domingo, 15 de noviembre de 2020

Criterio moral contra una antropología devastadora

C:\Users\usuario\Desktop\doctrina_iglesia.png

 

Es muy posible que algunos de los lectores recuerden cuantas veces he hecho hincapié en uno de los déficits de los que en su formación intelectual ha adolecido el clero, muy especialmente en nuestras latitudes. Y no solo en las generaciones contemporáneas, ya que el mal viene de lejos. Es difícil encontrar sacerdotes que ya sea en el Seminario o en tiempos más recientes en sus respectivas Facultades de estudios eclesiásticos, hayan recibido una formación adecuada, firme y sólida en Doctrina Social de la Iglesia. Para la mayoría, apenas unos temas dentro de la preceptiva asignatura de Moral y poco más. Sin profundización o especialización alguna. Esta, entre algunas otras razones, ha sido una de las causas que hicieron posible un paulatino y a veces subrepticio abrazo al marxismo como ideología que les capacitaba para una respuesta, a su entender coherente, a los problemas que se iban encontrando respecto a la cuestión social. Ciertamente un posicionamiento similar requiere grandes habilidades acrobáticas; y en los casos extremos sólo se explica en virtud de una cara dura formidable. El hecho cierto es que en los tres últimos cuartos de siglo, hemos visto cómo una parte muy significativa del clero profesaba el comunismo como si la Iglesia no fuera capaz de diseñar un mejor código doctrinal para afrontar los problemas sociales. 

 

 

En tiempos de hipercapitalismo y paradójicamente de nuevos estatalismos, es urgente devolver la voz a la Doctrina social católica, inspirada por León XIII (Rerum Novarum, 1891), Pío XI (Quadragesimo Anno, 1931) y más recientemente por Juan Pablo II, con las encíclicas Sollicitudo Rei Socialis (1987) y Centesimus Annus (1991). Este ejercicio de formación, para algunos de reciclaje, puede  ser un buen antídoto para los tiempos actuales contra una lectura distorsionada, muy cerca de la colectivista, del instituto de propiedad privada, en este caso sí, en línea con la doctrina del derecho  natural. 

 

Haciendo una síntesis aunque sea superficial, de algunas de las características del capitalismo contemporáneo, descubrimos una novedad con respecto a tiempos pretéritos: las monstruosas concentraciones de capital y el aumento desenfrenado de los monopolios. Frente a estas prácticas, la Doctrina social de la Iglesia, en su comprensión de la justicia distributiva, sostiene que hay que defender la propiedad privada en la medida de lo posible: pero distribuyéndola siempre entre el mayor número posible de personas y de actores sociales. Una doctrina que se opone frontalmente a la monstruosa concentración de esa propiedad en el capitalismo salvaje y en los monopolios. 

 

En un mundo en el que la creciente acumulación de riqueza y poder en manos de unos pocos se convierte en norma, la doctrina católica defiende que la propiedad -del hogar, de la tierra, de los "medios de producción"- es un poderoso elemento del crecimiento personal y comunitario; y que existe la responsabilidad cívica de expandir (distribuir) tanto como sea posible.

 

Siempre ha habido numerosos intentos de desfigurar, distorsionar y denigrar el pensamiento social de la Iglesia. No es infrecuente encontrar a muchos intelectuales que aún hoy en día ataquen a la Iglesia con aquella típica representación falsa de un catolicismo a la defensiva ante la cuestión social. Ellos, con una suficiencia irritante, a menudo han descrito la justicia distributiva que la Iglesia defiende, como una doctrina económica insatisfactoria. La respuesta a ese ataque es obvia: la Iglesia no ha pretendido jamás convertirse en un sistema económico (como lo es el comunismo que tantos hombres de Iglesia han abrazado como si del Evangelio se tratase). Más bien, siempre apoyada por el pensamiento tradicional, ha elaborado algunas directrices para una organización económica basada en la distribución de la propiedad privada: a diferencia de la concentración monopolística en la que se basa el capitalismo, y del capitalismo de Estado en que se basa el comunismo.

 

C:\Users\usuario\Desktop\descarrega.jpg

En una palabra, la Iglesia se esfuerza por devolver a los católicos y a todos los hombres de buena voluntad un criterio mental y moral cristiano, haciendo hincapié en que el capitalismo, ya sea el de los individuos y de las grandes corporaciones, ya sea el del Estado, "crea una atmósfera y forma una mentalidad" (cada una con su personalidad diferenciada); es decir, no sólo organiza la economía, sino que impone una agenda antropológica devastadora. Algunos, para distorsionar las intenciones del pensamiento de la Iglesia, dicen que las propuestas de la Iglesia tienen como objetivo combatir el capitalismo y el comunismo de la misma manera. Eso no es del todo cierto. Si nos fijamos con detenimiento, advertiremos que a menudo los que más gritan contra el comunismo son las mismas personas que aplauden las calamidades que el capitalismo nos ha traído. 

