miércoles, 7 de agosto de 2019

El extraño nombramiento de Mn. Bernardo Gimeno como Director Espiritual del Seminario

O como tapar el mal ambiente que hay en el Seminario
Mn. Bernat Gimeno, en la bendición de Ramos de este año en San Juan María Vianney
Cuando el Rvdo. Felipe Julio Rodríguez fue nombrado rector del Seminario, algunos nos alegramos, no tanto por la persona elegida sino sobre todo porque se acababa la era Turull, que ya criticamos ampliamente por muchísimos motivos. El gallego no era nacionalista, como lo es el flamante nuevo responsable de la capilla Sant Jordi del Palau de la Generalitat (nombrado a dedo por el president Torra), no era un progresista protegido y promocionado por lo peor de la diócesis, sino un converso al clerygman y a posturas moderadas desde la lejana era de Don Ricardo Carles. Tampoco era una persona orgullosa y carrerista, sino un trabajador bastante más humilde aunque sin demasiadas luces intelectuales.

Parecía que las cosas iban a mejorar, y que por fin dejaríamos de hablar negativamente del Seminario y de su rector, pero en poco tiempo nos dimos cuenta que el Rvdo. Rodríguez Piñel no tenía los defectos del Rvdo Turull, pero tenía otros, que son muy graves, para dirigir una institución tan importante para una diócesis como es su Seminario. Y esos defectos no son ideológicos o de aspiraciones de asenso en el escalafón eclesial, sino derivadas de su compleja personalidad, de sus manías y de un estilo de tratar a los seminaristas que rápidamente creó rechazo entre los aspirantes actuales al sacerdocio, cosa que el actual rector intentó disimular con amenazas, humillaciones públicas y maltrato hacia aquellos que trasmitieran fuera del Seminario (empezando, como no, por nuestra web), lo que allí acontecía.

El Rvdo, Turull, que tenía el cargo para medrar y para lucir tipo, se vendió al Opus Dei y a otros nuevos movimientos de la Iglesia (todos conservadores), para maquillar sus números,  y pasar su etapa nefasta con unas cifras que no fueran escandalosamente negativas. Pero eso tenía un precio y era que la Prelatura y otros grupos continuaran manteniendo un control estricto de la espiritualidad de los seminaristas que enviaban. Turull aceptó la condición encantado, no sólo le enviaban seminaristas sin dar un palo al  agua, sino que además se los cuidaban sin que él y sus formadores tuvieran que hacer prácticamente nada.

Mn. Felip Juli Rodríguez Piñel
Sólo así se entiende que en el Seminario del "progre" Turull un sacerdote del movimiento Comunión y Liberación como es el Rvdo. Miquel Ramón acabe de formador, o que otro formado en el Seminario de Toledo de Don Marcelo, como es el  Rvdo. Juan Pedro Pulido, también se incorpore al equipo, o que alguien tan aparentemente inofensivo e inoperante como el Rvdo. Joan Rodríguez haga de Director Espiritual, porque sencillamente tenía muy poco o nada de trabajo por hacer.

En medio de esta situación salta la noticia y la sorpresa de los nombramientos de este verano: El Rvdo, Bernardo Gimeno, que hace sólo un año fue nombrado párroco de San Juan María Vianney, se incorpora al Seminario como Director Espiritual, sin ser cesado su antecesor, lo que provoca no sólo incomprensión sino todo tipo de rumores (algunos bien recambolescos y fantasiosos) sobre el porqué del nombramiento. A todo ello hay que añadir que esta decisión se ha llevado en el más estricto de los silencios, de una forma personal por Don Juan José y los interesados, sin que tomaran parte para nada el Consejo Episcopal, es decir todos los vicarios episcopales incluyendo a los obispos Gordo y Vadell.

