jueves, 26 de julio de 2018

Eutanasia por compasión

“Ellos son personas, nuestros hermanos y hermanas. Tal vez su vida no sea productiva, pero la productividad no es una justificación para matar. Si así lo fuera, todo el mundo temería inclusive acudir al médico. El tejido social se vería afectado. Un régimen que puede salirse con la suya rompiendo el Quinto Mandamiento, puede destruir asimismo los otros Mandamientos” (Clemens August von Galen, Cardenal-Arzobispo de Münster. Julio de 1941)


Se veía venir. Tras el aborto por compasión del insigne monseñor Fisichella, ahora presidente del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización, y hablando supuestamente en nombre de la Iglesia, era de esperar la eutanasia por compasión, de la mano del “progreso” cultural y político, en feroz competencia con la Iglesia por el monopolio de la bondad y de la compasión. Con este gran “Eu” que nos pone el bien por delante, que sucede al de la eugenesia en la que ya estamos tan confortablemente instalados (porque nos sienta genial eso de la buena e incluso de la óptima y siempre misericordiosa administración de la vida, sobre todo la no nacida), pretenden aventajarnos en la práctica del bien también en la muerte. Para estos amantes del progreso, la vida que escapa a las grandes bondades eugenésicas, corresponde al limbo de la irresponsabilidad. Y obviamente, tras conquistar la administración responsable de la vida (eu-genesia), aspiran a conquistar la administración responsable de la muerte (eu-tanasia). Todo por hacer el bien.
Y han elegido como patrón de esta “buena” causa, al insigne y ultrabenéfico Adolfo Hitler, que diseñó un plan brillantísimo para que los alemanes además de nacer con la máxima responsabilidad y bondad, y de vivir disfrutando de las delicias del paraíso nacional-socialista, pudieran disfrutar de la mejor muerte. Una muerte responsable y digna, cual correspondía al que quiso ser el mejor régimen político de todos los siglos. Así pues, la primera víctima de la furia asesina nazi fue un niño austríaco de diez años, rubio y con los ojos azules… ¡que era cojo!
Juan Manuel de Prada
Escribo estas reflexiones inspirado por el genial artículo de Juan Manuel de Prada que nos ofreció Religión en libertad el pasado 13 de julio, bajo el título Compasión eutanásica. Me tomo la licencia de copiar literalmente el primer párrafo del artículo, en que se aprecia la luminosidad del planteamiento.
Allá por 1939, el Tercer Reich desarrolló un plan para el asesinato de enfermos incurables denominado ‘Aktion T4’. Varias decenas de miles de alemanes aquejados de enfermedades terminales hallaron así una ‘muerte misericordiosa’. Aunque este programa de eutanasia de Hitler ha sido calificado erróneamente como ‘prueba piloto’ para los campos de exterminio masivo, lo cierto es que fue concebido como un recurso compasivo; pues los jerarcas nazis consideraban que una vida estragada por el dolor no merecía la pena ser vivida. Para perpetrar estas eutanasias no se solicitaba el consentimiento del enfermo, sino que bastaba con que un ‘examen médico crítico’ dictaminara que el paciente padecía una enfermedad incurable (y hay que señalar que casi todos los médicos alemanes se adhirieron con entusiasmo a este plan eutanásico). Pero, en lo demás, era un plan que estaba guiado por presupuestos muy similares a los que la sensibilidad contemporánea admite tan tranquila.
El diabólico “patrón” de la eutanasia lo tenía todo inventado, de tal manera que los modernos eutanasistas no tienen más que copiar a su pionero y guía y así promocionar su culto entre los felices llamados a tan bella, digna y “santa” muerte.
Olvida sin embargo, D. Juan Manuel de Prada que el plan Aktion T4 tiene una relación íntima, tanto desde el punto de vista ideológico-político como económico-financiero,​ con las organizaciones internacionales y el movimiento médico internacional a favor de la eugenesia y con las respectivas legislaciones y programas llevados a cabo en varios países, como por ejemplo la esterilización masiva de gente señalada como enfermos hereditarios en países como Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Noruega, Francia, Finlandia, Dinamarca, Estonia, Islandia y Suiza, durante la primera mitad del siglo XX.
Ahora, en cambio, será el mismo Estado del Bienestar, primero en la persona del afectado -que empezará decidiendo-, luego en la de los médicos y familiares -que acabarán decidiendo en lugar del enfermo-, quien certificará qué clase de sufrimientos son los que hacen a una vida indigna de ser vivida… y le dará al interfecto el compasivo matarile. Médicos endiosados o simplemente presionados por una Administración que necesita cuadrar los balances de un insostenible sistema de pensiones. Herederos ávidos de ganancias y parcos en hacer dispendios para pagar la residencia del anciano o discapacitado, se frotarán las manos con frenesí.
Y cuántos serán los enfermos ofuscados por la soledad y la desesperación que, abandonados de casi todos, se acogerán a la compasión asesina de una democrática sociedad, que ha decidido que sea tan digna la subida de las pensiones como la eliminación de los longevos perceptores de las mismas.
Si el divorcio, con la correspondiente disolución familiar que conlleva, el crimen del aborto y la ideología de género, con su promoción del lobby gay, importaron a muy pocos, laicos y clérigos, la eutanasia comenzará a inquietar a bastantes más. Porque de todo lo otro puede uno pasar –puede no afectarle-, pero de la muerte digna… será muy dificil librarse. De aquellos polvos vienen estos lodos.
Y así como la mayor parte de los pastores –salvo contadas y dignísimas excepciones- han permanecido silentes ante el carnaval LGTB y la proposición de ley eutanásica de Pedro Sánchez, sí que han puesto el grito en el cielo por el acoso gubernamental a la escuela concertada y a la clase de religión, cuya eficacia y presencia evangelizadoras hace tiempo que dejaron de ser relevantes.
¿Alguien ha escuchado alguna denuncia profética o una predicación potente a ejemplo del cardenal August von Galen? Este intrépido arzobispo alemán se jugó su mitra, su diócesis y su propia vida en 1941 denunciando públicamente, desde el púlpito de la catedral de Münster, la iniquidad de los planes eutanásicos nazis: “Jerusalén y sus habitantes, su pueblo elegido y favorecido, ¡se oponen a la voluntad de Dios! De una manera loca y criminal, ¡desafían la voluntad de Dios! Es por eso que Jesús llora por el pecado horrible y el castigo inevitable. ¡Uno no se burla de Dios!”
August Clemens von Galen
“¡Cristianos de Münster! El Hijo de Dios en su omnisciencia, en este día, ¿sólo vio a Jerusalén y sus habitantes? ¿Lloraba sólo por Jerusalén? ¿Es el pueblo de Israel el único pueblo al que Dios ha rodeado, a quien ha protegido con el cuidado de un padre y el amor de una madre? ¿Son las únicas personas que le rechazaron? ¿Son los únicos que abandonaron la verdad de Dios, que rechazaron la ley de Dios y se condenaron a la ruina? Jesús, el Dios omnisciente, ¿también en este día vio a nuestro pueblo alemán, nuestro país de Westfalia, nuestra región de Münster, la Baja Renania? ¿Lloraba también por nosotros? ¿Lloraba por Münster? Durante mil años nos instruyó, nos instruyó a nosotros y a nuestros antepasados ​​en su Verdad, nos guió por su ley, nos nutrió, por su gracia, reunidos como la gallina junta a sus polluelos bajo sus alas. ¿Ha visto el Hijo omnisciente de Dios este día, en nuestro tiempo, en que también debe pronunciar este juicio sobre nosotros: No has querido, he aquí que vuestra casa quedará desierta. ¡Qué terrible sería!”.
Pero es que August Clemens von Galen, era un verdadero pastor que luchaba por su pueblo y defendía a su rebaño de los lobos rapaces, disfrazados de compasivas ovejas. Fue un padre para su pueblo y para sus sacerdotes… Hoy la voz del León de Münster debería hacer vibrar en nuestra anestesiada España corazones fuertes y llenos de fe en la victoria de Cristo. Y sigue denunciando la cobardía, miedo, canguelo, apocamiento, encogimiento y pusilanimidad de tantos clérigos que hemos olvidado lastimosamente la palabra de nuestro Maestro, de aquel que nos llamó a ser testigos valientes y humildes de su Evangelio: "Os expulsarán de las sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate piense que da culto a Dios…Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí (…) En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo” (Juan 16). 
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
www.sacerdotesporlavida.info