 

Hemos de tomar conciencia del error histórico que muchos católicos, por combatir el comunismo, han cometido en la defensa del capitalismo. Puesto que ambas doctrinas económicas están comprometidas por igual en el diseño de una civilización centralizada, impersonal y de un solo tono, capaz de destruir toda resistencia humana. No debemos cansarnos de proclamar que a menudo el capitalismo ha hecho todo lo que el socialismo amenazaba con hacer. También debemos atrevernos a señalar que los "placeres permisivos" ofrecidos por el capitalismo, corrompen mucho más que los ofrecidos por el socialismo. El tiempo lo ha demostrado: sin duda el comunismo ha matado más cuerpos que el capitalismo, pero no ha destruido  tantas almas.

 

El capitalismo, que finalmente adquiere la forma de productivismo, no es sólo una mecánica económica nefasta, que obliga a la gente a comprar lo que no quiere, y a producirlo tan precariamente que el producto queda fuera de juego en poquísimo tiempo, generando así el deseo de comprar de nuevo para así mantener la producción. Es la modernísima forma de mantener la basura en rápida circulación, y a todo el género humano con sus vidas uncidas a esa noria. El diseño es genuinamente esclavista en ambas fórmulas de capitalismo: el auténtico motor de tanto trabajo es la voluntad del que paga, movida a su vez por la feroz competencia entre los amos. Una competencia que adquiere dimensiones universales cuando son los dos capitalismos rivales los que se empeñan en hacerse con el dominio de todos los países del mundo.  

 

C:\Users\usuario\Desktop\Justicia-Distributiva.jpg

Pero el consumismo no es el peor mal posible. El oscuro mal capitalista (el de ambos signos) es su antropología destructiva que, para lograr sus objetivos, necesita disolver las comunidades humanas, forzándolas a la pobreza y la emigración y al mismo tiempo interrumpiendo espiritualmente su vida moral y desmantelando las estructuras que la sustentan, empezando por la familia. El capitalismo y el antinatalismo son dos caras de la misma moneda, ya que el capitalismo necesita estimular todas las formas de "religión erótica" que previenen u obstaculizan la fertilidad. Una obra de destrucción que se perfecciona en el aborto y culmina en la eutanasia.

 

Esta obra inexorable de destrucción antropológica se desarrolla astutamente, a través de coartadas emocionales y máscaras humanitarias, presentándose como un defensor de los movimientos e ideologías sociales que afectan su propósito primario: crecimiento, monopolio y dominación. Interesante y profético es también el desvelo "consumista" del subjetivismo propenso al nacimiento. Vamos a citar el perfil de razonabilidad: los nacimientos se impiden porque la gente quiere ser libre para viajar o para comprar un coche, una tele, un móvil de última generación. Lo más indignante es que estos usan la palabra libre, cuando con cada uno de estos actos están encadenados al sistema más servil y mecánico que ha sido tolerado por los hombres. El neoliberalismo es un sistema servil y mecánico que no se limita a la organización de la economía, sino que es sobre todo un inmenso sistema operativo de ingeniería social que destruye a las comunidades humanas.

 

C:\Users\usuario\Desktop\family-1466262_960_720-960x640.jpg

El capitalismo y el comunismo son hijos de la misma cultura materialista y jacobina. Nuestras generaciones han sido educadas en dicotomías obsoletas, crudas y maníacas, levadura de pasiones sectarias que resultan ser la mejor manera de mantener cautivos a los pueblos en la cueva platónica. Existe una íntima comunión entre el capitalismo y el comunismo, que comparten una realidad, el estado servil, en el que una masa de individuos sin libertad ni propiedad trabajan en beneficio de una plutocracia (o burocracia, en el caso comunista) que monopoliza todos los bienes. De esta manera, bajo el pretexto democrático, se generan dos clases de hombres: una primera clase, muy minoritaria, en posesión de los medios de producción; y una segunda, la gran masa, carente de libertad económica o política, cada vez más animalizada, a la que se garantiza la satisfacción de ciertas necesidades vitales, con la adición de nuevos "derechos" íntimos que la hacen estéril, además de algunas drogas “espirituales” -desde series de televisión hasta la eutanasia- para hacer más llevadero el tedio de vivir.

