jueves, 13 de diciembre de 2018

La extrema derecha: un miserable fraude léxico

Está bien claro: quien pone los nombres, es el amo. Y eso desde el Génesis (2,19): quien pone el nombre es el amo. Y nosotros, ingenuos, dejamos que sean otros los que pongan los nombres a las cosas y quienes nos lo pongan incluso a nosotros mismos. Así somos perdedores natos, antes incluso de iniciar cualquier confrontación de ideas. ¿Cómo nos lo hacemos para ser tan cortos? A los católicos normales (que nos atenemos al depósito de la fe y al Magisterio de la Iglesia) nos llaman ultracatólicos, integristas, talibanes, y lo que cuelga. Y nosotros asumimos esa denominación como si fuese lo más normal del mundo, que sean los enemigos de la religión los que deciden quién es quién o quién es qué en el mundo religioso. 

Tenemos hoy la réplica bien divertida en el ámbito político. Los enemigos de la nación y de la democracia, acaban de descubrir la existencia de un partido antidemocrático y reo de las peores taras, entre ellas el fascismo. ¡Los muy fascistas! La denominación en que se cifra toda la maldad de ese partido, es que es de “extrema derecha”. Y como la inercia lleva tiempo en marcha, resulta que el invento funciona a las mil maravillas.

Hace poco, en uno de los comentarios políticos  de sobremesa en casa, mi mujer decía que por más que le estén decepcionando PP y Ciudadanos, ella nunca votará a “un partido de extrema derecha”. Ella es católica practicante, y votante alternativamente del PP y de Ciudadanos. Y obviamente, me decía que no tenía la menor intención de votar a Vox.

Protestas en la calle por los resultados de VOX
No respondí a su planteamiento político, porque eso requería una extensa discusión que no podíamos liquidar en un solo día. En ese sentido, nos quedaba abierto un debate para muchos días. Así que me limité a responderle a la cuestión léxica. Y le dije:

Querida, te han levantado la camisa (y lo que sigue). ¿Cómo es que en tu vocabulario no existe la extrema izquierda, y sí la extrema derecha? Observa que los partidos de centro derecha y centro izquierda no tienen ideología propia, sino que asumen en bloque y sin cuestionarla, la ideología de izquierdas (que en realidad es de extrema izquierda). Y tan pronto como aparece un partido de derechas con ideología propia (es decir de derechas), se lanzan furibundos contra él acusándolo de “extrema derecha”: porque no consienten que ningún otro partido tenga ideología. Son ellos los que hasta el momento han tenido el monopolio de la ideología. Ideología única, y de extrema izquierda: que quede claro.

La realidad es que si el único partido ideológicamente de derechas ha obtenido tan gran apoyo popular, es porque hay muchísimos votantes que comparten esa ideología (la que viene guiando nuestras conductas desde hace siglos), y que detestan el esperpento moral de la izquierda: su banderín de enganche, la ideología de género, impuesta en la escuela para realizar desde ella la gran operación de ingeniería social (que es ingeniería sexual) de la extrema extremísima izquierda. Y los partidos de extremo centro (con la ideología extremísima de la extremísima izquierda), tragando sapos y culebras y apuntándose a esas aberraciones de costumbres que detestan sus votantes; unos votantes que se les van porque por fin ha aparecido un partido que tiene ideología propia, que resulta ser la ideología de un segmento vital y posiblemente mayoritario de la población española.

Pero a lo que iba: ¿cómo puede hablar de “extrema derecha” quien ni siquiera tiene en su vocabulario el concepto y la expresión de “extrema izquierda”? Pues esto ocurre hoy en casi todos los medios y en la gente que se alimenta de ellos y traga sin masticar. Eso es tremendamente indigesto, y ahí se lo encontrarán. Y obviamente todos esos a los que les subvierten el lenguaje, son víctimas inocentonas de la subversión de doctrina. Ya se lo encontrarán.