26 comentarios:

  1. Nazismo y comunismo es lo mismo, van contra Dios y por ende contra el hombre

    ResponderEliminar
  2. Eutanasia: donación de órganos (i)27 de julio de 2018, 0:30

    Desearía contribuir este excelente artículo del P. Custodio. Procede de diferentes fuentes, y espero que sea del interés de todos los lectores de GG.

    Aquí está el proyecto de eutanasia o crimen legalizado de los más pobres de la sociedad, hecho hipócritamente por quienes dicen ser progresistas... en el avance del terror, que no quieren dignificar el bien morir, ni valorar los riesgos que se juegan con la eutanasia.

    http://www.congreso.es/public_oficiales/L12/CONG/BOCG/B/BOCG-12-B-77-1.PDF

    Comparemos la donación de órganos con la eutanasia, salvo error u omisión.

    DONACIÓN DE ÓRGANOS

    Se debe pasar tres controles para demostrar que lo hace de manera gratuita y sin ningún tipo de coacción o vicio de la voluntad. Se realizan multitud de entrevistas y todas las verificaciones que indican los protocolos y la legislación vigente. Se han de pasar tres controles estrictos para comprobar que se hace de forma altruista y sin compensaciones.

    1. La primera inspección se hace ante un equipo médico independiente del hospital, que evalúa la situación médica, las motivaciones y las relaciones entre donante y receptor. Es el que coordina al equipo médico internacional de transplantes, junto con el resto de profesionales (laboratorio, especialistas, enfermeras...). A lo práctico: es el único que tiene contacto físico con el órgano, el donante directo (si lo hay) y el receptor.

