lunes, 7 de junio de 2021

Rebelión en las parroquias

 

La fotografía que encabeza este artículo se corresponde con la petición de firmas que se ha pasado por determinadas parroquias barcelonesas estos dos últimos fines de semana. La iniciativa corresponde a un grupo de laicos afectados por el proyecto de reforma del mapa parroquial y en ella se hace eco del principal motivo de oposición al cierre de determinadas comunidades: “Los laicos deseamos tener nuestras parroquias abiertas con misa diaria, confesiones y actividades parroquiales” Y piden al obispo que no toque las parroquias que están vivas, enumerando las más significativas: Santa Inés, Santa Teresita, La Miraculosa, Corpus, La Paz, Sant Miquel dels Sants, Josepets, Sant Jordi, Sant Ramon de Penyafort, Santa Joaquina de Vedruna, San Juan Mª Vianney, San José de Badalona. Un elenco de parroquias germinantes, aunque algunas se han dejado en el tintero.


La “operación cierre” ha causado una tremenda alarma y enojo en esas -y alguna otra- comunidades parroquiales. Lo hemos venido contando en primicia desde este portal: no se trata de una oposición a la necesaria modificación del mapa de las parroquias de la diócesis, sino a la forma en cómo se ha planteado esa modificación; en el resultado final de un proyecto en el que aparecen como parroquias de referencia auténticos páramos pastorales, en detrimento de esas comunidades vivas y dinámicas. No se trata de la lógica resistencia de un grupúsculo de fieles a la supresión de su parroquia de toda la vida, sino que se trata de la protesta y la indignación ante un agravio comparativo superlativo. Aquel que hace prevalecer Sant Josep Oriol a la Miraculosa, Sant Joan de Gracia a Santa Teresita o Sant Ildefons a Santa Inés en los casos más chirriantes. Un verdadero despropósito.

La importancia de esta protesta reside en que se trata de una iniciativa exclusivamente laical. En ella no existe la intervención de ningún sacerdote. Y es que la feligresía está siendo absolutamente excluida del proceso de reforma estructural diocesano. Un proceso absolutamente clerical, en el que ha intervenido un solo laico -por otra parte, miembro de un organismo de la diócesis-. Ahora se ha anunciado, con pompa y circunstancia, el inicio de un proceso participativo, mediante la remisión de un cuestionario. ¿A quién se remite el cuestionario? A los párrocos. Los fieles no tienen voz ni voto en ninguna de las fases.


Que nadie se crea que el cuestionario de marras es una verdadera encuesta del sentir diocesano. El cuestionario es un auténtico paripé, sin otra intención que mostrar cara a la galería que el proceso se realiza de forma abierta. Falso. El pomposo cuestionario se limita a preguntar, entre otros aspectos, cuántas personas integran el Consejo Parroquial; cuántas reuniones se producen; que se discute en las reuniones; si en la parroquia viven juntos los sacerdotes; si existe hoja parroquial o web; si se ofrece catequesis de jóvenes, adultos o familias; cuántos niños de primera comunión tienen; si existe equipo de animadores; si existen grupos de esplais o scouts; cómo se organizan los matrimonios y bautizos; si tienen horario de confesión o se celebra comunitariamente la penitencia (se supone que con absolución individual); si se reza el rosario o se lleva a cabo Exposición del Santísimo; los horarios del despacho parroquial; cuántas reuniones se celebran del Consejo de Economía y otros temas de intendencia. Nada que no sepa (o deba saber) el vicario episcopal de zona o el arcipreste. Esto no es un proceso participativo. No se hace partícipes del proceso a los destinatarios del cuestionario. Se les formulan unas preguntas, cuyas respuestas se conocen de antemano. Un mero fuego de artificio.

