martes, 12 de enero de 2021

Rezar más para erradicar el Coronavirus

 

Este miércoles se celebra en la basílica de la Virgen de la Merced la Santa Misa para pedir al Señor a través de la intercesión de su Santa Madre, bajo su advocación de patrona de Barcelona, que seamos librados de la pandemia que está azotando nuestras vidas y que se está llevando a muchos de nuestros hermanos.

Sorprende que esta celebración se organice desde una entidad cristiana laical como es E-cristians, y que no cuente con el apoyo institucional de ningún estamento de nuestra diócesis. Es muy triste ver como parece que nuestros pastores y en general todo el clero, que tendría que ir al frente de este tipo de iniciativas brille por su ausencia, porque no es que se hayan organizado otros actos parecidos y este es uno más, sino que nos encontramos ante una preocupante ausencia de este tipo de celebraciones en nuestra diócesis y por lo general en el resto de la catolicidad.

Huesca se encomienda al Cristo de los Milagros
Da la sensación de que esto ya no se lleva, que pedir para que se acabe este calvario es cosa del pasado, de nuestros ancestros incultos y con la fe del carbonero que se encomendaban a Dios cuando venían pestes y pandemias. Ahora parece que nos tenemos que encomendar a nuestros científicos, a nuestros sanitarios e incluso a nuestros gobernantes antes que al Todopoderoso.

Creo que lo explica muy bien el presidente de E-Cristians, Josep Miró i Ardèvol en la carta en que se convoca entre otras cosas, a esta Eucaristía: "Es posible que durante toda esta crisis no se haya hecho evidente que el cristianismo es también la respuesta. Quizás ha faltado un discurso pastoral y teológico, una práctica religiosa generalizada que mostrara la fe como refugio y respuesta. Hay que dar la vuelta a esta situación. En toda la historia cristiana, las grandes pandemias han servido para revitalizar la fe. Y esta no tiene por qué ser una excepción"

Nuestro simpático y dicharachero arzobispo no para de recordarnos que tenemos que cumplir las normas sanitarias e incluso en algún momento ha ido más allá de ellas, imponiendo severas restricciones en los derechos de los fieles (que no eran obligatorias gubernamentalmente hablando), incluso pidió perdón por si alguien se había sentido ofendido por la beatificación de Joan Roig Diggle, cuando se cumplieron estrictamente todas las normas de la Generalitat.

Misa por los difuntos por el COVID

Pero desde los mandamases de nuestra Iglesia (y Don Juan José es de los más altos dirigentes), parece que se confía poco en la Providencia, que falta Fe. Como si la resolución de esta crisis sanitaria sólo dependiera de que seamos buenos niños, cumplamos con las normas y así saldremos de ésta. Se pide a Dios por los difuntos de la pandemia (primera celebración polémica en la Sagrada Familia para la Generalitat), por los que se quedan sin trabajo como consecuencia de la crisis económica que se ha producido (a veces por causa de medidas mal tomadas por parte de los gobiernos), por los sanitarios, por los gobernantes... Pero no pedimos a Dios directamente para que nos libre de tan mal trago.

Con todo esto que estoy diciendo no quiero parecer ni mucho menos un negacionista, ni un ingenuo que piensa que por el simple hecho de ser creyentes somos inmunes al virus. O que defienda que nos pasemos las normas sanitarias por el forro porque Dios nos protegerá. O un suicida que no toma medidas de protección y piensa que si Dios quiere que se muera pues que lo acepta sin ningún problema.

Tenemos que ser buenos ciudadanos y hermanos de nuestros hermanos, tenemos que ser conscientes de la virulencia y agresividad de un virus que mata y rompe vidas y familias. Tenemos que dar ejemplo y cumplir las normas, aunque algunas nos revienten. Pero por encima de todo eso TENEMOS QUE TENER FE, y en algunos momentos esa Fe se ve poco o nada. Menos mal que desde E-Cristians nos lo han recordado y nos han invitado a esta Eucaristía en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced.

