jueves, 3 de enero de 2019

A la memoria de los jóvenes catalanes del Terç de Montserrat

La semana pasada me llamó Carlos. Él, es uno de esos hombres que aman la historia, con sus luces y sus sombras. De esas personas que conocen su valor, por lo que esconde y por lo que brota. Al vivir en Lleida, me llevó al escenario bélico de la batalla de l'Ebre, aquella que parecía poner punto final a una parte de la Historia. Todo lo visitado olía a destrucción, a muerte, a botas rotas. Durante todo el día estuvimos viendo pueblos, trincheras, puentes, cotas, museos-iglesia, valles, casas destruidas e incluso cuevas. Se podía sentir a cada paso el sufrimiento y la desolación que causó aquella fratricida guerra, y no solo de los combatientes, sino de sus camaradas, de sus familias, de su descendencia. Cada rincón de aquel río estaba repleto de improvisados mausoleos que recordaban la agonía de todos aquellos, desgraciados, que cayeron, defendiendo una bandera que causó tanta y tanta miseria. Por lo visto, lo que fue una ofensiva desde Cataluña por parte del Frente Popular para evitar el avance nacional sobre Valencia, pronto se convirtió en el cementerio de toda la II República española. Allí cayó y murió la flor y nata del ejército popular, nutrida principalmente de hombres, mujeres e incluso niños catalanes, todo lo justificaba "la causa"

Pertrechados con material de guerra recién llegado de Rusia y con la fuerza moral que da el contar en las filas con Brigadas Internacionales, se vieron no obstante incapaces de resistir la contraofensiva de aquel soldadito español, "enano", del que ahora se mofan tanto, algo calvito, con bigote y voz de pito, al que no supieron vencer vivo.
 
Todo lo visitado recordaba a esos soldados, que perdieron, ¡no la guerra!, sino algo más sagrado; la libertad, la vida, el andar, el sentir el amar, el abrigo, el cariño de un amigo, de una madre, de un buen hijo o de un padre olvidadizo. El sentir el calor de su tierra, el olor, de una flor, el soñar, el reír, el llorar, el poder mirar atrás, a los ojos de otro hombre, sin odiar, sin dolor, sin rencor...sin matar.

Durante unos instantes, tras recorrer la accidentada Terra Alta catalana, en la que los viejos muros de las derruidas iglesias, paradójicamente, albergan mausoleos al republicanismo, llegué a pensar por un momento que no había caído ni un solo soldado, legionario, de esos que trajo Franco.

Nada más lejos de la realidad. Allí mismo, en aquellos muros, junto a aquellos altares, se encontraban escondidos, legalmente silenciados, varios miles de españoles, que lucharon, que lucharon y murieron contra aquellos brigadistas y soldados, mayormente catalanes.

Solo faltaba un lugar para acabar de visitar aquella masacre de sangre. Carlos, dejo para el final una simple llanura. Se trataba de un paraje catalán en Villalba del Arcs, donde cayó y murió, según dijo; lo mejor del Tercio de Montserrat. En un principio, por el nombre, sospeché que sería otro mausoleo, de un puñado de catalanes que habrían muerto, defendiendo sus trincheras, ¿sabe Dios? ¡como en tantas ocasiones!, encadenados, por sus propios camaradas, a sus armas más pesadas, y evitar la "desbandada"

Pero no, aquello, era algo distinto a todo lo anteriormente visto. Se trataba de una tierra bañada por sangre, de jóvenes, valientes, sí....catalanes, pero en esta ocasión no murieron amarrados a una trinchera.

Estos chavales, que formaron todo un Tercio, "mil y cientos" tras huir de la barbarie de las checas catalanas, no llevaban ya cadenas ni a cobardes camaradas que les pusiesen amarres, y a la voz de ¡adelante! cruzaron un descampado, a pecho de legionario, haciendo de el campo, ¡santo!, en la toma de trincheras, repletas, de compatriotas, armados hasta los dientes, que huyeron, tras la masacre, abandonando la escena, de tanto valor y sangre.

La historia la sé porque me la contó Carlos. Allí ya no quedan más huellas, que trozos de piedras, ¡rotas!...señal inequívoca de la nueva barbarie, (parece ser que hace escasos días algún valiente continuó lo que la ley de Memoria Histórica no ha permitido silenciar ya que se trataba de un monumento con una total falta de simbología franquista) en la esperanza de que caiga también en el olvido de nuestra memoria aquellos valores de aquellos chavales, que formaron todo un Tercio, para luchar y volver a sus hogares.