 

Hay dos formas de combatir el capitalismo: negar la propiedad privada, mediante el establecimiento del comunismo; o promover la distribución justa y más amplia posible de la propiedad. Curiosamente, el capitalismo rechaza el segundo modelo, haciendo creer a las masas agrietadas que es inaplicable, por lo que siempre termina aliado con el colectivismo. ¿Y eso por qué? Porque sabe que cualquier reforma inspirada en los socialistas termina produciendo una sociedad en la que los propietarios siguen siendo pocos y en la que las masas prefieren incluso la más mínima seguridad económica a cambio de servidumbre. La distribución de la propiedad, por otra parte, es inaceptable para el capitalismo; sus defensores son sistemáticamente demonizados tanto por los partidarios del capitalismo como por la izquierda progresista, que pretende apoyar el comunismo, pero tiene la tarea de dirigir a los rebaños humanos hacia las redes  del estado servil.

 

Como podemos constatar en la España de los últimos tiempos, la izquierda progresista se  adapta plenamente a la sociedad capitalista degenerada que pretende reemplazar: trabaja con los mismos métodos e instrumentos que el capitalismo; habla y piensa en los mismos términos; cultiva y exacerba las mismas apetencias, las mismas ambiciones y resentimientos. Tanto unos como otros ridiculizan como anticuadas y quiméricas las antiguas virtudes cristianas. 

 

Hoy en día, en las nuevas circunstancias sociales y económicas que se van perfilando, parece nacer una nueva masa de desposeídos que aplaude con gratitud al demagogo que les proporcione la alimentación. Quizá sin darse cuenta de que va asimilando aquella servidumbre o esclavitud que fue el fundamento social antes de la llegada de la fe cristiana, principio del que esta fe la ha emancipado lentamente, y al que regresa naturalmente con su declive.

 

C:\Users\usuario\Desktop\maxresdefault.jpgLos católicos tenemos la obligación de actuar en nombre de la razonabilidad y el sentido común y abogar por el renacimiento de los "cuerpos intermedios", es decir, de las diversas funciones y estructuras sociales en las que la vida humana tiene lugar concretamente, junto con la primacía de la familia natural fundada en el matrimonio. 

 

El hombre tiene unas necesidades que provienen del corazón, en una palabra, que expresan la unión inseparable del cuerpo, el espíritu y el “alma” de la persona humana. 

 

Sólo la ignorancia puede explicar que muchos hombres de Iglesia no vuelvan a poner en el centro de su pensamiento y su acción a la Doctrina social de la Iglesia. Especialmente en una época en que es más virulento que nunca el ataque del capitalismo globalista, aliado con el marxismo derrotado económicamente, pero vencedor en el campo metacultural. ¡Ojalá no sea esta etapa de profunda convulsión, una oportunidad perdida!

 

Mn. Francesc M. Espinar Comas 

Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

23 comentarios:

  1. Desde mi punto de vista, querido mosén, el documento clave de la doctrina social de la Iglesia es la Mater et Magistra de Juan XXIII. Desde el punto de vista moral, moral social, estuvo bajo la lupa de Ottaviani y en su redacción intervino de manera sobresaliente el dominico Utz, que era profesor en la Universidad suiza de Friburgo. Utz tiene un tratado publicado en español por Herder. En esa encíclica se insiste en el valor social de la propiedad y de la riqueza, en el
    principio de subsidariedad.
    Entre la economía dirigida, marxista, de los socialistas de todo pelo, desde la socialdemocracia hasta el comunismo, y la libertad de mercado no existe un tertium quid. Lo que ocurre es que a la libertad de mercado hay que ponerle una serie de regulaciones para que la libertad de mercado no sea la ley de la selva, con reyes leones (concentración de la riqueza en pocas manos) o sin ella. Una buena ley de impuestos es la mejor forma de justicia distributiva.

    En estos asuntos, cada uno habla de la feria según le va en ella. En buena medida, el dinero público se va por el sumidero de los políticos. Un dinero recabado en impuestos que, en teoría tendría que ir a infraestructuras, educación, sanidad y estructura del estado (policía, ejército, etcétera). ¿No es profundamenta injusto que un presidente de la Generalidad se retire con un latisueldo, secretaria, chófer, oficina, coche y otras gabelas usque ad mortem? ¿No es profundamente injusto que el gobierno de la nación tenga ministros de sobra con su ejército de secretarios, subsecretarios, directores generales, asesores, muchos de ellos sin preparación? Es un dineral que se va por el sumidero.