Antoninus Pius

21 comentarios:

  1. Goyo
    Absolutamente de acuerdo con su exposición señor Antonius. Desde el principio de esta desgraciada pandemia, que tantas vidas se está llevando, he pensado que es triste que los mandamases de nuestra Iglesia católica no instaran a hacer celebraciones-rogativas pidiendo la ayuda de nuestro Señor, para conseguir superar la triste y desgraciada situación en que nos encontramos. La conclusión a la que llego, es que a todos nos falta Fe y nos estamos alejando de los principios religiosos que nos enseñaron y que practicábamos. Recemos más y hagamos actos de contrición. Que Dios tenga misericordia de nosotros pecadores.

    ResponderEliminar
  2. Una Iglesia en descomposición (i)13 de enero de 2021, 2:16

    "Este miércoles se celebra en la basílica de la Virgen de la Merced la Santa Misa para pedir al Señor a través de la intercesión de su Santa Madre, bajo su advocación de patrona de Barcelona, que seamos librados de la pandemia que está azotando nuestras vidas y que se está llevando a muchos de nuestros hermanos.

    Sorprende que esta celebración se organice desde una entidad cristiana laical como es E-cristians, y que no cuente con el apoyo institucional de ningún estamento de nuestra diócesis. Es muy triste ver como parece que nuestros pastores y en general todo el clero, que tendría que ir al frente de este tipo de iniciativas brille por su ausencia, porque no es que se hayan organizado otros actos parecidos y este es uno más, sino que nos encontramos ante una preocupante ausencia de este tipo de celebraciones en nuestra diócesis y por lo general en el resto de la catolicidad."

    Es una simple falta de Fé dentro de la misma Iglesia Católica. No hay más explicación.

    Aunque no se puede hacer un tratado canónico, en donde se diga qué es munus, ministerium y officium del Papa, del obispo, etc., se puede decir que todo bautizado por el agua (vida de Dios, lava el pecado), aceite crismal (el Espíritu Santo nos hace soldados de Dios), aceite catecumenal (lucha contra el pecado), luz (luz de Cristo) y vestido blanco (pureza del alma) y confirmado (7 dones y carismas del Espíritu Santo) es un sacerdote, profeta y rey, un sacerdote bautismal o común, teniendo una función dentro de la Iglesia doméstica (familia) de santificar, enseñar y gobernar.

    Si es clérigo debe ser ordenado como diácono, presbítero u obispo, y será un sacerdote ministerial o jerárquico. Sacerdotes común y ministerial participan ambos del Sacerdocio Único, Santo y Eterno de Jesucristo, el cual es lo suficientemente rico como para desplegarse en multitud de aspectos: clérigos (diáconos, presbíteros, obispos, arzobispos), religiosos, monjes, eremitas, congregaciones, órdenes menores, ministerios no ordenados, laicos que toman o no promesas, casados, todo ello fundamentado en las simples palabras de Jesús en Marcos 2: "Sequere me" (Sígueme), y por ello, es un Alter Christus (un otro Cristo) según el modo de vida que tenga.

    ...

    Se puede decir que el católico comparte estos estos aspectos de Jesús, que simplemente, se basan en su vida pública:

    1. Anunciar el Evangelio (loquendo)
    2. Gobernar o agendo (la Iglesia doméstica, la Iglesia particular...)
    3. Orar (orando)
    4. Sufrir (patiendo)

    Orar y sufrir corresponde a la Pasión, Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, que va desde la Oración del Huerto de Getsemaní, a todos sus sufrimientos, incluido el silencio ante Herodes y la renuncia a evangelizar al Pueblo, gobernar sus 12 Discípulos y hacer milagros y exorcismos (enviar legiones de ángeles, bajarse de la cruz, expulsar el demonio de Judas), e incluye todo, como el juicio bufo, los latigazos, ver la traición de Judas, el dolor de su Madre, la dispersión de sus discípulos, la agonía de cargar y ser clavado en la Cruz, hasta la última oración: "Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu".

