización. Es, en teoría, el elaborador del apostático documento de síntesis final [2] del Sínodo español, el que será enviado a Roma.

    No hay nada inventado, pues se sabe quién es el Equipo Sinodal, el documento final español y cuál es la doctrina teológica católica, todo se puede confrontar.


    VALOR DE LOS DOCUMENTOS CONCLUSIVOS

    ¿Qué valor tienen los apostáticos documentos sinodales de Barcelona y España, y de las diócesis apostáticas? Ningún valor doctrinal católico, son anticatólicos al incluir proposiciones apostáticas, y éstas convierten las conclusiones y el mismo documento en apostático, y por ello, es nulo ex tunc, sin eficacia, ilícito e inválido, no debe de ser obedecido, y no sirve como principio pastoral de inspiración para el gobierno de la diócesis de Barcelona ni para España. Al cubo de la basura, directo.

    Todo ha sido muy lamentable, y por fortuna, vamos conociendo el verdadero valor católico de los obispos españoles (a la altura del betún, incompetentes e incapaces de su ministerio apostólico: no debían de haber aprobado el documento final, lo sabían y lo han aceptado), así como de muchas instituciones católicas.

    Y muy lamentable que Roma acepte dicho documento y no lo haya devuelto para ser reformulado ortodoxamente, pues ya en tres meses, en septiembre, la Secretaría General del Sínodo publicará el primer Instrumentum Laboris. Esta completa estafa y tomadura de pelo episcopal, y pronto veremos si además vaticana, con San Juan Pablo II y Benedicto XVI nunca jamás habría ocurrido, pero sí ha pasado con Bergoglio.

    Sólo hay que comparar la Verdad de Fé Católica con el contenido de los documentos barcelonés y español, y saber quién compone el Equipo Sinodal, responsable de dicho documento español, redactado con la anuencia de toda la CEE al completo, cuyos obispos tuvieron además pleno conocimiento de los más de 70 documentos sinodales diocesanos y del heterodoxo contenido de algunos de ellos, y consintieron que sus proposiciones apostáticas pasaran a ser deliberadas y aprobadas en el Sínodo español para ser incorporadas en su documento conclusivo final español. Todo se puede comprobar.


    ..............


    [1] esglesia.barcelona/wp-content/uploads/2022/06/Extra-CATCAST-Si%CC%81ntesi-Si%CC%81node-Bisbes-29-05-22-web.pdf

    [2] conferenciaepiscopal.es/wp-content/uploads/2022/06/SINTESIS-FINAL-FASE-DIOCESANA-DEL-SINODO.pdf

    [3] conferenciaepiscopal.es/el-equipo-sinodal-en-la-conferencia-episcopal-comienza-sus-trabajos/

    ResponderEliminar
  4. A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del Cesar.

    Éste lo quiere todo y va muy torcido.

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
El esperpento del obispo emérito de Solsona
El 69% de los funerales en Barcelona ya son laicos
El cardenal Omella respalda la inacción de la Iglesia catalana en el 25% de castellano
El Corpus revitaliza la Iglesia en Barcelona: miles de jóvenes y familias abarrotan la Ciudad Condal
Omella sale al paso de las polémicas propuestas sinodales de su archidiócesis: «Se trata únicamente de unas propuestas, nunca votadas ni aprobadas»
Monseñor Conesa, obispo de Solsona: «Tuve una conversación con Xavier Novell al poco de llegar»
S’espera un relleu imminent per als bisbes Francesc Pardo i Antoni Vadell
Conexión vaticans: Puigdemont pidió ayuda al Vaticano a través de espías rusos
LA PARRÒQUIA DE SANTA MARIA REINA DE BARCELONA NO HA POGUT TANCAR EL MENJADOR SOCIAL “EL PA DE SANT OLEGUER
La caiguda del bisbe Novell
Xavier Novell, ex obispo de Solsona, feliz con sus gemelas
L'Arquebisbat tanca l'etapa religiosa de Can Trilla i estudia nous usos com a equipament
Más Corpus que nunca en Barcelona: centenares de adoradores nocturnos, procesiones por los barrios y banda del Ejército
Hogar de María: así plantan cara a la cultura de la muerte en Cataluña
El evento que ha organizado el arzobispado de Barcelona sobre castidad en los jóvenes con destacados influencers
El cura más anciano y el más joven: Compartir oficio en la misma parroquia
La procesión de antorchas de Ntra. Sra. de Fátima en las calles de Barcelona cumple su 50 aniversario
Ordenación de Pedro Pérez en Finlandia