    Cada uno habla de la feria según le va en ella, repito. Desde los ventipocos años me tocó asumir responsabilidades empresariales, llegando a la culminación al frente de la compañía en el último decenio de mi vida laboral. Como toda empresa, se busca el lucro y el rendimiento de la misma para los inversores y accionistas. No es Cáritas. Tiene que crear un producto competitivo, lo que requiere unos profesionales muy preparados. El mercado está abierto para todos. Y debe competirse con calidad, reducción de costes, bajada de precios, etcétera. Dentro del cumplimiento de las normas no hay nada inmoral en ello. Lo inmoral es que el estado no prepare con una buena ley de educación a los ciudadanos para que se superen. Y puedan subir en la escala social. No hay que pisar a nadie en el camino. Lo inmoral es que el estado ponga al frente de sus estamentos a amigos, conocidos y otros asociados sin formación con un sueldazo que pagamos todos y que se detrae del fin al que debería estar ordenado. O no pagar impuestos, con estrategias inmorales, como las de esos ministros --un montón de ellos en el gobierno-- que han eludido sus obligaciones fiscales. Lo inmoral es detraer de la justicia distributiva lo que le pertenece a una comunidad por unos votos de otra comunidad. Esos comportamientos son más corrosivos que los mantras de capitalismo salvaje, explotador, etcétera.

    Así como existe la obligación empresarial de tener reservado el dinero entrega por el comprador de un servicio o producto hasta que se extinga el contrato, sé de muchos que reservan también la cantidad de dinero de indemnizaciones en el caso de que la empresa haga agua. Lo que pasa es que eso no suele aparecer en los periódicos. Como tampoco aparece, por lo común, la desidia de los políticos a la hora de velar por la recepción del dinero que el Estado debe a familias en ERE, ingreso mínimo vital, etcétera. Muchos de ustedes habrán oido del abandono de los autónomos, pregunten si Pujol, Montilla o Torra han dejado de cobrar su sueldazo de retirados. Eso es inmoral.

    A veces nos perdemos en grandes palabras rimbombantes, cuando la vida, la justicia, la moral es mucho más mostrenca y a ras de suelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha olvidado Maragall, Mas, Puigdemont...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con el sr.valderas Gallardo.

      La mejor encíclica fue Syllabus errorum y Cuanta Cura.
      De ahí vienen todos los males.

      Y algún VIRUS, POR SUPUESTO!!

      Eliminar
    3. 13:42, debe usted precisar y escribir correctamente el nombre de estas dos encíclicas del Papa Pio IX publicadas el 8 de diciembre de 1864.
      - Syllabus complectens praecipuos nostrae aetatis errores.
      - Quanta cura.
      A veces "los males" vienen de la ignorancia.

      Eliminar
    4. Syllabus no es ninguna encíclica, aunque esté de acuerdo con el gran pensador Valderas Gallardo.

      Eliminar
  2. Sabrá que el llamado "distributismo", que difundian católicos apologistas ingleses como Chesterton y Belloc, intenta aplicar la doctrina social de la Iglesia a la economia.

    La cooperativa Mondragón, creada por un sacerdote católico, se basa en esta idea.

    En la misma línea Schumacher, con "lo pequeño es hermoso" y los admoniciones de los economistas de que son las pymes y no las grandes empresas las que crean más puestos de trabajo y las que mejor y más rápidamente se adaptan a los cambios.

    Ahora, la Iglesia no debe promover ningún tipo de sistema económico, como no debe de promover ningún tipo de medicina, ni de cultivo, ni de arte...

    No sólo es que esa no es su misión, sino que fracasaria siempre, como fracasó el comunismo; y no tenemos ni idea con qué fuerza religiosa multitudes -y de burgueses intelectuales - creían en las virtudes de esta "filosofía" "moderna" que impone el odio, la envidia, el resentimiento, el asesinato y que llevó a la ruina moral y económica y a la muerte directa de 100.000.000 de personas. Estableciendo la prometida dictadura de la cual nadie pudo escapar.

    Nunca hubo nada así en la historia de la humanidaf. Ni Atila que arrasó Occidente ni las hordas mongolas que arrasaron Oriente.

    No está mal para la ideología que se presentaba así misma como el método "científico" para traer la paz y el progreso intelectual y material a las "masas".

    Volviendo a la doctrina social de la Iglesia, parece que Franco ordenó montar en la Abadía de la Santa Cruz en Madrid un Centro de Estudios Sociales donde se reunían catedráticos y economistas para aplicar la doctrina social de la Iglesia; cuyas sus conclusiones eran enviadas a los diferentes ministerios para que fueran aplicados a través de la legislación y de políticas sectoriales determinadas.

    No tengo ni idea de si funcionó bien o mal; pero si que fue un ministro de la UCD la que ordenó cerrarlo.

    La política de desindustrialización y subvenciones de Felipe González junto con su promoción de la especulación del suelo fueron la puntilla para destruirlo todo.

    Luego vino el neoliberalista (???)Aznar para terminar de vender en almoneda lo que quedaba.

    Veremos que queda cuando pase la epidemia china.

