domingo, 27 de mayo de 2018

El síndrome Omella

Últimamente se está hablando mucho en los ámbitos eclesiásticos y sobre todo en los medios especializados, del Síndrome Omella. El origen más probable hay que situarlo, no en Damasco ni en su califato, de donde procede el apellido Umayya -el Omella cristianizado-, sino en Roma, donde son tan dados los “entendidos” a calificar y descalificar. Se trata de un neologismo -el del Síndrome Omella- cuya falta se estaba haciendo sentir, y que justamente por eso, tiene toda la pinta de haber venido para quedarse. Denomina la que se reconoce sin la menor duda como la peor enfermedad de la Iglesia: bastante bien diagnosticada por cierto, pero sin que se haya preocupado aún la alta jerarquía por diseñar y ni tan siquiera por ensayar un tratamiento para superar tamaña epidemia.
Esta enfermedad, ¡quién lo dijera!, ha venido a convertirse en la mayor pesadilla de la Iglesia. Calamidades han llovido sobre ella, y algunas muy recientes. Pero ninguna tan grave como el Síndrome Omella. Ni la simonía hizo tanto daño a la Iglesia; porque fue la praxis eclesiástica la que sufrió severamente. Pero incluso en medio de esos abusos, la doctrina de la Iglesia permaneció incólume. Al fin y al cabo, Simón el Mago (que es quien da nombre a esa lacra), lo único que pretendía era comprar con dinero los dones de la Iglesia. Sacudida por esos abusos durante siglos, puso en cuestión su santidad; pero la herida que le inflige a la Iglesia el Síndrome Omella es mucho más profunda, porque con esa suma de malas prácticas lo que se hace es aceptar que el poder político le ponga un bozal a la Iglesia, que los obispos acaben haciéndose guardianes de su clero para que contengan su lengua, y que finalmente la doctrina de la Iglesia quede recortada de hecho bajo las órdenes del poder civil. Naturalmente que esto no se paga con dinero, como fue el caso de la simonía, aunque en el fondo de todos esos “entendimientos” hay siempre arreglos económicos que tiene la Iglesia con el poder civil. Esto se paga sobre todo con la paz civil, con el entendimiento, la concordia, los puentes tendidos, el buen rollo, la colaboración y todas esas cosas que por lo visto tanto valora hoy la jerarquía eclesiástica. Más que su doctrina, por lo visto.
Malo fue que los cargos eclesiásticos estuvieran en manos de los príncipes del mundo, sometidos a su poder; pero es infinitamente peor haber sometido la doctrina de la Iglesia y la Palabra de Dios al poder civil, de manera que son los políticos los que deciden qué es lo que un cura puede predicar en una iglesia o escribir en una publicación.