    2. Luego, está el Comité de Ética del hospital que sigue la situación, estudia el caso, y emite una resolución positiva o negativa. En caso de ser a favor, pasará la última fase, que es la judicial. Tanto éste Comité como el juez, son puro protocolo burocrático: nunca verán el órgano transplantado, ni harán la operación quirúrgica.

    3. Todas las partes comparecen ante un juez. Si hay la menor duda o sospecha que que la donación no es altruista o hay una contraprestación económica o una presión psicológica de cualquier tipo, entonces la donación se para.

    Gracias a este protocolo, según se dice, se han evitado donaciones bajo coacción, presión y compensación, pero no ha evitado las sospechas del caso del jugador del Barça Éric Abidal en un registro telefónico.

    La donación de órganos es, pues, lo más controlado y serio que existe en estos momentos en la sanidad, en comparación con las técnicas de homicidio de nacidos (eutanasia) y de niños no nacidos: aborto (farmacológico o quirúrgico, libre o por riesgo) y la reproducción asistida (congelación de embriones, abortos eugenésicos, destrucción de embriones en investigación o caducidad de la conservación).

    ResponderEliminar
  3. Eutanasia: aspectos legales (ii)27 de julio de 2018, 0:32

    EUTANASIA

    En la eutanasia española, según el proyecto, salvo error u omisión, carece de Comité de Ética del Hospital y de la intervención del juez, sólo está el equipo médico y sanitario del hospital.

    Primero participa el médico responsable, que atiende directamente la salud, la integridad y la vida de su paciente enfermo, el cual, no obstante, se transforma en su médico eutanasista.

    Luego, hay una consulta y comunicación, todo parece absolutamente burocrático, con el equipo sanitario (médicos y enfermeras), y con un medico consultor (art. 8), quien redacta un informe. Finalmente, se mata al paciente, y luego, en 4 días hábiles, se remite el expediente a una Comisión Autonómica de Evaluación (art. 9). Hay un Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (art. 12) y una Comisión Estatal de Seguimiento (art. 13 y 17).

    La Comisión de Evaluación es, en realidad, un tribunal eutanasista de segunda instancia y tiene una finalidad proactivamente prohomicida, proeutanasia.

    Tiene funciones consultivas en casos de duda, envía denuncias a Fiscalía, edita manuales de buenas prácticas, hace estadísticas, realiza informes de mejora pro eutanasia, asegura que siempre exista un médico eutanasista, y sorprendentemente, decide la eutanasia denegada por el médico (art. 16).

    No hay comisiones de ética ni juez, ni los familiares o interesados pueden impedir dicha eutanasia: no hay recursos administrativos o judiciales provida de familiares y terceros para impedir la eutanasia, ni hay Defensor de la vida ni Protector de los cuidados paliativos.

    Tampoco no hay multitud de entrevistas y comprobaciones personales de diferentes médicos sobre el peticionario de la eutanasia, para ver si lo hace consciente y orientado, sin haber coacción, presión o contraprestación [herencias, legados, seguros, pensiones], ni ningún abuso o error médico, o si se obvian otras alternativas paliativas provida.

    ResponderEliminar
  4. INFORMACIÓN VERAZ

    La formación correcta de la opinión pública sobre eutanasia, necesita de información veraz y completa, no con tergiversación de cifras mal hechas, con encuestas tendenciosas, politizado y subvencionado por poderosas organizaciones internacionales.

    La obstinación eutanásica se enfrenta contra la vida, adelanta la muerte, acorta y abrevia la vida y mata. La obstinación terapéutica se enfrenta con la muerte, retrasa la muerte, aleja, alarga, prolonga la vida, no deja morir.

    La solución correcta, ante una petición de eutanasia: la ortotanasia o adistanasia, posición en la que se ubica toda la medicina paliativa: ni adelanta ni retrasa la muerte, ni acorta ni alarga la vida, no se enfrenta con la vida, aunque tampoco la dificulta, no se enfrenta con la vida, aunque tampoco se empeña por ella, no mata, pero sí deja morir.

    Por ello, pueden haber causas de eutanasias no solicitadas por el propio paciente, sino por el gerente del hospital, la familia: ancianos muy discapacitados, herencias, chantaje moral a los más débiles y pobres (descuidos y dejadez intencionadas, malos tratos, falta de cariño, inducción).

    También está la pendiente resbaladiza de la bola de nieve de la eutanasia, su pérdida de control y su desparrame por efecto cascada.

    En efecto, la eutanasia puede llegar a ser indiscriminada, arbitraria, contra la voluntad del enfermo (enfermo inconsciente, en coma), tomada por terceros (juez, comité, gerente). Puede aplicarse a niños recién nacidos, a cualquiera que lo argumente bien (con riesgo de soborno al médico), a que se aplique sobre cualquier tipo de enfermedad...

    Además, el suicidio asistido será libre, gratuito y público, sin indicaciones ni principios: se pasa de enfermo terminal, con muerte próxima y con un dolor o sufrimiento insoportable, para pasar a ser sin causa alguna: niños (por los padres o tutores), incapaces, presos, paciente sin ganas de vivir...

