15 años de Gérminans Germinabit (11): 2017, el año en que el P. Custodio protestó por el comunicado de los obispos catalanes ante el Procés

11
 
 
El año 2017, explota el Procés independentista catalán, con una declaración unilateral del gobierno de Carles Puigdemont, lo que obligó al gobierno español a aplicar el artículo 155 de la Constitución. Los obispos catalanes lejos de mantener la neutralidad, dan alas al independentismo con comunicados que indignan a una parte de los católicos catalanes. Uno de ellos, el sacerdote Custodio Ballestere da la cara y escribe una réplica en nuestra web quejándose y protestando por la actitud de su episcopado. El escrito alcanza una resonancia impresionante y se convierte en el más visitado de nuestra historia, reproduciéndose en muchos medios de comunicación y creando un gran revuelo mediático. Omella tomará nota y decidirá hacerle la vida imposible a su autor con medidas disciplinarias durísimas como el destierro temporal.
 
Carta de un cura de a pie a los obispos de Cataluña
 
Reverendísimos Sres. Obispos de Cataluña:

La Nota del 11 de mayo firmada por todos ustedes me ha dejado sumido en la más absoluta perplejidad y tristeza. Afirman sin embozo que se sienten herederos de la larga tradición de nuestros predecesores, que les llevó a afirmar la realidad nacional de Cataluña, y al mismo tiempo nos sentimos urgidos a reclamar de todos los ciudadanos el espíritu de pacto y de entendimiento que conforma nuestro talante más característico. Seguidamente, para que no haya lugar a dudas, vuelven a insistir: Por eso creemos humildemente que conviene que sean escuchadas las legítimas aspiraciones del pueblo catalán, para que sea estimada y valorada su singularidad nacional, especialmente su lengua propia y su cultura, y que se promueva realmente todo lo que lleva un crecimiento y un progreso al conjunto de la sociedad, sobre todo en el campo de la sanidad, la enseñanza, los servicios sociales y las infraestructuras.

 Perplejidad y tristeza, sí. Porque durante meses se me ha conminado a evitar cualquier connotación, en mis palabras y actuaciones, que pudiese ser interpretada como un posicionamiento a favor de la unidad de España, que forma parte de las legítimas aspiraciones de la mitad del pueblo catalán; porque se me indicó que cualquier manifestación pública en ese sentido podía provocar crispación y división entre los fieles católicos que viven en Cataluña. Por tanto, que la procesión con el Cristo de la Buena Muerte de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios en Hospitalet estaba fuera de lugar; que la Santa Misa celebrada por los difuntos en acto de servicio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no era de mi competencia; que la atención pastoral prestada a los nonagenarios socios de la Hermandad de la División Azul y el posterior acto académico eran una provocación en toda regla; y que la manifestación contra la cristianofobia y por la libertad de culto y de expresión en la Plaza de San Jaime -con la imagen de Cristo crucificado- no era conveniente que estuviera acompañada por ningún sacerdote porque producía crispación social.
 
Me siento profundamente engañado por unas palabras que llegué a considerar hasta sinceras por el empeño que se ponía en hacérmelas comprender casi al precio de parecer tonto. Y referidas en cualquier caso a actuaciones meramente evocativas, sin una directa operatividad política y social. Capítulo aparte merecen los posicionamientos y actuaciones de algunos obispos ante mi participación en las manifestaciones mensuales contra el aborto en el Hospital de San Pablo, intentando desactivarlas a causa de la incomodidad que les generan.

Perplejidad y tristeza, sí. Porque ustedes, señores Obispos, se han posicionado públicamente a través de su Nota afirmando la realidad nacional de Cataluña, concepto no pastoral sino político, no fermento de unidad, sino de discordia. Porque consideran legítimas y ahora legitimadas por ustedes, las  aspiraciones de menos de la mitad de los catalanes (aunque por bastante más de la mitad del poder político y eclesiástico) a estimar y valorar una singularidad nacional fabricada hace cien años por Prat de la Riba y las Bases de Manresa. Aspiraciones ahora concretadas en el empeño de esos poderes por un referéndum para consumar la destrucción de una unidad que ha durado siglos. Unidad no sólo de España, sino también de Cataluña, en la que el autodenominado “pueblo catalán” pretende someter a los que tan atinadamente llamó Candel “els altres catalans”. De momento, mediante un referéndum que los enfrente y los confronte.

