domingo, 25 de marzo de 2018

Domingo de Ramos


LLUEVEN LAS PALMAS Y LOS OLIVOS:
¡ES RAMOS!
Llueven las palmas y los olivos
cubriendo el suelo completo
bajo el andar de un burrito
que a pesar de los gritos
avanza, dispuesto.

La mirada de su jinete,
mansa y penetrante,
conoce a quienes le cantan
vivas y alabanzas
con glorias exuberantes.

Más conoce también
lo que habita en sus corazones
sabe de la traición,
sabe a crucifixión,
más no busca razones.

Sabe, muy dentro de sí,
por ser Dios, por ser tal,
que ha de entregarse inocente
para salvar a toda la gente
y no les desea ningún mal.

Quizás lo más difícil
no fue ser Dios o persona,
sino ser la transición
que no admitía tribulación
para ser cordero que perdona.

Quizás lo más difícil
fue saber lo que iba a pasar
y que siglos después
aunque estemos a sus pies
muchos lo habrían de rechazar.

Pero aún así
burrito y jinete prosiguen
acercándose hacia el destino
que no tiene otro camino,
cruz de amor la que persigue.

Y aquel santo morirá
y sangrará por la humanidad,
cada clavo martillado,
cada miembro mutilado
será sol en la oscuridad.

Por eso, burrito y jinete
se adentran en mansa entrega,
conocen la sangre por correr
pero conocen el final también,
y la resurrección espera.

Cuando haya alcanzado al Padre
volverá con su gloria original,
con corona de rey,
con poder sobre el universo,
y con la misma humildad...

Arre burrito, lleva a Jesús
a morir por nosotros, a morir en la cruz
para que esta Pascua una vez más
renazcamos con Él a una vida de paz.
                                                                                (Anónimo)

8 comentarios:

  1. Desde mi adolescencia me ha conmovido la antífona de Ramos. Pueri Hebraeorum tollentes ramos olivarum…: los hijos de los hebreos, los niños y jóvenes, salen al encuentro del Señor. La turba, fariseos y sacerdotes pedirán su muerte. Pero sólo subirán al monte del Señor, sólo entrarán en su cas, las manos inocentes y los limpios de corazón. [Además, servía para retener la conjugación correcta del verbo irregular fero, tuli, latum (llevar)]

    ResponderEliminar
  2. Es de agradecer que el sr. Valderas, no solo comente los temas "típicos" de esta web, que todos conocemos. Al comentar cuestiones más vinculadas a la verdadera religión, el sr. Valderas aporta algo valiosísimo, gracias a su gran nivel intelectual. Ojalá los demás comentaristas habituales de los temas ´"típicos" también se animasen a hacer sus aportaciones a las glosas de Mn. Espinar o a las reflexiones lúcidas de don Cesáreo Marítimo.

    ResponderEliminar
  3. Señor comentarista de las 22: 26, Dios le ha dado a cada uno unos dones. Y cada uno ha de administrarlos lo mejor que sepa. El Sr. Valderas es un enchufado y le ha tocado en suerte más que a la mayoría. No nos pida al resto que alcancemos su nivel, porque él tiene un nivel privilegiado y se lo ha trabajado a lo largo de una historia que los demás no hemos tenido la suerte de igualar.

    Señor comentarista, es loable su admiración por el Sr. Valderas. Yo también le admiro. Y le conozco en persona. Es de porte muy humilde (¡no lo parece escribiendo!), y quizá por eso me abstengo de alabarle. Me da que le producirían sonrojo mis elogios. Prefiero, en la medida en que acierte a hacerlo, alabar a Dios con mi vida. Y por supuesto, valorar las aportaciones de cada uno según su nivel y según sus pasiones, que en esas andamos.

    ResponderEliminar
  4. Un comentarista de la última glosa dominical de Mn. Espinar citaba también la antífona del domingo de Ramos que evoca el Sr. Valderas:
    http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2018/03/la-glosa-dominical-de-germinans_23.html?showComment=1521992132920#c6473104975097480560

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar
  6. Lean el último comentario del Moretó,mes de marzo dedicado a Germinans. Se quedarán PASMAOS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo26 de marzo de 2018, 14:25,
      aclara bien dónde está el comentario del Moretó, porque no lo he encontrado, please...

      Eliminar
  7. PUERI HEBRAEORUM

    Acabo de caer en la cuenta de que el Domingo de Ramos es una fiesta para los niños. Es el inicio de la Semana Santa, su cara más amable, dedicada a los niños. En efecto, es el día en que acuden a la bendición y a misa las niñas con sus palmas bellamente trabajdas, y los niños con sus palmones, tan grandes como su edad puede consentir.

    Y curiosamente ninguno de los cuatro evangelistas dice que fuesen niños los que acompañaron a Jesús en su entrada en Jerusalén con palmas y ramos. Pero he aquí que el Pueri hebraeorum que se canta en la procesión que sigue a la bendición de los ramos, caló hondo y en torno a esa doble antífona se tejió la conexión Domingo de Ramos - niños.

    ResponderEliminar