    ResponderEliminar
  5. MÉDICO O VERDUGO

    Tenemos un cambio conceptual en la figura del médico, sin precedentes históricos, destruyendo el juramento hipocrático, con el deterioro de la confianza médico-paciente: "sería terrible que el enfermo, no supiera hasta el último momento si el médico se acerca a la cabecera ds su cama como mèdico o como verdugo" (Victor Frankl). Sólo el 5% de las peticiones de la eutanasia son rechazadas por el médico, y el 95% sí lo son.

    En Holanda y en Bélgica, dependiendo de la región, hay entre un cuarto y la mitad de eutanasias no comunicadas al juez, porque el médico sólo sigue los principios de la ley, pero no quieren expresarse públicamente como un médico homicida, eutanasiador, con número y nombre, pues nunca un médico no puede caer más bajo e indecente matando en nombre del Estado.

    La toma de los medicamentos homicidas de eutanasia y suicidio es dramático: algunos no llegan a consumarlo porque en el último momento se retraen, otros son "forzados" a tomar el medicamento, otros pueden morir en agonía como efecto secundario, o porque su cuerpo muestra resistencias, o porque no se da la dosis adecuada con el fin de ahorrar [1].

    Si hay objeción de conciencia, el médico debe de remitir al médico homicida que lo realice, y si no lo hace, entonces lo efectúa la Comisión de Evaluación (art. 10, 12 y 16).

    Increíblemente, los hospitales católicos estarán obligados a practicar eutanasias, y a disponer de médicos homicidas en sus servicios pseudomédicos. A los efectos prácticos, se obliga dictatorialmente a los hospitales católicos a ser homicidas, a cometer un pecado grave intrinsece malum y que clama al Cielo, cruel y despiadado: el homicidio de ancianos y enfermos, de pobres y necesitados, de desválidos e indefensos, de desprotegidos y vulnerables, de desamparados y desatendidos.

    Es curioso que el programa de eutanasia nazi-hitleriano, AKTION T4, se basaba en la compasión, en evitar una vida indigna de ser vivida y en el bien común en ahorro de camas, tratamientos y medicinas (Volksgemeinschaft) para el esfuerzo bélico y la expansión de la raza aria sana, y que incluía, además de la eutanasia, la esterilización.

    En la eutanasia nazi-hitleriana, la petición inicial del médico, parece, era vista por otros 3 revisores médicos y un supervisor final que decidía: en teoría sobre el papel, con el nazismo, habían más controles y garantías médico-administrativas...

    ResponderEliminar
  6. Eutanasia: la implementación de una República catalana de la muerte (vi)27 de julio de 2018, 0:53

    CULTURA SOCIAL DE LA MUERTE

    La aprobación legal de la eutanasia supone un engaño a la sociedad, junto con el aborto y la reproducción asistida (congelación y destrucción de embriones, aborto eugenésico), porque que se le está robando todos los servicios asistenciales necesarios para afrontar el final de la vida de una manera digna: el “Eu zên” (bien vivir), incluye la muerte final digna con medicina paliativa, no con instrumentos eutanásicos homicidas (ni abortivos) que no son en absoluto médicos, violando miserablemente el juramento hipocrático médico: no abortar, no eutanasiar, no eugenesiar.

    La eutanasia es ajena a la Medicina (curar, paliar), mientras que los cuidados paliativos (sedación paliativa) son la respuesta de la Medicina para un paciente terminal.

    Ya sin eutanasia, en España 60.000 personas mueren al año sin haber recibido los cuidados paliativos necesarios para remediar su dolor [2].

    La Comisión de Evaluación sólo está formada por 7 personas escogidas por el Parlamento de Cataluña. Pero su calificación profesional, vista la ley, es bastante deficiente, y se observa que será un puro organismo burocrático y tribunal de segunda instancia para practicar una eutanasia denegada.

    Este tribunal, además, puede quedar bloqueado por la alta demanda de sus servicios, por lo que su función de control y decisión de eutanasias será inoperativo: a todo dirá que sí, pues inherentemente es proeutanasista, no habrá ningún católico que participe en él, pues el hacerlo, implica participar en un homicidio.

    A los efectos prácticos, estaremos en las manos eutanasiadoras del Parlamento y de la Generalidad de Torra, Puigdemont y Junqueras (si gobiernan). ¿Estos tres se dicen que son católicos? No, no lo son... y muy mal hace la Iglesia de permitir que comulguen...

    Teniendo en cuenta que en Cataluña hay unas 66.000 muertes anuales, y viendo las estadísticas europeas más altas (Holanda, 4%), en Cataluña habrán unas 4.000 eutanasias anuales, como mínimo, vista la pirámide de población catalana, que es enorme el número de ancianos, con un 19% de mayores de 65 años, 1,4 millones [3].

    Para el año 2050, el 33% de la población catalana será mayor de 65 años, y el 12% mayor de 80 años. Cada día mueren 180 personas en Cataluña.

    La Generalidad propuso el 2016 obligar a los médicos a marcar a los enfermos terminales para ahorrar dinero, debiendo de señalar con una "X" la historia de los pacientes crónicos si "sospechan" que les queda un año de vida, con el fin de condicionar los tratamientos, a través del Programa de Prevención y Atención a la Cronicidad (PPAC) [4].

