lunes, 2 de julio de 2018

El coloso de Cretas

Hasta la creación cardenalicia de Don Juan José Omella no existía en su población natal otra celebridad que el torero Nicanor Villalta, apodado en el ambiente taurino como “El coloso de Cretas”. Había nacido en dicha localidad en 1897 y fue diestro de renombre desde el año 1922 hasta 1935 en que se despidió por primera vez, reapareciendo en 1939 hasta el año 1943, cuando se retiró definitivamente. Aunque desde que tenía corta edad había emigrado con su familia a México y luego residió en Madrid, era lógico que un pequeño pueblo de 600 habitantes lo tuviese como ídolo y como tal le erigieron un busto en los jardines de la localidad. 

Pero desde que Omella alcanzó la púrpura él es la otra celebridad local y, aunque todavía no se le ha erigido estatua, se halla ya en el nomenclátor del callejero cretense, con plaza dedicada a su nombre. No obstante, no va a haber pugna entre el torero y el obispo. Al revés, acabamos de enterarnos que nuestro obispo es (o era) aficionado a los toros, habiéndosele despertado la vocación taurina, previamente a la del sacerdocio, justamente gracias al ídolo local.

Resultado de imagen de plaza del cardenal omella cretasSin embargo, el tema tiene su miga. Esta confesión del cardenal se produjo en una entrevista en Catalunya Radio, a cargo de una sobreactuada y meliflua Silvia Cóppulo. Les enlazo el audio, para que juzguen ustedes mismos. Pero en el tema taurino a mí no me la van a dar con queso. He ido a la Monumental de Barcelona desde que llevaba pantalones cortos hasta el infortunado día en que definitivamente cerró sus puertas, por alcaldada de nuestros políticos. Y digo eso, porque cuando Omella confiesa que quiso ser torero, nos habla de un matador de su pueblo, que era muy buen estoqueador. Hasta aquí cierto. Omella no nos dice el nombre, pero no hay otro que Nicanor Villalta, si bien a partir de aquí empieza el proceso fabulador del cardenal. Dice que era de la época de Manolete, cuando era de una generación anterior, pero cuando la inventiva alcanza su cota máxima es cuando cuenta que lo veía torear una vez al año en Cretas. En Cretas jamás ha habido plaza de toros, tan solo una plaza de talanqueras que se monta en las fiestas del pueblo. No existe constancia de que un afamado torero como Villalta se rebajase a matar un toro en tal “gache”, aunque fuese su pueblo natal. Ahora bien, lo que es absolutamente imposible es que Omella lo viese torear. Nuestro cardenal nació en 1946 y el torero dejó de torear tres años antes. Ni por asomo puede guardar en sus retinas el obispo tan siquiera una de las certeras estocadas de su paisano.
El tema no pasaría de una cierta anécdota, sino fuera porque esa capacidad fabuladora del cardenal parece signo distintivo de su personalidad. Así, si volvemos a la entrevista, escucharemos, sólo empezar, que nos explica que habrá leído unas mil veces el libro “El principito” de Antoine de Saint Exupéry. ¡Mil veces! Se dice pronto. Pero a medida que se va desarrollando el programa (si consiguen aguantar la pedantería cursilona de la Cóppulo) irán descubriendo como de la fabulación pasa al fanfarroneo. De ahí el farol de su mediación entre Rajoy y Puigdemont, cuando trascendió hace tiempo que se limitó a una visita al ex presidente del gobierno juntamente con el cardenal Osoro y que los posteriores propósitos mediadores fueron vetados desde la Santa Sede. Y, al final, como en todo fanfarroneo viene la fase de envalentonamiento y es entonces cuando Omella se lanza a la piscina y nos habla del traslado de los presos de la declaración independentista, de la injusticia de la prisión preventiva e, incluso, se permite hablar de una posible reclusión de aquellos en su domicilio, que en ningún momento está prevista en nuestra legislación penal.

Desde querer ser torero gracias a ver a un torero al que jamás vio torear a interesar una prisión preventiva similar a un arresto domiciliario, que no se halla regulada legalmente. Estos son algunos de los ingenios de un personaje con una gran capacidad fabuladora. Parece que de coloso de Cretas sigue habiendo solo uno. En su toreo sí había verdad. 

