domingo, 25 de febrero de 2018

Estamos aquí para apoyaros y ayudaros

Carta recibida por Mn. Francesc M. Espinar el 14 de febrero, miércoles de Ceniza, y que publica eliminando las coordenadas personales del autor.
C:\Users\Francesc\Desktop\cura-860x394.jpg
Apreciado compañero: 

Soy un sacerdote diocesano ordenado aún no hace 10 años. Mi diócesis no deja de ser peculiar: pocos habitantes en muchas parroquias y rurales, con lo que ello trae consigo, que hay algunas que en verano, algunos de los que asisten a Misa, quieren ser más párrocos que el párroco.

Siento sana envidia de lo que, con la ayuda de Dios, has conseguido en tu parroquia. No puedo sino felicitarte sinceramente y de corazón. En la zona que yo atiendo es complicadísimo el tema pastoral. Por mucho que intentes, no hay respuesta. Y no te digo si lo que quieres es cuidar la Liturgia, puesto que en algún pueblo están que no saben ni quieren saber salir de las guitarras y canto “alitúrgicos” en las grandes fiestas, diciendo que son los bonitos y que los que yo quiero cantar (el Cancionero Litúrgico Nacional) son muy feos... La paciencia es un ejercicio que toca ejercer por no liarla y evitar males mayores, sobre todo cuando tienes uno de los órganos más antiguo de España en una iglesia... y nadie que vaya a tocarlo. Intentas corregirlos y la respuesta: ¿Y por qué D. Fulano o D. Mengano (párrocos anteriores), decían que era muy bonito lo que hacíamos y que estaba muy bien? O bien: Pues en estos pueblos (diócesis de al lado) lo hacen y lo cantan en todos los pueblos, ¿Por qué ahí lo hacen? ¿Qué haces? ¿Criticar a otros curas, que además, viven todavía, y alguno está en ejercicio en tu misma zona?¿Decir lo que piensas que de menudos “ejemplares” me estáis hablando? Tengo que afirmar claramente que la mala praxis de la reforma conciliar ha hecho estragos, y no pocas veces me entran ganas de gritar que maldigo el llamado “espíritu del Concilio”.
 
Tampoco todo ha de ser quejas. En la parroquia en la que celebro a diario en días feriales, la celebro en una pequeña capilla con el altar adosado, y los únicos que se han quejado han sido algunos curas. Y que conste que soy partidario de la reforma conciliar. Pero de la auténtica reforma conciliar, no de la que nos han querido vender con el “espíritu del Concilio”, y que la Misa por el modo extraordinario no me infunde ninguna piedad ni devoción (la he celebrado alguna vez y con toda probabilidad, lo volveré a hacer). Ya les digo a muchos que antes convencerán a un musulmán a que se convierta que a mí a que cometa un abuso litúrgico. Y he de decir también que, teniendo al teólogo Ratzinger por una eminencia en temas litúrgicos, no comparto algunas de sus posturas, con argumentos y textos litúrgicos en mano (pero este no es el tema).

C:\Users\Francesc\Desktop\purif2.jpg
No te digo nada cuando, alguna vez, he utilizado el latín para la Plegaria Eucarística... Los fieles dicen que no se enteran y que no vendrán a Misa más. No hay manera de hacerles entender que la Misa no se la estoy diciendo a ellos, sino a Dios. Pero erre que erre. En fin, somos testarudos tanto ellos como yo. Y no te digo nada si los que se quejan proceden de parroquias "rojas" de grandes urbes y se creen que saben más teología que la misma Iglesia. Ni siquiera te saben seguir la misa de Ángelis ya. Tampoco tengo coral, pero no me inquita en demasía porque tengo comprobado que, salvo algunas excepciones, pueblo con coral, luego no cantan en la celebración de la Misa.

De los jóvenes... Los pocos que hay cada vez están más alejados y no hay manera. A los pocos que vienen a Confirmación –cuando vienen- cuesta inculcarles la doctrina católica, puesto que lo que desean es que termine pronto la sesión. Y encima el ambiente de casa no es nada favorable.

A lo mejor estoy pintando esto muy negro. Pero la realidad de mi diócesis, es muy dura, y encima estamos muy pocos sacerdotes para poder atenderlos. Las satisfacciones, cuando las hay, son muy grandes; pero las cruces, también, y pesan mucho, sobre todo la de ver la poca respuesta que hay para todo, empezando por la de los curas. La realidad que presentáis en Barcelona de poca colaboración por parte del clero, es una realidad que se da en todas las diócesis, creo yo, con el agravante de que, en las diócesis pequeñas como la mía, tienes que tragar como puedes por evitar confrontaciones en un presbiterio diocesano minúsculo. Y como sabes que los curas no van a cambiar, ni tienen el mínimo interés en cambiar ni en corregirse en lo que hacen, acabas diciendo bien claro, como le he dicho ya al vicario general: “Si a los demás se lo consentís, a mí, también”. Creo que el obispo, que es un ejemplo a la hora de celebrar, tanto en piedad como en respeto a las normas litúrgicas, no quiere decir nada por evitar confrontaciones entre los curas, consciente de que no tiene más curas y que Dios no nos concede vocaciones por más que le pedimos (Tampoco es que tengamos cantera para vocaciones, ese es otro problema y, pastoralmente, la diócesis no es nada atractiva).
C:\Users\Francesc\Desktop\sacerdote.jpgTe pongo un ejemplo: no puedo usar incienso en los grandes días, porque nadie me acerca el incensario, y tengo que hacer auténticas filigranas para poder echar el incienso en el incensario, teniendo todo por medio en el presbiterio. En los funerales me lo tengo que preparar yo mismo, teniéndolo oculto tras el cirial. Un desastre.