Es evidente que había una situación delicada de fondo, que el arzobispo no quiere que se sepa y que necesita de una solución que Don Juan José asume personalmente. Unos seminaristas descontentos con su rector y unos movimientos, especialmente el Opus Dei  que se plantean seriamente continuar poniendo a sus seminaristas en manos del Rvdo. Felipe Julio. Y es ahí donde encaja la pieza del Rvdo. Bernardo Gimeno, una persona que genera confianza y respeto por parte de estos grupos proveedores de seminaristas, que les da tranquilidad saber que sus protegidos tienen en el mismo edificio del Seminario una persona que los va querer, mimar y animar espiritual y personalmente, haciendo el contrapeso del complicado, posesivo y controlador actual rector.                

A estas alturas es evidente que Don Juan José ya se tiene que haber dado cuenta que se equivocó con el nombramiento del Rvdo. Felip Juli, pero como es maño, no va a reconocer su error con tan sólo un año en el cargo, así que hay que ponerle parches al asunto y mirar si se puede tirar adelante una temporada más.

Antoninus Pius                    


24 comentarios:

  1. Bernardo es muy buena persona y muy buen sacerdote lo hará muy bien en el seminario yo Le conocí antes de ser sacerdote cuando íbamos a retiros organizados por el Opus Dei y repito muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y como queda la Parroquia de San Juan María Vianney? Nos quitaron a un sacerdote muy trabajador que levanto la Parroquia como Mn. Octavi Sánchez y ahora al cabo de un año nos quitan a su sustituto.
      En el Arzobispado quien tome estas decisiones le digo que no tienen vergüenza.
      Sin comentarios.

      Eliminar
  2. Sea como sea, la situacion vocacional en las diocesis catalanas es catastrofica. Unos pastores a los que no les importa en lo mas minimo la salvacion de las almas, matones, hipocritas y racistas a mas no poder, pues este es el resultado. El catolicismo en Cataluña, al igual que en el resto de España, esta muerto y solo falta enterrarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El racismo no es cristiano.

      Todos somos hijos de Dios, hermanos en Cristo y llamados a la misma salvación.

      No existe el ser superior o inferior a nadie.

      Mucho menos porque el neurótico con complejo de inferioridad crea que es "suoerior" o que pertenece a un "grupo superior" (no existen) por razón de color de piel, cuenta de banco, país de nacimiento, ideología, conocimientos (menos de todos los librescos), lengua que habla...

      Estos enfermos crean conflictos sin solucionar los suyos propios.

      El Evangelio y el discipulado de Cristo están por encima y a parte (en otra dimensión) de estas falsedades.

      Quienes viven esta enfermedad mental, que es un grave error doctrinal, demuestran que no han interiorizado la doctrina que tienen que predicar y misionar; y dan mal ejemplo y crean escándalo.

      Si, a sabiendas, apartan de la Iglesia a los fieles a causa de sus acciones o de sus opiniones, cometen pecado mortal.

      En cualquier caso no son aptos para ese puesto de trabajo (ni de otro en que tenga que trabajar en equipo o tratar con clientes)

      Eliminar
  3. detras hay la mano d Mn R. Cols i Arenas....conozco mucho a Bernardo, no es su sitio, le falta rodage y no quiero decir nada mas
    DEU L´AJUDI

    ResponderEliminar
  4. No dudo de que Mn. Bernardo sea buen sacerdote. Pero para un cargo de esta índole, ha de tener además gancho.Espero y deseo que con este nombramiento el Seminario, que está en mínimos-mínimos, pueda volver a resurgir y se formen buenos y santos sacerdotes. Supongo que es la mayor preocupación del Cardenal y del Rector. Habrían de dejar escoger a los seminaristas las parroquias en las que quieren ir formándose y no enviarlos a aquellas que a los responsables les interesa. Creo que es la mayor causa de abandonos y obstáculo para que algunos jóvenes más, se decidieran a entrar en el Seminario para discernir si Dios los llama a su servicio. También en potenciar sus momentos de oración, reflexión y ratos de compañía al Santísimo. Que San José ayude y proteja el seminario. Señor Cardenal esta es una de sus mayores obligaciones junto con cuidar a sus sacerdotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los seminaristas nunca deben estar en una parroquia sin estar ordenados (de la misma manera que un estudiante de medicina no debe operar enfermos o un estudiante de derecho representar en juicio)

      Eso no significa que colaboren o que asistan a operaciones o a juicios para fomentar su vocación profesional y animarse en sus estudios.

