domingo, 26 de julio de 2020

El misterio de Cristo en el tiempo

Majestad de Salardú (Valle de Arán)

CAPITULO III: UN SACRIFICIO, UN PUEBLO, UNA ALIANZA

Con su Palabra, Dios conquistó el corazón de un hombre, Abrahán. Abrahán confiaba en Dios. Prometiéndole una tierra nueva, Dios lo hizo salir de su patria. Le aseguraba que tendría una gran descendencia, y sin embargo no le daba hijos. Cuando ya era muy anciano, finalmente le dio uno. Y un buen día le pidió que le sacrificase ese hijo único. Abrahán se mostró dispuesto a ofrecer ese sacrificio. Con esto se demostraba que la Palabra era capaz de producir en el hombre una generosidad parecida a la de Dios, Y es que Dios ya se había decidido a inmolar a su propio Hijo por la salvación del hombre. Pero para que la generosidad divina salvase, era necesario que fuese suficientemente humana, de modo que el hombre la entendiese y la aceptase y fuese capaz de corresponderle.


Por su descendencia carnal, Abrahán fue hecho padre de un nuevo pueblo. Por el ejemplo de su fe, después sería considerado el patriarca de todos los creyentes, de todos los que confían en Dios.

Hubo una gran hambruna en la tierra y los descendientes de Abrahán se vieron obligados a emigrar a Egipto para encontrar el pan necesario. Se establecieron allí. Pasaron los años y allí en Egipto se fue formando el pueblo de Israel, que reconocía al Dios de Abrahán como único Dios verdadero.


https://lh3.googleusercontent.com/CY5QaRejjnRIQ6gjC5FbbruIq1zsAeAeY3ljE8z_I4FsFHubHyHuK8pHkthTNVj0msa94SgUB4d682F2S8UdKehPcaZZ5ZMeKX95Ibw-D7ofahqaxeQRKhr-ll3ru_2aFAPero llegó un tiempo en que los egipcios lo sometieron a esclavitud. Entonces Dios suscitó un hombre, fiel a la Palabra, Moisés, y lo preparó para que fuese guía de su pueblo. Los opresores no permitían que los hebreos saliesen de Egipto, a conquistar la libertad y una tierra propia. Hizo falta que Dios enviase flagelos para testimoniarles su voluntad. El flagelo más terrible fue el exterminio de los primogénitos: de cada casa moría el hijo mayor, sin que pudiesen determinar con certeza de qué moría.


En las casas de los hebreos, siguiendo las órdenes del Señor, habían matado un cordero. Con la sangre del cordero ponían una señal en la puerta. Por eso los primogénitos de los hebreos eran los únicos que no morían. En memoria de aquel hecho, cada año por aquellas fechas, comían un cordero recordando el “paso del Señor” cuando los sacó de la tierra de Egipto: era la Pascua.


Cuando los hebreos pudieron salir de Egipto, los opresores aún los persiguieron hasta la orilla del mar. Allí Dios abrió las aguas. Pasaron los hebreos. Los egipcios intentaron pasar también pero el mar volvió a su sitio y el agua cubrió a los egipcios. El paso del mar Rojo representaba para el pueblo de Dios un tránsito desde la esclavitud a la vida libre. Sin embargo no les introducía en la Tierra prometida. Era una figura del bautismo cristiano: a través del agua y de la fe, el hombre se salva de sus enemigos espirituales, pero tendrá que conquistar con su vida cristiana la patria de la eternidad.


Los hebreos pasaron cuarenta años en el desierto esperando la entrada en la Tierra Prometida. Conducidos por Moisés, los hebreos llegaron a la montaña del Sinaí. Dios promulgó en aquel paraje su Ley. Dios y su pueblo pactaban. La ley tendría que ser una norma de justicia. Era una manifestación de la rectitud de Dios. No podía salvar por ella misma. No obstante ante esos preceptos el hombre comprendería qué hechos y actitudes lo acercan a Dios y cuales lo separan. Por la experiencia de la ley, el hombre entenderá la salvación como una necesidad de todo su ser. En tanto que norma de justicia la ley procede de Dios, y sus principios se fundan en la justicia divina. A pesar de ello, las expresiones por las que la ley se determina, corresponden a precarias posibilidades de adaptación de los hombres de una época, de un país y de una cultura, con todas las limitaciones que representa tan adaptación.


