Rendirse al poder del mundo (XI)

24

 

El largo epílogo

 

La marcha del papa Luna hacia Peñíscola, tras entrevistarse en Perpiñán con el rey Fernando I de Aragón y el emperador alemán Segismundo, dejó un rastro de profunda inquietud. Al rechazar Benedicto XIII -ya en su refugio- la tercera y última conminación a la renuncia, su posición se tornó inconmovible. Los argumentos jurídicos que había esgrimido para defender su legitimidad y ofrecer una solución al cisma acorde con los cánones que rigen el ser de la Iglesia, adquirían tintes alarmantes: el concilio carece de autoridad para juzgar y deponer a un papa. Sin embargo, estaban decididos a hacerlo.


El mismo Fernando de Antequera, próximo a su muerte, tenía su conciencia acongojada: debía el trono a la decisiva influencia del cardenal Pedro de Luna en el Compromiso de Caspe. Por mucho que quisiese tranquilizarla con los ponderados consejos de San Vicente Ferrer, que le aseguraba que había hecho lo justo abandonando a Benedicto XIII a pesar de su legitimidad, no podía escapar a la sensación de haber traicionado a su propia conciencia. En una carta que Pedro Cormuel escribió desde Perpiñán al nuevo obispo de Barcelona, el converso del judaísmo Andrés Beltrán, que acompañaba al Papa en Peñíscola, sentenciaba: “A pesar de que nuestro señor (el Papa) hizo sus propuestas santas y justas en la vía de la renuncia ofrecida por él y satisfizo las requisiciones así hechas, y respondió efectivamente cuanto pudo, con la voluntad de Dios, según más cumplidamente se contiene en las copias de las cartas y escrituras que os he enviado, el señor rey de Aragón, viendo que las cosas ofrecidas y hechas por nuestro señor Benedicto, siendo por él elogiadas y aprobadas no agradaban al emperador; queriendo sin embargo contentar al emperador, no sé si por miedo u otra causa, había llegado a decidir la suspensión de la obediencia, mereciendo de esta forma el juicio negativo de los partidarios del papa Luna”. D. Fernando no quiso tener en cuenta las exhortaciones que la reina de Castilla, Catalina de Lancaster, y el arzobispo de Toledo le hicieran a favor del pontífice.

 

 El castillo-palacio de Peñíscola

 

Los benedictistas castellanos insinuaron a la reina regente que si D. Pedro de Luna era declarado ilegítimo y, en consecuencia, lo eran los actos por él realizados, las capitulaciones matrimoniales de Bayona que le permitieron convertirse en reina por su matrimonio con Enrique II de Castilla, podrían convertirse en nulas de pleno derecho. La cosa daba pavor… Por ello, en el proceso contra Benedicto que dictó el concilio de Constanza, los representantes hispanos se cuidaron muy mucho de que se hiciese referencia a una falta de legitimidad de D. Pedro de Luna. No podían pegarse un tiro en el pie. Aunque la doctrina conciliarista justificaría más tarde que un papa puede ser obligado a dimitir por exigirlo el bien de la Iglesia, posteriormente la Iglesia rechazó una tesis que únicamente fue válida para Benedicto XIII y para nadie más. Al fin y al cabo, Constanza no era una asamblea puramente eclesial -tal como afirmaba el papa Luna-, pues el sistema de “naciones” implicaba que los reyes soberanos nombraran a sus miembros de las delegaciones que, a su vez, ejercían el derecho a voto proporcionalmente al poder que representaban. Y es que cuando se violenta la estructura jurídica de la Iglesia -para algo está- puede ocurrir cualquier dislate.


Así pues, el 13 de diciembre de 1415, tras muchas e inconfesables presiones, los reinos de Castilla, Aragón y Navarra firmaron en Narbona unos acuerdos por los cuales reconocían la legitimidad del concilio de Constanza, pasando a formar parte de la nación española con igual voto que el resto de las naciones. El rey Fernando se comprometía en nombre de esos reinos a ejecutar una solemne sustracción de obediencia, si en el plazo de sesenta días Benedicto XIII no firmaba su renuncia al solio pontificio. Durante el tiempo de la sustracción y hasta la elección del nuevo papa por el concilio, las rentas de la Iglesia ¡ingresarían en las arcas reales! Todo un triunfo para el moribundo monarca aragonés.


El día de la Epifanía de 1416 se celebró un acto solemne en la catedral de Perpiñán para suspender la obediencia. El rey Fernando consiguió vencer in extremis la resistencia de San Vicente Ferrer -antes sincero defensor del papa Luna- para que pronunciase la homilía correspondiente: justificó la decisión tomada como fruto de una grave necesidad. Midiendo sus palabras, expresó su convencimiento de la absoluta legitimidad del papa Benedicto XIII, a la vez que pedía no obedecerle. Un ejercicio de equilibrismo que se convirtió probablemente en su peor sermón... 