¿Manifestantes de "ultraizquierda"?
Pero lo que no tiene nombre, ni bueno ni malo (¿no lo llaman a eso “ignominia”, cosa que no tiene nombre?), es que la Iglesia justamente en los temas en que choca de frente con la ideología de extrema izquierda, se comporte como los partidos de extremo centro cuya principal característica es no tener ideología: en el bien entendido de que asumen la ideología de los que tienen el monopolio ideológico en vigor (antes de esta catástrofe, lo tuvo la Iglesia). Igual que esos partidos políticos que no son ni carne ni pescado, la Iglesia hace peligrosísimas piruetas para no chocar con esas ideologías de ultraizquierda sin que se le note que con esas piruetas pone en tela de juicio su fiabilidad doctrinal: la conducta de la Iglesia ante esas ideologías que le oponen una enmienda a la totalidad, es realmente preocupante. En la defección uniformemente acelerada de los fieles, tiene su merecido. Justamente igual que esos partidos tan asépticos y finalmente tan extremistas de extremo centro. No tienen ideología (la Iglesia, disimulando ante el mundo, como si no la tuviese); pero como la gente sí tiene ideología e ideas, se les va para recalar en un partido que sí tiene una ideología, que casualmente coincide con la de los votantes.

Pues no, resulta que no. Ni la Iglesia ni el partido que ganó las penúltimas elecciones con mayoría absoluta, pueden sostenerse sin tener ideología u ocultando la que tienen. Hay que tener el valor de defender tu ideología, aunque si es la católica, te llamen ultracatólico; y si tu campo de juego es la política, te llamen “de extrema derecha”. Las dos denominaciones, con la intención de dejarte fuera de juego.

Y en cuanto a dejarnos poner los nombres por nuestros enemigos (¡mira que tiene guasa que sean los enemigos de la Iglesia quienes reparten en ésta carnets de buenos cristianos y en la política, los enemigos de la democracia quienes reparten carnets de demócratas!) hemos de ser especialmente cuidadosos con la coherencia de nuestro vocabulario: raro, rarísimo es que fluya de las bocas y de los medios la expresión de “extrema derecha” sin que fluya con igual asiduidad la expresión de “extrema izquierda”. E infinitamente más raro es que aceptemos que sean personas y medios de “extrema izquierda” quienes le asignan a alguien el sambenito de “extrema derecha”. Allá cada uno con sus equilibrios o desequilibrios. Pero hemos de poner cuidado en que no nos arrastren a nosotros: esos mismos, en cuanto ven que alguien se comporta simplemente como católico, le llaman “ultracatólico”. ¿Por qué será? 

Casáreo Marítimo       

30 comentarios:

  1. Tal como está el patio en la Iglesia de Cataluña, si los obispos están más arrejuntaos con los insurgentes ayunantes como el agua con el botijo, entonces nos obligan a vota a Vox para que sus excelencias giren el peluco a la derecha.

    Así, tendremos una Iglesia con el orden insurreccional, y otra con el orden constitucional. Pues carretera y manta, i endavant les atxes...

    ResponderEliminar
  2. Las cuartro capillas de Adoración Perpetua con que cuenta Barcelona, son un mensaje indirecto del cielo para que vayamos a Jesús-Eucaristía.

    Primero para aliviar el estrés social, real, que existe en la totalidad de la sociedad, con la crisis del 2007 y el proceso independentista del 2012.

    Segundo, para que aumente nuestra fe, moral y amor al culto.

    Tercero, para interceder por nuestras familias y por el país, para que nos dé ideas y fuerza.

    Jesús-Eucaristía nos acompaña en nuestros problemas: "Ama a tu familia, ama a tu país, y tú y yo iremos juntos solucionando los problemas de cada día".

    De paso, pedir a Jesús que, como en Barrio Sésamo, podamos sumar 1+1 y diferenciar entre cerca-lejos... va bien ir a lo esencial...

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón usted, llaman extrema derecha a un partido que defiende la Constitución en su integridad, y por tanto a la inmensa mayoría del pueblo catalán y del resto de los españoles que votaron esa Constitución. Constitución que no nos gustaba a una pequeña minoría de ciudadanos de izquierda y de derecha, pero que aceptó el resultado. Ahora un pequeño grupo de traidores a su pueblo, pretenden cambiar la ley simplemente manipulando el lenguaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reportaje de investigación sobre VOX:

      https://www.eitb.eus/es/television/programas/360-grados/capitulos-completos/

      ETB golpea a Vox con El Yunque, Irán y las “tarjetas green” de Santi Abascal
      La cadena pública vasca emitió el documental 'VOX: La ambición de Santiago Abascal'.
      El programa aborda la financiación del partido de moda desde un punto de vista crítico.
      Sus relaciones con El Yunque o Irán fueron puestas sobre el tapete.

      Sin comentarios.

      Eliminar
    2. Un clásico de los vascos. Lo mismo pasó con la supuesta aparición mariana de Ezquioga: al hablar en castellano, resulta que no era vasca, sino antivasca. Bueno, cosas que les pasan bajo la boina por aquellos lares...

