domingo, 4 de febrero de 2018

Año 1968: El de la fe y de la contestación eclesial

C:\Users\Francesc\Desktop\img800-25-luglio-1968-paolo-vi-pubblica-lenciclica-humanae-vitae-67334.jpg
Pablo VI en 1968
A menudo se considera que el pontificado de Pablo VI conoció dos fases: la una reformista, abierta, audaz, la de los grandes viajes y encíclicas; otra más tradicional, de repliegue, más prudente, en la que se multiplicaron las llamadas de alerta. Bajo ese prisma, el año 1968 constituiría el giro de su pontificado. Así lo consideraron y lo siguen considerando los adalides de la contestación eclesial: lo que se ha convenido en llamar el progresismo.
A eso hay que contestar que si bien la última encíclica, la Humanae Vitae de la que se cumplen ahora 50 años, recoge una doctrina muy tradicional, más tarde se publicarían textos muy innovadores como la Carta Apostólica Octogesima Adveniens de 1971. El Papa realizaría viajes muy importantes a Sudamérica, a África y a Asia. Y no hay que olvidar la reforma litúrgica, llevada a cabo no sin ciertas oposiciones y que concluiría con la promulgación del Misal en 1969.
El año se inició con la celebración por vez primera de la Jornada de la Paz el 1 de enero, que se institucionalizó de manera estable. Era una llamada a la paz y por un compromiso de oración de toda la Iglesia por ella. Pero el cardenal Lercaro, arzobispo de Bolonia, cometió una grave falta diplomática, desde el púlpito de su catedral: condenó en su homilía  con especial virulencia los bombardeos americanos en Vietnam. Esto desagradó a Pablo VI que estaba enviando representantes a todas las naciones concernidas por esa guerra para proponer un encuentro de negociación en Roma. Sus 75 años cumplidos aceleraron no sólo su dimisión forzada de la sede boloñesa y el nombramiento de Mons. Poma como arzobispo de Bolonia, sino también su sustitución en el seno del Consilium para la reforma litúrgica por el Cardenal Gut, un benedictino eso sí de la misma orientación, que pertenecía a la comisión desde los inicios. Fue el primer gran acto de autoridad del papa Montini en aquel año. 

