miércoles, 29 de julio de 2020

Los galicanistas catalanes

Por Josep Maria Carbonell



Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Quim Torra, los tres, han decidido ya hace tiempo ir a por todas. Y si hay que destruirlo todo en nombre de la independencia de Catalunya, se destruye. Ahora le toca a la Iglesia: la trompeta del ataque ha sonado y los jinetes de la independencia han decidido cabalgar contra los obispos y el propio Papa. El cabeza de turco es ahora el cardenal Omella, mañana será el copríncipe y arzobispo de La Seu, después el arzobispo de Tarragona y seguirán.

Los tres jinetes del futuro apocalipsis destructivo de Catalunya ya hace unos cuantos años que decidieron que la Iglesia ­católica en Catalunya tenía que ser no solo catalana –arraigada en el país, aspecto que comparto–, sino que, además, debía abrazar la causa del independentismo. Puigdemont y Torra, herederos rebeldes del pujolismo, habían aprendido que la Iglesia catalana tenía que seguir siendo suya (convergente) y que convenía mantener, como hacía Jordi Pujol, una presión permanente al servicio de la nacionalización –ahora, independencia– del país. Una buena parte del catolicismo catalán ha votado en los últimos treinta y cinco años a CiU. Pujol era más democristiano que los de Unió Democràtica, pero él sabía que si su coalición quería ser la piedra angular de Catalunya había que abrirse a otros sectores políticos y sociales del país. Mas, fiel discípulo de Pujol, siguió su camino. Puigdemont y Torra lo han hecho, pero esta vez con una visión mucho más instrumental: la Iglesia catalana tiene que convertirse en la Iglesia para la independencia. Y si eso significaba que se debe partir por la mitad –como el país–, pues que se parta. El espíritu galicanista planea sobre Catalunya. Quieren una Iglesia nacional. Ya habían conseguido la Cambra de Comerç, los ateneos populares, los grupos sardanistas, los bastoners, los castellers, las uniones de payeses. Faltaban el Barça, Montserrat, La Caixa y la Iglesia. Los jinetes del apocalipsis hicieron sonar las trompetas.

Se han encontrado, sin embargo, con las reticencias del abad de Montserrat, que no ha querido el uso partidista del santuario nacional de Catalunya. Se han encontrado con un Barça y una Caixa que no quieren tampoco ser instrumentalizados al servicio de las obsesiones de los tres líderes. Y se han encontrado con la inteligencia y el sentido pastoral del cardenal Omella para no jugar tampoco el juego del uso partidista de las instituciones. Omella se ha plantado ante la incompetencia del Gobierno catalán en la gestión de la crisis de la Covid-19 y ante la manipulación institucional del “desgobierno” de la Generalitat.


Si la Iglesia católica francesa fue capaz de sobrevivir las oleadas ga licanistas de los aires previos a la Revolución Francesa y de los posteriores, espero que nuestra Iglesia catalana mantenga su independencia y sepa evitar la manipulación instrumental de unos políticos que han decidido ir a por todas por la independencia. Nuestros obispos, encabezados por el cardenal Omella, conocen muy bien el pluralismo existente en la comunidad católica catalana y saben muy bien, también, que la concreción de todo proyecto político en las democracias forma parte del ámbito estricto de la política.


Es importante que el cardenal Omella, y a su lado los ­obispos catalanes, se planten ante la manipulación y el uso ­partidista de la Iglesia. A lo largo de la his­toria, la Iglesia ha ­vivido muchas situaciones similares y esta es una nueva. Estoy con­vencido de que la Iglesia estará siempre al lado de las per­sonas, sean cata­lanas, ­españolas, marroquíes o ­filipinas, porque para la Iglesia ­primero son las per­sonas, con independencia de sus orígenes, y sus ilusiones, esperanzas, angustias y fatalidades.


La Iglesia católica no es una “iglesia de los pueblos” y todavía menos una “iglesia de los estados”. Es y será siempre una comunidad de personas creyentes que mantienen encendida la antorcha de la fe con mucho arraigo en las comunidades y países pero siempre con un espíritu de catolicidad y, por ello, universal.


*Escrito publicado por Josep Maria Carbonell en "La Vanguardia", el 29 de julio de 2020

30 comentarios:

  1. Fantástico artículo.

    Aunque no comparto lo de "arraigada en el país". Uno, porque Cataluña no es un país como España es un país por mucho que se quiera jugar a la manipulación de las palabras y acepciones. Y lo escribe un catalán.

