jueves, 19 de marzo de 2020

Omella habla del Coronavirus en Religión Digital


Ay maño, desde que el internete llegó a Calanda, es que nos enteramos de todo. Y es que nos interesan en particular las andanzas de aquel curica de pueblo que, mientras anduvo por aquí, se negaba a decir la misa por Franco, avispado como era… y sigue siendo. Él, que presume todavía hoy de cura rural, salió pitando hacia Zaragoza cuando el dedazo episcopal de D. Elías Yanes lo señaló como su delfín elegido. Y desde entonces continúa en la estratosfera eclesiástica y gozando ahora del reconocimiento político que le otorga el ser el nuevo y flamante presidente de la Conferencia Episcopal Española. Hoy mismo, podemos leer a la entrada de muchas iglesias de su archidiócesis: Por orden del Señor Cardenal, quedan prohibidas las misas con asistencia de fieles. En cumplimiento de este mandato…”  

Sus amiguetes de Religión digital (los más conspicuos y deslenguados de los cuales le tildan de “horrible personaje”) no han perdido el tiempo y le han entrevistado largamente, supongo que para que pudiera lucirse, el pobre… con bastante poco lustre, por cierto. Tras leerla varias veces, uno tiene la impresión de haber escuchado no a un ministro de la religión cristiana, no a un príncipe de la Iglesia católica, sino a una especie de santón de una religión doctrinalmente indefinida con título de asistente social. Y si en algún momento menta el nombre de Jesucristo, lo hace de manera puramente anecdótica y, que yo recuerde, dice San pablo que no se nos ha dado otro nombre bajo el cielo en el que tengamos salvación.

Sin embargo, D. Juan José sí que habla de otros salvadores: Tenemos que vencer el miedo con una gran confianza en los médicos, en las personas que nos dirigen. En esta crisis del coronavirus nos guían los sanitarios, nos guía el Gobierno, y sobre todo nos guía el Señor. Si esperáis un desarrollo posterior de esta confianza divina podéis esperar sentados. Y sigue remachando el clavo: Todos tenemos mil ideas. Yo digo: déjate guiar, alguien tiene que llevar la batuta. Deja que el capitán del barco marque el ritmo. Una gran confianza en quienes nos dirigen, y, sobre todo (la coletilla obligada: no estaría bien que ejerciese de cardenal en bermudas) una gran confianza en el Señor, que nos ama a todos. Todo arreglado pues. ¿Hay algún fanático que quiera un anuncio aún más explícito? ¡Por favor!

Y como el Estado ha eclipsado desde hace tiempo cualquier otro liderazgo y autoridad, repite de nuevo: Ante esta crisis es necesario que todos sigamos las indicaciones del Gobierno para bien de todos, para evitar que la pandemia crezca. Confianza absoluta pues en las feminazis de Pablo Iglesias y en el macho alfa que preside el Ejecutivo, cuya incompetencia e insensatez se encargan de demostrar unas y otros cada día que pasa.
Luego aparecen los consejitos baratos de Manual de autoayuda: También, debemos contar mucho con la gente que nos rodea, es necesaria la comunión con todos (no se refiere a la Comunión eucarística, claro está). Que la persona que esté sola llame a los amigos, y así cuando uno se siente acompañado, se vence el miedo. Estando cerca de los compañeros, de los familiares, de los amigos, todo se afronta mejor. Cerca, pero por teléfono y wasap… no vaya a ser que la liemos. Cerca, pero no de Dios.
Cuando se le pregunta por qué el Gobierno cierra todo y no se atreve a cerrar las iglesias dice: Nosotros, de alguna manera, nos adelantamos al momento en que salió el decreto. Dijimos que suspendemos las celebraciones públicas para evitar el contagio. Otra cosa es si alguno quiere ir a rezar… y el Ministerio viendo que hemos tomado esa iniciativa, han aceptado que las iglesias estén abiertas unas horas sin que haya aglomeración. O sea que el gobierno, viendo una diligencia episcopal que va más allá de lo que ellos hubieran podido imaginar, accede graciosamente a un horario de apertura. En cuanto a las misas -sigue el prelado-, lo ideal es verlas por televisión, y seguir rezando desde casa. Mire, D. Juan José, a pesar de ser de pueblo, sé que, si ustedes dispensan del precepto dominical de asistir a misa, las celebraciones televisadas no lo suplen. Está claro que para usted la Santa Misa no es una prioridad: Cuántas veces, a lo largo de la historia, pensemos en Japón donde estuvieron 200 años sin sacerdotes, la fe se ha conservado dentro de las casas, dentro del corazón de cada persona. No dejemos de rezar en casa. No olvidemos que la familia es la iglesia doméstica. 