Simón, el mago
La mayor agudeza de este mal radica en que afecta a la cabeza de la Iglesia: me refiero a la jerarquía, cuyo primer eslabón lo constituyen los obispos. Y desde ahí, hacia arriba. Parece que en las altas esferas eclesiásticas, todos están de acuerdo en dar por normal y aceptable que los comportamientos que configuran el Síndrome Omella son los que más le convienen a la Iglesia para cumplir su misión evangelizadora. Y como es por la cabeza por donde empieza a pudrirse el pescado, la sensación es que esta corrupción y sus secuelas tan alegremente asumidas, pueden durar tanto como duró la simonía, con el tremendo riesgo de poner en gran zozobra a la Iglesia.
Es curioso que tratándose de un mal que viene sufriendo la Iglesia desde hace cerca de un lustro, no se haya definido, señalado y denominado hasta ahora. Esta denominación trae causa del gravísimo incidente en el que la Generalidad (Yeneralitá para los foráneos) de Cataluña se enfrentó al arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, que hizo gala de su mansedumbre ante el poder político. El Departamento de Asuntos Sociales y Familia quería llevar ante los tribunales el sermón de un sacerdote de la diócesis, en el que se exponía la doctrina de la Iglesia sobre la homosexualidad. La presión que ejercieron los políticos contra el arzobispo fue tan brutal, que a éste no le quedó otra salida que entregarles la cabeza del sacerdote en cuestión, si no quería ver rodar la suya propia. Les daba lo mismo a éstos una cabeza u otra. Lo que les importaba era ganarle el pulso a la Iglesia nada menos que en la defensa de su derecho a predicar libremente su doctrina. Y se lo ganaron, claro está; así quedó creado el precedente, y avisados los sacerdotes.
El obispo quedaba erigido por los políticos en guardián de los sacerdotes y responsable por tanto de que éstos no incurrieran en cualquier afirmación que pudieran acusar de políticamente incorrecta. La dictadura de lo políticamente correcto ganaba un territorio más, el de la Iglesia; con la apetitosa propina de que gracias a esa trascendental victoria, todos los sacerdotes de la diócesis quedaban bajo la vigilancia y responsabilidad de los obispos. Y en virtud del nuevo statu quo, cuando un sacerdote cualquiera “se va de la lengua”, es al obispo a quien acude el poder civil para que le aplique al sacerdote deslenguado las medidas disciplinarias que sean necesarias a fin de evitar que se repita el incidente y que cunda el ejemplo. El obispo a los pies de los políticos, haciendo para ellos el oficio de perro guardián de sus sacerdotes.
Contribuye al éxito de esta denominación, el hecho de que siendo tan pública y notoria la amistad y la sintonía entre Omella y el Papa, nadie se atreve a cuestionar las políticas del cardenal, por desorbitadas y disparatadas que sean, porque “siendo vos quien sois”, se las supone siempre avaladas por el Papa. Por eso nadie se atreve a discutir el acierto y la idoneidad de las palabras y los actos de Omella. ¿Dice el cardenal que hay que evitar la confrontación a cualquier precio? Pues se evita la confrontación, que es el objetivo de su altísima misión cardenalicia. ¿Y el precio? ¡Qué más da el precio! Nunca es caro para comprar un bien tan valioso como los puentes con el poder civil. Y obviamente jamás puede ser errónea una decisión viniendo de donde viene. Aunque se trate de colaborar con las autoridades en su obsesión por imponer en la escuela (también en la cristiana) la ideología oficial del Estado: por más que vaya frontalmente contra la doctrina y la moral de la Iglesia. Y efectivamente, también en esto ha evitado la confrontación nuestro cardenal, que ostenta la presidencia de la fundación en que están englobadas todas éstas.  
No sólo eso: la máxima de su gobierno (tal como declaró solemnemente en su toma de posesión de la diócesis) es la colaboración en todo y por todo con las autoridades civiles. No basta evitar la confrontación: esa gran virtud se perfecciona en la aún más heroica virtud de la colaboración con el poder. Palabra santa para Omella: Colaboración.
¿Y todo esto le produce conflictos doctrinales? Ni el más mínimo, porque obviamente en sus homilías huye del fuego para no quemarse. Que nos lo digan a los de Calanda… ¡Le conocemos bien! Y así, para evitar jugar con fuego, siempre tiene a mano algún cuentico, que eso no compromete. En su consagración episcopal ya marcó el sello: nadie recuerda de qué predicó; excepto, eso sí, que cerró su homilía con el cuento del indio Mimú. El cuentico sí que se les quedó en la memoria a los asistentes. Por eso le quedó a Omella el apodo de Mimú, en el que le reconocemos casi todos aquí en su tierra.
Pero que nadie se engañe. A pesar de todos los síndromes, don Juanjo Omella no tiene ningún complejo, ni siquiera el de inferioridad. Luce justamente la fatuidad del COLOCADO a dedo. Colocado por el dedo omnipotente. A partir de ahí, la mayoría de los que tratan con Omella no le miran a él ni miran sus acciones. Miran al dedo que le colocó. Y mirando al dedo, encuentran maravilloso todo lo que señala el dedo. Omella haga lo que haga, cuente lo que cuente, se comporte como se comporte, ya no tiene que sufrir el complejo de descolocado que objetivamente lo define como arzobispo aragonés (¡y encima, de La Franja!) de Barcelona. No, no… siendo el que es el dedo que le ha colocado, ha quedado liberado de complejos. Todo lo que hace, lo hace ex cátedra. Como emanación de la más alta cátedra de la Iglesia. A partir de ahí, a efectos prácticos de gobierno de la diócesis, Omella es infalible. Nunca se equivoca (ni reconocerá nunca un error). Sea que destierre a un cura, sea que promocione a un crápula, sea que se invente el ¡Sortim! (¡Salgamos!) como grito de guerra de la esperpéntica refundación de la diócesis, sea que se le escape alguna tontería en sus homilías cuentacuentos. Omella es infalible: tanto cuando habla como cuando calla. Basta mirar al dedo que le colocó. Así que… de descolocado, nada. COLOCADO, y bien colocado. Es nuestro auténtico obispo-arzobispo-cardenal DE CUOTA.
En fin, pues esta es la historia que circula sobre el Síndrome Omella; es decir, sobre la vinculación del nombre del cardenal Omella a la persecución de los sacerdotes que en sus sermones se atreven a pisar terreno peligroso. ¿En cuestión de doctrina o moral católica? No, en doctrina y moral de un mundo podrido que no admite discrepancias y menos por parte de la Iglesia. Gracias al nombre de esta enfermedad eclesiástica, la historia recordará a Omella; igual que por el nombre de la guillotina, “la más eficaz herramienta para conseguir la paz social”, recuerda el mundo al misericordioso doctor Joseph Ignace Guillotin. Honor y gloria pues al Dr. Guillotin que dejó atrás el garrote vil con su variante catalana y con sus cajas destempladas: en Calanda, ya se sabe, somos célebres también por nuestras cajas, pero aquí templadísimas y sonoras.
El Cojo de Calanda

43 comentarios:

  1. Por razones que no vienen al caso he pasado unos días en Estocolmo. Con las visitas obligadas. En la catedral luterana, pareció encontrarme en Cataluña. Guarda en su interior, como objeto más destacado, un enorme dragón y un san Jorge a caballo. Al lado mismo de lo que para nosotros sería el altar mayor. El mito en vez del misterio. Y en lugar también sobresaliente, la lápida de Olaus Petri, el reformador protestante que rompió con Roma y convirtió al poder político en jefe de la nueva iglesia. El vacío teológico es absoluto. Sólo faltaba… Omella. Mito y sometimiento al poder. Ni siquiera el monarca sueco se rodea de tanto obispo con mitra como el de la imagen que usted recoge y es todo un poema.
    Si el visitante acude a los palacios reales, y no debe dejar de hacerlo, deténgase en el museo de antigüedades clásicas, una galería maravillosa de esculturas romanas y bustos de emperadores. Por explicación de la misma hay un cuadro en que se representa la compra sueca de esos bienes nada menos que… al Papa, que exhibe su mercancía como cualquier mercader veneciano. De nuevo, inevitable, la imagen de Cataluña con sus obispos… la exhibición de bienes de la Iglesia (fachadas de los templos, altar mayor, centros parroquiales, grupos de curas, monjas en tropel, obispos claudicantes…) puestas en venta para el separatismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr.Valderas Gallardo.