    De todos modos, si la Iglesia no puede ni debe meterse en camisas de once varas con la economia, si que debe, porque es su mision, establecer las obligaciones que tiene el individuo en sus relaciones con los demas, sean clientes, socios y trabajadores, y con Dios.

    De ese comportamiento individual saldrá necesariamente un sistema económico y una sociedad más justos.

    Pero no más justos porque se implementa la ideología socialista: robar a unos para que otros puedan gastar igual que los robados a cambio del voto, sino más justos porque se hace la voluntad de Dios.

    ResponderEliminar
  3. Toda una generación o varias de Españoles que nos formamos en colegios religiosos desde pqueños hasta el Preu y despues en la Universidad , nunca se nos explicó ni estudiamos la doctina social de la Iglesia, se nos instruía y debíamos examinarnos de F.E.N.
    Por lo que se dice en el artículo en los semiarios poco se profundizó en la doctrina social de la Iglesia.
    Si la Iglesia de los años 40/50/60 y mediados de los 70 hizo dejación de funciones dejando que los formacion social estuviera en manos de la política ¿podemos pedir peras al olmo ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los institutos públicos de finales de los 60, la asignatura del Religión en Preuniversitario era "Doctrina social de la Iglesia", de la que guardo un magnífico recuerdo.

      Eliminar
    2. Nada de eso. FEN era considerada una asignatura maría y por tanto exenta de examen

      Eliminar
    3. El FEN no se daba en Preu, se daba en el Bachillerato Elemental!

      Eliminar
    4. Y la política de esta época que usted señala era totalmente franquista ¿no? O sea que el mal viene de muy lejos...

      Eliminar
    5. Anónimo de 6:53

      La política era totalmente "franquista", como debía ser.

      ¿O debía ser marxista? ¿Capitalista?

      Era una dictadura de Franco.

      (aunque en puridad nunca ha habido ideología "franquista" , que nunca ha existido, sino la propia de un Estado agrícola mediterráneo, esto es, conservadora, paternalista y católica)

      Ahora, ¿esa política le beneficiaba o le perjudicaba a usted?

      ¿Le perjudicó o beneficio a Cataluña?

      Todos los Ministros de Comercio de Franco eran catalanes (y todos los de Industria, vascos), además de que durante el desarrollismo hubo un ministro especial extra catalan.

      Esto era para asegurar que nada perjudicara a la industria catalana (y vasca), necesarias para modernizar el pais.

      Los obreros estaban protegidos por los ministros de Trabajo (todos de Falange), derechos laborales que los "demócratas" Felipe González y Aznar se encargaron de dinamitar.

      Es cierto que buena parte de las medidas eran copiadas (la Seguridad Social la copia Girón de Velasco, ministro falangista, de Gran Bretaña (socialista) ).

      Muchas no habrán funcionado o no cumplieron su objetivo.
      Otras, sí.

      Y ahora dice usted que "el mal viene muy lejos" ...

      Ya tenemos más años de democracia que de dictadura y todos podemos decir que esto es una estafa que nos está costando muy cara y que va a acabar destruyendo el país.

      Porque partimos siempre de algún sitio, no de las fantasías mentales de un ocioso.

      Franco fue captado, convencido y pagado por industriales catalanes regionalistas.

      No para destruir Cataluña, sino para salvarla de la barbarie.

      Por cierto, que cuando usted pille la paga extra de verano (del 18 de Julio) y la de Navidad sepa que eso no existe en otros países, como Gran Bretaña (afortunadamente ese ministro franquista no copió todo); y que cuando se jubile, recuerde que esa paga de jubilación (con 2 pagas extra franquistas) la puso Franco; y no existe en la mayor parte del mundo.

      Pedro Sánchez está demonizando a Franco (podría ser Felipe II o Napoleón, porque da igual) para manipular a todos y ganar elecciones sin un programa electoral racional y posible.

      Franco está muerto, pero usted no; no se que va a sacar usted de toda esta tomadura de pelo tan peligrosa y tan antidemocrática.

      La manipulación no es democrática y que los diputados los haya puesto a dedo el líder y todos estemos obligados a pagar el funcionamiento de los partidos políticos, aunque sean tu enemigo jurado, tampoco es democrático (y no existe en los países serios)

      El mal como ve viene de aquí cerca.

      Eliminar
    6. ¿No tuvo usted clases obligatorias de religion?

      Creo recordar que mi padre tuvo clases obligatorias de religión incluso en la Universidad.