Oriolt

18 comentarios:

  1. Mentirosos, abstenerse, Please!

    ResponderEliminar
  2. Y lo que dice del Padre Custodio... Lo trinca por decir la verdad sobre el lobby LGTB y afirma que fue el propio cura el que le pidió largarse. Fabulador lo es un rato, sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que saben hacer los superiores frívolos e irresponsables. Ponen fuera de circulación al que les supone un peligro para sus andanzas no muy claras y luego tienen la cara de decir que ellos han marchado, que pidieron marchar. Qué narices tienen...

      Eliminar
  3. Sobre la entrevista Sílvia-Omella3 de julio de 2018, 2:55

    Un interesante artículo de Oriolt.

    Esto debe de servir para que Omella mejore.

    Nos dijeron que era corporativista, entre un cura y un fiel, siempre prevalece el cura.

    Parece que ha sido muy bien elegido: obediencia al Papa, mando a los inferiores.

    En relación a la fabulación, el rememorar recuerdos no veraces en absoluto, esto indica una personalidad con una falta peligrosa de distorsión de la realidad y de la expresión verbal (hay que mirar lo que hace y no hace, también lo que dice y no dice).

    Tal como demostró reaccionando tardísimamente ante el Padre Nuestro blasfemo de Dolors Miquel el febrero del 2016 (dos semanas), o la rapidísima sumisión absoluta a las opiniones de Església Plural, Josep Torrens, y de Josep María Espinás en El Periódico. Le han calado: su autoestima y prestigio social, por encima de la verdad.

    Omella pide perdón: "La Iglesia no juzga ni condena a mujeres que abortan"

    www.elmundo.es/cataluna/2017/02/01/58921f48e2704eda3e8b457e.html


    Materia para mejorar: hay que ver la realidad, oír a los demás, ver la realidad, escuchar a los demás... y estudiar teología, moral, culto, dogmática...

    .....

    --- Para oír la "expulsión" del Padre Custodio: [36:05]: ji ji ja ja final de Sílvia y Omella...

    --- Para por qué no hay mujeres cura y obispo: [37:07]: se enreda diciendo que así lo dice el Catecismo y cosas por el estilo. Carece de argumentos sólidos teológicos (No dice que el sacerdote es un Alter Christus, y por ello, ha de ser hombre, capaz y célibe, a imagen y semejanza de Cristo, y porque Jesús es un Segundo Adán, el cual fue creado primero a imagen y semejanza de Dios, para ser Sacerdote de la familia, jefe de familia, el que estructura la personalidad de los hijos, el que habla con Dios e intercede ante él, como pasa con Caín y Abel, ver Génesis). Todo queda en el manido y consabido "todos somos iguales"...

    --- Sobre el Plan Pastoral: [45:16]: con el título larguísimo y complicado de Orientaciones y Propuestas para una Conversión Pastoral. Sobre enseñar el Catecismo, lo básico, nada de nada...

    --- Sínodo y Sínoda de Jóvenes y Jóvenas [47:06]: Omella va a ir a la Suprema Sinodalidad de Irlanda este Agostito... se le ve muy a gustito. Los jóvenes presentan la Gran Encuesta, los obispos leerán las Lineamenta, y luego reflexionan sobre lo que les dicen los jóvenes de todo el globo global. Después de no hacer ni decir nada en Irlanda, y en Argentina y en España (aborto y eutanasia), "Felices los que se reúnen, emiten documentos y aquí se acaba su responsabilidad..."

    ResponderEliminar
  4. El camino de la Omellía, pero que la simonía, conduce también al ridículo fabulador. Está vigente el octavo mandamiento, incluidos los altos eclesiásticos, aunque estos tengan por costumbre saltárselo a la torera. A Omella lo tienen para el arrastre. Lo llevan arrastrado a lloriquear por los golpistas presos. Y no es casualidad que le manden a hacer la faenita con la señora Cóppulo, por aquello del apellido. Como no fue casualidad en los anteriores tiempos zapateriles que el gobierno pusiera de embajadora en el Vaticano a una señora de apellido “Figa”, por su significado en italiano. Así son los descarados judas que manejan el régimen con sus títeres.

