jueves, 13 de septiembre de 2018

Omella: "Feliz Diada a todos". ¿Cínico o ignorante?

Ya me extrañaba a mí, que cojo de sesera no ando, que habiéndose pronunciado el obispo Pardo respecto al gran día de Cataluña, mi paisano Omella se estuviese callado. No podía ser. Desde que su gran amigo el Papa lo ha encumbrado como arzobispo de una de las grandes diócesis de la cristiandad (notoria sobre todo, porque alberga la Sagrada Familia: la de Gaudí), don Juanjo ejerce muy meritoriamente de perejil de todas las salsas, de niño en los bautizos, de novia en las bodas y de difunto en los entierros. Y no digamos desde que fue ungido cardenal. No hay celebración a la que no acuda. Él es el nuncio oficioso y obsequioso de Su Santidad (no como otros) y su misión es llevar el pabellón papal por el mundo, lo más alto posible. Tiene una gran misión que cumplir. Y aquí, en el conflicto de Cataluña, tan dignamente azuzado por la Iglesia, él es la imagen del Papa, su mismísimo vicario, y no puede estar ausente. Es necesario que los curas, frailes, monjas y obispos de Cataluña sientan en sus cogotes el aliento del Papa: bueno, el de Omella como si fuese el del mismo Papa. Así que, carta dominical a todos (por lo que dice, parece que no se dirige a todos) los catalanes, deseándoles un FELIZ 11 de septiembre.   
Realmente nos han tomado a todos por tontos y se piensan que nos chupamos el dedo. ¿Cómo quiere ser Omella obispo de todos los barceloneses? Hace como si no supiese que la “diada” es justamente una “fiesta” de reivindicación de los independentistas (vea las fotos, señor arzobispo) contra (sí, CONTRA) los que no lo son, porque los pobres o los malvados no entienden lo que es ser catalán de verdad. ¿Dónde va nuestro obispico con esa cojera mental? Al fin y al cabo, mi claudicación es mucho menos grave. Mejor le estaría a nuestro personaje cojear de una pierna, que cojear de la azotea.
La “diada” sólo puede ser feliz para los reivindicadores. Yo creo que el subconsciente le empuja el corazón y los buenos sentimientos hacia los hijos predilectos de su diócesis. Y obviamente les desea una buena diada. Una diada de insultos y de provocaciones, del gran espectáculo nazi amarillento (es la uniformidad no sólo de pensamiento, sino hasta de indumentaria con que sueña todo poder totalitario. Y si el ensayo les sale así de bien, no quiero ni imaginar lo que ha de ser cuando esos disciplinados celebrantes de su superioridad racial y cultural alcancen finalmente el poder.