      Eliminar
  4. Espléndida exposición, Cesáreo Marítimo, de una realidad que pone de manifiesto hasta qué punto nos hemos dejado robar la tostada. Por las palabras. La presión social es tal, que ha acabado por interiorizarse. La sociedad (periódicos, radio, televisión, internet) en bloque afirma que Vox es la extrema derecha repitiendo el mantra del gobierno y de los partidos de izquierda. Que es lo mismo que delenda est. Son apestados, con los que no deben contaminarse ningún partido que se considere demócrata. Ya se sabe, díjole la sartén al cazo, apártate que me tiznas. Y se ha interiorizado impidiendo que se reflexionara sobre el contenido de sus propuestas. O ridiculizándolas al sacarlas de contexto. Pienso, por ejemplo, en el caso de la supuesta xenofobia. Nada más alejado del cristianismo que minusvalorar al otro por razón de su origen, sexo, religión o ideas. (Salvo que se sea Torra o Novell, Pujol Jordi o Pujol Jaume, entonces tenemos un taranná, una identidad que nos distingue de quienes, para unos explícitamente –así Torra y el mangante--, no son más que fieras o deconstruidos; para otros implícitamente, por decirlo con suavidad –así los mitrados.) Pues bien, ningún contraargumento más sólido que la evidencia visual: ahí tienen ustedes al representante de Vox en Cataluña, el doctor Garriga, que es mestizo. Una persona joven a quien tuve el gusto de conocer en una salita de la calle Nicaragua cuando Vox no llegaba a la decena.
    Por cierto, por asociación de ideas, la fuerza de un hombre, o de una mujer, es capaz de transformar la sociedad. Nos lo acaba de transformar el fallecimiento reciente de Evelyn Berezin, la ingeniera informática, a los 93 años. Sin ella no hubiera habido ni un Bill Gates, ni un Steve Jobs, ni Internet, ni procesadores de textos, ni nada que conectara remotamente con el siglo XXI. Gracias a ese núcleo fundador de Vox podría cambiar la sociedad española del siglo XXI. No son el Mesias, no los hipostasiemos. De hecho tuvieron sus pugnas intestinas precisamente por razones ideológicas. Pero han mostrado que decir la verdad, sin tapujos ni falsa vergüenza o corrección no sólo aquieta la propia conciencia, sino que despierta la de los demás. El cristiano siempre tiene que avanzar a tumba abierta. También en moral social. Incluso con los pies por delante contra curas, monjas y obispos, si es necesario. Ni vimos en una arcadia ni son tiempos para la lírica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Salvo que se sea Torra o Novell, Pujol Jordi o Pujol Jaume, entonces tenemos un taranná, una identidad que nos distingue de quienes, para unos explícitamente –así Torra y el mangante--, no son más que fieras o deconstruidos; para otros implícitamente, por decirlo con suavidad –así los mitrados."

      El taranná es hipostático, divino... no lo discuta...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el artículo del sr. Marítimo y con el Sr. Valderas!

      Eliminar
  5. El tema católico sale de paso. Sr. Cesáreo Ud hace un alegato político. ¿Cree que GG es el espacio adecuado? ¿No puede escribir lo mismo en algún boletín político?
    Puestos a opinar, lamento que el anónimo de las 8:37 diga que el partido que nonombra defiende la constitución en su integridad. ¿No podría escribir la lista de temas, totalmente constitucionales que no se cumplen y que ellos no exigen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los obispos catalanes se meten hasta las gambas en el remolino político, hasta el mismo Papa... ¿por qué no GG?

      Eliminar
  6. VAN DOS Y SE CAE EL DEL MEDIO

    Eso es lo que ocurre con las denominaciones. Si son dos, no hay medio. Y si en cualquier construcción hay un extremo por la derecha, es inevitable que haya otro extremo por la izquierda. Es que las hojas de una sola cara y los planos con un solo extremo, no existen. Son mera fabulación. Simplemente no existen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje... son los milagros de la incompetencia...

      Eliminar
  7. La lectura que hago es que nosotros somos los culpables, cada uno en la parte que le toca. Nuestra identidad católica está en mínimos y por ello la secularización dentro de la Iglesia va avanzando. Vivimos en esta sociedad y poco a poco estamos siendo asimilados por ella. No arrastramos a la sociedad porque entre otras cosas nuestra identidad en la vida privada tampoco es muy fuerte. En la plaza pública es nula. Solo hay que oír a los Obispos y a la clerecía con ese lenguaje confuso por si se les llama talibanes, y no solo desde fuera sino sobre todo desde dentro. Lo políticamente correcto dentro de la Iglesia.

