jueves, 8 de marzo de 2018

El cáncer de la Iglesia asistencial

Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; 
si no tengo caridad, de nada me sirve (1Corintios 12,31).

Buena reflexión para esta cuaresma, en la que los separatistas han descubierto el valor espiritual del ayuno, mientras nosotros ignoramos el valor espiritual netamente católico de la limosna y de la caridad. Es que nos hemos olvidado de que la caridad (de la que recibe el nombre Cáritas) es una de las tres virtudes teologales, es decir que es una de las virtudes que nos acercan a Dios. Sí, la caridad ejercida con nuestros hermanos nos guía hacia Dios. El hermano necesitado (el más próximo de los prójimos) es el camino que nos conduce a Dios. Y la limosna es hija directa de la compasión (padecer con el que padece).
Kirie eleison! Pedimos a Dios que se compadezca de nosotros, que comparta con nosotros nuestro sufrimiento. ¿Cabe mayor compasión que la Pasión? Pasión de Dios por el hombre. Y cuando nos juntamos con Dios para compartir con Él la pasión por nuestros hermanos, incluyendo en ella el dolor, el sacrificio y la renuncia que ello comporta, es cuando por fin hemos llegado a la “caridad no fingida” (no compuesta a base de componendas) que nos reclama San Pablo sobre todo a los clérigos en 2Corintios  6, urgiéndonos a que nos exhibamos (ése es el verbo latino) como ministros de Dios: Para no poner en ridículo nuestro ministerio, a nadie damos motivo de escándalo, sino que nos acreditamos (exhibimos) en toda circunstancia como ministros de Dios con lo mucho que pasamos.
Entrega de la medalla del Club Rotary al cardenal Sistach
¿Exhibirnos como ministros de Dios en una caridad no amañada? ¿Qué exigencias son ésas? Si lo que se lleva hoy es justamente lo contrario, ocultar nuestra condición de ministros del Evangelio, de la Buena Nueva de la Redención. Hoy lo que se lleva es que no se sepa que Cáritas, que es “Caridad”, que es nada menos que virtud teologal, tiene que ver con Dios y con el Evangelio de Cristo. Lo que se lleva es que ni Cáritas ni los misioneros den a los necesitados además del pan, la noticia de la Redención. Hemos acostumbrado a los pobres a pensar que la pobreza material no tiene la menor relación con la pobreza espiritual, y pobres somos todos a causa de nuestro pecado. Y sobre todo les hemos adoctrinado en el sentido de que los ministros de Dios  y del Evangelio hemos decidido limitarnos a ser meros intermediarios entre los buenos cristianos que practican la caridad e incluso entre las instituciones políticas, y los pobres: a los que para ser políticamente correctos, hemos de dejar de llamarles pobres, hemos de dejar de ofrecerles los bienes espirituales en que abunda la Iglesia, y hemos de dejar de practicar con ellos la caridad, para pasarnos a la solidaridad. Porque lo que hoy se lleva es la asistencia laica, la del Rotary Club. Es que también en la caridad se ha infiltrado el laicismo.
La pregunta pertinente que en esta Santa Cuaresma hemos de hacernos los cristianos que de un modo u otro contribuimos al ejercicio de la Caridad de la Iglesia (sea a través de Cáritas o sea por otras vías), es si nos hemos dejado apartar de la auténtica caridad cristiana que se manifiesta en la compasión por el pobre que tenemos más cerca (el más prójimo nuestro) en su dimensión material y espiritual, para instalarnos en la comodísima e institucional solidaridad.