En su famosa NOTA soberanista lo dejaron bien claro. Hay privilegios históricos irrenunciables. Derechos que no vienen de la ley, es decir de la igualdad fiscal, sino de la historia: de la singularidad histórica. Y eso es tan inamovible como que unos nacen de unos padres y gozan de la respectiva herencia, y otros nacen de otros padres que, al no tener ni historia ni alcurnia, no pueden dejar herencia.
Pero en Cataluña, la consagración de las diferencias es más grave aún. Ni siquiera el haber nacido de un mismo padre te hace igual a tu hermano. L’hereu es l’hereu, y la pubilla es la pubilla, ¡a que sí! Es que es absolutamente propio de Cataluña que no seamos todos iguales. El que nació primero es el Heredero. Y los que vienen detrás son sus siervos. Y si no les gusta el reparto, pues como toda la vida de Dios, a matarse y a ver quién puede más. Es que en las cosas de comer, Catalonia is diferent. Eso los obispos lo saben, y han de ayudar al histórico Pueblo Catalán, al único Hereu legítimo de la tierra, a defender la totalidad de su herencia frente a los segundones y los advenedizos. Por eso era vital la NOTA de los obispos en un momento en que gentes desaprensivas sobrevenidas, amenazaban este idílico Estado del Privilegio.
Y como muy bien declara nuestro paisano en su carta dominical, es una utopía pretender la igualdad en una “Nación” diseñada en el privilegio y agarrándose con uñas y dientes a la historia para seguir disfrutándola en exclusiva. Porque se trata de que ‘nosaltres’ (en tiempos se llamaron “Nosaltres sols”, traducción mejorada del Sinn Fein irlandés; nosaltres -digo- som una Nació”, y eso no hay quien lo arregle. Mientras “nosaltres” y la “Nació” sean lo que pretenden ser, esto no hay quien lo componga. Y sobre todo, si toda la clerecía, con el Cardenal-Vicario-del-Papa a la cabeza, sostiene la legitimidad de esos privilegios históricos (¿la historia paga impuestos igual que los ciudadanos? ¡Qué va!, cobra. Nosotros a pagar, y los hereus de la Historia, a cobrar). Y la apariencia de igualdad está en que al fin y al cabo pagan tanto los privilegiados como los despojados de sus derechos; aunque para ellos es más fácil escabullirse.
Si el episcopado en pleno se pone al lado de los privilegios, tiene usted razón, don Juanjo, al sospechar que alguien piense que esto es una utopía (se refiere al espíritu franciscano de los políticos catalanes). Pero hay utopías que, con la buena voluntad de todos y con creatividad (¿ingeniería religiosa o algo así?) acaban convirtiéndose en realidad. Di que sí, paisano, no sé por qué se empeña la gente en ver esto tan oscuro, cuando lo que vivimos es el esplendor de la paz y la concordia. Y por si en su infinita misericordia trabajase Dios en ese sentido, ahí estáis vosotros para hacer descarrilar la voluntad de Dios.
Están muy bien las palabras, palabras, palabras que menciona usted del encuentro de los obispos de Cataluña el 16 de febrero. La cohesión social, la concordia, sentirnos próximos los unos a los otros y el respeto a los derechos de todas las personas que viven en Cataluña debe ser (si debe ser, es que no es) uno de nuestros objetivos prioritarios en este momento. Recalco, si “debe ser” objetivo de los obispos, si “debe” ser, está confesando que no es. Hasta las mismas palabras delatan que la voluntad de los obispos y de nuestro cardenalico, están donde todos sabemos. Pero los hechos, que son la auténtica prueba, van en dirección decididamente opuesta a la paz, la cohesión social, la concordia… Como dice la canción de Mina. Parole, parole, parole… Y nuestro purpurado Alberto Lupo le responde, nos responde: ascoltami, ti prego, ti giuro… Y nuestra respuesta vuelve a ser la de Mina: parole, parole, parole, soltanto parole, porque las obras van en dirección contraria.
Ay, amigo, hablas de la Iglesia Católica como de una realidad ajena a ti, tú que eres un príncipe de esa Iglesia. La Iglesia católica debe ser un factor de cohesión social (es tu responsabilidad que lo sea; pero esas menudencias no están hechas para ti). Y eso sí, hay que tender puentes. ¿Hacia dónde, si sólo tienes una orilla? ¡Ay qué penica, maño!
El Cojo de Calanda

15 comentarios:

  1. Hasta cuando se hablará del tema independencia? Por qué no se da el paso y lo son de verdad? Tuvieron la oportunidad de oro para proclamarla y en su lugar, salieron corriendo -por no decir huyendo- a refugiarse en otra nación. No se dan cuenta que se están tornando cansinos con siempre lo mismo y más de lo mismo sin éxito alguno? Numerosas marchas, numerosas protestas i res més....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por que no tenían estructuras de Estado mínimas, nada más.

      Tienen territorio y población, pero falta gobierno, es decir, todas aquellas oficinas, recursos y personal necesarios para ser un Estado.

      Y si quieres ser Estado, necesitas población, territorio y gobierno "efectivo", y además, requieres de la aprobación de la Unión Europea y de parte de la Comunidad Internacional.

      Y no había nada, ni de lo uno ni de lo otro.