Únicamente queda allí, "victorioso", un trozo de hierro oxidado, que se puso hace unos años y que los vándalos han respetado, y es que parece tratar de suplir, el recuerdo al valor, de aquellos joves catalans, de Monserrat, por el de aquellos otros, republicanos, que perdieron tras su huida, no solo la honra y tal vez la vida, sino la trinchera y la guerra, coronada hoy su derrota por los vándalos, tras la destrucción del monolito erigido sobre la sangre de sus compatriotas, por una tela: esa roja, amarilla y azul que, estelada, parece querer esconder la memoria de esas almas y anunciar la pronta llegada de esa vieja y conocida, para muchos, cobarde República catalana.

Respeto y descanso para todos aquellos hombres, de uno y otro bando, que yacen muertos, con cadenas o sin ellas, en el campo de batalla y Gloria para un Tercio que supo morir por su terra y por España y que algunos desalmados quieren borrar de la la faz de la patria, ¡escupiendo!, ¡sobre sangre! ¡sobre sangre catalana derramada!

¡Honor etern! Per a aquests, que no van voler servir a una altra bandera, que no van saber morir d'altra manera.

*Carta al director firmada por Jorge García Galán  y publicada en "El Correo de Madrid" el 29 de diciembre de 2018

15 comentarios:

  1. En Codo fue donde el Terç gano su Laureada colectiva cercados se defendieron hasta la ultima bala luego cargaron a la bayoneta no tenian bada mas lograron romper el cerco y llegar a Belchite solo unos muy pocos dejaron a los heridos que fueron rematados por los "republicanos" incapaces de vencer a estos valientes.
    Se recostituyo el Terç y el Villalva donde nunca se retrocedio volvieron a caer los supervivientes fueron los primeros en cruzar el Ebro
    Luego fueron enviados a Extremadura hasta el fin de la guerra.
    Son hechos heroicos realizafos por catalanes de largas y antiguas nissagas cuyos antepasados ya lucharon con Jaime I ahora los tratan como si no fueran CATALANES.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. "Todo lo visitado recordaba a esos soldados, que perdieron, ¡no la guerra!, sino algo más sagrado; la libertad, la vida, el andar, el sentir el amar, el abrigo, el cariño de un amigo, de una madre, de un buen hijo o de un padre olvidadizo. El sentir el calor de su tierra, el olor, de una flor, el soñar, el reír, el llorar, el poder mirar atrás, a los ojos de otro hombre, sin odiar, sin dolor, sin rencor...sin matar."

      1. Es evidente que los catalanes del Terç dieron su vida e integridad física (los mutilados) para el bien de España y de la Iglesia Católica, de la cual todos los primados, cardenales, obispos, abades, curas, religiosos, monjes, curiales, prelados, diáconos catalanes pueden gozar hoy 2019, y pudieron gozar desde 1939, los más ancianos... y algunos de ellos, desagradecidos.

      2. Gracias a la sangre del Terç y de otros muchos soldados de Franco, la Iglesia Católica sólo quedó bajo las garras de la Bestia Roja apocalíptica (marxistas, anarquistas, masones y revolucionarios: ERC, PSOE-UGT, CNT-FAI, PSUC, Estat Català) unos 31 meses, en la que revivió las persecuciones de los emperadores paganos romanos y las catacumbas, dando miles de santos anónimos y canonizados.

      3. El Terç se circunscribe en un conjunto de miles y miles de catalanes que no sirvieron a la II República, o bien la combatieron en la clandestinidad, y que son verdaderos héroes que cumplieron con su conciencia y con su deber de luchar contra la Bestia Roja apocalíptica:

      a) quinta columna: catalanes dentro de Cataluña que pasaron información a la zona nacional para la destrucción de objetivos militares republicanos, o para minar la moral roja.

      b) sexta columna: catalanes que, como el Terç, se fueron de Cataluña y se integraron en el ejército de Franco o dieron su apoyo económico.

      c) emboscados: catalanes que se escondieron durante toda la guerra para no servir en el infame ejército rojo.

      d) exiliados: catalanes que huyeron de la zona roja.

      e) desertores: catalanes que abandonaron a un ejército republicano inicuo

      f) martirizados: catalanes que sufrieron la represión en diversas formas, unos con las torturas de las checas, los campos de concentración, los juicios inicuos de los Tribunales populares, la prisión, el ostracismo social por ser "fachas" y "fascistas"...

      4. FORZADOS y desbandadas: Hubo un grupo mayoritario de jóvenes catalanes, entre ellos mi padre, que fueron alistados en el pérfido y perverso ejército republicano, bajo la pena de muerte o prisión con maltrato si no lo hacían, y que se vieron así forzados a luchar contra el ejército nacional, que de ninguna de las maneras hubieran querido hacerlo. Una mayoría de soldados catalanes republicanos estaban forzados a luchar, y sus desbandadas y su escasa fuerza de moral de combate, fueron de una gran ayuda para el ejército nacional.