Cuando Dios establecía la ley, pensaba en la futura comunicación de su Espíritu a los hombres. Remotamente preparaba una nueva alianza, por la que más que proponerse Él mismo como norma de justicia, se daría Él como fuerza espontánea del amor. Después de haber trascurrido cuarenta años en el desierto por fin pudieron entrar en la tierra de Palestina y se constituyeron en reino.


Todo lo que sucedió después vino a demostrar que cuando Dios prometía una tierra y cuando promovía las aspiraciones de aquel pueblo hacia la constitución de un reino, los iba preparando para realidades mucho más altas. A pesar de todas las infidelidades del pueblo de Israel, Dios le conservó la prerrogativa de ser la comunidad étnica y religiosa de la que nacería el Salvador de todos los pueblos.


En esa historia sagrada, entre los hechos contemporáneos de los reyes y pueblos de Judá y de Israel, en medio de las recapitulaciones de las antiguas gestas, los profetas empezaban a ver y a describir la misteriosa figura del Mesías.


Otra misión que aquel pueblo recibe de Dios –inseparable del vivir en expectación del Mesías-  es la precisar y purificar los conceptos de sacerdocio y sacrificio, y en general todas las nociones referentes al culto. 

 

Mn. Francesc M. Espinar Comas

Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet

15 comentarios:

  1. A principios de los años sesenta, asistí a una conferencia que dictó Ives Congar, famoso teólogo a quien Pablo VI hizo cardenal en reconocimiento a su aportación al Concilio. No le entendí apenas. Pero hubo una expresión que martilleaba y que todavía resuena en mis oídos: la foi d´Abraham. En ella, vino a decir, radicaba la fuente de la Vieja Alianza, como supongo añadiría la fe en Cristo Redentor es el quicio de la Nueva. Los israelitas abandonaron la fe cuando se postraron ante el becerro. Un gesto que nosotros repetimos a menudo. Buena lección de antropología cristiana la que usted nos está dando en esta serie de entregas, mosén Francesc.

    ResponderEliminar
  2. Por fin Omella se enfrenta a una consellera de ERC por la Misa de las victimas. Ya era hora que defienda el culto y la libertat religiosa.
    El otro día la consellera de justícia y el vicepresidente Aragonès con las immatriculaciones haciendo demagogia barata.

    https://esglesia.barcelona/notes-premsa/comunicat-de-larquebisbat-de-barcelona-amb-motiu-de-la-celebracio-de-leucaristia-pels-difunts-durant-el-temps-de-confinament/

    ResponderEliminar
  3. ¿Y que creía Omella? ¿Que con sus chistes y su talante dicharachero podría tener de su parte a la Generalitat, o que con sus gracias encandilaría a la vicepresidenta del Gobierno de Madrid, Carmen Calvo? ¡Que no, hombre, que no! Los actuales jerarcas de la Generalitat y los de Madrid piensan de otro modo y a él no lo consideran un interlocutor para nada. Que tome buena nota del tema de las inmatriculaciones. Y una advertencia para incautos: en muchos católicos se ha extendido la idea que el Estado laico es el Estado más conveniente a nuestra sociedad. El inconsciente los delata porque vemos como muchas veces delante del término “laicidad” ponen el adjetivo “sana”. Pretenden distinguir entre Estado laico y Estado laicista: pura trampa. Un Estado laico legislará sin tener en cuenta para nada la ley de Dios y, por tanto, es un Estado laicista. Y actualmente este Estado laico es aceptado sin rechistar por los católicos (excepto una minoría residual de “inadaptados” “retrógrados” “integristas” “carcas”….) y no sólo por los de a pie sino, lo que es gravísimo, por los pastores que deberían velar por el rebaño encomendado. ¿Es que los principios cristianos no deben informar toda la actividad humana incluida la política, la economía, etc. etc.? ¡Qué enorme traición la de los Pastores! Pero recuerda, Omella. ¡Roma no paga traidores!