Ay, D. Juan José, si usted conociera la verdadera historia de los cripto-católicos de Japón no hablaría tan a la ligera, pues los jesuitas llevaron el cristianismo en el siglo XVI, pero fue rápidamente proscrito y, con la expulsión de los misioneros, los fieles se vieron obligados a elegir entre el martirio u ocultar su religión… Muchos se unieron a templos budistas o santuarios sintoístas para disfrazar sus creencias; y algunos ritos como la Confesión y la Eucaristía, que requieren un sacerdote, desaparecieron. Otros rituales se mezclaron con prácticas budistas como el culto a los antepasados o las ceremonias sintoístas indígenas. Cuando la prohibición de Japón sobre el cristianismo se levantó en 1873, algunos cristianos ocultos se unieron a la Iglesia Católica; otros -la mayoría- optaron por mantener lo que vieron como la verdadera fe de sus antepasados. Sin sacramentos, D. Juan José, de aquello no quedó piedra sobre piedra. ¿Espera que aquí sea diferente? Aquí, usted y los suyos ya han puesto en marcha en las iglesias, en las casas de ejercicios, en las escuelas y en sus publicaciones esa religión New Age en la que tienen puesto a Jesucristo de Don Tancredo. Ni el colaboracionista mariscal Pétain, se hubiera atrevido a tanto… (o quizá mejor Pierre Laval, primer ministro de la Francia ocupada en 1941: Mariscal -le dijo a Pétain-, ahora que estamos en la mierda, déjeme ser su pocero). Está claro, D. Juan José, que su gran fortaleza episcopal es el colaboracionismo. No podía tomar ninguna decisión más drástica para demostrarlo. Y usted, señor cardenal, el más acabado Don Tancredo. Es por colaborar con el poder, ¿eh que sí?

Al referirse a los sacerdotes que piden, e incluso fomentan las misas con fieles declara que tenemos que ser responsables todos. No compliquemos el asunto, confiemos en las autoridades sanitarias. No favorezcamos el posible contagio, que, según nos dicen, es muy grande. Si hay una epidemia que se prolonga en el tiempo, sería una irresponsabilidad. Tenemos que ser responsables… Callado estuvo usted, D. Juan José, como un muerto cuando las feminazis del 8M salieron en tromba a reivindicar las más abstrusas perversiones y a proferir las más hirientes blasfemias contra lo más sagrado, contagiándolo todo de coronavirus; y ahora la irresponsabilidad es de los curas que todavía conservan la fe en Cristo, presente realmente en el Santísimo Sacramento, y celebran la misa con los fieles. Y luego, dirigiéndose a esos sacerdotes fanáticos, a esos que crispan y laminan la convivencia social llamando al arrepentimiento y a la conversión de una sociedad putrefacta y descompuesta, les dice que esto no es una lucha contra la fe, ni una persecución a la Iglesia, es la persecución de un virus que puede llevar a la gente a morir. No, no lo es. El poder político no se ha propuesto aprovechar esta crisis para clavarle una buena estocada a la Iglesia. No ha hecho falta, porque para esa faena contaban con su inestimable “colaboración”, Sr. Cardenal

Y es que ¡claro!... sólo mata el virus. No mata ni el aborto provocado a los no nacidos, ni la eutanasia a los enfermos desahuciados, no mata la perversión sexual, ni el concubinato masivo, ni las campañas feminazis del lobby gay para destruir la institución familiar. No mata la ideología de género con la que adoctrinan a los menores para que cambien de sexo en su más tierna infancia. Todo eso no mata la fe ni persigue a la Iglesia que se le opone… ¡Sólo mata el virus! Gracias, D. Juan José, por su clarividencia. ¡Qué cara más dura tiene ustedes, queridos obispos! ¡Dura como el cemento! ¡No podían elegir mejor jefe y representante! 

Pues nada, D. Juan José, se ha convertido usted en un enlace político más, como si la Iglesia fuera un sindicato subvencionado o una ONG. Ciertamente, hay que poner énfasis en los que más sufren y por ello precisamente esperan la acción humanizante y a la vez sobrenatural de la Iglesia, como tabla de salvación eterna que es frente a un mundo esclavo del pecado. San José es patrón de la Buena Muerte. Patrón de los padres. Patrón de la Iglesia… Y usted negó, hace unos días, la celebración de una Misa en honor del santo Patriarca que en la basílica de la Merced estaba programada tras la cacicada de su amiga Ada Colau al prohibir la procesión inicial.

Luego hablará D. Juan José de miradas trascendentes y de embelesos afectivos. De que somos muy pequeños y de que hay un más allá donde Dios nos espera y del agradecimiento y del cuidado del medio ambiente (sin olvidar su original teología de la ducha) y de que todos somos iguales porque el virus puede matar a todos… Mire, sin la conciencia de las propias culpas, sin el arrepentimiento que surge de ver clavados en la Cruz de Cristo nuestros pecados, no saldremos ni fortalecidos ni fortificados, como usted dice. Sin morir con Cristo por dar testimonio de una Verdad que el mundo odia y persigue, no habrá resurrección gloriosa. Para usted, señor cardenal, las palabras pecado, arrepentimiento y conversión parece que no existen, pues ni siquiera las pronuncia.