El 19 de marzo, el arzobispo de Malinas-Bruselas el cardenal Suenens, dirigió una carta al papa pidiéndole que incluyera las cuestiones del celibato de los sacerdotes y la regulación de la natalidad entre los temas del próximo Sínodo a celebrar. Esa petición, apenas diez meses después de la solemne promulgación de la encíclica Sacerdotalis Coelibatus en junio de 1967, era una rebelión con guante blanco del arzobispo belga. El Papa ya había pedido en su momento al Concilio que no tratase esas dos cuestiones, reservándose el derecho de abordarlas él mismo en persona.
Ese año iba a ser el año de la protesta total observable en grados diversos en numerosos países. En Francia fue avivada por las contestaciones políticas y las revueltas que cuajaron en los hechos de mayo del 68, a las que la jerarquía local prestó oído complaciente reflejándolo en muchas ocasiones.
Otra contestación se desarrolló en Holanda. Dos años antes, en 1966, los obispos holandeses habían publicado un Nuevo Catecismo para Adultos, que contenía en diversos puntos afirmaciones contrarias a la fe católica. Muchos católicos holandeses pidieron al Papa que interviniese. Pablo VI reaccionó con prudencia taimada estableciendo una comisión de teólogos para estudiar y corregir los pasajes contestables. A principios de ese año se estableció una lista definitiva de correcciones y el 27 de junio el pontífice recibió al cardenal Alfrink, arzobispo de Utrecht, pidiéndole que usase su autoridad para imponer las correcciones. Alfrink argumentó dificultades diversas y el papa cedió. Roma se contentó con publicar las correcciones sin exigir su inserción en el catecismo. Ninguna edición corregida aparecerá jamás en Holanda y las modificaciones fueron presentadas como meras “recomendaciones”. Tres días después, el 30 de junio, al finalizar la ceremonia que clausuraba el Año de la Fe y el 19º centenario del martirio de los santos Apóstoles Pedro y Pablo, proclamó con gravedad el que sería llamado su “Credo”. El progresismo eclesial en un intento de minimizar su valor, lo presentó como una profesión de fe personal que sólo comprometía a Pablo VI. Diez años más tarde, en 1978, y haciendo balance de su pontificado poco antes de morir, el Papa Montini afirmó haber pronunciado esa profesión de fe en nombre de toda la Iglesia llamándola “Credo del Pueblo de Dios” para recordar, reafirmar y confirmar los puntos capitales de la fe de la Iglesia. Con tan solemne acto, afirmando con tanta claridad la verdad católica, el papa animó de nuevo a muchos a alinearse junto a él por la defensa de la fe, reaccionando contra las manifestaciones aberrantes de una crisis de Iglesia claramente manifiesta a todos.
C:\Users\Francesc\Desktop\_20171129_094203 (1).jpg
Optimista a pesar de todo, sin perder el buen humor…
Según mi humilde juicio personal, el Concilio Vaticano II continúa pareciéndome el principal acontecimiento eclesial del siglo XX, quizás el más inesperado y el de perspectivas más fértiles. Pero tras haberlo estudiado en profundidad, estoy convencido de que los hechos fueron más allá de lo que los padres conciliares y sus peritos auxiliares auspiciaban. La psicología de la adhesión al catolicismo se vio sutilmente transformada: se rompió con la autoridad, se cuestionaron principios fundamentales y los límites de lo que se entiende por Iglesia se difuminaron. La liturgia en lengua vernácula además nos ha arrebatado mucho de lo que había de grandioso en el culto público; desde entonces el silencio sagrado ha desaparecido de los templos, se pone menos énfasis en la oración y la penitencia; y la relación personal entre Dios y el hombre que caracterizaba la acción de la Iglesia, se ha visto desplazada por una difusa preocupación social.
Sé que los principios litúrgicos continúan firmemente arraigados y la misa posconciliar es de por sí más sencilla y en general más accesible a la gran masa de fieles que la misa tradicional según el Vetus Ordo. Yo desde hace 10 años celebro ambas formas del rito romano en vigor. Pero la realidad es que la liturgia “traducida” y el formulario en general de la celebración eucarística, han desbancado a la liturgia más que milenaria de la Iglesia, sustituyéndola por otra que ha degenerado en muchos casos en celebraciones que, como si se tratase de un supermercado, ofrecen un producto de menor calidad so pretexto de hacerlo más asequible a los fieles. La actitud de adoración que acompaña al gesto de arrodillarse, no está ya de moda, y el tono general de las misas es banal. Todo iría bien, todos los estilos serían buenos mientras el Dios al que se adora fuese el Dios de todos los tiempos, del pasado y del porvenir, y no el Ídolo de la Modernidad, tan venerado por algunos de nuestros obispos y sacerdotes y unas cuantas monjas vestidas de raras. Pero volveré a ello próximamente cuando trate sobre algunos aspectos de la reforma litúrgica que empezaron a perfilarse justamente en este año que ahora recordamos.
El drama del discurso eclesial moderno, del que no se salva ni el presente pontificado, es que la muy loable preocupación por la justicia social enfatiza excesivamente el aspecto “material” del catolicismo, a través del amor al prójimo no sólo antes que el amor a Dios, sino incluso por encima de Dios y de su santa Ley.
Yo me confieso profundamente radical en el sentido de que intento volver a las raíces y no arrancarlas. Me preocupa más preservar los valores de una antigua civilización, que sentar las bases de una nueva. Lo que me exaspera de muchos progresistas no es su deseo de avanzar o cambiar de dirección, sino su indiferencia por esa tradición que constituye la tierra firme de la que la mayoría de ellos procede.
Perdonadme, queridos lectores por esta digresión, que espero no haya roto el hilo conductor del presente artículo, pero es que desde muy joven fui un firme admirador de Chesterton, al que le gustaba repetir que “la Iglesia es lo único que salva al hombre de la degradante servidumbre de ser hijo de su tiempo”.
El mismo Pablo VI, algunos días después de la proclamación de su Credo, atacó la religión antropocéntrica en boga (orientada hacia el hombre como principal centro de interés), afirmando la naturaleza teocéntrica de la fe, dirigida antes que nada a Dios como su fin último y principal, y secundariamente hacia el hombre, en función de su origen divino. Con esto daba respuesta a los que interpretaban su discurso de 1965 como de “nuevo humanismo”, que comportaba el culto al hombre y otras sandeces parecidas. Pablo VI se posicionó nítidamente contra el advenimiento de una religión centrada en el hombre.  
En un próximo capítulo continuaré detallando la rebelión ante la “Humanae Vitae”, la séptima y última encíclica de Pablo VI, publicada apenas un mes después de la profesión de fe del Pontífice.
Mn. Francesc M. Espinar Comas
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet
Licenciado en Derecho Canónico y en Historia