      5. Vividores: cuántos curas nacional-progresistas viven a cuerpo de rey gracias a que Franco restableció la Iglesia en territorio rojo, y su reacción es subordinarse hoy a una estelada masónica-demoníaca de risa y pa sucat amb oli. De haber ganado la II República, no habría habido Iglesia alguna... ni propiedades, ni contratos, ni mercado, ni derechos ni libertades...

      Eliminar
    2. Le aconsejo que busque información en distintos manuales de historia.
      Su visión es la misma que en mi infancia aprendí en la escuela. Por suerte, posteriormente descubrí que, en vez de enseñarm, me adoctrinaron.

      Eliminar
  2. Valle de los Caídos (1/2)4 de enero de 2019, 3:10

    En esta noticia sobre el Valle de los Caídos y la juerga del "ahora sí, ahora no, que te exhumo o te inhumo" sobre el cadáver de Franco, hay un sitio que da esta noticia sobre la negativa del prior y la ridícula contestación de Can Perot lo Sanç (Pedro Sánchez, presidente del PSOE):

    www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33929

    "El Prior del Valle de los Caídos no permite al gobierno entrar en la Basílica para exhumar a Francisco Franco"

    "... el Prior del Valle de los Caídos ha comunicado al gobierno de España que le deniega el acceso a la Basílica donde están enterrados los restos de Francisco Franco. [Perot lo Sanç nos recuerda que el prior fue "falangista", pero ya se verá de qué clase]".

    Según se dice, el prior benedictino [de la misma regla que Montserrat] Santiago Cantera, fue candidato a las elecciones generales de 1993 y a los comicios europeos de 1994 por el partido Falange Española "Independiente", FE(I), hoy disuelta e integrada en la FE. Anótese lo de "independiente", pues FE(I) fueron los falangistas opositores a Franco.

    Veamos...

    Corría el año de 1937, cuando Franco firma, promulga y publica el sorpresivo Decreto de Unificación de 19 de abril de 1937 (BOE nº 182, de 20 de abril, Decreto nº 255), que unificó la "FE y de las JONS" (falangistas) y la "Comunión Tradicionalista" (carlismo) en la nueva "FET y de las JONS", con la disolución total del resto de partidos políticos, incluida la CEDA y la Lliga.

    Se creaba así los puntales del régimen franquista: los afectos de la FE y los carlistas (que en 1943 constituyeron el "Movimiento Nacional"), los militares y la Iglesia, y de otro lado, una amplia mayoría de "indiferentes", y una microminoría de "desafectos" u opositores expresos y directos contra Franco (maquis, clandestinidad).

    Observar que los "indiferentes", realmente casi toda España, eran aquellos que se conformaban con que "nos vaya bien el sistema", e incluía a todos los anarquistas, comunistas, masones, revolucionarios y separatistas (millones durante la guerra) sin sangre en las manos, dado el pacto implícito de "no agresión" del statu quo: "no te metas en política y a cambio trabajarás".

    A notar que durante los 1950 y 1960, muchos fueron regresando del exilio con base en "amnistías encubiertas" si no tenían delitos de sangre, hasta que en 1969 se promulgó la prescripción general de todos los delitos, incluso asesinatos, cometidos en la Guerra Civil por los republicanos, treinta años después de acabada la guerra.

    ResponderEliminar
  3. Valle de los Caídos (2/2)4 de enero de 2019, 3:23


    Pues bien, dicho Decreto de Unificación de falangistas y carlistas en el Movimiento Nacional, no sentó nada bien, pues los dos eran totalmente incompatibles (nacional-sindicalistas del mono azul contra monárquicos tradicionalistas de la dinastía proscrita), de tal manera de tal manera que dio lugar a una represión franquista de falangistas y carlistas opositores a la Unificación.

    El jefe de FE, Hedilla, y otros 600 falangistas opositores a esta "unidad manu militari" de Franco, fueron detenidos. Hedilla fue condenado a muerte, pero le fue conmutada en prisión hasta 1941 y confinamiento hasta 1947. A su vez, un sector del carlismo se opuso siempre al Decreto de Unificación, pero los jefes lo aceptaron, por lo que la oposición al mismo fueron más bien iniciativas o bien locales o bien individuales.

    Es de destacar la "sincronicidad" de las crisis en la zona nacional y en la zona roja: el Decreto de Unificación es de 19 de abril de 1937, y los Hechos de Mayo empezaron el 3 de mayo de 1937, 15 días de diferencia. Pero así como Franco tenía el pleno poder y pudo imponer su "unificación" con represión, no así los republicanos, que organizaron la primera guerra civil dentro de la Guerra Civil: la ERC de Companys y los estalinistas del PSUC, contra la CNT-FAI y el POUM de Andreu Nin (éste asesinado por Moscú y aún no localizado).

