martes, 8 de septiembre de 2020

Los cambios que no llegan

Sant Vicenç de Sarrià, Sant Gregori Taumaturg, Sant Pius X, Sant Andreu del Palomar

Estamos ya a mediados de septiembre y los nombramientos de párrocos para este nuevo curso siguen sin aparecer. Una situación completamente atípica en la diócesis de Barcelona, que en absoluto puede atribuirse al Coronavirus, ya que todas las diócesis han hecho sus deberes adecuadamente a pesar del COVID excepto la nuestra. Don Juan José se escuda en los cambios en la institución del Seminario, que lógicamente mueven cualquier rueda de nombramientos, porque hay sacerdotes que pasan a formar parte del equipo del Seminario y deben dejar sus parroquias y los que salen del equipo de formadores hay que recolocarlos. Ya dije en mi escrito del 30 de junio: "El gran problema de los nombramientos de este verano se llama Felip Juli Rodríguez", cuando aún no se sabía la crisis que se avecinaba, que ese era el principal problema de los nombramientos. Pero quedaba por delante todo el mes de julio y parece que no se movieron las cosas a la velocidad que debían hacerlo.

La negativa del Rvdo. Felipe Julio Rodríguez a aceptar ninguna parroquia, complica más las cosas, así que con lo que tienes, debes cubrir todas las vacantes, que no son pocas, ya que además han habido este curso bajas inesperadas como la del Rvdo. Josep Soler (por fallecimiento) que estaba al frente de la parroquia de Sant Andreu del Palomar, y la del Pro-Vicario General, el Rvdo. Joan Galtés (por enfermedad) que era párroco de Sant Gregori Taumaturg.

Salvador Bacardit ahora rector del Seminario

A todo ello hay que añadir la elección de un nuevo Vicario Episcopal en substitución del Rvdo. Salvador Bacardit, para lo que nuestro simpático arzobispo montó una consulta entre el clero. Pero esa consulta (que caducaba inicialmente el 31 de agosto) al realizarse en pleno verano no ha tenido la respuesta esperada por lo que el cardenal ha tenido que prorrogarla hasta el pasado domingo, lo que significa otro retraso más en toda la dinámica de cambios y nombramientos que están aún en el aire.

Está previsto para el 19 de septiembre la visita de Don Juan José, junto a Don Carlos Osoro y Don Luis Argüello a S. S. el Papa Francisco en Roma, es decir el nuevo equipo responsable de la Conferencia Episcopal Española (Presidente, Vicepresidente y secretario). Me imagino que para esas fechas nuestro cardenal tendría previsto tener cerrado el tema de los nombramientos, pero la cosa de momento va lenta y podría ser que aún no estuvieran del todo definidos.

Hay dos problemas por los que el proceso no avanza, el primero es que Don Juan José tiene ahora muchas obligaciones y delega mucho en sus obispos auxiliares, que todavía están muy verdes y poco preparados para tanta responsabilidad, y el segundo que a estas alturas (cuando se pone en marcha el curso en la mayoría de parroquias) y con el COVID de por medio, algunos sacerdotes consultados han dicho que este año mejor se quedan donde están y el año que viene ya hablaremos, por lo que no se acaban de encontrar todos los candidatos dispuestos a cambiar y hacer una rueda suficientemente potente para cubrir todos los huecos.

En cuanto a los nombres que circulan en las quinielas para las principales parroquias, prefiero no citar ninguno, pero si afirmar que si mis informaciones son correctas el progresismo retendrá la parroquia de Sant Andreu del Palomar, pero las otras parroquias fuertes de estos nombramientos (Sant Vicenç de Sarrià, Sant Gregori Taumaturg y Sant Pius X) caerán en manos de sacerdotes de buena doctrina. De confirmarse esto, sería una muy buena noticia, por lo que se tendrá que felicitar a Don Juan José, aunque también es cierto, que ya no queda otra, el clero nacionalprogresista se reduce, cada vez hay menos y más ancianos.

Lo que está sucediendo con estos nombramientos es quizá un anticipo de lo que nos espera en esta diócesis durante el mandato de nuestro actual arzobispo al frente de la Conferencia Episcopal, sus obligaciones en Madrid y en Roma no le van a dejar demasiado tiempo, y los obispos auxiliares van a tener que espabilar mucho si quieren evitar que las cosas se encallen y los problemas se perpetúen. Esperemos que el equipo episcopal tome nota de lo sucedido, y encuentre los mecanismos para que la diócesis pueda seguir funcionando con normalidad.

Antoninus Pius

18 comentarios:

  1. "A todo ello hay que añadir la elección de un nuevo Vicario Episcopal en substitución del Rvdo. Salvador Bacardit, para lo que nuestro simpático arzobispo montó una consulta entre el clero. Pero esa consulta (que caducaba inicialmente el 31 de agosto) al realizarse en pleno verano no ha tenido la respuesta esperada por lo que el cardenal ha tenido que prorrogarla hasta el pasado domingo..."