    La Generalidad tiene toda la información informática sobre el estado y situación de todos los enfermos de Cataluña, desde leve a grave, desde crónico hasta agudo [5]. No sería raro que recibamos una carta de la Generalidad informándonos de que podemos "retirarnos" por medio de la eutanasia y suicidio asistido cuando vea que somos "inútiles productivos" por razón de edad o enfermedad, es decir, que somos factores de aumento del gasto y déficit públicos.

    Hoy parece que se ha sustituido el mengeliano PPAC por el protocolo del "Paciente Crónico Complejo – Modelo de Atención a la Cronicidad Avanzada" (PCC-MACA) [6], fácilmente reconvertible en el paso previo a la eutanasia y suicidio asistido. A ello, se une el nuevo universal "Protocolo de Seguimiento del Embarazo en Cataluña", que puede contribuir a la mejor implementación de la eugenesia, eutanasia y aborto de niños [7].

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los efectos prácticos, estaremos en las manos eutanasiadoras del Parlamento y de la Generalidad de Torra, Puigdemont y Junqueras (si gobiernan). ¿Estos tres se dicen que son católicos? No, no lo son... y muy mal hace la Iglesia de permitir que comulguen...

      Es para partirse de risa y luego llorar. Mas, Torra, Puigdemont y Junqueras son católicos, a Torra se le ve en la misa del barrio donde está.

      Este es el gran fracaso de la pseudoiglesia de los Fills del Concili, de la Església Nacional, Alternativa i Progressista de Catalunya, del nacional-progresismo: el haber hecho nacer y desarrollar a verdaderos escorpiones y víboras que matan a la propia gente de su mismo puelo y nacion. La culminación, por los mismos obispos catalanes, de la gran apostasía del pueblo catalán.

      Y sí, estoy de acuerdo, estos políticos católicos que promueven leyes anticatólicas deben tener prohibido el comulgar. Los principios irrenuciables del catolicismo son innegociables. No se puede permitir que un pueblo, una nación, caiga bajo leyes satánicas. ¿No les parece, Omella, Pujol, Vives, Soler?

      Eliminar
  7. Eutanasia: una Iglesia inepta, necia e inútil (vii) - Notas27 de julio de 2018, 1:08

    Se observa que la jerarquía de la Iglesia Católica peca del delito de omisión, pues debe de cumplir y hacer cumplir con lo que prescriben los Mandamientos de la Ley de Dios, es especial del Quinto Mandamiento, no sólo en las personas individuales, sino también en la sociedad, para evitar el pecado personal y el pecado social o estructural.

    Además, el aborto, la eugenesia y la eutanasia, al violar de frente y de forma masiva, creciente y constante en el tiempo, contribuye a la infestación de demonios y diablos en la misma Iglesia Doméstica (familias y matrimonios), y en la misma sociedad catalana, pues como Iglesia Particular, es garante ante Dios de la felicidad, la paz, la armonía, la justicia y los derechos humanos de la fracción de Humanidad (Cataluña) o Pueblo de Dios, que el mismo Dios Padre ha asignado a sus jerarcas, obispos y abades. La Iglesia intercede por el Pueblo, y si la jerarquía de la Iglesia Militante peca y delinque de omisión, entonces la Iglesia y luego el Pueblo con su Gobierno se envilecen y putrefaccionan en su mismo espíritu, al ser espíritu de pecado grave intrinsece malum que Clama al Cielo: la muerte del inocente, de Abel, en manos de los injustos Caínes, los eutanasiadores, abortistas y eugenesistas.

    Y además de la Ley de Dios, violada y vulnerada, también se violenta y quiebra al Magisterio de la Iglesia, que en San Juan Pablo II tuvo su máxima expresión con Evangelium vitae (no al aborto y a la eutanasia) y a Veritatis splendor (actos morales intrinsece malum).

    Nuestra Iglesia demuestra, desde Roma hasta Madrid y Barcelona, una completa ineptitud, necedad e inutilidad, incompetencia e incapacidad, para usar de todos los instrumentos de gracia y exorcismo (misas, oraciones, exorcismos), y en ignorar incomprensiblemente, que el principal problema del Primer Mundo europeo es, como dijo San Juan Pablo II y Benedicto XVI, el crecimiento del ateísmo radical en los Parlamentos y Gobiernos de Europa, haciendo avanzar las legislaciones de la cultura de la muerte, del relativismo moral, del laicismo beligerante de exclusión, del feminismo radical, de la ideología de género, del ataque sistemático a los cuatro principios innegociables para los católicos en la esfera pública: vida, familia, educación de los hijos y bien común (unidad de España).


    ..........