      Eliminar
  4. Ciudadanos y bien común (1)16 de noviembre de 2020, 2:28

    "bajo el pretexto democrático, se generan dos clases de hombres: una primera clase, muy minoritaria, en posesión de los medios de producción [añado: e información y conocimiento, saber es poder]; y una segunda, la gran masa, carente de libertad económica o política, cada vez más animalizada, a la que se garantiza la satisfacción de ciertas necesidades vitales, con la adición de nuevos "derechos" íntimos que la hacen estéril, además de algunas drogas “espirituales” -desde series de televisión hasta la eutanasia- para hacer más llevadero el tedio de vivir."


    Me propongo enviar una propuesta económica urgente para una crisis pandémica, según ciertos debates que han habido entre expertos:


    1. A una situación anormal de ingresos, debe de corresponder una justa situación de corrección compensatoria en los gastos (impuestos, banca, consumibles)

    2. Proporcionar urgentísimamente unos ingresos a todos los ciudadanos para la próxima campaña comercial navideña

    3. Rebaja de los gastos de la administración y del sector público no esencial para la situación de crisis pandémica

    4. Que las farmacias puedan realizar las pruebas de detección de la epidemia

    .........

    - Al punto 1: es evidente que una situación anormal de ingresos ES INJUSTO que continúe una situación normal de gastos, así como así, como si no pasara nada: impuestos y seguridad social, créditos, hipotecas y préstamos bancarios, seguros privados, consumibles de agua, gas y electricidad, telefonía y telecomunicación


    - Al punto 2: muchos autónomos, PYMES y propietarios de viviendas y locales de negocio, si no hay ingresos derivados de la campaña navideña, implicará que entre el 31 de diciembre del 2020 y el 31 de enero del 2021, se pueda generar un impago masivo general de gastos públicos y privados de todo tipo, por lo que puede causar un colapso económico-financiero general en España: el Estado (gobierno central, regionales y municipios), la banca, los autónomos, las PYMES, los comercios y los propietarios inmobiliarios, y de rebote, sobre el Estado del bienestar: Seguridad Social, hospitales y ambulatorios, pensionistas de todo tipo por jubilación, minusvalías, discapacidades, dependientes, subsidio de paro, subvenciones, créditos del ICO, avales y seguros públicos...


    - Al punto 3: hay que rebajar todos los sueldos de los políticos y sus asesores (gobiernos central, regionales y municipales), y la suspensión o rebaja de la financiación del sector público no necesario ante esta situación de emergencia pandémica, como RTVE, CIS...


    - Al punto 4: España cuenta con la red de farmacias comunitarias más grande de Europa: a 2019, son 74.043 farmacéuticos colegiados y 22.071 farmacias, con 2.117 habitantes por farmacia, la mejor red más próxima y cercana al ciudadano de toda Europa. Además, deberían de haber otros lugares para hacer las pruebas de COVID: puertos, aeropuertos, carreteras y ciudades para ciudadanos que están de tránsito, ambulatorios, hospitales, juzgados, mercados, escuelas, centros de deportes, gimnasia o piscinas, grandes centros comerciales... En Alemania, que considera España como una zona de alto riesgo, un español podría entrar en ella si dispusiera de un certificado negativo de COVID que no tenga más de 48 horas.

    ResponderEliminar
  5. Ciudadanos y bien común (2)16 de noviembre de 2020, 2:28

    La situación es gravísima, de potencial colapso generalizado, pero aún hay tiempo para movilizarse con medidas gubernamentales multinivel. La campaña de navidad suele durar entre 30 a 50 días, dependiendo de si un año es bueno o malo, y si ésta fracasa, las consecuencias pueden ser nunca vistas.

    Oigo a economistas, autónomos, profesionales, empresarios, propietarios inmobiliarios, etc. que ven que si la campaña de navidad no provee de suficientes recursos, entrarán en suspensión de pagos empresarial y familiar entre el 31 de diciembre del 2020 y el 31 de enero del 2021. Y los efectos económicos en cadena pueden ser de rápida recesión en cadena: embargos de cuentas corrientes y bienes, quiebras empresariales, paro por falta de contratos...

    Hay que luchar por revertir esta situación catastrófica dentro de nuestros límites personales: no observo ninguna solución ni en las cámaras de comercios y de la propiedad urbana, gremios y asociaciones de consumidores, autónomos, comerciantes y empresarios de todo tipo, partidos políticos, sindicatos, prensa, radio y televisión, ninguna estructura de la sociedad civil.

    Veo cómo habrá un tremendo choque de dos trenes de alta velocidad:

    - uno de políticos de todo tipo por su incompetencia e incapacidad por cualquier motivo (negligencia, dolo, conspiración, estupidez, ineptitud),

    - y de otro lado, el tren de los ciudadanos y la sociedad civil (asociaciones de empresarios, PYMES, comerciantes), todos acurrucados en sus asientos, sin decir nada, pensando en aguantar como sea, sumido en una mezcla de tantsemenfotisme, la indiferencia, la ignorancia, el partidismo, la pasividad, el miedo.

