lunes, 22 de mayo de 2017

El consistorio de Omella

“Questo è il Concistoro di Omella” se decía ayer en Roma, no sin cierto retintín, después de la tremenda sorpresa del primer consistorio cardenalicio en el que se conculca la tradición secular de la presencia de obispos italianos.  “Questo è il Concistoro di Omella” repetían, no sin cierta sorna, cuando contemplaban que los que acompañaban al arzobispo de Barcelona eran el arzobispo de Mali, un obispo de la Suecia luterana, un vicario apostólico de la budista Laos y un obispo auxiliar de un auxiliado que no es cardenal. Ciertamente, no les falta razón a mis amigos romanos: parece un consistorio convocado ex profeso para la creación cardenalicia del prelado barcelonés. 

Pero no se han limitado a esos bisbiseos romanos las peculiaridades del anuncio del Papa. Existen más. No se ha esperado ni un mes a que Sistach cumpliera 80 años para promocionar a Omella, en cumplimiento de aquella regla no escrita que impide tener dos cardenales de la misma sede con derecho a voto en un cónclave. Se viene postergando, desde hace ya años, la creación cardenalicia de los actuales titulares de diócesis tan señeras como Venecia o Turín en Italia o Toledo y Sevilla en España. Incluso no se preveía que este año hubiese consistorio alguno dado el menguado número de vacantes existente en el Colegio Cardenalicio, por cuya causa sólo se han podido designar cinco purpurados.

¡Qué diferencia con la creación cardenalicia de Sistach! Colado de refilón al lado del arzobispo de Valencia, Mons. Agustín García Gasco. Un Sistach que ya no va a ostentar la exclusiva cardenalicia en Cataluña, de la cual venía presumiendo hasta este mismo domingo. Un Sistach al que se le viene encima un enorme problema protocolario, tan amante él de las preeminencias y los rangos. Por de pronto, ya no asistió a la rueda de prensa de esta mañana de Omella. Él que había asistido hasta a la de la designación de Taltavull como administrador apostólico de Mallorca.
Resulta incuestionable que la distinción del papa Francisco con Omella no podía ser más notoria. Ya lo había señalado antes como miembro de la Congregación de Obispos, siendo un simple obispo de Calahorra y después con su nombramiento para la difícil plaza barcelonesa, después de una prolongada demora en la sustitución del antecesor.

Ahora solo falta ver si con su ascenso a la púrpura puede desbloquearse el problema Taltavull. Sí, el problema Taltavull, con el que no disimula ni el propio Omella, que también se ha referido al mismo en la rueda de prensa, con el anhelo de que se solucione definitivamente el tema de Mallorca, dado que, aunque no lo ha dicho expresamente el neo-cardenal, hasta que no se solucione Mallorca no va haber nuevos obispos auxiliares en Barcelona. Dejen salir antes de entrar. Omella desea que le designen auxiliares con la mayor rapidez, al menos antes del verano, para poder designar en septiembre su nuevo equipo episcopal. Con auxiliares y vicarios episcopales de nuevo cuño.

“De cardenal a cardenal va cero”. Fue frase archiconocida de Sistach, después de su elevación a la púrpura. Siguiendo esta máxima, entre Omella y Cañizares ya no hay diferencias, lo cual puede venir muy bien para solucionar el colapso mallorquín, propiciado por las maniobras del cardenal valenciano en orden a promocionar a Vicente Juan o Casimiro López Llorente, en detrimento de Taltavull.

En un año y medio Omella ha logrado el birrete que sus antecesores (Carles y Sistach) tardaron cuatro y tres años y medio, respectivamente, en alcanzar. Casi ha logrado el récord de Jubany que fue designado arzobispo de Barcelona en diciembre de 1971 y creado cardenal en marzo de 1973. Aunque en aquel caso no se tenía que esperar a que el predecesor cumpliese 80 años, dado que Don Marcelo había sido trasladado a Toledo. La promoción de Omella ha sido fulgurante. Por el contrario, en la diócesis todavía no se ha afrontado ningún cambio. Incomprensible paradoja.

Oriolt

25 comentarios:

  1. El ascendiente de Omella sobre el Papa Francisco no va a aumentar por el hecho de haber sido creado cardenal; por el contrario, el cardenalato es consecuencia de ese ascendiente.

    Por otra parte, ¿a que se debe tanta prisa por parte del Papa? ¿No podía haber esperado un año más y haber convocado así un consistorio más numerosos, como es habitual? Recordemos que sólo hace seis meses del último consistorio. ¿Piensa Francisco que su pontificado va a terminar muy pronto, o simplemente quiere que para lo que se avecina en octubre el Arzobispo de Barcelona sea cardenal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Herme... seguro que las afiladas "plumas" germinantes le van a contestar... je.je.je. o no????

      Eliminar
    2. Podía, pero no quería. Prerrogativas que tienen los Papas. Tradición mediante...

      Eliminar
    3. Es evidente que no quería, pero ¿por qué? Eso es lo que estoy preguntando.