    Dos, porque si por arraigado se entiende y se utiliza como excusa para sólo promover a un determinado tipo de curas y feligreses (véase el "arraigo" de los monjes en Montserrat con sus ocho apellidos catalanes, o la insistencia porque "volem bisbes catalans") se cae en aquello que precisamente denuncia el artículo. Y la utilización de esta excusa es bastante endémica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sino le gusta arraigado utilice inculturación.

      Eliminar
    2. País no es un término político, es un término geográfico. Viene del latin "pagus", "campo" y en orígen se refería al "territorium" que rodeaba la "urbs" de una "civitas". En catalán y castellano se ha conservado el sentido en expresiones como "rerapaís" o cuando va a comprar jamón "del país" que significa que es un producto de proximidad, elaborado en el país. El concepto de "extensión territorial" se conserva también en el término que usa Carbonell como unidad geográfica, sin que tenga per se valor político. Es un uso antiguo con muchos ejemplos dispares como "País Vasco", "el país de los cátaros", elk tradiconal "país valencià" o la famosa distinció medieval entre el "país d'Oc" y el "país d'Oil".
      El uso como sinónimno de "estado" lo usa el mundo anglosajón en orígen para referirse a las entidades políticas soberanas por una razón muy simple y muy etnocéntrica a sus "regiones" políticas ya se les llama "estados" y necesitaban otro término. "Country" sinónimo de "país" en sus dos acepciones, "estado" y "campo"...
      Ya sé que esto no tiene ninguna importancia en el argumento general de su mensaje, pero el primero en fijarse más en el detallito y menos en el todo ha sido usted... Que debería aplicarse su propia medicina sobre la las palabras y las accepciones... Entiendo perfectament su buena intención, pero si hablamos de la "verdad" como argumento, debemos ceñirnos a ella al máximo, incluídos todos los matices..

      Eliminar
    3. Ha malinterpretado mis palabras. En que se fija en el detallito y hace juicios de valor es usted.

      Me refería al uso de las palabras que hacen los indepes. No al autor del artículo. Digo que muy bien lo escrito, pero por país, los indepes está claro que juegan precisamente con la ambigüedad de la palabra. Y que bajo la palabra arraigo o inculturación cometen muchos atropellos. Y decía que yo soy catalán. Igual tampoco lo he escrito claro.

      Eliminar
  2. Lo leí de buena mañana en La Vanguardia. Una exposición más clara de los hechos es imposible. Es incontestable.
    "Quieren una Iglesia nacional" dice el firmante del artículo. Y me atrevo a añadir, que si no pueden conseguir que el cardenal les otorgue la dicha de contar con una iglesia entregada al logro de la independencia, porfiarán para amordazar, arrinconar y doblegar a toda Iglesia que no bendiga la causa. Analícese esa actual ofensiva/presión/amenaza contra las inmatriculaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué es una Iglesia nacional?

      La Iglesia católica es Universal y protege a los católicos locales (como al resto de sus hijos, excepto los charnegos).

      Estos políticos entienden como "Iglesia nacional" aquella que obedece las órdenes de los políticos.

      (pero no de todos los políticos, sino sólo de aquellos que desde la Revolución Franceses dicen que "hablan" en nombre del Pueblo (???) )

      Pero un político -cualquiera-, nunca promueve la doctrina cristiana, sino sus propios intereses y los de los grupos de presión que tengan poder sobre el.

      En algún momento esos intereses coincidirán con los de Cristo; en muchos otros, no.

      ¿Tiene el sionista multimillonario SOROS los mismos intereses que los de la Iglesia Católica?

      En algunos casos, sí; en muchos otros no.

      Por eso mismo Jesús creó Su Iglesia independiente y nombró Su jerarquía independiente.

      Sin ver ninguna contradicción con el Poder -¡y era extranjero de ocupación-!:

      "Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios".

      Eliminar
  3. Yo no me fio de las palabras de un progre que se hace llamar Católico.
    Bono, el manchego, es otro ejemplo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bono ha usado la religión para hacerse millonario a través del Partido Socialista.

      Pero su gestión no ha sido católica, sino socialista.
      (sus declaraciones públicas son sólo la piel de cordero)

      ¿Su papel en ese avión que se estrelló con tropas españolas ha sido católico?

