jueves, 29 de noviembre de 2018

Carta a los muy hipócritas Sres. Canónigos de la Basílica del Pilar de Zaragoza

Muy Ilustres Sres. Canónigos:

No por esperada, deja de llenarme de vergüenza –no digo ajena, porque supongo que ustedes hace tiempo la perdieron- su rápida reacción ante la brevísima exhibición de un manto para la Virgen del Pilar donado años ha por la Falange Española de Aragón. Ciertamente en Calanda hace siglos que no nos extrañamos de nada.  Sin embargo, ustedes, es decir el Cabildo Metropolitano de Zaragoza, han manifestado que ha sido un error lamentable la colocación de ese manto a la imagen de la Pilarica, al tiempo que han pedido excusas y perdón. Ni ustedes tenían conocimiento pues, ni dieron autorización -afirman- y lo califican de acto rutinario del que sólo es responsable el pobrecito que pone cada día los mantos que ya es muy mayor.
Nos duele –dicen sus reverencias- sobre todo el hecho de que un signo tan universal de concordia y reconciliación como es la Virgen del Pilar haya sido motivo de avivar viejos rencores. Lo ocurrido es un acto contrario a la mentalidad tanto del Arzobispo,  como de las personas que componen el Cabildo. Somos los primeros sorprendidos y los primeros en expresar el malestar e incluso en dar una justificación y pedir perdón. Pero el deán del Cabildo, D. Francisco Martínez, va más lejos que el propio comunicado: Lógicamente, lo sentimos profundamente. Nos interesa rebajar la crispación en un asunto puntual que detestamos. Hay otros asuntos que no detestan tanto, claro.


El secretario del cabildo Jesús Domínguez

y el Deán en funciones Francisco Martínez
Y sigue el comunicado de sus mercedes: Nos duele sobre todo el hecho de que un  signo tan universal y de concordia y de reconciliación como es la Virgen  del Pilar haya sido motivo de avivar viejos rencores. Tanto en el Cabildo como en el Arzobispado son unánimes en los sentimientos de concordia y de superación de las antiguas diferencias y rivalidades, en conformidad con los sentimientos que animaron la Transición. Ahí está la clave. Sí, en esa Transición que trajo la destrucción de la familia con el divorcio, el aborto y la eutanasia, y de la propia naturaleza humana con la teoría de género y en la que sus reverencias viven tan cómodas. Ya no se trata entonces de vivir en conformidad con el Evangelio, ni con la moral Cristiana, sino con los sentimientos que animaron la Transición.
Tanto el Cabildo como el Arzobispado reclaman que este asunto quede al margen de cualquier tipo de instrumentalización ideológica y política de nuestra patrona, tan extremadamente ajeno a las intenciones de quienes desarrollan la labor patronal del Pilar en consonancia con el sentimiento pacificador e integrador del Pilar. Uy, cuánto nos recuerda eso aquí en Calanda, al bueno de D. Juan José Omella. ¡Y a donde ha llegado, espabiladico como es!

Luego, el delegado de medios de comunicación del Arzobispado de Zaragoza, D. José Antonio Calvo, ha manifestado que tanto el Arzobispado como el cabildo se comprometen a que no vuelva a ocurrir porque esto choca de pleno con el espíritu de concordia que desde el Evangelio tiene la Iglesia católica. Por otra parte, ha indicado que cuando se tomen las determinaciones oportunas, se informará de ellas. Supongo que elevaran un cadalso en la plaza del Pilar para castigar tamaña canallada.

Imagen del manto del año 1945
Los miembros del Cabildo podrán esconderse detrás de un comunicado corporativo para seguir viviendo su vida muelle en los apartamentos de sus canonjías. Pero el señor deán, el secretario capitular, Jesús Domínguez y el delegado de medios, con una cara dura digna de mejor causa, se han deshecho en excusas ante un poder político que quiere arrebatarles la propiedad de la misma Basílica y de la Seo.