    Ciertamente, no me lo puedo de creer, como dijo el castizo.

    ¡¡¡Si precisamente, las alcaldadas y los gobiernos que quieren hacer las trastadas, publican sus resoluciones cojeantes en agosto, navidad, semana santa, fines de semana y puentes!!!

    Hacer una consulta y cerrarla el lunes 31 de agosto es como no hacer nada, y prorrogarla una semana, pues que va a ser que también.

    En toda consulta, ha de haber un período de reflexión con un tiempo prudencial, en caso contrario, no es una consulta, es una notificación encubierta, dado que no das tiempo suficiente como para investigar al sujeto o la materia consultada.

    En fin, aconsejo hacer la próxima consulta en navidad, otra época embarazosa...

    ResponderEliminar
  2. La Curià esta paralizada, todo va muy lento, cualquier gestión burocratica se eterniza.
    Por tanto este retraso en los nombramientos parroquiales no ha hecho sinó que poner en evidencia esa realidad. Ha sido un espejo.
    Además por Roma circulan rumores que nuestro arzobispo quiere otro obispo auxiliar para Barcelona, que actualmente es parroco.
    A esta altura aun nadie sabe si el rector del Seminario dimitio o lo cesaron.
    A este paso ni a finales de septiembre saldran los nombramientos.
    Lo del Covid no sirve como excusa de este monumental retraso.
    Precisamente con el confinamiento los que debian tomar decisiones han tenido mucho más tiempo.
    Como dice un sacerdote amigo “virgencita, virgencita que me quede como estoy”

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que pasa cuando se tienen demasiados cargos y destinos: Presidente de la CEE en Madrid, Cardenal y responsable de obispos y Justicia en Roma, Arzobispo en Barcelona, hijo predilecto de Cretas... Quien mucho abarca poco aprieta...

      Eliminar
    2. Muy agudo, anónimo 1/28.
      Con lo de Cretas ( Queretes) también, no lo olvide, LO HA BORDADO USTED, OIGA!

      Eliminar
  3. "... y el segundo que a estas alturas (cuando se pone en marcha el curso en la mayoría de parroquias) y con el COVID de por medio, algunos sacerdotes consultados han dicho que este año mejor se quedan donde están y el año que viene ya hablaremos..."

    Pues es un buen argumento:

    En la Quinta Regla de la Primera Semana de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, dice así:

    "En tiempo de desolación nunca hacer mudanza, mas estar firme y constante en los propósitos y determinación en que estaba el día antecedente a la tal desolación, o en la determinación en que estaba en la antecedente consolación. Porque así como en la consolación nos guía y aconseja más el buen espíritu, así en la desolación el malo, con cuyos consejos no podemos tomar camino para acertar".

    Aunque se aplica "desolación" a "espíritu del mal", y mudanza o "cambio de propósitos y determinación" se opone a consolación y perseverancia en la fe, en esta época de mala gestión política de la pandemia, por culpa de todos los políticos del signo que sea, lo más prudente es sin duda esperar a la finalización de la misma y, calmada la catástrofe de la apocalíptica pérdida de participación de los fieles y del derrumbe dramático de ingresos en los cepillos (que ni en la crisis bancaria del 2008 llegó a tales extremos), lo que es mejor es dejar para la normalidad sanitaria todo traslado de sacerdotes, pues ahora todo, todo y todo sin excepción está en calamidad y destrucción de participación e ingresos financieros...

    Y si no, que Omella vaya a Italia... allá, simplemente, como dice Marco Tosatti, las familias han desaparecido de las misas, y el desplome de participación de fieles en las misas, casamientos, confirmaciones y otras devociones, junto con las donaciones, ha sido inaudito, inédito e inverosímil, llegando a cifras del 70%, y presagiando una espectacular e histórica apostasía masiva de la fe en Italia, debido a que los obispos han cerrado los templos y las misas (amparados por Francisco) y han abandonado del todo a los fieles en sus tribulaciones, pero del todo todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por vafor: ¡no sean tan largos! Creo que tienen más sabro las opiniones, comentarios breves para leerlos mejor. Esto brevis...Gracias.

      Eliminar
  4. "Lo que está sucediendo con estos nombramientos es quizá un anticipo de lo que nos espera en esta diócesis durante el mandato de nuestro actual arzobispo al frente de la Conferencia Episcopal, sus obligaciones en Madrid y en Roma no le van a dejar demasiado tiempo, y los obispos auxiliares van a tener que espabilar mucho si quieren evitar que las cosas se encallen y los problemas se perpetúen. Esperemos que el equipo episcopal tome nota de lo sucedido, y encuentre los mecanismos para que la diócesis pueda seguir funcionando con normalidad."