El aludido movimiento laical, no obstante, pone el dedo en la llaga respecto a cuáles son las necesidades primordiales de los fieles: templo abierto, misa diaria, confesiones y actividades parroquiales. En una palabra: oración. Puede que muchos sacerdotes se llenen la boca con sus consejos parroquiales, sus consejos de economía, su Cáritas parroquial o sus relaciones con asociaciones del barrio. Pero resulta que los fieles lo que desean es rezar y tener la iglesia abierta para ello. Y luego el culto y la actividad sacramental. Y si hiciesen una encuesta de feligreses saldría eso en primer lugar, como sucedió cuando se les ocurrió preguntar en Pueblo Seco (ahí sí hubo proceso participativo) y se encontraron con esas desagradables sorpresas. A las que hicieron caso omiso, con lo que hubo proceso participativo sin escuchar a los participantes. Pregunten ahora los laicos, escuchen sus razonamientos y saldrán de dudas. A fin de cuentas, la parroquia no es propiedad del rector, sino que se trata de una comunidad de fieles.

Dicen que Omella se ha mostrado muy encrespado ante esta rebelión de parroquianos. Tanto él como el buen obispo Vadell han quedado sorprendidos por la oposición a su proyecto, no alcanzando a entender la resistencia y el revuelo que se ha producido. Ninguno de los dos es tonto: si analizan y dialogan con aquellos sectores afectados comprenderán los motivos que aducen. Pero existe otro motivo todavía más fundamental: el futuro diocesano y la incorporación a su gobierno de aquellas realidades más activas. Tal como está concebido el plan parroquial se va a prescindir de ellas y estas seguirán su rumbo al margen del arzobispado. Será la puntilla para el manido espíritu diocesano. Medítelo Sr. Cardenal y no nos sea maño en este tema. 

 

Oriolt 

28 comentarios:

  1. El texto del escrito va en el idioma propio de Cataluña en desde el siglo XIV. Ese detalle deja claro unas cuantas cosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. L'idioma propi de Catalunya és el català. La castellanització de determinades zones és del segle passat amb els allaus immigratoris procedents de regions espanyoles.
      Ara bé, tothom és lliure de creure's les pròpies mentides.

      Eliminar
    2. A ver si lo Pillan: en Bellvitge los tres párrocos a favor del referéndum. Como sus ovejas …. O no? En la iglesia lo De la Iglesia. Y en el idioma de los fieles. Yo no quiero que nadie se quede sin, ni en catalán. Ni en español ni en inglés o tagalo.

      Eliminar
    3. El idioma propio de Catalunya es es latin, en sus versiones, castellana, occitana. occidental o catalan de TV·3 oriental o catalan del LO. Solo los totalitarios indignos de llamarse cristianos dicen "la llengua del nostre pais" imaginario, lean y estudien a un gran sacerdote de Cristo. mossen Alcover, su gran diccionario Catalá, Valencia Balear, ninguneado por los nazionalistas es la realidad, como lo es los miles de sermones en ESPAÑOL pagados por los gremios catalanes en las festividades religiosas hasta el siglo XX, cuando empezó lo de la raza superior o racismo protestante

      Eliminar
    4. El idioma propio de Cataluña es el que hablan la mayoría de sus habitantes y eso está claro, es el castellano. Comprendo que desde una óptica identitaria y fascista, se intente imponer el segundo idioma para conseguir transformar de forma artificial la sociedad en la que vivimos. Esta ingeniería social no se está aplicando solo con el catalán, sino en otros temas mas escabrosos. Creo que el acercamiento de una parte del clero catalán, la mas envejecida, al catalanismo ya ha tenido sus resultados. Ahora toca despolitizar la Iglesia, ver cual es la realidad sociológica del catolicismo catalán y dejar que entre aire fresco.

      Eliminar
    5. Totalmente de acuerdo con el Sr. Quim Marcos.

      Aquí algunos se creen que han descubierto la SOPA DE AJO!!!

      Eliminar
    6. Datos oficiales de la Generalitat de Cataluña (2018)
      Lengua de identificación:
      - Castellano: 46,6 %
      - Catalá: 36,3 %
      - Castellano y Catalán: 6,9 %
      - Árabe: 1,8 %

      Eliminar
  2. Esto no es "moco de pavo". Si no escuchan a los fieles, que simplemente están pidiendo lo básico en una comunidad parroquial, quedan claras las intenciones de la jerarquía eclesiástica. Así pues, pedimos al clero fiel al Señor se posicione, con el pueblo de Dios o quien "ellos ya saben.." No hay más tiempo, necesitamos sacerdotes Fieles. Protegemos Señor, acógenos Madre de Dios.