 

 
San Vicente Ferrer

 

Por otra parte, la decisión de dejar sin obediencia al papa Luna se había decidido desde las altas instancias de gobierno, no por una asamblea del clero o por los obispos. Aunque Benedicto XIII sólo contara en Peñíscola con tres cardenales fieles, todavía la baja clerecía, bastantes obispos y, sobre todo, el pueblo fiel era, mayoritariamente, favorable al anciano papa. No obstante, el rey Fernando quería forzar a todos a la sustracción de obediencia bajo pena de muerte, pérdida de bienes y exilio: Convertir en mansas ovejas de Constanza a los lobos rapaces de Benedicto, afirmaba el propio monarca. Pero para ello, había que actuar cuidadosamente, si se querían evitar serios altercados. Sin embargo, a pesar de todas las precauciones, cuando Fernando de Malla -predicador encargado por el rey- llegando a Barcelona, anunció la sustracción de obediencia, el pueblo le llamó traidor y en la ciudad se produjeron disturbios. 


Influido por su expeditivo hijo Alfonso, el rey Fernando ordenó en febrero de 1416 la evacuación de todo el clero que permanecía en Peñíscola sin pertenecer a la ciudad, bajo pena de confiscación de sus beneficios. Estrechó el asedio llegando a cortarle totalmente las comunicaciones y, aunque no quiso apropiarse de las rentas del pontífice, redujo el avituallamiento del castillo al mínimo. El papa Luna seguía afirmando a quien quisiesen escucharle que estaba dispuesto a abdicar, siempre que se cumpliesen las condiciones conformes a derecho que él mismo estableciera ante el rey de Aragón y el emperador Segismundo. Benedicto XIII no se rendía. 


Cuando al morir Fernando de Antequera, su hijo Alfonso V el Magnánimo recordó que, según la disposición de su padre, seguía vigente la obligación de que los cardenales y obispos del reino acudiesen a Constanza, éstos rechazaron la orden, a la vez que el papa Luna declaró cismático al concilio, prohibiendo a quienes le reconocían como Sumo Pontífice participar en él. Seguidamente convocó un sínodo en Barcelona en el cual la Iglesia en Cataluña cerró filas en torno a Benedicto XIII e instó al rey Alfonso a no tomar decisiones precipitadas y escuchar las razones del papa, a restituirle la obediencia y a proporcionarle medios de vida en el castillo de Peñíscola. El monarca se ofendió ante tamaña osadía y anunció que permitiría el aprovisionamiento de la Sede papal sólo hasta que el concilio hubiese tomado una decisión. Así pues, tal como afirmaba D. Pedro de Luna, prevalecían las resoluciones del poder político sobre las de la propia Iglesia... Nada nuevo bajo el sol, antes y ahora.
 
 
 Alfonso V el Magnánimo

 

A pesar de todo, Benedicto XIII no cejó en defender públicamente su postura. Publicó de su puño y letra el opúsculo Super horrendo et funesto casu oboedientiae Papae substractae in regno Aragoniae, en el cual lanza anatema contra Fernando I y cuantos, siguiendo sus decretos reales, se atrevan a sustraerle la obediencia. Defiende su legitimidad pontificia, advierte sobre las perniciosas consecuencias de la sustracción y los males que amenazan al monarca: el peligro de perder su propia conciencia y poner en peligro su salvación eterna; la infamia que resulta de suponerle una depravada intención de ambición y avaricia; el grave detrimento de su estado y dignidad real


Por su parte, la regente de Castilla, Catalina de Lancaster, afianzada ya en el trono, apoyaba decididamente a Benedicto XIII a pesar de todo y de todos. Eso permitió al pontífice nombrar ocho obispos en el reino castellano, intentando crear así un sólido apoyo a su persona. Sin embargo, los vientos en su contra eran ya demasiado poderosos. Aragón y Portugal ya estaban en el concilio desde octubre de 1416 y Alfonso V obligó finalmente a la reina Catalina a ceder. Los delegados de Castilla, aunque no tenían la intención de retirar la obediencia al papa Luna ni de discutir su legitimidad, cuando llegaron a Constanza el 30 de marzo de 1417, se encontraron con que Benedicto XIII había sido ya procesado, sentenciado y depuesto. Sólo la determinación de los castellanos forzará luego al concilio a elegir primeramente al nuevo papa, pues la intención del emperador Segismundo era proceder a la reforma de la Iglesia en su cabeza y en sus miembros aún con la sede vacante, demostrando así que la suprema autoridad recaía no sobre el Sumo Pontífice, sino en la propia asamblea conciliar. Conciliarismo pues en estado puro…