    Es que las cosas van a empeorar aún más en la Iglesia, debido a la nefasta gestión episcopal y pontificia generales durante la pandemia:

    1. En Italia se decretó el confinamiento el 23 de febrero, en medio del natural y obligatorio caos social debido a su inútil clase política, con media Italia del norte huyendo hacia el sur y propagando la epidemia.

    En España, otro tanto de lo mismo, con Sánchez e Iglesias no cerrando las fronteras con Italia, y dejando hacer la manifestación feminazi del 8 de marzo y cientos de miles de actividades sociales hasta el 14 de marzo, que no fue efectivo hasta el 21 de marzo, ocasionando el pico más alto de fallecimientos en residencias de ancianos y del resto de enfermos el 31 de marzo.

    2. Italia, como España pero un poquitito menos, por presión de los obispos y el Papa, con seguidismo de las medidas draconianas del presidente de la República, cerraron a cal y canto las iglesias y las visitas a los enfermos, causando el mayor abandono y tristeza masiva de familiares, enfermos y ancianos que jamás se haya dado, ni siquiera en la Primera y Segunda Guerra Mundiales. Sin precedentes la masiva crueldad del abandono y maltrato de ancianos en residencias...

    3. La epidemia está causando en Italia y más aún en España, una gravísima crisis económica, social, cultural y política, que en España sólo se dio en la Guerra Civil y sólo en los últimos meses del hundimiento de la corrupta, represora y criminal de lesa humanidad II República y Generalidad de Cataluña de Companys, en manos de marxistas y anarquistas de todos los partidos: PSOE, UGT, CNT-FAI, PSUC-PCE...

    Algún analista está diciendo que más matará a largo plazo la crisis económica derivada de las pésimas medidas alocadas del gobierno (retraso del confinamiento y de duración largísima), que no las muertes directamente relacionadas con la epidemia.

    4. No existe ningún manual sobre cómo gestionar esta crisis, ni en la Iglesia porque nunca en su historia se ha visto el abandono por parte del Papa y obispos, ni en la sociedad porque no se ha visto tal incompetencia e incapacidad, y como comentó jocosamente uno, ante la epidemia del Covid-19 y la más terrible epidemia de la mala gestión de los políticos, verdadera malvestad, sólo nos queda la fórmula medieval del "ajo y agua", ya saben, a jod.... y a aguantarse.

    Dicen que cuando acababa la matanza de la epidemia, en las ciudades medievales los taberneros eran los primeros en abrir y gritaban:

    --- Entrad, entrad y bebed vino, alegraos, que ya ha acabado la peste...

    Y la gente entraba en masa y bebía a saco, para dar píngües ganancias al tabernero... y el que no se consuela es porque no quiere, y las penas con pan son buenas... y con vino y mantequilla, huum, huum...

    ResponderEliminar
  5. Los nombramientos seguirán el orden del año litúrgico, por lo que serán publicados el primer domingo de Adviento y la entrada en funcionamiento de la parroquia será por la
    epifanía. Lo veo bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugiero mejor nombrar después del fin oficial de la pandemia, hacerlo burocráticamente como autómatas en el primer día del Año Litúrgico, el Adviento, primero es ridículo y absurdo, porque el tiempo de Adviento es espiritual previo a la Navidad, y segundo porque haces venir a un cura desconocido e ignorante que tendrá doble trabajo:

      1. Asimilar la vida económica y pastoral de su jurisdicción parroquial, que son decenas de miles de personas

      2. Preparar espiritualmente a la parroquia con vistas a la Navidad


      3. Y si todo ello es negativo, añádase la eclesiocatástrofe de la pésima gestión pastoral de Omella y muchos obispos, que cerró iglesias y misas, desamparado a los fieles y enfermos, en un momento en que la tradicion eclesial precisamente hacía un acto material de la obra de misericordia de atender a los enfermos y necesitados de consuelo durante las epidemias.

      Está desaparición de la Iglesia y abandono de los fieles a la dureza de la enfermedad, más en las residencias, domicilios y hospitales, ha ocasionado la caída sin precedente alguno, excepto la Guerra Civil, en la presencia de católicos en las misas y de las aportaciones económicas.


      Los nuevos nombramientos, si se hacen en Adviento, estarán al frente de iglesias arruinada económicamente, con la participación bajo mínimos, con el prestigio y la credibilidad por los abismos, y con la carga de la preparación del Adviento y Navidad, afrontando una cuesta de enero y febrero que puede ser de nivel catastrófico.