Ustedes, Sres. Obispos ¿se sienten herederos de la larga tradición de sus predecesores que les llevó a afirmar la realidad nacional de Cataluña? Pues yo también me siento heredero, junto con esa otra mitad de catalanes silenciados también por la Iglesia, de una tradición muchísimo más larga y más catalana que la suya.

Me siento heredero de aquellos que en las Navas de Tolosa unieron las fuerzas de toda la España cristiana -Asturias, Castilla y León, Navarra y Aragón- para defender la libertad de profesar la fe verdadera frente a la intolerancia sanguinaria del Islam. Me siento heredero de aquellos sacerdotes y obispos que enviados por Isabel y Fernando al Nuevo Mundo, evangelizaron las Américas y confirieron la dignidad de hijos de Dios a hombres y mujeres de otras razas que se convirtieron por la fe no en esclavos, sino en súbditos libres de su Madre Patria, iguales en derechos a los demás españoles.

Me siento heredero del Somatén de Sampedor que se levantó con el timbaler del Bruch el dos de mayo de 1808 para defender una patria española que, invadida por los ejércitos de la atea Ilustración francesa, amenazaba con destruir la fe de una nación constituida sobre ella. Me siento heredero también de Mossén José Palau, Sacristán mayor de Nuestra Señora de Belén, bárbaramente mutilado y quemado vivo en su iglesia cuando la multitud anarquizada arrasó con todos los templos de Barcelona el 19 de julio de 1936,  y arrebató la vida de cientos de sacerdotes y religiosos, a los que siguieron luego varios miles bajo el mandato de Companys. Me siento heredero de aquellos catalanes que bajo la advocación de la ahora profanada Virgen de Montserrat, levantaron la bandera de la Tradición catalana y regaron con su sangre los campos de España, muriendo por Dios y por su Rey católico. Soy heredero de aquellos hombres y mujeres honrados que prefirieron permanecer fuera, vigilantes, a cielo raso, antes que participar en los restos desabridos de un banquete sucio. Me siento heredero de aquellos que se jugaron la vida para sacar a la luz las catacumbas de Cataluña, y para dar testimonio de la Fe de Cristo en sus calles y en sus plazas; y de aquellos que murieron en un sucio paredón de cara a la madrugada con la mirada puesta en su Dios y en su Patria. 

Con el mismo derecho que ustedes se declaran “herederos” de los unos, me declaro yo heredero de estos otros como catalán que soy. Con el mismo derecho con que ustedes toman una opción tremendamente discutible, yo tomo la contraria y lo hago también públicamente desde mi conciencia de sacerdote y de cristiano, de la cual ni siquiera la Iglesia puede juzgar. Soy heredero de una tradición que me ha hecho, por la gracia de Dios, ser lo que soy. ¿Ustedes obran en conciencia? Yo también. No les juzgo, no me juzguen ustedes a mí. Dios ya lo hará con todos. Pero ese “pueblo catalán” que está en el poder y aspira a ver reconocida su singularidad nacional, no deja de ser una elucubración hegeliana al servicio de ese poder absoluto e intolerante, no sólo político, sino también moral (desde la perspectiva católica, inmoral) que en Cataluña impide toda discrepancia, hasta la de los obispos. Pero insisten en que se ha de dialogar con ellos. ¿Sobre qué? ¿Sobre el calendario de imposición de la corrupción moral?