Escuche, D. Juan José. La otra tarde atendimos a una pareja de venezolanos excelentes huidos de Maduro. No tienen nada. Él ha perdido el mísero trabajo que tenía, y ella a punto de dar a luz con un parto de riesgo. Les hemos hecho un vale de todo. En su casa sólo hay moho, moho en la ropita del bebé… ¡en todo! La gente pobre pide vales para lejía… Están asustados. Ser pobre es muy duro. Y, por otro lado, la gente pudiendo salir con las debidas precauciones que ordena el sentido común y las indicaciones sanitarias, debería acudir a la iglesia. A las capillas a ver a Cristo. A confesarse (sí, en la sacristía o donde se pueda mantener la distancia prudente). A escuchar presencialmente las palabras de Cristo consagrando el pan y el vino. A consolar a otras personas que lo necesitan. A hacer compañía a los sacerdotes. A hacer acopio de fuerza espiritual. A rogar a los santos patronos. A comulgar… ¡en gracia! 

El que estén las Iglesias semi abiertas y el culto y las misas cerrados a los fieles, es para nosotros una desgracia con la que usted, señor Cardenal, ha querido congraciarse con el poder. Los ancianos que tal vez mueran están solos, aislados, sin visitas de sus familiares y sin sacramentos. Hay que atenderles… Esa es la misión de la Iglesia. Ser luz y, sobre todo, en tiempo de tinieblas. En Cristo ya confiamos, pero morir es duro, pero hay que morir en paz con Dios y consigo mismo. Y no es la soledad el mejor camino. Los que viven apartados de la fe deben ver la vocación heroica de la Iglesia. Hay que dar posada al hambriento, a esa pobre mujer que será pronto madre en estos tiempos desafectos. ¿Y quién lo hará? ¿ACNUR? ¿Save the Children? ¿The Army of Salvation? ¿La Cruz Roja? ¿El 7º de Caballería?

¿Y la Iglesia? ¿Dónde está la Iglesia?... El Príncipe de la Iglesia haciendo de altavoz del César Imperator: “¡Confíen en el César!”. ¿Acaso no sabemos quién es el César en España? Eutanasistas, eugenésicos, enemigos de la fe, mentirosos, masones, separatistas, aborteros, ladrones y malvados. ¿Y quién es o qué es la OMS? ¿Acaso tiene poder soberano sobre las naciones y sobre la Iglesia? ¿A quién sirve?... En fin, que la Iglesia puede y debe dar más. La vida, si es necesario. Y no faltar nunca a la verdad. No fallar a Jesucristo. A ese que usted menta una sola vez y de pasada, señor cardenal. ¿La Iglesia está mostrando su vocación sobrenatural y superior? 

Nos enfrentamos a lo bochornoso: sin haber dicho nada el Gobierno de cerrar las iglesias, y ni siquiera la Conferencia Episcopal oficialmente, muchas diócesis bajaron rápidamente la persiana como si fuesen chiringuitos de playa arruinados. Luego, cuando llegue el Anticristo con sus medidas restrictivas, dispuesto a marcar a todos con la señal de la Bestia, sin la cual nadie pueda comprar ni vender…  ¿Qué dirán los Sres. Obispos? ¡Colaboren con la autoridad!¡No ofrezcan resistencia! ¡Ríndanse! Así parece que será. ¿Verdad, D. Juan José? 

El Cojo de Calanda

31 comentarios:

  1. Lo que se está mostrando es que si ahora no es necesario ir a Misa, ni al Sagrario, ni a Comulgar.. entonces es que antes tampoco lo era y después de todo esto, aún menos.. Más bajo no podemos caer.. no tenemos credibilidad.. no estamos representando a Nuestro Señor. Que el Espíritu Santo nos guíe y el Señor nos perdone.. Pero ya si eso, que cada uno se confiese a si mismo, porque visto lo visto, seguro que así ya vale.. Señor perdón!

    ResponderEliminar
  2. Goyo
    Sr. Cardenal, ahora debe sentirse como aislado de su querida Roma. No pude desplazarse y ello le debe llenar de contrariedad. Pero mire, el problema de no poder hacer tantos viajes, le facilita sentarse o arrodillarse ante el Santísimo y meditar a conciencia cómo reorganizar la diócesis que tiene a su cargo. Podrá informarse bien del funcionamiento de las diferentes Parroquias y decidir los sacerdotes que puedan ser más idóneos para cubrir las vacantes que se producirán por jubilaciones y por cambios que habría de hacer por el bien de los feligreses. Escúchelos y actúe en conciencia. No tenga miedo y reme con fuerza y confianza sabiendo que el Espíritu del Señor lo orientará. Que San José, festividad que hemos celebrado el día de hoy aunque muy deslucida, le ayude y guíe.

    ResponderEliminar
  3. "Tras leerla varias veces, uno tiene la impresión de haber escuchado no a un ministro de la religión cristiana, no a un príncipe de la Iglesia católica, sino a una especie de santón de una religión doctrinalmente indefinida con título de asistente social. Y si en algún momento menta el nombre de Jesucristo, lo hace de manera puramente anecdótica y, que yo recuerde, dice San pablo que no se nos ha dado otro nombre bajo el cielo en el que tengamos salvación."

