martes, 6 de noviembre de 2018

Las campanas de Alsasua, las campanas de Novell y el campanario de Órrius

Este pasado fin de semana la localidad navarra de Alsasua estuvo muy presente en los noticiarios. Un acto de España Ciudadana, con la participación del presidente de Ciudadanos Albert Rivera, fue boicoteado por todos los medios,  entre ellos un ensordecedor toque de campanas desde el campanario de la iglesia parroquial que impedía que pudiera oírse cualquier declaración. Rápidamente las redes sociales se llenaron de mensajes criticando a la iglesia y al párroco local por semejante acción, no es de extrañar porque en Cataluña y en el País Vasco siguen habiendo muchos párrocos trabucaires capaces de eso y de mucho más para defender la causa independentista de ambos territorios.

Entre los que criticaron al pobre párroco de turno hay que citar al líder de VOX Santiago Abascal, su formación está ante un momento histórico y muchas encuestas les dan representación parlamentaria, y la muestran como una opción de futuro, aprovechándose de la ola populista de descontento europeo por los problemas de nuestro viejo continente y en nuestro país también por la amenaza independentista catalana. Pero Abascal y muchos otros se equivocaban, el párroco no tenía nada que ver con el toque de campanas, así lo ha manifestado públicamente a muchos medios, el arzobispado de Pamplona ha hecho lo propio, y se han conseguido identificar a los autores de semejante acto vandálico, que nada tienen que ver con la iglesia y que tendrán que responder ante la justicia.

Es muy importante que la Iglesia se desmarque de estos actos partidistas, desde las parroquias a los obispados y que los párrocos y obispos sean signos de neutralidad y de conciliación y no de divisón y confrontación. Así parece haberlo entendido el obispo de Solsona Xavier Novell, o quizá se lo han hecho entender desde Roma, la cuestión es que últimamente está bastante comedido en declaraciones de carácter político que tanta polémica habían generado en este pasado reciente. Novell un hombre imprevisible y contradictorio, había estado a la altura de las circunstancias en el 11 de septiembre de 2013, cuando pidió a sus párrocos que no tocaran las campanas a las 17'14 tal como habían pedido algunas entidades independentistas, pero más adelante, cegado por sus delirios de secesión, pidió en el 1 de octubre de 2017 que se tocaran esas mismas campanas para celebrar que "había llegado el día de la libertad". Como es sabido el joven e irresponsable obispo votó en aquel referéndum ilegal prohibido explícitamente por los tribunales y por el gobierno del Estado.

Tristemente los campanarios de muchas iglesias catalanas se han convertido en signos de división y de falta de neutralidad ante una feligresía que es claramente plural. no solo por el toque de campanas para cuestiones que no son religiosas, sino porque al ser lugares de gran visibilidad, se han aprovechado para colgar primero banderas esteladas y más adelante pancartas, lazos y signos de apoyo a los políticos y activistas presos por su desobediencia a las leyes. Muchos párrocos se han convertido en cómplices de estas acciones, y se sienten muy orgullosos de la politización de sus templos a pesar de las críticas y protestas de algunos de sus feligreses que se las han pasado por el arco de triunfo.

Pero también ha habido quien se ha desmarcado claramente como en el caso de Alsasua, aquí en nuestra diócesis, este verano apareció en el campanario de Orrius una imagen sarcástica del rey Felipe VI colgando cara abajo y sosteniendo una estelada. El párroco se desmarcó claramente de la acción, dejando claro ante los medios que él no había tenido nada que ver con la acción y que se oponía completamente a la misma. Por su parte el arzobispo de Barcelona, también estuvo en su sitio, y cuando tuvo conocimiento del incidente se preocupó para que la simbología impropia de una iglesia desapareciera inmediatamente.

Esta situación provocó cambios en el destino de esta pequeñísima parroquia de nuestra diócesis, ya que estaba aprobado y publicado que Mn. Enric Subirá se hiciera cargo de la administración de la citada iglesia, pero el entonces párroco de Sant Medir estaba demasiado implicado en la lucha independentista y su iglesia está casi empapelada de propaganda favorable a la secesión y a los politicos presos, ponerlo en esa iglesia sería una verdadera temeridad, ya que el hecho del campanario podría repetirse una y otra vez, y entonces con la aprobación del sacerdote custodio. Así que Don Juan José decidió no enviarlo a Orrius y alejarlo de Sant Medir, una decisión valiente, aunque ese es otro capítulo que ya explicaré en otra ocasión.