    ResponderEliminar
  3. El sacerdote sólo es imprescindible para misa y confesiones y estas "confesiones" pueden establecerse antes de Pascua y antes de Navidad. En una parroquia pequeña de barrio que los fieles exijan confesarse semanalmente no es cristiano porque supone que la gente de misa peca mortalmente frecuente y asociar pecado mortal con asistir a misa frecuente resulta surrealista. Creo que muchos parroquianos quieren curas al estilo de mayordomos que les sirvan el café para ahorrarse el esfuerzo espiritual de prepararse el "café" ellos mismos sin el ordenado de turno. EF.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudas cosas más divertidas escribe usted. Evidentemente que en una parroquia pequeña, mediana o grande los fieles, sean de misa frecuente o no, pueden exigir confesión semanal o frecuente. Uno: no sólo existe el pecado mortal y es de alma sensible el purificar el alma (y rectificar la intención) con frecuencia... setenta veces siete si hace falta. Para eso están los curas, para administrar los sacramentos. Dos: ¿quién es usted para decir quién peca o no mortalmente? Si un alma quiere y necesita confesión frecuente, no se le puede negar. El ejemplo del mayordomo está muy bien traído, porque el oficio del mayordomo es el de servir (es lo que tiene ser mayordomo), de la misma forma que el oficio de un cura es servir a las almas y a Dios (y estar disponible para administrar los sacramentos, es lo que tiene ser cura). Entiendo que pone lo de mayordomo como un ejemplo para buscar la exageración y la caricatura, pero le sale el tiro por la culata: si un sacerdote no está al servicio del rebaño que tiene encomendado, mal vamos, para eso que se dedique a otra cosa. Me encontré una vez a un cura que no me quiso confesar porque no acudí en las dos o tres horas semanales que a él le venían bien... su parroquia era de todo menos alegre,joven y vibrante. En cambio ahora en esa misma parroquia se confiesa con frecuencia: el cambio en la alegría y vida de la parroquia se palpa! Qué bien hacen los sacerdotes entregados y que han comprendido su misión, y qué daño hacen los que están acomodados haciendo no se sabe qué. Espero que usted no sea sacerdote...

      Eliminar
  4. Concilios galos e hispanos: sinodalidad8 de junio de 2021, 3:06

    "Dicen que Omella se ha mostrado muy encrespado ante esta rebelión de parroquianos. Tanto él como el buen obispo Vadell han quedado sorprendidos por la oposición a su proyecto, no alcanzando a entender la resistencia y el revuelo que se ha producido. Ninguno de los dos es tonto: si analizan y dialogan con aquellos sectores afectados comprenderán los motivos que aducen. Pero existe otro motivo todavía más fundamental: el futuro diocesano y la incorporación a su gobierno de aquellas realidades más activas. Tal como está concebido el plan parroquial se va a prescindir de ellas y estas seguirán su rumbo al margen del arzobispado. Será la puntilla para el manido espíritu diocesano. Medítelo Sr. Cardenal y no nos sea maño en este tema."

    España es un país donde se hicieron los famosos 18 Concilios de Toledo entre el 397 y el 702 d.C, celebrándose 27 concilios de diferentes tipos entre el 589 al 711 d.C., mientras que en la Galia hubieron 77 concilios regionales entre el 314 y el 680 d.C. Pero los concilios de Toledo fueron únicos en la Cristiandad, porque eran concilios políticos y eclesiásticos, con la participación del rey, y participaban obispos, presbíteros, diáconos y laicos. O sea, que tenemos 1.700 años de experiencia conciliar y sinodal: entre España y Galia, más de 100 concilios en 400 años, y encima, desde el mismo tardoimperio romano.