Otro ejemplo, desolador: De tener casi 10 niños en Misa en un pueblo de 180 habitantes, a no tener ninguno, pues el verano ha hecho auténticos estragos, ya que en casa no han “mamado” el tema de sus padres. En otro pueblo, ni vienen por la iglesia los que han de hacer la primera comunión. Y eso que ahí hay una chica que respondió a la llamada que hice a los laicos a colaborar con la catequesis, pues no había ni catequistas, y en la parroquia principal, tengo una señora que lo es todo en la parroquia, y que vale su peso en oro. Pero para que veas, y eso es algo común, no hay ni catequistas y no los conseguimos. Y según me dice algún compañero, he conseguido mucho, pues en parroquias mayores no hay nadie que colabore en este tema.

Y para colmo, los pueblos pequeños son muchas veces focos de envidias y enfrentamientos. Para ser catequista en uno de estos pueblos sin ser el cura, hay que tener muchas agallas. De hecho, en un pueblo, me dijeron que estaban acostumbrados a que todo se lo hacía el cura. Y ese “acostumbramiento” ha llegado al límite de que ni siquiera se quieren juntar a rezar el rosario.

De hecho, considero que ser cura de pueblo en estas diócesis minúsculas, es una auténtica cruz y que no vale cualquiera para ello. A ver cuántos de los que están en parroquias buenas de ciudad, y a los que se les llena la boca con las periferias y la opción por los pobres, quieren venir aquí.

No quiero cansarte. Uno de estos días, si Dios quiere, iré a Barcelona, a visitarte. Te lo diré con tiempo para que podamos encajar nuestras agendas.

Muchas gracias por tu paciencia en leerme. Un abrazo en Cristo. 

Un joven sacerdote.

42 comentarios:

  1. Goyo
    Querido sacerdote joven.
    Me ha impresionado tu sensatez, valentía y sobretodo el deseo de poder trabajar según tus criterios, que son los que manda nuestra querida Madre Iglesia Católica. La situación de nuestras parroquias rurales y urbanas es de tristeza y de preocupación. Aquí fallan los obispos que son los responsables de que se atiendan y sirvan correctamente a los feligreses a ellos encomendados.
    Con desolación observo que cada día vamos a peor y nuestra querida IC está a punto de naufragar. Pero enseguida pienso en el pasaje del Evangelio que nos dice que alarguemos la mano para aferrarnos a nuestro Salvador. No tengáis miedo, yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo. No quiero alargarme más y acabo rogando por Vd y cuantos sacerdote intentan seguir las pisadas de nuestro Maestro. El Santo cura de Arts le ayude por intercesión de María Auxiliadora. Que Dios le bendiga. Soy un creyente practicante de un pueblo de la provincia de Barcelona.

    ResponderEliminar
  2. Quisiera agradecer de todo corazón a este sacerdote desconocido su labor apostólica en un contexto tan adverso. En los momentos de desánimo, recuerde que son infinitos los santos que han topado con la frialdad y la indiferencia de los fieles. Muchos más, posiblemente, que los que han "triunfado" brillantemente. También Jesucristo estuvo muy solo durante su Pasión, e incluso sus amigos lo abandonaron, salvo unas pocas santas mujeres y un muchacho adolescente. Lo que usted hace es valiosísimo a los ojos del Señor y dará su fruto, aunque usted no alcance a verlo. Este pobre pecador se acordará de usted en sus oraciones. Un fuerte abrazo.

    P.S. ¿Ha leído usted el "Diario de un cura rural", de Georges Bernanos?

    ResponderEliminar
  3. Me desconcierta y desalienta el comentario de este joven sacerdote. La verdad es que dibuja una situación muy real de lo que es hoy, para la mayoría de la gente, incluidos los propios católicos practicantes el catolicismo. Tras leerlo se me viene a la memoria la cita siguiente: "Poner amor en donde no hay amor y encontrareis amor" Siendo un pastor joven yo me plantearía que esto no puedo dejarlo así: Dejaría de lado formulismos y me iría a la calle, las escuelas, los trabajos. Abordaría no sólo a los que van a Misa si no a todos. Trataría de convencerlos, de sembrar en ellos el espíritu evangélico. Propiciar el nacimiento de pequeñas cofradías.Ayudar a los necesitados poniendo a Cáritas o Manos Unidas como organizaciones de la Iglesia que pueden ayudarlos económicamente. Dialogar con todos, no sólo desde el púlpito. Escuchar a las gentes sencillas. Tratar de solucionarles los problemas de cualquier tipo intercediendo ante quien proceda, etc. etc. ¿Qué no se puede hacer si tiene a su cargo muchos pueblos? Pues hay muchos días a la semana o al mes para repartir nuestra presencia entre todos ellos. Ah, y lo principal, pregonar con el ejemplo. Esa es mi humilde opinión .Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  4. Un cura rural que vino de hispanoamerica me contaba lo triste que estaba cuando en la misa diaria, ya revestido miraba su iglesia y no había nadie, entonces se reciario en oración y celebraba la misa universal con profunda piedad, tanta tristeza le producía que ni se lo contaba a su buena madre allá en tierras del Pacifico. Su parroquia contaba de 6.345 habitantes.
    Hablaba con sus feligreses y les mencionaba el verano donde si había gente (forasteros) a la misa de diario, las respuestas eran mas desalentadoras, el cura anterior, antes de "tener pareja", nos decía que con la misa del domingo había mas que suficiente y que no pasaba nada si nos la saltábamos lo importante era luchar por la justicia social, oficiaba con tejanos y camiseta, para cantar en misa estaban "els segadors" "l'avi siset" "bandera roja" etc.