Ustedes, Sres. Obispos, mantienen impertérrito el ademán ante la “Constitución” inmoral y anticatólica del nuevo Estado Catalán que parecen aceptar de buena gana, con la única condición de un pacto y un entendimiento que saben que no llegará nunca por la absoluta incompatibilidad de principios y por el carácter rabiosamente totalitario de ese poder. ¿Debemos entonces aceptar que se abra el camino a todos los sacerdotes, religiosos y religiosas de sus diócesis para que se pongan al servicio incondicional del nuevo Estado inmoral y tiránico que se quiere refrendar contra la mitad del pueblo catalán y contra el resto de España? Me duele profundamente que en su nota conjunta, los obispos de Cataluña no hablen del Pueblo de Dios (que es el que la Iglesia nos confió), sino sólo del pueblo de Cataluña (el medio pueblo de Cataluña que tiene el poder y por el que parecen apostar) elevándolo así a categoría teológica; me duele que no se nombre en ningún momento ni a Cristo ni a su Iglesia y se prescinda del anticristianismo radical de ese “pueblo de Cataluña” que ha profanado ya los símbolos más sagrados de nuestra fe. 

Y resulta sorprendente, Sres. Obispos, que apuesten ustedes por una Cataluña cuyos servicios sociales, tan fuertemente anclados en el progreso que ustedes desean, ofrecen niños en adopción al Lobby LGTB; que apuesten por una sanidad que cultiva el aborto, la eutanasia y la experimentación con embriones humanos; y por una enseñanza que adoctrina ya hoy en ideología de género y en plurisexualidad desde la educación primaria. De momento, han conseguido ostentar la tasa más alta de abortos -también en hospitales participados por la Iglesia- pagados con dinero público por la Generalitat. Este progreso que ustedes, señores obispos, desean que se promueva, se cimienta en la nueva Cataluña sobre la más deplorable corrupción moral: contra la que ustedes evitan toda crítica; y se quedan en la calderilla de la corrupción económica. ¿De Cataluña? No, del “conjunto del Estado”: que para eso pertenecen a la Conferencia Episcopal Española. La calurosa felicitación de Carles Puigdemont no se hizo esperar.

Podría haber desahogado mi tristeza y perplejidad en cualquier tertulia de sobremesa en una recóndita casa parroquial. Prefiero hacerlo así, públicamente, como ustedes lo han hecho y con la lealtad de aquel que no puede ni debe esconderse, pues no ha dicho nada ni contra la doctrina ni contra la moral cristiana. Sólo he roto el bozal del pensamiento único y he entrado en la arena del ruedo por la puerta que ustedes mismos me han abierto.
 
Si defienden la legitimidad moral de todas las opciones políticas que se basen en la dignidad inalienable de los pueblos y de las personas, espero que respeten también la mía y de tantos otros, pues ustedes ya se han posicionado con la suya; y que no reduzcan al silencio a los discrepantes, con el argumento de autoridad de la obediencia debida.

Ya sé que la discrepancia contra el pensamiento único se castiga severamente. Ya han visto cómo han reaccionado contra el autobús discrepante. Estoy dispuesto a pagar el precio con que se castiga ésta. La defensa de la verdad tiene un precio, ya muy alto en esta sociedad que galopa hacia el totalitarismo. En la refriega en que estamos, es difícil evitar el fuego enemigo, tan fanático. Por eso daré gracias a Dios si consigo esquivar el fuego amigo. Y me aplico el cuento del cartel de esos reivindicadores del derecho a decidir (sólo lo que el poder decida que podemos decidir): Procura que tu prudencia no se convierta en traición. En mi caso, traición al Evangelio, a la Iglesia y al Pueblo de Dios. 