    NOTAS

    [1] www.religionenlibertad.com/video/110442/Los-datos-trucados-de-la-eutanasia.html

    [2] Libro "¡Doctor, no haga todo lo posible! De la limitación a la prudencia terapéutica", de Pablo Requena, médico y teólogo, sacerdote y profesor de Bioética en la italiana Pontificia Università della Santa Croce de Roma

    [3] www.datosmacro.com/demografia/estructura-poblacion/espana-comunidades-autonomas/cataluna

    [4] www.abc.es/sociedad/20140925/abci-cataluna-estudia-marcar-pacientes-201409242152.html

    [5] www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/material_enfermeria_2011/eu_enfer/adjuntos/08/joan_carles_contel_segura.pdf

    [6] scientiasalut.gencat.cat/bitstream/handle/11351/3305/bases_modelo_catalan_atencion_personas_necesidades_complejas_2017_cas.pdf?sequence=5

    [7] salutpublica.gencat.cat/web/.content/minisite/aspcat/promocio_salut/embaras_part_puerperi/protocol_seguiment_embaras/protocol-seguiment-embaras-2018.pdf

    ResponderEliminar
  8. ARCÁNGEL MIGUEL

    SALMO 93

    INVOCACIÓN A LA JUSTICIA DE DIOS CONTRA LOS OPRESORES


    DIOS DE LA VENGANZA, SEÑOR,
    DIOS DE LA VENGANZA, RESPLANDECE.
    LEVÁNTATE, JUZGA LA TIERRA,
    PAGA SU MERECIDO A LOS SOBERBIOS.

    ¿HASTA CUÁNDO, SEÑOR, LOS CULPABLES,
    HASTA CUÁNDO TRIUNFARÁN LOS CULPABLES?
    DISCURSEAN PROFIRIENDO INSOLENCIAS,
    SE JACTAN LOS MALHECHORES;

    TRITURAN, SEÑOR, A TU PUEBLO,
    OPRIMEN A TU HEREDAD;
    ASESINAN A VIUDAS Y FORASTEROS,
    DEGÜELLAN A LOS HUERFANOS,
    Y COMENTAN: << DIOS NO LO VE,
    EL DIOS DE JACOB NO SE ENTERA>>

    ENTERAOS, LOS MÁS NECIOS DEL PUEBLO,
    IGNORANTES, ¿CUÁNDO DISCURRIRÉIS?
    EL QUE PLANTÓ EL OÍDO ¿NO VA A OÍR?;
    EL QUE FORMO EL OJO ¿NO VA A VER?;

    EL QUE EDUCA A LOS PUEBLOS ¿NO VA A CASTIGAR?;
    EL QUE INSTRUYE AL HOMBRE ¿NO VA A SABER?
    SABE EL SEÑOR QUE LOS PENSAMIENTOS DEL HOMBRE SON INSUSTANCIALES.


    NADA SERA COMPARABLE AL PADECIMIENTO Y LA ANGUSTIA QUE SUFRIREIS ETERNAMENTE.QUE DIOS SE APIADE DE VUESTRAS ALMAS.

    ResponderEliminar
  9. Nuestra Iglesia demuestra, desde Roma hasta Madrid y Barcelona, una completa ineptitud, necedad e inutilidad, incompetencia e incapacidad, para usar de todos los instrumentos de gracia y exorcismo (misas, oraciones, exorcismos), y en ignorar incomprensiblemente, que el principal problema del Primer Mundo europeo es, como dijo San Juan Pablo II y Benedicto XVI, el crecimiento del ateísmo radical en los Parlamentos y Gobiernos de Europa, haciendo avanzar las legislaciones de la cultura de la muerte, del relativismo moral, del laicismo beligerante de exclusión, del feminismo radical, de la ideología de género, del ataque sistemático a los cuatro principios innegociables para los católicos en la esfera pública: vida, familia, educación de los hijos y bien común. La aprobación legal de la eutanasia supone un engaño a la sociedad, junto con el aborto y la reproducción asistida (congelación y destrucción de embriones, aborto eugenésico), porque que se le está robando todos los servicios asistenciales necesarios para afrontar el final de la vida de una manera digna: el “Eu zên” (bien vivir), incluye la muerte final digna con medicina paliativa, no con instrumentos eutanásicos homicidas (ni abortivos) que no son en absoluto médicos, violando miserablemente el juramento hipocrático médico: no abortar, no eutanasiar, no eugenesiar. La eutanasia es ajena a la Medicina (curar, paliar), mientras que los cuidados paliativos (sedación paliativa) son la respuesta de la Medicina para un paciente terminal. La eutanasia puede llegar a ser indiscriminada, arbitraria, contra la voluntad del enfermo (enfermo inconsciente, en coma), tomada por terceros (juez, comité, gerente). Puede aplicarse a niños recién nacidos, a cualquiera que lo argumente bien (con riesgo de soborno al médico), a que se aplique sobre cualquier tipo de enfermedad.