    Confidencialmente me indico que un obispo tendría que haberlo suspendido e incluso retirarle los permisos de oficiar, que ahora él recojia la mala hierba que había dejado crecer un peor obispo.

    Recemos para que el PAPA nos envíe obispos santos pues el "volem bisbes catalans" ha sido una victoria para Satanás.

    ResponderEliminar
  5. A mi me ha llamado especialmente la atención cuando en Cuaresma se rezan Viacrucis y siempre es el cura quien lleva las oraciones y el discurso leído del libro correspondiente. Me pregunto yo si no existen entre los fieles de cualquier parroquia lectores para leer las oraciones de un viacrucis que siempre tiene que leer las estaciones el sacerdote. Me recuerda esto a la inversa como se hacia en el Coliseo con el Papa Juan Pablo II que él era quien aguantaba la cruz y quien leía las oraciones del Viacrucis era un señor laico vestido con traje civil y corbata. Es la hora de los laicos ciertamente, y si no se les espavila nos quedaremos a cero. SG.

    ResponderEliminar
  6. Un pueblo de insensibles25 de febrero de 2018, 19:34

    "Por mucho que intentes, no hay respuesta."

    Esta situación del Pueblo se da en toda la Cristiandad, más o menos, pero está ahí. Recuerda la misma posición del Pueblo de Israel y Judá: la catástrofe se construye con paciencia y tranquilidad, en las mismas narices del Pueblo, y éste sigue como en los tiempos de Noé: comer, beber, dormir, jugar, bailar, cantar, contratar, contar chistes, decir "qué pena", decir que "está loco"...

    Renovad vuestra mente, dijo San Pablo, a los católicos de misa y olla de su tiempo, que buscaban a un Dios bombero, sometidos al síndrome del acomodamiento y acontentamiento: fer bullir l'olla i fer pasar el temps... hasta el mismo Dios reprime, amenaza, enseña, reprende, ama, estima, milagrea, se da gratuitamente, castiga, pero nada de nada... Je je...

    Nada nuevo bajo el sol.

    ResponderEliminar
  7. El silencio de Dios y el silenciamiento de Dios25 de febrero de 2018, 19:58

    "De hecho, considero que ser cura de pueblo en estas diócesis minúsculas, es una auténtica cruz y que no vale cualquiera para ello. A ver cuántos de los que están en parroquias buenas de ciudad, y a los que se les llena la boca con las periferias y la opción por los pobres, quieren venir aquí."

    Lo que dice este cura nos puede remitir en la hipótesis de la proximidad inmediata de la Gran Apostasía de 2 Tesalonecenses 2. Que los que pecan sigan pecando, y que los santos se santifiquen...

    Me parece que se acerca aquel fenómeno que mencionó el P. Gobbi en relación con Fátima

    Zacarías, el tipo actual de curas, religiosos y laicos fieles a Dios, pasó unos 23 años diciendo "conviértanse, arrepiéntanse" pues habría el destierro de Israel, pero todos sin prestar atención, es más, le replicaban "no nos cuentes la verdad, no seas negativo, no seas terrorista, no seas chafaguitarras, dinos cosas buenas, que lo hacemos todo bien". Zacarías hasta fue puesto en el fondo del pozo para que callara de decir la verdad.

    La misma historia actual nos está enseñando la indiferencia a las calamidades de parte naciones supuestamente democráticas: Siria, Yemen, Venezuela, Ucrania, Libia, emigrantes, roginya de Birmania. Un muerto es una tragedia, pero mil muertos ya es una noticia.

    También tenemos la descomposición social y nacional de Cataluña por culpa de los separatistas, sin que puedan dar un modelo alternativo viable... Dormidos frente al mal... Nada ha sucedido, nada sucederá, tantos y tan tontos frente a los signos de los tiempos, viendo las faltas contra la voluntad de Dios...

    Hay una falta de amor a Dios, por lo tanto, no lo obedecemos y no lo conocemos.

    Matamos a los niños en el vientre de las madres (aborto), en la vida germinal, y luego matamos a mansalva a la vida terminal (ancianos, enfermos) con la eutanasia. Destruimos a las familias con la ideología de género LGBTI y feminista...

    "Esto siempre a sucedido"... No sabemos qué falta para que los políticos lo puedan destruir...

    La verdad, es que parece que se acercan muchos males a la humanidad, pues la tierra gime como si tuviera dolores de parto, pero del mal moral personal y social que cada vez va creciendo.

    La tierra recibe la sangre humana constantemente de tantos inocentes (aborto, violencia, guerras, droga). Luego es lógico que la Tierra se estremezca con virulencia. El hombre no ve nada indebido en la violencia, y no ve la presencia de satanás en el desamor, la falta de valores y la violencia (nunca se vio nada semejante en la violencia en el futbol como en Bilbao: el mal crece y crece...).

    Y la Iglesia va sufriendo, pues ella misma se descompone, y por tanto, no puede proteger a la humanidad con su intercesión. La indiferencia es también una forma de pecado social grave.

    Hay que reformar o cerrar todas las congregaciones y órdenes religiosas, y así mismo con las parroquias, hospitales y colegios católicos, que no cumplen intactos con los carismas y espíritu de sus fundadores y de la doctrina de Dios, pues contradicen al Espíritu Santo, y éste no les envía vocaciones ni gracias.