46 comentarios:

  1. Precisión de canonista y rigor de historiador, qué ajustado cuadro del pontificado del bienaventurado Papa Montini. Su larga experiencia en el servicio dipolomático de la Santa Sede antes de elevarlo al arzobispado de Milán, configuró su "finezza" en las relaciones internacionales. Convencido partidario, que le venía de herencia (su hermano era diputado por la DC), de la formación de cuadros católicos para el postfranquismo le hicieron dar pasos controvertidos en el terreno de la res publica de nuestro país. Pero quedará siempre lo que usted destaca mosén Francesc, la profunda fe de aquel hamletiano enjuto, el tesón evangelizador de un auténtico apóstol (de ahí el nombre que adoptó) y un auténtico adalid del avance social de las naciones. El progreso es el nuevo nombre de la paz, señaló en su Populorum Progressio. Pablo VI mostró que se puede ser avanzado en lo social sin deshacer las cuadernas de la fe y de la moral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laurentius Dertosensis4 de febrero de 2018, 18:28

      Maravilloso articulo Mosén Espinar.Dice usted que celebra Misas Tradicionales desde hace 10 años,a mi me gustaría saber donde las celebra y el horario para poder asistir a una.Nunca he tenido la suerte de poder asistir a una misa Vetus Ordo porque en mi Diócesis de Tortosa que yo sepa no se celebran en ningún sitio.

      Eliminar
    2. Y pensar que Franco no podía verlo ni en pintura... Qué cosas, verdad?

      Eliminar
    3. "El drama del discurso eclesial moderno, del que no se salva ni el presente pontificado, es que la muy loable preocupación por la justicia social enfatiza excesivamente el aspecto “material” del catolicismo, a través del amor al prójimo no sólo antes que el amor a Dios, sino incluso por encima de Dios y de su santa Ley."

      Es absurdo que un sacerdote se dedique a la justicia social, cuando la hacienda de nuestro país se lleva casi el 50% de la riqueza personal en impuestos y seguridad social para sufragar el Estado del bienestar. Esto no es África.

      Ustedes los consagrados en Cataluña -generalizo según mi experiencia, no va contra quien hace bien lo suyo- en el acta de acusación que les dirijo contra contra ustedes, de obispos a diáconos, no nos habéis catequizado, no nos habéis enseñado las Escrituras, ni la Tradición, ni el Magisterio, ni la herencia de Padres, Doctores, grandes teólogos. No os habéis dedicado a lo vuestro específico propio. Pensáis: "Estos ya está bien que sigan siendo mediocres, dejémoslos así."

      Ustedes los consagrados, han olvidado que la Palabra de Dios (Logos) va acompañada del Poder de Dios (taumaturgia): exorcismos, sanaciones, liberaciones, profetismo, carismas, dones. Y ¿por qué buscáis la espiritualidad en la Nueva Era? En el catolicismo hay suficiente espiritualidad que deberíais de enseñar. No veis los signos, las señales, los indicios místicos y proféticos de lo que tenéis delante de vuestras propias narices. No veis ni el mal ni el bien.

      Ni siquiera hacen bien lo vuestro propio, la misa. Una verdadera vergüenza, pues no existen profesiones laicales cuyo trabajo consista en simplemente leer lo que un libro pone delante suyo. Ni tan siquiera habéis hecho eso. Ni eso sabéis hacer. No os contratarían ni de apuntadores.

      Si sois obispos, no os atrevéis ni tan siquiera a disciplinar, y mucho menos enseñáis, no sea que saquéis del error al ignorante. Sois perros mudos, centinelas dormidos. Pensáis: ¿Para qué meterse en líos de luchar por la verdad?. Entonces, ¿para qué servís?