    El contexto hará comprender bien estas dos crisis sincrónicas: 1936 fue un paseo militar para Franco, pues la relación de bajas fue de 1:20 a su favor (Andalucía y Extremadura). Pero la batalla de Madrid (Jarama y Guadalajara) demostró que el ejército republicano empezaba a tener "músculo". Ello significó que la guerra iba a ser 1) larga, y 2) cruenta, de desgaste, por lo que el mando supremo debía de ser único e incontestado. No obstante, cada bando lo arregló a su modo: Franco por imposición, los rojoseparatistas mediante una guerra civil entre ellos.

    En efecto, más duras batallas se preveían y se dieron en 1937 y luego 1938, después de la crisis dúplice de Franco y los rojoseparatistas del 19 de abril y 3-8 de mayo: 1937, con Brunete, Belchite, Frente Norte y Teruel; 1938, con las batallas de Aragón, Levante, Cataluña y batalla del Ebro.

    Finalmente, los republicanos se colapsaron en la segunda guerra civil dentro de la Guerra Civil, el golpe de Casado, de febrero del 1939, por el que salió derrotado el sector del PSOE de Negrín y los estalinistas del PCE, frente al resto del PSOE de Besteiro y los otros partidos. Fácilmente condujo a la aniquilación del ejército republicano y de la II República el 1 de abril de 1939, con su derrota completa y rendición incondicional.

    Franco ganó la guerra, y los derrotó completamente a todos: ERC, Acció Catalana Republicana, PSOE-UGT, CNT-FAI, PSUC-PCE, POUM, partidos republicanos (IR y UR).

    ResponderEliminar
  4. Fueron muchos los jóvenes del Tercio de Montserra que se alistaron convencidos de que su obligación no era tanto política cuanto religiosa. El número de fieles laicos que dieron su vida en testimonio de su fe fue muy elevado, aunque permanezcan en el anonimato de ser de derechas o ir a misa, como si fuera lo mismo.Muy pocos llegan a los altares como el beato Mariano Mullerat, médico de la ilerdense Arbeca. Como decía socarrón un viejo amigo mío historiador, si quieres que te canonicen funda una congregación de monjas, ya se encargarán ellas de recoger dinero para la causa. Acostumbrados a no ver más allá de los tópicos, tomamos a veces a aquellos héroes como radicales políticos partidarios de una casa real fantasmagórica. En realidad hubo muchos mártires que merecen nuestro respeto y nuestro agradecimiento. Si como personas merecen nuestro respeto, fueran de la ideología que fueran, como católicos decididos a morir por Cristo y su Iglesia nuestro agradecimiento no debería tener límite. Pese al inicuo caso montserratino.

    ResponderEliminar
  5. Ha habido conocidos comunistas que se han autodefinido como católicos. Y quizá hayan sido buenos cristianos.
    Luego, ¿un falangista no puede ser un buen cristiano y una excelente persona?
    Es que no recuerdan que algunos socialistas españoles que han formado parte de gobiernos, sus padres o abuelos fueron insignes falangistas?
    ¿Es un crimen haber sido falangista? Si fue de la familia, seguro que no, claro.

    ¿Qué sucede si no se es socialista o podemita? ¿Uno es un leproso del que hay que huir? ¿Hay que

    ResponderEliminar
  6. Como estamos en un nuevo frente populismo, aquí va más información para las personas de buena fe que han votado a C´s. El economista Roberto Centeno informa:

    https://youtu.be/nrqS4-j82kc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciudadanos y Ribera son del Nuevo Orden Mundial, en mi opinión, en nada se diferencian en temas católicos del PP y del PSOE, o PPSOE.

      Eliminar
    2. Ciudadanos es MASÓNICO de pies a cabeza. Los Católicos que creemos que la Iglesia es UNA,SANTA,CATÓLICA y APOSTÓLICA-ROMANA, ABSTENERSE VOTARLES!

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas Gallardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al anónimo de las 14:30.
      Su insistencia en añadir la frase: "Totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas Gallardo" cansa. ¿Forma parte de la "claca"? ¿Puede explicitar algo su acuerdo? ¿Es familiar de JMVG?

      Eliminar
    2. Anónimo 10 :17, lo que YO escriba en esta página web es MI problema, no el suyo. Si usted siente curiosidad por las cosas, encienda el televisor y vea GRAN HERMANO VIP. Disfrutará usted de lo lindo,SEGURO!

      Eliminar
  8. El Vaticano se desentiende del TEMA de Franco. Si Pio XII, con el COLLAR DE LOS DEFENSORES DE CRISTO levantara la cabeza.....!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Moltes gràcies per recordar aquests creients senzills que donaren la vida per fer possible la transmissió de la Fe!!

    ResponderEliminar