miércoles, 8 de agosto de 2018

Los sacerdotes mártires de Figueres

Homenaje a Francesc A. Picas y a la verdadera Memoria Histórica (VI)
Parroquia de Sant Pere de Figueres (Fotografía actual)
Joan-Xavier Vidal Dalmau, joven historiador de Figueres, ha escrito un magnífico estudio sobre la historia de Figueres que gira entorno al templo de Sant Pere. Traza una amplia historia de las tensiones políticas en la ciudad anteriores a 1936, detalla el incendio del templo parroquial y expone la biografía de los once sacerdotes asesinados los años de persecución religiosa de 1936.

De los once sacerdotes inmolados, de tres de ellos se desconoce donde se encuentran sus restos. Se trata de mosén Ramon Masdedevall y Prujà, nacido en Santa Pau (Garrotxa). Tenía 74 años. Decía misa en el altar de la Divina Pastora del templo parroquial de Sant Pere. Hacía una vida retirada, visitaba enfermos y vivía modestamente. Fue torturado y asesinado el 13 de octubre de 1936. Se cree que sus restos descansan en alguna fosa del cementerio de Figueres, pero no han podido ser localizadas.

Mn. Ramon Masdedevall i Prujà
Mosén Enrique Murtra Vilaplana, nacido en Gerona. Tenía 57 años y ayudaba en la parroquia de Sant Pere. Era profesor de religión. Detenido en Figueres, fue asesinado en las inmediaciones de Salt y quemado su cuerpo. Sus restos no han sido encontrados.

Mosén Marià Fages de Climent. Nació en Figueres. Tenía 60 años. Decía misa de 12 los domingos. Fue previamente robado, torturado y asesinado en la carretera de Pontós. Su cuerpo no ha sido localizado. Parece ser que fue sepultado en algún lugar del bosque de Pontós.

Vencidos los ejércitos rojos en Cataluña, en enero de 1939, la Iglesia recuperó la libertad. Entonces pudieron ser enterrados con dignidad los ocho sacerdotes vinculados al templo de Sant Pere y otros de la comarca, después de exhumados de las indignas fosas donde fueron enterrados.

Sus nombres son los siguientes: mosén Pere Arolas y Vergés, natural de Llers. Tenía 74 años. Rector de la parroquia. Un sacerdote inteligente, abnegado y sacrificado. Murió con serenidad y con la cabeza bien alta. Parece ser que fue asesinado a tiros, pero al recoger sus restos en 1939 para darles digna sepultura, mosén José M. Cervera testimonió que encontraron una gran piedra en su cráneo.

Mosén Andreu Costa y Planella, 29 años. Había nacido en el valle de Bac y mosén Francesc Vila y Puigdevall. 27 años, que había nacido en Mieres. Los dos eran vicarios de la parroquia. Fueron asesinados brutalmente en los lavabos del castillo. Intentaron quemar sus restos.

Mosén Agustín Burgas y Darnés. Nacido en Figueres. Tenía 44 años. Profesor y excelente escritor. Lo mataron en el castillo de Figueres de un disparo en la nuca. Conformó su muerte un miliciano que frente a un grupo de personas de Figueres mostró con cinismo la pistola que él le disparó.

Mn. Enric Murtra i Vilaplana
Mosén Joan Casademont y Marigó. 66 años. Nacido en Figueres. Ejercía de sacerdote y de sacristán. Era un hombre bueno. Daba lo que tenía. Organizaba la parte piadosa de la parroquia. Detenido, le obligaron a subir a un camión a culatazos. No podía, caminaba con dificultad. Asesinado en el castillo de Figueres el 21 de setiembre.

Mn. Salvador Clota y Valls. Nacido en Blanes. Tenía 66 años. Se refugió en su piso al no poder huir de Figueres. Le engañaron y lo condujeron al castillo. Le prohibieron recibir alimentos de su familia. En la puerta del castillo, rompieron el pan que le traía una vecina, Margarita Vives. En el castillo sufrió un ataque de reuma que le impedía moverse. Lo llevaron a la muerte arrastrando. Murió de una cuchillada en el vientre. Providencialmente, de la herida brotó sangre fresca al cabo de tres años, cuando fue exhumado, y la sangre tiñó la camisa. Nos dio testimonio personal la señora Narcisa Sala, de Figueres, que se encontraba presente en la exhumación, junto a una religiosa y un familiar de mosén Salvador. Un hecho extraordinario, digno de ser comentado.

Mosén Lluís Maria de Macià y de Llavanera. Nacido en Vilafant. 62 años. De carácter y corazón bondadoso. Propietario de la revista “La Veu de l’Empordà”. La defensa de la Fe de la revista le granjeó las iras de los sectores sectarios. Fue el primer sacerdote detenido. Fue martirizado de forma violenta a golpes de culata.

El P. Joan Puig y Serra, sacerdote, padre Paúl. De 57 años de edad. Se refugió en el asilo de ancianos. Fue detenido y trasladado al castillo y asesinado el 13 de octubre junto a los dos vicarios y otros presbíteros de la comarca.

