martes, 24 de abril de 2018

El P. Miguel Maria Sagüés, s.j., el último "preso político" de la democracia

Santuario de Loyola, donde fue encerrado el jesuita Sagüés siguiendo las órdenes de Setién (en el recuadro)
En estos momentos en que la banda terrorista ETA anuncia su disolución y en que los obispos vascos piden perdón por sus actitudes poco neutrales en el pasado,  después de un Sant Jordi en que los independentistas intentaron fracasadamente teñir de amarillo, me viene a la memoria la historia de aquel jesuita navarro de nombre Miguel María Sagüés, al que podríamos considerar el último preso político de la democracia.

Porque una cosa son los "políticos presos", es decir aquellos políticos o gobernantes que han desobedecido las leyes y se han saltado el Estado de Derecho, delitos tipificados en el ordenamiento jurídico que conllevan prisión, y otra muy distinta son los políticos que son encardelados simplemente por defender unas ideas, sin cometer otro delito que el de expresar su opinión, esto en democracias como la española no existe.

No sólo los políticos son encarcelados o privados de libertad por defender unas ideas, y aquí entra el caso del jesuita Sagüés, que fue confinado en Loyola por expresar en el Diario Vasco, una opinión crítica con el obispo de San Sebastíán de entonces, Don José María Setién. La reacción del prelado vasco que tanto se llenaba la boca con palabras como "libertad" referidas al País Vasco, fue la de mover todos los hilos para que el religioso fuese encerrado en territorio jesuita, privándole de todas las libertades básicas, incluyendo la de impedirle las comunicaciones telefónicas. De nada sirvió la mediación personal del rey Juan Carlos y la del entonces presidente Felipe González, para intentar sacarlo de su encierro. El jesuita se había metido con Setién y tenía que pagarlo muy caro, sin ningún tipo de misericordia cristiana, confinado hasta la muerte.


No es de extrañar que una buena parte del pueblo fiel vasco quedara terriblemente defraudado de sus pastores, lo que ha provocado que este territorio sea el de menor porcentaje de identificación como "católicos" de toda España. Unos obispos despiadados, como Setién que no sólo abandonaron a una parte importante de su rebaño, sino que no dudaron en mostrar desprecio hacia las víctimas del terrorismo etarra y fueron implacables con las voces disidentes dentro de la misma Iglesia que criticaban esta actitud tan poco evangélica.

La actitud de Setién ha sido una de las más vergonzosas que se recuerda de un eclesiástico, tras el vil crimen del concejal donostiarra Gregorio Ordóñez, el obispo lejos de mostrar proximidad con la familia de las víctimas, estuvo siempre distante y sin la menor muestra de consuelo y aprecio ante tanto dolor perpetrado por ETA, esta actitud provocó que dos mujeres, compañeras de partido del asesinado, pidieran audiencia a su obispo, para recriminarle su actitud, eran María San Gil y María José Usandizaga, que las recibió sin levantarse de su sillón y ante la crítica de que el obispo no trataba a todos sus feligreses por igual, Setién respondió: "¿Dónde está escrito que hay que tratar igual a todos los hijos?".

Afortunadamente han habido pocos obispos tan nocivos para la Iglesia como Setién, ¡cuánto daño han hecho a la credibilidad de la Iglesia, en territorios como el vasco!. Pero sin tanta maldad y crueldad como la de este obispo vasco, hay una actitud que tristemente se repite en nuestra tierra catalana y es la de algunos obispos y dirigentes eclesiales que sólo están pendientes de una parte de su feligresía, porque consideran como Setién, que  no hay que tratar a todos los hijos por igual, a los independentistas hay que tratarlos con cariño, y a los no independentistas con indiferencia, cuando no con desprecio. Y eso que las más prestigiosas encuestas reconocen que es mayor el porcentaje de práctica religiosa entre los castellano-parlantes, que entre los catalano-parlantes.