      Tanto se os da la crítica ni dura ni leve, la denuncia ni formal ni informal, el aviso, la recomendación, el consejo, la sugerencia suave... nada.

      Eliminar
    4. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo!

      Eliminar
    5. Con la revolución del 68 y los años sucesivos ,hay una eclosión del ocultismo nueva erista y su entramado de teosofico y antroposófico...el 68 marca un cambio en el mundo , que no es casual.

      Eliminar
    6. Yo hago como el Anónimo de las 20:47.
      "Totalmente de acuerdo con els Sr. Valderas Gallardo!", para no perder la costumbre.

      Eliminar
    7. 19:53

      En lugar de acta de acusación, es una advertencia de defectos y petición de mejoras.

      Eliminar
    8. Aunque el pontificado de Pablo VI hay encíclicas muy buenas, también hay hechos que empañan su vida: traición a los sacerdotes enviados por Pio XII a los países del Este. Vergonzosa destitución del Cardenal Mindszenty. Y dejar la reforma litúrgica en manos del masón Bugnini, y de teólogos protestantes.

      Eliminar
  2. Esclarecedor artículo en que el autor incide sobre puntos que anteriormente había tratado, aunque presumiblemente bajo diversos seudónimos, en esta página.

    Ofrece argumentos completos, aunque subjetivos, sobre sus planteamientos. Sobre qué entiende que debe ser el rumbo del catolicismo. Es una opinión respetable. Pero es una lástima que desde aquí se ataque inmisirecordemente a quienes no tienen las mismas ideas. Se les ataca por ser lo que aquí llaman progresistas, pero bajo la acusación de ser tibios en la fe, sectarios, trepas, catalanistas, carreristas, etc. etc.

    Rezaré mucho por usetd, Mn. Espinar.

    ResponderEliminar
  3. Muy significativo el perfil que traza de Pablo VI. En definitiva, la de un hombre acostumbrado a negociar. A transigir cuando se puede, y firme en otros casos. Pero siempre en su justa medida, siempre cordial y afable.

    Qué diferencia con algunos sedicentes católicos convencidos de que su visión del rumbo de la Iglesia es la única válida. Estos no negocian. Usan la apisonadora: creen que todo les está permitido para imponer su visión. Si hay que martillear, se martillea. Si hay que insultar, se insulta. Si hay que ridiculizar, se ridiculiza. Todo vale si es en pos de sus principios.

    ResponderEliminar
  4. In distinguo veritas....

    ResponderEliminar
  5. Ojalá todos los artículos que aquí se escriben fueran como el de hoy. Otro gallo cantaría y seguro que la melodía de Germinans germinabit sería más bonita, más humana, más fraterna, más sencilla, más fraternal, más acogedora, más cristiana...
    Felicidades Mn. Espinar!

    ResponderEliminar


  6. Dos noticias sobre la que parece ser muy próxima división de la Iglesia, por la presencia de anticristos que han salido de entre nosotros pero que no son de los nuestros:

    1. Sor Forcades (¿es aún católica?) afirma de forma gravemente errónea (Catecismo 2357 y ss.), la falsa licitud de la homosexualidad en la Iglesia:

    https://www.corrispondenzaromana.it/papa-francesco-apre-le-porte-alla-teologia-queer/

    En este libro reciente en italiano, Sor Forcades (¿aún es católica?), a favor de la homosexualidad, va explícitamente vestida de monja:

    https://books.google.it/books?id=7AAkDwAAQBAJ&printsec=frontcover&hl=it&source=gbs_ge_summary_r&cad=0%23v=onepage&q&f=false#v=onepage&q&f=false

    A destacar que ¿Sor? Forcades no ha sido nunca disciplinada por su vigilante peculiar, el obispo de San Feliu Mons. Agustí Cortés, ni por los obispos tarraconenses de la CET, a pesar de que constan herejías como la negación del dogma mariano de la virginidad perpetua de María (negó la virginidad postparto).


    2. Los obispos alemanes abren las bendiciones a homosexuales (para casos particulares), cuando eso lo prohibe el n. 2357 y ss. del Catecismo:

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=31541

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida sea esa próxima división de la Iglesia. Al menos ya no habrá estos rifirrafes.