      Eliminar
  2. Más responsabilidad que el propio Omella tiene el que lo puso donde está ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, por supuesto.

      Omella es la foto o imagen en el espejo de Francisco:

      1. No rechista al jefe, es todo sí, más si lo ha hecho, además, cardenal, ministro de los obispos y miembro del Tribunal Supremo

      2. Nada sabe de teología

      3. Misericordea al de dentro si le sale respondón con la verdad

      Todo es simplemente inaceptable.

      Eliminar
    2. Goyo
      Sr. Hermenegildo, sí, pero a nosotros el que nos tiene que pastorear, por su proximidad, es el Cardenal Omella. A él se le pedirá en su día cuenta de todo cuanto ha permitido y ha hecho como que ignoraba. Cardenal Omella, sea valiente y ponga a cada uno en su sitio y no tenga miedo. El Espíritu Santo está con nosotros, ¿a quién hemos de temer?. Que Dios lo bendiga y le dé valor para cumplir fielmente con la misión que le ha sido encomendada. Señor, reconforta a tu Iglesia católica.

      Eliminar
  3. Parece que algunos de los nombramientos previstos no van.
    Se repite la historia de los dos candidatos en su día a obispos auxiliares.
    De momento el 23 de mayo no salieron los nombramientos.
    ¿Saldran este miércoles después del Consejo Episcopal?

    ResponderEliminar
  4. Omella: statu quo y pax sistachianae27 de mayo de 2018, 18:20

    "Esto se paga sobre todo con la paz civil, con el entendimiento, la concordia, los puentes tendidos, el buen rollo, la colaboración y todas esas cosas que por lo visto tanto valora hoy la jerarquía eclesiástica."

    Se paga, también, con la paz mediática, es decir, que la televisión o el periódico no difundan escándalos.

    La bona pax sistachianae es el entendimiento del statu quo: "tú" haz lo que quieras, siempre que no "me" causes un escándalo público."

    También el del mantenimiento del statu quo jerárquico de los gurpos de presión e interés: "tú" no toques a los que mandan desde siempre, y "nosotros" no te montaremos un pollo mediático".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería repasar su latín. Bona pax "sistachiana" (es adjetivo).

      Eliminar
    2. Ja ja... gracias por la corrección... cuando me vea en el foso, le diré: - "Tu leonis est"... y ñam...

      Eliminar
  5. Lamentable corporativismo27 de mayo de 2018, 18:30

    "Luce justamente la fatuidad del COLOCADO a dedo. Colocado por el dedo omnipotente. A partir de ahí, la mayoría de los que tratan con Omella no le miran a él ni miran sus acciones. Miran al dedo que le colocó. Y mirando al dedo, encuentran maravilloso todo lo que señala el dedo. Omella haga lo que haga, cuente lo que cuente, se comporte como se comporte, ya no tiene que sufrir el complejo de descolocado que objetivamente lo define como arzobispo aragonés (¡y encima, de La Franja!) de Barcelona. No, no… siendo el que es el dedo que le ha colocado, ha quedado liberado de complejos. Todo lo que hace, lo hace ex cátedra. Como emanación de la más alta cátedra de la Iglesia. A partir de ahí, a efectos prácticos de gobierno de la diócesis, Omella es infalible. Nunca se equivoca (ni reconocerá nunca un error). Sea que destierre a un cura, sea que promocione a un crápula, sea que se invente el ¡Sortim! (¡Salgamos!) como grito de guerra de la esperpéntica refundación de la diócesis, sea que se le escape alguna tontería en sus homilías cuentacuentos. Omella es infalible..."

    Esto es grave, pues Omella puede elegir Papa en Cónclave y, además, oh, puede ser Papa...

    Es justamente Omella un corporativista:

    - Obedece a la alta jerarquía que le creó digitalmente

    - Trata de tú a tú con sus iguales, siguiento el Principio Sistach: "de cardenal a cardenal va cero"

    - Trata a los inferiores con el principio jerarquista: "el jefe siempre tiene razón, y si no la tiene, entonces tiene razón",

    como aquellos listados y refranes que estaban en los bares, tabernas y otros lugares de comercio y bebercio, como éste de LA LEY DEL JEFE:

    Artículo 1: El Jefe tiene la razón.
    Artículo 2: El Jefe SIEMPRE tiene la razón.
    Artículo 3: En el supuesto caso de que un empleado tenga la razón, entrarán inmediatamente en vigor los artículos 1o. y 2o.

    Artículo 4: El Jefe no duerme; DESCANSA.
    Artículo 5: El Jefe no come; SE ALIMENTA.
    Artículo 6: El Jefe no toma; FESTEJA.

    Artículo 7: El Jefe nunca llega tarde; ESTA EN UNA REUNION.
    Artículo 8: El Jefe nunca lee el periódico en la oficina; SE INFORMA.
    Artículo 9: El Jefe nunca se toma libertades con la secretaria; LA EDUCA.

    Artículo 10: El empleado que entra a la oficina del Jefe con una idea propia, debe salir con la IDEA DEL JEFE.

    Artículo 11: El Jefe es siempre EL JEFE; AUN SIN LOS ZAPATOS.