Y aquí también tenemos nuestro paralelismo, y es que el único sacerdote que se atrevió a criticar públicamente la infame nota del episcopado catalán, elogiada personalmente por Carles Puigdemont, el Rvdo. Custodio Ballester, se le ha castigado duramente con un año de exilio, y eso sólo es una advertencia, para que no se le vuelva a ocurrir repetir en el futuro.

En la Iglesia vasca, la pesadilla de unos malos obispos, partidistas y aprendices de políticos abertzales, ha pasado a la historia. Pero en Cataluña todavía quedan obispos que no son neutrales, y que están escandalizando a una parte muy importante de su pueblo fiel. ¿Cuántos años tendremos que esperar a que una próxima generación de obispos catalanes, pida perdón por la falta de neutralidad de sus antecesores?. Espero poderlo ver, aunque tengo mis dudas.

Francesco Della Rovere

26 comentarios:

  1. Setien ha sido siempre un DEMONIO CON SOTANAS, no hay mas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen algunas revelaciones privadas, que algunos hombres son más malos que los demonios... le hace un elogio al demonio con esta comparación...

      Eliminar
  2. Hasta wue no se mueran de viejos ests patulea de obispillos "volembisbescatalans" y los no adictos al pruces no merecen ni que les hablemos pues no adoran a la cubans tendremos seminarios VACIOS parroquias abandonadas y religiosos catalanes en los seminarios SANTOS de ESPAÑA que vocaciones pocas pero hay lo que no hay son obispos santos sino cismaticos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagine la combinación "volembisbescatalans" con "Espanyansroba"...

      Eliminar
  3. «Querido Antonio: En nuestra entrevista del 5 de noviembre pasado, hicimos un pacto de honor por el que te comprometías a actuar en estos casos en conformidad con la actual ordenación sobre escritos que exige la previa licencia del superior. Creí que la mutua palabra dada era suficiente, pero ahora constato que debo intimarte esa obligación por escrito. Como es la primera vez que, desde entonces, actúas así, confío en que en adelante no volverás a hacerlo. Si así lo hicieras, me sentiría obligado a adoptar claras y serias medidas de gobierno, por tu propio bien y para bien de la provincia y de la compañía. Por ello determino lo siguiente: 1. En el período de una semana escribirás una carta personal al señor obispo retractándote de tus afirmaciones hechas públicas en el día de hoy. 2. En el futuro no podrás tener ninguna comunicación con los medios de comunicación social (televisión, radio, prensa escrita...) sin el permiso expreso y por escrito de tu superior mayor. Siento tener que tomar esta decisión tan drástica y fuerte, pero considero que es necesaria para que podamos contribuir como jesuitas y hombres de Iglesia a construir la paz entre todos nosotros. Siempre dispuesto a comentarte lo que consideres, quedo a tu servicio. Ignacio Echarte S.J. Envío copia de esta carta al padre Luis Lacabe».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La noticia completa aquí
      http://www.abc.es/hemeroteca/historico-01-02-2001/abc/Colaboraciones/peor-que-judas_9626.html

      Eliminar
    2. Siempre hay alguien que hace de Judas un buen hombre...