      Eliminar
  7. Tranquilo mossen vea el film Garabandal y vera como nuestra madre LA VIRGEN ya lo avisaba asi como el remedio. Aqui era el volem bisbes catalans que vacio seminarios y siguen vacios. Por cierto ahora las iglesias "progres" edtan dedicadas a la santa trinidas: La cubana. La nacio y El pruces; con las bendiciones de los obispillos.
    Los sacerdotes autenticis como Usted esten tranquilos les daremos lo que podamos mientras NINGUN CATOLICO pondra la X en el IRPF para mantener a esta "trinidad"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que su boicot surta el efecto deseado, tendra que esperar a una iglesia y IRPF catalanes independents.


      ¿A qué se dedica el dinero del IRPF? Siempre según dicha memoria, a trece apartados, aunque el 81% de los recursos (199,7 millones de euros) se envían directamente a las diócesis "para la realización de sus actividades pastorales". ¿Qué significa eso? Durante años, nada se ha explicado sobre esto, más allá de suponer que el grueso de esa cantidad iba a pagar el salario de los curas y obispos en nuestro país, ya que las diócesis con más parroquias y sacerdotes son las que más dinero reciben. Lo cual supondría que, en la práctica, el Estado financia el sueldo del clero católico y su jerarquía.

      Para la CEE, en el reparto se tienen en cuenta "la extensión de la diócesis, el número de habitantes, el número de parroquias, el número de sacerdotes, seminarios y pastoral vocacional". Lo que también deja claro la memoria es que, una vez hecho el reparto, cada diócesis "lo integra dentro de su reparto, atendiendo a las normas propias de organización económica", sin más explicación.

      Madrid es la diócesis más beneficiada, con más de 14 millones de euros, seguida por Valencia (8,7), Toledo (5,4) o Santiago de Compostela (5,2), mientas que el Arzobispado Castrense, con 129.000 euros, es el que menos recibe, aunque hay que añadir que, en este caso, el sueldo de sus sacerdotes es asumido por Defensa (los capellanes castrenses son personal militar a sueldo del Estado). Ibiza, Jaca, Menorca reciben menos de un millón de euros.

      Y cuánto cobra un cura en España? El sueldo medio de uno de los 19.000 sacerdotes españoles está en torno a los 900 euros al mes, en catorce mensualidades, mientras que el de un obispo asciende a unos 1.250 euros al mes. A ello hay que sumar los gastos comunes de las casas parroquiales o sedes episcopales –asumidas por la comunidad o la diócesis correspondiente– y lo recaudado como donativos o por el cobro de los "servicios pastorales" (bodas, comuniones, funerales, bautizos, etc..), que no se registran y, por lo tanto, no están sujetos a investigación alguna.



      Eliminar
    2. Siempre doy lo que puedo directamente a los Sacerdotes de la parroquias "germinantes". Lo que Vd. dice hace años que lo sé, asesore de estos temas a varios obispados en mi carrera profesional. Le puedo asegurar que la distribución de estos ingresos son discrecionales por parte de cada Obispo y es su camarilla "económica" la que decide realmente excepto en los pagos a la Seguridad Social y el sueldo, son 900 por sacerdote y 1.200 por obispo, sin bajan las X en el IRPF los sueldos y SS no bajara y si los dineros destinados al "pruces" a la "cubana" a la "nacio" o sea al santa trinidad golpista, ademas de los panfletos tipo Cataluña Cristiana, "hojas amarillas", etc.
      Como el reparto suele ser directamente al numero de X de cada diócesis no hace falta ser un lince para saber el porque.
      Que los de ERC, CUP Convergencia y amigos den de su bolsillo a los curas golpistas, los católicos NO.

      Eliminar
    3. http://www.laregion.es/articulo/ourense/30-declarantes-marcan-%E2%80%98x%E2%80%99-irpf-aportar-iglesia/20170526075847711189.html



      Cuánto se recaudó en el último ejercicio del que hay datos, que fue el 2015?
      En la declaración de la renta de ese año se recaudó cerca de un millón de euros, que fue lo que aportaron los ourensanos al firmar la casilla de la X en su declaración de la renta. Nosotros recibimos, sin embargo, por este concepto, casi cuatro millones. Esos tres millones que faltan nos vienen aportados por el resto de las diócesis de España.