    Es evidente que si se trata de una materia con objeto grave que afecta a todos los fieles, como son trastocar a todas las 204 parroquias, y perjudicar a todos los párrocos (o los elimina o los sobrecarga) y de rebote a todos los fieles, esto debe obligatoriamente de pasar por la sinodalidad, como es costumbre tradicional e histórica en la Iglesia (1.700 años): el consensus populi de la comunidad del Pueblo de Dios, que es la sinodalidad, donde se informa transparentemente y se debate, delibera y decide sobre la agrupación de parroquias, quedando la última decisión final en manos del obispo.

    ...

    "Puede que muchos sacerdotes se llenen la boca con sus consejos parroquiales, sus consejos de economía, su Cáritas parroquial o sus relaciones con asociaciones del barrio. Pero resulta que los fieles lo que desean es rezar y tener la iglesia abierta para ello. Y luego el culto y la actividad sacramental."

    Esto es cierto, e indica el profundo divorcio existente entre el clericato y los fieles. El nacional-progresismo, desde 1971 con la entrada de Jubany, se significó en el uso de la parroquia como fortín-búnker desde donde lanzar ataques políticos (alojó a sindicatos y partidos de izquierda, y en un monasterio, hasta ETA), ufanándose de justicia social, y luego como plataforma de nacionalización y normalización lingüística de la Agenda 2000 de Pujol.

    Pero a los fieles nos es indiferente toda esta frenética actividad político-social del rector. No vemos a Cáritas, ni los consejos o asociaciones, sólo vemos altares y confesionarios vacíos y vaciados de unción espiritual y de presencia paternal del rector, en donde pedir una entrevista al rector, o verlo, es más complicado que pedir una audiencia papal. ¿Dónde están los párrocos? En algunos sitios, presentes, pero en demasiados y durante demasiado tiempo, escondidos en sus salones de conspiraciones.

    Por eso me extraña la reacción de Omella de estar encrespado, enfurecido, irritado y agitado. ¿Pero dónde se cree que está?. La Iglesia es sinodal, donde se practica la sinodalidad, y no es clerical, no es una Iglesia donde un petit comité de tres nombrados por el obispo, y sin realizar ningún tipo de consulta al Pueblo de Dios ni conocer cuál es la situación real de cada una de las 204 parroquias, hace en sinrazón un irracional mapa de agrupaciones parroquiales.

    Además, ha de participar proactivamente el próximo arzobispo, que será el ¡¡¡ejecutor del plan!!! No puede ser que en el Imperio Romano y en el Reino Visigodo haya más sinodalidad que en el siglo XXI, lo piensas y es risible: vamos como los cangrejos, hacia atrás.

    ResponderEliminar
  5. Escrito en castellano y centrado en la misión de la Iglesia: prolongar en la historia la Muerte y Resurrección de Cristo por nuestros pecados. Ni más ni menos. Una lección de teología y de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y porqué el escrito no lo escriben en Català, Castellano y Inglés.
      Un católico trilingüe mejor que un monolingüe.
      La igualdad de oportunidades es cuanto más sepas, más viajes, más formación tengas, más abierta la mente.
      Quién nunca sale de España, quién nunca ha visto y oido otra cultura y lengua es una persona más empobrecida culturalmente y mentalmente.
      Es curioso que los que siempre hablan de bilingüismo son siempre los monolingües y en una lengua claro esta.
      Por eso mis sobrinos que van actualmente a una escuela pública me dan mucha alegria cuando veo que se manejan tan bien en las tres lenguas. Con sus padres, amigos, vecinos, y en el esplai de la parroquia.
      No tengo ninguna duda que cuando busquen trabajo lo tendran más facil que si solo hablaran, comprendieran y escribieran solo castellano.
      Por cierto yo soy bilingüe y estoy en contra de esta reforma del Cardenal Omella, documento realizado por unas personas que al menos dos no saben, ni conocen la gestión y animación de una Parroquia, el otro tiene una ideologia determinada. No entiendo tanta prisa, todo tan mal planificado,...
      Rezo por los buenos sacerdotes que los hay en Barcelona, por los laicos con responsabilidades, para que todo este desproposito no los desanime.
      Por favor no destruyan lo que funciona, y arreglen lo que no funciona.