    Pero se olvida, en esta Iglesia protestantizada, modernista y racionalista, de otras dos funciones, que corresponden a la vida taumatúrgica de la vida pública de Jesús:

    5. Milagros
    6. Exorcismos


    La taumatúrgia de los milagros y exorcismos están íntimamente unidos a la función loquendo (anunciar el Evangelio) derivada del mandato misionero:

    Evangelio según San Marcos, Capítulo 16, 15-18:

    - Id por todo el mundo y anunciad el Evangelio a toda la creación.
    El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.
    Y estos PRODIGIOS acompañarán a los que crean:
    1º. arrojarán a los demonios en mi Nombre (exorcismos)
    2º. hablarán nuevas lenguas
    3º. podrán tomar a las serpientes con sus manos
    4º. si beben un veneno mortal no les hará ningún daño
    5º. impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán (4 milagros)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hacía tiempo que no nos hablaba de exorcismos! Ya los echábamos de menos.

      Eliminar
    2. Lea el Evangelio de San Marcos, están casi en cada capítulo... hay para jartarse...

      Eliminar
    3. Hay que recomendar que el que lo tenga, lleve a la rotativa el escapulario de NS de la Merced.

      Es un acto de fe, de confianza y de lealtad que anuncia ante todos un compromiso y una vocación.

      Eliminar
  3. Una Iglesia a regenerar (ii)13 de enero de 2021, 2:17

    Y con ello, con la vida taumatúrgica de Jesús (milagros y exorcismos) enlazamos con la actual pandemia: es un castigo de Dios ante los graves y reiterados pecados personales y sociales/estructurales del mundo, como lo fue la crisis del 2009. Junto al castigo físico de la pandemia por los pecados, está el castigo moral del neomarxismo (pérdida de la democracia y los derechos humanos), el postmodernismo con su cultura de la muerte y el asesinato legal (aborto, eutanasia), el relativismo moral con su estela destructiva de la ideología de género, identidad e inclusividad, más finalmente la tiranía e ineficacia de los Estados y las Multinacionales.

    Es lógico y natural que unos obispos y sacerdotes protestantes, racionalistas y materialistas, politizados y postmodernos, nieguen el poder taumatúrgico de la oración de intercesión por parte del Pueblo hacia Dios, a través de la Misa Sacrificial oficiada por los sacerdotes ministeriales, para detener tanto la pandemia como los males sociales, políticos, económicos y culturales (e incluso los terremotos, maremotos, incendios, tempestades, pestes y plagas, como hizo San Antonio María Claret como obispo en Cuba). Eso sería reconocer muchas cosas que tales consagrados NUNCA JAMÁS están dispuestos a reconocer: el pecado mortal, el castigo divino en la tierra de los pecados, la Misa como Sacrifico, Oración y Exorcismo y no sólo como banquete-juerga, el demonio, la tentación, la posesión y las infestaciones del demonio sobre el mundo, el exorcismo simple y ritual, la providencia todopoderosa, omnisciente, omnipotente, omnipresente y omnibenévola de Dios, la necesidad absoluta de cumplir íntegramente sus Mandamientos para ser felices, el perdón de los pecados en la culpa y la pena, las indulgencias, el Purgatorio y el Infierno... es la canción eterna que se ha ido diciendo por parte de Germinans, y tiene sus orígenes historiográficos ya sabidos y conocidos.