      Como de costumbre, otra vez un gobierno diocesano barcelonés inhumano, de alma metálica de robot burócrata, aislado como un extraterrestre de la realidad social y económica, y con planteamientos programático entre quiméricos y utópicos, propios de todo unicornio multicolor que hace planes en las nubes de su burbuja de fantasía e ilusión.

      ¡Ineptos, que estamos en la peor crisis que incluso la de Lehman Brothers del 2007 porque ha sido agravada por los corruptos e incapacitados políticos, como cuando Zapatero ignoró la realidad de la crisis en el 2010, y ni siquiera os habéis enterado de nada!

      Eliminar
  6. ¿Y EN ESPAÑA?

    ¡Ah, mira!, en Italia han hecho ya la estadística, y han visto que la gestión de la pandemia por la jerarquía eclesiástica (empezando por la máxima) ha sido tan nefasta, que se han cargado el 70% de la esistencia a la misa y a los sacramentos. ¡El 70%! Con lo que resultará que la Iglesia será la institución más dañada por el covid (y por la gestión de sus mandos) Lo más decoroso sería que dimitieran todos, empezando por el Papa.¡Qué desastre!

    Y aquí en España supongo que no harán estadísticas, para evitar reconocer los tremendísimos errores de la actual directiva de la Iglesia, encabezada por el cardenal Omella, que fue el primero en decretar el cierre de las iglesias: de esos polvos, estos lodos.

    Pues nada, a chapotear en el lodazal y a explicarle al papa lo bien que lo están haciendo (pero sin estadísticas, que son un incordio). Sí, claro, la Conferencia Episcopal gestionada como la archidiócesis de Barcelona. ¡En qué manos nos ha puesto Satanás!

    ResponderEliminar
  7. salvador (nombre de pila)9 de septiembre de 2020, 8:06

    Antoninus Pius y Anónimos : Es que a estas ALTURAS nadie se da cuenta que nuestro arzobispo,(bueno cura de pueblo) y TODO UN Sr.CARDENAL Y AMIGO DEL PAPA DE ROMA, tiene tantos cargos que no da NI UNA.
    Amadisimos Fieles "Catolicos", NO PERDAMOS LA FE y Pidamos a LA PROVIDENCIA y a LA VIRGEN MARIA INMACULADA, nos Inspiren el camino a seguir en estas atribulaciones.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo de las 4:22
    Se puede decir más alto, pero no más claro. Que el Espíritu del Señor nos ayude y guíe. Hemos de rezar mucho por la conversión de los pastores errados.

    ResponderEliminar
  9. ha habido...No, han habido. Catalanismo muy común pero que suena muy mal en castellano. Es solo por puntualizar

    ResponderEliminar
  10. En las fotos vemos iglesias de Barcelona, parece que ustedes sólo se fijen en la ciudad, pero ¿y los curas de la periferia? ¿por qué no hablan alguna vez del Maresme, y en concreto del Arciprestado de la Cisa?

    ResponderEliminar
  11. Totalmente conforme.con el respetable anónimo d las 8,37. A veces se " pone en solfa"como único y válido 8 a veces) lo de " siempre se ha hecho así, sin renovar, sin avanzar, modalidades de "pesca pastoral" de agua dulce, a lo fácil, sin bajar a la plaza pública, sin arremangarse, o como diría el Papa que no prefiere una iglesia aislada, seria, sin alegría, monótona, invariable, cómoda, de alzacuello tradicional.

    ResponderEliminar
  12. Así como me gusta estar enterado de lo que pasa y piensa la gente y me gusta aportar a mi también mi cucharadita de mala leche, cuando alguien habla de cargos, me pongo malo.

    Creo que es mejor rezar -y rezar de verdad, con intención - para que el Espíritu Santo ilumine a quienes han de buscar y elegir y a que tengan bien claro qué es lo que buscan en el beneficiado.

    La situación de la Iglesia en Cataluña es muy mala y están eligiendo entre malo y peor.

    Para colmo de males, el pool para elegir es muy pequeño.

    Ahora no vale quejarse conque si el "Concilio" , el "Pujolismow", "Monserrat" ...

    Da lo mismo; el problema es ese y hay que resolverlo de la mejor manera pos aquí y ahora.

    Luego, si; habrá que hacer e implementar una política de recuperación del catolicismo en la archidiócesis con medidas probadas y con objetivos precisos.

    Ninguno de los que leen esto tenemos la responsabilidad de gobierno.

    (¿y si se contrataran a headhunters profesionales?
    Por lo menos sirven para echarle la culpa a otro si el elegido sale rana -"hice todo lo que estuvo en mi mano", podrá decir el
    Cardenal-Arzobispo)

    ResponderEliminar
  13. Equipo episcopal entiéndase con la presencia del tercer obispillo auxiliar que también suele abrir la bocota no solo para comer (y en abundancia por lo que se le ve)sino para ayudar a sus allegados.

    ResponderEliminar