      En el caso de sacerdotes, la vida en el seminario es formativa en si, al menos al mismo nivel que la formación académica (lo más importante en un pastor no es lo que sepa, sino lo que viva y como lo viva)

      Puesto que los seminarios catalanes no tienen vocaciones, lo mejor sería cerrarlos y mandar a los estudiantes a seminarios de seguro prestigio doctrinal, como el de Toledo.

      Convertir estos caserones tan bien situados en apartahoteles y pisos turísticos financiaria los gastos y se podria apartar dinero que sobre para otras necesidades.

      Eliminar
  5. "el mal ambiente que hay en el Seminario" Esta claro que ciertos nombramientos del año pasado fueron erroneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los "malos ambientes" se originan por luchas de egos y de poder (a parte de favorecer comportamientos como la sodomía o ideas políticas que no son del gusto de todos)

      Ahora bien, un individuo bien ajustado y psicológicamente sano, no tiene estos conflictos ni busca el poder por el poder, sino que colabora con el fin común.

      Es evidente que la mayoría somos unos neuróticos ¿tenemos solución?

      A parte del tratamiento psiquiátrico o la terapia psicológica, tenemos la suerte de contar con la doctrina católica que, al poner el acento en otros objetivos superiores, nos permite salvarnos de estas mundalidades y sufrir por nada.

      Pero es aquí donde está el problema:

      Cuando un sacerdote o un religioso (es decir, "profesionakes" que viven en un medio "protegido" y\o adaptado a sus intereses) busca el poder y la notoriedad es que no ha interiorizado bien la doctrina cristiana.

      Esto en sí no es grave: es humano.

      Lo que es grave son los efectos que ese problemático tiene en el resto del grupo, ya se llame convento, ya parroquia, ya seminario.

      Naturalmente su comportamiento es fuente de santificación a los demás y una ocasión de entrenamiento en las virtudes cristianas. Esto no es una excusa ni puede justificar malas enseñanzas; especialmente a los futuros sacerdotes.

      Eliminar
  6. En tiempos pre-conciliares no habían tantos problemas con los seminarios.

    ResponderEliminar
  7. Que hagan los cursos On-line y tengan de profes a Burke, sarah, Vigano, etc... Verán lo bien formados que saldrán. Y a la mitad de precio y sin queimadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, sí, es la solución muy concorde con los tiempos. Y al que no le guste, doble ración. Perdón, quiero decir que es inevitable.

      Eliminar
  8. Q mala leche la del antoninus este...está claro q se la tiene jurada a mossen Bernat. Es el problema de estas paginas de denuncia. Son propicias a ceder a las rabias y frustraciones personales.
    Decir, en este caso acusar a Mossen Bernat solo lleva un año de párroco en esa parroquia, es tan estúpido como acusarle que no le gusta el brocoli." Al padre le ha nombrado director espiritual,como puede ser eso? si no legusta el brocoli!!!
    Al lector q lea este articulo le dará la sensación que o bien Bernat lleva solo un año de cura o que solo lleva un año de párroco, q nunca había ejercido antes.
    La mala leche q destila este tio,desmerece de esta pagina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MARPN
      La manera de dirigirse a Antonius, también destila mala fe y sobretodo, llamarlo en tono despectivo: tío. Por suerte, en este blog, se puede decir lo que cada uno piensa en entera libertad siempre que no se utilice el vocabulario que Vd ha usado. Si queremos opinar, seamos respetuosos. Si no le gusta, hay otros medios para opinar.

      Eliminar
    2. Honestamente a mi me ha sorprendido su artículo.