    Los castigos de Dios por los pecados del mundo se apoya en la profecía de Fátima, y hay que recordar que entre 1914-20 no sólo hubo la I Guerra Mundial (17 millones de muertos, 20 millones de heridos), sino la terrible pandemia de la Gripe española (50 millones de fallecidos, desconocido los millones con secuelas) del que el Covid no es nada:

    — Visteis el INFIERNO a donde van las almas de los pobres pecadores; para salvarlas, Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si se hace lo que os voy a decir, se salvarán muchas almas y tendrán paz. La GUERRA (IGM) pronto terminará. Pero si no dejaren de ofender a Dios, en el pontificado de Pío XI comenzará otra peor (IIGM causada por Hitler). Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a CASTIGAR AL MUNDO por sus crímenes, por medio de la GUERRA, del HAMBRE y de las PERSECUCIONES a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus ERRORES por el mundo, promoviendo GUERRAS Y PERSECUCIONES a la Iglesia. Los buenos serán MARTIRIZADOS y el Santo Padre tendrá mucho que SUFRIR; varias naciones serán ANIQUILADAS. Por fin mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia, que se convertirá, y será concedido al mundo ALGÚN TIEMPO DE PAZ.

    ResponderEliminar
  4. Una Iglesia renovada (iii)13 de enero de 2021, 2:17

    Los remedios espirituales son muchos y variados, y expondré algunos:

    1. La Misa votiva, entre ellas, contra las enfermedades o la Pro Defensione ab hostibus (contra los enemigos de la Iglesia)

    2. Todas las oraciones, incluidas las devociones populares y las oraciones y consagraciones procedentes de las revelaciones privadas de Jesús y la Virgen reconocidas por la misma Iglesia, como Fátima

    3. Exorcismos de los Ritos de 1614/1952 y 1998/2004

    4. Los tres exorcismos de León XIII:

    a) EXORCISMO DE LEÓN XIII 1890: Exorcismus in satanam et angelos apostaticos iussu Leonis XIII P. M. editus

    b) RITUAL ROMANO 1614/1952: la posterior adaptación Del Ritual Romano en las diversas ediciones del siglo XX: Capítulo III, "Exorcismus in satanam et angelos apostaticos";

    c) RITUAL EXORCISMOS 1998/2004: la posterior redacción en "De exorcismis et supplicationibus quibusdam", Apéndice I, "Supplicatio et exorcismus qui adhiberi possunt in peculiaribus adiunctis Ecclesiae"

    vivificantem.blogspot.com

    5. El arrepentimiento y la conversión personal y social de los pecados. Como ejemplo, lo que Benedicto XIV recomendó a la Iglesia de Irlanda por los pecados contra sextum hacia menores en el 2010:

    - confesión, misa, adoración eucarística, reconocimiento público de los pecados, devociones... en especial, el punto 14: "Quiero proponeros, además, algunas medidas concretas para afrontar la situación".

    www.vatican.va/content/benedict-xvi/es/letters/2010/documents/hf_ben-xvi_let_20100319_church-ireland.html

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de de acuerdo.

    Si a la Iglesia le quitas Rogativas y demás HECHOS SOBRENATURALES, solo quedan personas disfrazadas de diferentes colores pidiendo dinero y poca cosa mas!

    ResponderEliminar
  6. En este mundo de física determinista, más enraizada en el subconsciente común que una física cuántica, indeterminista, nos cuesta mucho creer en la suspensión de las leyes de la naturaleza, que eso son los milagros.

    Sobre los milagros tiene un capítulo extenso uno de los primeros tratados sobre la relación entre ciencia y fe, los "Approches d´une théologie de la science", del físico dominico Dominique Dubarle (Les Editions du Cerf, París). Resulta de lectura obligada para los que ponen en cuestión las rogativas y sus diversas manifestaciones.

    La fe no va contra la ciencia. El Dios de la fe es el mismo que el Dios del saber humano, de la ciencia, y éste no puede estar en contradicción consigo mismo. Lo que ocurre es que ni tenemos ciencia ni tenemos fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro que cita está bien, pero tiene casi sesenta años. Le recomiendo lea a Riaudel, por si no lo conoce.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el Sr Valderas Gallardo.

      Eso, eso, DONDE ESTÁ LA FE?!