      Eliminar
    2. Ya estamos otra vez con la necedad del "si es en castellano, está mejor; si solo catalán, entonces KK".

      Eliminar
    3. Doncs si és en castellà ja no el firmo.

      Eliminar
    4. Lo del idioma es curiosísimo. Si está en español, el cardenal lo entenderá, que es de lo que se trata, así como de que el contenido sea el justo. El que por estar en español no quiera firmarlo, el que afirma que la lengua "propia" de Cataluña es el catalán y no el español, el que pretende un documento trilingüe también en inglés (!!!)... ¿en qué mundo viven? ¿Hadta dónde puede llegar su miopía provinciana? ¿Por qué se niegan a usar el sentido común y a ver que de lo que aquí se habla no tiene nada que ver con esas abstrusas discusiones sobre nacionalismo lingüístico? ¿Tan poco les importa el problema del cierre de parroquias que si la petición está en español no quieren saber nada de ella? Vivimos en un mundo desquiciado, pero ningún lugar en Europa es tan surrealista como Cataluña.

      Eliminar
  6. La redacción en el primer párrafo (texto de la foto) es mejorable.
    Pero en el segundo, el "no toque las parroquias que están vivas" es demoledora para el arzobispado.

    ResponderEliminar
  7. Aplaudo como todo cristiano esta iniciativa, las parroquias están al servicio de los fieles, queremos 4 o 6 misas diarias, confesionarios siempre abiertos, sacramentales, adoraciones al Santísimo y Bendiciones con EL, rezos del rosario, que predique el evangelio, meditaciones, oraciones, saludos al Sagrario al transitar cerca, acordarse del altar donde aconteció la transubstantacion....... y que los curas del pruces se larguen a predicarlo a las cabras y ovejas de Tractoria donde balan en catalan.
    En fin una Iglesia CATOLICA no de la cubana y del churro amarillo. Sr Arzobispo en sus manos esta el ser o no ser (como ya no es la de Gerona y otras) su diócesis, no olvide que es su alma inmortal la que esta en juego y con ello su condenación eterna.

    ResponderEliminar
  8. Ya hace décadas que la jerarquía católica catalana (nacionalista, progresista, comunista, independentista, postmodernista...) se ha distanciado del pueblo fiel y de la realidad popular. No es nada nuevo.

    ResponderEliminar
  9. Pepe Abella: perdone que le diga... pero ¿ usted de verdad cree que el cardenal teme por su alma inmortal y su posible condenación eterna?.Yo creo que NO.El debe creer que ya está salvado....¡todo un cardenal de la santa iglesia romana!.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo con el José Abella y con el Sr Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar
  11. Quejarse no sirve de nada y encubre el fracaso de la opción -esas parroquias no se volverán a abrir nunca más- y la responsabilidad de cada uno, porque la misión no solo es responsabilidad de los curas, sino de todo bautizado.

    Y no hay que irse al África tropical o a las junglas de Borneo con los caníbales:

    Basta empezar con uno mismo, con la familia y con los amigos.
    En la comodidad de tu sala de estar.

    Esto no quita exigir responsabilidades de este desastre y exigir que se vayan y dejen el cargo, la paga y el coche oficial a alguien más capaz y que viva la santidad.

    Por cierto: tener hijos, ahijados y nietos trae una obligación grave de transmitir la fe.

    ResponderEliminar
  12. Me llega que en el Tibidabo se va a prescindir de la adoración perpetua. Agradeceré información

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería una gran desgracia para Barcelona.

      Eliminar
  13. Esto de que el alto clero se meta con cosas que no le tocan queda fatal.

    Yo les diría : ZAPATERO A TUS ZAPATOS.

    O: A TI, QUIÉN TE HA DADO VELA EN ÉSTE ENTIERRO?????

    ResponderEliminar
  14. No cerrar las iglesias, que la gente pueda entrar a rezar. Allí se respira un amiente tranquilo que invita a la oración. Por otra parte, hoy existen mecanismos para cerrar la puerta de la iglesia a distancia, con el móvil incluso (Portes Pensí). Muy útil para las parroquias de pueblos pequeños o medianos.

    ResponderEliminar