      ¿Cómo es ese sistema de reparto entre diócesis?
      Nosotros recibimos mucho más de lo que aportamos. Aquí se hace un fondo común de todas las diócesis de España y luego se lleva a cabo un reparto en base a la población que tiene que atender cada diócesis, el número de sacerdotes con los que cuenta, patrimonio que debe mantener, seminarios, etcétera. Diócesis como Madrid o Barcelona, por volumen, aportan mucho más de lo que reciben, porque sus parroquias son también mucho más autosuficientes que lo que pueden ser las de nuestra provincia.

      Eliminar
    4. Sr Quim Marcos,

      Hace un tiempo dijo por aquí que es psicólogo y participó en la fundación del colegio de psicólogos de Barcelona. Ahora parece que es asesor fiscal.

      Todo esto me hace temer que usted nos toma el pelo según le conviene. Espero equivocarme, pero ya digo, aquí cuenta cosas contradictorias.

      Eliminar
    5. Soy las dos cosas. Licenciado en Psicologia por la Universidad de Barcelona. Fundador con otros compañeros del colegio de pdicologos de cataluña antes eramos la delegacion catalana del unico que habia. Tambien soy Analista Financiero y Organizacion por la Universidad de Londres y Master en Estudios Historicos por la UB y Auditor de ISO 9000 por AENOR. Como puede ver solo me toma el pelo el peluquero.
      Si por la Gracia de Dios soy un pluriespecialista solo deseo devolver los talentos duplicados como pide Jesus en su parabola.

      Eliminar
  8. Le exasperan los progres, reconoce Mn. Espinar. Al menos ha tenido la valentía de reconocerlo. Le felicito.

    ResponderEliminar
  9. El problema social es el principal problema de nuestro tiempo.

    ¿Puede la Iglesia ignorarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El principal problema de nuestro tiempo es la eliminacion de Dios en todos los ámbitos, tanto publicos como privados.
      ¿Puede la Iglesia ignorarlo?

      Eliminar
  10. Los curas que se dedican a la justicia social en detrimento de su oficio divino, se asemejan a la tentación que sufrió Jesús:

    - Convierte estas piedras en panes, haz sólo, o al menos, preferencialmente justicia social, derechos humanos y periferias existenciales, y abandona, o al menos déjalo a mínimos, tu mandato sacerdotal, es aburrido hacer misas y confesiones, catequesis y sacramentos.

    - No sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios

    ResponderEliminar
  11. Agradecería opinión del Sr Valderas sobre el tema de la CONFER en Cataluña, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted solicita la opinión del sr Valderas para todo... es como su oráculo particular.

      Aprenda a pensar un poquito usted solito. Ya verá, no es tan difícil. Deje descansar un poco al sr Valderas.

      Eliminar
  12. "la misa posconciliar es de por sí más sencilla y en general más accesible a la gran masa de fieles que la misa tradicional según el Vetus Ordo"

    Al final terminaremos como en la Comunión Anglicana, con una Alta Iglesia para la aristocracia y la gente culta y una Baja Iglesia para el pueblo ignorante.

    ResponderEliminar
  13. "El drama del discurso eclesial moderno, del que no se salva ni el presente pontificado, es que la muy loable preocupación por la justicia social enfatiza excesivamente el aspecto “material” del catolicismo, a través del amor al prójimo no sólo antes que el amor a Dios, sino incluso por encima de Dios y de su santa Ley".