    - La nueva religión, compendio de todas las religiones del mundo, refrito, macedonia, caldereta, cocido, sincretismo y panteismo supremo, ya tiene el nombre, Nueva Era, donde Jesús será un santón, gurú, avatar más, denominación que procede de una revista masónica, The New Age, un semanario de la Pérfida Albión (1894-1938), inspirada inicialmente por el Fabianismo socialista, otra derivada de la masonería.

    https://en.wikipedia.org/wiki/The_New_Age

    ResponderEliminar
  4. "Para usted, señor cardenal, las palabras pecado, arrepentimiento y conversión parece que no existen, pues ni siquiera las pronuncia."

    Un gran descubrimiento, pero es que nuestro personaje, Omella, quien tiene el poder debido a Francisco y a la edad, 73 años (aquí el hecho biológico ya tiene la batuta), y hoy a su aislamiento cuarenténico (está en la población de riesgo-riesgo), es un pan cocido a imagen y semejanza de su elector, el más pésimo Papa de la historia eclesial, Francisco, y los dos tienen, tal como se ve en la entrevista, una precaria formación teológica que no pasa más allá del buenismo progre, uno de Perón, el otro nostrat.

    Tres características tiene Omella, las cuales le han servido para escalar, en mi opinión, en la Iglesia:

    1. Corporativista: en eso lo tuvo siempre claro, el que manda debe de ser obedecido: obedezco al Papa, pero aquí mando yo. Y Él está casi como miembro del Restricto y Confiable Colegio de Pre-Papas: Cardenal, Arzobispo, Presidente de la CEE, miembro del Tribunal Supremo y de la Congregación de la elección de los obispos, es decir, cuece la ley, sazona los decretos, farceix las sentencias, y nombra pre-digitalmente a los obispos... casi, casi, un Pre-Papa...

    2. Conservador: esta es una faceta desconocida de Omella, pero es uno de los conservadores más radicales, dado que en Barcelona ha conservado en salmuera y aceite a la Noble Asamblea de Yayoprogres de Sistach, llevando a cabo una política de nombramientos a célebres mediocridades de la nada-nadeable: ISCREB, exorcista de Barcelona...

    3. Conspirador: una de las facetas más emocionantes de Omella será cuando nos explique la gran conspiración contra Ureña y su integración en el Protocolo de la Antigua y Aceptada Asamblea Ebraica del Yanero Solitario. Quizás algo explica la cohética ascensión de una insípida, sosa y trivial personalidad a nivel de intelectualidad y actividad. Viva el pan sin sal y untado de agua...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Omella, como cualquier otra persona que sube por cooptacion, es miembro de un "equipo" -o debe serlo- y debe colaborar con los fines de ese equipo.

      Esto pasa en toda sociedad; ya sea la empresa, el club deportivo, el partido político y cualquier gobierno.

      El que le ha puesto ahí sabe lo que puede esperar de él y el riesgo que corre si las cosas no salen como lo esperado.

      Parece que Omella no es de su equipo; ¡fenomenal!

      Pero recuerde que ni Omella tiene que pensar como usted ni debe obrar de acuerdo con los deseos de usted ¡faltaría más!

      Piense también que si obrase como un muñeco al capricho de usted, eso legitimaria el satrapismo no sólo de usted, sino de cualquier otro.

      Eso crearía situaciones imposibles que no beneficiarían a nadie, especialmente en estos momentos de persecución de la Iglesia.

      Lo más prudente sería colaborar en lo que le beneficie a usted, no impedir lo que le sea neutro y ver cómo puede capear lo que le perjudique, sabiendo que usted está ahí para colaborar con Omella, servir al Pueblo de Dios y ser un Apóstol de Cristo Jesús.

      Si tiene iniciativas santas, ¡pongalas en obra!
      Es casi una obligación moral, así como dar ejemplo.

      El Concilio, como la teología protestante moderna, ha desterrado el pecado, el arrepentimiento y la conversión (lo que los protestantes llaman con sorna: "happy-clappy" ).

      Yo, personalmente creo que es un error y que eso es ajeno al cristianismo.

      En fin, parece que necesitamos un poco de iluminación divina, de sosiego y de sentido común.

      Déjeme recordarle un dicho askenazi para meditar:

      "Lo mejor que te puede pasar es que Dios no conteste tus súplicas"

      En otro momento hubiéramos dicho con palabras tan sabias como divinas :

      "hágase Tu voluntad"

      Eliminar
    2. Es que verá, si nos podemos así, entonces Omella no es de los míos, porque ha hecho una entrevista con un medio, Religión Digital, que Omella sabe -o debería de saber- que:

      1. es heterodoxo y herético, y luego

      2. que además ha perseguido a algún obispo y cura, como el párroco de Granada Mn. Román, entre otros

      y sabiendo esto, a pesar de ello, quiere realizar una entrevista ante estos heterodoxos heréticos.

      Si lo sabía, se nota que quiere quedar bien ante los heréticos progresistas, que desea hacer la gara-gara y quedar guapo a quienes no hay ni que mirar por traicionar a la verdadera fe... lo cual denota muy mala espiritualidad, y evidentemente, da muy mal ejemplo.

      Y si no lo sabía, entonces es que no conoce nada de su ambiente, y por lo tanto, suma a su ignorancia teológica la ignorancia cultural y social.