Con demasiada facilidad hemos olvidado que la limosna es la traducción material de la virtud teologal de la Caridad. Teresa de Calcuta ejerció en muchísima mayor abundancia la caridad que la solidaridad. ¡Cuánto amor auténticamente cristiano volcó Teresa de Calcuta en sus pobres! Porque los amó con el amor de Cristo tan auténticamente, les ofreció la intensa caridad de su alma bellísima anunciándoles el Evangelio  junto a la ayuda material. Ésa es la caridad de la Iglesia desde su fundación. La caridad teologal que sublima nuestra ayuda al prójimo: al que tenemos más cerca. No cerca, sino más cerca: el más cercano. Ése es nuestro prójimo.
Es que, bien lo sabemos, a menudo dejamos abandonado a nuestro prójimo que puede ser nuestro vecino o el que nos cruzamos todos los días en la calle, porque nos resulta más cómodo institucionalizar nuestra caridad y así las personas van quedando lejos… Que efectivamente, al institucionalizarse en demasía, deja de ser caridad para convertirse en solidaridad. Y entonces, ¿qué nos importa a quién va a parar nuestra ayuda? ¿Qué más nos da si el que se la lleva no es nuestro prójimo, sino el que ha aprendido tal vez a convertir la asistencia en un recurso más de vida? Es que acercarnos a nuestro prójimo e interesarnos por su salvación eterna al tiempo que le echamos una mano… eso no nos va.
Gracias a Dios hay en la Iglesia muchas instituciones ancladas en la auténtica caridad cristiana. En eso andan las Comunidades Neocatecumenales, en eso andan los Focolares, en eso andan muchísimas cofradías y hermandades. Miran por el prójimo más próximo: el de la misma comunidad, el de la hermandad. La consigna es bien sencilla: No dejar caer a nadie. El don espiritual que esta caridad reporta tiene realmente dimensión teológica.
Y la compasión de estos cristianos nunca ofende, porque es un auténtico padecer con el hermano que sufre en el cuerpo o en el espíritu, es tomar sobre sí toda la comunidad el padecimiento del hermano para que le sea más ligero; y no cejar hasta conseguir levantarlo. Es ayudarle de verdad a llevar su cruz, poner a Cristo en esa Cruz para que ésta le acabe salvando y no destruyendo.
Es la caridad colectiva, es el amor interno de la comunidad o de la hermandad; un amor en el que el dolor de cualquiera de los hermanos es un dolor que se comparte y que por eso se intenta aliviar entre todos. Una caridad muy alejada de la solidaridad institucional que debería merecer también ese sagrado nombre y que tanto se lleva.
No sólo es cuestión de compartir uno sus bienes con los pobres, ni siquiera de liquidarlos todos para repartirlos entre los menesterosos. No, no es esa la esencia de la caridad, nos dice san Pablo. No es en el reparto de bienes ni en la solidaridad donde se perfecciona la caridad, sino en esa transferencia de amor que fluye de la auténtica caridad cristiana: Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3, 16).  Es ofrecerle al prójimo finalmente (no exclusivamente) en forma de limosna, esa piedad que le pedimos a Dios, esa compasión que imploramos para nosotros en el Kirie eleison.
Es la caridad no fingida (para nosotros hoy, la caridad no totalmente institucionalizada, la caridad sin alma) lo que nos pide san Pablo a los ministros de Dios. Vale la pena que pensemos en la metamorfosis que ha sufrido nuestra caridad. Para que no deje de ser uno de los grandes atributos del cristianismo (“ved cómo se aman”) y pase a convertirse en un monopolio más del poder político: Solidaridad funcional. Filantropía sin amor. ¿Es eso posible? No debería serlo para los cristianos, ya que en esto hemos conocido lo que es el amor: en que Cristo Jesús dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por los hermanos (1Juan 3, 16). 
Custodio Ballester Bielsa, pbro.
Sacerdotes por la Vida