Visto lo visto, el proceso contra Benedicto XIII que se incoó en Constanza fue la justificación jurídica de una decisión que estaba tomada ya desde el principio. Juan XXIII por la fuerza, y Gregorio XII de grado, habían abdicado. Había pues que acabar con Pedro de Luna para dejar expedito el camino a la unidad. Y había que hacerlo como había dispuesto el emperador Segismundo, autonombrándose defensor de la Iglesia. Una comisión presidida por los cardenales Fillastre y Zabarella emitió un decreto de citación con un resumen de los 27 artículos del proceso: se recordaba que, antes de su elevación al solio pontificio, Benedicto XIII se había pronunciado a favor de la via cessionis y jurado, como todos sus rivales, si resultaba elegido, trabajar por todos los medios posibles -aun asumiendo la abdicación- por el restablecimiento de la paz y unidad de la Iglesia; que, después de elegido, había cambiado por completo, como lo podían demostrar los hechos alegados por los testigos y, por fin, retirado en la inaccesible Peñíscola resistía, sin visos de ceder, todos los requerimientos que le habían sido presentados a abdicar. Así pues, mostrándose fautor et nutritor inveterati schismatis, debía ser considerado como hereje y cismático; y lo era en realidad, pues estaba públicamente difamado como tal… Ciertamente, Benedicto podía dudar con toda razón de salir indemne -tal y como las gastaban-, si comparecía ante Constanza.
 
 

 

Mientras, en el concilio, los embajadores de Aragón se quejaban y protestaban enérgicamente, aunque era inútil, de que la asamblea emplease la fórmula Sede Apostolica vacante, adoptada en un decreto conciliar, cuando el papa Benedicto aún no estaba depuesto. Quedaba pues en evidencia la mala fe y la actuación ab irato -la “mala leche” de la que hablaba Mons. Gonzáles Agápito- del emperador y sus conciliares. Sólo la insistencia de los delegados aragoneses hizo que, al menos, se citara oficialmente a Benedicto XIII a comparecer, pues los padres conciliares querían procesarle y deponerle inmediatamente. 


Así pues, fueron enviados a Peñíscola, dos monjes benedictinos: Lambert de Stock y el inglés Bernard de Planche que, en enero de 1417, relataron por escrito al concilio el resultado de su misión. Llegados a Peñíscola, se sorprendieron de lo inútiles que fueron sus esfuerzos para inducir al papa Luna a someterse y llevarle a la renuncia, y lo poco que le habían impresionado los decretos de acusación que le habían leído. Benedicto XIII respondió imperturbable a los que llamaba “cuervos del conciliábulo”: No está en Constanza la verdadera Iglesia. Y dando un golpe con su mano en el trono papal dijo: Hic est Arca Noe (Aquí está el Arca de Noé). Y continuó: “En verdad que he prometido en el cónclave que iría hasta la unión de la Iglesia, incluida mi renuncia, pero no antes de haber agotado todos los otros medios. Es así que yo soy el único juez de estos medios y que están muy lejos de haberse agotado. Luego no estoy obligado a cumplir mi promesa de renuncia. Además, yo envié a Constanza a mis embajadores. En todos los puntos soy invulnerable. Se me llama hereje y cismático. Yo soy el Papa. Los herejes y los cismáticos están en Constanza. Sin ellos el Cisma habría ya terminado hace un año y medio. Yo no cederé jamás. Podéis decírselo de mi parte”.


El concilio respondió furibundo a aquel venerable anciano que se atrevía a cuestionar su precaria legalidad. No presentando su defensa personal Benedicto XIII por sí o por procurador, el concilio faltó a toda ética jurídica en el proceso al no nombrar un defensor de oficio, con lo cual la parte acusada estuvo en una total indefensión y la sentencia emitida por el concilio, carecía así de todo valor por injusta, parcial, falsa y anticanónica. Se anularon las sentencias fulminadas por el papa Luna desde 1415: suspensiones, entredichos, excomuniones, deposiciones y procesos contra los funcionarios reales. En cambio, se mantuvieron todas las colaciones de oficios, prebendas beneficios y dispensas matrimoniales por él otorgadas. Y es que la justicia eclesiástica siempre ha sido muy selectiva…


Finalmente, el 26 de julio de 1417, se promulgaron dos decretos. El primero le declaraba contumaz; el segundo, De vultu eius, contenía la sentencia: “Pedro de Luna, llamado Benedicto XIII ha violado su juramento, escandalizado a la Iglesia universal, mantenido y propagado el cisma, impedido la paz y la unidad eclesiástica, que es hereje notorio e incorregible, que ha violado sin cesar el articulo de la fe unam, sanctam, catholicam et apostolica Ecclesiam, que se ha hecho indigno de todos los títulos, grados y honores, y ha sido negado por Dios, despojado ipso iure, de todos los derechos anejos al papado y a la Iglesia romana y que está excluido de la Iglesia católica como rama seca”. Tras despojarle de todos sus títulos, beneficios y empleos, la sentencia relevaba a todos los fieles de la obediencia y “prohíbe a todos con amenaza de los más severos castigos obedecerlo como papa, sostenerle, recibirle y prestarle auxilio, consejo y protección”.