      Hay que pedir que los obispos y sacerdotes que cumplan con sus obligaciones derivadas de la consagración: en la misa de ordenación sacerdotal de Omella (y de todo cura), como rito complementario, primero el obispo impone manos, y luego el obispo unge las manos del ordenando con el Santo Crisma y le manda que santifique al Pueblo de Dios de manera institucional.

      Los curas y obispos pasaron entre 6 y 7 años estudiando a dedicación exclusiva, cosa que pocos laicos pueden hacerlo, y si empiezan a hacer el tonto con semejantes heterodoxos, entonces estamos perdidos.

      Pues que se apliquen la lección... recta doctrina ortodoxa y entrevistas a los medios ortodoxos...

      Y que Omella le pida al Espíritu Santo el don de conocimiento, profecía y autoconsejo...

      Eliminar
  5. Volver a hacer misas20 de marzo de 2020, 3:55

    DE SÁNCHEZ

    Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

    Artículo 11. Medidas de contención en relación con los lugares de culto y con las ceremonias civiles y religiosas.

    La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, SE CONDICIONAN a la adopción de MEDIDAS organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la DISTANCIA entre ellos de, al menos, UN METRO.

    .....

    Comunicado del Sr. Cardenal Arzobispo de Barcelona – 14 de marzo de 2020
    14 marzo, 2020 - ESGLÉSIA DE BARCELONA

    OBLIGATORIO: NO HAY MISAS

    2. A causa de la situación totalmente excepcional que estamos viviendo, desde el día de hoy quedan suspendidas todas las celebraciones públicas de la Eucaristía con participación de fieles, también la dominical. [Es decir, no hay misas públicas, pero sí hay misas privadas]

    SI QUIERES, IGLESIA ABIERTA

    5. Estaría bien mantener las Iglesias abiertas en la medida de lo posible y que se atiendan con caridad pastoral a los enfermos y a las personas angustiadas, aprovechando también el teléfono y las nuevas tecnologías.

    MISA VIRTUAL

    6. Pedimos a todos los fieles que intensifiquen la oración y miren de seguir la Santa Misa a través de la televisión, de la radio, o internet, rogando a Dios que, por intercesión de la Virgen de la Merced, nos libre pronto de esta pandemia.

    .....

    A ver, Mons. Omella, existen diócesis que tienen abiertas las iglesias y hacen misas, y yo le propongo unas cositas, reabra las parroquias (que a la práctica están cerradas) y haga misas públicas, con estos criterios O MEDIDAS ORGANIZATIVAS PARA REALIZAR MISAS SEGÚN EL DECRETO DE ESTADO DE ALARMA:

    1. Establezca un grupo de curas voluntarios

    2. Seleccione una parroquia de referencia

    3. Los turnos se pueden hacer por móvil

    4. Multiplique las misas

    5. El aforo se limita

    6. Se señalizan en los bancos los asientos que respetan el distanciamiento

    7. Se pide que no vengan los mayores de 60 años, los menores de 60 años enfermos, y todo contagiado o que tenga sospecha de estar contagiado

    8. Por teléfono se dan normas: guardar siempre una distancia de seguridad, ir con mascarilla (por ejemplo), vigilar los momentos críticos: entrar, ir a comulgar, salir, no hacer corrillos

    9. Las lecturas las hace el mosén, no hay coro, se hacen las oraciones de la misa en voz baja por parte de los fieles, se hace la misa del cohete de la Plegaria Eucarística II (he participado en misas de casi un cuarto de hora hechas por los franciscanos) y la homilía se hace breve

    10. Suprimir el darse la mano, pues no es obligatorio según el nº 149 del Ordinarnio de la Misa

    11. La comunión sacramental TAMBIÉN SE PUEDE HACER CON CORPORAL EN LA MANO. Ésta es la opción más higiénica, pues la Santa Hostia no se toca con la palma de la mano ni la yema de los dedos, como sí sucede en la comunión con las manos sin corporal, la menos higiénica y menos respetuosa de las comuniones, que además, no se cumple casi nunca en su formalidad debida

    12. Mirar si se puede sustituir por una comunión espiritual

    .....

    Esto es posible, pues se permiten abrir los comercios de alimentos y de primera necesidad, farmacias, bancos, hospitales, ambulatorios, trenes, metros, autobuses, iglesias... ¿y no se pueden hacer misas?

    Si están de acuerdo, pueden enviar una petición de reinicio de misas a la secretaría del arzobispado de Barcelona, secgral@arqbcn.cat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelencia, ¿por qué ha decidido mantener abiertas las iglesias, y celebrar las misas con el pueblo?