    Artículo 12: Entre más se critica al Jefe; MENOS PROBABLE ES EL ASCENSO.

    Artículo 13: El que no se ría de los chistes del Jefe; NO TIENE AUMENTO DE SUELDO.

    Artículo 14: El Jefe PIENSA POR TODOS.

    ResponderEliminar
  6. Estos días entre los estudiantes de Teología de la Facultad de Barcelona circula este poemilla jocoso:

    Don Risueño

    No es un pastor, es un manso,
    un capón de bajo vuelo,
    siempre sonríe cual lelo,
    es un pájaro muy ganso.
    Y es que Ovella es don Remanso:
    cardenal de lotería,
    sólo vende simpatía;
    correveidile de Roma,
    su gestión es pura broma,
    mas su diócesis chirría...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo la maldad y perversidad inherente a la condición de seminarista, ha podido dar con los cuadros de Dorian Gray y de Jekyll y Hyde.

      Eliminar
  7. Me parece bien identificado el síndrome. En definitiva, la sumisión de las autoridades eclesiásticas al poder. Incluso bien datado “desde hace cerca de un lustro” Aunque creo que es más profundo y antiguo, la data es correcta para esta última fase:

    “25 sept. 2012 - El cardenal Bertone recibe este martes el Premio Conde de Barcelona de manos del Rey que otorga la fundación vinculada al Grupo Godó”

    Evidentemente no era el Rey Juan Carlos ese poder al que se someten los altos eclesiásticos. De hecho, le echaron los mismos autores del intencionado síndrome Omella, con las acusaciones de Pilar Urbano mediante.

    Se dice que todavía las más altas jerarquías no han buscado remedio al síndrome. Sin duda es así en la fase operativa visible. Pero la reciente Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate, con su identificación de la herejía pelagiana, ha dado en el clavo. Un diagnóstico tan genérico como preciso, para el buen entendedor.
    De la fase operativa no sabemos nada, que siempre son cosas ultradiscretas. No sabemos de qué habló ayer el Papa con un decisivo eclesiástico de la diócesis del síndrome Omella:

    “Audiencias, 26.05.2018 El Santo Padre ha recibido esta mañana en audiencia:

    -Mons. Fernando Ocáriz Braña, Prelado del Opus Dei.-“

    http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/05/26/aud.html

    A saber…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salvador (nombre de pila)27 de mayo de 2018, 21:49

      Este Ilustre (prelado) pronto Obispo.
      Don dinero MANDA.

      Eliminar
  8. ¿Omella escogido a dedo?
    ¡Todos los obispos son escogidos a dedo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Papa es un monarca absoluto, según el derecho constitucional de la Santa Sede, por institución divina.

      El problema está sólo en la buena o mala elección.

      Por cierto, los presidentes republicanos son monarcas absolutamente absolutistas, pues eligen a sus ministros y consejeros a dedo.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con anónimo 22:10,VÉASE ITALIA.

      Eliminar
    3. Siendo así, me sorprende que GG acuse a Omella de haber sido escogido a dedo.

      Eliminar
    4. A puro y físico dedo. Así las cosas, aunque se le rece al Espíritu Santo, su acción brilla por su ausencia

      Eliminar
    5. 12:25, se refiere a que ha sido elegido una persona que se ha demostrado que no tiene competencia y capacidad.

      9:05, los presidentes republicanos no dicen la verdad, nombramiento a puro dedazo limpio, al estilo Faraón, sino que son más finolis, lo llaman "nombramiento discrecional".

      Eliminar
  9. La genuflexion de los obispillos al poder destruyendo el evangelio y prohibiendo su mensaje, vean lo sucedido con mossen Custodio Ballester y la parroquia herética de San Medir por ejemplo hace que no tengamos mas obispo que el propio PAPA.
    Ni caso con esto del sortim que salgan los obispillos que los CATÓLICOS nos vamos a las escondidas iglesias donde si hay Sagrarios con Jesús VIVO y con su CRUZ.
    La religión ofrece un sistema moral que cohesiona poblaciones. En el momento en que la religión deja de ofrecer ese sistema moral que cohesiona poblaciones, algún órgano social lo ofrece.Por ejemplo, el nacionalismo o las religiones políticas como el feminismo.
    Gracias en nombre de las feminazis obispillos

    ResponderEliminar
  10. Agradecería opinión de Doña Laura S. sobre las MAQUINACIONES de Pablo Iglesias en particular y los Rotarios en general para separar Cataluña de España. Según se dice en algún medio, de fama contrastada,el famoso chalet de la sierra Madrileña vale 2.000.OOO de euros y se lo pagan los Rotarios de Madrid y algún DONATIVO del arzobispado. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, pero perfectamente pudieran ser servicios pagados para la causa. Algo muy probable ya que la nación española se encamina de manera irreversible a un proceso de regionalización, amparado por la UE a través de su proyecto de las Eurorregiones, que servirá como modelo para una futura Europa Federal. Societat Civil Catalana (SCC), supuestamente inoculará entre los catalanes no nacionalistas la idea de que la única salida para resolver el conflicto pasa por el federalismo.

      El fichaje de Manuel Valls por el bloque "constitucionalista", un político francés que parece que recibe órdenes directas del Club Bilderberg, junto con Rivera, tienen como objetivo la remodelación territorial de España, mientras hacen creer a sus votantes que defenderán su unidad e integridad. A la Monarquía, como institución y desde JCI, se la posiciona como una de las principales impulsoras de este proceso, cuyo guion y desenlace están escritos de antemano.