      No; fue totalmente partidista (para sacar tajada) y totalmente inmoral y por tanto anticatolica.

      Son nuestros actos los que hablan más altos que nuestras palabras.

      Eliminar
    2. Eso de "progre", ¿por quién va?

      Evidentemente, del tenor de su escrito, no va por Bono.

      Pero si la etiqueta de "progre" vale para algo que no sea engaño electoral , no es patente de corso para atacar a la Iglesia católica y descatolizar Cataluña.

      Mejor no caer en su trampa y llamar al pan, pan; y al vino, vino.

      Eliminar
    3. Pues tiene un problema... la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero.

      Eliminar
    4. Los progres aceptan los postulados aborteros y eutanásicos.
      Sean ANATEMA, POR DIOS!

      Eliminar
    5. Bono es el mayor embustero de la historia de España.
      Y encima va de Católico.
      Hace unos años cambio de SEÑORA porque la suya se hizo vieja por otra mas joven.
      Su hijo casado con otro señor y el va y dice que Dios está conforme.
      O una de dos, o tiene contacto directo con Él o es un embustero.
      Yo me quedo con lo segundo.
      A mí personalmente me da asco este personajillo.

      Eliminar
    6. pobre bono... por no saber, no sabe ni hablar con una correcta dicción!

      Eliminar
  4. Tranquils amics meus, aquests tres "personatges" tenen menys futur, a casa nostra, que un caramel a la boca d´un infant...

    ResponderEliminar
  5. No comparto lo de "arraigada" en el país ni esa lista de "catalanes, españoles" que es como si dijera católicos bávaros, alemanes, marroquíes, filipinos.
    Por otro lado, qué se esperaba la jerarquía de las diócesis catalanas y monacales: pero si llevan docenas de años sonriendo al poder unidireccional.
    Recogiendo tempestades.

    ResponderEliminar
  6. Es muy bueno el artículo ¡en hora buena!.
    Se insiste en la separación total de la iglesia respecto de los políticos de turno con sus variadas y distintas concepciones de la sociedad.El cardenal Omella parece, ha estado mucho tiempo (demasiado) vacilante sin querer mojarse y al final ha visto que a veces hay que plantarse ante quien sea y defender lo justo, en este caso el Evangelio de Jesucristo que fue apolítico total.Esperemos que en Cataluña la vida consagrada catalana:monjes, monjas,monasterios,abadías,etc..quieran reconocer y admitir esta realidad tan justa y Cristiana.

    En el resto de España está pasando algo muy similar; hay una Iglesia muy de derechas,que quiere apropiarse de TODO LO SAGRADO porque argumentan: los demás son rojos,republicanos y gente de mal vivir....y la Iglesia (C.Episcopal) está tragando,tolerando incomprensiblemente, hasta el punto de que se están poniendo banderas españolas en los presbiterios de alguna catedral,basílica etc., junto al sagrario y otras barbaridades.
    Si esto no lo cortan y la Iglesia no se pone --EN SU LUGAR-- ,el que le corresponde, esto acabará con la misma iglesia en España.Porque la Iglesia no es de derechas ni de izquierdas, es EVANGÉLICA e independiente por encima de unos y de otros...La iglesia no es de los políticos,en este sentido es Soberana...Gracias a Dios..¡y menos mal!

    ResponderEliminar
  7. Excelente análisis. Pero Montserrat se resiste ahora a dar el paso final sólo en vistas del resultado del "procés". Por lo menos han acabado por reconocer el fracaso. Otra cuestión es que aún se hallen a tiempo de rectificar.

    ResponderEliminar
  8. La gran tragedia de España y de Catalunya es que no hay políticos con talla, y con preparación actualmente.
    Cuesta de creer que el PP, en el PSOE, JxC, ERC, Comuns,...no haya políticos más preparados que Casado, Sánchez, Torra,Rufian,Colau,...
    Pero la política y los políticos son un claro reflejo de nuestra sociedad y de sus actuales valores.
    Porqué claro a estos políticos los votan ciudadanos/as de carne y hueso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está probado científicamente que votamos a los que creemos que son como nosotros.

      (es el mismo principio psico-sociologico por el que damos más limosna al pobre que creemos que es como nosotros)

      Por ello los políticos, sobre todo en Estados Unidos, a pesar de ser millonarios y haberse educado en escuelas y universidades elitistas , se hacen pasar por el "hombre corriente".