 
La sentencia pues ponía de manifiesto como Benedicto XIII fue prejuzgado desde el principio en aras de una solución -la abdicación de los tres papas- decidida previamente por Segismundo y secundada servilmente por los demás monarcas de la Cristiandad. Toda la parafernalia pseudojurídica desplegada no tenía más objetivo que vestir de la máxima legalidad aquello que era más que discutible: la culpabilidad del pontífice. Se negó al papa Luna el derecho de defensa y se le conminó a renunciar a la tiara en aras de un bien eclesial que otros -los príncipes- habían decidido sin él cuál era. El proceso condenatorio contra Benedicto XIII y, por ende, el mismo concilio de Constanza se justificaron por ese estado de necesidad en el que cabían todas las excepciones… Ahí está en nuestros días la tardía persecución de la pederastia en el clero (no en todo el clero y, por todos los indicios, no con intención de acabar con ella) a costa de destruir el derecho procesal de la Iglesia y violentar los cánones para alcanzar “una certeza moral sobre hechos inciertos”, singular y novedosa, por adulterada, fórmula jurídica que apunta con satisfacción monseñor Jordi Bertomeu, nuestro flamante agente 02030, en su entrevista en la pijísima Vanity Fair. Y total para que, al final, tanto hoy como ayer, se humille al hombre y su dignidad; porque lo único que importa es sólo su interesado castigo, que precisamente sirve para que el mundo y sus príncipes nos sonrían complacientes y hasta nos subvencionen. Un mundo, en fin, que nunca dejará de odiarnos. Que se lo digan si no a D. Pedro de Luna.

Custodio Ballester Bielsa, Pbro.

www.sacerdotesporlavida.info

Entradas que pueden interesarte

24 comentarios

  1. Benedicto XIII respondió imperturbable a los que llamaba "cuervos del conciliábulo": No está en Constanza la verdadera Iglesia. Y dando un golpe con su mano en el trono papal dijo: Hic est Arca Noe (Aquí está el Arca de Noé).
    Padre Custodio: Eso mismo tuvo que hacer usted con el cuervo de Omella cuando le hizo dimitir de párroco en Hospitalet.
    El dia de su despedida estaba la iglesia parroquial a reventar.
    Haría usted mucho más bien sin estar sometido al cuerpo. Ahí lo dejo. Necesitamos "arcas de Noé"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos en aquel tiempo creían en El Arca De Noé, eran mucho más inteligentes que los católicos de ahora que el Arca se ha esfumado misteriosamente, todo y que en el Catolicismo se cree en la Evolución de la inteligencia humana que va de menos a más. EF.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo con 22/37.
    El Arzobispo se plegó a los deseos de una señora.

    Peor aún que Constanza fue su caso.

    ResponderEliminar
  3. Por favor no insulte a nuestro Arzobispo, le admito que discrepe, pero con buena educación. Con el insulto usted mismo se descalifica. Podemos y debemos comentar sin rencor y con buena educación

    ResponderEliminar
  4. Derecho canónico, derecho fantasma15 de noviembre de 2021, 0:13

    "El proceso condenatorio contra Benedicto XIII y, por ende, el mismo concilio de Constanza se justificaron por ese ESTADO DE NECESIDAD en el que cabían todas las EXCEPCIONES… Ahí está en nuestros días la tardía persecución de la PEDERASTIA en el clero (no en todo el clero y, por todos los indicios, no con intención de acabar con ella) a costa de DESTRUIR el derecho procesal de la Iglesia y VIOLENTAR los cánones para alcanzar “UNA CERTEZA MORAL SOBRE HECHOS INCIERTOS”, singular y novedosa, por adulterada, fórmula jurídica que apunta con satisfacción monseñor Jordi Bertomeu, nuestro flamante agente 02030, en su entrevista en la pijísima Vanity Fair. Y total para que, al final, tanto hoy como ayer, se humille al hombre y su DIGNIDAD."

    Totalmente correcto.

    Sobre el total derecho penal y procesal canónico, y sobre todo el derecho administrativo sancionador procesal y material canónico, está presente la INDEFENSIÓN, que consiste en no reconocer uno o algunos de los diversos derechos humanos penales, procesales y administrativos.

    La INDEFENSIÓN, pòr tanto, ni que sea causada por la vulneración de uno sólo de los derechos humanos, implica la automática NULIDAD EX TUNC de todo proceso, y por tanto, de cualquier sentencia o decreto que condene a cualquier obispo, cardenal, cura, diácono, religioso o laico. De radice.