Custodio Ballester Bielsa, pbro.
Cura párroco de la Inmaculada Concepción de Hospitalet de Llobregat
www.sacerdotesporlavida.es

Entradas que pueden interesarte

11 comentarios

  1. Me ha impresionado la lectura del texto completo de la “carta de un cura de a pie a los obispos de Cataluña” en 2017, como respuesta a la nota firmada por el colectivo episcopal, el 11 de mayo de ese año, sobre el tema más candente en Cataluña, en aquel tiempo y en este, que repercute, si o si, en España entera y lo que es peor en la Iglesia que, flirteando con su universalidad, puede perder lo de “católica”. Dios no lo quiera.
    Conocía yo el contenido de “la carta” por información verbal pero no la había leído.
    En su carta, Mn. Custodio Ballester dice verdades como puños. Razona con total ausencia de objetivos materiales o personales. Esgrime razones y argumentos que deberían avergonzar a los que van por un camino distinto ya que Mn. Custodio, en general, justifica su versión de los hechos en la histórica Palabra de la Iglesia y no en el continuo vaivén de las últimas reformas que están consiguiendo la total eliminación de la moral y para no quedarse cortos, incluso la desaparición de la ética. Reformas orquestadas por Políticos, que nunca sabremos que directrices siguen.
    No es preciso demostrar nada. Absolutamente todos saben la trayectoria que sigue la Iglesia en los últimos años. La misma que la de un proyectil que va perdiendo fuerza (fe), velocidad (entusiasmo) y puntería (objetivos). Al final cae como inútil.
    Mn. Custodio, con su apertura de corazón, simplemente cumplió con su santo deber (Un porcentaje ridículo lo hace hoy). Y pronto sufrió las consecuencias mundanas, materiales e interesadas.
    AL CARDENAL
    A su Eminencia Reverendísima el cardenal, Sr. D. Juan José Omella, por si lee o le informan de lo publicado en Germinans…
    LE RUEGO reconsidere que si tiene todavía en la “reserva” a algún custodioballesterizado, necesita (Su Eminencia Reverendísima) borrarle de un plumazo el bochorno que se le infligió, restablecerle todos los honores y reconocer sus méritos.
    Más que pedirlo por él, lo hago pensando en Su Eminencia Reverendísima. Sin despreciar a su “equipo”, no encontrará a nadie que sea más fiel a su propia rectitud de conciencia, desoyendo, de antemano, los beneficios personales y materiales que pudiera obtener.
    Tengo entendido que ese es el camino de La Palabra, no el de negociar o traficar con los objetivos políticos, porque a la larga siempre saldrá escaldado Su Eminencia Reverendísima.
    TEROL

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con el Padre Custodio. La independencia para pasar hambre no le gusta a nadie, tenemos el ejemplo de la independencia de la Cuba antes española.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Señor Silver Garrell.

      Eliminar
  3. Los líos de Omella (y 1)23 de agosto de 2022, 3:14

    "el sacerdote Custodio Ballestere da la cara y escribe una réplica en nuestra web quejándose y protestando por la actitud de su episcopado. El escrito alcanza una resonancia impresionante y se convierte en el más visitado de nuestra historia, reproduciéndose en muchos medios de comunicación y creando un gran revuelo mediático. Omella tomará nota y decidirá hacerle la vida imposible a su autor con medidas disciplinarias durísimas como el destierro temporal."



    De casta le viene el galgo.. y de tal palo, tal astilla... La astilla no cae lejos del árbol... De padres gatos, mininos que comen ratones...


    El artículo "Los reyes del mambo", del 2016, de Luis Fernando, en este sitio:

    infocatolica.com/blog/coradcor.php/1604191013-los-reyes-del-mambo

    contiene un párrafo de interés:


    "No hay más que ver lo que le pasó al bueno de don Manuel Ureña en Zaragoza. ¿Cómo?, ¿que no saben de qué hablo? ¿que no hay ni un solo medio nacional que se haga eco de lo que ha pasado al lado del Ebro? Hagan click por este orden en los siguientes enlaces: 1, 2, 3, 4, 5… y sobre todo 6, 7, 8 y.. tatatachán… 9. Para que luego digan que solo en Roma hay conspiraciones… je."