Francesco Della Rovere

23 comentarios:

  1. Los curas, siempre por todos sitios7 de noviembre de 2018, 0:36

    De risa, en España, y por tanto, también en Cataluña y el País Vasco, o la gente va delante de los curas, o la gente va detrás de los curas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. salvador (nombre de pila)7 de noviembre de 2018, 8:52

      De risa nada de nada, en España se esta implantando el anarquismo puro y duro, pero cuando estos Obispos se daran cuenta ya sera tarde, ademas dando la razon digo los Obispos a los politicos, (un ejemplo El Valle de los Caidos) estos los politicos van ganando todas las batallas con el silencio de los ciudadanos.(el IBI a la Iglesia, renovar el Concordato, Etc.)

      Eliminar
    2. Ir delante o detrás de los curas, significa que o bien los siguen, o bien los persiguen...

      Eliminar
  2. Hay que tener en cuenta que hay bastantes campanarios que no pertenecen ya a las parroquias ni diócesis, sino que son edificios civiles o propiedad de los ayuntamientos. Que veamos una estelada en una torre o campanario no necesariamente implica a la Iglesia. Hay que asegurarse en cada caso.

    ResponderEliminar
  3. És d'agrair aportacions com aquesta de Francesco Della Rovere que sap aportar dades contrastades i que no es dedica a una pràctica tristament habitual en aquest blog que és la d'escampar crítiques i difamacions "a diestro y siniestro", i on acostuma a mancar-hi el més mínim sentit de l'equanimitat i de la caritat cristiana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morrós, culturícese un poco. No sea tan simplista como le han recriminado en otro foro por las carencias mostradas. Alguien le dijo que no fuera simplista por no llamarle algo más contundente. Y se lo dijo con caridad cristiana. ¿No ve que sus comentarios mueven a risa? Para el sadomasoquismo ya está cierto marqués.

      Eliminar
    2. Una pregunta al sr. morrós : Es usted ex Franquista reciclado o es usted indepe puro?

      Eliminar
    3. cualquiera puede entender y decir: "a destra y sinistra" o algo parecido. esto lo hacen también los presuntos gallego parlantes con absurdas citas en castellano, a veces de textos originales en otra lengua. ¿!

      Eliminar
    4. A tort i a dret.

      Eliminar
    5. Sr Morros: Vostès sempre amb el mantra de la "caritat cristiana". També Simone Veil acusava de faltar a la caritat cristiana als catòlics que s'oposaven a la llei de despenalització de l'avortament en la França de Giscard. "Igualito"

      Eliminar
  4. Sr. Francesco della Rovere. Quizás debería escribirle en italiano, si tengo en cuenta su nombre.
    Sólo le diré una expresión nuestra (catalana): "se li veu el llautó".
    Disimulen un poco sus opciones religiosas y políticas.Obtienen un resultado contrario al que se proponen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué nadie ha de disimular o limitar su libertad de expresión. Quien escribe muestra su percal, su ""llautó"" o su plumero, su laya o condición, evidentemente, como usted mismo Anónimo7 de noviembre de 2018, 9:52 o como yo

      Eliminar
  5. Quienes intentan minimizar el daño que el estamento eclesial, secular y regular, con el añadido de monjas, religiosas y organizaciones católicas están produciendo en nuestra sociedad recuerdan mucho el comportamiento de determinado obispo, sacerdotes, religiosos, monjas y católicos en los años cruentos de la guerra en Cataluña. Uno de los puntales del secesionismo en aquella terrible circunstancia fue Acció Catalana Republcana. Llegaron muy alto en los gobiernos de la Generalidad, ocupando cargos tan significativos como la Direcció de Serveis Correccionals. Si uno se fía de las versiones oficiales, la de influencia montserratina, por ejemplo, oirá que, en realidad, buscaban normalizar el servicio católico. Con los curas encarcelados, por supuesto. Los pocos que quedaban y todavía no habían sido asesinados, como se mofaba Companys con risa sardónico ante el vasco Aguirre.