      Ahora hay una poderosa campaña de manipulación dirigida contra la opinión pública, a la que se está preparando para que termine aceptando una refundación de España que ya fue pactada por las élites mucho tiempo atrás.

      https://youtu.be/l85y94F2J-w
      http://www.elespiadigital.com/index.php/tribuna-libre/21273-hacia-la-segunda-transicion-la-trama-oculta-del-proces

      Eliminar
  11. Francisco, el Papa catastrófico27 de mayo de 2018, 21:47

    Cataluña Cristiana ha publicado la primera parte de las catequesis tituladas "L'Evangeli de la familia: joia per al món".

    Es un documento que dice ser preparatorio al IX encuentro mundial de las Familias, que se hará en Dublín a finales de agosto, tres meses después de que Irlanda, gracias a su juventud, aprobara en referéndum retirar la enmienda constitucional antiabortista.

    Mi apreciación sobre ello:

    NO LEAN O NO HAGAN CASO en absoluto de estas catequesis, la de esta semana y la segunda parte que se supone que aparecerá la próxima semana.

    La razón es simple: contiene referencias a Amoris laetitia, documento de Francisco que aprueba la herejía de la comunión y absolución de los adúlteros, considerado por Seifert como de bomba atómica contra la moral católica. Amoris laetitia es un documento herético, no es magisterio auténtico, esto es falso, una mentira.

    Francisco es el peor Papa que ha habido en la historia de la Iglesia. Ha cometido, como mínimo, tres errores incompatibles con su carisma petrino de juzgar (dar sentencias doctrinales, decidir la disciplina, administrar la Verdad revelada):

    1. Comunión y absolución de los adúlteros (Amoris laetitia)

    2. Entronización de Lutero en el Vaticano y calificación como testigo del Evangelio

    3. Intercomunión de los luteranos cónyuges de católicos

    Además, tiene dos Dubia sin contestar: la de los adúlteros y las de la intercomunión.

    No hay que obedecer nunca a los hombres, sino a Dios. El Papa no es un "seréis como dioses", fabricando mentiras teológicas, sólo es el máximo administrador de la Verdad. Si no lo hace, pierde su condición de Pontífice: es otra cosa.

    El Espíritu Santo es un Espíritu de Verdad y no de mentira, y lo que ha dicho siempre la Iglesia sobre adulterio en las Sagradas Escrituras y Tradición, y luego sobre el protestantismo, su cisma, herejía, no eclesialidad, no apostolicidad y no intercomunión, no se puede cambiar jamás.

    Este desastre de Francisco, Amoris laetitia, junto con su omisión grave, no contestar a las Dubia, es catastrófico para la Iglesia:

    1. Primero, la herejía está contenida en los numerales 305 y notas 336 y 351: comunión y absolución de adúlteros si tienen la culpa atenuada.

    2. Luego, el Papa Francisco aprobó las directrices de Buenos Aires (que aprobaban dicha herejía) en una carta fechada el 5 de septiembre de 2016, declarando, "La escritura es muy buena y explícitamente el significado del capítulo VIII de Amoris laetitia. No hay otras interpretaciones".

    En diciembre de 2017, tanto las directrices de Buenos Aires como la carta de aprobación del Papa Francisco se publicaron en la edición de octubre de 2016 del Acta Apostolicae Sedis, seguido de una declaración del Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, que el Papa Francisco había decretado que ambos documentos promulgado como auténtico magisterio.

    3. Después, van llegando noticias de diferentes obispos que harán cumplir dicha herejía (entre ellos, Omella y Sistach), o de diferentes organismos vaticanos (encuentro de las Familias en Dublín)

    4. Finalmente, lleva casi 21 meses sin contestar a las Dubia

    La secuencia de este desastre es clara: el numeral 305 y notas 336 y 351 son heréticas, luego contaminan todo el Capítulo VIII en que están insertos, después eliminan la catolicidad de Amoris laetitia, y finalmente, también convierte en no-católicos a todos demás los documentos vaticanos, episcopales y teológicos que mencionen Amoris laetitia.

    La menor mentira en un documento teológico, contamina a todo el documento, y lo convierte en no católico.

    Vista la existencia de ya dos Dubia sin contestar (adúlteros e intercomunión), vista la calificación de Lutero como testigo del Evangelio y su entronización, vista la intercomunión de los luteranos, vista la dimisión de todo el episcopado chileno, y vista la victoria del sí al aborto en Irlanda y su inactividad, personalmente pido a Francisco que renuncie ahora mismo a su pontificado y convoque un nuevo Cónclave.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le vendría mal usar unas gafas debidamente graduadas y ponerse el cilcicio durante una semana, para que el Señor le mejore la visión de la realidad.

      Eliminar
    2. 10:42, Francisco es el peor Papa de la historia, porque ya tiene dos Dubia coleccionadas (intercomunión y adulterio), lo que ya divide a todo el Colegio Episcopal y el Colegio Cardenalicio.

      Además, se ha callado y ha omitido todo tipo de acción espiritual hacia Irlanda, la cual ya ha dicho en dos referéndums, 2015 y 2018, que acepta el diseño demoníaco de sociedad: homosexualidad y aborto.

      Francisco ha demostrado una falta de capacidad para ser Papa, el vicario de Cristo, el administrador de la verdad.

      Vuelvo a pedir que Francisco se marche de inmediato, que haga como Benedicto XVI, deje de hacer daño a la Iglesia, y que se convoque nuevo Cónclave. Quizás no se solucionará nada, pero al menos se irá un Papa completamente falto de capacidad teológica.