      Se hubieran arrancado un ojo por tenerlo, imagínense, tener todo el Poder Judicial, toda la Hacienda Pública para ellos solos...

      Eliminar
  2. Dice el Cojo de Calanda: "Y eso sí, hay que tender puentes. ¿Hacia dónde, si sólo tienes una orilla? ¡Ay qué penica, maño!"

    JMVG comentó inteligentemente: "Aplicado a la carta de Omella: para tender puentes, hay que saber qué significa cada orilla."

    Y es que hay que morirse de risa con estos "pontíferos". Pontífice es quien hace el puente entre Dios y su Pueblo, no entre un Pueblo y el demonio con todo su diseño social satánico... gafas, por favor.

    Como dicen muy bien el articulista y el comentarista, nadie hace puentes a lo loco, y menos si la otra orilla hay un cartel que pone III Reich, o CCCP con la foto de Stalin... o "Se admite aborto, eutanasia, eugenesia y suicidio asistido"...

    De lo contrario, es como aquel reseñable puente que se hizo bajo el río... o aquel elefante blanco del famoso puente sin carretera... o el salvaje puente del terror...

    ResponderEliminar
  3. "Hace como si no supiese que la “diada” es justamente una “fiesta” de reivindicación de los independentistas (vea las fotos, señor arzobispo) contra (sí, CONTRA) los que no lo son, porque los pobres o los malvados no entienden lo que es ser catalán de verdad."

    Es cierto. El derecho a decidir la República se hace aplastando contra la pared el derecho a decidir continuar siendo españoles, a regirse por el Estatuto del 2006 con la corrección del TC del 2010, a que España sea nuestra Patria y Nación. Basta ya.

    Pero ya se sabe, ser español y catalán, a la vez, es propio de bestias con forma humana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdone Ud. yo soy español y catalán de nacimiento. No me considero ninguna bestia, tampoco pienso renunciar a mi nacionalidad española, no obstante considero que tanto para España, como para Catalunya sería lo mejor un Estado propio para Catalunya.
      España sin Catalunya tendría que reinventar-se y modernizarse lo cual le sería muy beneficioso.
      Catalunya seguiría su propio futuro sin cortapisas simplistas.
      Ambos hablarían de tú a tú con respeto y colaboración por lazos históricos y buena vecindad.
      Respeto que Ud. defienda la unidad sin más de España, pero le pido que Ud. respete que yo pueda tener y pertenecer como ciudadano libre a un nuevo Estado.
      Por culpa del PP y del PSOE por conseguir cuatro votos más en el resto de España, han atizado el re sentimiento, la envidia, y la división contra los catalanes, sin ofrecer alternativas de un nuevo encaje de respeto y tolerancia hacia lo catalán que también es español a día de hoy.
      Ahora estamos como si mezclamos aceite con agua en una garrafa que no hay quién lo pueda ligar, ni mezclar.
      POLÍTICA en mayúsculas es lo que hace falta. Ni jueces, ni fiscalía, ni represión policial, ni juicios, ni mentiras mediáticas, ni amenazas de un nuevo 155, ni presos,... van a cambiar la realidad.
      El Estado en manos del PP ha enconado el problema y ha hecho aumentar el % de los ciudadanos que viven y trabajan en Catalunya y quieren un Estado propio.
      Cuando antes España lo asuma, antes se resolverá el “problemom”.

      Eliminar
  4. "La cohesión social, la concordia, sentirnos próximos los unos a los otros y el respeto a los derechos de todas las personas que viven en Cataluña debe ser (si debe ser, es que no es) uno de nuestros objetivos prioritarios en este momento."

    Parole, parole, parole.

    Los obispos catalanes deben de hacer una nota conjunta alabando a todos los catalanes que desean vivir juntos dentro de la Constitución de 1978.

    Lo golpistas son golpistas, sabían perfectamente que si fracasaba su levantamiento del 6 y 7 de septiembre, y del 1 y 3 de octubre (huelga de país), entonces se activaría el derecho penal y el artículo 155. Lo tenían bien claro.