Los señores canónigos no lo han olvidado porque lo saben… y callan. Saben que ese manto fue una ofrenda de aquellos que defendieron Zaragoza y su Pilar del Ejército Rojo –así se autodenominaba entonces- durante más de dos años. El manto recuerda en especial la gesta de los más de trescientos jóvenes falangistas aragoneses que resistieron en la sierra de Alcubierre de octubre a abril de 1937 -a menos de 40 kilómetros de la capital-, las embestidas de cinco batallones de la sanguinaria Columna Ascaso al mando del anarco-terrorista Gregorio Jover y de la Brigada Maciá–Companys de Esquerra Republicana y Estat Catalá, reforzadas con elementos de las Brigadas Internacionales. Sí, resistieron a esas columnas que, partiendo desde Barcelona, llevaron consigo a la flor y nata de los psicópatas y sociópatas de la Ciudad Condal, asesinando y violando, sembrando destrucción y sufrimiento por donde pasaron, hasta que fueron detenidos en los riscos de la sierra de Alcubierre, una las posiciones esenciales para tomar  Zaragoza. Y allí se desangraron las jóvenes vidas de unos aragoneses que, con audaz valentía, resistieron a un enemigo superior en número y en material.

Sin embargo, parece que las almas nobles -civiles y eclesiásticas- ya no existen. Si existiera una mínima hombría de bien y agradecimiento en el corazón del Cabildo, el comunicado hubiese podido ser este: El día de ayer la Imagen de Nuestra Señora del Pilar lució durante hora y media un manto ofrendado hace setenta años en memoria de los más de 200 falangistas aragoneses que durante la guerra civil, con el sacrificio de sus jóvenes vidas impidieron que las columnas anarco-sindicalistas tomaran al asalto Zaragoza y profanaran su Santo Pilar. ¡Y punto, señores canónigos! Pero, claro, eso es pedirles demasiado… Pues si fuesen capaces de dar testimonio, no ya de la Verdad del Evangelio, de ese evangelio que D. José Antonio Calvo evoca con irreverente desparpajo, sino de la verdad histórica en un mundo de memoria sesgada y restrictiva, nunca hubiesen llegado a canónigos. Ni siquiera hubiesen salido del pequeño pueblo donde tal vez iniciaron su ministerio, pero serían libres y no esclavos de lo que ahora es políticamente correcto. Y los más jóvenes no aspirarían a obispos…, sino a ministros valientes y humildes del Señor crucificado.

Supongo que en una diócesis que se hizo famosa por conspirar, calumniar y finalmente despedir ignominiosamente a D. Manuel Ureña, su anterior arzobispo, con el silencio oprobioso de los buenos, es incapaz de un gesto noble que honre a los innumerables hombres y mujeres de una ciudad que, a lo largo de la historia, se ha hecho digna de un Pilar regado por la sangre de sus mártires. ¡Eran otros tiempos, maño!

Dios les perdone y les dé un poquico más de vergüenza.

Atentamente, 

El Cojo de Calanda   

31 comentarios:

  1. Hay que poner la nota alternativa en destacado, con unas mejoras:

    """"""""""

    NOTA

    En el día de ayer, la Imagen de Nuestra Señora del Pilar lució durante hora y media, de un manto ofrendado hace setenta años en memoria de la RES GESTAE de más de 300 falangistas aragoneses que, durante la guerra civil, con el sacrificio de sus jóvenes vidas, impidieron que las columnas anarco-sindicalistas tomaran al asalto Zaragoza y profanaran su Santo Pilar.

    A los 300 que resistieron en la batalla del Milagro de la Sierra de Alcubierre, de octubre de 1936 a abril de 1937 -a menos de 40 kilómetros de la capital-, las embestidas de más de 2000 hombres, integrados en cinco batallones, pertenecientes a la sanguinaria y genocida Columna Ascaso, al mando del anarco-terrorista Gregorio Jover y de la Brigada Maciá–Companys de Esquerra Republicana y Estat Catalá, reforzadas con elementos de las Brigadas Internacionales.

    """"""""""

    ResponderEliminar
  2. Frente de Alcubierre, George Orwell y Homage to Catalonia29 de noviembre de 2018, 23:28

    Qué curioso, pero el artículo de hoy liga Zaragoza con Cataluña, con Orwell y con Homage to Catalonia, con los bárbaros y vandálicos anarcas y las estalinistas Brigadas Internacionales.