25 comentarios:

  1. Gracias Padre Custodio por seguir teniendo contacto con la Iglesia de Barcelona a través de este blog. Que Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  2. "¡Cuánto amor auténticamente cristiano volcó Teresa de Calcuta en sus pobres! Porque los amó con el amor de Cristo tan auténticamente, les ofreció la intensa caridad de su alma bellísima anunciándoles el Evangelio junto a la ayuda material."
    Justamente eso me he preguntado antes: ¿A cuantos hindúes convirtió Teresa de Calcuta al Evangelio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Karma, casta y demonios9 de marzo de 2018, 1:47

      En el plan escatológico de Dios, al final, habrá la conversión de los judíos y de los gentiles, es decir, el hinduismo y el budismo, falsas y perjudiciales religiones, desaparecerán totalmente y serán olvidadas del todo. Todo será Iglesia Católica, la única verdadera. Hasta la Sinagoga reconocerá a su verdadero Mesías, Jesús, el cual reinará en todos. Adiós, falsas religiones, creencias e ideologías, adiós comunismo, masonería y ateismo.

      Santa Teresa de Calcuta vino primero para eliminar la casta y el karma en el amor al prójimo. En efecto, los enfermos y moribundos en Calcuta, algunos, agonizaban muertos de hambre, sed y gusanos. Nadie les daba ni una gota de agua, primero por la cuestión social de las castas, que aún perviven, y luego por la superstición del karma. Creo que fue San Francisco Javier quien dijo que el hinduismo era una religión de los demonios por el desastre social que causaba.

      El agonizante con fuertes dolores y sufrimientos se lo merece porque el karma así lo castiga. Un alivio a su sufrimiento, y el karma se venga con creces sobre el alma caritativa: morirá con dolores, los dolores que evitó a quien se los merecía.

      Santa Teresa de Calcuta hizo una impagable labor caritativa, y también religiosa, y se hizo el "termómetro de contraste" para toda monja que se diga monja o religiosa: ¿hace como Teresa de Calcuta, sigue la doctrina y la caridad? entonces es una verdadera religiosa católica. ¿No lo hace? pues es una falsa católica, un anticristo.

      Eliminar
    2. Santa Teresa de Calcuta y Abdul Sattar Edhi9 de marzo de 2018, 13:55

      Hay dos "filántropos" en la zona de India-Pakistán, una católica y el otro musulmán:

      1. Santa Teresa de Calcuta

      2. Abdul Sattar Edhi, que estaba al lado, en Pakistán, creador de toda una red de hospitales, asistencia social y ambulancias para todo el país. Desconocido en España, fue propuesto para el premio Nobel de la Paz.


      La India está totalmente esclavizada por su religión y sociedad diseñada por satanás, el sistema de castas y la ley moral del karma: los intocables y "no toques a nadie que no sea que te pegue su karma", que por querer hacer un bien, no sea que el karma se vengue y te reencarnes en un escarabajo pelotero...

      Eliminar
  3. Luis de Barcelona9 de marzo de 2018, 1:05

    Shambala: en India hay una verdadera persecución por parte del hinduismo contra los cristianos conversos. Nunca se puede hablar en público del tema. A veces incluso la Iglesia aconseja el Bautismo de deseo. No eche más leña al fuego y recemos por nuestros hermanos indios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nacionalismo hindú o indio, beligerante, siempre en estado de guerra en Cachemira.

      Eliminar
  4. Filantropía no es caridad9 de marzo de 2018, 1:59

    "Filantropía sin amor. ¿Es eso posible? No debería serlo para los cristianos, ya que en esto hemos conocido lo que es el amor: en que Cristo Jesús dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar la vida por los hermanos (1Juan 3, 16)."

    Toda caridad que no lleva el sello de Dios es filantropía, y carece de la unción de Dios. Sólo hay que ver cómo ha acabado Oxfam. Ni la filantropía de la masonería, de los ateos, comunistas o progresistas sirve ni para el que la hace ni para el que la recibe: no está movido por Dios, y siempre hay una pinza del demonio que hace la "caridad" baldía y con un interés oculto, por una finalidad de poder, de opresión: no hay amor desinteresado.