      Eliminar
  2. Esta es la cuestión: "en la diócesis todavía no se ha afrontado ningún cambio"

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades Don Juanjo. En el Colegio Cardenalicio,con usted al menos, se lo van a pasar bomba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Mosén Custodio no se reiría tanto.

      Eliminar
  4. No hay quizás incomprensible paradoja. Omella es corporativista, y no puede tocar al gobierno sistachiano porque no es nada si no es cardenal.

    Lo extraño es que nombren obispos auxiliares a uno que dentro de 4 años dirá adiós a las armas y no tendrá tiempo ni para montar una tienda, cambiará el Papa y habrán nuevas circunstancias que para nada serán iguales al cónclave del 2013. Excepto que un obispo auxiliar sea coadjutor con derecho a sucesión, que Omella tenga a su sucesor in pectore.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quién dice que cuatro y no siete, prórroga mediante? El precedente es claro...

      Eliminar
  5. Es un gustazo asomarse a Gérminans. Información fresca y de primera mano.

    ResponderEliminar
  6. VIVA siempre el gran cardenal Don ricar Maria Carles,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya les gustaría a algunos parecerse a Don Ricardo M.Carles.Se ganó el CIELO de aguantar al LOBBY GY en BCN.

      Eliminar
  7. Cuidado con las subidas rapidas ya que las caidas pueden ser más dolorosas, y como sigue sin hacer cambios me pregunto a que tiene miedo?

    ResponderEliminar
  8. Omella llega al cardenalato caducado. No lleva tres años en Barcelona y resulta tan cansino como Sistach en sus peores tiempos. Después de la pleitesia que rindió al proceso independentista, no le queda mas que jurar la constitución de la República Catalana y convertirse en ¡el Cardenal juramentado de Cataluña!

    ResponderEliminar
  9. Parece que la CEE tiene algo que ver con ese cardenalato. No he leído ningún comentario tras esa Nota de los Obispos. Quizás creen que lo de hacerlo cardenal pudiera contrarrestar su apostasía ante el nacionalismo y posicionarlo mejor localmente de cara al poder político. El perfil de Reig Pla y Demetrio Fernández, no interesa al papado y en la palestra van apareciendo perfiles conciliadores con el mundo, “populistas” sobre todo, lo contrario de lo que dijo Cristo.

    Madariaga, el que preside el consejo de cardenales ha pertenecido a una organización abortista y homosexualista. Relacionado con Soros. Con relación a los 4 cardenales de la dubia y AL ha dicho:
    “… no miran a la gran mayoría de los fieles que están contentos con Amoris Laetitia”.
    La verdad para él, depende del aplauso. No interesa la moral y su relación con el bien y el mal, que es decir que no interesa la salvación de la persona.
    Pareciera que la “doctrina” poco a poco la quisieran convertir en “opiniones” según los Obispos de cada sede. Una verdad dependiendo de las circunstancias de cada lugar. Es lo que desde hace mucho tiempo viene pidiendo Kasper.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La promoción de amigos en este pontificado es tan eficiente como ineficaz. Que el obispo sea mal maestro no interesa. Tiene que ser pastor populista y si es posible sin criterio y así está asegurada la púrpura.

      Eliminar
  10. Totalmente de acuerdo con la Sra.Laura S. Sobre todo sobre el fantasmita Kasper.

    ResponderEliminar
  11. También serviría para Cardenal este señor catalán tan famoso que no para de hacer predicas invitado por sus colegas de genero,ya saben el cantante de Porrera.Tan Católico EL.Hasta lleva el gorrito de lana Merina siempre haga frio o CALOR.

    ResponderEliminar
  12. Omella siempre quiso ser"cura de pueblo",fue misionero en el Congo,es todo sencillez y bondad,justo,simpático,con mucho carisma,un..."santo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Dinero y santidad mitad de la mitad"

      Eliminar
  13. A veces se tiene que dejar a un lado la SIMPATIA y el JIJIJAJA y dar un buen golpe encima de la mesa,porque sino te se suben a las BARBAS y luego ya no hay nada que hacer. Como decimos en mi tierra: LO PLANYO al SINYÓ RECTÓ!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TOTALMENTE DE ACUERDO CON MI AMIGA LAURA SANTANA Y EL SR. VALDERAS! COMO SIEMPRE!!

      Eliminar
  14. Lo mejor de Barcelona es ver a parroquias germinantes con cada vez más fieles en las misas diarias. Un muy buen cardenal sería Mn Ramon Corts que tiene una parroquia un bien ordenada como es la Concepció. Con claramente Fatima, la Divina Misericordia, el padre Pío y cada vez más fieles. Mi enhorabuena. También hay muchas otras parroquias germinantes como el Esperit Sant, también muy concurrida y abierta todo el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y María Reina, no nombra usted a María Reina? Y La Mare de Déu dels Àngels? No nombra usted a la Mare de Déu dels Àngels? Que lapsus!

      Eliminar