    Lo sabían con pelos y señales, como lo supo Companys el día 5 de octubre de 1934, la data anterior a la fecha del 6 de octubre, cuando dio su golpe de Estado y rebelión militar contra el orden constitucional republicano, que Francisco Franco defendió activamente. Era abogado. Tenía abogados, como tenían abogados los golpistas presos y exiliados del ahora de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es desconcertante ver que los que condenan el golpe de estado del 1 de octubre, son los mismos que veneran el golpe de estado del 18 de julio (del 36).

      Eliminar
    2. Hombreeee!!! No hay color, por favorrr. El 36 fue el principio de una cruzada Catolica, el 1 de octubre es el principio del triunfo Masonico, usted mismo!!!

      Eliminar
  5. La República, las Diadas, ¿Y qué coño es esto de la UDEF? y el loro de Puerto Rico14 de septiembre de 2018, 0:33

    "Eso los obispos lo saben, y han de ayudar al histórico Pueblo Catalán, al único Hereu legítimo de la tierra, a defender la totalidad de su herencia frente a los segundones y los advenedizos. Por eso era vital la NOTA de los obispos en un momento en que gentes desaprensivas sobrevenidas, amenazaban este idílico Estado del Privilegio."

    ¿Y qué coño es esto de la UDEF?, dijo Pujol el 2013, un año después de la primera Diada del 2012.

    La independencia de Cataluña tienen más que ver con la huída de los máximos dirigentes de la antigua CiU de la UDEF: con un Estado independiente, te autoamnistías, y encima, tienes el privilegio del fuero diplomático e internacional. Je.

    Encima de la mesa de jueces importantes, todavía hay delitos graves que no han prescrito. Pero la pirula de un Estado independiente es la última jugada de estos políticos desaprensivos. Queda, no obstante, la extradición, pero pídela, pídela, que no te la daremos... o si somos independientes, y necesitas un voto en algún organismo internacional, el cambio de cromos ya sabes cuál es...

    ResponderEliminar
  6. La Iglesia católica ya no tiene un papel espiritual en la sociedad, se vive de rentas del pasado, olvídense de las vocaciones pues ni las hay ni las habrá...lo que queda es un gran patrimonio y un poder que tiene cierto peso en lo político , nada más. Se debe aceptar que los cristianos son pocos en comparación al mundo, y adaptarse a esta realidad , rechazando toda intención absolutista.

    ResponderEliminar
  7. Che cosa sei, che cosa sei, cantaba inquieta Mina. Qué eres, qué eres, se le podría preguntar a Omella, aunque usted ya nos ha dado pistas de la respuesta. Si trascendemos al cardenal y vamos más allá, allende incluso de los obispos de Cataluña, es obvio que uno de los fracasos de la Iglesia contemporánea es su ausencia de identidad. Esa ausencia de identidad los obispos separatistas la han llenado con la “singularidad nacional”. Una entidad a la que pertenece Rufián, pero no pertenece Dolors Montserrat, una entidad a la que pertenece el musulmán que ocupa la secretaría de asuntos sociales de la Generalidad, pero no pertenece Concepció Veray. Che cosa sei, che cosa sei?
    Sin necesidad ni compromisos de protocolo, los obispos –che cosa sei, che cosa sei--, empezando por Omella, rinden pleitesía a un nazi declarado (los no catalanes, vale decir en su argot los no separatistas, son fieras con figuras humana, escribe el escriba hitleriano) o proponen de modelo a un seguidor de Mengele (Jordi Pujol: los andaluces son individuos deconstruidos).
    Sobre la figura de Cavalli-Sforza, figura eminente de la genética de poblaciones, que negaba el mínimo fundamento científico a la “singularidad nacional”, a la “identidad nacional”, los diarios de acá han echado una losa más pesada que la de Franco. Ese silencio de los mediocres y sectarios.
    Gnothi seauton. Conócete a ti mismo. ¿Quién soy? Christianus sum, zanjó Paciano cuando le preguntaron por su origen y procedencia. Si los obispos leyeran…