      Como obispo (Reig Pla, obispo de Alcalá fe Henares) he decidido mantener abiertas las iglesias y también el horario habitual de las celebraciones de la Santa Misa. Con ello quiero ofrecer a los fieles un signo de que la Iglesia no abandona a nadie que requiera los auxilios divinos, especialmente los sacramentos. Para ello disponemos las celebraciones siguiendo todas las indicaciones de prevención que recomiendan las autoridades sanitarias. Además, a las 12 y a las 20.30 horas las campanas de la Catedral anuncian dos toques de oración para rezar por las necesidades que provoca esta epidemia. Entre los bienes de la persona (bienes útiles, placenteros, el bien moral, etc.), el máximo bien es el espiritual, que va unido al destino eterno del hombre. Esta es la razón por la que no podemos privar a los fieles, incluso en circunstancias extremas, de los dones divinos y particularmente de la Eucaristía.

      infovaticana.com/2020/03/20/reig-pla-no-podemos-privar-a-los-fieles-de-la-eucaristia/

      El resto es muy interesante, y cumple con el Decreto de Sánchez...

      Eliminar
  6. salvador (nombre de pila)20 de marzo de 2020, 8:36

    Espero que ahora los Obispos que le votaron para Presidente de la CEE, NOS PIDAN PERDON A LOS CATOLICOS DE ESPAÑA, por votarle para dicho cargo, y llegue al Santo Padre el PAPA FRANCISCO, TODO DIGO TODO, y nos llegue a todos lo que despues de analizarlo todo digo y repito todo de este, curica de pueblo, se renombra el y Principe de la Iglesia como le tendriamos que respetar nosotros.
    Espero y aunque me corresponde esperar, del Papa Francisco, respuesta Publica.
    De la CEE, me quedo con el analisis que publicaron, MENOS FELIGRESES QUE MARCARON LA X DE LA DECLARACIÓN DE LA RENTA, PERO MAS MILLONES DE EUROS PARA LA IGLESIA CATOLICA.

    ResponderEliminar
  7. Por favor os estais pasando un poco no? un poco de misericordia Sres....Que el Señor se apiade de Uds, y de todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, ven la paja en todo y en todos, y no la viga en el suyo. Por supuesto, libertad de opinión y tal y cual, pero estos escritos son puro veneno y pura crítica por la crítica, porque toca. Menudo flaco favor tener fuego amigo!

      Eliminar
  8. Este artículo larguísimo no aporta nada ni ayuda en nada y se dedica sobre todo a acusar al cardenal de no mencionar en la entrevista una serie de cosas malas como el aborto o la eutanasia (que ha mencionado en otras ocasiones). Igual podrían acusarle de no mencionar, no sé, el genocidio de los rohingya y la plaga de langostas en África.

    En tiempos de coronavirus, en una entrevista sobre coronavirus, la noticia es el coronavirus.

    En cuanto a que un obispo pida confianza en las autoridades y en los médicos es LO NORMAL de la doctrina católica y la cultura bíblica.

    Romanos 13: "Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. 2 Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido".

    Eclesiástico 38: "Respeta al médico por sus servicios, pues también a él lo instituyó Dios. [...] Pero llama también al médico; no lo rechaces, pues también a él lo necesitas. [...] un hombre peca contra su Creador, cuando se niega a que el médico lo trate".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando las autoridades obran el mal, actúan contra la Ley de Dios y legislan contra la justicia, son tirania y no hay que pbedecerles, sino resistirles. Sto. Tomás de Aquino Summa teologica

      Eliminar
    2. Amigo 8/59, me temo que no se da cuenta que lo de menos es la verdad. Para el autor del artículo, lo único que cuenta es poner verde a Omella. Por alguna razón le tiene una inquina brutal. Desde luego no es muy cristiano.

      Eliminar
    3. Usted no ha leido el decreto del César que sí permite abrir iglesias y celebrar misas, ni ha visto el comunicado de Omella que:

      - obliga a no celebrar misas

      - a que permite abrir las iglesias, pero que de facto, en la realidad, están cerradas

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo, se pasan tres pueblos. Cuánto sentido común creen tener para unas cosas, y cuán poco sentido común, caridad, y sentido de unidad demuestran. Quien escribe esto ve demonios donde no los hay, y no ve sus propios demonios (su colmillo afilado y dispuesto, si viga en el ojo, su cogérsela con papel de fumar, su falta de caridad y de unidad). Qué lástima que haya gente que esté tan convencida de poseer toda la verdad y que se crea tan superior como para ir repartiendo a diestro y siniestro. Cristianos se dicen... Y que fácil cargar contra el Cardenal una y otra vez sacando temas de contexto.

      Eliminar
  9. Este artículo o post o como se llame pues, me parece de una gran superficialidad ...o sea, de pena.No he podido leerlo entero porque me ha parecido insufrible como me parecen todos aquellos que se empeñan en mezclar churras con merinas, o sea, Iglesia con sucia política. Esto me parece una aberración. Recuerdo una frase que había en muchos de los recibidores o entradas de los conventos de Carmelitas Descalzas;la frase es de Sta.Teresa y decía : UNA DE DOS, NO ENTRAR O HABLAR DE DIOS QUE EN LA CASA DE TERESA ESTA CIENCIA SE PROFESA.
    En esta terrible crisis hablemos de Dios,por favor, que tan dañinos pueden ser los malos políticos como los malos cristianos-católicos.Hay mucho de malo entre ambas formaciones. No crispemos a la gente. Hablemos del evangelio de Jesús de PAZ Y BIEN.En estos momentos tan tristes, lo pedimos por favor: no crispen a la gente manipulando el mensaje cristiano.