      Eliminar
    3. Yo lo dejaría en el peor papa del lustro.

      Eliminar
  12. "Y en virtud del nuevo statu quo, cuando un sacerdote cualquiera “se va de la lengua”, es al obispo a quien acude el poder civil para que le aplique al sacerdote deslenguado las medidas disciplinarias que sean necesarias a fin de evitar que se repita el incidente y que cunda el ejemplo. El obispo a los pies de los políticos, haciendo para ellos el oficio de perro guardián de sus sacerdotes."

    Regalismo del poder nacional-progresista.

    Un vulgar derecho de presentación y patronazgo. Josefinismo y galicanismo d'anar per casa...

    Analogías con el luteranismo y anglicanismo, religiones oficiales de Estado, supeditadas al rey, parlamento, gobierno, presupuesto general del Estado y las bases.

    Sólo falta que Omella ponga las pantuflas a Torra. Vergüenza.

    ResponderEliminar
  13. "la máxima de su gobierno... es la colaboración en todo y por todo con las autoridades civiles. No basta evitar la confrontación: esa gran virtud se perfecciona en la aún más heroica virtud de la colaboración con el poder. Palabra santa para Omella: Colaboración."

    Con un poder político del Anticristo, que legaliza actos morales intrinsece malum y que claman al Cielo: divorcio, parejas de hecho, anticoncepción, aborto, eutanasia, reproducción asistida, ideologia de género, legalización de drogas blandas...

    Sus omisiones son un pecado grave, silencia y calla ante el pecado social gravísimo y masivo, es la herejía de la inacción.

    Rinde culto de adoración al ídolo de la tierra, la nació, y comete adulterio con estos otros ídolos del progresismo y el modernismo.

    Omella, cumple con tu deber apostólico y cardenalicio, sé martir de la verdad, que para eso eres cardenal y obispo, no cobardees ni seas adulador de los pecadores que llevan a la muerte.

    Actúa ya, no seas prepotente y orgulloso, el amor es a los mandamientos, no a tí mismo, baja de la nube y de la torre de mármol y marfil, que las dignidades nada valen si no se es santo, y como dijo San Pablo, son puro excremento si no salvan y santifican.

    ResponderEliminar
  14. Por desgracia, si bien es verdad que este síndrome se ha acentuado en los últimos años, es otra de las lacras que nos trae el “progresismo”, que sólo lo utiliza el verdadero espíritu profético de la Iglesia utilizándolo de forma pervertida contra todo aquello que le “huele” a tradicional y ortodoxo. Fue así en los años 60 y 70 del siglo pasado y vuelve a serlo ahora

    ResponderEliminar
  15. Muy original: Los obispos han de ponerse al servicio de los políticos para ejercer la honrosa función de perros guardianes de los sacerdotes. Los obispos han asumido ante el poder político, la responsabilidad de que ningún cura predique contra el pensamiento único. Y a esto se le llama Síndrome Omella. Nuestro cardenal ya tiene garantizado que pasará a la historia con los mismos honores que el Dr. Guillotin.

    ResponderEliminar
  16. GRACIAS GERMINANS28 de mayo de 2018, 17:19

    He descubierto esta página hace poco, ha sido una sorpresa muy grata.

    En la época que nos ha tocado, la Iglesia, quiero decir, las altas jerarquías, son de todo menos CRISTIANOS. Por suerte, existen páginas como esta, que son la mejor escuela de Cristo que alguna vez haya habido en la tierra desde los días de los apóstoles.

    Doy GRACIAS A DIOS porqué las personas que escriben esta página, y los que estamos de acuerdo con ella, somos DIFERENTES AL RESTO de los hombres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 17:19

      Todos los indicios apuntan a que entramos dentro del período escatológico denominado la Gran Apostasía de San Pablo, 2Te2, previo al Reino del Anticristo, a su derrota y al posterior Reino de Cristo con los santos.

      Pero en temas de escatología de almas o personal (muerte, juicio personal, cielo, purgatorio e infierno), como de escatología social y eclesial (Anticristo, Reino de Cristo del Milenio, derrota de Gog y Magog, Reino del Padre eterno), en la Jerarquía, o lo niegan, o lo dudan, o se lo callan, o dicen que es un símbolo, o dicen que ya pasó, y el resto: nada saben, todo lo desconocen.

      Por eso están totalmente desnortados, como veletas locas dominadas por cualquier viento, perdida la orientación: la escatología habla de Dios Consumador, y los indicios históricos apuntan de que ya estamos entrando en ella.

      Eliminar
  17. Y el arzobispo de la capital...otro que tal. Estos días precisamente corre entre los estudiantes de San Dámaso este gayo poemilla:

    Desdoro

    Tú no brillas como el oro,
    arzobispo baratija,
    tú eres una lagartija
    al gusto del Gran Pedorro.
    Tu "carrera" es un desdoro,
    un corta y pega con trampa,
    pero tú tienes retranca:
    en morro no hay quien te gane
    aunque seas don Inane,
    mas tu diócesis...se estanca.

    ResponderEliminar
  18. Pues en Italia están peor que aquí. El Sr. Matarel-la acaba de protagonizar un GOLPE DE ESTADO de tente tieso y no te menees.

    ResponderEliminar
  19. “Amo tanto a mi pueblo que no le cambiaría por una mitra; sólo la voz de Dios tiene poder para arrancarme de mi parroquia”. P Arnaiz.