    ResponderEliminar
  5. Cuando se retiro Vilalta empezo Manolete, no son tan lejanos. I no se porque hay que negar que el diestro de marras fuese a torear a su pueblo durante las fiestas locales de octubre en aquella epoca, si su paisano lo atestigua.
    ¡ Cuantas ganas de descalificar !

    Aunque ya no fuese profesional, Nicanor aun toreaba en los anos cincuenta :

    “ El 27 de septiembre de 1956, se programó un gran festival en homenaje a Nicanor Villalta. Por la mañana, después del sorteo, lo fueron a visitar a su residencia el crítico taurino Curro Meloja, don Manuel Mejías Bienvenida, el “Papa Negro” y el aficionado Tomás Martín. El histórico festival taurino se celebró por todo lo alto. Participaron con Villalta, los diestros Luis Fuentes Bejarano, Pepe Bienvenida, Rafael Vega de los Reyes “Gitanillo de Triana”, Paquito Muñoz, Manuel Martín Vázquez, Manolo Escudero y “El Choni”, ante novillos de la ganadería de Escudero Calvo. La plaza de Las Ventas estaba llena hasta la bandera. Hasta la célebre actriz Ava Gardner estuvo presente engalanando con su hermosura esa tarde. Nicanor Villalta se lució con unas buenas verónicas. Sus subalternos en el festival, Pepe Bienvenida y Antonio Sánchez pusieron banderillas. Villalta brindó al “Tendido del 7” que contribuyó en la organización y luego al público presente. Ofreció el diestro aragonés una meritoria faena de muleta llena de pinceladas de su arte. Se perfiló para entrar a matar, logrando una media estocada en buen sitio que provocó la rápida muerte de su enemigo. Con las dos orejas y un ramo de flores paseó su triunfo el queridísimo Nicanor Villalta, recibiendo una sonora ovación. ...”

    http://deltoroalinfinito.blogspot.com/2016/08/nicanor-villalta-el-mano-que-conquisto.html

    En fin, vaya ganas le teneis !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ahora bien, lo que es absolutamente imposible es que Omella lo viese torear. Nuestro cardenal nació en 1946 y el torero dejó de torear tres años antes."

      En el NODO

      www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-1927/1465477/

      se puede ver a Nicanor (+1980), el "torero de Madrid", haciendo su última faena, que menciona este comentarista. Hay una escena graciosa. Se le ve que era un buen torero. Lástima que no existan más filmaciones.

      Sobre si Nicanor toreó o no en Cretas y, además, Omella chico lo vio, ante esta presunción de que sí o que no, sólo queda saber si hay alguien en Cretas que lo recuerde entre 1950 y 1970, fechas en que se supone que el niño Omella puede recordar algo y el anciano torero podía hacer toreo.

      Si no, es que Omella fue mucho a Madrid a verlo... je je...


      La ideología del odio antitaurino ataca:"La estatua del torero Nicanor Villalta aparece pintada de azul." (heraldo.es). Muy posiblemente, los alcaldes de izquierda lo sacarán pronto. Son como Colau, estatuaicidas de aquellos a los que no aman... le llamarán facha y genocida de toros y ya está... saben practicar el lenguaje del odio...

      ...

      Sufrió mucho en vida. Padeció la difteria, de la que murieron tres hermanos. Durante su vida tuvo enfermedades pulmonares, de la que casi muere de pulmonía. Emigró él y su familia a Méjico, su madre murió cuando tenía 13 años, y su padre se arruinó por culpa de la revolución mejicana.

      Le impresionó ver una multitud ingente de cadáveres tendidos en las calles de la ciudad de México, y la estampa terrorífica de Pancho Villa pasando a caballo por encima de ellos.

      - Oye maño, todavía no se me ha olvidado la mirada penetrante de Pancho Villa

      Cuentan que trabajó como peón-albañil en Cuba, construyendo el Malecón de La Habana. Los rojos casi lo matan durante la Guerra Civil (más motivos para repudiarlo como facha).

      [La Virgen del Pilar] Ella fue su guía y por ella pronunció aquella frase que se convirtió en su ambición como torero:

      "Y en lo más alto de las catedrales de Madrid, Zaragoza y Sevilla besarás la cruz".