      Eliminar
  4. Otro sacerdote jesuita, el padre Antonio Beristain, sabe también cómo se las gasta el cínico Judas de Loyola. El 17 de diciembre de 1997, el padre Beristain publicó un artículo en «El Diario Vasco» con el título «El Papa y las víctimas del terrorismo». En su texto recordaba la exigencia de Su Santidad de estar al lado de los que sufren, y formulaba una serie de preguntas que dejó sin respuesta: «¿Por qué la Iglesia vasca nunca ha condenado el terrorismo de ETA prescindiendo de la política gubernamental estatal? ¿Por qué nunca se ha manifestado en favor de las víctimas del terrorismo de ETA? ¿Por qué no ha hecho públicamente algo en favor de esas víctimas? Si el Buen Samaritano fuese obispo en el País Vasco —concluía el padre Beristain—, escribiría una carta pastoral sobre la tragedia de cientos de víctimas inmediatas de ETA y miles de sus víctimas inmediatas».
    Días después de la publicación del artículo, el provincial Echarte escribe al padre Beristain: «Querido Antonio: En nuestra entrevista del 5 de noviembre pasado, hicimos un pacto de honor por el que te comprometías a actuar en estos casos en conformidad con la actual ordenación sobre escritos que exige la previa licencia del superior. Creí que la mutua palabra dada era suficiente, pero ahora constato que debo intimarte esa obligación por escrito. Como es la primera vez que, desde entonces, actúas así, confío en que en adelante no volverás a hacerlo. Si así lo hicieras, me sentiría obligado a adoptar claras y serias medidas de gobierno, por tu propio bien y para bien de la provincia y de la compañía. Por ello determino lo siguiente: 1. En el período de una semana escribirás una carta personal al señor obispo retractándote de tus afirmaciones hechas públicas en el día de hoy. 2. En el futuro no podrás tener ninguna comunicación con los medios de comunicación social (televisión, radio, prensa escrita...) sin el permiso expreso y por escrito de tu superior mayor. Siento tener que tomar esta decisión tan drástica y fuerte, pero considero que es necesaria para que podamos contribuir como jesuitas y hombres de Iglesia a construir la paz entre todos nosotros. Siempre dispuesto a comentarte lo que consideres, quedo a tu servicio. Ignacio Echarte S.J. Envío copia de esta carta al padre Luis Lacabe».

    ResponderEliminar
  5. En Cataluña estas cosas no pasan, pues Omella es ecuánime, Catalunya Cristiana es plural y yo no estoy escribiendo este comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bueno, jajajaja

      Eliminar
    2. S'agraeix la socarroneria de l'"Outsider friar". És com una mica de ventijol suau en un "blog" massa exaltat i poc matisat, segons el meu particular parer òbviament.

      Eliminar
    3. La Iglesia en Barcelona y Cataluña va bien... repito... va bien...

      Eliminar
  6. No me dirán ustedes que las manos acariciadoras de Setién y su mirada arrobada, grasienta, casi libidinosa, a Ibarreche no ha sido repetida por Sistach y ahora por Omella ante mas el primero y ante Puigdemont el segundo. Las fotografías, que repito a veces. Ay las fotografías. Dicen más que mil palabras.

    Ese derretirse obsequioso y servil se torno baculazo con los fieles que siguen al Maestro. En eso Pujol, el arzobispo, Vives y Novell son maestros. Los tres repiten los mantras errados y anticristianos de Setién, Pagola y Uriarte. Pardo es un desastre intelectual tout court. A todos les puede la política cainita y canalla.

    Pero, querido Della Rovere, no sé si ando muy errado, pero advierto de un tiempo a esta parte, de los días en torno a la complicidad penal de los consagrados en acciones golpistas, que se están enrocando, que han optado por ponerse el bien por montera y tirado al monte. Primero hablaban, contraviniendo la enseñanza de la Iglesia, jamás desmentida aunque a menudo por ellos retorcida, que podía haber dos opciones legítimas. Ahora ya dicen abiertamente que se acabó el bróquil, que quien quiera ser cristiano en Cataluña tiene que abrazar la causa separatista. Esa idea perversa la están introduciendo en los medios y en las instituciones. No es menos inmoral Radioestel que Catalunya radio, ni lo es menos Catalunya Cristiana que ElpuntAvui o Ara.
    Alguien insinuaba aquí el otro día que en vez de criticar al responsable de esos medios católicos se hablara con él. Es lo último ya. Se creen importantes. No son más que sectarios abducidos por el odio cainita. Hay que hablar con ellos, dicen, como si el pueblo fiel tuviera ninguna obligación con ellos. Hasta ahí llega su grado de estupidez. Han confundido la corrección fraterna con la sumisión al mal.