    Dígale a su mujer, Cesáreo, que vamos hacía la desintegración de España, que no se fíe de las tosecillas de nuestros políticos del PSOE, PP y Ciudadanos. Lo hacen para despistar. Solo Vox, si no se tuerce, puede intentar remediar la situación.

    Cesáreo recomiendo a su mujer que cada día oiga a Federico Jiménez Losantos, persona honrada donde las haya. El, que perteneció en su juventud al partido comunista, después de un viaje a China lo abandonó. Hoy es la persona que defiende a la Iglesia por honestidad intelectual. Conoce la historia. Conoce el socialismo comunista del siglo pasado y lo que quería hacer con España el PSOE y el separatismo. También están Hermann Tertsch y Pepe López de “mi tierra televisión” (Tenerife), entre otros. El resto es prensa mayoritariamente mentirosa, suscrita a la ideología “progresista” y a la voz de su amo.

    Una puntualización. Nosotros católicos no tenemos ideología. Seguimos a Cristo, seguimos la Verdad. La definición la da el diccionario teológico no cualquier diccionario mundano que equipara el cristianismo a cualquier ideología.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Jimenez Losantos?

      Perdone, pero creo que este señor destila odio por los cuatro costados. A mí me horroriza escucharle. No digo que no tenga razón, pero oiga, Laura, ese locutor es todo bilis.

      Eliminar
    2. Son más bien los asnificados por lo políticamente correcto, los que oyendole, entran en cólera.

      Eliminar
  8. Vivo, iam non ego, vivit vero in me Christus14 de diciembre de 2018, 13:34

    *¿Por qué mezclan tanto la religión con la política?

    Critican a los separatistas que se meten en la sacristía, pero ustedes hacen lo mismo desde el otro lado.

    ResponderEliminar
  9. ACABA DE SALIR EN LA PRENSA DIGITAL. Me he quedado pasmado: 'El vicepresidente de Vox, condenado por “irregularidades contables” en una de sus empresas'

    Sean o no sean extrema derecha, cuando menos debieran ser honrados para destacar como buenos católicos.

    Para mí, VOX se ha puesto simplemente la medalla católica para captar los votos descontentos con la tibia catolicidad del PP. Leí hace poco que Abascal es divorciado.

    ¿De qué catolicidad presumen, señores de Vox?

    Eso no es ser católico, eso es instrumentalizar la religión con fines políticos. Eso es un pecado grave, una infamia.

    Y además es un peligro. Si van saliendo más trapos sucios de Vox, se establecerá la idea "Vox e Iglesia = Corrupción". ¿Es eso lo que queremos?

    Don Cesáreo - Mariano Arnal, le tengo cariño a usted por nuestras comunes actividades talasófilas. Por eso le recomiendo que no se deje deslumbrar por la FALAZ catolicidad de Vox.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo siguiendo a Vox desde su nacimiento y nunca he visto que se hayan puesto la medalla católica ni de ser un partido confesional. Es más, tuvieron ab origine la enemiga de los Obispos y de la Cope a pesar de que las medidas de Vox están más cercanas a los postulados de la Iglesia pero nuestra jerarquía prefiere al PP, un ejemplo de catolicidad y honestidad. S usted no quiere votar a Vox, justifiquelo abiertamente pero no de falsas y ridiculas razones de ver un mosquito y tragarse un camello.

      Eliminar
    2. Que Abascal esté divorciado no quiere decir necesariamente que sea mal católico. Hay muchas y muchos divorciados "a la fuerza", porque un día sin más sus cónyuges los abandonaron. La esposa o el esposo inocente a quien se abandona existe por más que la sociedad haya interiorizado el colosal prejuicio absurdo de que en un divorcio siempre o casi siempre la responsabilidad o culpa del mismo se reparte más o menos a la mitad entre los dos cónyuges.

      Eliminar
    3. Asentada como influencer e instagrammer de referencia, Lidia estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad católica San Pablo CEU, y protagonizó una breve incursión en la política de la mano de su marido. En 2015, Lidia se presentó en las listas a la Asamblea de Madrid por Vox, pero la formación se quedó sin escaño.