    Así los religiosos y sacerdotes que se olvidan de sus votos, de sus oraciones, que visten laicos, se avergüenzan del cleryman, deforman la liturgia, no hablan de la moral y doctrina, que viven en concubinato, con hijos, amantes del dinero, del poder, de retorcer el cuello a la Palabra de Dios.

    Dios es silenciado desde la misma Iglesia por los malos consagrados.

    ResponderEliminar
  8. Muy acertado su comentario, Solanelles. Muy oportuna su recomendación de la novela de Bernanos, arquetipo de la narrativa existencialista cristiana, que bien pudiera complementarse con Le Paysan de la Garonne, de Jacques Maritain, para entender el Concilio desde una perspectiva del pueblo llano. Una perspectiva justa, según reconociera su amigo Pablo VI. De su retiro final con los petits fréres de Foucauld guardo memoria de sus largas horas ante el sagrario. Muchos pueblos, mucha carga para este sacerdote ejemplar. Dios le bendiga a él y a Mosén Francesc, cuyo ejemplo parece arrastrar. Benedictus Deus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr.Valderas Gallardo.

      Eliminar
  9. salvador (nombre de pila)25 de febrero de 2018, 22:00

    Con mucha humildad, Padre, sientese al confesionario y espere y vuelva a sentarse y espere, poquito a poco vera sus frutos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La espiritualidad del desierto de Foucauld26 de febrero de 2018, 1:52

      Es muy posible que ni así consiga ningún fruto "visible". Se impone el trabajo aparentemente estéril e inútil de Foucauld, de gran valor espiritual. Todo es afán sin provecho, improductivo.

      Estamos en un momento especial de la Iglesia y del mundo, tanto a nivel político como natural. Nadie lo ve.

      La Iglesia de Francisco está partida y rota. La Iglesia catalana sólo necesita una mecha para que estalle.

      El mundo está dividido y enfrentado. Desastres naturales y violencia social suben, porque el pecado social sube. Pero este momento escatológico -pecado social y males sociales/naturales, Iglesia rota y mundo roto- no quieren reconocerlo. No es racional, dicen los sabios.

      Llegará un día que ni las oraciones, ni Germinans, ni nadie podrá evitar lo inevitable en Cataluña. Por eso hay que rezar y sacrificarse, para abreviar y reducir los efectos del mal de un pueblo, gobierno e Iglesia malos.

      Aquí sólo queda la mirada del sufrimiento que tiene valor salvífico. Como muchos profetas, igual que Zacarías, predijeron una catástrofe pero nadie les hizo caso: ¿trabajo inútil? Dolor salvífico. Cumplieron su misión.

      ...

      La Carta de Juan Pablo II en Doloris salvifici, en su numeral 1, da la clave:

      1. «Suplo en mi carne —dice el apóstol Pablo, indicando el valor SALVÍFICO DEL SUFRIMIENTO— lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su cuerpo, que es la Iglesia».

      Estas palabras parecen encontrarse al final del largo camino por el que discurre el sufrimiento presente en la historia del hombre e iluminado por la palabra de Dios. Ellas tienen el valor casi de un descubrimiento definitivo que va acompañado de alegría; por ello el Apóstol escribe: «Ahora me alegro de mis padecimientos por vosotros». La alegría deriva del descubrimiento del sentido del sufrimiento; tal descubrimiento, aunque participa en él de modo personalísimo Pablo de Tarso que escribe estas palabras, es a la vez válido para los demás. El Apóstol comunica el propio descubrimiento y goza por todos aquellos a quienes puede ayudar —como le ayudó a él mismo— a penetrar en el sentido salvífico del sufrimiento."

      ...

      A la casi totalidad de los consagrados catalanes, de obispo a cura, se les olvida que el sufrimiento también continúa después de muerto, y es un sufrimiento mucho más violento que el dolor más grande de la Tierra:

      1. El sufrimiento eterno del Infierno, infinito en el tiempo, que nunca más acabará.

      2. El sufrimiento temporal del Purgatorio, de la Iglesia Purgante, que se padece sin mérito, y más el de las almas sobre las cuales nadie reza "porque el purgatorio no existe", según algunos consagrados.

      3. El sufrimiento de los corazones de Jesús y de María por los pecadores desagradecidos que nunca pedirán conversión ni se arrepentirán, y por los buenos que se vuelven malos.

      Eliminar
    2. Y ponga - en el confesionario - una buena calefacción!

      Eliminar
  10. "la Misa por el modo extraordinario no me infunde ninguna piedad ni devoción"

    Decepcionante afirmación que, de ser cierta, no deja a este sacerdote en buen lugar. Una cosa es que le guste el Novus Ordo y otra distinta que diga que la Misa tradicional no le infunde piedad ni devoción. Algo falla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo, Hermenegildo. Para mí, soy sacerdote, también es una afirmación decepcionante y ahí está la clave de su desolación: sigue pensando en reconstruir una Parroquia según el modelo nuevo (años setenta y ochenta) y sin embargo el futuro es, paradójicame, la Tradición.

      Eliminar
  11. ¿Si Dios está con nosotros, quien contra nos? Querido sacerdote joven: le encomiendo especialmente al Santo Cura de Ars. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. Por favor lea la vida y la obra del santo cura de Ars,san Juan María Vianney, patrón de los sacerdotes. Le encomiendo a él de todo corazón. Patrones de los sacerdotes son también san Juan Eudes y san Antonio María Zacarías. Los sacerdotes mártires de la Revolución Mejicana y de la Guerra Civil Española son también buenos intercesores y testigos. Los hay en todas las provincias.