    Esto se ha visto en el proceso contra Becciu, cuando el mismo Bergoglio dicen que hizo 4 rescriptos anulando y alterando las normas de derecho procesal probatorio sólo ad casum, para el juicio contra Becciu, en el sentido de reducirle sus derechos humanos. Sólo por eso, el mismo juicio debe de ser nulo ex tunc. Una verdadera vergüenza de justicia pontificia y vaticana, el hazmerreír chapucero del mundo jurídico...

    En derecho español está reconocida el derecho de defensa, interviniendo derecho a ser informado de los hechos atribuidos, el cambio relevante de los hechos y la investigación, y con el grado de detalle efectivo y con el tiempo suficiente y el asesoramiento jurídico para ejercer tal defensa, derecho a examinar las actuaciones con debida antelación y antes de que se le tome declaración, a no declararse culpable, a presumir la inocencia y no ser prejuzgado de culpable, al onus probandi o prueba jurídicamente válida y científicamente obtenida...

    Así lo dice nuestra constitución en el art. 24, y en todos los tratados europeos e internacionales:

    Artículo 24
    Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

    INDEFENSIÓN, es por tanto, lo que planea en todo el derecho canónico sancionador. Pero su sanción es rápida: NULIDAD DE ACTUACIONES.

    Observen, de otro lado, que alcanzar “UNA CERTEZA MORAL SOBRE HECHOS INCIERTOS” es típico del derecho instructor e investigador hasta finales del siglo XIX, cuando sólo había el psicologismo para determinar la culpabilidad, ya que se carecían de instrumentos científicos probatorios.

    No obstante, otra cuestión es la defensa de la Fé para que el Pueblo de Dios no caiga en el escándalo y la confusión, de acuerdo con el principio supremo de la salvación de las almas, cura animarum, que también está a la par con la presunción de inocencia, tal como dice Benedicto XVI, y estos dos principios aún no han sido desarrollados en una ley procesar penal y administrativa, volvió a decir Benedicto XVI (el cual podría haberlo hecho en su tiempo, pero ahora corresponde a Bergoglio, que omite cumplir su deber).

    Muy grave y transcendental es lo que afirma el P. Custodio, y es que el tiempo sufre a veces de plegamientos espacio-temporales muy significativos, lo que indica que no estamos recorriendo un tiempo de progreso, como correspondería, sino que estamos en un tiovivo temporal donde cada momento es el día de la marmota, pero con la marmota más grande y más hambrienta y más cabreada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ver cómo de atrasado y antihumano son estos "investigadores", mirando encontrar “UNA CERTEZA MORAL SOBRE HECHOS INCIERTOS”, que este sistema de investigación psicologista, ya obsoleto y antiderechos humanos, se puede observar antes y después de Sherlock Holmes.

      En efecto, el psicologismo investigador, que llevaba a la prisión y al cadalso a diversos inocentes, se puede observar en la obra de Dostoievski en "Crimen y castigo", cuando el asesino de la anciana usurera y su hermana, Raskólnikov, es descubierto como asesino por un personaje por el simple hecho psicologista de que bajó las escaleras mientras el grupo subía hacia el piso de las dos hermanas: "él bajaba cuando nosotros subimos y las encontramos muertas, luego él fue el asesino".

      Sherlock Holmes, de otro lado, podemos decir que es el detective de ficción más famoso que usa los prolegómenos del método científico en las investigaciones criminales, huyendo del psicologismo de los investigadores anteriores.

      Ante un investigador así, los derechos humanos a la presunción de inocencia son esenciales, y son irrenunciables: no declarar contra sí, contar con ayuda de abogado, saber de qué se le acusa con detalle, tiempo suficiente para la defensa... esto es insoslayable para el derecho canónico, porque entonces se originaría un grave atentado contra los derechos humanos procesales.

      Otra cuestión es la defensa de la Fé, pero esto ha de estar desarrollado en la nueva ley procesal penal y administrativa sancionadora, que fue prometida desde 1965, cuando se clausuró el Concilio Vaticano II... y además, un código penal y un código de sanciones administravas con tipos tasados y exactos, con penas concretas y determinadas... ah, y una Constitución eclesial, la Lex Ecclesiae Fundamentalis, donde quedarían recogidos todos los derechos humanos de laicos y consagrados... cardenalísimos y Bergoglio, menéense y empiecen a trabajar ya de una vez...

      Eliminar
  5. Islamo-comunismo (a)15 de noviembre de 2021, 3:43

    Las 4+1 jinetes del Apocalipsis, Yolanda Díaz, Ada Colau, Fátima Hamed Hossein, Mónica Oltra y Mónica García, aficionadas a promover la aversión a los católicos y a aberrancias variadas, podrían haber aprovechado su reunión conjunta (con escándalo de otro frente feminista), para haber dicho a la Fátima Hamed para que haga el favor de reconsiderar su adscripción religiosa hacia una religión tan machista y tan militarista y tan nociva para la salud de Occidente como es el Islam.