    El comunismo y el marxismo, por ejemplo, han eliminado la alegría del pobre, y lo han vuelto triste y agresivo, atacando a los ricos, los únicos que le pueden dar trabajo, y cayendo en manos de un Estado totalitario e inmisericorde, emprobrecedor, como Cuba, Venezuela y China.

    En los países comunistas hay muchos más pobres y con mayor miseria, y encima de engañados porque el paraíso de la sociedad sin clases igualitaria no llega jamás, excepto para la nomenklatura cubana, china o venezolana, además de la frustración, les han arrancado los comunista la alegría del pobre que tiene a Dios y a sus carismas. Esto puede verse en África: sufren, son pobres, hay que trabajar mucho por el agua, pero son alegres y felices. El comunismo ateo y materialista les engaña, no les da la sociedad igualitaria sin clases, viene una dictadura de ricos del partido y pobres-miserables del Pueblo, y de propina, les quita a Dios, sus dones, sacramentos y carismas, les arranca la sonrisa, felicidad y alegría.

    ResponderEliminar
  5. Peligros sobre Cataluña (i)9 de marzo de 2018, 2:43

    La Virgen María, avisada por su Esposo el Espíritu Santo, advirtió hace tiempo de dos hechos:

    1. Que Cataluña era la región española que menos rezaba
    2. Que el mal entraría en España a través de Cataluña

    Son profecías condicionales, pues el amor maternal de María nos da la solución, el Espíritu Santo. Avisar es maravilloso, pues el mal puede ser retardado, reducido e incluso eliminado, mediante el ayuno, la oración, el sacrificio, incluso de uno sólo (alma-víctima), o de unos pocos (intercesores), los cuales son secretos y nadie los conoce excepto Dios.

    Hoy hay cinco peligros sobre Cataluña, todos derivados de la odiosa ideología del marxismo:

    1. La lucha de clases, el odio violento del pobre sobre el rico

    2. La lucha de género, el odio violento de la mujer sobre el hombre (o de "otros géneros" sobre la "sociedad patriarcal heterosexual")

    3. La lucha nacional, el odio violento de "Cataluña" contra España

    4. La lucha contra el "opio del pueblo", la Iglesia, que justifica la opresión de género, nacional y social (nacional-progresismo eclesial catalán)

    5. La lucha musulmana, el odio violento del Islam sobre el infiel


    Todos ellos, hasta el islamista, derivan de su Padre Espiritual, el marxismo. Su lucha de clases o "pugna classius" implica la violencia del oprimido y excluido contra el rico, su eliminación cultural y biológica, y la aparición de una imposible sociedad igualitaria sin clases, ni Estado ni exclusiones de ningún género.

    Pero la "pugna classius" se ha expandido hacia el género, la nación y la religión (contra el catolicismo y a favor de un islamismo y ateismo radicales).

    Lo importante de la "pugna classius" es la "pugna", y lo adjetivo es lo que quiera el odiador y violento profesional: clase, género, nación, religión, y en América, el indígena. Aunque podemos añadir lo que queramos: campo contra ciudad, casta contra casta, profesión contra profesión... el campo del odio es infinito e ilimitado.

    Como tenemos en Cataluña unos obispos que sólo tienen el nombre y carecen de contenido, no nos dirigen ni nos ayudan, propongo una serie de acciones espirituales para que los mismos obispos despierten y cumplan su misión, como así los curas, religiosos y laicos. Son sólo sugerencias, y hay más armas espirituales:

    1. Misas
    2. Ayunos
    3. Sacrificios
    4. Caridad
    5. Oraciones
    6. Exorcismos menores

    Oraciones, rezos y plegarias: Cristo dio a Santa Faustina Kowalska la oración más poderosa y desconocida que hay en el mundo (además del rosario), pues promete la conversión: "Sangre y Agua que brotaste del Corazón de Jesús como fuente de misericordia para nosotros, en Ti confío". A ella se añade la Coronilla de la Divina Misericordia como otra oración con grandes promesas.