¡Dios mío! ¿Qué pasó en Cataluña, en Barcelona, y en todos los pueblos de nuestra tierra, el 1936?, se preguntan los ciudadanos el dos mil. ¿Dónde estaban las autoridades? La Generalitat disponía de la Guardia Civil, de los Mossos d’Esquadra y otras fuerzas armadas y habrían podido frenar la revolución sangrienta.

Francesc A. Picas

1 comentario:

  1. Las tres Bestias que vienen de Cataluña9 de agosto de 2018, 2:49

    Excelente conclusión:

    "¡Dios mío! ¿Qué pasó en Cataluña, en Barcelona, y en todos los pueblos de nuestra tierra, el 1936?, se preguntan los ciudadanos el dos mil. ¿Dónde estaban las autoridades? La Generalitat disponía de la Guardia Civil, de los Mossos d’Esquadra y otras fuerzas armadas y habrían podido frenar la revolución sangrienta."

    Destaco de ella:

    "...habrían podido frenar la revolución sangrienta."

    Y de ella, ésta palabra: "revolución".

    En efecto, de "revolución" y por tanto, de "revolucionarios", han de ser calificados la totalidad íntegra de los partidos llamados en su época como de rojo-separatistas: ERC, PSOE-UGT, PCE-PSUC, CNT-FAI...

    Además, todo ello está probado fehacientemente, con hechos documentales irrebatibles, en dos diarios oficiales del Estado republicano:

    1./ "...huelga revolucionaria.." (Proposición incidental de Gil Robles et al, sobre el golpe y revolución de Octubre de 1934, aprobada por aclamación del Congreso el 9 de Octubre de 1934, Diario de Sesiones del Congreso de Diputados, Octubre-Diciembre 1934, nº 144, página 4496)

    2./ "Quedan también excluidos de los beneficios que otorga este Decreto-ley [amnistía general] todos los presuntos responsables de los delitos cometidos con motivo de la represión del MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO de 1934. (Artículo 3º, párrafo 2º, Decreto-Ley de Amnistía General de 22 enero 1937, Gaceta de la República 25 enero 1937, número 25, página 500).

    Es decir, esta amnistía decía que la II República, en 1937, negaba la amnistía de todos los funcionarios encarcelados en 1936-1937, por el simple hecho de haber perseguido legalmente los delitos del golpe de Estado y Revolución sangrienta en Cataluña y Asturias durante Octubre 1934. El Congreso, integrado por izquierdistas y separatistas o rojo-separatistas, declaraba que el golpe y revolución de Octubre de 1934 era en reallidad una revolución.

    ...

    Y en 1934 ¿qué era una revolución? Pues los diferentes proyectos revolucionarios de ERC, PSOE-UGT, PCE-PSUC, POUM, CNT-FAI y los partidos republicanos, tenían en común el ser 1) genocidas, 2) antidemocráticos, 3) inconstitucionales, 4) tiránico-despóticos, y 5) antiderechos y libertades humanas. Se les podía llamar rojo-separatistas, anarco-marxistas... pero lo mejor, quizás, es de "revolucionarios".

    Así, CNT-FAI era del brutal terror anarquista. PSOE-UGT, dividido en tres o cuatro facciones, tenía al golpista Prieto, al leninista "español" Largo Caballero, al proestalinista Negrín, y al único decente, Besteiro. PCE-PSUC, no hace falta decirlo, era puro terror bestial estalinista. El POUM era troskista (por cierto, ¿dónde está Andreu Nin?). ERC era pura revolución separatista e izquierdista. Todos ellos nos hubieran enviado a la muerte: fusiladeros, paseíllos, detenciones ilegales (la policía mató a Calvo Sotelo), desapariciones (¿dónde está José Robles Pazos y quién lo mató?), robo y destrucción de propiedades privadas y eclesiales, hambre (como Ucrania), tortura (checas), exilio, pobreza y miseria, represión, crímenes contra la Humanidad, sistema político despótico...

    Si Franco entregó una España en paz y próspera, el rojo-separatismo hubiese legado una España destruida. Pero perdieron porque sus proyectos revolucionarios eran incompatibles y se odiaban los unos a los otros, como demuestran las dos guerras civiles republicanas: la de Mayo de 1937 contra la CNT-FAI y el POUM, y el Golpe de Casado de marzo de 1939 contra Negrín y Stalin.

    Pío Moa ha publicado esta carta abierta a Sánchez sobre el totalitarismo de las leyes lgbti, de memoria histórica y otras, muy interesante y de vital lectura:

    https://www.youtube.com/watch?v=WUzPvMtupso

    En Cataluña, ya hemos de luchar contra tres gravísimos totalitarismos que imponen personas corruptas y mentirosas, de odio venenoso:

    1. El nacional-progresismo eclesial, herético
    2. El nacionalismo, destructor de España e irredentista de los PPCC
    3. El progresismo, que impone sus leyes despóticas lgbti...

    ResponderEliminar