    No es que no se salve ni el presente pontificado, sino que, precisamente, en el presente pontificado estamos asistiendo al triunfo total de esa ideología entre las más altas jerarquías de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  14. El 68 afectó a la sociedad de pleno y su filosofía ha sido el caldo de cultivo para el vaciamiento cultural, en valores de todo tipo y causante de la deriva liberticida y suicida que caracteriza hoy a las sociedades occidentales que siendo francos estamos en plena DECADENCIA casi comparable a la caída del Imperio Romano.De esos eslóganes cantados por las calles, la vida hippie y desordenada, las drogas, la promiscuidad sexual con lo que de aborto conlleva y el vivir al límite se produjo una sociedad progre entre comillas que puso muchas esperanzas y que ha sido la generación más fracasada en todo. Cómo han educado a sus hijos, el poco ejemplo de austeridad y sacrificio que han dado llenándose la boca siempre con los pobres,la cultura del pelotazo,etc. Esto se quiera o no se refleja en la Iglesia que vive en el mundo actual porque todo influye. Se trataba de destruir todo para crear algo nuevo, los anteriores estaban en todo equivocados, la modernidad y el progreso podrían con todo y el hombre alcanzaría el culmen de la felicidad en esta sociedad de consumo. ¿Dónde estamos? en el hoyo moral, en el relativismo puro y duro,en el antihumanismo más absoluto disfrazado de humanismo y para colmos en la crisis económica. Todo un logro vaya.

    ResponderEliminar
  15. Cierto que existe el Enemigo llamado Satanàs y que es super-inteligente, por eso llega a engañar incluso con los actos de piedad en la forma excesiva purista que en cierta medida se pretende defender en este artículo. Pero es que la Misa tiene su modelo fundacional en el Cenáculo en que no había arrodillamientos y era una comida fraterna, luego ¡o milagro! ¿de quien? de Dios o de los hombres, vayamos a saber, la Misa evolucionó. SG.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si repasara de vez en cuando el catecismo, sabría que la ultima cena, es la anticipación del sacrificio de la cruz.

      La Misa es las 2 cosas: sacrificio y cena, no se pueden desligar ambas cosas. Renovación del Sacrificio de Cristo ante el Padre para interceder por nosotros y comunión del cuerpo de Cristo.

      Durante la vida de Cristo, hay numerosas adoraciones. Y como dice el propio Cristo, solo a Dios adorarás. Por tanto, me parece pura soberbia negarse arrodillarse ante el Cuerpo de Cristo.

      Eliminar
  16. Felicitats per el seu escrit, detallista de la persona del Papa Montini i de la seva obra. Vull manifestar que la reforma de la Eucaristia ha sigut un encert, tota vegada que el poble participa plenament del sacrifici de l'altar, és compleix allò que diu el que presideix, "aquest sacrifici meu i vostre". Antigament en la missa existia un "barrera" entre el ministre i el poble, moltes vegades per ocupar el temps es resava el rosari, l'escola tenia que tocar la campana per avisar dels moments importants. Jo que tic 85 anys jo he viscut en la meva joventut. Gràcies pel seu escrit que dona a conèixer la personalitat i l'obra del gran Papa Pau VI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caos de Cánones, Misas tantas como curas y movimientos...5 de febrero de 2018, 14:07

      La Misa de Pablo VI, válida y con efectos plenos, es un real empobrecimiento teológico y espiritual en relación con la Misa Trentina.

      La Misa de 1969 tiene en su desarrollo práctico de un fraude y abuso litúrgico: la mayoría están realizadas bajo la forma abreviada de la Plegaria Eucarística II, lo que da lugar a la "Misa del Cohete", y además, amorcillada, con fervorines y añadidos no legítimos, o bien acortada, incluso en las Lecturas, o bien modificada, como se conoce en el Rito Progresista.

      Esta Misa de 1969 será reformada, evidentemente, cuando exista un consenso en la Iglesia. Además, es una Misa recauchutada continuamente, con más agujeros que un queso gruyere: parece una Barca Litúrgica cuyo casco es un colador...

      Finalmente, es responsable de la total dispersión de misas: en efecto, no sólo hay, creo recordar, 10 plegarias eucarísticas (El Canon Romano I, nunca celebrado, los Cánones II, III y IV, estos dos últimos desconocidos, y los cuatro cánones en la parte posterior del Misal bajo la denominación genérica de Canon V, así como los dos Cánones de la Reconciliación), sino también otros ritos no aprobados, sino "tolerados" o "disimulados": la misa de los kikos y su extraña consagración (Padre, Padre, Padre...), la misa que de facto tiene cada movimiento laical, las misas inculturadas africanas, las misas progresistas.

      No han sido en absoluto un éxito los principios de vernaculadidad, simplificación, innovación inventiva y libre elección, pues han convertido a la Divina Liturgia en un caos de plurimorfismo anarquizante indebido, que más pronto o más tarde, se atajará.