    Se creen, además, muy ocurrentes en su villanía. Setién en la Conferencia Episcopal llamaba "mi general" al arzobispo militar. Y envió a Arzallus para que despotricara ad hominem contra la solvencia ética de Fernando Savater, que había dejado en ridículo la ética del obispo donostiarra. Con lo fácil que lo tenía Setién con Savater, si no le hubiera cegado el racismo burdo y ramplón de Arana. El mismo racismo burdo y ramplón de Robert que ciega a Pujol, Vives, Sistach. Por cierto, Sistach se ha apuntado al cambio climático. Habrá que comunicárselo a los del ICREA dedicados a al estudio de la influencia del calentamiento en los estomas y crecimiento vegetal. Se están perdiendo una colaboración extraordinaria y "sacra"... Por fin, algo de humor. Vaya tropa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con lo dicho por el Sr.Valderas Gallardo.

      Eliminar
  7. EL SÍNDROME OMELLA

    A la vista de la indisimulable crueldad de estos jesuitas (a Omella se le ha tenido que pegar algo de esto), entiendo por qué circula por ahí la denominación de "Síndrome Omella" para la actitud episcopal de someterse a la censura de los políticos en cuanto a sermones y en cuanto a derecho a referirse a textos bíblicos y a artículos del Catecismo. Y lo más decisivo: imponer esta censura con mano de hierro a sus sacerdotes. Efectivamente, Omella dio la talla y proyectó la más fiel estampa de sí mismo con el destierro de Mn. Custodio. Sólo es comparable este atropello episcopal de Omella con el caso del P. Miguel Mª Sagüés que expone el articulista y documenta el anónimo de las 6:29-6:30

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de Omella fue que esperó dos semanas en contestar a aquel padrenuestro blasfemo de Dolors Miquel "Mare Nostra".

      Eliminar
  8. Goyon
    Es de vergüenza. ¿Cómo pueden actuar así unos consagrados al servicio de la Iglesia?. Lástima de feligreses que han caído en sus garras. ¿Hasta cuándo durará esta situación?. Se hace interminable y agotadora. Se han perdido, se pierden y se seguirán perdiendo muchos católicos. No vayan a las parroquias regentadas por ministros y auxiliares de esta horma. Busquen otras parroquias, que aún quedan, donde se venere al verdadero Jesucristo, SALVADOR de todos los que lo reconocen como el Mesías y siguen sus evangelio.O al menos lo intentan con buena voluntad y le tienden su mano. Basta ya de sacerdotes y religios@s secesionistas que no sirven al verdadero Dios de Jesucristo. María Auxiliadora no nos abandones.

    ResponderEliminar
  9. El abad carcelero y torturador25 de abril de 2018, 11:13

    Sobre progresistas eclesiales con alma estaliniana-hitleriana:

    "Pero ahora que se cumplen 50 años de la entrevista de José Antonio Novais, conviene rescatar del olvido uno de los episodios más sórdidos y crueles del mandato abacial de Dom Aureli María. Se trata del rapto, encarcelamiento y tortura del monje Maiol Baraut i Obiols"

    Está disponible en:

    https://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2013/11/el-abad-carcelero-y-torturador.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En dos artículos anteriores ( 27-4-2009 y 5-5-2011) nuestro Prudentius de Bárcino desmontó de forma exhaustiva el mito del abad Escarré; ese indomable franquista que, a causa de unas declaraciones al diario Le Monde, reelaboradas por un par de grandes manipuladores llamados Josep Benet y Albert Manent (maléfica mingens), pasó de la noche a la mañana de recibir bajo palio al Caudillo a abanderar una supuesta oposición catalanista al régimen.

      Pero ahora que se cumplen 50 años de la entrevista de José Antonio Novais, conviene rescatar del olvido uno de los episodios más sórdidos y crueles del mandato abacial de Dom Aureli María. Se trata del rapto, encarcelamiento y tortura del monje Maiol Baraut i Obiols.