    ResponderEliminar
  6. Peligros sobre Cataluña: exorcismos (ii)9 de marzo de 2018, 2:44

    En cuanto a los exorcismos menores, todo católico, en virtud del Bautismo y de la Confirmación, y en estado de gracia, ha recibido gratuita y libremente, por mandato divino, el arma del Exorcismo Menor: en libertad lo puede usar, y es un deber de caridad y obra de misericordia hacia el prójimo, pues satisface como mínimo a una obra de misericordia espiritual de cuatro posibles:


    1) Enseñar al que no sabe (que puede hacer exorcismos simples/menores a favor de cualquiera)

    2) Dar buen consejo al que lo necesita (que haga exorcismos menores y ayude a la Iglesia en su lucha contra el maligno)

    3) Corregir al que se equivoca

    4) Perdonar al que nos ofende

    5) Consolar al triste (rezando y liberándolo de la opresión del maligno en todas sus manifestaciones)

    6) Sufrir con paciencia los defectos del prójimo

    7) Rezar a Dios por los vivos y por los difuntos (el exorcismo menor es una oración por los vivos; si se reza por los difuntos, favorece a las almas del purgatorio)


    Por mandato constitucional divino establecido en el Evangelio según San Marcos, Capítulo 16, versículo 17, parte b, inderogable por ninguna autoridad eclesial, sea el Papa o el Obispo, y sin necesidad de permiso o autorización de los mismos (Carta Ratzinger sobre exorcismos, 29.09.85), con gran fe y bajo la intercesión de la Virgen María y el Espíritu Santo (el Maligno les tiene pánico), todo católico bautizado y confirmado en estado de gracia puede realizar, libremente y sin impedimentos de ningún tipo, la siguiente dimicatio, oración de liberación o exorcismo simple o menor a favor de personas, grupos y lugares (Barcelona, Cataluña), según el P. Amorth:

    "¡En el nombre de Jesucristo, satanás / espíritu maligno, vete!"

    Sigue el mandato y estructura de Jesus en Marcos 16, 17b:

    Evangelio de San Marcos, Capítulo 16:

    [17] Y estos prodigios acompañarán a los que crean [= cualquier laico, clérigo y religioso]:

    1º. arrojarán a los demonios en mi Nombre (= En nombre de Jesús, vete demonio)

    2º. y hablarán nuevas lenguas;

    3º. [18] podrán tomar a las serpientes [= demonios] con sus manos,

    4º. y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño;

    5º. impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán».

    ResponderEliminar
  7. El materialismo marxista ha impregnado la sociedad actual, de forma que la pobreza material se considera el peor de los males. Pero para un cristiano la peor pobreza es no conocer ni amar a Dios, según palabras de la propia Sta. Teresa de Calcuta.
    Es muy cierto que la solidaridad ha sustituido a la caridad, hay poquísimos centros de Caritas que evangélizen, la mayoría que conozco se limita a entregar bienes materiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El materialismo marxista ha impregnado la sociedad actual9 de marzo de 2018, 13:45

      Un buena explicación.

      Marx se basó en un hecho cierto: la pobreza de la industrialización, introducida por la máquina de vapor de Watt a alta presión, allá a principios del siglo XIX.

      Marx conocía la teología social del Antiguo Testamento, Dios a favor del pobre económico, y Marx, a su vez, tenía como Padre Espiritual a satanás, pues era satanista, él, que era ateo en relación a Dios, no en relación a satanás (Was Marx a Satanist? de Richard Wurmbrand).

      El problema de Marx es que introdujo el odio de clases. En realidad, el comunismo y el populismo moderno de Cuba, China y Venezuela, es que son ideologías del odio a muerte por violencia física, moral y cultural: los llamados ricos y su arte, cultura, sociedad... han de desaparecer del todo, mediante la "dictadura del proletariado", que se complementa con la "revolución", es decir, el genocidio cultural y biológico de todos los ricos, incluida la Iglesia Católica y Ortodoxa, sobre todo, y las que sean de menester.