    ResponderEliminar
  10. Lástima que la Iglesia, que tanto condenó la eutanasia en tiempos de Hitler, al mismo tiempo no alzara la voz para denunciar el Holocausto que estaba teniendo lugar. El silencio culpable de Pío XII es una mancha horrorosa que debe hacernos reflexionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, anónimo, que usted se acerque a esta página le ayudará a quitarse la venda de las mentiras de los últimos 80 años, incluido el Holocuento. Desde los 6 millones hasta el diario de Ana Frank escrito con bolígrafo cuando los bolígrafos no se habían inventado. Los errores nazis ya fueron explicados en la "Mit brenender sorge", en 1937. Durante la guerra, el Papa comprendió bien pronto que las condenas concretas sólo enfurecían al soberbio Hitler, como pasó con la detención de las hermanas Stein en un convento de carmelitas, muertas al día siguiente de llegar a un campamento de concentración, todo por haber criticado la Iglesia la persecución sobre judíos holandeses.
      Así que la actuación fue discreta y fueron salvados muchos miles de judíos. Por eso se convirtió el Gran Rabino de Roma y tomó el nombre cristiano de Eugenio en su Bautizo, nombre del Papa.
      Hemos sabido por Sor Pascualina que Pío XII realizó un exorcismo secreto a la persona del Fûhrer, pues estaba convencido de que estaba poseido.
      Al acabar la guerra, en un consistorio, el Papa habló a los cardenales sobre lo que había padecido la Iglesia por parte del III Reich, y la muerte de más de 1.000 sacerdotes en Dachau.
      Así que no hay tal silencio. Sí hay silencio sobre los 300.000 franceses asesinados por colaboracionistas despues de "la liberación", así como los 65.000 civiles muertos en los bombardeos de las ciudades francesas para liberarlas. También hay silencio sobre los 500.000 italianos fascistas, los 200.000 croatas ustachas y los millones de alemanes asesinados, muchos de ellos por inanición en los campos de concentración aliados, al acabar la guerra.
      Sobre los millones de nonatos asesinados por los demócratas de ahora mismo, ¿para qué vamos a hablar, no? Lo mejor es confraternizar con los asesinos y reír a mandíbula batiente con ellos, mientras se predica contra "la cultura dle descarte".

      Eliminar
    2. Ya es lo ultimo que me quedaba por ver. Católicos negando el holocausto, como hace el sr.
      Simplicio Simplicisimo. ¿Una especie de Pedro Varela, quizás?

      Eliminar
  11. ¡Bravo, bravísimo por este artículo! Mal, muy mal el artículo de ABC recomendado ("Movimientos internos..."). Mosén Custodio Ballester es un sacerdote fiel a Cristo, a su doctrina, a su Iglesia. Llamarlo "ultraderechista" es ponerle un baldón que lo estigmatiza. y ¡es falso! Aludir a "declaraciones homófobas" también es infamante. Mn. Custodio siempre se ha referido (fiel a la doctrina de la Iglesia) a la práctica de la homosexualidad (puesta por obra y a todas luces promovida), nunca a la tendencia que incluso, bien afrontada y vencida, puede ser meritoria. ¡Pésimo artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "declaraciones homófobas" es lo que suelen decir los que carecen de argumentos... como uno que dijo que los catalanes que querían a la cultura española eran unas "bestias con forma humana"...

      Eliminar
  12. Al anónimo de las 11:34

    Está claro que usted es una víctima inocentona de la leyenda negra contra Pío XII.

    Sobre cada acto controvertido de cualquiera que tenga altas responsabilidades, hay tantas versiones como doctrinas y tendencias. Las gafas de leer la historia, tienen cristales de muy variados colores.

    Simplemente se me hace imposible creer una historia tan atroz como la que usted insinúa (que Pío XII encubrió con su silencio los campos de exterminio de Hitler). Por lo que yo tengo entendido, no fue hasta el final de la guerra, entrando ya los aliados, cuando se supo del horrible holocausto. Antes de eso circularon sospechas y acusaciones (siempre veladas, porque la revelación de esas cosas conllevaba la pena de muerte). Pero no se contaba con las fotografías (todas ellas realizadas por el régimen y en poder de éste), que es lo que hoy nos permite juzgar. Y aún con éstas, hay quien encuentra argumentos para negar el holocausto. Por eso no es extraño que usted se haya tragado que Pío XII fue cómplice del mismo.

    En fin, permítame dudar de la fiabilidad de su información. Tanto la eugenesia como la eutanasia, fueron difundidas a bombo y platillo. Se podía condenar por tanto algo que era de dominio público. Pero la limpieza étnica, es decir el holocausto, nunca fue objeto de propaganda por parte del régimen. Mal se podía condenar por tanto algo que sólo sabían unos pocos y que era cuidadosamente ocultado por el régimen. No es lo mismo el holocauso, tan celosamente ocultado, que la eugenesia y la eutanasia, tan triunfalmente anunciadas.

    En fin, que una acusación de este calibre no la admitiría por las buenas, ni siquiera contra el actual Papa, que exhibe un estilo tan poco previsible en un Papa. Eso es muy gordo, y es mucho acusar. Es lo que tiene la eficacia del veneno propagandístico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, los crímenes de Hitler, Stalin, Mao, Pol Pot y otros, no fueron descubiertos en su totalidad hasta pasados unos años, pocos o muchos, de su caída.

      Eliminar
    2. Soy de la personal opinión de que si Pío XII, o cualquiera, hubiera sabido que estaba a punto de entrar en una II Guerra Mundial, donde morirían docenas de millones de personas, en grandes matanzas, con los graves cambios de fronteras y de regímenes, dudo que hubiera podido resistir tal impresión. Stefan Zweig lo llegó a entrever, y no aguantó.