      El padre Maiol Baraut, nacido en 1910 en el minúsculo pueblo pirenaico de El Vilar de Cabó, era un demócrata convencido. Su actividad anti-franquista se remontaba al mismo inicio de la posguerra. A principios de los 40, el monje Baraut residía en una casa de Engordany (Andorra), propiedad del cenobio benedictino. Desde allí se las ingenió para enviar correspondencia clandestina a los exiliados españoles en Francia. Una vez a la semana, Maiol se desplazaba a Montserrat a recoger correo y lo subía a Andorra, burlando la férrea censura de la época. Desde el Principado lo remitía a sus destinatarios por medio del correo francés.

      Eliminar
    2. Baraut era compañero de curso de Escarré, pero éste, a diferencia de aquél, se había distinguido por su adhesión inquebrantable al régimen de Franco. Durante los años de su abadiado se encargó de purgar a aquellos elementos del monasterio que pudiesen representar la más mínima desafección. Maiol era uno de ellos. Además, en el Capítulo Provincial de la Congregación de Subiaco del año 1952, fue elegido Visitador, con 8 votos a favor y 2 para Dom Aureli. Eso sentó como un tiro al abad, que utilizó todas sus artimañas para que Baraut declinase la oferta.

      Desde aquel incidente, la frágil salud del padre Maiol se resintió tanto que tuvo que ser ingresado en la Clínica Ribas de Barcelona. Con motivo de su ausencia, Escarré ordenó registrar su habitación y pertenencias, en busca de unos supuestos papeles comprometedores. Al regresar del hospital, Baraut fue trasladado a una residencia, denominada Can Castells, que era propiedad de la comunidad montserratina en Esparreguera. El abad le visitó y le dijo que si se humillaba, le devolvía los papeles y se arrodillaba delante de él todo quedaría zanjado.

      Eliminar
    3. El monje no dio su brazo a torcer. A partir de entonces, el fraile y el hermano lego que cuidaban de su vigilancia empezaron a mal administrarle los medicamentos, llegando a perder 15 kilos de peso. Asimismo le prohibieron hablar y le privaron de la Santa Misa.

      Al preso le entró una verdadera obsesión por huir del ergástulo hasta el extremo que logró escaparse una noche del mes de enero de 1954, si bien su enorme debilidad sólo le permitió llegar a la cercana Colonia Sedó, donde fue acogido, tembloroso, mal vestido y muerto de frio.

      Inmediatamente volvió a ser arrestado, vejado y abofeteado por los esbirros de Escarré, siendo prohibida la visita a sus familiares, a pesar de contar entre ellos con otro benedictino, su hermano menor Cebrià, y un salesiano, a la sazón padre provincial.

      Pero el padre Baraut, a diferencia de otras víctimas de Escarré, pudo contar con la influencia de sus hermanos, especialmente del salesiano Lluís. Este se desplazó a Montserrat a entrevistarse con el abad, sin que se dignase recibirlo. Sin embargo, el buen discípulo de Don Bosco no se arredró y acudió a la Congregación de Religiosos en Roma, donde se entrevistó con el padre Larraona, que en aquellos momentos era el Secretario.

      Inmediatamente después Escarré liberó a su cautivo, pero sin que pudiera ver a nadie ni recoger sus pertenencias, lo montó en un barco con destino a Chile. En 1957 es trasladado al monasterio de Medellín, donde se hallaban otros compañeros objeto de las purgas del abad de L’Arboç. En el cenobio colombiano contactó, entre otros, con el monje Hilari Raguer, que era maestro de novicios. Otro auténtico anti-franquista que también había sufrido las purgas de Dom Aureli María. Con él volvió a Montserrat, tras la muerte del abad, falleciendo en el año 1975, con 65 años de edad. Sin el testimonio de Raguer o el del ex monje Narcis Xifra i Riera (otro represaliado), en su libro "L’abat Escarré: historia i mite", nadie habría conocido la historia del preso Baraut.

      Eliminar
    4. Baraut no fue el único que padeció la vesania de un abad autoritario e inhumano. Otros monjes, especialmente los más distinguidos por su catalanismo, la sufrieron en similar medida, sin tener la “suerte” de contar con un hermano provincial de una orden religiosa que le salvase, aunque bastante tarde, de una cárcel arbitraria y de un trato vejatorio.