      Es decir, que si Puigdemont, Torra, Junqueras...Pedro Sánchez han sido votados, sabiendo todos muy bien como es cada uno y lo que podemos esperar de ellos...

      ...es porque nosotros somos así.

      Necesitamos pues una recatolizacion de la sociedad, con especial atención al cultivo de las virtudes y del perdón.

      Así no podemos seguir, so pena de terminar de destruir el país.

      Nos hemos convertido en una vulgar República bananera, caso único en la Historia de la humanidad. Para atrás, como los cangrejos.

      Eliminar
    2. 9:59, completament d´acord amb vostè.
      Això que tenim, ara, no són politics ni són res...

      Eliminar
    3. 9/59, se deja a usted al Señor Abascal.
      Les pasa delante 40 pueblos por lo menos.
      No generalice, porfa!

      Eliminar
  9. Un católico indignado.
    Más de lo mismo. Y siguen y siguen y seguirán. Qué hartazgo.¿ No pueden dejar tranquila a la Iglesia católica en Catalunya?. No ceda Sr. Cardenal y tendrá el apoyo incondicional de todos lo católicos que no queremos la política dentro de las Parroquias. Fuera de las iglesias cada uno es libre de tener sus ideas políticas y se han respetar y se respetan. Aún vivimos en un país en el que, a pesar de que algunos quieran triturarlo, existe la democracia y la libertad. Que el Espíritu del Señor le ilumine y le dé fuerzas para seguir defendiendo la libertad de nuestra querida Ic sin dejarse amedrentar.

    ResponderEliminar
  10. El Poder quiere más poder.

    Es Ley de vida. En todas partes.

    Y los políticos quieren más poder; la excusa es lo de menos.

    El problema es que ese poder se ejerce siempre y sin excepción contra nosotros, el Pueblo.

    (de ahí la existencia de las Constituciones y de la división de poderes en TODOS los países civilizados)

    Incluso aunque estos 3 inutiles tengan en algún momento razón, en algún momento dejarán de tenerla.

    Darles a estos un cheque en blanco es tan suicida como darles un cheque en blanco, porque lo van a usar y nos van a saquear la cuenta del Banco.

    (y no es un símil: han volatilizado todas las Cajas de Ahorro del Pueblo, que ya no existen)

    Ellos ya tienen una religión; los católicos tienen otra.

    Así de simple.

    (y para muestra un botón:

    Durante estos 40 años de pesadilla, ¿cuántas leyes han aprobado a favor de la doctrina católica?

    ¡¡¡ O !!!

    ¿Cuántas leyes de han aprobado -y financiadas con nuestros impuestos - contra la doctrina católica?

    ¡Todas las que han podido Y las que los masones y los kalergis les han ordenado!

    Y eso que la mayoría de la población catalana es católica, no musulmana, judía o masona...

    Así que eso de obedecer al Poder de los corruptos políticos y sus amos secretos con la excusa que sea, nada de nada.

    Como todos podemos votar y el voto es secreto, que cada uno haga con su voto lo que le informe su inteligencia y le dicte su conciencia.

    Pero hoy como ayer y como siempre, la Iglesia nunca puede dar ningún cheque en blanco a ningún poder.

    Y recuerden todos que los responsables eclesiásticos, como todos nosotros, tendrán que dar cuenta al Amo de la viña de los talentos confiados. También de los cheques en blanco.

    ResponderEliminar
  11. Y los restantes obispos catalanes qué han dicho de este asunto? O se han callado?

    ResponderEliminar
  12. La sombra del gran ladrón Pujol, su padre, él y sus innumerables hijo-as y su madre superiora es alargada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tal de salvar los 4.500 millones de € robados a Cataluña y de no pisar la cárcel son capaces de todo.

      Incluso de dar golpes de Estado.

      Eliminar
    2. Hasta ahora se calcula 3.500 millones; no 4.500 millones de euros.

      No le cargue con más robo de lo que ya ha hecho.

      Y cuando en un juicio contradictorio se fije la cantidad exacta como hechos probados, esa estimación deberá corregirse al alza o a la baja, según proceda.

      Eliminar
  13. No comparto lo de que el Barcelona F.C. se haya distanciado o desmarcado de la tendencia separatista. Basta con ir a la videoteca del Camp Nou y a su fonoteca.