    ResponderEliminar
  10. No descubro nada nuevo si afirmo que Omella no está preparado. Una cosa es rogar por la autoridad y respetar las leyes --por cierto algo que no cumple su plana mayor, para bochorno de católicos y de ciudadanos en general-- y otra cosa es respaldar en las decisiones a la autoridad. Sólo él parece no haberse enterado de que la crisis del coronavirus desatada en España se agravó con la incapacidad y sectarismo de Sánchez e Iglesias. La convocatoria del 8-M y la tardanza en tomar medidas fueron motivos más que suficientes para poner en cuestión la "autoridad moral" de las autoridades. Y la autoridad científica. Sánchez repite que se apoya en la ciencia. Es mentira. El único que tenía preparación es Fernando Simón y ha cometido errores de bulto,como repiten todos los epidemiólogos, entre ellos los de aquí. Mitjá, de Can Ruti, lo ha dicho con la intemperancia de la juventud,pero con la fortaleza de los datos. Con gravedad y autoridad avisó la Autoridad Sanitaria Europea y no se le hizo ni remoto caso. Lo que Omella llama autoridad han sido promotores irresponsables de la propagación del virus. Irresponsables, que en este caso es lo mismo que decir muy responsables en lo moral y en lo penal.

    Omella no está preparado. Como no lo está Osoro. No tiene por qué adentrarse en cuestiones científicas --lo de la apelación al agua de la ducha fue de aurora boreal-, pero sí debiera presentar la doctrina cristiana de la enfermedad, de la caridad, de la esperanza. Si tuviera gente preparada a su lado que cubriera sus deficiencias le hablarían de la curación por la palabra, tema de origen cristiano y de gran eficacia en terapéutica como estudió Pedro Laín Entralgo. Unas palabras de esperanza, de teología de la esperanza y de la teología de la caridad, es lo que la gente espera. Y llorar a los muertos que irán cayendo. Cristó lloró la muerte del amigo. Esta autoridad que dice no dejar atrás a nadie se ha esforzado en su inepcia por llevarse a muchos por delante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas Gallardo.
      No se quieren MOJAR porque no creen en absoluto en DIOS.

      Eliminar
    2. Sr. JMVG. "Omella", (ud le llama así) está tan preparado como Ud. Menos petulancia, menos autosuficiencia, más sencillez, más espíritu cristiano.
      Que el Espíritu del Señor ilumine su pensamiento y llene su corazón.

      Eliminar
  11. Lo que no es evangélico es aprovechar esta amenaza apocalíptica del Coronavirus proclamando a cuatro vientos los obispos y curas invitando al arrepentimiento y conversión, esto demostraria que en las predicas de tiempos normales lo hacen poco y se quieren aprovechar como buitres de presa en este estado crítico para atraer gente a las iglesias. No comparto en casi nada la critica que le hace el artículo a Omella, el cardenal ha actuado bien correcto. EF.

    ResponderEliminar
  12. Fachada, pura fachada. Jamás, Madre Teresa de Calcuta, se retiró ante un contagiado o por una epidemia cerró sus casas. Después de esto, el COVID-19 no habrá quién les mire a la cara.

    ResponderEliminar
  13. Algunos comentaristas no son conscientes de que estamos por culpa del Covid 19 en una emergencia internacional, nacional, regional, y local.
    Dan pena ciertas soluciones tan simplistas, y ordenes de como deben actuar los obispos. Ustedes como padres de familia expondrian a su esposa, hijos, y padres mayores sin necesidad de ello.
    El sentido común y la prudencia humana hace que nuestros obispos hayan hecho muy bien con sus decisiones que han ido tomando de acuerdo a la evolución de los acontecimientos y de los consejos e instrucciones de las autoridades civiles y sobretodo de las autoridades sanitarias (OMS, Gobierno de la UE, España, Comunidades Autonómas, Ayuntamientos y Alcaldías,...).
    Los centros de culto la mayoria permanecen abiertos para rezar, la celebración de las misas pone en riesgo a fieles (muchos mayores de 65 años y por tanto personas de riesgo) y sacerdotes.
    Por eso tanto los consejos de la Conferencia Episcopal Española los primeros días, como los posteriores comunicados, los de la Conferencia Episcopal Tarraconense, como las cartas y orientaciones de los distintos obispos y diócesis transmiten prudencia humana y cristiana.
    Además todos los que critican a los obispos y sacerdotes, veremos si seran comprensivos y generosos con los donativos, pues muchas parroquias y centros de culto tienen una economia muy ajustada, y veremos como aguantaran sin las colectas dominicales para sostener todos los gastos.
    Sin olvidarme que los sacristanes, voluntarios de Cáritas,... no hay que ponerles en riesgo.
    Seamos católicos pero prudentes.
    Que Jesús y su Madre la Virgen nos ayuden en estos momentos de prueba humana y cristiana.