      La Misa de Pablo VI, sin quererlo absolutamente él (ni se lo imaginaba), ha roto la espiritualidad de la liturgia, ha desprovisto de identidad al catolicismo, ha sido una fuente inagotable de abusos, delitos e irregularidades desde su mismo inicio, que perduran aún hoy, y es un vector de inoculación de errores, temeridades y herejías.

      No es extraño que, esta Misa de Pablo VI, junto con otras situaciones, diera lugar al cisma lefebriano, así como se acusara a su redactor, Annibale Bugnini, de masón encubierto. El desastre causado por la aplicación histórica de esta misa la ha connotado.

      Hay que cambiar la Misa de Pablo VI, y pronto.

      Eliminar
  17. Agradecería que algún enterado en vestimenta PONTIFICIA me explicase porqué Pablo VI llevaba el EPHOD JUDIO,Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quisiera contestarle a su pregunta, porque sé la respuesta. Pero no puedo. Es un secreto.

      Eliminar
    2. Que sepa, lleva solideo, no la kipá judía.

      Solideo: Es un gorro de tela que cubre la coronilla. El Papa lo utiliza en color blanco porque simboliza la protección de Dios y la dedicación a él.

      Eliminar
    3. El efod puede equivaler al suprahumeral: tira que usa el sacerdote echada sobre los hombros y que recoge por los extremos en la parte delantera para sostener la custodia, la patena o las reliquias.

      Por analogía, quizas la muceta: una capa corta que llega hasta los codos y con botones en la parte delantera.

      Eliminar
    4. Sr.Anónimo de las 16:16,veo qué está usted en la Parra con asuntos litúrgicos!

      Eliminar
  18. S'agraeix que en aquest "blog" es doni l'opció de participar a persones tradicionalistes com mossèn Francesc Espinar però alhora respectuoses amb les altres opinions. I tal i com ja ha dit un comentarista anterior sense practicar una crítica immisericorde i desqualificadora envers el que de forma molt simplista s'anomena com a "progressisme". Encara recordo com temps enrere se li qualificava amb aquest adjectiu ni més ni menys que al cardenal i arquebisbe emèrit Lluís Martínez Sistach, la qual cosa ja és indicativa de fins a quin grau s'estira el concepte i l'etiqueta pretesament menyspreadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Modernismo, progresismo o liberalismo son lo mismo. San Pío X lo definió como el «conjunto de todas las herejías», y básicamente es decir no no sí sí donde antes se decía sí sí no no.

      Eliminar
    2. Quisiera preguntar al Sr-Morrós que tal su viajecito a bruselas para ver al Caudillo catalán,gracias.

      Eliminar
    3. Si San Pio X levantara la cabeza!!!

      Eliminar
  19. Personalmente estoy atravesando mi crisis particular respecto de las Eucaristías que se celebran en las parroquias.Y esta "crisis" me está resultando muy dolorosa espiritualmente, me está haciendo sufrir,porque me resulta intolerante e insufrible el soportar a unos sacerdotes que la celebración es "a su modo" sin ajustarse a nada establecido y nunca sabes por donde te van a salir o lo que te van a decir. La piedad y el recogimiento brillan por su ausencia.Las lecturas hechas por sus, incondicionales,son de pena,no te enteras. Las homilías suelen ser a salto de mata.Los cantos a "grito pelao" micro en mano., son insufribles.... No crean que exagero hay lugares,parroquias, que son de pena. Ya no sabe uno a que lugar ir. Está degenerando la Iglesia en este sentido;cada cura hace lo que quiere sin respeto al pueblo que es gente muy mayor y no les importa, pero para la gente más formada es penoso, e insoportable. Si vives en una gran ciudad tienes más posibilidades pero en una ciudad pequeña es un problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Piense en la última cena. No pudo ser ni más sencilla ni más solemne...

      Eliminar
  20. Vale la pena seguir este congreso, ya terminado.

    Vídeo resumen, conclusiones y textos del Congreso celebrado en Alcalá de Henares a los 50 años de la «Humanae vitae» y los 25 de «Veritatis splendor»

    https://www.obispadoalcala.org/noticiasDEF.php?subaction=showfull&id=1517806980&archive=

    ResponderEliminar