    Los titulares de las noticias contenidas en los enlaces 1 a 9 con algún fragmento de párrafo sobre el Trío de la Benzina, Yanes, Juanjo y Germán. Para tener un poco de contexto, el dramatis personae está compuesto por tres arzobispos de Zaragoza consecutivos (Yanes, Ureña y Jiménez), un obispo de Logroño, Juanjuco, y una arañita loyoliana-vaticanilla tejedora:


    a) Arzobispo de Zaragoza Elías Yanes Álvarez, el Yanero Solitario (+ 2018), le sucedió


    b) Manuel Ureña Pastor (con 77 años), dimitió-renunció y le sucedió


    c) Vicente Jiménez Zamora (con 78 años), ahora emérito
    [El actual Arzobispo de Zaragoza es Carlos Manuel Escribano Subías]


    d) Juan José Omella Omella, en su época obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño: hijo espiritual y cazador de ureñas de su amigo, protector y señor el Yanero Solitario. Amigo personal (Omella) de dos de los cardenales más cercanos del Papa, el también turolense cardenal Santos Abril y el cardenal hondureño Rodríguez Maradiaga, moderador del G-9

    germinansgerminabit.blogspot.com/2014/11/la-candidatura-de-omella-para-barcelona_18.html?m=0


    e) Germán Arana Beorlegui, SJ (74 años, dicen con salud delicada):
    germinansgerminabit.blogspot.com/2019/11/el-padrino-de-omella.html


    f) La Comisión de control o de “de ayuda” al Nuncio Bernardito Auza en el nombramiento de obispos en España está integrada por los cardenales Omella, Blázquez y Osoro, más el arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano, y por el obispo de León, Ángel de las Heras, con la ayuda del jesuita Germán Arana. Dicen que hace poco han llevado una lista cerrada con los futuros 17 obispos a nombrar (4 vacantes y 13 renunciantes) sin sinodalidad alguna, a oscuras y espaldas del clero y pueblo [1]:

    religiondigital.org/5w/Obispos-Espana-CEE-diocesis-vacantes-arzobispos-cardenales-auxiliares-emeritos-conferencia-episcopal-datos_0_2404559534.html



    1. POR PROBLEMAS DE SALUD
    El Papa acepta la renuncia de Mons. Manuel Ureña como arzobispo de Zaragoza



    2. Manuel Ureña renuncia al arzobispado por su salud y porque la Iglesia "lo exige todo"

    Habrá un administrador diocesano hasta que se elija a su sustituto. Suenan Juan José Omella, Fidel Herráez o Juan Antonio Martínez Camino.



    3. TOMARÁ POSESIÓN EL 21 DE DICIEMBRE
    Mons. Vicente Jiménez Zamora, nuevo arzobispo de Zaragoza



    4. OFRECIÓ «DIÁLOGO Y LEAL COLABORACIÓN»
    Monseñor Vicente Jiménez toma posesión como arzobispo de Zaragoza

    Monseñor Vicente Jiménez Zamora tomó hoy posesión como nuevo arzobispo de Zaragoza en una ceremonia en la que llamó a recuperar los valores éticos y a promover en la sociedad la cultura «de la sobriedad y de la solidaridad». El prelado, que accede a este nuevo cargo tras haber estado siete años al frente de la Diócesis de Santander, pidió una «renovación moral frente a la corrupción, en una sociedad, en ocasiones, carente de valores éticos y espirituales»

    ResponderEliminar
  4. Los padrinos de Omella (y 2)23 de agosto de 2022, 3:14

    5. TRAS EL RELEVO EN LA CÚPULA DEL SEMINARIO
    El arzobispo sigue con la purga en la Diócesis de Zaragoza

    Vicente Jiménez ha cesado a una notaria de los tribunales interdiocesanos. El despido provoca la renuncia del vicario judicial y de un profesor del CRETA



    6. DOCUMENTOS APORTADOS A UN JUZGADO
    El arzobispo Omella dirigió la trama para defenestrar a Ureña

    Decenas de 'whatsapps' y correos desvelan los intereses del prelado de Barcelona. Dos sacerdotes y una laica le acusan de haberse servido de ellos para su propio beneficio