    Como devota del P Arnaiz,
    informo que el Venerable Tiburcio Arnaiz, SI, apóstol del Corazón de Cristo y Fundador de las Misioneras de las Doctrinas Rurales, será beatificado en la ciudad de Málaga, el 20 de octubre próximo.

    https://youtu.be/yh-NEXZPYeU
    http://www.padrearnaiz.net/
    http://mdrurales.com/index.html

    Quien quiera inscribirse a la beatificación, tiene aquí la página. Se le reservará sitio por orden de inscripción: https://nam05.safelinks.protection.outlook.com/?url=www.padrearnaiz.es&data=02%7C01%7C%7C29d1e72d48a74144a3ca08d5c1899782%7C84df9e7fe9f640afb435aaaaaaaaaaaa%7C1%7C0%7C636627719051235787&sdata=PUbVCpHmXc5WglaPrvSs9ZnkAN6REasEPJ%2B6yDW4fi8%3D&reserved=0.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Padre Arnaiz, ruega por nosotros!

      Eliminar
  20. Esta mañana estuve en Sancho de Ávila en el entierro de un vecino. Al acabar, he visto que en otro oratorio se hacía la ceremonia del poeta Màrius Sampere, gloria “de la nació” por su extensa obra y durante muchos años trabajando en la normalización lingüística. Me he colado por curiosidad, para ver qué se hacía con alguien que en una entrevista afirmaba “yo no creo en Dios y que Dios me perdone”. Pensé que pondrían música de jazz y discursos poéticos interminables. Pues no, una ceremonia católica en catalán sin misa (según han explicado, por expreso deseo de la viuda que es católica practicante). Féretro sin cruz con adorno floral de las cuatro barras (sin cubana). Autoridades municipales de Badalona (alcaldesa de En Comú) y Santa Coloma, alguna pez gordo de la Generalitat, algún exaltocargo con pajarita del tiempo de Pujol. Aparte de la lectura de 5 poemas del autor por familiares y amigos, metidos entre las preces y la recomendación final, el resto seguimiento estricto del ritual. Cura y diácono asistente. El cura, espléndido, capeando con inusual inteligencia la situación, sin condenar y sin canonizar al difunto, con homilía infrecuente en la que ha explicado la legitimidad y el sentido de las exequias y ha comentado el evangelio del juicio final de Mt 25, sin atragantar a la progresía (mayoría de lletraferits), pero tampoco sin servilismos. Tres piezas musicales como en otras ceremonias. No ha habido cantos religiosos, pero tampoco profanos (nada de segadors, y ni siquiera en las preces, qué sacrilegio, se ha rezado por los presos).
    Al salir, he preguntado en el mostrador quién era el cura, pero, al no ser de los habituales "adetti al servizio", no me han sabido decir. Creo que es lo de siempre: sacerdotes currantes que no salen en los papeles ni en las fotografías, pero que cumplen su ministerio con fidelidad. De estos necesitamos muchos, y gracias a Dios los hay, tal vez poco considerados por su Eminencia, pero están ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por enviar la narración de la ceremonia. En los EEUU suelen ser piezas de periodismo, y generalmente, de ella sale una historia de amor, de intriga, policíaca, de crímenes horrendos, apocalíptica, de terror (jeje)...

      Hace bien el cura sin canonizar ni condenar al finado.

      El juicio final conforma la escatología social y eclesial, y está dividida en tres períodos:

      1. Reino del Anticristo: breve y sangriento, como nunca pasó y pasará, pues es la gran manifestación de la iniquidad

      2. Reino de Cristo con los santos: el famoso Milenio de Apocalipsis 20, que acaba con la derrota del ejército de Gog con satanás desencadenado

      3. Reino del Padre con el Hijo: acabada la derrota de Gog, al cabo de un breve tiempo, el Hijo entrega al Padre el Reino y pasamos a la Jerusalén Celestial

      Eliminar
  21. Apreciado y respetado Sr. D. Juan José Omella:

    No me atrevo, D. Juan José, a mirar a los ojos y a mantener la mirada fija a Su Eminencia Reverendísima el Arzobispo y tampoco, en consecuencia, a Su Excelencia Reverendísima el Cardenal, porque debido a la altura en que los percibo, el sol me deslumbra y me daña la vista el esplendor que del personaje se irradia. Me impresiona la grandeza y el lugar que ocupan, en el escalafón, tan próximos al Señor. Da vértigo.

    Por lo dicho, me dirijo a D. Juan José, más próximo en ausencia de todo boato, y a quien, aún con todo respeto, me atrevo a mirarle a los ojos.

    Me mueve a dar el paso la marejada existente en nuestro entorno que, sin ser marino, causa los mismos efectos. Desasosiego y pánico.

    Don Juan José, estamos jugando un partido (nos hemos pasado al argot futbolístico). Yo soy el último mono, estoy en la última fila, allá arriba, junto a la bandera. No pinto nada pero la perspectiva es preciosa por lo amplia.

    El equipo que veo jugar es el GG. La razón social es Germinans Germinabit pero para abreviar…, GG. No soy socio del GG, sólo simpatizante…, de momento.

    Me consta que es uno de los equipos de los que usted es Preparador, Seleccionador, Director, Maestro, Guía, Vigilante y no sé cuántas cosas más.