    Extraído de Wikipedia:

    FRENTE DE ALCUBIERRE

    Comprende pues un lugar estratégico en la historia de Aragón por su situación geográfica. Así, entre otros vestigios consecuentes de ello, se pueden encontrar en las proximidades del Puerto de Alcubierre las trincheras de sendas facciones batallantes en la Guerra Civil Española, en el llamado Frente de Alcubierre (parte del Frente de Aragón), punto clave para la anhelada toma de la ciudad de Zaragoza por las tropas leales a la República, hecho que finalmente nunca llegó a producirse. Así, fue descrita esta zona del frente, entre otros, por George Orwell en su libro Homenaje a Cataluña, personalidad que combatió en estos puestos defensivos, concretamente en dos de las trincheras antifascistas monegrinas, primero en la de "Monte Pucero",1​ y sobre todo en la posición de "Monte Irazo". Esta última, situada entre la "Paridera del Pucero" y la "Subida de Antón", fue rebautizada desde este hecho como "Ruta Orwell" o "Loma Orwell", como se puede encontrar en ciertas cartografías. Restaurada 70 años después del conflicto, junto con otras posiciones del Frente de Alcubierre, como la de "Las Tres Huegas" y la de "Santa Quiteria", son dignas de visitar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede ir a Google Maps o a cualquier otro sistema, y ver la Sierra de Alcubierre, donde hubo el milagro de la hazaña de los 300 falangistas católicos contra la horda rojo-separatista de 2000 dioses de la Revolución y el Nuevo Orden que venían de Barcelona. Mi padre los vio por la calle Pelayo, esquina Ramblas con Plaza Cataluña, y se dejaron la barba con la promesa de que se la cortarían en Zaragoza, como también vio a los expedicionarios de Mallorca, con paellas a sus espaldas, pensando que todo sería un paseo militar. Así les fue.

      En la Sierra de Alcubierre, aún se pueden ver las trincheras reconstruidas desde Google Maps. Orwell estaba en las del Monte Irazo.

      Eliminar
    2. Bueno, Orwell, después de estar en estas tierras espabiló bastante y acabó haciendo la gran denuncia d e'Rebelión en la granja': algo le deberá a la Virgen del Pilar y sus hijos

      Eliminar
  3. Otros prelados del Cid Cobardeador29 de noviembre de 2018, 23:40

    Mira por donde, van saliendo más hijos del Concilio, este peculiar tallaje de consagrados cobardicas, tallados en serie y paralelo, que ha dado desde 1965 el Vaticano II:

    - El secretario del cabildo, D. Jesús Domínguez
    - El Deán en funciones, D. Francisco Martínez
    - El delegado de medios de comunicación del Arzobispado de Zaragoza, D. José Antonio Calvo

    Pero vamos a ver el Cabildo Metropolitano de Zaragoza, con los nombres que constan en la web episcopal, sobre este grupo de "osados y valerosos" équites cabalgando en monturas de nata y mantequilla, fieles vasallos del Cid Cobardeador, que huía volando de toda buena lid:

    CANÓNIGOS EN ACTIVO

    D. Luis Antonio Gracia Lagarda, Deán-Presidente del Cabildo

    D. Francisco Martínez García, Canónigo

    D. Jesús Aladrén Hernández, Canónigo Prefecto de Liturgia, Director de Peregrinaciones Marianas y Presidente de Real Cofradía del Rosario del Pilar

    D. Isidoro Miguel García, Canónigo Archivero Bibliotecario

    D. Manuel Almor Moliner, Canónigo

    D. Joaquín Aguilar Balaguer, Canónigo Delegado de Culto del Pilar

    D. José María Bordetas Alonso, Canónigo Contador

    D. Gregorio Muñío González, Canónigo Director de la Revista “El Pilar”

    D. Juan Francisco López Ruiz, Canónigo Párroco del Pilar

    D. Jesús Domínguez Longás, Canónigo Secretario Capitular y Delegado para el Colegio de Infantes

    D. Ignacio Ruiz Hernández, Canónigo Director-Conservador del Patrimonio Artístico de las Catedrales y Administrador del Cabildo

    D. Pedro José Gracia León. Canónigo Penitenciario y Consiliario de las Damas y de los Caballeros del Pilar

    D. Ángel Antonio Bibián Fierro, Canónigo

    D. Julián Luis Díez González, Canónigo

    CANÓNIGOS EMÉRITOS

    D. Juan Antonio Gracia Gimeno, Prefecto Liturgia de La Seo, Emérito

    D. José Vicente González Valle, Canónigo Prefecto de música de La Seo, Emérito

    D. Fernando Mendoza Ruiz, Canónigo Penitenciario Emérito

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que en la petición de perdón del Arzobispo y el Cabildo del Pilar, más que hiprocresía, hay mucha cobardía y acomodamiento al momento presente, por poco católico que sea éste.