    "Ya sé que no paráis en la recogida de datos. Ánimo. Va todo, por lo que veo, por buen camino. Seguid así. Ojalá logremos sanearlo todo. Un abrazo". Con este whatsapp enviado el 24 de octubre del 2014, a las 11.38 horas, Juan José Omella, actual arzobispo de Barcelona, se dirigía a Roberto Ignacio Ferrer, vicario judicial del Tribunal Interdiocesano de 1ª Instancia de Zaragoza. Faltaban 12 días para que este, la notaria de dicho tribunal, María del Carmen Amador, y el sacerdote y profesor del Centro Regional de Estudios Teológicos de Aragón (CRETA) Antonio Mas enviaran sus informes al papa Francisco, denunciando la forma de dirigir la diócesis que tenía Manuel Ureña. Mes y medio después, el 13 de diciembre, el arzobispo de Zaragoza era cesado.

    [Nota: en la polémica de la demolición de la parroquia del Espíritu Santo, prevista su cierre por Omella para este octubre del 2022, también existió el lío-enredo de Omella con los guasaps. El sitio de Telegram de los feligreses afectados: https://t.me/nodemolicionesperitsant]



    7. El 'Vatileaks' maño
    Desde el 2008, la sede metropolitana zaragozana ha sido víctima de varios 'asaltos' en los que no han faltado denuncias en Roma, anónimos, intrigas y como colofón, el 'caso Épila'

    ...se ha demostrado una trama eclesiástica, urdida y cocida por un sector de la Iglesia local y cierta ayuda exterior, podría tratarse de un Vatileaks maño. Hay quienes sitúan el primer asalto a la sede arzobispal de Zaragoza el mismo día en que el valenciano Manuel Ureña fue nombrado para ocuparla. Su antecesor, Elías Yanes, quería que le sucediera Juan José Omella, que había sido su obispo auxiliar mientras él se ocupaba de la Conferencia Episcopal Española (CEE), prelado de Logroño desde hacía menos de un año. Pero ni la Nunciatura ni Roma compartían la opinión y el mismo día que firmó la bula del nombramiento de Ureña (2/4/05), el papa Juan Pablo II murió. Ureña estuvo a punto de renunciar y tardó varios meses en tomar posesión, al parecer porque Yanes, que ejercía de administrador apostólico, no acababa de irse del palacio.



    8. POLÉMICA EN LA IGLESIA ARAGONESA
    Juan José Omella: "No tengo nada que decir, lo mejor es el silencio"

    El arzobispo de Barcelona elude hablar de lo publicado por EL PERIÓDICO

    ... así se pronunció ayer el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, sobre la información publicada por EL PERIÓDICO, en la que dos sacerdotes y una laica le acusan de haber codirigido una trama para desalojar a Manuel Ureña del arzobispado de Zaragoza, sirviéndose de ellos. "No voy a decir nada", reiteró.



    tatatachán… 9. "El informe al Papa se ha producido antes de lo que pensaba"

    Otro de los actores de esta supuesta trama es Germán Arana, rector del Seminario Pontificio de Comillas, asesor del Papa y, por lo que se deduce, también encargado de hacerle llegar informaciones sobre la diócesis zaragozana.

    Este jesuita, que estuvo en la Universidad Gregoriana de Roma, envía al exjuez Roberto Ferrer un correo el 4 de julio del año pasado en el que le asegura que ya ha informado al Pontífice de todo. "El informe al Papa se ha producido antes de lo que pensaba. Me ha llamado por otro asunto y he aprovechado para contarle el asunto (sic). Tiene una gran memoria.

    ...