    En China y Corea han salido de este Coronavirus por el confinamiento total. Si Italia, España, y otros paises no hacen lo mismo tardaremos meses en salir.
    Hay muchos ciudadanos muy inconscientes todavía: haciendo deporte por la calle, haciendo fiestas en grupo de amigos, viajando a la segunda residencia,...
    Si somos católicos de verdad a obedecer a nuestros pastores y a cuidarnos nosotros y a nuestros hermanos con un verdadero confinamiento solidario.
    La oración y la mortificación quaresmal se pueden hacer desde casa en comunión con la Iglésia Católica.
    Gloria al Padre, al Hijo y al Espirito Santo.

    ResponderEliminar
  14. Tiene usted razón, pero ¿qué hubiera hecho usted en su caso y con su responsabilidad?

    ¡Lo mismo!

    Cuando acabe esta crisis será el momento de revisar las decisiones y su cumplimiento e intentar elaborar una estrategia más exitosa para el próximo caso que, no lo dude, volverá a pasar. Los expertos dicen que dentro de 10 años.

    Después de felicitarse por no tener un cardenal peor (sí, los hay) y de dar gracias a Dios por mitigar el castigo merecido, habrá que ver cómo podemos salir lo mejor posible de esta situación; a ser posible utilizando los recursos personales, materiales y profesionales que ya tenemos.

    Ya han quedado de relieve lo que ya sabíamos:

    Que sin la ayuda de los demás no podemos hacer nada.

    Que la Caridad funciona; la solidaridad, no.

    Que, sin Dios, la vida no tiene sentido (el consumo, el hedonismo y el ateísmo son falsos dioses)

    Por último, ha vuelto a salir lo que no hemos querido aprender con la crisis zapatera:

    La economía tiene que funcionar y las cuentas deben estar saneadas, de modo que, cuando vuelva a pasar otra crisis, las personas no se queden tiradas en la calle y se les pueda ayudar.

    Este es el verdadero Estado del bienestar y no la compra de votos con "gastos sociales" que tenemos que pagar pero nunca disfrutar .

    ResponderEliminar
  15. Cuánta bilis, cuánto odio en este artículo. El autor debe de tener mucha amargura acumulada. ¿realmente su conciencia le dicta escribir cosas así?

    ResponderEliminar
  16. Si hay aluna conclusión que podemos sacar del Concilio de los Errores es que no bastan los buenos deseos (hay que obtener los resultados queridos), que los experimentos se hacen con gaseosa y que no se puede engañar o forzar a la gente.

    Si el autor de este artículo cree tener razón -y seguramente la tenga -, no puede hacer lo que critica: tiene que hacer, tener resultados y que luego el que quiera le siga y el que no, no.

    Poner palos en la rueda no benefica a nadie, da mal ejemplo y crea mal ambiente.

    Desde 1978 estamos viendo en todas partes que eso no funciona y que crea conflictos gratuitos.

    El que los soberbios montinistas se comporten así no legitima a devolverles la bofetada.

    ¿No basta hacer el trabajo propio de la mejor manera posible y tener la santidad personal como objetivo?

    Hay que centrarse en los resultados, nunca en teorías, que nadie sabe si funcionan y sólo fomentan facciones y peleas por humo.

    ResponderEliminar
  17. Muy bien el anónimo de las 8,59. Le felicito por su argumentación. Nos hacen falta personas así que ponen los puntos sobre las íes, con precisión, naturalidad y paz. Totalmente de acuerdo. Personalmente cuando leo crítica a obispos, sacerdotes etc.pienso si el que critica está exento de defectos.si dice, porque dice, si hace,porque hace lo que hace. El Cojo de Calanda es muy gracioso pero cojea de verdad y equidad, rayando en la falta de respeto y comprensión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lleves un mes encerrado en casita por la imprudencia asesina de los que gobiernan este país, vuélveme a hablar de respeto y comprensión. En ese cacho de palacio episcopal que tiene Omella se vive muy bien.

      Eliminar
    2. Reig Pla es un obispo valiente y entregado que no abandona las ovejas en manos del lobo como otros....https://infovaticana.com/2020/03/20/reig-pla-no-podemos-privar-a-los-fieles-de-la-eucaristia/#comment-252641

      Eliminar
  18. Lo que nos falta no es confesarnos más, ni siquiera arrepentirnos más a ratitos.. Lo que nos falta únicamente es propósito de enmienda. Una sociedad que no cuida de sus mayores ni cuenta con ellos, una iglesia que donde dije digo digo diego y ahí os quedáis, que luego ya volveremos a seguir tomandóos el pelo... Que esperamos, pues que el Señor, por nuestro bien, permita que pasemos por tribulaciones y así tener la oportunidad de purificarnos, transformarnos y acercarnos más a Él. Seamos humildes, dejemos la soberbia y podremos sentir como el Espíritu Santo dirige nuestros pasos hacia Dios. Sigámosle únicamente a Él.

    ResponderEliminar
  19. ¿Qué esperaban ustedes? Es quién el Papa ha querido en este puesto. Ocupa el mismo puesto que ocupó Rouco durante los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI: arzobispo metropolitano, cardenal, miembro de la congregación para los obispos y presidente de la CEE.

    ResponderEliminar