    ResponderEliminar
  5. Son hombres sin fe, casados con el mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente, eliminaría lo de "casados" con el mundo, dado que la palabra es demasiado sagrada: mejor es "unidos" a la Gran Prostituta, Babilonia la Grande.

      El "mundo" crece y se convierte en Babilonia la Grande, sofisticada. La serpiente crece y se hace el Gran Dragón. Con el paso del tiempo, lo que fue la serpiente y Babel, acaba en Dragón y Babilonia la Grande, porque el mal se difunde y se intensifica.

      Eliminar
  6. "Supongo que en una diócesis que se hizo famosa por conspirar, calumniar y finalmente despedir ignominiosamente a D. Manuel Ureña, su anterior arzobispo, con el silencio oprobioso de los buenos..."

    Además de la vergüenza de un indigno Cabildo zaragozano de miserables desertores en la defensa de sus mártires, que dieron su vida e integridad física para impedir un genocidio en Zaragoza, en su modalidad de barbarie (eliminación biológica) y vandálica (eliminación cultural).

    En Barcelona lo sufrimos, y los católicos perdimos 1,5 km de retablos históricos muy bellos e importantes (pregunten al Arzobispado de Barcelona), más la infinidad de otros objetos litúrgicos y artísticos de oro, plata, piedras preciosas, cuadros, estatuas, dinero..., junto con la detención ilegal, tortura y asesinato extrajudicial de curas, obispos, religiosos y laicos, además de la memoria histórica, pues destruyeron muchos libros de registro sacramentales de bautizos, bodas...

    Y vosotros, obtusos e ígnaros estultos canónicos de Zaragoza, estuvisteis a un tris de ver destruido todo el patrimonio católico de Zaragoza, y a sus habitantes, sometidos a violaciones, torturas, robos, incendios, asesinatos, lesiones, daños, empobrecimiento, ruina...

    A estos desalmados y deshumanizados canónigos, es bueno recordarles lo que el jurista Lemkin ya expuso en Madrid el 1933 y luego en sus publicaciones (el término "genocidio" apareció el 1944):

    El genocidio de barbarie son las acciones exterminadoras por motivos «políticos y religiosos» y que también incluye «acciones emprendidas para arruinar la existencia económica de los miembros de la colectividad», aludiendo a la muerte de millones de ucranianos como resultado de la violencia utilizada para imponer la colectivización forzosa decretada por Stalin.

    En cuanto al genocidio por vandalismo adelanta lo que varios decenios después será conocido como genocidio cultural, como sucedió con el genocidio armenio y el genocidio católico catalán durante 1936-1939: se destruye todo el patrimonio cultural, artístico y religioso, para que no exista constancia física alguna de la existencia histórica de los armenios y católicos catalanes. Aún hoy no está reconocido en la ley, sólo jurisprudencialmente en el caso de La Corte Penal Internacional, que condenó al yihadista Ahmad Al Mahdi Al Faqi, alias "Abu Turab", a 9 años de cárcel por la destrucción en 2012 de bienes patrimonio de la humanidad en Tombuctú, Mali, en la primera sentencia que considera crimen de guerra el derribo de edificios históricos y religiosos.

    Además, Lemkin, en el Madrid de 1933, quería que esos delitos de barbarie y vandalismo fueran tipificados en el Derecho Internacional, y así «los posibles criminales» tendrían conocimiento «de que su acción no quedaría impune». Proponía, pues, lo que algunos decenios después se llamaría justicia universal, y que Lemkin en su escrito denominó «justicia interestatal».

    Canónigos del Cabildo de Zaragoza: dais asco, estáis parapetados en vuestra vida de cebado buen burgués, y gozáis todos de vida, cargo y patrimonio porque unos 300 falangistas, creyentes en Dios y que amaban Zaragoza, os pararon la barbarie y vandalismo de 2000 rojos-separatistas que, viniendo de Barcelona, fueron por siempre detenidos a 40 km de Zaragoza, sufriendo de las privaciones e inclemencias de la sierra aragonesa.

    Sabéis qué es el manto, sabéis de su historia, lo que representa, los rostros de los 300, la sangre que costó, el sacrificio martirial que implicó, lo sabéis todo (mentirosos, no fue que se colocó un manto "por error" de entre los más de 400 que habían, según oí), y sin embargo, miserables, bienvivís encima de los huesos de 300 a los que os lo dieron todo, os calláis, omitís vuestro deber sagrado de decir la verdad y ser justos, vuestra obligación de recordar la gesta de unos valientes, y sólo queréis quedar bien con el espíritu del mundo. Rufianes, canallas. Sed hombres, poneos en pie, decid la verdad, hablad en la plaza pública.