    ResponderEliminar
  13. No he terminado de leer la carta porque llegando a la mitad ya la había leído toda.

    Lo de las parroquias de ROJOS me ha llegado al alma. Porque escuchar esta expresión en un cura joven y en nuestros días me ha parecido insultante. Pero lo malo es que hay muchos curas como éste.
    Personalmente servidor viví el post-concilio en mis propias carnes y veía entonces con mis propios ojos lo que se estaba cociendo. Sabía que la cosa iba a ir mal pero muy mal, y ahora lo estamos viendo. Se tiró por la borda todo lo bueno de la tradición y la liturgia pegó un vuelco de 180º en negativo (según mi modo de ver) Y así ahora lo estamos pagando.
    Pero que me salga ahora un curita joven con la chorrada de los rojos me parece DEPRIMENTE. Deprimente porque así NO HAY FUTURO QUE VALGA. Este cura si no se sitúa en el CENTRO, y centro es equilibrio ante la historia, desterrando a los "rojos y a los verdes"...no tiene nada que hacer,absolutamente nada. Mejor cuelgue su santa sotana y se marche a su casa, porque no va a servir ni para cura de aldea.
    Un cura párroco jamás debe ser un radical porque en una parroquia hay mucha diversidad de personas y un párroco se debe a TODOS y bien sabemos que en el término medio siempre está la virtud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ROJOS no son Católicos,serán otra cosa,pero no están muy CATÓLICOS que digamos.

      Eliminar
    2. Está usted muy despistado, señor mío. Pues claro que hay ROJOS. Especialmente entre los curas. Los otros, los de siempre, más bien se han desteñido y se han vuelto rosas, gays.
      La lepra del separatismo, el cáncer del marxismo y el sida del protestantismo se juntan en los mismos individuos del clero. Así como para los buenos todo se junta para el bien, para los malos, los males nunca vienen solos.
      Pero usted en qué mundo vive, oiga?

      Eliminar
    3. Guerra Civil y cisma26 de febrero de 2018, 13:58

      No son sólo rojos, son rojo-separatistas, es decir, nacional-progresistas, aplicando los nuevos métodos de Gramsci.

      Dos profecías de la Virgen sobre Cataluña, de hace unos veinte años, dijeros que el "mal entraría en España por Cataluña", porque "Cataluña es el lugar donde menos se reza en España" (se reza y se va menos a misa, pues ésta es un conjunto de oraciones y la Palabra: donde menos se reza, se va a misa y se lee la Palabra con la interpretación de la Iglesia).

      Cataluña está ya en enfrentamiento civil doble (separatistas contra España, separatistas contra catalanistas proespañoles), por culpa del engaño mentiroso de la independencia republicana (así lo dijo Mas: os hemos engañado).

      Además de este doble enfrentamiento civil catalán por mentiras (detrás el Padre del homicidio y la mentira), está el cisma de facto que vive la Iglesia catalana entre tradicionalistas, ortodoxos y moralistas, contra nacional-progresistas heresiarcas cismáticos.

      Esta es la realidad, más cercana a la Guerra Civil de 1936-39, pero como dijo Martin Heidegger, la historia se repite nunca de forma igual, sino de manera semejante y similar.

      ...

      EL ENGAÑO DE LA INDEPENDENCIA. Artur Mas ha reconocido este miércoles en una entrevista en RAC1 que la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) fue "simbólica" y que todos los diputados que acudieron a votar el 26 de octubre a favor de la misma no tenía "recorrido real, como después se demostró". Preguntado si eso no era un engaño a la ciudadanía ha argumentado que en política hay un "componente simbólico estético" que se exagera para "quedar lo mejor posible". "¿Esto es un engaño? Puede llegar a ser un engaño” (El Plural)

      Eliminar
  14. Estimado sacerdote,

    Tenga paciencia, sea humilde. Confíe en el Señor y haga su trabajo con la máxima unción, desde el sacrificio eucarístico hasta el rezo del Rosario. No se preocupe por nada, no se haga mala sangre, no sufra innecesariamente... Si desarrolla su sacro oficio poniendo lo mejor de usted mismo, con la máxima unción, será una llama, una luz que atraerá a las almas sedientas de gracia.

    Hágalo lo mejor que sepa y pueda, encomiéndese a Dios y sea feliz, viva contento, "nada te turbe, nada te espante...".

    Le encomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. San Francisco de Asís y la expulsión de los demonios de Arezzo26 de febrero de 2018, 14:03

      La situación puede ir a peor.

      Lo único que se ocurre es que interceda por todo el territorio espiritual de su parroquia o parroquias, y rece por el resto. Esto es muchísimo, pues es el intercesor invisible de todos.

      Desde un punto de vista exorcístico, puede hacer oraciones de súplica de liberación, pues es evidente que hay infestaciones de demonios de apostasía y de enfrentamiento civil, y haga lo mismo que hizo San Francisco de Asís con la expulsión de los demonios de Arezzo, que estaba en casi guerra civil.

      Eliminar
  15. En principio hemos estado en una situación similar al de una pequeña isla, que no es que hubiera recibido el impacto de una bomba atómica, sino que cada día, desde hace muchos años, le cayese una bomba atómica... y alguna de esas bombas atómicas las hubieran tirado por parte de los que tenían la obligación de defender la integridad de esa isla.

    Hay un trabajo ingente que realizar en un escenario como el que describo, y tal vez la isla deba ser repoblada por gente que no sea de esa isla de mi ejemplo, asolada un día si y otro también, por una explosión nuclear. Pero el primer paso está dado, y los siguientes que se den, irán paliando las cosas. Pero cincuenta años, con 18.000 bombas atómicas explosionadas, no van a a ser paliados con cuatro días de trabajos "de sol a sol". Muchos ánimos para el joven sacerdote.