      Este abad carcelero y torturador se convirtió en un mito del nacionalismo. Miles de calles de poblaciones catalanas llevan su nombre. Ahora se celebran los 50 años de sus declaraciones con toda pompa y circunstancia. Los más letrados nos advierten que Escarré fue un franquista arrepentido. A ellos sólo debe recordársele que se arrepintió muy tarde: después de 24 años de mandato, cuando ya se le había nombrado coadjutor en la persona del padre Brasó y sus facultades mentales dejaban mucho que desear. Hasta entonces había sido el verdadero azote de los monjes antifranquistas. Escarré, una manipulación más del nacionalismo catalán.

      Oriolt

      Eliminar

    5. Amb motiu del centenari del naixement del pare Cebrià Baraut i Obiols (el Vilar de Cabó, Alt Urgell, 21 de maig del 1917 - Montserrat, 8 de juny del 2003), el 21 de maig, el Ministeri de Culturaprepara un programa d’activitats de difusió per celebrar-ho. La commemoració s’organitza amb la col·laboració d’entitats i associacions culturals del país i també de fora.

      El Govern ha homenatjat la figura i el treball del pare Baraut, historiador i monjo benedictí que va dedicar gran part de la seva trajectòria a l’edició de les fonts documentals d’Andorra i al coneixement i a la difusió de la seva història, en diverses ocasions: el 2001, Cultura va editar Miscel·lània a Dom Cebrià Baraut i Obiols, i el 2004, els ajuts d’investigació i recerca dotats per l’Arxiu Nacional, des del 2000, es van passar a anomenar Ajuts d’investigació i recerca històrica Cebrià Baraut i Obiols.

      Del 1963 i fins al 2000, el pare Baraut va residir llargues temporades a la casa montserratina d’Andorra, des d’on es va dedicar intensament a l’estudi de la història del Principat; el 1965 va crear la col·lecció Monumenta Andorrana i el 1976 els Quaderns d’Estudis Andorrans, dels quals ja se n’han publicat nou volums.

      Com a reconeixement a la seva tasca cultural, Baraut i Obiols va ser guardonat amb els títols d’andorrà d’honor i de membre del Comitè andorrà de Ciències Històriques. L’any 1991 la Fundació Jaume I li va atorgar el Premi de l’actuació cívica.

      Eliminar
  10. Más persecuciones25 de abril de 2018, 14:23

    1. En los jesuitas se mantiene una guerra civil y golpe de estado larvada, después de perder mas de la mitad de los jesuitas por su ígnara estulticia en asumir la ideología marxista y modernista despues del Vaticano II, en la catastrófica reunión del 2 de diciembre de 1974 cuando se convocó la Congregación General nº 32, bajo la mirada aseverante de Pedro Arrupe (1965-1983). Hoy tienen a un General inepto, no católico, que niega las palabras de Jesús en el Evangelio porque no habían grabadoras... Hay quien se cree Dios...

    2. Esta el caso del famoso jesuita Leonardo Luis Castellani, desenmascarador del nuevaerano y fraude teológico Teilhard de Chardin, perseguido por jesuitas modernistas y peronistas populistas:

    "A fines de 1946 viajó por propia iniciativa a Roma para explicarse con el Padre General de la Compañía de Jesús, Jean-Baptiste Janssens, pero fue mal recibido e intimado a recluirse en un hospicio en Manresa (España). Estuvo allí dos años, hasta que se fugó rumbo a la Argentina. A poco de llegar, el 18 de octubre de 1949, fue formalmente expulsado como jesuita y suspendido a divinis en su ministerio sacerdotal. Todo este episodio resultó extremadamente traumático para Castellani, e influyó mucho en su pensamiento y obra posterior." (Wikipedia)

    3. Setién y el muñeco roto de Ibarreche... Tipico consagrado nacional-progresista sobón (cómo le da la mano) y carantoñas (falsa sonrisa reservada para los suyos).

    ResponderEliminar