      En una ocasión llegó a decir que sólo estuvo enamorado en su vida de una mujer: La Virgen del Pilar, a la que le profesaba una profunda devoción.

      Se refería a las tres plazas que debía conquistar como torero, y eso a pesar de que entonces la prensa le tratara como a un chalado y le diera calificativos tan despectivos como "Villalata" o "El Tubo de la Risa".

      Ni qué decir tiene que las tres plazas se rindieron a sus pies. Y vivió la ruina de la guerra en la que perdió toda su fortuna y a punto estuvo de perder la vida de no ser porque su esposa, Josefina Juberías, le salvó de una checa que lo llevaba al paredón. Luego estuvo oculto dos años en los sótanos de un chalet en el Viso sin salir ni un solo día a la calle. Cuentan que cuando acabó la guerra era un cadáver andante.

      Ya desde 1939, el éxito empezó a sonreírle, hasta ser uno de los mejores toreros españoles y aragoneses de la historia del toreo (más motivos para llamarlo facha).

      Eliminar
  6. La luz, la claridad, es una de las metáforas más acariciadas de la Buena Nueva. La luz asociada a la Verdad por antonomasia. Si somos dobles, si no somos veraces, el Señor no nos considera suyos.

    Por desgracia, no es la verdad lo que brilla en el Vaticano. Hoy resulta imposible esconder nada o mantener una mentira largo tiempo. Además, la red multiplica exponencialmente el conocimiento del embuste y la falsedad. Se nos vendió que en la reunión de monjas superioras con Francisco, una de ellas le había preguntado espontáneamente sobre el ministerio sacerdotal de la mujer. A lo que el Pontífice respondió: me guista que me haga esa pregunta. Nos enteramos al poco que la espontaneidad vendida era pura mentira, que la monja en cuestión se había reunido con el círculo pontificio y habían preparado la pregunta: usted, reverenda madre, dirá... y el Papa le responderá... Otra trola más cercana es la que se nos ha querido obligar a aceptar: que los dubia le llegaron al Papa por el periódico. Los interesados lo desmienten. Como lo desmiente el propio proceso de la noticia. Entre la entrega al papa de la carta y la publicación de la carta transcurrieron largos meses.

    Ante ese espejo, ¿qué importancia tiene, diría un cínico, que los obispos de la Tarraconense mientan sobre la doctrina de la Iglesia en moral social? ¿Qué relevancia tiene que el de Cretas se guíe por su propia sugestión de la recreación de los hechos?

    Hay una recriminación muy dura en castellano. Sustituiré el adjetivo, de todos conocido: mentirosa la madre, mentirosa la hija, mentirosa la casa que las cobija. Tiempos duros cuando uno tiene que escribir esto y no le entran escrúpulos de conciencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el sñr. Valderas Gallardo, como siempre!

      Eliminar
    2. Lo de la Dubia tiene su gracia, pues desde septiembre del 2016 no se ha dignado responderla, por lo cual, en el próximo cónclave, se discutirá con grave repercusión para la unidad del cónclave, el colegio de cardenales, el futuro Papa y toda la Iglesia Católica.

      Pactar una pregunta entre una monjita y el entorno pontificio, tal como está la cosa, es una peccata minuta...

      Francisco, sembrador de minas...

      Eliminar
  7. La escasa formación y valentía de Omella3 de julio de 2018, 11:34

    "Ante ese espejo, ¿qué importancia tiene, diría un cínico, que los obispos de la Tarraconense mientan sobre la doctrina de la Iglesia en moral social?"

    La entrevista de Silvia y Omella me parece que está pactada, con un poco de la pimienta, ya caducada, de feminismo y homosexualismo, que da mucha apertura de miras.

    Omella, arzobispo-cardenal (elector de y elegible como Papa), no menciona que toda la ideología de género es un acto moral perverso, tanto para católicos como para todos (ateos, agnósticos, creyentes de todo tipo), tanto por ley divina como por ley natural: la misma naturaleza lo demuestra, la misma historia, la misma psicología, todas las civilizaciones...