    Vamos a repasar la memoria histórica de verdad, no la mentira promovida por los gobiernos de Madrid y Barcelona:


    I. MONARQUÍA, ESPAÑA, CATOLICISMO

    Colau es antiespañola, anticatólica y antimonárquica, pues acaba de retirar la calle de los Reyes Católicos del nomenclátor de Barcelona, cuando la monarquía, la hispanidad y la catolicidad son inherentes al ser nacional de España y Cataluña, junto con los tres lemas medievales: libertad, propiedad e igualdad: Dios, Patria, Rey y Fueros, que reconocían al hombre libre, su propiedad y su igualdad.


    II. CONDENA AL COMUNISMO MARXISTA

    1. Colau es marxista comunista y estalinista, como demuestra el hecho de que puso unos carteles en las paradas de autobuses "Gloria a los mártires del socialismo" (Estrella Roja con Hoz y Martillo), y "Lenin y Satalin, héroes de la Revolución" (ídem):

    Javier Navascués Pérez
    infocatolica.com/blog/caballeropilar.php/2111061155-el-ayto-de-barcelona-hace-apo

    2. El comunismo marxista del PSOE-UGT, el estalinismo del PCE-PSUC, el anarquismo bakunista de CNT-FAI, los revolucionarios de ERC y los revolucionarios republicanos variados, fueron culpables en España y en la Generalidad de Companys de horrendos crímenes de lesa humanidad y genocidio biológico y cultural contra católicos, derechistas, monárquicos alfonsinos y carlistas, clase media y alta y entre los mismos izquierdistas (Andreu Nin del POUM, detenido ilegalmente por la NKVD, torturado, asesinado despellejado, enterrado en una desconocida fosa, junto con cientos de anarquistas y otros izquierdistas, como el socialista José Robles Pazos, amigo de Hemingway y Dos Passos, asesinado por el NKVD).

    3. "El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión" (1997) es un libro escrito por profesores universitarios e investigadores europeos y editado por Stéphane Courtois, director de investigaciones del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia, donde catalogó diversos actos criminales (asesinatos, tortura, deportaciones, etc.): 100 millones de asesinados y genocidiados, 1.000 millones de oprimidos y explotados en los diferentes países, represión y hundimiento cultural, social, político, económico y ecológico.

    4. Por su parte, la resolución del Parlamento Europeo condenatoria del comunismo (2019/2819 RSP), lo equipara al genocida nazismo, pues Hitler y Stalin firmaron el Tratado de no Agresión nazi-soviético de 23 de agosto de 1939, también conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop, y sus protocolos secretos, que permitieron a dos regímenes totalitarios, que compartían el objetivo de conquistar el mundo, repartirse Europa en dos zonas de influencia. La Resolución pide retirar del nomenclátor a todo marxista y comunista (aquí sería Andreu Nin, Karl Marx y Pablo Iglesias), estableciendo el 23 de agosto como el Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo, condenando sin paliativos a la ideología comunista y marxista.

    ResponderEliminar
  6. Islamo-comunismo (b)15 de noviembre de 2021, 3:43

    III. ISLAM

    El Islam, en el siglo VII d.C. apostó por ser una religión militarista y por inmiscuirse en los asuntos de otras naciones para conquistarlas a través de una presunta tolerancia, ofreciendo una cara amable, y cuando ya estaba en las instituciones políticas (poder coactivo), conquistarlas desde dentro irremisiblemente, sin piedad.

    Los que nos venden la burra necia de que el Islam es respeto, los que para decir que el cristianismo sólo eran cruzadas, y sobre todo, los que abogan y apuestan por hablarnos de una lejana España quimérica y utópica del mentiroso Al Andalus de las Tres Culturas, en la que convivían las tres religiones y la superior a todas ellas era el Islam, como lo tenemos por ejemplo en la serie El Cid, donde los cristianos eran sucios bestias, y los moros de Zaragoza ya practicaban el ecologismo, la higiene y la estética, no nos cuentan la verdad histórica auténtica, como no cuentan la del comunismo marxista y estalinista, porque sus omisores esconden su programa ideológico totalitario, dictatorial y opresor, s.e.u.o.:

    796 d.C.: terrible represión de los mahometanos del Islam contra la revuelta de los autóctonos en Córdoba, con lo que 20.000 familias (sí familias), deben de tomar el exilio.

    815 d.C.: Abderramán II promulga en Córdoba un edicto que castiga con la muerte a los blasfemadores contra el Islam, que son los que ellos deciden, y mete en prisión a todos los jefes de la comunidad cristiana de Córdoba. En el 816 d.C. tiene lugar la depuración de la administración de sus elementos cristianos, así como la destrucción de todas las iglesias construidas después de la conquista islámica

    817 d.C.: el levantamiento de conversos forzados en la misma Córdoba causa la expulsión de sus habitantes

    900 d.C.: se toma una medida radical, la prohibición definitiva para los cristianos de Córdoba de construir nuevas Iglesias

    976 d.C.: después de la invasión almorávide, Almanzor organiza en Granada y Sierra Nevada una verdadera inquisición y expurga la biblioteca real de al-Hakam II, esencialmente compuesta por obras acumuladas por los visigodos que son quemadas en un gigantesco auto de fe islámica.