      Eliminar
  13. Vengo ahora de cuidar a mi suegro en el hospital, donde ha ingresado porque no come de ninguna manera. Tiene cáncer y metástasis en una edad muy avanzada, le duele el estómago y por esto no puede ingerir nada sin sufrimiento.Antes de ingresarle llamamos aun equipo que se llama algo así como PADE, compuesto por un médico (sic), una enfermera (sic), un asistente social y una psicóloga (esa, ni siquiera sic. De psicóloga tiene lo que yo o menos) Nos dijeron que trabajaban por la felicidad del paciente, que si no quería comer, que no comiera, que si no quería beber, que no bebiera, que el doctor que le visita habitualmente no tenía por qué medicarle y que no llamáramos aun sacerdote (a saber porqué).

    Esa gente no funcionó y los echó mi cuñado a cajas destempladas, llamando a mi hija, ella sí pudo conseguir que cenara tras casi una semana sin comer más que algún bocado diario: Le dijo que era el último abuelo que le quedaba, que no quería perderlo y que lo hiciera por ella. Cuando la nieta más graciosa y guapa del mundo pide esto con lágrimas en sus ojos verdes se produce el milagro. ¿Cómo no iba a vivir para ella?

    No olvidemos que nuestros mayores pueden y necesitan dar cariño además de recibirlo. Os pido que recéis por mi suegro

    ResponderEliminar
  14. Mn Custodio es de ultraderecha ,eso es indudable, otros curas son de ultraizquierda...cada uno que saque las conclusiones que quiera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy en el centro equidistante de la ultraderecha ultra y de la extremaizquierda extrema... según cómo, me gusta Stalin o Hitler...

      Cosas veredes que faran tremolar las paredes...

      Eliminar
    2. Con esas etiquetas te quedas satisfecho. Habló Juan, punto redondo. Oráculo de Delfos ¡Menudo democrata!

      Eliminar
  15. Señor anónimo de las 20:11

    Da gusto encontrarse con gente con las ideas tan claras como usted: "Mn. Custodio es de ultraderecha, eso es indudable". Cuando tenga alguna duda sobre algo, acudiré a usted, para que me dé seguridaddes.

    De todos modos, permítame que ponga en duda su acusación (porque con intención acusadora está hecha) de que es de ultraderecha. Eso es muy extremo y extraño, en un país en el que sólo hay centroizquierda, ultraizquierda moderada (siempre santa), y ultra-derecha, sin pasar siquiera por la derecha. Esto tiene una explicación, y es que para la gente de izquierdas, la derecha es siempre ultra; es decir que es un exceso, una especie de enfermedad política ser de derechas, de manera que la sola insinuación de ser de derechas, es una manifestación totalmente ultra. Si me dijese que Mn. Custodio es de derechas (es decir que no es de izquierdas, ni independentista, ni abortista, ni eutanasista, ni promatrimonio gay), se lo aceptaría sin titubear. Pero si me dice que indudablemente es de ultraderecha (porque para los que así juzgan, eso es ser de ultraderecha), permítame que ponga en duda su capacidad de percepción y su neutralidad. Y si lo que pretendía usted era descalificarlo con ese atributo, permítame que le diga que Mn. Custodio es bastante más de lo que sea desde su vertiente política, de la que en todo caso hace mucha menos ostentación que los curas que militan en opciones extremas y sumamente alborotadas. Yo diría que Mn. Custodio destaca más por su forma no demasiado frecuente en esta diócesis de entender y ejercer el ministerio sacerdotal, que por su posicionamiento político, en el que destaca muchísimo menos que en su ejercicio sacerdotal.

    Es lo que opino yo, que lo he tratado durante años en las manifestaciones pro Vida, en las que llevó a cabo un ejercicio exclusivamente sacerdotal muy duro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://www.lafalange.org/2018/02/06/cruz-de-callosa-cristanofobia-por-custodio-ballester/


      Desde La Falange queremos agradecer la valentía del Padre Custodio, y en su nombre la de todos aquellos sacerdotes que siguen contra viento y marea siendo fieles seguidores de Cristo; Y decirles que no son ellos los que precisamente deben lamentarse. Quizás la jerarquía de la Iglesia de … Hace un buen tiempo atrás, debería hacérselo mirar, porque lejos de defender a quiénes incluso con las armas en la mano dieron su vida por la Fe y por la Cruz, han preferido seguir el discurso dominante, y se han sumado a lo políticamente correcto sin complejo alguno. Ya veremos cuando vengan otra vez mal dadas, quién da la cara. Supongo, que los mismos de la otra vez.

      Eliminar
  16. También hay que somos de centro.

    ResponderEliminar
  17. Aqui el problema es que los católicos no tenemos un hospital católico como existen en otros países.
    Donde estan los empresarios, los médicos, los socios mutuales que se sienten de verdad católicos y estan dispuestos a rascarse sus bolsillos para hacer un hospital católico.
    Donde yo me enfermo y se que voy a urgencias y/o a consultas externas y alli se me aplicara una sanidad y medicación de acuerdo a la doctrina católica.
    Por desgracia nuestra en Barcelona no existe, esta es la triste realidad.

    ResponderEliminar