    ......

    Este enlace tiene las medidas económico-financieras que ha adoptado Austria, un país de 8,8 millones de habitantes, algo más que Cataluña, pero muchísimo más eficiente porque hay una clase política y una sociedad civil más competente y capacitada:

    Las medidas son multinivel: proporcionar a los bares y restaurantes el 80% de los ingresos del último noviembre de 2019, paquetes de avales, créditos, préstamos, tributarios, cotizaciones de seguridad social, ayudas de emergencia, rebajas o retrasos en los pagos de créditos, préstamos e hipotecas bancarias...

    Teniendo en cuenta la población de Austria, España sólo debería de multiplicar por 5 el tamaño de las ayudas, y Cataluña, tener el mismo monto de ayudas que Austria ¿por qué no lo hacen? ¿por qué la ciudadanía no exige más a sus políticos?.

    oesterreich.ahk.de/newsroom/coronavirus-unternehmen
    Traductor: www.deepl.com/es/translator

    .....

    Hoy se han leído las lecturas de los talentos. Tres personas reciben 5, 2 y 1 talentos, y cuando viene el dueño, el de 5 da 10, el de 2 da 4, pero el de 1 sólo da 1 talento, y el amo le reprocha que ni siquiera lo ha puesto en el banco para que dé intereses.

    Lo mismo sucede con los talentos del ciudadano. Estos están en la Constitución, y son el derecho de petición individual y colectiva dirigido a todos los políticos, además de usar de los derechos constitucionales a la reunión, manifestación, asociación, acceso a la justicia, proponer leyes, votar a otros partidos más responsables...

    Una buena manera es contactar con los diputados de las provincias de Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona. Les cuentan su realidad personal, familiar, laboral y social, y les piden medidas urgentes. Hasta pueden contactar por teléfono con ustedes... Para saber los diputados de cada provincia catalana:

    www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Diputados/DipCircuns/ComAutCat

    Algunos diputados no tienen correo electrónico, pero sí redes sociales, entonces hay una vía, por ejemplo dirigiéndo el correo electrónico a su nombre por conducto de su partido:

    Grupo parlamentario PSOE: socialistascongreso@gps.congreso.es
    Sede PP Cataluña: gerentppc@pp.es
    www.voxespana.es/vox-grupo-parlamentario/contacto-grupo-parlamentario

    ResponderEliminar
  6. La nueva antropología no es devastadora, es aniquiladora. Un reciente vídeo, entre otros, con subtítulos en español del abogado Giuliani, que defiende a Trump, con graves acusaciones de fraude masivo del partido demócrata como nunca se había dado en los EEUU y quizás en el mundo. Bienvenidos a Usazuela y Cubausa... y además, con la participación de la prensa ultraliberal del mundo, que en España, son todos: SER, COPE, La Vanguardia, El País, El Mundo, RTVE, A3, T5, la Secta, la Cuadra...

    www.youtube.com/watch?v=numIM2AfXME

    Una cosa que no explican es que el candidato se sabrá, posiblemente, en el plazo legal, el 14 de diciembre, cuando se elijan los compromisarios.

    Ahora Trump está en la fase de impugnación, y dicen que en 1-2 semanas presentará las pruebas de mayor importancia. Y digo posiblemente, pues Trump no reconocerá nunca jamás la victoria de Biden, y parece que usará dos vías: que los tribunales supremos estatales y federal anulen votos fraudulentos de Biden, o si falla, tomará la vía del estado de emergencia nacional, justificado por un ataque electoral grave y esencial de potencias extranjeras contra la seguridad nacional, que implicó la falsificación de la voluntad general expresada en elecciones libres y transparentes, lo que lo hará presidente reelecto. Pero todo eso ya se verá. Emoción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día 14 de diciembre decide el Tribunal Supremo, a favor de Biden o Trump, en el aspecto jurídico-legal electoral, para que luego el colegio electoral determine el presidente que jurará el cargo el 20 de enero. Dicen algunos analistas que la posibilidad de que gane Trump es del 50%.

      Pero en realidad hay diversas variantes de esta vía normal y ordinaria.

      Una de ellas es la Orden Ejecutiva de Trump del 12 de septiembre del 2018, "Sobre la imposición de ciertas sanciones en caso de interferencia extranjera en una elección de los EEUU".

      Como las máquinas, programas, servidores, empresas e inversores electorales están realizadas en el extrajero, tal orden ejecutiva puede intervenir las elecciones, y en consecuencia, al final, Trump puede decidir:

      - suspender todas las elecciones
      - suspender parte de las elecciones
      - no suspender las elecciones
      - suspender votos nulos

      para proteger la veraz formación de la voluntad nacional expresada en elecciones libres y transparentes.