    Eso es exactamente lo que están haciendo obispos, curas, religiosos, monjas y laicos abonados al secesionismo. Declaran que es coherente con la doctrina de la Iglesia, una mentira como un templo. Lo mismo que declaraba Vidal y Barraquer sobre la legitimidad de la República frente a la insurrección militar, no obstante el estado de caos y persecución (salvo para su eminentñisima "back", a buen resguardo). Allí era la sed de justicia del pueblo frente a la opresión, se dice para justificar matanzas, saqueos y quema de iglesias. Ahora es la sed de justicia de un pueblo que busca su destino, se afirma para celar la verdad histórica, el egoísmo y la división. Siempre hermosas palabras para esconder las pasiones más ruines y bastardas. Incluso escritas con sangre. Pero ahí siguen en su maquiavélica voluntad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el Sr. Valderas gallardo. Con lo del Srñ. Barraqué lo ha bordado usted!

      Eliminar
    2. Sobre todo las Monjas trabucaires, huyhuyhuy, con las MONJAS hemos topado amigo Valderas.

      Eliminar
  6. Abascal haría lo debido si dirige por escrito su disculpa al párroco de Alsasua y a esa diócesis, y si además la publica en el mismo medio en que escribió su queja, por haberse equivocado con su comentario precipitado sobre el toque de campanas boicoteador.

    ResponderEliminar
  7. No es tan inocente el párroco de Alsasua... se le ve el plumero en https://esradio.libertaddigital.com/fonoteca/2018-11-06/entrevista-a-patxi-izco-129960.html

    ResponderEliminar
  8. El párroco de Alsasua solo lleva un mes en esa parroquia, y es un pardillo que no se entera de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya... o sea, vivir desde siempre en el País Vasco, ser adulto, estudiado, cura... y ser un pardillo... mmm... no cuela.

      Eliminar
    2. Pobre párroco de Alsasua. Tener una grey hostil y ajena es tremendo, pero si encima son ""beatones"" no practicantes ¡!

      Eliminar
  9. Pardillo no se yo.Lleva poco en Alsasua pero llegó de la Colegiata de Roncesvalles y es canónigo, luego ha bajado de rango, por algo será.Parece ser que se fue con polémica y que por los Pirineos no querían que se fuera y ha sido sustituido por el Deán de la catedral de Tudela. Eso dice Internet. Por las fotos el nuevo prior parece un sacerdote al uso, pero el de Alsasua me temo que sea uno de esos conspicuos partidarios de la Teología de la Liberación en territorio vasconavarro, desotanado, de los que llaman cercanos al pueblo sobre todo para merendar pero poco para rezar. O igual es uno que en el fondo es de este estilo pero más pulido con los años y con pérdida de lastre radical.

    ResponderEliminar
  10. Lo de tocar las campanas para que alguien, por muy minoritario que sea en un sitio, no pueda hablar es tan reprobable como lo de quitar lazos amarillos donde una mayoría está de acuerdo con lo que estos lazos significan. En los dos casos se trata de no dejar ejercer el derecho de opinión. Lo que no entiendo es que en un caso nos rasguemos las vestiduras y en otros aplaudamos.
    Dicho esto, todos sabemos que Ciudadanos está patrocinado por la banca y la derecha europea y que tiene todos los altavoces que necesite.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su afirmación es una absoluta y completa MENTIRA. Los lazos amarillos significan solidaridad con unos "presuntos" (por el momento) delincuentes. Los mismos que saltándose la ley, han conseguido enfrentar a los catalanes, vecinos contra vecinos, hermanos contra hermanos.
      Los lazos amarillos son el símbolo de una semilla de odio que ha sido plantada por los nacionalistas y que cualquier católico consecuente ha de combatir.
      Y con esto no pretendo defender a Ciudadanos, que no deja de ser un partido tan anticristiano como todos los separatistas.

      Eliminar