    [1] infovaticana.com/2022/05/24/el-delicado-estado-de-salud-de-german-arana/

    ResponderEliminar
  5. Recuerdo perfectamente el panfleto prevaricador, simoníaco, de la colla de obispos, de la pandilla de obispòs, de la patulea de analfabetos que, embozados en palabras mendaces, pusieron a la Iglesia al servicio de una felonía. Gentuza con mitra. Aquel texto infame fue escrito a dos manos por el entonces obispo de Solsona, de mejorable memoria y comportamiento público (nunca entraré en su esfera privada), y por el actual de arzobispo de Tarragona, aquel que, como párroco separatista, negaba a determinados feligreses su libertad de expresión sobre el uso del templo, porque no eran "mucho de misa", y como teólogo de pacotilla dijo expressis verbis que la moral es lo que dijera el pueblo, chúpate esa mandarina aprendiz de nazi. Aplaudida con entusiasmo por el entonces obispo de Gerona (q.p.d.), del que no diré nada, y por el arzobispo de Urgel, ese sujeto que se pretende florentino y deja sus limitaciones griseramente expuestas departiendo sus risas con abanderados secesionistas. Si es que son una prenda esos obispos. D´on no hi ha, no raja. El resto, amedrantados por su origen, no estuvieron a la altura. Patinaron poniendo su firma a un texto inicuo donde los haya.

    ResponderEliminar
  6. Mossen Custodio es uno de los escasos Sacerdotes de Cristo que hay en la Tarraconensis, ninguneado, despreciado, cesado, silenciado y condenado por los obispillos golpistas y falsarios.
    Recemos por Mossen Custodio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Señor Quim Marcos.

      Los únicos Sacerdotes que valen un tesoro en la Tarraconense, se formaron en el Seminario de Tortosa, hoy cerrado.

      Eliminar
  7. Viva Mosén Ballester y viva España¡!¡!

    ResponderEliminar
  8. A Sainz Meneses y Benavent , se lo tuvieron que hacer tragar con un embudo dicho panfleto.

    Quién lo firmó con gran entusiasmo fue el de la mirada ida, hoy trabajando en una empresa chacinera.

    ResponderEliminar
  9. He llegado a este artículo por un comentario del 30 agosto 2022 en Dolça Catalunya en un artículo titulado "Curioso sentido del humor de Catalunya Cristiana". Un hallazgo que agradezco. Admirable Pbro. Ballester Bielsa. Leerlo hoy es tan importante como en 2017, y no sólo en Cataluña, sino en las tierras vascongadas y otros desiertos católicos españoles, europeos y también latinoamericanos. ¡A divulgarla y actuar!.

    ResponderEliminar

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES

ESCRITOS INTERESANTES ANTERIORES
Juan Pablo II, en Cataluña: "La Misa en el Camp Nou lleno fue seguramente un momento álgido del viaje"
¿Están los curas españoles como los franceses?
El copríncep d’Andorra, Joan-Enric Vives, rectifica per LA VALIRA i felicita ara la Diada Nacional d’Espanya
Sacerdote critica la nueva capilla del Santísimo en una importante basílica en Barcelona
Omella podría no haber renovado como miembro de la Congregación de Obispos
El curioso humor de «Catalunya Cristiana»
Simó Gras tanca l’etapa de Montblanc i com a portaveu de l’Arquebisbat
Por fin vemos a las monjas de Sant Benet de Montserrat
El esperpento del obispo emérito de Solsona
Jaume Vives: “La persecución religiosa que hubo en el 36 en España fue la más cruel de la historia"
Torras i Bages va recolzar la creació de la festa de la Hispanitat «per a glòria de la Mare Pàtria Espanya»
Rumores de la diócesis de Urgel
Ya tenemos obispo lazi
Diada de Cataluña: Iglesia y Generalitat, aliadas por el dinero y el monolingüismo
Señalan a 39 obispos españoles de encubrir pederastas; solo 14 están vivos
Por qué la Iglesia no hace tanto como debería (Por Josep Miró i Ardèvol)
El separatismo convierte el funeral de Núria Feliu en el fondo ultra de un estadio de fútbol
La caiguda del bisbe Novell