    Otros dos aspectos en los que discrepar:
    1. El artículo no menciona ni de pasada con qué tipo de apoyo se sospecha que tiene el cardenal Omella dentro del episcopado catalán y entre abades y abadesas. Porque hubo comunicados y acciones por ejemplo en torno al 1-0 que fueron entre inanes y proclives al separatismo.

    2. En el texto no se menciona a la Conferencia Episcopal Española, en la que el episcopado catalán se halla inserta. Como si en el resto de diócesis no tuvieran nada que decir ni la jerarquía ni los fieles. Como si las acusaciones de Torra contra Omella fueran de poco calado religioso-político.


    A mí me parece un buen artículo, necesario y muy oportuno dada la rapidez con que se publicó tras los hechos; pero calificarlo de "fantástico" o

    ResponderEliminar
  14. Y en Planelles, que opina de tot aixo???

    ResponderEliminar
  15. ¿Qué es eso de "galicanistas" catalanes?

    Los galicanistas defendían los intereses de las élites locales, en este caso dentro de la religión catolica, frente a otras elites, las de la Curia Romana.

    Esto significa que a veces unos podían tener razon; y a veces otros la podían tener.

    Pero hay que advertir que esas élites locales francesas eran en general hijos o hermanos de élites locales políticas y nobiliarias que querían mantener sus privilegios de clase y las rentas de los beneficios eclesiásticos controlando, en este caso, la religión catolica.

    (dejarían de controlarla cuando los cargos y beneficios dependiesen de un tercero imparcial y superior y no de un local al que se puede influir, como justamente hemos visto todos con el Estado de las Autonomías, que no ha funcionado nada)

    A parte de ejercer con el jansenismo de una especie de quinta columna contra el pretendido "absolutismo" de los Reyes franceses (y a favor de las élites locales) hicieron bajas:

    La expulsión de los jesuitas, que por su selección y entrenamiento formaban las fuerzas de élite de choque del catolicismo contra los protestantes.

    Con su expulsion, los católicos franceses no fueron mejores catolicos, sino que se quedaron sin su protección natural contra los protestantes primero, contra los judíos luego y contra los masones despues.

    Con su expulsión Francia dejó de ser un Estado católico.

    El nacionalismo político y religioso acabó en el golpe de Estado de Versalles, en la República Francesa y en el Terror,

    La masonería pone el Terror como el culmen de la civilización y la plantilla para dar golpes de Estado y hacer revoluciones contra los países catolicos.

    En Francia hubo un verdadero genocidio, no sólo en la Vendee, contra los que no querían el Gobierno asesino de las logias con la excusa de la "libertad", la "igualdad" y la "fraternidad" y arruinó el país durante 20 años....y hoy los católicos franceses siguen sufriendo sus consecuencias:

    Los que a través de las logias se han apoderado del país, en nombre de los "principios republicanos" (?) y del laicismo anticatolico (!!!) se esfuerzan en descatolizar el país y de perseguir a los nativos con una excusa y otra.

    De ahí la colonizado musulmana pagada con los impuestos de los católicos y que obedece al principio "divide et impera" ...

    En fin, todo este exordio es para recordar con hechos -hechos que todos seguimos sufriendo- que nacionalismo y catolicismo casan muy mal.

    Aunque sólo sea porque los políticos, que son los que gobiernan un país, tienen siempre los mismos objetivos: llegar y mantenerse en el poder como sea; y sólo se pueden mantener en el poder si manipulan a la población, que es justamente lo que hemos visto en Cataluña durante 40 años.

    Hoy, si los políticos necesitan manipular al pueblo, forzaran a los curas a decir lo que estimen conveniente, no la doctrina de Cristo; lo que es un engaño al Pueblo y una traición a Dios.

    Es cierto que hoy me podrá beneficiar una tergiversación del Evangelio; pero mañana me podrá perjudicar.

    Y desde luego todo lo que vaya contra el Evangelio irá contra mi salvación.

    Un ejemplo:

    Políticos daneses se han quejado públicamente de que los pastores luteranos, religión oficial de Estado y que dependen administrativamente y económicamente del Estado (de los políticos) como si fuesen una especie de funcionarios, no están a favor de la ideología sodomitica (LGTB); y les recuerdan que están ahí para hacer lo que los políticos les ordenan.

    ¿Y quién controla a los políticos daneses?

    El multimillonario sionista Soros, que no es cristiano y que odia con toda la razón a los cristianos.

    ¿Ves como los políticos no pueden controlar la religión?


    ResponderEliminar