    ResponderEliminar
  7. No es de extrañar ni es para rasgarse las vestiduras, y menos aún para cubrirse de ceniza, Sr. El Cojo de Calanda.
    Se trata, simplemente, de una apreciación equivocadamente interesada de cual es el sol que mas calienta. Y no hay más. Y no llegan a más. ¡Y no les preocupa nada más!.
    Las personas que usted nombra tienen su propio sol y en él confían.
    Y el Sol, Luz de luz verdadera, que espere.
    TEROL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No estaba el joven sacerdote Juan José Omella Omella encabezando la conspiración contra D. Manuel Ureña?

      Eliminar


  8. “Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!”.
    (Catalina de Siena, santa italiana, 1347-1380).

    ResponderEliminar
  9. Sin olvidar a los que murieron por el mismo motivo en Codo, Quinto y Belchite, más de 3.000. Ni las bombas que los rojos tiraron sobre el Pilar y milagrosamente no estallaron.
    Además, ¿qué tiene de malo el manto con el yugo y las flechas, emblema españolísimo desde los Reyes Católicos?

    ResponderEliminar
  10. Viva la Virgen del Pilar y los falangistas que murieron por ella.
    Que Dios perdone al Cabildo. Yo no.

    ResponderEliminar
  11. No será el Cojo de Calanda uno de los que se indignan con lazos y esteladas verdad?

    ResponderEliminar
  12. En el templo jesuita del Sagrado Corazón de Gerona había, en la capilla de la Inmaculada, el nomenclátor de los congregantes que habían sido asesinados en la guerra civil; en cambio, la Compañía de Jesús no sufrió apenas bajas porque había sido disuelta durante la República. Había en la ciudad un enclave masónico muy poderoso al que se le atribuye la responsabilidad última, desde la confección de los listados hasta la “orden superior”. Algo se trasluce en Los cipreses creen en Dios, de Gironella, que, como es sabido, fue seminarista de Gerona antes de la guerra y luego inscrito en el Tercio requeté de la Virgen de Montserrat. Sabido es también que los miembros de aquellas tenidas eran, en su mayoría, miembros conspicuos de Esquerra Republicana, empezando por el propio Companys. Los requetés, en su mayoría también, iban guiados por motivos religiosos, no políticos. Todos guardamos en la memoria la columna requeté encabezada por una cruz como si fuera una romería. De acuerdo con las noticias propagadas desde el PSC los monjes de Montserrat aplauden cerrar la cripta de los requetés que hay en el monasterio.
    Resulta muy ilustrativo, carísimo Cojo de Calanda, leer las crónicas de los juicios a los beatos de su pueblo, frailes dominicos y curas de pueblo, asesinados por los anarcosindicalistas llegados de Cataluña al Bajo Aragón, a Calanda en particular. Por Castelserás asesinaron en una masía a un grupo de falangistas que se disponían a pasarse a la zona nacional. No tenían relación directa con los clérigos asesinados en Calanda, pero sí sentían con la obligación de defender a la Iglesia y a sus instituciones.
    Conviene reflexionar a menudo sobre la función actul del miles christianus y su evolución histórica. Hoy no se asocia la espada a la cruz. Pero caeríamos en un inmenso error histórico si aplicáramos nuestros códigos a los vigentes en tiempos pasados. Ellos creyeron, con fundamento, que derramaban su sangre, a imagen de Cristo, por los suyos, por su iglesia.
    Es pura cobardía y falta de pulso doctrinal. Paco Vázquez, socialista gallego de pro, arremetía estos días contra quienes apelando a la memoria histórica habían quitado el nombre de Calvo Sotelo de un instituto de su región. La memoria histórica es que lo asesinaron socialistas, declaró con energía. Fue un hombre honrado, vilmente asesinado. Esos muchachos de Alcubierre no merecían esa ingratitud cobarde del clero zaragozano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo.

      Eliminar
  13. Y luego se quejan de las esteladas en las iglesias. Todos ustedes son iguales.¿Hasta cuando tendremos que aguantar todo esto?

    ResponderEliminar
  14. Sr. Anónimo de las 8:18

    ¡Por Dios, no blasfeme!