      Pero para Trump la cosa está clara: él ha ganado irrefutablemente, y no reconoce para nada la fraudulenta victoria de Biden.

      Ello implica que si se confirma el fraude electoral y la victoria de Trump, sin duda algunas empresas y países van a sufrir muy graves consecuencias, incluso en bolsa e incluso en su propia supervivencia como tales:

      - las empresas de Syllicon Valley
      - gigantes tecnológicos
      - empresas de redes sociales
      - empresas de comunicación
      - China, Cuba y Venezuela

      Es decir, que puede haber una revolución en bolsa para empresas que son conocidas por todos, puede haber un antes y un después.

      Eliminar
  7. El pasado domingo dia15 me encontré algo inaudito en la basílica de la Inmaculada Concepció del c/Aragó. Yo voy expresamente en el metro desde ciutat Vella porque en la iglesia de mi barrio y en la Catedral me niegan la comunion en la boca y en la Basílica del carrer Aragó no. Pues, como decia, en la Concepció al terminar la donación de las Ostias a consagradas a los parroquianos dijo el mossén: "Ruego por favor a los que toman la comunion en la boca se pongan los últimos de la fila para no...OFENDER... a los que la toman en la mano puesto que hay dispensa para la comunion en la mano concedida por Pablo VI. La comunión en la boca y de rodillas es la menos ofensiva ya que se hace por adoración y respeto. Cuando comulgo yo estoy absolutamente convencido de que ha habido la transubstanciación. No puedo ofender a nadie que en su mayoria ven en la ostia un símbolo como lo ven los protestantes.

    ResponderEliminar
  8. Día laborable, tarde espléndida de temperatura, la semana pasada. Catedral de Tortosa. Misa de seis (la única en todo el día en este templo): tres personas.

    ResponderEliminar
  9. Los sistemas económicos capitalista o socialista, puros, no existen. Y se olvida que desde la Segunda Guerra Mundial y hasta los años ochenta en Occidente el sistema económico fue el del capitalismo intervenido por el Estado o neokeynesianismo, y que tan buenos resultados produjo. Con la Thatcher y Reagan comenzó su sustitución por el nefasto neoliberalismo económico, cosa que nunca creí ver cuando era joven. Y con el Telón de Acero derribado, hasta los partidos socialistas europeos se han hecho neoliberales, y de ahí su desprestigio, salvo en España qué vamos atrasados.
    Opino que tal transformación no hubiera sido posible sin la pérdida de valores y con ella el creciente individualismo, que lleva aparejado el desprecio por lo social. Mucho se habla de los derechos individuales y muy poco de las obligaciones sociales; mentalidad muy presente en las leyes y jurisprudencia.
    Y mientras tanto, España camino de convertirse en Venezuela. Ausencia de espíritu crítico.
    No se olviden de las encíclicas de Benedicto XVI.
    Un economista anciano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando usted dice que "con Thatcher y Reagan comenzó su sustitución por el nefasto neoliberalismo, cosa que nunca creí ver cuando era joven"... estará hablando de su propia experiencia, claro. Presencial.

      Por eso habla de oídas y no sabe lo que dice.

      Le aseguro que en Gran Bretaña el Estado del Bienestar es mucho mejor que el español (experiencia presencial real) y que lo que hizo esa Primer Ministro fue liberalizar la economia haciendo que está funcionase y dando oportunidades reales de progreso económico y social a los hijos de obreros que ya no tienen que depender de la caridad del político a cambio de votos.

      El Estado del Bienestar o el Estad social sólo funciona si la economía funciona; y la economía del puede funcionar si es capitalista (porque genera el dinero para pagarlo y porque cuanta más gente trabaje, menos habrá que ayudar; y cuanto más valor añadir produzca, más y mejor se puede ayudar a los pobres)

      Esa es la razón por la que los sistemas comunistas no han funcionado nunca ni pueden funcionar; y por eso los obreros siempre viven mal.

      Eliminar
  10. cuesta decirlo, pero estos últimos domingos nos ha tocado el evangelio de "las tontas del aceite" y el "tonto de un solo talento". Y parece que nadie se entera de lo que dice: la virtud humana exige previsión, actividad: antes de dar hay que tener, y para ello laborar y guardar. Aquí nuestros rabadanes, más que pastores, nos predican el ""amor"" el ""desprendimiento"" la ""acogida"" la ""salida"" Y ¿quién conforta a los padres, a los hijos, a los solteros y casados en sus luchas vitales, en su despojamiento de parte de gobernantes (¡por los que rezamos en misa!, en este valle cada vez más de lágrimas?

    ResponderEliminar