      Por otra parte, Marx y su posteridad atraen con la absolutamente imposible sociedad igualitaria sin clases sociales y sin jerarquías familiares, gremiales y estatales, y que encima, sea de prosperidad y progreso creciente, con todo pagado, todo gratis, todo para el Pueblo, como dijo Alfonso Guerra un día: tóo pal pueblo (tóo pá mi hemmano, en realidad).

      En conclusión: el marxismo no sólo no elimina las clases sociales rico-pobre, sino que las conserva, las difunde, las engrandece (ver Cuba y Venezuela), creando una burguesía bolivariana o de la nomenclatura, y además de que el pobre es todavía más pobre y miserable, se le ha sacado la alegría de vivir en la pobreza acompañado de la acción providente y carismática de Dios, como puede verse en África: se vive duro, pero se es alegre.

      Marxismo= mayor número de pobres, pobres aún más miserables, y pobres sin la alegría de Dios.

      Eliminar
  8. ¿Les suena de algo la fundación CONESTI (Conocer y amar) del padre Miguel Rodríguez Sala en el Barrio Chino (hoy, El Raval) de Barcelona?

    Estoy leyendo un libro de este buen sacerdote, ya jubilado, en el que por encima de todo resplandece su fe y su caridad: nunca dejó de evangelizar, de transmitir el amor de Dios a las personas a las que atendía materialmente. Él ejercía de sacerdote que ADEMÁS atendía las necesidades materiales de los que se acogían a su caridad y a su bondad impregnadísima de fe. Él era profundamente consciente de que el mayor bien que compartía con los necesitados era su fe en Dios y su amor a Dios fructificando en amor al prójimo. Realmente muy edificante.

    ResponderEliminar
  9. El Arzobispo Oscar Romero pronto será declarado Santo por el papa Francisco. Una excelente y radiante noticia que alegra el corazón de los auténticos ristianos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romero, modelo para Omella9 de marzo de 2018, 15:42

      Y servirá de modelo para los obispos catalanes: han de ir a por el martirio hasta la muerte violenta para defender la doctrina social de la Iglesia:

      1. Vida: aborto, eutanasia, eugenesia, reproducción asistida

      2. Familia: de hombre y mujer, heterosexual, matrimonial, para toda la vida, abierta a la vida

      3. Educación de los hijos en la religión católica

      4. Bien común: España y su unidad nacional


      Por lo tanto, como el Arzobispo Óscar Romero defendió la Doctrina Social de la Iglesia, y ésta incluye la vida, familia, educación y bien común, y Romero intervino activamente en la vida pública, dirigiéndose abiertamente al Gobierno y Parlamento para que hiciera leyes justas según el Evangelio, entonces Óscar Romero se ha convertido en la referencia para el Arzobispo Óscar Omella, ay, perdón, Juan José Omella...

      Eliminar
    2. Grandioso articulo de Mosén Ballester,que Dios le bendiga y le acompañe siempre.

      Eliminar
  10. Me podrían explicar que pinta un Cardenal de la Iglesia en reuniones ROTARIAS!????.Masónicos donde los haya!????.Gracias!

    ResponderEliminar
  11. Que me dicen utds. del presunto cierre de INFOVATICANA?, Agradecería opinión del Sr. Picazo Jordy como periodista de alto nivel que es sobre éste tema en concreto, gràcies.

    ResponderEliminar
  12. ¿El evangelio en catalán traduce la "caridad" de la carta de los Corintios en "estimo", verdad?

    ResponderEliminar
  13. Mn Custodio como siempre confundiendo las peras con las manzanas...es legítimo y necesario la caridad laica del Estado, que mire por las necesidades de los ciudadanos. Usted Señor Custodio Ballester, le da rabia que el Estado no sea confesional como con Franco...librenos Dios de curas como usted!!

    ResponderEliminar
  14. Usted llama Franquista a Mosen sin serlo y usted hizo el DINERO con Franco y aún se queja, venga hombre!