    981 d.C.: Almanzor saquea Zamora, llevándose 7.000 cautivos, en cuerdas de a 50 (Almanzor hizo 56 sangrientas expediciones militares contra los reinos cristianos, haciendo decenas de miles de prisioneros)

    985 d.C.: Almanzor saquea Barcelona el 6 de julio a sangre y fuego, enviando 1000 cabezas diarias sobre Barcelona, destruyendo todas las propiedades y saqueando todo lo que se podía robar (dinero, joyas, bienes), haciendo esclavos (70.000 mujeres y niños en la campaña global) y cautivos, matando a cuchillo a los hombres defensores, arrasando documentos privados (títulos de propiedad)

    997 d.C.: Almanzor destruye hasta los cimientos la ciudad de Santiago de Compostela, dejando un reguero de destrucción atroz, destruyendo iglesias, monasterios y conventos, y haciendo prisioneros a miles de cristianos para venderlos como esclavos, para así hacer recordar que él era el dueño y señor de la Península

    1010 d.C.: empiezan las masacres de cientos de judíos en los alrededores de Córdoba, que se prolongarán durante 3 años

    1066 d.C.: el asesinato de miles de judíos en Granada

    1102 d.C.: la población cristiana de Valencia huye hacia las regiones del norte, recientemente reconquistadas, para escapar de las persecuciones islámicas

    1125 d.C.: los cristianos de Granada aprovechan la retirada de las tropas de Alfonso de Aragón, de vuelta a sus cuarteles después de la campaña en Andalucía, para buscar refugio en el norte cristiano

    1146 d.C.: se produce otro éxodo masivo de los cristianos de Sevilla que huyen de la invasión islámica de los cafres almohades

    ResponderEliminar
  7. Islamo-comunismo (c)15 de noviembre de 2021, 3:45

    IV. IDEARIO ISLAMO-COMUNISTA ATRACTIVO

    Esta historia de la barbarie islámica en España es así, pero muy por encima, porque lo que significa todo ello es que la señora Fátima Ahmed no engaña, y hace muy bien en no mentir:

    1. Los mahometanos ponen en su lugar a la mujer y al hombre, son machistas, y ella lo lo sabe, lo acepta y no lo condena: omite deliberadamente su deber de emitir la debida decisión de condena del machismo islamista

    2. Los mahometanos no admiten el cisgénero ni la ideología de género.

    3. El islam es un proyecto político de unificación religiosa, presentando una férrea relación entre religión y política, tendente a unificar todos los aspectos de la vida de las personas y de las comunidades humanas.

    4. El ideario islámico, para este tiempo de crisis económica y moral, puede ser atractivo para los desfavorecidos, al igual que la ideología marxista o anarquista de la sociedad sin clases y vida en comunidad, como lo demuestra la ideología mahometana:

    a) una comunidad sin clases ni razas
    b) la usura está prohibida
    c) la obligación de la limosna
    d) el respeto a los mayores
    e) la protección de la familia

    5. Pero el pasivo del islamo-comunismo en España es la sumisión total a la religión islámica, es el fin de la libertad, de la propiedad y de la igualdad propias de la tradición medieval españolas, pues la Edad Media española ve nacer a los hombres libres del Código de las Siete Partidas (y de las Leyes de Burgos para los indios), propietarios de su cuerpo, trabajo y bienes, e iguales todos dentro de los fueros aplicables.

    6. El tema es transcendentalísimo y más serio de lo que se puede imaginar, es convertir a España en el portaaviones de una política islámica totalitaria y dictatorial unida a una política comunista marxista, el Gran Reinicio y el Gran Apagón de las libertades, igualdad y propiedad reconocidas desde la Edad Media, la subyugación del hombre y la mujer a una religión militarizada y a un comunismo marxista totalitario (curiosamente materialista-ateo ¿cómo se explica? en el reparto momentáneo del poder), dando un clarísimo ejemplo de que la historia de verdad, no la mentirosa promovida por el gobierno, es totalmente pendular, pero con un péndulo siempre forzado y violentado, porque la historia sólo es pendular si es forzada, nunca jamás lo es motu proprio.

    Y lo pendular es volver a épocas de barbarie, oscuridad y crueldad, como lo fue el Islam durante 800 años, Napoleón (la Ilustración masónica francesa genocida con un millón de muertos españoles) y la Guerra Civil (el genocidio biológico y cultural del comunismo estalinista del PCE-PSUC y trosquista del POUM, socialismo leninista del PSOE-UGT, anarquismo bakunista de CNT-FAI, masonería, revolucionarios de ERC y republicanos españoles).