    ResponderEliminar
  15. La Masonería tiene la mano larga. Y ordena a sus hermanos menores que no rindan homenaje a quienes defendieron esta Basílica del Pilar.
    Siguiendo por este camino, no habrá quien la defienda nunca más. Y caerá en poder del Islam. Y será convertida en mezquita satánica o peor aún, en sinagoga.
    Todos los masones, contra el Imperio español y la Iglesia católica.

    ResponderEliminar
  16. Es de BIEN NACIDOS SER AGRADECIDOS y estos SIN ENTERARSE. DESAGRADECIDOS!!!!

    ResponderEliminar
  17. Lo recuerdo desde mi más tierna infancia, no es un invento de hoy día:

    "En la Sierra de Alcubierre
    hay una fuente que mana
    sangre de los falangistas
    que murieron por España".

    No entiendo por qué hay que silenciar la bomba que no ha mucho pusieron los terroristas de extrema izquierda a la vez que aquella gesta que nos salvó, ni que este silencio lo entiendan como "pacificación" en lugar de censura.
    Quede claro -y quede MUY claro- que no está prohibido ser falangista en España, ni simpatizar con la Falange. Tampoco lo veta el Magisterio de la Iglesia, no sé qué se han creído los curas de hoy en día, ni por qué olvidan a quienes les salvaron de la desaparición que buscaba el marxismo.

    Digámoslo de una vez por todas: La Falange Española y de las JONS no era "franquismo" y su memoria tiene todo el derecho del mundo a ser respetada y honrada, guste o no guste a los que gobiernan, a los que predican y a los que pretenden dar absoluciones en todas partes menos en el confesionario.

    No les veo condenar por parte alguna al comunismo, al socialismo o al separatismo que conformaron la facción asesina de la quema de conventos y martirios en las checas. Y eso no es cristiano, sólo es cobarde y tendencioso.

    ResponderEliminar
  18. Canónigos repugnantes, cobardes, lacayos del progresismo.

    Os entregáis a las ideologías democráticas y librepensadoras, cuando tendríais que darlo todo por la memoria de quienes se levantaron en armas contra una impresentable república modernista y democratizante.

    La democracia es la perdición de los pueblos y naciones grandes como España. Los progresistas son los mayores canallas de la historia, y más si son catalanes y separatistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sr. Onésimo.

      No se pase, por favor. Sólo nos faltaba tener que leer "Perdición de naciones grandes como España". ¿Ud. cree realmente que es "una, grande y libre"?

      Eliminar
    2. 15:36

      Yo nunca creí que Catalunya fuese "Uns Països Catalans, grossos i lliures", por mucho que lo diga Torra.

      Eliminar
    3. Vamos a ver, ¿Qué problema tenemos en que España sea Una? (= esté unida)?, ¿No es deseable y mejor que sea grande?¿Debe dejar de ser libre?.
      Señores: El bien es el bien y al mal es el mal, no confundamos. Sigue siendo deseable que España sea una, grande y libre, lo dijera Franco, lo diga yo, o el lucero del alba.
      O quizá el anónimo a quien respondo la prefiere desmembrada, envilecida y presa. ¡Un poco de porfavor, hombre!

      Eliminar
  19. Incomprensible bajada de pantalones de los canonigos con el consentimiento y el empuje del Arzobispo, a ver si nos traen un buen arzobispo, para mi Don Manuel Ureña lo fue Nio entiendo que el Arzobispo se incline mas por lo que dice el Alcalde Podemita que por lo que decimos los catolicos Que yo sepa tan legal es la falange que podemos y tan legal es la bandera del yugo y las flechas con cerca de seis siglos que la morada de podemos, la de la II republica nunca se legalizo Es uinaudito lo jauto que es este Arzobispo, que por no saber, no sabe ni la direccion particylar de su antecesor Hipocritas, mentirosos Cospiradores y unos traidores Lo que me extraña es que Don Jesus Dominguez se haya prestado a esta pantomima sacrilega

    ResponderEliminar
  20. Vaya mi profunda admiración y mi oración por aquellos que murieron por Dios y por España.

    !Presentes!

    ResponderEliminar
  21. Al anónimo. Un poco cobarde al esconderse en un anónimo. De todos modos España siempre ha sido: una, gtande y libre. Hasta que ha llegado esta chusma que dice como el anonimp anterior, que no se que hacen en España odiándola así. Vayánse!!!

    ResponderEliminar