    ResponderEliminar
  15. Me parece que quien anda como un zombi por la frutería es el señor anónimo de las 15:34. De entrada, no existe caridad laica del estado. El estado tiene obligaciones de justicia. Lo que ha ocurrido es que los ayuntamientos se han aprovechado de las instituciones de la Iglesia para ponerles marchamo partidista (del partido gobernante en el municipio): caso de rcogida de alimentos, llevado a cabo principalmente por voluntarios salidos de la misa dominical o de los grupos parroquiales. La Iglesia llega a través de Cártitas donde el estado, por sus limitaciones o por voluntad de sus gobernantes, no alcanza. La caridad, anónimo de las 15:34 es virtud teologal. Opera por amor de Dios, no por exigencias de justicia distributiva propia del Estado. Bienvenidos sean los curas como Don Custodio con mente clara, limpieza de corazón y coraje ante la cobardía ambiente. No le atribuya sus propias limitaciones. ¿De dónde saca que quiere un estado confesional? Como ciudadano, por poner el ejemplo que tengo más cercano, pago los impuestos con los que el estado puede repartir en justicia. Si no lo hiciera me expongo a una pena. Como cristiano se me urge no sólo una aportación solidaria (a Caritas, a las Misiones, a la Iglesia perseguida, a los monasterios menesterosos, etcétera), sino que se me pide algo más: que lo haga con amor y con sentimiento de hermandad en Cristo.

    ResponderEliminar
  16. Mn.Custodio ha sido siempre un sacerdote muy polémico ,ya en el seminario de Barcelona los seminaristas reían ante ciertos gestos cómicos de disgusto del seminarista Custodio ,cuando este tenía que aguantar a superiores o arengas progres. Hay sacerdotes de doctrina y vida santa, los cuales no han adoptado estas conductas de Mn.Custodio. Ya de sacerdote , Mn. Custodio no ha parado en sus maneras ...Ustedes lo pueden comparar a un Savonarola, y quizá le va como anillo al dedo por su manera de ser. Pero a muchos nos disgusta esta manera extremista, y no digo que el sacerdote deba callar ante desvios, pero este pasa de la virtud al extremismo...a su favor , es una persona honesta, vive lo que cree y le toco tiempos muy dificiles.

    ResponderEliminar
  17. Hay que mantener la acción en el punto medio, equilibrado que dicen en este mundo secular. No hay que arriesgar. No sea que haya riesgo de perder el único denario que me han confiado.

    Porque las risas de algunos inconscientes seminaristas y el pietismo de otros sacerdotes, parecieran ser el mejor criterio asumible, ante la soberbia de algunos clérigos que pretendiendo ser como dioses, guisan la doctrina según el apetito del momento.

    ResponderEliminar
  18. Un artículo muy acorde, con lo que acabo de escribir

    https://somatemps.me/2018/03/11/moderaditos-por-juan-manuel-de-prada/

    ResponderEliminar
  19. Nosotros que vivimos en esta cultura individualista, tenemos que reconocer honestamente que de alguna manera estamos intoxicados por ella. Algunos altamente intoxicados como el clero independentista. Se ha perdido el concepto de “koinonía”, que en los primeros siglos de cristianismo era central en la vida de los cristianos. En estos tiempos se confunde con el voluntarismo y la comprensión de “papa estado”.

    Dice Rupnik, que el origen de todo este proceso viene ya del siglo V. Cuando el cristianismo aceptó la definición de persona como sustancia individual y de naturaleza racional. Primero Boecio y luego Sto Tomás. El problema por tanto es nuestro, lo hemos generado nosotros. Occidente no consigue salir de este individualismo. Hay que volver a la koinonía. El problema es el “yo koinonial”. El mundo espera la manifestación de esta Iglesia, pero no esta Iglesia paraestatal sino la Iglesia comunional.

    ResponderEliminar