    Eduardo Martínez.

    ResponderEliminar
  16. Recomiendo el artículo titulado "Si no sirve para evangelizar, tíralo a la basura: en guerra contra las estructuras caducas". Está en ReligionEnLibertad. Incluye vídeos que hacen pensar. Lo resumo.

    El ejemplo que se repite una y otra vez es la catequesis infantil: año tras año los catequistas de cualquier parroquia española se desgastan para preparar 20 o 30 niños para la Primera Comunión… y de ellos solo uno o dos seguirá asistiendo a misa a la semana siguiente o un año después. Es una estructura caduca: su ineficacia evangelizadora está más que demostrada. Pero podría haber otras muchas: ¿Tienen eficacia evangelizadora las universidades católicas? ¿Y los cursillos prematrimoniales?

    Los párrocos dicen además que no pueden dedicarse a evangelizar, a llevar la fe a los alejados, porque están ocupados en atender sacramentalmente sus parroquias.

    Ofician bodas cristianas para parejas que no han sido evangelizadas realmente, organizan confirmaciones para adolescentes que no perseverarán en la Iglesia… no les quedan fuerzas para entrenar ayudantes, implantar métodos para llegar a los alejados, para convertir a un "consumidor de sacramentos" en un "discípulo intencional de Cristo", etc…

    "La tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia”, explicaba en 1975 Pablo VI en Evangelii Nuntiandi en su párrafo 6. “Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. La Iglesia existe para evangelizar”.

    Y si la catequesis infantil o cualquier otra cosa es ineficaz y no evangeliza y, peor aún, no deja dedicar tiempo o recursos a evangelizar, que es la misión de la Iglesia, pues hay que deshacerse de esa catequesis: es una estructura caduca que debe abandonarse.

    “Abandonar estructuras caducas” no es una frase iconoclasta de algún iluminado. Es la enseñanza del documento de los obispos latinoamericanos reunidos en Aparecida en 2007, con la firma de Benedicto XVI, quien lo propone para que “sea luz y aliento para una fecunda labor pastoral y evangelizadora en los años venideros”.

    ¿Evangelización nueva con evangelizadores viejos?: “El vino nuevo necesita odres nuevos, la nueva evangelización necesita nuevos evangelizadores, las viejas estructuras no darán nuevos evangelizadores ni nueva evangelización”, insistió en su predicación en el ENE Fabrizio Ballanti, sacerdote y superior en España de la comunidad Koinonía Juan Bautista.

    “Si hacemos lo mismo de antes, vamos a obtener los mismos resultados de siempre”, insistió Ballanti. Jesús dio sus instrucciones: “id y haced discípulos”, porque los discípulos no nacen, se hacen. La mayor alegría no es ser discípulo sino hacer discípulos. Eso requiere una conversión pastoral que implica renunciar a otras cosas”.

    Ballanti denunció que haya pastores que parezcan satisfechos con que su rebaño dé poco fruto y no piensen cambiar nada. Ven pocos conversos, pocos cristianos maduros, pocos frutos… y dicen que es cosa de Dios dar fruto. No van a modificar sus hábitos ni estrutucturas.

    Sin embargo, Cristo es exigente y Ballanti citó Juan 15, 8-16. “Mi Padre recibe gloria cuando producís fruto en abundancia; y os manifestáis como discípulos míos; os he destinado para que deis fruto abundante y duradero”.

    "Para llegar a la cantidad hay que invertir en calidad. Basta de teología pesimista, basta de decir ‘quiero poco fruto porque soy muy humilde’”. Para la nueva evangelización necesitamos estructuras de calidad que generen nuevos evangelizadores kerigmáticos (del primer anuncio de Cristo, que transforma a la persona), no catequéticos, porque catequéticos ya tenemos muchos”.


    ResponderEliminar
  17. Señor comentarista de las 8:41

    No sé cómo está compuesta su alma para que le caiga tan bien y tan normal una PARROQUIA DE ROJOS. Oiga, eso ni es parroquia, ni es misa ni es nada. Es una abominación. Yo sufrí una parroquia de rojos. Aquello era infumable.

    El cura a la hora del sermón no hacía homilía, sino TERTULIA que, inevitablemente era política y DE ROJOS; porque la tertulia y la parroquia estaba gobernada por los ROJOS. No sólo eso, sino que sin el menor recato, el cura, rojo hasta los tuétanos, e imbuido del "espíritu del Concilio", que para él era rojo intenso, despotricaba sin piedad contra lo que había sido la liturgia y las devociones antes de que llegase él. A las pobres beatas que se atrevían a preguntarle por el rosario, las ponía verdes. Una vez que asistía a uno de estos aquelarres, tuve que intervenir en favor de estas buenas mujeres, denunciando el monotema de la homilía-tertulia: siempre lo mismo y los mismos. Siempre, siempre, siempre. ¡Menudo hartazgo! Hasta que los que no éramos de la cuerda, nos cansábamos y nos íbamos a otra parroquia más normal (es decir, no tan exageradamente roja).

    Amigo, esas cosas hay que vivirlas. ¿Usted cree que un cura "normal" puede hacer algo si le toca en herencia una de esas parroquias "rojas"? Ay, qué fácil es criticar y dar consejos desde el teclado del ordenador. Usted, amigo, no hubiese aguantado en una parroquia así de ROJA. ¿Y le parece mal que el cura nuevo la califique así? Seguramente que le sería más fácil hacer apostolado en un prostíbulo. No es una boutade, se lo digo en serio.