    ResponderEliminar
  8. Mucho hablar de la invasión musulmana en la España visigótica y hechos históricos posteriores a 711. Pero la traición de D. Rodrigo en connivencia con D. Julián, fue la entrega de España al Islam. Algo mas vergonzoso y triste que la entrega del ejercito de Afganistan a los talibanes ocurrido hace pocos tiempo. Lamentarse de poco sirve.

    ResponderEliminar
  9. En els comentaris es parla molt de la cultura del Regne de Castella , però oblidem un fet tan trascendental i de gran importancia en la societat i la cultura Tant civil com religiosa que va suposar l'aportació del Gran bisbe Oliba, bisbe de Vic i abat de santa Maria de Ripoll i de sant Miquel de Cuixà, que al promoure el tractat de de Pau i treva va ser la més gran aportació per la Pau i justicia entre la societat del s. XI davant l'extorsió del feudalisme a la pagesia d'aquells temps

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No és un tema oblidat; Jesus Sanchez Adalid ha publicat fa ben poc una novela sobre aquest tema: Las armas de la luz (hi ha versió també en català). Sanchez Adalid és novelista i rector de parròquia i un super-vendes de novela històrica.

      Eliminar
  10. No creo que el punto final del artículo haga justicia al ensayo crítico que apareció en Germinans hace unos días y fue borrado. Me imagino los intereses creados que han motivado dicha imposición jerárquica. Mi solidaridad con don Custodio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas horribles jerarquías van a caer como cayeron los Imperios. Cuando pase el tiempo, nos vamos a reír de ellos, veremos sus estatuas y sus discursos por los suelos, y nos diremos:

      - Pero cómo tuvieron todos tanto miedo de estas nulidades, mediocridades... mirad, todas sus obras eran de arena... fíjate, no ha quedado nada de pie... sus discursos, por el suelo, sucios, nadie los lee...

      Eliminar
    2. Tienen miedo de la libertad de expresión. Desde el Concilio Vaticano II está pendiente el reconocimiento de los derechos humanos a la libertad de expresión y de información.

      Por cierto, a Novell no se le ha exigido la rendición de cuentas de su gestión como obispo.

      Eliminar
  11. No estamos tan lejos, visto lo visto, del lejano siglo de hierro.

    Solo que ahora se hacen las cosas de manera mas SIBILINA.

    Tenemos que lidiar con una cantidad de escándalos que a mí personalmente me da vergüenza ajena,la verdad!

    ResponderEliminar
  12. El padre Custodio Ballester debería ser arzobispo de Barcelona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, ja ja, ja!
      Festival del humor!

      Eliminar
    2. Personalmente lo propondría como Arzobispo castrense.

      Eliminar
  13. Veo bastante fijación con el Cura Tortosino.

    Agradecería saber porque!

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Es verdad !!.No me había dado cuenta que han retirado el ensayo,del otro día, del Padre Custodio.¿otra vez lo han REMISERICORDIADO?.¡qué atajo de INQUISIDORES!.Para lo que les interesa,bien recurren al pasado...No sigo,que me pone de muy mala leche y soltaria tal cantidad de exabruptos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calma la paciencia es una gran virtud. No decía Sta. Teresa : " La paciencia todo lo alcanza"

      Eliminar
  15. Para Anónimo 13:35. Si lo que digo del padre Custodio arzobispo le parece de festival del humor, a mi Omella y sus secuaces me parece de festival del horror

    ResponderEliminar
  16. He dicho lo de "festival del humor" por no ser demasiado duro. Realmente opino que sería "vo-mi-ti-vo". Más claro ahora?

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
El arzobispo de Tarragona reconoce ahora que el prusés deja «una sociedad rota»
Los demonios del Padre Joan, la sorpresa de Jaume Vives
Utilizan una parroquia para celebrar «mitines» del indepentismo catalán
El nuevo trabajo del obispo de Solsona en Semen Cardona, especializada en esperma porcino premium
El obispo de Solsona "seguirá siendo cura" aunque se case hoy con su novia pornosatanista, que podría estar embarazada
El cardenal Omella se suma a la tesis falsa de que Otegi ha pedido perdón por los atentados de ETA
Xavier Novell, suspendido de sus funciones por solicitar casarse con Silvia Caballol
Indiferència religiosa
El cura de Cardona se niega a celebrar un funeral en español, y la familia del difunto se larga
Ayer beatificaron a otros 3 catalanes martirizados bajo Companys
La soledad del obispo de Solsona que dejó todo por amor: en bus y en un piso de 40 metros esperando a casarse
Xavier Novell y Silvia Caballol, ¿embarazados de gemelos?
La Iglesia da por hecha la salida de Novell aun sin notificársela
El exobispo de Solsona y su novia preparan los papeles para casarse por lo civil