      Eliminar
  7. Invito a todos los lectores de esta página a que asistan a la celebración de la Santa Misa de esta tarde. Cuanto más seamos, más “fuerza” hacemos. Un cordial saludo. P. Fermin Delgado, OM, rector de la Basílica

    ResponderEliminar
  8. Los comentario, de opiniones diversas y respetables, debería ser más breves. Parece que algunos pretenden "hacer un segundo o tercer artículo", pontificando de su 2 escuela personal" muy respetable pero creo no es comentario....es párrafo articulado..tema a veces diferente. No sé.

    ResponderEliminar
  9. Se Antoninus.

    Usted dice que tenemos que tener fe...

    ¿Y temor de Dios?

    Hemos olvidado o los curas nos han hecho olvidar que todos hemos de morir y que existe un premio y un castigo.

    Si temiesemos la justicia de Dios, otro gallo cantaria.

    ResponderEliminar
  10. Me alegré muchísimo de que se convocara a los fieles para rezar los miércoles en la iglesia de la Mercè. Iniciativa laica y apoyada por el párroco. Es una gran noticia. La frase popular "Dios proveerá" dice suficiente sobre la confianza de muchos en la Providencia. Como decía anteayer mosén Francesc Espinar, otras pandemias acabaron insospechadamente, al cabo de uno o dos años; por qué no puede suceder así con esta? Pero es indispensable rogar, rogar con fe. En el Evangelio, una imagen poética muy potente de la fe es la de creer que un árbol pueda desplantarse de su sitio y plantarse en el mar. El milagro del final de la película "Ordet" ("La palabra"), de Dreyer, no me canso de verlo: pero claro, se produce porque la fe es, por decirlo así, la fe de un "loco" (Johannes) unida a la fe de un niño (en este caso una niña).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo 21:33 ¡claro que muchas epidemias han desaparecido en dos o tres años!;eso es cierto,pero no lo es menos,que muchas otras aún siguen con nosotros.¿cómo saber que esta es de las que desaparecerán?.De momento no hay forma de saberlo,ergo...lo más sensato, prudente,moral etc,es seguir manteniendo -en lo posible-todas las normas higienicas/sanitarias . También creo,honestamente,que es lo más cristiano.Los hospitales están ya colapsados,y desgraciadamente, no ha llegado lo peor.
      Por otra parte, suponiendo que esta pandemia se extinguiera por si misma en dos o tres años,¿ a qué precio? ¿cuantas personas fallecerian hasta entonces?.Esto es algo que nos tenemos que plantear y obrar en consecuencia. Saludos

      Eliminar
    2. No he escrito nada en contra de todas las medidas higiénico-sanitarias ni por supuesto tampoco contra la vacunación. Me limito a comentar el escrito acerca de esta convocatoria a la oración de los fieles porque doy por sobreentendido que cualquiera en sus cabales trata de vivir estos meses como se debe según los consejos médicos y gubernativos.

      Eliminar
  11. Cuando la masonería se opone a estas prácticas es que sabe que funcionan.

    El diablo huye del agua bendita.

    ResponderEliminar
  12. Usted dice que recemos a la Virgen de la Merced para que nos libre de la pandemia.

    La función de patrón\ patrona es la protección mediante la intersección a sus patrocinados, en este caso los barceloneses.

    Pero ¿no es mejor para el alma pedir a la Virgen que nos ayude a cumplir la voluntad de Dios, cualquiera que sea esta?

    (esto es lo que rezamos en el Padre Nuestro: "hágase tu voluntad en la tierra y en el cielo" )

    Porque el que esto no nos guste, no significa que nos tenga que gustar, ni que hayamos sido creados para vivir nuestros caprichos,

    Al mismo tiempo, la religión ayuda a que nuestras relaciones con los demás y con uno mismo sean más acordes con lo que el mismo Jesús ordeno.

    Como el Santo Job, el Señor me lo dio y el Señor me los quitó: ¡"alabado sea el Señor"!

    ResponderEliminar