    ResponderEliminar
  18. Le recomiendo vivamente que contacte con las Misioneras Rurales, que están en Villavieja (Castellón).
    Le hace una misión una o dos semanas y ya verá qué bien.

    ResponderEliminar
  19. Falta mucha visión sobrenatural para comprender la realidad de la Iglesia.
    Visible e invisible a la vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr 11"49

      Eliminar
  20. "No te digo nada cuando, alguna vez, he utilizado el latín para la Plegaria Eucarística... Los fieles dicen que no se enteran y que no vendrán a Misa más.No hay manera de hacerles entender que la Misa no se la estoy diciendo a ellos, sino a Dios.

    Ex hominibus assumptus, pro hominibus constituitur in iis quae sunt ad Deum.
    El hecho de utilizar el latín, ¿es porque la lengua de Dios es el latín? ¿No sería mucho más adecuado usar la lengua de la Comunidad? ¿Si no es en latín, no actúa ex opere operato?

    ResponderEliminar
  21. Estimado sacerdote:

    Como feligrés de un parroquia de la CET (veranos allí e inviernos en Barcelona), le puedo asegurar que, desgraciadamente, su caso no es único ni tiene fácil solución humana.

    Tiene a su favor: a) La ayuda del Señor, b)Su vocación, c)Haber acudido a Mossén Francesc para obtener consejo y ayuda.

    Poderosos son los puntos favorables a) y b). En cuanto a c) le puedo asegurar que su elección no podía ser más acertada , creo poder dar fe de ello. Quizá sea consecuencia del a), como lo fue en el mío como feligrés.

    Sólo informarle de que mi Párroco de Barcelona, lo es de dos parroquias y el del pueblo, de cuatro pueblos distintos.

    Rezaré por usted para que pueda dar frutos abundantes a pesar de panorama tan desolador.

    El Señor le bendiga.

    ResponderEliminar
  22. He leído varias veces la expresión "parroquia de rojos". ¿Alguien podría describirme una parroquia de rojos? He participado en la liturgia de bastantes parroquias de toda Catalunya y no creo haber visto ninguna. Quizás porque desconozco lo que conlleva el apelativo "parroquia de rojos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mire usted,parroquia de rojos es aquella que hay banderas que no tocan,esteladas,arcos iris fotos de Iceta ,etc...Ni en tiempos de Franco a nadie se le ocurrió poner dentro de una Iglesia símbolos del régimen y esto que Franco era de los suyos entonces,venga hombre!!!!

      Eliminar
    2. He leído varias veces la expresión "parroquia de rojos". ¿Alguien podría describirme una parroquia de rojos?

      Parroquia de rojos= parroquia nacional-progresista

      Dícese de aquella teología que afecta a la Iglesia de Cataluña y que está adscrita a la Teología Modernista (Teología del Rin), y a la ideología marxista, antes del 1991 (Caída de la URSS, PSUC, CCOO...), a la ideología neomarxista, despues de 1991 (populismo bolivariano, feminismo extremista, podemitas), y de otro lado, a la ideología nacionalista independentista.

      Modernismo, marxismo (antes de 1991) y neomarxismo (desde 1992) y nacionalismo.

      Eliminar
    3. Por favor, busque un buscador, ponga Germinans nacional progresismo, y lea durante una hora como mínimo.

      Sea latino clásico, que leían, y no latino ibérico, que ejem leían algo quizás.

      Eliminar
  23. Me llega al alma el lamento de este sacerdote, como me llegó también al alma un día ver el enorme esfuerzo y la brillante fe de un sacerdote que se quemaba en su ministerio. Con menos frutos de los que deseaba, pero no estaba en el desierto.

    Me impresionó profundamente y entendí que la mejor manera de ganarme el cielo, era arrimando el hombro para que luciera más la labor del sacerdote, y sobre todo para que sintiera el aliento de alguien que compartía su trabajo, su ilusión y sus desvelos. Llevo ya más de 10 años acompañándole en lo que puedo. Me ha tocado bastantes veces frenar su desánimo y hacerle entender que estaba en una situación genial: que los caminos y los designios de Dios son inescrutables. Así que a seguir dando el callo.

    Le dedico exclusivamente unas horas el domingo, y estoy disponible para las celebraciones solemnes, porque la parroquia de este sacerdote no es la mía; lo cual me implica desplazamientos. Pero siendo mi apoyo tan limitado en el tiempo, sé que reconforta al sacerdote, y que él se siente comprometido en la salvación de mi alma como yo me siento comprometido en ayudarle en su ministerio.

    Moraleja: si te tropiezas con un buen sacerdote, y sobre todo si ves que le pesa la soledad, échale una mano en lo que puedas. Que sienta que le ayudas a llevar su cruz (el ministerio sacerdotal, tal como bien explica el sacerdote de la carta, muy a menudo es una cruz). Sé para él un cireneo. A Jesús le consoló y le alentó muchísimo que apareciese el Cireneo y le ayudase a llevar la cruz.

    Yo soy de los que no me duele criticar a los curas (y no por nimiedades), porque cuando toca arrimar el hombro, lo arrimo con entusiasmo en la medida de mis posibilidades. Si me cayese cerca este joven, entusiasta y algo desalentado sacerdote, procuraría encontrar tiempo y fuerzas para echarle una mano. Me enternece el esfuerzo (a veces titánico) de los buenos sacerdotes.