      Tres años después de aquello, este mismo verano, Bedman y Abascal se dieron el "sí quiero". Se trataron de las segundas nupcias para el político, que se divorció en 2010 de su primera mujer, con quien tiene otros dos hijos. Según contó a El Mundo, mantiene una excepcional relación con ella. Por cierto, el primer matrimonio de Abascal fue civil. Fue Bedman quien le hizo comparecer ante Dios y la iglesia, eso sí, después de tener a dos hijos en común y convivir varios años 'en pecado'.

      Parece mas un catolico de fachada oportunista que de convicciones reales. Eso sí, es muy espaniol de la cierra espania tradicional franquista. Asi que la iglesia nacional conservadora le va a perdonar y tapar todos sus pecados.

      Eliminar
  10. VOX es el único partido que lleva la protección de bebes, sus madres y a la familia en su programa, los demás todos y en mayor grado los independentistas llevan el MATAR BEBES ES BUENO (aborto).
    Pero el diablo (en este caso el NOM) le gusta MATAR y por esto arremete con mentiras (es el rey de la misma) contra las opciones políticas PRO VIDA, recordemos como tratan al partido FAMILIA y VIDA desde su fundación. poco menos que meapilas antidemocratico y atrasado, pues como van a tratar a otro que también proteje la vida de los BEBES, pues de todas las mentiras que les quepan y mas, en esto el demonio les ayuda.
    Dios hizo a sus hijos libres, elijamos el que mas nos guste dentro de los diez mandamientos, recordemos el quinto NO MATARAS (aborto) luego ningún cristiano puede votar a los partidos pro muerte como son todos los independentistas. Podemos preguntar si es cristiano algún que otro obispillo pues apoya públicamente acciones políticas de partidos abortistas y ademas este apoyo es contrario al derecho canónico, que establece los derechos de los laicos a tener una salvaguarda de la FE en sus apóstoles (los obispos) no unas opiniones, acciones y recomendaciones políticas que ademas apoya a partidos abortistas o sea PRO ASESINOS.

    ResponderEliminar
  11. VOX, aunque le pese a algunos, es el partido político más próximo a los postulados CATÓLICOS. Vamos, qué es un partido COMO DIOS MANDA, sin complejos, HOMBRE!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los que vienen a decirnos que Abascal se financia así o asado, que no es un santo, le diremos: qué novedad!Supuesto que sea un hipócrita, al menos es hipócrita, es decir, rinde homenaje a lo mejor, no es como los malos que alardean de peores

      Eliminar
  12. Con Vox ha pasado, está pasando, que los hipócritas se ponen la venda antes de que haya herida.
    El día en que los responsables de Vox cometan desmanes, robos, atropellos a la persona y a su dignidad, ese día sí que habrá que empezar a criticarlos y a retirarles la confianza.

    ResponderEliminar
  13. Creo que, por honestidad, habría que informar que Germinans Germinabit es un foro mayoritariamente dominado por Vox.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero tú crees que hace falta decirlo? Unos se quejan de que les impongan el nombre de extrema derecha. Otros podemos quejarnos de que exijan que no los llamemos extrema derecha, cuando lo son. En realidad, creo que usted y yo sabemos lo que es Vox, y seguirán siendo lo mismo aunque quieran llamarse puré de patatas.

      Eliminar
    2. Esto que dice usted es harto extraño, pues GG es mucho más antiguo que Vox. Otra cosa es que los fieles católicos de Barcelona afines a GG, en lo político puedan sentirse aliviados por una opción como Vox.

      Eliminar
  14. Háganme caso, hablen mucho de Vox, critíquenlo, ridiculícenlo por no ser puro, confesional, por lo que ustedes prefieran, pero si al final del día eso les sirve para seguir votando a la misma mierda de PP de siempre, son ustedes los hipócritas y las meretrices. Hablen mucho y muy mal de Vox, pero sobretodo voten a Vox.

    ResponderEliminar
  15. Y eso le extraña a usted Oriol, el cenobio Montserrat hace lo mismo que hace GG, o se ha olvidado usted de lo que publicó hace unos días Mariano Arnal, esa defensa encarnizada de VOX , cómo hace unos años lo hizo por CIUDADANOS, he incluso estaba en sus listas. Y no interpreten mal lo que digo yo no estoy de acuerdo con lo manifestado en Montserrat, pero tampoco lo estoy de lo publicado por GG.... Tranquilos ya pueden empezar a destilar comentarios

    ResponderEliminar