    Es decir, D. Juan José, que todos los que están ahí batiéndose el cobre, son personas que no sólo juegan el partido, son personas exaltadas por el sufrimiento y el dolor originado por los resultados deportivos de su equipo y también por los conseguidos por otros muchos equipos que están en el mismo bando. Son personas que temen que se pierda el Norte. Son guerreros que están involucrados en los mismos fines que usted persigue. Que necesitan verle a usted marcando el camino, que tienen los mismos ideales que usted, pero….

    Están convencidos de que el Reglamento que usted maneja, como Cabeza pensante y como Gerente del grupo, tiene diferencias puntuales con el que ellos conservan como oro en paño.

    Están convencidos de que el “viejo Reglamento” que se aprendieron de memoria y que se ha usado durante muchísimos años se editó, por primera vez, hace unos 3.400 años siendo su autor El Inmutable.

    Unos 1400 años después apareció la segunda edición, que avanzó El Hijo del Inmutable pero que se reescribió a cargo de un tercero que era Él Mismo: El Amor entre el Inmutable y su Hijo. Sí, parece un galimatías pero no lo es.

    Don Juan José, estos del GG son un poco “especiales”, no se les tenga en cuenta, por favor. Creen que algo que ha escrito el Inmutable, en lo que luego se involucró su Hijo, que luego reeditó la versión adaptada y explicada El Amor entre el Inmutable y su Hijo, no puede ser algo que pueda alterarse y convierta el NO en SI o lo BLANCO en NEGRO ni lo NEGRO en BLANCO.

    Están desorientados, según dicen, porque las tácticas del juego que se ordena practicar son, en algunas ocasiones, maniobras que benefician, muy a las claras al enemigo. Que benefician a los que están empeñados en que imperen las ideas contrarias a las del Inmutable.

    ResponderEliminar
  22. CONTINÚA

    Aunque usted lo sabe ya, Don Juan José, No es un partido en un campo de deportes, de lo que le estoy hablando, es una guerra sin cuartel en la que uno de los bandos no quiere prisioneros ni rehenes, quiere muertos, “muertos” para siempre.

    Un partido en el que se usa más de un reglamento para, según la ocasión, es un partido perdido de antemano, a pesar de que dispone usted de los mejores jugadores en número abundante. Si, también existen segundas, terceras y hasta cuartas espadas, pero eso ya ocurrió en aquella Viña famosa, y todos fueron aprovechados.

    He pedido ayuda, he reflexionado y a lo único que me atrevo es a lanzarle alguna pobre idea y no a darle consejo alguno que eso sería estupidez por mi parte:

    • Sopesar la conveniencia de “llamar a Capítulo” al GG, no para reprender, ni para descalificar, no para afear ni para menospreciar. Llamarles para aprovechar todo lo que de bueno pueden dar y jugar el partido conjuntamente. Preparar la maniobra como la prepara conjuntamente un padre con su hijo, sin custodioballesterizar a nadie, porque eso, Don Juan José, SOLAMENTE le perjudica a usted. El custodioballesterizado gana medallas, para el viaje en que se necesitarán las medallas aquí conseguidas, aunque ahora sólo tenga un injustificado sufrimiento. Está bien, Don Juan José, que usted se interese por que sus peones ganen medallas, pero no de esa forma. Usted “necesita” ser el Líder. Ellos necesitan al Líder.

    • Para conseguir un fin tan importante, como el que usted tiene como meta, creo que no le interesa tener fuerzas en la Reserva. Me haré pesado. Si hay algún custodioballesterizado, ¡que sí que lo hay..! necesita descustodioballesterizarlo de inmediato, borrarle, de un plumazo, el bochorno que se le infligió y restablecerle todos, todos los honores. Además, Don Juan José, a este custodioballesterizado al que me refiero, en este párrafo, le necesito en activo. Por eso estoy peleando, esa es mi pequeña meta a corto plazo.

    Simbólicamente hablando, hay en su camino hacia la meta “amigos” y “enemigos” porque habrá oído muchas veces que hay lobos donde hay corderos. Los lobos quieren ser lobos pero no les gusta el uniforme de lobo, pero usted tiene experiencia y formación para separar la mies de la cizaña.

    Si consigo de su magnanimidad que admita esas dos reflexiones, pediré audiencia al Arzobispo con la pretensión de besar su anillo seguidamente daré a Don Juan José un abrazo como se lo daría a mi padre si viviera.

    Si no lo consigo, me desplazaré cualquier día a Zaragoza y allí, en la capilla, después de rezarLe una Salve, leeré esta carta a la Virgen. ¡Y lo haré!, ¡Ya lo sabe!

    Su siervo
    TEROL

    ResponderEliminar
  23. Muy de acuerdo con el Señor Cojo de Calanda. La cosa está muy candente, está que arde,no solo en ámbitos eclesiásticos, también políticos. A quién le interese,lea,lea la información que da Infovaticana del Señor del BIGOTE de la Compañia de .......,ya verán ustedes mismos como está el patio!!!

    ResponderEliminar
  24. Aquí entre otros aspectos, se ha hecho un repaso a los nuevos cardenales de Francisco en España, pero no se ha hablado de uno, a propósito del cual estos días en las Castillas se repite este poemilla:

    Gázquez

    Te llaman meliflua pía
    por el toque "capadocio"
    que adorna tu sacerdocio,
    aunque tu fama es de harpía.
    Artista de la falsía,
    sientas cátedra en doblez,
    tus intrigas son de diez,
    tus puñaladas de premio.
    Diriges el contubernio:
    no hay mantis de tu jaez.

    ResponderEliminar