    ResponderEliminar
  24. El latín forma parte de la liturgia desde hace siglos, está en el ADN de nuestro idioma tanto castellano como catalán y en casi todas las lenguas europeas en países mediterráneos. Manejarse en latín significa hablar y escribir el castellano y demás con fluidez y hace a la persona mucho más culta. No es la lengua de Dios pero es la lengua de la Iglesia. Las oraciones y el sentido de lo que se ora en latín es el mismo en la Iglesia Universal desde tiempo inmemorial lo que refuerza la unicidad de la Iglesia, cosa que parece ser moda lo contrario. Además de esto culturiza a la gente, que parece que hoy en día deba ser todo vulgar, barriobajero y nada elegante no vaya a ser que alguien se distinga por algo y le tengamos envidia. La culpa de esta situación en materia litúrgica la han tenido muchos sacerdotes y Obispos que pasan de todo y deberían velar por la comunidad cristiana, por la obediencia de su clero cosa que se quebró hace mucho tiempo. De allí viene el mal que ahora por muchos paternalismos, buenismos, persuasiones e incluso enfados sean incapaces de hacerlo respetar. Y ahora la culpa Roma, de donde no llega más que confusión, contrasentidos, paradojas y desorden por doquier. La Iglesia con esto a perder o quedar como un erial que alguno de la cúspide seguro que gana y fomenta la situación porque le interesa. Si le sirve de consuelo no sólo pasa en Cataluña, en diócesis con mejor fama en pueblos pequeños pasa lo mismo en bodas, entierros, funerales, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No responde a la pregunta del por qué del latín.
      Las primeras comunidades no usaban el latín. El latín se incorporó cuando el Evangelio llegó a territorios donde la gente se expresaba en un mal latín.
      Hablo latín, porque lo estudié a fondo. Mensualmente participo en un encuentro de latinistas.
      El latín que se usa en la liturgia tiene una doble dificultad. Por una parte el hecho de la lengua en sí, teniendo en cuenta que lo que se dice no forma parte del contexto cultural actual. Además la expresión de la fe, difícil ya para personas no muy acostumbradas a comuinicar conceptos teológicos, lo es más si tenemos en cuenta que la expresión en latín debería provocar una actitud de respuesta razonable de fe.
      Le aconsejo que viaje por los 5 continentes y luego me diga cómo ha visto las distintas experiencias lingüísticas.

      Eliminar
    2. Pues mire usted: Estaba yo de viaje en Rumanía y me encontré a un lugareño con una cámara fotográfica que me interesó, pues soy aficionado a la fotografía. Ni él hablaba español, ni yo rumano. No sabía francés ni entendía el inglés, así que tiramos por el latín. Entramos en lo que viene a ser un bar y seguimos nuestra conversación sobre Hasselblad (una marca mítica de cámaras fotográficas). Al cabo de media hora había allí otro rumano, un polaco y dos que no sé ni de dónde eran, cámara para aquí y cámara para allá. Lo que no hizo el inglés lo consiguió el latín.
      Y ahora le pregunto: ¿Y por qué no en latín? Lo de "Mesíaka, elajajai" está muy bien para "la" película,(La Pasión) pero cuestionar el latín por no ser contemporáneo de Cristo nos lleva a rechazar TODAS las lenguas actuales.

      Eliminar
  25. Estimado joven sacerdote, soy un joven fraile preparándome para el sacerdocio. La vida religiosa puede tener el aliciente de la vida común, pero tengo que decirle que a veces vivo algo parecido a lo que vives tú. Mi amor y respeto por la liturgia me hacen sufrir muchas veces la dejadez y desidia de los otros religiosos, el poco interés que tienen: les va más un partido de fútbol que estar en el coro. Por otro lado me veo completamente solo organizando celebraciones, como via crucis, exposiciones del santísimo...Soy el único en usar el hábito...A veces tiraría la toalla, pero mi vocación mercedaria lo es todo para mí, y ver como tú y el P.Francesc y tantos otros sacerdotes y religiosos estáis ahí, me reconforta y me llena de esperanza.

    ResponderEliminar
  26. Supongo que conoce el caso del cura de Marsella, con sotana y en el confesionario, y desayunando en el bar y hablando con los musulmanes. Hacía un gran apostolado pero el obispo lo quitó y fue trasladado. Se llama Michel Marie Zenoti Sarkine, pero obedecer es antes que nada. Haga lo que pueda pero obedeciendo al obispo. Seguro que vendrán tiempos mejores.

    ResponderEliminar
  27. Muy interesante el comentario. No obstante me voy a permitir decirle a este compañero que lo del incensario sin acólito no es ningún drama.
    Antiguamente en el rito de una Orden religiosa estaba contemplado que quien se encargaba del turíbulo llevase también la naveta e hiciese todo. Y si se daba el caso de que un religioso celebrase sin acólito y hubiese que usar el incensario no había problema.
    Se introduce el anillo que aguanta todo el peso del incensario en el dedo meñique de la mano izquierda. La otra anilla se introduce en el índice de la misma mano. La naveta se oprime con el círculo que forman el índice y el pulgar de la misma mano izquierda. Sin hacer gestos raros uno lleva digname te el incensario y la naveta. y la mano derecha es para balancearlo, para abrir la naveta, graduar la apertura del incensario y también, poner incienso. No es ningún juego de manos sino algo de la mayor naturalidad que antes de la revolución del llamado espíritu del Concilio, era muy usual en algunos sitios.

    ResponderEliminar
  28. http://www.infocatolica.com/blog/cura.php/1802261227-la-gracia-de-ser-cura-de-pueb

    ResponderEliminar