    ResponderEliminar
  4. Goyo
    Por fin, ciertamente, la actitud y valentía de nuestro cardenal es digna de encomio. Basta ya de doblegarse ante el poder político, que impone su opinión y desvalores a cuantos queremos seguir el camino marcado por nuestro único Salvador Jesucristo. Hay que ser valiente y defender, dentro de la legalidad, nuestros principios y manifestar cuando estamos totalmente en contra de los que nos quieren imponer y faltan el respeto a nuestra Fe. Los que mayor influencia tienen son los cargos relevantes de nuestra Iglesia Católica. Pero todos debemos exponer nuestra oposición antes los actos que van encontra de los principios de nuestra Fe. Verge de Montserrat, pregueu per nosaltres pecadors.

    ResponderEliminar
  5. Torra se considera Católico seguidor de Casaldaliga y demás Ralea.
    Hayyyy....Omella, las orejas del lobo asoman por encima de las torres de Gaudí.
    Al loro!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El odio, el racismo y el supremacismo que Torra tiene y que inspiran sus decisiones políticas son totalmente contrarios al cristianismo.

      Por muy casaldaliga, montserrat y josepep que se diga.

      Obras son amores...

      (seguramente su supremacía es el fruto de un conflicto de inferioridad no resuelto, por lo que no merece condena, sino oración)

      Eliminar
  6. "al cesar lo que es del cesar... a Dios lo que es de Dios..."
    lo dijo Jesús hace más de 2000 años y todavía nadie lo ha entendido!

    ResponderEliminar
  7. Y Turull, al párroco me refiero, que opina de eso???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Donde manda capitán, no manda marinero. Pensara Turull

      De todas formas me da la impresión que en la Curia Diocesana no hay nadie actualmente que conozca a fondo como funciona "internamente" y "externamente" una Administración como la Generalitat de Catalunya, o el Ayuntamiento de Barcelona.

      Como es posible que el sábado no haya una llamada telefónica entre Torra y Omella o entre colaboradores de ambos para no llegar a un enfrentamiento público.
      Yo te denuncio, yo te abro un expediente,... pelea de colegiales. Por favor.
      Ambos estan muy mal asesorados.

      Lo de ERC y su anticlericalismo es conocido. Además ya estan en pre-campaña electoral. Como el nieto de un fundador del PP puede cuestionar la propiedad de la Basílica de la Mercè.

      Sera que Omella entre tanta reunión en Roma y Madrid ya perdio el horizonte de lo que ocurre en Cataluña y en Barcelona.

      Ni con Jubany, Ricard María, y Sistach, de un lado y con Jordi Pujol, Maragall, Montilla, y Mas, de otro lado habiamos visto una cosa igual a las de las immatriculaciones, y lo de la Misa en la Sagrada Familia.

      Recuerdo al Alcalde Pasqual Maragall en el Saló de Cent, dirigiendosé al Cardenal Jubany presente y diciendole que a pesar de algunas diferencias le agradedecia su presencia y la colaboración que el Ajuntamiento y la Iglesia de Barcelona tenian en tantos ambitos.
      No me imagino a la Sra. Colau haciendo algo semejante.

      Eliminar
    2. Usted cree que después del artículo de hoy es necesario hacer comentarios de Omella. Venga ya que poco respecto muestra usted hacia Mossen Espinar. Yo le podría decir a usted que me importa un pito sus opiniones.

      Eliminar
    3. ¿Por qué no se lo preguntas?

      Eliminar
    4. No se lo pregunto porque me queda lejos, en Kms y en ideología.
      A mí no me gusta romper platos, anónimo 20/40.

      Eliminar
  8. Com s’ha arribat a l’enfrontament públic entre Torra i Omella?

    https://www.catalunyareligio.cat/ca/enfrontament-public-torra-omella

    ResponderEliminar
  9. Al comentarista de las 20:09 no hay ninguna falta de respeto a Mn. Espinar.
    Pero usted comprendera que la actualidad informativa manda.
    Una nota de prensa del Arzobispado de Barcelona un Domingo a la tarde.
    Un enfrentamiento público entre la Generalitat de Catalunya y el Arzobispado de Barcelona.
    Son notícia y actualidad informàtiva.
    Prueba de ello es el articulo de hoy del Sr. Oriolt.

    ResponderEliminar
  10. Por supuesto pero no el de Mossen Espinar, esto se ha convertido en el Tablón de anuncios del Instituto, cada uno pone lo que le da la gana, venga o no a cuento con el artículo....

    ResponderEliminar