    ResponderEliminar
  8. Sobre la justicia y Franco14 de septiembre de 2018, 12:13

    Hoy, en La Vanguardia, se publica la editorial "Una cuestión de dignidad histórica", sobre el decreto-ley de exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

    El decreto-ley será tumbado, pues un Estado de Derecho no puede aprobar y ejecutar un decreto-ley en que:

    1. se salta todo tipo de autorización y debate público y abierto de las Cortes (impide el debate previo en las dos cámaras, Congreso y Senado),

    2. es un acto arbitrario, pues es el gobierno de Sánchez del PSOE es el que decide cuando un hecho es de "urgente necesidad",

    3. es un acto de hostilidad manifiesta, pues el gobierno de Sánchez del PSOE se sabe que tiene una gran enemistad manifiesta contra Franco, quitándole objetividad y neutralidad,

    4. no existe ninguna urgencia o necesidad manifiesta,

    5. se aprueba para que los familiares no puedan recurrir a la justicia para al menos ver si cumple con la legalidad, y además,

    6. es un decreto-ley que afecta a un individuo en particular, y

    7. que se sepa, no es el lugar donde Franco quiso ser enterrado


    Es una editorial partidista, que no recuerda la propia memoria histórica de "La Vanguardia española", al servicio de Franco, a quien sirvió con agradecimiento, porque retornó a los Godó la propiedad confiscada por la II República.


    Se habla de “la democracia y la dignidad”, pero por lo que hace a la democracia:

    1. el decreto-ley hurta del debate público en el Congreso y Senado

    2. el decreto-ley hurta a los familiares del recurso de los tribunales


    De otro lado, sobre la dignidad, hay dos tipos diferentes de dignidad:

    1. Dignidad óntica, por la cual, Franco, como cualquier hombre, es hijo de Dios y ser humano con derechos humanos por igual

    2. Dignidad deóntica, por la cual, la dignidad es variable, pues depende de los méritos del bien y los deméritos del mal. Es la que permite condenar a un criminal como reproche al mal realizado.


    El decreto-ley es indigno, tanto desde el punto de vista óntico y deóntico:

    1. Ónticamente, priva a Franco y a los familiares y terceros legitimarios a gozar de sus derechos y libertades

    2. Deónticamente, es una norma con el demérito del mal, pues priva del debate abierto, libre y público en las Cortes, y además, para declarar a Franco como "indigno deóntico" (fosas, crímenes), se realiza sin previo juicio: el decreto-ley condena sin juicio a Franco como genocida, y olvida a los genocidas de la II República (Paracuellos, checas, sacas, destrucción de iglesias, asessinatos de curas y religiosos) y de la Generalidad de Companys.

    ¡¡¡Indigno, injusto, inicuo!!!


    Por cierto, es indigno que en el callejero de Barcelona, estén los nombres de genocidas y criminales, o justificadores ideológicos del odio y del crimen, como Karl Marx, Andreu Nin... que justificaron la dictadura del proletariado y de la violencia del Estado...

    ResponderEliminar
  9. "Los obispos catalanes deben de hacer una nota conjunta alabando a todos los catalanes que desean vivir juntos dentro de la Constitución de 1978."

    Dios nos quiere juntos, no separados.
    A qué viene la separación justo en estos tiempos en que se dan pasos por el ecumenismo?

    Una sociedad en que la política y el deporte están exacerbados, varios escalones por encima de su real importancia, es una sociedad dañada, falseada, distorsionada. En Cataluña el afán politizador se vive desde 1980 con ahínco siempre creciente.

    ResponderEliminar
  10. Discrepo. Omella no es la imagen del Papa. Es la imagen de Jaume Pujol y sus correligionarios, por la cuenta que le tiene a sus intereses.

    ResponderEliminar
  11. Omella es la imagen de PUJOL,no del Arzobispo, del otro, aquel que dijo (que coño es esto de la udef?). Jeje, la pela es la pele!!!

    ResponderEliminar