      Quiero pensar que Antonius sabe de lo que habla y que su preocupación tiene los intereses más altos y santos.

      Tomelo como una advertencia personal:

      Ninguno de nosotros tenemos ninguna responsabilidad en el seminario; pero todos tenemos responsabilidades en nuestro trabajo, con nuestra familia y vecinos y con nosotros mismos.

      Si lo toma como un espejo para ver sus faltas -y yo las mias-, todos salimos ganando en lo que más nos importa.

      Eliminar
  9. La existencia de varios directores espirituales en un seminario es normal en los seminarios grandes o en los que tienen previsión de crecer. Considero que es bueno, y los beneficios superan los inconvenientes. Enriquece la institución con más atención espíritual (labor de dirección, charlas espirituales, retiros, etc.) y da libertad a los seminaristas para elegir. Felicito a los obispos por esta decisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El seminario de Barcelona tiene muchos seminaristas o piensa tenerlos?

      Serán de la inmigración marroquí.

      Eliminar
    2. Es cierto que un seminarista tiene que tener cierta decisión en cosas íntimas y personales.

      Nunca en la dirección espiritual mientras se forme en el seminario:

      Es él el que se tiene que adaptar al director espiritual (que no es un cualquiera y está ahí para algo) y no al revés.

      Sólo así podrá salir de lo conocido y lo cómodo y crecer espiritualmente (y psicológicamente).

      Luego, cuando se haya formado, entrenado y ordenado, tendrá la libertad de elegir para su dirección espiritual a quien quiera con conocimiento de causa y con la libertad del que es libre para salvarse o condenarse y es responsable de la santidad de otros.

      Un director espiritual no es un amigo, sino un entrenador; y está ahí para un fin muy específico y para procurar resultados muy determinados.

      Luego, cuando el postulante se haya ordenado, ya tendrán tiempo de ir de copas o de tomarse un café. Hasta entonces, no: no es profesional.

      Eliminar
  10. Los maños, sabemos reconocer nuestros errores, otra cosa es que Omella, como Torra, Mas, Puidemot etc etc sepan que han comerido un error y se mantengan, un poco mas de respeto

    ResponderEliminar
  11. Es decir, eres amigo de felicitar cualquier cosa...

    ResponderEliminar
  12. He conocido a Mossèn Bernard, es un sacerdote dedicado totalmente a su ministerio y de una espiritualidad muy profunda. Yo le he visto confesar a seminaristas de Terrassa que ya están ordenados, no una vez, varias. Así que quien diga que le falta rodaje no está muy bien informado.

    ResponderEliminar
  13. La Iglesia Católica española en general y la catalana en particular tienen un grave problema: no tienen curas.

    Esto no sólo significa que no puede realizar su función natural de cura de almas; es que no tiene materia prima para cubrir sus necesidades técnicas y de liderazgo (lo cual es absolutamente necesario en cualquier organización),

    Y si no hay gente de donde escoger, tienes que fastidiarse y arreglártelas con lo que hay.

    Es cierto que el desastre total del Concilio y el nacionalismo lo complican todo mucho y no ayudan.

    ¿Qué podemos hacer?

    En la mano de cada uno está el rezar, el tener hijos (una de las causas reales de la falta de sacerdotes) o favorecer que otros los tengan y los puedan mantener, el reconocer con hechos el liderazgo natural que tiene el sacerdote en la sociedad cristiana...

    La espantada general que hubo en los seminarios de todo el mundo y las secularizaciones en masa con el Concilio ya te indica una dirección (la inversa).

    Respecto al cargo de director espiritual, la pregunta es ¿qué experiencia real tiene el candidato consigo mismo (santidad\mundanidad) y con los demás (dirección espiritual y ñenitencial).

    Partiendo de que, por la importancia del cargo (formación de sacerdotes que a su vez van a formar laicos) tiene que vivir sin conflictos una doctrina oficial muy determinada.

    ResponderEliminar