    Podía haber mencionado, para la condena católica del homosexualismo (y toda la ideología de género y toda inmoralidad sexual) en su modalidad intrinsece malum y como pecado grave que clama al cielo y pecado nefando:

    --- Catecismo 2357,2358 y 2359; Génesis 18, 20-21 y 19, 1-25; Levítico 18, 22, y 26-27; Levítico 20, 13; Deuteronomio 23, 17 y 19; Deuteronomio 29, 22; Jueces 19 (Guibeá); Primera de Reyes 14, 24 y 15, 12; Isaías 1, 7.9.10 y 3, 9; Jeremías 23, 14; Ezequiel 16, 46-58; Jeremías 23, 14; Amós 4, 11; Sofonías 2, 9; Sabiduría 19, 13-17; Lamentaciones 4, 6; Lucas 17, 28-30; Romanos 9, 29; Segunda de Pedro 2, 6; Epístola de San Pablo, I Corintios 5, 9-13 y 6, 9-10; Epístola de San Pablo, I Timoteo 1, 8-11; Epístola de San Pablo, II Timoteo 3, 1-5; Epístola de San Pablo, Romanos 1, 24-27; Epístola de San Pablo, Gálatas 5, 19-21; Apocalipsis 21, 27; Apocalipsis 22, 15.

    Todo amañado, conocimiento, poco, y valentía, nada.

    ResponderEliminar
  8. Pues hombre, para todo lo religioso que es mundo de la tauromaquia, a mi parecer es bastante cruel y precisamente, la religión esta en contra de toda crueldad innecesaria, o es que los toros ¿ tienen que ser maltratados y torturados hasta la muerte solo para diversión y entretenimiento de las personas?. Detras de cada torero, no hay un angel, un angel no hace esto a los animales, si hay que matarlos, que sea sin sufrimiento. CRISTO NO ACEPTARIA EN NINGUN CASO LO QUE SE HACE EN EL RUEDO, SEGURO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo 17/32,Ayyyy, que poco ha leído usted el antiguo testamento.Verá usted que tanto buenismo conduce a la catástrofe!

      Eliminar
    2. Pues al cordero pascual se le cortaba el cuello a lo vivo, y dice Valtorta que vio como lo hacía Jesús, eso sí, con aprehensión...

      Eliminar
  9. Omella no hubiese pasado un examen psicotécnico ni para encargadillo de El Corte Inglés. La seriedad y el prestigio de la marca no se lo hubiese podido permitir.

    Pero ¡va!, para ostentar un altísimo cargo en la Iglesia no importa que mienta y se crea sus mentiras y fabulaciones. No se trata de actos moralmente condenables, porque ahí hay una enfermedad psíquica, sino de una configuración anímica que compromete la seriedad de la firma para la que trabaja. A una persona así no la pondría El Corte Inglés de cara al público.

    Pero bueno, la Iglesia, sobre todo en Cataluña, sabemos que no pasa por sus momentos de mayor prestigio. Por eso es de lo más normal que tenga la clase de personal que tiene (la formación de El Corte Inglés a su personal, es más exigente que la que les da la diócesis a sus sacerdotes) y que en su cúspide nos hayan colocado a este Coloso de Cretas. Y como dice Santiago Martín, aquí no hay quien saque una targeta amarilla (aquí sólo lazos amarillos) ni quien exija que se penalicen las faltas a fin de poder llevar el partido en orden. Hasta los peores desbarajustes se admiten en esta compañía tan estrafalaria, con un jefe tan gracioso.

    ResponderEliminar
  10. Si un obispo no va a un medio de comunicación a evangelizar y convertir, entonces ¿a que va? ¿a lucirse? ¿al autobombo? Penoso

    ResponderEliminar
  11. Yo no sé como lo verán ustedes,pero el busto del torero de Cretas es el vivo retrato de Mns.Omella.

    ResponderEliminar
  12. Bonito articulo, pero incierto total.
    Parece que estas muy bien documentado sobre toros y sobre el cardenal Omella.
    Es la primera y ultima vez que te leo, si con tan buena documentación no aciertas ni una, no te digo .... en otros quehaceres.
    Y te lo dice alguien que tiene en su poder documentación y fotografías de Villalta toreando en Cretas, para tratar usted de mentiroso a Omella, tiene que tener el corazón muy podrido para salirle tanta mierda por la boca.

    ResponderEliminar